A más de un año de la implementación de la Subasta Electrónica —que es la nueva herramienta de adjudicación de contratos en la provisión que va desde la construcción de caminos y escuelas hasta la adquisición de insumos y otros para satisfacer las demandas de la sociedad—, ésta utiliza los medios digitales para recibir las postulaciones, determinando fecha y hora en la convocatoria, siendo lo novedoso que entre todos aquellos que llegaron a postular, se abre un tiempo de gracia o subasta de 20 a 30 minutos, donde los postulantes presentes pueden ofertar un mejor precio, conociendo en ese mismo momento quién tiene la cotización mas baja.

El tiempo de gracia o subasta ha transparentado la forma de adjudicar los contratos, eliminando viejas prácticas que se daban, como el direccionamiento del contrato en la calificación; elimina las influencias que pudieran existir al interior de los ministerios convocantes y que pudieran beneficiar a alguien en específico; otra era la entrega del 10% del monto del contrato para poder ser beneficiado en la adjudicación. Estas y otras prácticas degeneraban en actos de corrupción y una ineficiencia a la hora de hacer gestión, y costos altos para el Estado.

El beneficio de esta herramienta en su primer año de aplicación, en primer lugar, es que se ha convertido en la forma más usada de proceder para la adjudicación de los contratados a nivel nacional, transparentando en un alto grado estos procesos, aumentando el número de proponentes y adjudicando los contratos a las ofertas más bajas en el momento de la subasta. Como consecuencia de esto, un segundo efecto es el ahorro en los presupuestos de las instituciones públicas; se mejora la eficiencia en la gestión pública, reduciendo los tiempos para realizar los procesos de contratación, evitando las segundas convocatorias. Un beneficio directo para las empresas postulantes es el mercado virtual, donde las empresas ofertantes pueden mostrar, difundir y publicar sus artículos y servicios sin ningún costo, convirtiéndose en potenciales proveedores, y sus precios ofertados sirven como base referencial para futuras contrataciones en el país.

Esta nueva forma de adjudicar ha generado gran expectativa para nuevos emprendimientos, lo que puede explicar el aumento de los proponentes en las postulaciones, y por el crecimiento en la base empresarial entre 2021 y 2022. Crecimiento que está conformado en su mayoría por nuevas empresas unipersonales que se dedican a la actividad económica de venta por mayor y menor, construcción y servicios, que tiene un tamaño microempresarial.

La Subasta Electrónica ha llevado la oportunidad de participar a cualquier punto del país que cuente con un medio digital, y se lo puede realizar desde la comodidad de un celular. Oportunidad que la pueden llevar en el bolsillo, y que ha generado nuevos emprendimientos realizados en su mayoría por jóvenes, quienes tienen mayor habilidad en el manejo de los medios electrónicos, motivados por un ambiente de transparencia, competitividad y modernidad para adjudicarse contratos que benefician sobre todo a los emprendedores jóvenes y al Estado.

Jesús J. Luque es economista.