Voces

viernes 23 abr 2021 | Actualizado a 01:34

El camino del quiebre constitucional

/ 31 de marzo de 2021 / 02:24

No habrá posibilidad de resolver la dicotomía fraude-golpe. La defensa de esas versiones está tan acentuada en el país, que implica la convicción ideológica misma. Sin embargo, en algún recóndito espacio de la sensatez intelectual duerme la verdad histórica de los hechos, que tiene que imponerse a las narrativas.

La caída de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019 y la autoproclamación de la otrora senadora de minoría Jeanine Áñez dos días después tienen antecedentes políticos para repasar. Aquí, un intento de argumentar por qué en la crisis poselectoral de 2019 hubo siquiera una ruptura constitucional, para hacer un eufemismo del temido “golpe de Estado”.

La posibilidad de fraude ya fue instalada meses antes de las elecciones. Lo señalaban políticos de oposición. Entre agosto y septiembre, un importante funcionario de Estados Unidos propagaba que “el 72% de los bolivianos cree que habrá fraude”. ¡Una encuesta!

La descalificación de los resultados electorales, el 20 de octubre, no tuvo camino más expedito. Bastó un oficioso informe adelantado de la misión de observadores de la OEA, que denunciaba el parón del TREP, sistema de conteo rápido oficial pero no vinculante, para generar la convulsión. Al llamado del entonces candidato Carlos Mesa, que pidió hacer vigilias en los tribunales electorales, cinco de ellos ardieron la noche del 21 de octubre.

Luego ocurrieron los “21 días” de paro convocado por el entonces presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

El líder cívico cobró protagonismo, al punto de nublar a los políticos de oposición. Con él comenzó el quiebre constitucional, como lo delataron después sus acciones.

El 2 de noviembre, en un multitudinario cabildo en Santa Cruz, anunció el “punto final” de Morales, a quien le conminó a renunciar en 48 horas. ¡Invocó a las Fuerzas Armadas!

Había “atendido” un pliego de los policías.

El 8 de noviembre, los policías comenzaron un motín en Cochabamba.

Luego de varios días de movilizarse con la protección de algunos miembros de la Policía en La Paz, el 10 de noviembre irrumpió —junto al dirigente cívico potosino Marco Pumari y el abogado Eduardo León— en el Palacio de Gobierno, en cuyo hall plantó la Biblia.

La madrugada de ese domingo, la OEA adelantó cuatro días su informe preliminar. Para entonces, Luis Almagro ya había consumado su estrategia iniciada en mayo, cuando para ganarse la confianza apoyó la repostulación de Morales: instalar la misión de la OEA.

Cerca de las 16.00, las Fuerzas Armadas sugirieron la renuncia de Morales, quien lo hizo en Chimoré a las 16.52. Al día siguiente partió a México y se abrió el desgobierno.

La noche de la renuncia, Áñez ya se sentía sucesora. Al día siguiente, el 11, conminó en un video a las Fuerzas Armadas a salir a las calles, lo hizo atribuyéndose el cargo de “presidenta de la Cámara de Senadores”.

Ese día también había comenzado un diálogo ajeno a la Asamblea Legislativa, en la Universidad Católica, con el plan de Áñez sucesora listo (decisión lo más cercana posible a la Constitución, como dijo Waldo Albarracín), a pesar de que Mesa pedía garantías para la instalación de una sesión legislativa con el fin de evitar que el MAS tenga argumentos para denunciar golpe de Estado. Mientras, Jorge Quiroga y su abogado Luis Vásquez urdían —según denuncias— una posición sobre la situación de parte del Tribunal Constitucional.

Al final, no fue auto ni declaración constitucional, sino un simple comunicado sin firmas sobre una eventual sucesión “ipso facto”. Áñez usó ese texto para proclamarse primero titular de Senadores y luego presidenta del Estado, en sendos actos que duraron 11 minutos y 20 segundos, sin resolución que la valide, sin quórum, sin la presencia de la mayoría. Minutos después, en un ambiente del Palacio Quemado, el comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, le puso la banda.

 Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Áñez denuncia retardación en respuestas a sus solicitudes de atención médica en prisión

Áñez tiene “un cuadro de hiperventilación, síndrome febril y dolores agudos en el estómago, lo cual podría devenir de una probable complicación renal u otro”, dice un comunicado.

/ 19 de abril de 2021 / 20:58

A través de un comunicado, la expresidenta transitoria Jeanine Áñez denunció que Régimen Penitenciario tarda en responder sus solicitudes de atención médica, situación que, en su criterio, perjudica «su ya delicado estado de salud».

“Durante los últimos días se ha visto el retraso en las solicitudes de ingreso de médicos especialistas y de equipos de laboratorio, lo cual continúa perjudicando su ya delicado estado de salud”, señala el documento publicado en las redes sociales de la exmandataria.

“Definitivamente, las razones burocráticas ponen en riesgo la inmediatez y la eficacia de su atención”, complementó.

Áñez —detenida desde el 13 de marzo en el caso “golpe de Estado” a instancias de la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty— se descompensó en las últimas horas. A pesar de la solicitud de atención médica externa desde la mañana, su médico, Fabel Angles, recién pudo atenderla a las 15.00, señala la denuncia.

En contacto con los periodistas, el galeno informó que la paciente requiere de “exámenes de laboratorio a la brevedad posible”.

Según el comunicado, Áñez sufrió el fin de semana de vómitos y migraña, al punto de padecer adormecimiento en el rostro y brazos. La mañana de este lunes presentó “un cuadro de temperatura arriba de los 40 grados”, que obligó la movilización urgente de su defensa.

“Áñez se encuentra con un cuadro de hiperventilación, síndrome febril y dolores agudos en el estómago, lo cual podría devenir de una probable complicación renal u otro”, especifica el comunicado.

El texto cita a Angles, de quien dice que requirió análisis para “descartarse con los análisis médicos auxiliares solicitados” cualquier dolencia.

La mañana de este lunes, el director de Régimen Penitenciario de La Paz, Franz Laura, dijo a los medios de información que Áñez  está “totalmente estable”.

Áñez, proclamada sucesora del dimisionario presidente Evo Morales en noviembre de 2019, es acusada por presuntos delitos de terrorismo, sedición y conspiración. Se encuentra en prisión en la cárcel de Miraflores, en La Paz.

Comparte y opina:

Morales alude de traidora a Copa y ella responde: ‘Traidor es quien deja indefenso al pueblo’

Evo Morales contó que Eva Copa se reunió el 15 de abril con Luis Fernando Camacho y antes con Manfred Reyes Villa, con quien incluso habló de candidaturas para 2025.

Evo Morales y Eva Copa fueron correligionarios en el MAS. Fotos: AFP y APG

/ 18 de abril de 2021 / 18:34

Un inesperado cruce verbal ocurrió este domingo luego de que el expresidente Evo Morales aludiera a la alcaldesa electa de El Alto, Eva Copa, de traidora. La respuesta no se dejó esperar, la exsenadora del Movimiento Al Socialismo (MAS): No mienta, presente pruebas y traidor es quien “deja indefenso al pueblo”.

En entrevista con radio Kawsachun Coca, el también presidente del MAS y jefe de campaña en las elecciones subnacionales, hizo una evaluación de la derrota de su partido en segunda vuelta para la elección de gobernadores y contó detalles de una reunión partidaria del viernes.

“En la reunión se aclaró perfectamente por qué se ha perdido: por traidores; siendo senadores, siendo alcaldes, siendo concejales del MAS, se van a la derecha, eso es una traición”, dijo Morales sin señalar específicamente a nadie.

Puede leer también: Morales devela que hay ‘antievistas’ en el Gobierno y admite división y corrupción en el MAS.

Sin embargo, luego dijo que, en ocasión del aniversario de la Batalla de La Tablada, el 15 de abril en Tarija, varias autoridades electas fueron invitadas a los actos, entre ellas Copa. “En un hotel de Tarija se han reunido (en la tarde del 15 de abril) con (Luis Fernando) Camacho, Damián Condori, Eva Copa, (Óscar) Montes y otros los que han ido. Una reunión; los traidores reunidos con Camacho”, contó.

