Voces

Tuesday 27 Sep 2022 | Actualizado a 14:54 PM

Venezuela exige respeto

/ 14 de agosto de 2022 / 23:57

El alcance de las agresiones contra Venezuela no cesa, al silencio mediático se le suma el secuestro de un avión por la Justicia de Argentina y las vergonzosas sentencias de los tribunales ingleses que, por encima del Derecho, se han convertido en sendas manifestaciones de la arbitrariedad, el abuso y las pretensiones de humillar a la patria venezolana.

“Es hora de que nos respeten como venezolanos”, dice una señora en las calles de Caracas mientras marcha por una de las avenidas de la ciudad junto con miles de trabajadores y trabajadoras, jóvenes, mujeres y hombres del pueblo. El motivo de su movilización es la exigencia a los gobiernos del mundo que devuelvan los bienes de Venezuela que han secuestrado en sus repetidas agresiones contra este país. Particularmente los manifestantes levantan banderas por la devolución del oro secuestrado en el banco de Inglaterra y por la aeronave venezolana secuestrada en Argentina desde hace dos meses.

Otra señora dice “salimos a defender nuestra autodeterminación”, refiriéndose de inmediato a que “respeten el gobierno del presidente Nicolás Maduro”. Sin duda, el asunto de fondo de los agresores de Venezuela es su posición colonialista, que trata de dictarle a nuestra patria cómo y con quién debemos gobernarnos. Otra señora dice, mientras escribo, “Venezuela no se rinde”, mensaje claro que reafirma la plena disposición de los venezolanos a gobernarnos como queramos, sin aceptar los chantajes extranjeros. La autodeterminación de la patria venezolana es el tema que se cuela en el fondo del reclamo popular por la defensa de nuestros bienes en el extranjero.

Sobre el secuestro del avión en Argentina resalta la subordinación del sistema de justicia argentino a los designios de un tribunal de justicia de La Florida en EEUU. Las autoridades aeronáuticas, civiles y policiales de Argentina no tienen ningún argumento para retener la aeronave venezolana. Sin embargo, un tribunal que obedece no a la Justicia argentina sino a la Justicia de EEUU retiene a 19 tripulantes y la aeronave para satisfacer los deseos agresivos del imperio del norte contra Venezuela. No hay argumentos, causas, ni ninguna otra razón para el secuestro de esta propiedad de los venezolanos, más que las múltiples formas de las que se hace la prepotencia yanqui para perseguir a Venezuela, ahora desde un tribunal de La Florida, un estado que se ha destacado por tener entre su población a múltiples factores agresivos a Cuba y Venezuela.

“Nosotros no le quitamos nada a nadie”, dice un trabajador en la Tv, él también marcha con miles de venezolanos por la exigencia que narro. En efecto, nuestro país a la América solo le ha brindado cooperación y amistad, en ningún caso agresiones o saqueos.

Sobre el oro en Inglaterra, un tribunal que lleva el caso desempolvó una doctrina de “coherencia” de la corona británica en la que se establece que ningún tribunal puede contradecir a “su majestad” en sus sentencias. Tamaña disposición se contradice con las pruebas publicadas por el Gobierno venezolano en las que la propia reina Isabel le manda cartas al presidente Nicolás Maduro Moros para que reciba las gestiones de varios diplomáticos de su corona. Lo que en realidad se impone, en la institucionalidad inglesa, es la práctica de la piratería como política de Estado que busca de mil maneras justificar el saqueo de las naciones. La demanda, legítima, de Venezuela es la devolución de esas reservas de oro que fueron confiadas para el resguardo de Inglaterra, no para que en medio del oportunismo colonialista montaran un teatro bufo del robo.

La causa venezolana es acompañada desde el extranjero por miles de ciudadanos y movimientos sociales que levantan su voz contra el colonialismo y el saqueo de los recursos de los venezolanos, esas voces de la solidaridad son el rostro de la causa de dignidad. La devolución de los bienes de Venezuela no es una petición, es una exigencia digna que no espera mañana.

