Voces

jueves 16 jun 2022 | Actualizado a 20:12

La industrialización del aparato productivo

/ 26 de mayo de 2022 / 01:04

Una clara y acertada medida del modelo económico que el Estado Plurinacional de Bolivia lleva adelante es la creación, recuperación y posterior fortalecimiento de las compañías públicas, un ejemplo evidente es la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV), considerada en el ranking de las 10 mayores firmas productoras de estaño metálico del mundo, ocupando el puesto 7, según la Asociación Internacional del Estaño (ITA), no solo por su modernización, sino por la ampliación de su capacidad productiva.

Políticas ambiciosas referidas a producción (stock 0), calidad del producto (certificación ISO 9001:2008) y ventas a nivel nacional e internacional a Estados Unidos, Europa, Asia y la región del Cono Sur, hacen de la EMV una de las más importantes fundidoras de estaño y la convierten en un pilar fundamental en el desarrollo de la economía nacional en general y la orureña, en particular.

Atrás quedaron las inversiones improductivas que no generaron rendimientos en pasadas administraciones gubernamentales; en este sentido, con una nueva visión y medidas asumidas por el Gobierno del Estado Plurinacional, la EMV, con la inclusión de la planta de fundición Ausmelt, tiene una capacidad instalada para la producción anual de hasta 18.000 Toneladas Métricas Finas (TMF); aportando significativamente al proceso de “industrialización del aparato productivo nacional”.

No quedando conforme, la compañía de 51 años de operación, fundiendo y refinando estaño metálico, pretende concretar la refinación de zinc a través del Proyecto de Construcción y Montaje de la Planta de Fundición y Refinación de Zinc, estimando una inversión total de $us 344,6 millones, para tratar anualmente 150.000 Toneladas Métricas Netas (TMN), considerando que en los últimos años Bolivia se ha convertido en el noveno exportador mundial de minerales de zinc, con un volumen de exportación promedio de 700.000 toneladas de concentrados por año.

Para tal efecto, se utilizará la tecnología de lixiviación directa por presión de oxígeno, considerado un proceso de producción limpio, avanzado y respetuoso con el medio ambiente en el planeta.

La demanda en el mercado mundial para el metal refinado de zinc se encuentra en crecimiento, motivado por el incremento de la construcción y la industria automotriz, principalmente en países como China, India y Brasil.

Vinto es una muestra de cómo se pueden construir empresas estatales eficientes, que contribuyen al desarrollo regional y del país, generando ingresos, empleo y, sobre todo, coadyuvando en las políticas sociales del Gobierno.

Sócrates Uriarte Carrasco es administrador de empresas.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Bolivia Plurinacional y los retos de la empresa pública

/ 10 de marzo de 2022 / 01:41

Una noticia relevante en el Cono Sur es que la Comisión de Sistemas Políticos de la Convención Constitucional aprobó en general la propuesta que declara a Chile como un Estado Plurinacional e Intercultural. Esto nos permite ver con optimismo que el país vecino comienza un tránsito que en Bolivia ya tiene casi tres lustros y nos invita a reflexionar sobre este concepto con relación al pluralismo económico y la participación histórica del Estado en el proceso productivo del país.

El pluralismo es un concepto que no solo abarca el reconocimiento de distintos sistemas, sino que comprende la integración, la coexistencia y el diálogo en las múltiples dimensiones del Estado que van más allá de la propia política. Tal es así que la Constitución Política del Estado, en su artículo 306, reconoce que la economía boliviana es plural y está constituida por cuatro formas de organización económica: la comunitaria, la estatal, la privada y la social cooperativa.

Nuestra Constitución reconoce el tránsito de la lucha boliviana por sus recursos naturales, que se origina con la antigua república y la economía de la plata, que luego migró al estaño y la nacionalización de las minas con el surgimiento de la Comibol y paralelamente, con el petróleo, la presencia de las transnacionales, las nacionalizaciones y la fundación de YPFB. Ambas empresas representan la presencia del Estado en la economía y dejan grabada en la historia su aporte al desarrollo del país y a la formación del aparato productivo estatal con la participación del Estado en la economía boliviana.

Además, no debe perderse de vista que también plantea el desafío de la reconstrucción del aparato productivo estatal y que, a la fecha, se encuentra protagonizando la reconstrucción y reactivación de la economía, con importantes inversiones con miras a las exportaciones, después de la recuperación de los recursos naturales.

Esta historia demuestra que Bolivia, en todos sus estratos sociales, siempre ha reclamado la presencia del Estado en la explotación y aprovechamiento de sus recursos naturales, así como la formación de un aparato productivo para la construcción de su economía plural, inserta en el concepto del pluralismo, que son la base del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, que hoy empieza a ser reconocido por el más nuevo proceso constituyente en Chile, que empieza a exigir, como en Bolivia, un rediseño de su Estado a partir del concepto del pluralismo.

Sócrates Uriarte Carrasco es administrador de empresas.

Comparte y opina:

Últimas Noticias