“Quiero que sepa el pueblo boliviano, especialmente los movimientos sociales, porque algunos están diciendo: ‘Nosotros, como no nos han tomado en cuenta en el MAS, nos hemos prestado la sigla, seguimos siendo del MAS; (pero) qué falso, reunidos con los golpistas los traidores, quiero que sepa la población”, insistió Morales.

Es más, el líder político dijo que quiere denunciar “que la gente de Eva Copa y la gente Manfred (Reyes Villa) hace dos o tres semanas se han reunido y planificaron ir juntos a las elecciones de 2025, ni siquiera están pensando en buena gestión y ya están pensando en 2025”.

En su respuesta a través de sus redes sociales, Copa se expresó molesta y nose guardó adjetivos. “Señor Evo Morales, no mienta al pueblo boliviano, tampoco quiera cubrir la derrota de su partido lanzando injurias y falsedades. Si usted afirma que mi persona se reunió con el señor Camacho, presente pruebas y demuestre dónde y a qué hora sostuve dicha reunión”, desafió.

“Con valentía de mujer, lo desafío a que corrobore sus aseveraciones, caso contrario usted quedará como un político mentiroso”, insistió Copa.

La exsenadora fue más allá, aludió a Morales de traición. “Y si de traidores hablamos, traidor es aquel que huye y deja abandonado e indefenso a su pueblo”, refutó Copa.

Un cruce verbal así entre Morales y Copa no había ocurrido antes. La exsenadora fue desahuciada por el MAS como candidata de ese partido; en su lugar había sido elegido Zacarías Maquera.

Para las elecciones del 7 de marzo, Copa se sumó a la alianza Jallalla, sigla con la que ganó los comicios con el 68% de los votos. Consultada sobre cómo fue separada de la candidatura del MAS, la exsenadora dijo a La Razón que no entendía ese criterio y no sabía quién creer. Había hablado por teléfono con Morales sobre su situación; dijo que él le aclaró que la decisión fue tomada por la dirigencia del MAS en La Paz.

Comparte y opina:

Morales denuncia que Áñez pretendía instalar una junta militar para evitar a Arce

“Queremos decirles a los golpistas: ¡aquí está el pueblo boliviano; los vendepatrias nunca más volverán!”, respondió Evo Morales en una concentración del MAS.

Evo Morales habla en la concentración del MAS en Cochabamba. Foto: APG

/ 17 de abril de 2021 / 15:00

El expresidente Evo Morales denunció este sábado que a dos semanas de la posesión de Luis Arce, quien ganó las elecciones de 2020 con el 55,1% de los votos, el gobierno de Jeanine Áñez pretendía instalar una junta militar para impedir el juramento del mandatario electo.

“La penúltima semana para la posesión del hermano Lucho, la dictadura de los golpistas —qué ‘gobierno de transición’, ningún gobierno de transición— tenía el plan de dejar el gobierno a una junta militar”, contó el exmandatario, ahora titular del Movimiento Al Socialismo (MAS, en una concentración de ese partido en Cochabamba.

“Saludo a algunos militares, se rebelaron a su comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general (Sergio Orellana)”, remató.

Morales, dimisionario en la crisis poselectoral de 2019, fue sustituido el 12 de noviembre de ese año por la entonces senadora de minoría Jeanine Áñez, que se proclamó mandataria en sendos se actos de la Cámara de Senadores y de la Asamblea Legislativa sin quorum ni presencia de los dos tercios del MAS. Protestas políticas a raíz de “irregularidades” detectadas por la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones del 20 de octubre habían desembocado en un quiebre institucional.

Es más, el expresidente consideró que un grupo militar “golpista” intentó cohesionarse a una semana de la posesión de Arce, acto que sucedió en la Asamblea Legislativa el 8 de noviembre del año pasado. “La última semana, antes del 8 de noviembre, otra vez intentaron cohesionar militares golpistas para que el hermano Lucho no tome posesión. Hasta el último día la batalla”, dijo.

Ese grupo especializado de Sanandita quería venirse a La Paz. ¿Para qué a La Paz? Seguramente era para tomar la Asamblea Legislativa o para detener a Lucho y no se posesione”, especuló Morales.

“Es larga la historia, hay que repasar esa historia”, insistió.

Morales llamó a defender al gobierno de Luis Arce. “No podemos estar con las manos cruzadas, ya sabemos cuál es la intención de la derecha boliviana. Cuando no nos ganan elecciones, golpe de Estado”, afirmó.

Recordó que en las últimas semanas aparecieron amenazas desde fuerzas detractoras del oficialismo. Una de ellas fue la del ahora gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. “Voy a decir algo al señor Arce: no se olvide cómo salió Evo Morales, que aprenda a respetar nuestras instituciones”, arengó el 20 de febrero en una comparecencia con periodistas tras la aprobación de la Ley de Emergencia Sanitaria.

El 1 de abril, al saberse de la detención de la exministra de Medio Ambiente María Elba Pinckert, el presidente del Comité pro Santa Cruz advirtió al Gobierno: “Señores, no jueguen con fuego, se van a quemar”.

Le han dicho: “Lucho, cuidado que te vaya como a Evo Morales, amenazando con golpe de Estado. Queremos decirles a los golpistas: ¡aquí está el pueblo boliviano; los vendepatrias nunca más volverán!”, respondió Morales.

“No hemos convocado, saben que es importante acompañarnos, nos acompañamos y no nos abandonamos; estamos presentes para no abandonar nuestra revolución democrático-cultural”, dijo el expresidente.

El MAS evalúa su situación político días después de conocerse los resultado de la segunda vuelta de las elecciones subnacionales, en las que no consiguió una sola de las cuatro gobernaciones en disputa electoral.

Comparte y opina:

El TED de Pando cierra el cómputo de segunda vuelta y confirma la victoria de Richter

Regis Richter obtuvo el 54,6% de apoyo, 28.856 votos, y Miguel Becerra, del Movimiento Al Socialismo (MAS), 45,3% de los votos, 23.911.

Regis Richter

/ 16 de abril de 2021 / 12:07

Pando se sumó a Chuquisaca y Tarija en el cómputo final de actas de la segunda vuelta de las elecciones subnacionales, celebrada el domingo. Los resultados confirman la victoria de Regis Richter, del Movimiento Tercer Sistema (MTS), que será su gobernador.

El Tribunal Electoral Departamental (TED) de Pando había reprogramado la votación en los recintos electoral de Manchester y Alianza, cuyas mesas no pudieron ser abiertas el domingo. El miércoles fue completada la votación; estaban pendientes 406 votos.

Al final, la votación departamental favoreció a Richter, que obtuvo el 54,6% de apoyo, 28.856 votos; Miguel Becerra, del Movimiento Al Socialismo (MAS), logró el 45,3% de los votos, 23.911.

Richter, médico y alcalde de Porvenir por el MAS, jurará a su cargo, como todas las autoridades departamentales, municipales y regionales electas el 7 de marzo y el 11 de abril, el 3 de mayo.

El gobernador electo de Pando había postulado al puesto con una sigla “prestada”, del MTS, debido que la dirigencia de su partido decidió optar por Becerra pese al apoyo de la organizaciones sociales.

El cómputo también fue cerrado en Tarija y Chuquisaca, donde fueron elegidos respectivamente Óscar Montes, de Unidos por Tarija, y Damián Condori, de Chuquisaca Somos Todos (CST). En La Paz, cuatro mesas fueron anuladas y el TED decidió cerrar el cómputo, con el que ganó Santos Quispe, de la alianza Jallalla La Paz.

Comparte y opina:

Peleados en la transición, Revilla replica a Arias: ‘No lee los informes o sigue en campaña’

“Juan del Granado le dejó a Lucho Revilla la mesa servida; le dejó todo servido, lo único que Revilla tuvo que asumir es sentarse y comer”, había protestado Iván Arias.

Luis Revilla e Iván Arias, cuando comenzaron el 11 de marzo la transición. Foto: La Razón

/ 15 de abril de 2021 / 18:05

El alcalde Luis Revilla no se guardó palabras para fustigar las declaraciones de su sucesor, Iván Arias, de quien afirmó que “no lee los informes o sigue en campaña”, en alusión a las críticas a su gestión de parte del otrora ministro de Jeanine Áñez.

