Han transcurrido pocos meses desde el inicio de mi misión en Bolivia, en un periodo particularmente difícil para todos Quizás por eso me complace poder anunciar esta iniciativa con que la Unión Europea (UE), en apoyo al Estado boliviano, pretende aportar con soluciones que puedan responder al reto de la reforma de la Justicia en el país.

Sabemos que solo hay plena vigencia del Estado de Derecho cuando la Justicia es independiente y sirve a todos sin distinción; esto es parte de los principios claves que componen los cimientos de la Unión Europea y en ese sentido trabajamos, reconociendo los compromisos de independencia y separación de poderes, así como la necesidad de coordinación interinstitucional.

En los pasados días hemos presentado un paquete de acciones concretas en apoyo al sector Justicia, bajo la iniciativa del Estado boliviano, en coordinación y pleno acuerdo con las principales instituciones del sector.

Destinaremos $us 3,5 millones de la Unión Europea, con un cofinanciamiento de $us 350.000 de parte de la Cooperación Española (AECID), para trabajar en seis tareas claves: apoyar la implementación de la carrera judicial y fiscal; reforzar los modelos de gestión y promover la digitalización; promover la transparencia institucional y la lucha contra la corrupción; fortalecer las instituciones de defensa pública y el acceso a la Justicia; reforzar la perspectiva de género; y luchar contra la violencia contra mujeres y niñas.

Nuestro programa tiene el objetivo de contribuir a la consolidación de instituciones efectivas y transparentes en el sistema de justicia, profundizando a su vez el acceso igualitario, sin dejar a nadie atrás y con un fuerte enfoque de género.

Por otra parte, la UE encarga la implementación de esta iniciativa a dos socios importantes: AECID —la agencia de cooperación española— como socio de la Estrategia Europea Conjunta, y UNODC, que representa a Naciones Unidas, en señal de nuestra apuesta por el multilateralismo para enfrentar los desafíos actuales.

Transformar la Justicia será posible bajo la certeza de que la voluntad del Estado boliviano va más allá de las agendas circunstanciales y contará con recursos propios que sostengan la ambiciosa agenda nacional. Una visión compartida, que emerja del diálogo, permitirá políticas públicas sostenibles en el tiempo. Será la mejor apuesta por la institucionalidad del sector y permitirá garantizar la confianza en la legitimidad del sistema.

Nuestro programa de cooperación tiene en Bolivia el presupuesto más grande de la región. Somos un socio comprometido y venimos a ratificar, con estas acciones, nuestra visión compartida y alianza con el país.

El fortalecimiento de los sistemas de justicia es una apuesta clara de la UE en favor de los derechos humanos, el Estado de Derecho y la democracia.

 Michael Dóczy es embajador de la Unión Europea en Bolivia.