César Trómpiz es embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Bolivia.

Comparte y opina:

¿Cómo anda Venezuela?

/ 31 de julio de 2022 / 00:36

Las nuevas condiciones de la situación venezolana tienen en silencio a la mayoría de los medios de comunicación. Después de cinco años ininterrumpidos de primeras páginas para reflejar malas noticias sobre las condiciones económicas, sociales y políticas del país, las nuevas perspectivas para los venezolanos han traído el silencio mediático. Venezuela transita una nueva etapa de recuperación que vale la pena conocer.

Después de las sanciones ilegales de Estados Unidos, nuestro país experimenta un primer trimestre de crecimiento para finales de 2021 y proyecta un crecimiento como mínimo del 5% para 2022. Dicho cambio no pasó por la anunciada caída de la Revolución Bolivariana ni la sustitución de Nicolás Maduro del poder, sino que precisamente en el marco de la revolución y la continuidad del Presidente constitucional es que se han logrado los nuevos números para la economía venezolana.

El proceso de despegue económico venezolano está comprendido en el contexto de la estabilidad política y protección social liderada por el Gobierno Bolivariano. Si bien las heridas provocadas por la guerra económica contra Venezuela siguen abiertas, existe un momento de trabajo conjunto entre el sector público, privado, las diversas corrientes políticas nacionales y los sectores sociales de la población que permiten apalancar un despunte de la economía y la progresiva recuperación nacional. Entre otros logros de esta etapa se resalta el aumento de la producción nacional del 80% de los productos de la canasta básica de los venezolanos, así como la reorganización de los productores con vocación exportadora.

En el ámbito de la producción petrolera se resalta el cambio de proveedores de tecnología, la apertura de nuevos mercados, el protagonismo de los trabajadores petroleros y la retoma de las relaciones por parte de los compradores tradicionales. Estos factores sumados permiten reabrir el mercado petrolero venezolano, cuyo cierre a los mercados europeos y estadounidense, en 100 años, solo se produjo por la enemistad política marcada por las administraciones ideologizadas de la Casa Blanca y sus socios.

Se suma, al proceso de recuperación venezolano, la audaz Ley de Zonas Económicas Especiales. Este instrumento le permite al Estado venezolano otorgar privilegios para la inversión nacional e internacional en territorios especializados para potenciar la productividad del país, aprovechando la posición geoestratégica de Venezuela y promoviendo la instauración de un sistema mixto de productividad en Venezuela. La nueva ley es un llamado a los capitales para potenciar las capacidades turísticas, aduaneras, de tránsito en el Mar Caribe, entre otras. El objeto es la instalación de nuevos centros productivos con altas garantías para el retorno de inversiones. A la fecha se han decretado cinco Zonas Económicas Especiales que serán el inicio de la aplicación de esta ley.

Las nuevas condiciones se acompañan de un clima de optimismo, paz social y política en el país. La confianza en el Gobierno Bolivariano, en las instituciones de la República Bolivariana de Venezuela y el diálogo permanente con todos los sectores del país han logrado desplazar la agenda de conflictividad promovida para la desestabilización y quiebra de la patria de Bolívar y Chávez. La salud de la Revolución Bolivariana se constata en el reconocimiento permanente de la mayoría de las naciones del mundo a las instituciones legítimas del país.

Venezuela, hoy, anda de la mano de sus trabajadores y trabajadoras, empresarios y empresarias, y líderes responsables de todas las corrientes políticas que apuestan por la soberanía y la estabilidad del país. Estas cosas no aparecerán en grandes titulares de la prensa oligárquica, ni mucho menos en los medios que apostaron por la caída de la República Bolivariana de Venezuela y del presidente Nicolás Maduro. De lo que sí podrán estar seguros los lectores es que Venezuela hoy supera las agresiones internacionales y se está arreglando con el liderazgo de la Revolución socialista Bolivariana.

César Trómpiz es embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Bolivia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias