Voces

Sunday 4 Dec 2022 | Actualizado a 17:29 PM

Tu envidia es mi bendición

/ 29 de septiembre de 2022 / 00:50

Frase popular que se encuentra colocada en los parabrisas de motorizados del sector público y privado, haciendo referencia a aquellas personas que tienen ese sentimiento y que viven amargadas y en la mediocridad, esperando celebrar el fracaso ajeno, gastando su tiempo y esfuerzo en criticar y descalificar el éxito de otros.

Solo de esta manera se puede explicar la avalancha de críticas de políticos, analistas y de algunos medios de comunicación que tratan de descalificar la gestión económica del Gobierno, con argumentos poco lógicos y supuestos análisis técnicos que no tienen respaldo para sostener tales apreciaciones, que buscan menospreciar la estabilidad y los indicadores macroeconómicos que muestra nuestra economía, los cuales han sido reconocidos por los organismos internacionales y por el último informe del FMI.

Queriendo alertar y desinformar a la población, como el senador Rodrigo Paz Pereira con el tema de la deuda externa, quien indicaba que el país llegó a un extremo en su endeudamiento, y un analista indicaba que ésta llegaba al 65% respecto al PIB. Aseveraciones que fueron desestimadas por el informe del Banco Central de Bolivia, mostrando que ésta había bajado en 2,3% respecto de 2021 y que solo representa el 28,9% a junio de 2022. A esto se sumó la confianza de la Corporación Andina de Fomento (CAF), que con buenos ojos alabó el desempeño de la economía boliviana, aprobando un crédito para el país destinado a la inversión pública, que generará más actividad económica.

Analistas como Chávez tratan de descalificar medidas de reactivación económica como el SIBolivia. Para su mala suerte, Bolivia, a junio de 2022, tiene un superávit comercial del 32%, exportaciones que en su mayoría están compuestas por la industria manufacturera, mostrando que la dependencia de las exportaciones de materias primas va disminuyendo.

Ni qué decir de la estabilidad de precios y el crecimiento que la acompaña al primer trimestre, acercándose al 4%, lo que fue criticado por Juan Antonio Morales, indicando que ésta salió con atraso y que la minería y los hidrocarburos perdieron dinamismo. Este crecimiento está encabezado por el transporte y almacenamiento, por los servicios de electricidad, gas y agua, construcción y la agropecuaria que ha superado a la minería, lo que demuestra que el fuerte de este crecimiento es la demanda interna, por lo que tiene sentido seguir aumentando la inversión pública.

Ya quisieran estar ellos en el lugar del Ministro de Economía y darse el lujo de hacer a un lado las recomendaciones del FMI, mostrando una posición de soberanía y buena gestión. Recomendaciones que antes eran asumidas al pie de la letra por los políticos y analistas que hoy critican, realizando una venia ante este organismo.

Tu envidia es mi bendición, se convierte entonces en un motor para aquellos que dejan de lado el temor al fracaso, la zona de confort, buscando nuevos desafíos, arriesgándose a las críticas. Generar este sentimiento en otros es significado de que estamos por buen camino, ya que las críticas teóricas de nuestros eméritos analistas que no le achuntan ni a una es la bendición para nuestra economía.

Jesus j. Luque es licenciado en Economía.

Comparte y opina:

Santa Cruz y su tóxico

/ 28 de noviembre de 2022 / 00:45

Camacho parece haber perdido la brújula sobre su demanda por el Censo 2023 con un paro que llevó más de un mes, que llevó a una anarquía a la ciudad, donde dirigentes cívicos, autoridades y representantes no pudieron controlar el desbande de la delincuencia que cobró “peaje” a los transeúntes que querían trabajar; pero esta situación nos hace preguntar qué hay detrás de esto. ¿Será una verdadera demanda por más recursos en función de un censo de población?, ¿la distribución de nuevos escaños políticos?, o la aspiración de un federalismo, que según él solucionaría los problemas de este departamento, bajo el pretexto de que “Bolivia no nos quiere”.

El gobernador pertenece a un pequeño grupo empresarial de Santa Cruz que tiene el poder económico de la agroindustria con grandes extensiones de tierras, dotadas por gobiernos anteriores, que han industrializado algunos productos como el aceite y poseen el monopolio de esta cadena productiva, que va desde la siembra, cosecha hasta el transporte, producción que en su mayoría se destina a la exportación; sin embargo, se benefician de la subvención de los hidrocarburos, la cual no reconocen; Camacho, como empresario, hasta antes de la asonada de noviembre de 2019, tenía deudas pendientes en el pago de sus impuestos al Estado, sospechosamente en esos 11 meses esa deuda se redujo a su mínima expresión, a esto se debe sumar que según publicaciones internacionales estaría involucrado en los “papeles de Panamá” y, para aumentar a estos antecedentes” fue un acérrimo opositor a la aprobación de la ley contra ganancias ilícitas.

Santa Cruz, como productor de hidrocarburos, percibe además el 11% de la venta de gas a Argentina y el 12,5% del IDH, y también participa como los ocho departamentos en la distribución; asimismo, recibe recursos de la coparticipación tributaria (recaudación por impuestos y la Aduana). A esto, el Comité Cívico se jacta en afirmar que este departamento es el que más impuesto paga y que recibe menos, sin embargo esta afirmación se ve contrastada por los Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim), que es la devolución de sus impuestos por las exportaciones que realizan, los cuales pueden ser transados en cualquier empresa para el pago de sus impuestos, lo que reduce la recaudación efectiva de los tributos en Santa Cruz.

Revisar la relación de Santa Cruz con el Estado boliviano, con una propuesta de federalismo, parecería estar más ligado a la propiedad de la tierra, donde los agroindustriales tienen la mayor posesión de ésta y la cual podría incrementarse, en esa supuesta situación, en desmedro de los pequeños productores y otros sectores.

Camacho se comporta de manera tóxica y golpea a Santa Cruz en su economía, generándole cuantiosas pérdidas y vidas humanas, queriendo imponer su voluntad a la fuerza al resto de los departamentos, que no lo han seguido en esta aventura, porque su votación apenas llega al 14% a nivel nacional y el discurso del Comité Cívico parece más un grito de desesperación, buscando culpar al Gobierno por la situación a la que ellos han llevado.

Jesús J. Luque es licenciado en Economía.

Comparte y opina:

Cifras del terror

Fecha que ha sufrido la influencia de Halloween, en la cual los niños se visten de personajes de terror y salen a las calles a pedir dulces con la frase “dulce o travesura”.

/ 8 de noviembre de 2022 / 01:14

Noviembre ha llegado y ha traído la tradicional fiesta de Todos Santos, que en el occidente se la celebra con la preparación de mesas en honor a nuestros difuntos. Fecha que ha sufrido la influencia de Halloween, en la cual los niños se visten de personajes de terror y salen a las calles a pedir dulces con la frase “dulce o travesura”, la que en este último tiempo tiene más aceptación en nuestro medio.

El viernes 4 de noviembre, el Ministro de Economía, en conferencia, presentó un “cuadro del terror”, donde mostraba las cuantiosas pérdidas por sector, la cuantificación de 14 días del paro indefinido dictado por el Comité Cívico de Santa Cruz. Esta escalofriante cifra llegaría a $us 503,7 millones, el cual sería equivalente al 1,2% del PIB nominal, esto significa la perdida de bienes y servicios a precios de este momento y en esta gestión, los que podrían seguir aumentando si el paro continúa.

El paro tiene una doble moral, el Comité Cívico, donde se aloja la clase empresarial de Santa Cruz, obliga a parar a la población dentro de la ciudad, mientras sus fábricas siguen trabajando de forma normal y financian las ollas comunes y hacen reclamos airados por intermedio del Gobernador por el corte de gas y el bloqueo de los campesinos cruceños, que también los obliga a parar.