Arias “no lee informes o sigue en campaña dando información malintencionada: 1) Que el alcalde Revilla tiene 411 funcionarios en su despacho, omitiendo mencionar que esos 411 incluyen Auditoría Interna, Dirección jurídica y otras nueve dirección”, respondió la autoridad en un hilo de su cuenta de Twitter.

El miércoles, Arias, elegido alcalde por la alianza Somos Pueblo, ofreció una conferencia de prensa para referirse a una serie de temas relativos al proceso de transición. Cuestionó en un informe los gastos administrativos, y dijo queda “un hueco” de Bs 411 millones. “Estamos complicados, nos está dejando un hueco muy profundo”, afirmó.

Además, Arias cuestionó el presupuesto que administró Revilla en los casi 11 años de gestión que desempeñó luego de sucederle a Juan del Granado, del otrora Movimiento Sin Miedo (MSM), que a la postre germinó Soberanía y Libertad (Sol.bo), la alianza de Revilla.

“Juan del Granado empieza con (Bs) 455 millones para toda la Alcaldía, Lucho Revilla termina con 1.750 millones. ¿Qué es lo que hace Revilla? Plantea un POA poco realista de Bs 2.100 millones (…), pero en la práctica, haciendo muchos esfuerzos, apenas llega a 1.600 millones”, afirmó Arias, quien mostró una serie de cuadros en la rueda de prensa.

Luis Revilla presentó este cuadro para mostrar a Iván Arias la crisis económica del gobierno municipal de La Paz.

“Juan del Granado le dejó a Lucho Revilla la mesa servida; le dejó todo servido, lo único que Revilla tuvo que asumir es sentarse y comer”, protestó el alcalde electo.

Ante esto, Revilla respondió: “No me senté cómodo a comer. Me puse a trabajar, a conseguir recursos para mis proyectos. Y ahí están los ‘Pumas’, los hospitales, los viaductos y los 112 Barrios de Verdad, por decir algunos.

Arias considera que va a tener una gestión complicada por los escasos recursos. “Y (Revilla) pareciera haber dicho: ‘después de mí, el diluvio’”, sentenció.

Ahí, el alcalde Revilla apuntó con el pasado inmediato de Arias, cuando era ministro de Obras Públicas del régimen de Jeanine Áñez. “La crisis económica producto de la pandemia debió ser de su conocimiento cuando era Ministro y esa crisis ha reducido las recaudaciones de todo el Estado boliviano y, obvio, la gente tiene otras urgencias antes que pagar impuestos.

Ayudado por Julio Linares, viceministro de Transportes cuando Arias era ministro, el alcalde electo detalló el número de personal de la Alcaldía de La Paz. Linares explicó que el personal de planta es de 1.799, personal a contrato 6.541 y personal “adicional” 1.000; en total, 8.940. Y una planilla mensual de Bs 44,1 millones.

Uno ed los cuadros expuestos por el alcalde Luis Revilla.

Revilla explicó que la cantidad de funcionarios de la gestión de Del Granado (5.000) a la suya creció a “9.000” debido a que “con Juan no había ni PumaKatari ni todos los hospitales funcionando. Primero que no son 9.000, sino 7.469 exactamente”.

“Esa diferencia son 1.100 funcionarios del PumaKatari (800 entre conductores y anfitriones), 1.000 personal médico y de nuestros hospitales, y 548 de la Secretaría de Transporte, que incluyen guardias municipales de Transporte, y personal de parqueos tarifados”, explicó el alcalde.

Revilla y Arias se reunieron el 11 de marzo para comenzar el proceso de transición. El alcalde había destacado “el respeto y la cordialidad que había tenido el acalde electo” entonces. Y Arias había resaltado “la madurez democrática, institucional que hay en el municipio de La Paz”.

Revilla es alcalde de La Paz desde 2015 luego de 10 años de gestión de Del Granado, su antecesor. Arias fue elegido alcalde de La Paz con el 49,5% de los votos; asumirá funciones, como todas las autoridades departamentales, municipales y regionales elegidas el 7 de marzo y 11 de abril, el 3 de mayo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias