Voces

miércoles 20 oct 2021 | Actualizado a 11:38

El futuro de la hidrovía Paraguay-Paraná

/ 22 de septiembre de 2021 / 02:15

Se desarrolló el foro virtual Futuro de la hidrovía Paraguay- Paraná, organizado por los periódicos LA RAZÓN (Bolivia) y Clarín (Argentina), que tuvo como panelistas a Carlos Gill Ramírez, presidente del Directorio de Ferroviaria Oriental SA (Bolivia); Javier Giménez, vicepresidente de GICAL SA Almacenes Generales de Depósito y director de Sarcom SA, operador de los puertos graneleros más grandes del Paraguay; Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara de Puertos Privados Comerciales de Argentina; y Michel Chaim, presidente de Bionave Navegação SA y socio controlador de Puerto Cáceres (Brasil).

El moderador fue mi persona y la temática que abordamos fue Bolivia como el heartland de Sudamérica y la integración multimodal de los países de la Cuenca del Plata con la hidrovía.

Bolivia tiene acceso a la Cuenca del Plata a través del corredor Man Césped con 48,5 kilómetros. También con los puertos Aguirre, Jeneffer y Gravetal en el canal Tamengo. Para el país, la hidrovía de la Cuenca del Plata permite más de 3.200 kilómetros navegables entre los ríos Paraguay-Paraná y el Río de la Plata.

La directora de LA RAZÓN, Claudia Benavente, destacó que este medio apoya estos eventos para generar un diálogo importante en el ámbito del transporte de la Cuenca del Plata y coadyuvar al crecimiento de la región.

Héctor Huergo, editor general del periódico Clarín, destacó que en un futuro esta cuenca podrá transportar 50 millones de toneladas de alimentos para exportar al resto del mundo. También se habló de aplicar una tecnología de punta con barcazas generadas por energía solar.

Los panelistas reconocieron que esta ruta está golpeada por el “bajo calado por el nivel de agua”, que afecta a los operadores logísticos con grandes incrementos en los fletes y del puerto Rosario en Argentina.

La principal conclusión fue la creación de una Cámara Privada Fluvial, propuesta por Carlos Gill, que permita aglutinar los esfuerzos e iniciativas de los sectores público y privado de los países involucrados y la activa participación de los operadores logísticos para encarar lo que se bautizó como “La pandemia de la hidrovía”, para así elevar al máximo la eficiencia de esta ruta y coordinar integralmente el trabajo de todos los puertos que operan en la cuenca.

Este trabajo de las empresas de transporte, las navieras y los puertos busca beneficiar a los clientes, cada uno en el papel que le toca, pero interactuando como un engranaje de circuito logístico que involucre a los actores públicos y privados, enfocado en agilizar el comercio exterior, incrementando la capacidad y reduciendo los costos, remarcó Gill Ramírez.

Según estadísticas procesadas por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en 2020 el movimiento de carga de exportación por la hidrovía Paraguay- Paraná alcanzó las 223.526 toneladas, mientras que la de importación llegó a 656.301.

La importancia logística de esta ruta, lo dijo Zubizarreta, se aprecia en que mueva en el futuro aproximadamente 100 millones de toneladas cada año, y esto representa el 85% de la carga argentina, el 90% de la paraguaya y el 50% de la boliviana. Se estima que por año transitan 4.500 buques y se transportan más de 300.000 personas.

El rol del sector privado, que recae en tres grandes áreas —empresas de transporte, puertos y las navieras—, debe tener como prioridad atender de la mejor manera posible al cliente, maximizando los esfuerzos en sus respectivas áreas mediante un trabajo integrado entre todos los empresarios.

Rolando Kempff es economista, presidente de la CNC y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

Comparte y opina:

Relaciones comerciales chileno-bolivianas

/ 8 de septiembre de 2021 / 01:12

Los empresarios de Bolivia y Chile trabajan en forma conjunta por mejorar las relaciones comerciales de ambos países, para aumentar el intercambio de bienes y servicios y el desarrollo económico de sus pueblos.

Hace días, el Consejo Empresarial Binacional Bolivia- Chile —en sus capítulos Bolivia y Chile— se reunió para analizar diversos temas de interés nacional, respetando los protocolos de seguridad impuestos por la pandemia.

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) trabaja junto a su similar chilena, la Sociedad de Fomento Fabril F.G. (SOFOFA), según el objetivo de los empresarios y emprendedores de beneficiar a ambos países por medio de la cooperación comercial. Los dos capítulos del Consejo Empresarial Binacional pondrán a consideración de la Comisión Administradora del ACE N°22 una serie de temas orientados a alcanzar una óptima relación comercial. Este consejo buscará que se institucionalice su participación como ente asesor y coordinador.

En las relaciones de los dos países no pueden dejarse de lado temas como las inversiones, el comercio electrónico, el comercio de servicios, la incorporación de las Mipymes, la cooperación económica y comercial, entre otros puntos.

Chile, a través de un protocolo adicional aprobado por su gobierno en 2006, otorgó a Bolivia arancel cero a todos su productos, con excepción de los sujetos a bandas de precios. Es importante facilitar el comercio con eliminación de los permisos previos, mejorar y ampliar la cooperación aduanera, cambiar la certificación actual por un sistema de certificación digital, entre otros. De igual forma, debemos atender la necesidad de avanzar hacia un acuerdo que nos permita evitar la doble tributación.

La reunión del Consejo Empresarial Binacional está interesada en promover planes, programas y políticas gubernamentales necesarios en las dos naciones, para incrementar las relaciones comerciales y la prestación de servicios transfronterizos. El trabajo conjunto de los empresarios de Chile y Bolivia no es reciente. Solo como ejemplo podemos mencionar que el 9 de septiembre de 2020 se firmó el memorándum de entendimiento entre la CNC y la SOFOFA en el que se sentaron las bases para dar apoyo y sustento al futuro funcionamiento del Consejo Empresarial Binacional en ambos capítulos.

El 2 de octubre de 2020 se constituyó este consejo. El 15 de enero de 2021, su capítulo chileno se reunió con autoridades del puerto de Arica para conocer su situación y el funcionamiento del ferrocarril Arica-La Paz con relación al transporte de carga y pasajeros entre Bolivia y Chile.

El 19 de mayo del presente año, la mesa directiva del capítulo chileno se reunió con los senadores de la región de Arica y Parinacota, José Miguel lnsulza y José Miguel Durana, para hacerles conocer el plan de actividades del consejo empresarial e intercambiar puntos de vista orientados a avanzar en una agenda que contribuya a ampliar las relaciones económicas y comerciales con Bolivia. En particular, se manifestó la necesidad de seguir perseverando en el funcionamiento del ferrocarril Arica-La Paz.

La empresa Ferroviaria Andina, hace algunos meses, hizo pruebas del estado de la vía férrea para reanudar sus servicios entre Arica y La Paz. Los empresarios esperamos que en cualquier momento vuelva este servicio, que es necesario para abaratar costos del comercio exterior. No olvidemos que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) manejan el 49% de esta compañía nacional de ferrocarriles.

Rolando Kempff Bacigalupo es economista, presidente de la Cámara Nacional de Comercio.

Comparte y opina:

El contrabando y la informalidad

/ 25 de agosto de 2021 / 01:00

La informalidad y el contrabando deben ser tema central de la economía nacional, porque son males que repercuten en ella, afectando tanto al empresario del sector formal, porque no puede competir con los precios de los productos importados ilegalmente, y a los trabajadores que están en un permanente riesgo del cierre de su fuente de trabajo.

El problema de la informalidad se agrava con la creciente actividad del contrabando, que aprovecha la necesidad de trabajo de muchas personas, para tenerlas como sus vendedores, sin la cobertura del seguro social y menos los aportes para la jubilación y otros beneficios que tiene el trabajador del sector formal.

Nuestro país encabeza el ranking de empleos en el sector informal de su economía. Según un reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), existe casi 85% de informalidad laboral en el país, señala un documento del CEDLA. Como lo remarca el investigador Bruno Rojas, “antes de la pandemia, ocho de cada 10 personas ocupadas tenían empleos precarios, inestables, sin seguridad social”.

La Cámara de Comercio destacó que el contrabando llega al 7,5% del PIB. Se estima que el valor de los productos internados ilegalmente alcanza a $us 3.000 millones. Es cierto que nuestras fronteras con los cinco países vecinos tienen una extensión de aproximadamente 7.000 kilómetros, lo que dificulta el control.

A esto debemos sumar la normativa que favorece al contrabando. En la reforma a la Constitución se lo tipifica como delito económico. Pero con la legislación vigente resulta casi imposible un proceso.

El contrabando ha pasado de ser una actividad ilícita, conocida como transporte hormiga, a una con muchos recursos económicos, técnicos y armas, que son un verdadero peligro para todos. Está considerada como parte de la economía informal. Según la CEPAL, el término sector informal abarca “las acciones de los agentes económicos que no adhieren a las normas institucionales establecidas o a los que se niega su protección”. Incluye todas las actividades generadoras de ingresos no reguladas por el Estado. Con el término genérico de economía informal se distingue las siguientes subformas: 1) La economía no declarada, que comprende la realización de acciones que “soslayan o evaden las normas impositivas establecidas en los códigos tributarios”. El monto de los ingresos que deberían declararse a las autoridades impositivas, pero no se declaran, representa un ejemplo sumario de este tipo de economía subterránea. 2) La economía no registrada, en la que están las actividades que transgreden los requisitos de los organismos estadísticos del Estado en materia de declaración. Su medida estricta es el monto de los ingresos que deberían registrarse en los sistemas de cuentas nacionales, pero no se registran. 3) La economía sumergida, donde están las actividades económicas que hacen caso omiso del costo que supone el cumplimiento de las leyes y las normas administrativas que rigen las “relaciones de propiedad, el otorgamiento de licencias comerciales, los contratos de trabajo, el crédito financiero y los sistemas de seguridad social”.

Se estima que para reducir la informalidad se debe promover la creación de fuentes de empleo, con incentivos tributarios, reduciendo la carga laboral y facilitando financiamiento a los emprendimientos innovadores, porque las generadoras de empleo formal son las empresas privadas.

Rolando Kempff es economista, presidente de la Cámara Nacional de Comercio.

Comparte y opina:

Bolivia debe gravitar en el Pacífico y el Atlántico

/ 11 de agosto de 2021 / 01:30

Bolivia debe priorizar su presencia en los océanos Pacífico y Atlántico, y tiene los accesos necesarios para cumplir con su función de heartland de Sudamérica, aprovechando las dos hidrovías, en la Cuenca Amazónica y la Cuenca del Plata.

Bolivia está vinculada con el océano Pacifico con los puertos de Arica y Antofagasta en Chile, por los que tenemos libre tránsito de acuerdo al Tratado de Libre Comercio de 1904. También con los puertos peruanos de Ilo y Matarani se tiene facilidades portuarias.

El presidente Luis Arce señaló: «Los desafíos que nos hemos planteado están encaminados a promover una efectiva presencia de Bolivia en el océano Pacífico y Atlántico, y buscar soluciones estructurales que restituyan a Bolivia, gradualmente, su cualidad marítima soberana».

Tras plantear nueve acciones para promover una efectiva presencia de Bolivia en estos océanos, reiteró, durante la posesión de su par del Perú, Pedro Castillo, que se priorizará la ejecución del proyecto del tren bioceánico para reforzar la integración entre los dos océanos y los países vinculados a ellos. Este megaproyecto tiene una extensión de 3.500 kilómetros vinculando Brasil, Paraguay, Bolivia y Perú, que permitirán una salida al Pacifico y el Atlántico, con una comunicación similar al Canal de Panamá.

En las acciones nacionales para promover las mayores fuentes de conexión con el mundo, no debemos olvidar el recurrir, como país enclaustrado, a los derechos de explotación y las facilidades que ofrece la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre el derecho del mar. En ese camino, los puertos Aguirre, Gravetal y Jennefer fueron certificados como terminales de categoría internacional, que los sitúa en el mismo nivel que los puertos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en la hidrovía Paraguay-Paraná.

Aparte, en lo que va del año se hizo las primeras exportaciones de madera hacia Francia y Estados Unidos por los puertos Villarroel (Cochabamba) y Guayaramerín (Beni), aprovechando la hidrovía Ichilo-Mamoré, que fue reactivada para vincular con la Cuenca Amazónica.

Esta ruta nos permite llegar al Atlántico, lo que facilitará la exportación de la producción de los llanos bolivianos, y también del occidente, como la sal.

Para el fortalecimiento de esta hidrovía se espera la habilitación de puertos que se vinculen a los ríos Madre de Dios, Iténez y Beni.

Bolivia debe aprovechar todas las alternativas de transporte para volver más competitivos sus productos en el mercado exterior, por lo que el tren Arica-La Paz es una opción importante para que los empresarios puedan importar y exportar su producción.

En el webinar Hidrovía y logística: situación y perspectivas, organizado por LA RAZÓN y el periódico especializado en economía y negocios de Paraguay 5Días, se sugirió la necesidad de dragar el canal, realizar un mantenimiento permanente como una responsabilidad público-privada, y aplicar un plan maestro de gestión de la hidrovía en el canal Tamengo. Estos trabajos se hacen más urgentes si existen pronósticos de falta de lluvia, lo que podría reducir los niveles de agua en los ríos del sistema.

El presidente de Ferroviaria Andina, Carlos Gill, manifestó en el seminario la importancia de tener la vinculación multimodal entre la Cuenca del Plata y puertos del Pacífico con el ferrocarril y otros medios de transporte multimodal.

El complemento necesario a los deseos nacionales de gravitar en los océanos Pacífico y Atlántico es la participación activa del sector privado, tanto en la generación de la carga necesaria como en la inversión para el adecuado funcionamiento de estas vías fluviales.

El Gobierno debe hacer posible la presencia privada en todos los proyectos, es el momento de hacerlos realidad, para sentar nuestra presencia en estos océanos, con las consiguientes ventajas para las exportaciones e importaciones nacionales de ultramar.

Rolando Kempff Bacigalupo es economista, presidente de la Cámara Nacional de Comercio y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

Comparte y opina:

Recuperemos la grandeza de La Paz

/ 28 de julio de 2021 / 02:28

Esta región tiene el potencial necesario para recuperar el liderazgo nacional. Si queremos desarrollo, si queremos progreso, si queremos mejores condiciones de vida, necesitamos trabajar todos juntos de manera armónica para garantizar el desarrollo departamental.

La Paz supo ponerse a la cabeza buscando abolir la dominación española. Los protomártires paceños dieron la vida señalando el camino a seguir para alcanzar la libertad. En estas fiestas de julio hagamos un compromiso con nosotros para trabajar más y mejor, buscando la grandeza de nuestra región. Gobierno, trabajadores y empresarios busquemos la concertación para avanzar juntos.

No debemos olvidar que La Paz es una región bendecida. Tenemos la cordillera, con alturas de más de 6.000 msnm; luego encontramos el altiplano a un promedio de 3.500 msnm, donde están la ciudad sede de gobierno y la más nueva de las ciudades, El Alto; si seguimos descendiendo llegamos a los valles y los Yungas a unos 2.000 msnm; finalmente la zona de los llanos orientales (casi todo el norte paceño) a no más de 150 msnm.

Esta variedad de climas y pisos ecológicos es una las mayores riquezas de La Paz, que la podemos aprovechar tanto para una producción agropecuaria sustentable como para el turismo y la economía 4.0.

Este trabajo coordinado y conjunto demanda de los tres niveles de gobierno (nacional, departamental y municipal) políticas nacionales de seguridad jurídica, fomento a la iniciativa privada y una integración vial que incluya los ferrocarriles hacia los puertos chilenos, que nos permita llegar a todas las regiones del departamento.

El tropical norte de La Paz ocupa casi la mitad del territorio del departamento con algo más de 60.000 kilómetros cuadrados y una población aproximada de 100.000 habitantes. Esta región, donde están los municipios de Apolo, Guanay, Ixiamas, Mapiri, Tacacoma, Teoponte, Tipuani y San Buenaventura, tiene una densidad apenas superior a un habitante por kilómetro cuadrado, con temperaturas que fluctúan entre los 24 y 33 grados centígrados, clima en el que se puede producir café, castaña, arroz, cacao, junto a hortalizas y una gran variedad de frutas. En esta exuberante región se puede explotar el ecoturismo, mostrando la gran riqueza del Madidi.

Pero resulta doloroso comprobar que para viajar en ómnibus desde la sede de gobierno hasta Ixiamas se necesitan más de 12 horas para cubrir los algo más de 500 kilómetros. La Paz-Rurrenabaque es un viaje de más de nueve horas por carretera para cubrir sus 400 kilómetros. Ésta es una muestra de nuestra falta de integración.

Como dije en un comentario anterior, esta región desvinculada del resto de La Paz tiene potencialidades para diversos emprendimientos industriales y la generación de energía por aproximadamente 100 megavatios.

Pese a los problemas que tiene el departamento de La Paz, es la segunda economía del país. Según el INE, la población estimada de La Paz, para este 2021, es de 3.023.791, menor que Santa Cruz, que tiene 3.363.400 habitantes. Generó un PIB de algo más de $us 11.500 millones, y su PIB per cápita alcanzó casi los $us 4.000, muy por encima del promedio nacional.

La economía paceña, a diferencia de otros departamentos, no gira en torno a la extracción de materia prima. Su sustento está en la administración pública, casi con 20%; seguido del sistema financiero, con el 14%, y la industria, con casi el 9%. Algo que nos debe preocupar a los paceños es que en 2020, la tasa de crecimiento de la población fue del 0,75%, mientras la migración total neta fue de -5,4%.

La Paz tiene mucho que ofrecer al turismo. Solo por citar: pasar de las cumbres nevadas a los Yungas en menos de dos horas de viaje es espectacular; Titicaca, el lago navegable más alto del mundo; Tiwanaku, muestra de una cultura milenaria; Rurrenabaque, ingreso a la Amazonía boliviana.

La gran riqueza cultural, geográfica y arqueológica de La Paz le permitió ser reconocida por la organización New7Wonders Foundation en 2014 como una de las siete ciudades maravilla del mundo.

Ejecutar políticas de atracción del turismo, que podría ser una de las fuentes de mayor ingreso del departamento, exige del trabajo de todos sus habitantes, garantizando al turista que podrá volver a su lugar de origen cuando así lo quiera, sin que se lo impida un bloqueo repentino de alguna comunidad, trabajadores de alguna empresa o vecinos de algún barrio.

Como habitantes de esta hermosa tierra, hagamos el compromiso para aportar al desarrollo de La Paz, trabajando juntos, dejando de lado intereses políticos o sectarios, que solo nos dividen y ahondan nuestra pobreza.

Rolando Kempff Bacigalupo es economista, presidente de la Cámara Nacional de Comercio y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

Comparte y opina:

Mayor inversión con adecuada regulación

/ 10 de julio de 2021 / 02:12

La actividad empresarial privada formal es el verdadero motor de la economía, por lo que debe ser fortalecida con la implementación de medidas económicas oportunas y de impacto. Una de las principales es replantear el modelo del sistema de regulación sobre las actividades económicas, que ayude al sector empresarial privado y al establecimiento de incentivos que promuevan mayor actividad empresarial e inversiones en el país.

Recordemos las palabras de Gerónimo Frigerio, fundador y director general de gf Consulting Group, una firma consultora especializada en proyectos y estrategias de inversión en América Latina, desde 2012: “Con buenas reglas hay desarrollo. Los países ricos regulan bien, mientras que los pobres lo hacen mucho y mal. Sin buenas reglas no hay buenas instituciones, y sin eso no hay una buena cultura de negocios”.

La organización a la cual tengo el honor de presidir actualmente, la Cámara Nacional de Comercio (CNCBolivia), en su rol articulador entre el Gobierno y las diferentes organizaciones representativas de la sociedad civil, entregó al Vicepresidente del Estado Plurinacional el documento Hacia el nuevo Sistema Regulatorio en Bolivia-Creación del Régimen de Supervisión de la Competencia Económica.

En esta propuesta se plantea la necesidad de construir una política de mejora de la calidad regulatoria en Bolivia, que rescate lo mejor de nuestra propia experiencia y se nutra de las buenas prácticas internacionales. La propuesta tiene los siguientes fundamentos:

Una buena regulación debe facilitar la actividad económica para 1) reducir los costos de transacción en la vinculación de las empresas y los consumidores con el Estado; 2) proveer seguridad jurídica, protegiendo los derechos de las empresas y usuarios, y limitando la discrecionalidad en la intervención del Estado; 3) estimular la buena gobernanza de las empresas; 4) fomentar el desarrollo empresarial, el emprendimiento y la innovación; y (5) promover la formalización de las unidades económicas del sector informal.

Una regulación adecuada y eficiente tiene el potencial de resolver cuestiones críticas de la administración pública, como la excesiva burocratización, el gasto fiscal excesivo, la prestación deficiente de servicios públicos o los riesgos de corrupción funcionaria.

Las empresas estatales pueden encontrar en el ámbito de la regulación el marco normativo e institucional que las fuerce a superarse en su desempeño, acometiendo los cambios y mejoras en su capacidad gerencial, organizativa y operativa, para hacerse eficientes, rentables y competitivas. Un resultado así libraría al Estado del costo de que subsistan empresas deficitarias.

No menos importante es la oportunidad de dar seguridad jurídica y confianza al sector privado y, por tanto, de motivarlo y comprometerlo con los planes de reactivación económica y nuevas inversiones: con seguridad jurídica.

Todas estas consideraciones y la delicada coyuntura que nos toca vivir, nos plantean el reto de trabajar en articulación público-privada y desarrollar de manera consensuada un nuevo sistema de regulación con las cualidades de una verdadera política pública de interés de todo el Estado, gobierno, empresarios y la ciudadanía en su conjunto.

Rolando Kempff es economista, presidente de la CNC y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

Comparte y opina:

Últimas Noticias