Las consecuencias la están pagando la población clase media hacia abajo, la que no depende de un salario mensual de una empresa, sino de su trabajo del día a día, como choferes, comerciantes vivanderos, cuentapropistas, que tienen compromisos con los bancos y cuyo capital de trabajo está en riesgo. Este paro está mostrando la otra Santa Cruz, la que no se muestra en los medios de comunicación, a los pequeños y medianos productores agrícolas, a los migrantes de las provincias y de otros departamentos del país, los cuales no siempre comparten la misma posición política del Comité Cívico.

De acuerdo con la última elección general y los datos del Órgano Electoral, en Santa Cruz, en cuanto a representación legislativa de las cámaras de Senadores y de Diputados, el MAS-IPSP prácticamente tiene el 40% de representantes y el resto pertenece a las agrupaciones de Creemos y Comunidad Ciudadana, teniendo también representantes en la Asamblea Legislativa Departamental y en el Concejo Municipal de esa ciudad. Esto muestra una nueva configuración política del departamento, lo que ayuda a comprender lo que está pasando y no es posible ignorar a toda esa población que tiene otro tipo de representación.

Luis Fernando Camacho se atribuye toda la representación del departamento, ignorando esta nueva configuración política, y como gobernador aún no asume con responsabilidad la función pública, ya que tiene que atender las múltiples necesidades y sigue pensando como un dirigente cívico, comportándose como ese niño caprichoso de la noche de Halloween que sale a pedir dulces y condiciona, y patea el tablero del diálogo y aterroriza a la gente que piensa diferente y que quiere trabajar.

Jesus j. Luque es licenciado en Economía.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Vergüenza ajena

/ 14 de octubre de 2022 / 01:50

El último informe del Banco Mundial mejora su proyección de crecimiento del PIB de Bolivia, de 3,9% a 4,1% para la presente gestión, coincidiendo con otros organismos que reconocen el buen desempeño de nuestra economía. Además, la calificadora de riesgo Fitch Rating ha mantenido por segundo año consecutivo la calificación de riesgo país para Bolivia con “B”, la cual muestra una perspectiva de estabilidad del país, en un entorno externo de incertidumbre y volatilidad y de posible recesión.

Las buenas proyecciones estimadas por los organismos internacionales y la calificación lograda pueden verse afectadas por los últimos acontecimientos liderados por una pequeña élite cruceña, que busca la desestabilización económica y política del país. Empecemos recordando la pretensión de incrementar el precio de la carne de pollo, mediante el desabastecimiento del maíz, el cual fue descubierto almacenado en grandes galpones para generar especulación y afectar de forma negativa al consumidor final. La subida del precio del pan, el cual solo tuvo efecto en algunos sectores en la ciudad de Santa Cruz y posteriormente ninguna, con la llegada de la marraqueta a esa ciudad, haciendo honor a su nombre, dando batalla a esa intención y anulándola; por último, en la actualidad pretenden hacer subir el precio de la carne, lo que está siendo controlado mediante mecanismos y atribuciones de Emapa, siendo ésta una herramientas para combatir la inflación y la especulación.

Estos grupos, camuflados en comités cívicos, han tomado el Censo como bandera, para generar desestabilización ante fracasos anteriores. La imposición de este grupo en el último cabildo es ir a un paro indefinido buscando convulsionar el país, obligando a que el Censo se lleve a cabo en 2023 y que sus resultados deben ser entregados en 120 días, para un nuevo padrón electoral en la repartición de escaños, todo esto ignorando aspectos técnicos.

Recordemos que el Gobernador de Santa Cruz fue el único que no asistió al Consejo Nacional de Autonomías donde se trató el tema. Asistió a la reunión técnica del INE el 15 de agosto, donde firmó un acuerdo de compromiso para completar su propuesta técnica que aportara a la realización del Censo, lo cual incumplió. Camacho, que tiene una pésima gestión en la Gobernación y quien el día del cabildo fue apartado de la testera por el Comité Cívico.

La propuesta “técnica” presentada por la UAGRM es de bajo nivel, con un planteamiento técnico de solo dos páginas de un documento de 127, desmereciendo la formación y el nivel académico de esta casa de estudios. El rector de esta universidad, prácticamente se convierte en el portavoz del Gobernador y del Comité Cívico, quien no amplía ni defiende su propuesta y cierra cualquier posibilidad de diálogo o la reunión técnica sobre el Censo.

Sin embargo, en un arranque “de valentía” el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, desafío a un debate técnico sobre el Censo al vocero presidencial; para sorpresa de todos, al día siguiente se retractó, indicando que un periodista le tendió una trampa para subir el rating, a partir de ese momento se negó a cualquier debate o reunión sobre el tema, y solo amenaza al Gobierno con sus peticiones.

Estos son los actores y sus acciones que tienen como objetivo desestabilizar la economía del país, sin pensar en las consecuencias negativas que pueden ocasionar a la población y, sobre todo, a la estabilidad económica. Acciones que generan indignación y vergüenza ajena, porque solo priorizan sus intereses político- partidarios, haciendo cálculos matemáticos sobre cuántos escaños políticos les correspondería después del Censo, lo cual está generando desaprobación de la ciudadanía.

Jesús J. Luque es licenciado en Economía.

Comparte y opina:

El valor social de la estabilidad

/ 31 de agosto de 2022 / 02:36

La estabilidad es un momento que tiene como base la seguridad y ésta genera tranquilidad en la vida diaria, esto significa que uno al levantarse cada mañana se encuentra seguro a nivel personal y económico. En lo familiar, en el hogar se tiene una estabilidad emocional y afectiva; en lo económico, sabe que con la actividad que realiza generará los recursos suficientes para sostener el hogar y proveer lo necesario a los que la componen.

En la sociedad, la estabilidad está dada por el desenvolvimiento de cuatro indicadores macroeconómicos: la inflación, el desempleo, el tipo de cambio y la balanza comercial, los cuales son observados para determinar si la economía anda bien o mal.

La baja inflación en Bolivia está siendo menospreciada en sus efectos y manipulada en su interpretación, con el objeto de descalificar el valor social que ésta tiene. Algunos analistas parecieran desconocer el concepto y la vivencia de este indicador.

Bolivia en los años 80 vivió una hiperinflación, época de completa incertidumbre en los precios y de inestabilidad social. Cada día las familias despertaban con la noticia que los precios subían, no había artículo que mantuviera su precio dos días, el dinero que uno tenía se desvalorizaba rápidamente, los compradores para adquirir algún bien tenían que llevar grandes cantidades de dinero; por el otro lado, los vendedores especulaban con los productos, los ocultaban o los guardaban para venderlos al día siguiente a un precio más alto, en especial los artículos de primera necesidad. No había harina para hacer pan, no había carne, arroz, aceite en los mercados. Para comprar pan, uno tenía que dormir en las puertas de los hornos, y era vendido bajo una tarjeta que contaba el número de componentes por familia.

Las personas que tenían un sueldo fijo, como los profesores, médicos y otros, salían a las calles en protestas reclamando un aumento de sueldos; los que ganaban al día, no sabían cuánto iban a cobrar y los que requerían el servicio, cuánto pagar. Había mucha gente desempleada, y los que trabajaban tenían una remuneración que al momento de cobrar no valía nada.

Había inmensas filas para comprar 5 litros de kerosene, combustible que la mayoría de la población usaba para cocinar los alimentos, el gas licuado era un artículo que muy pocas personas usaban. Un tiempo en el cual era muy difícil llevar el alimento a la casa en esas condiciones y eso se lo debía hacer todos los días.

Indicar que una “inflación baja es un defecto”, es desconocer un pasado inmediato que todavía está en el recuerdo fresco de los bolivianos. Dejar al precio como único asignador de los recursos es pasar toda una carga a la espalda de la población, es querer volver a tener filas para comprar pan, azúcar, aceite. Levantar la subvención a los hidrocarburos es dejar a la población a su suerte, olvidándose el efecto multiplicador que ésta tiene en el transporte.

Si una baja inflación no es una virtud, como el señor Saravia menciona, por qué las economías de la región y del mundo están tomando medidas para controlarla, Estados Unidos y Europa elevan las tasas de interés para recoger el dinero que se encuentra en sus economías. Las subvenciones no son un despilfarro y están siendo implementadas en otros países como Ecuador y recomendadas por los organismos internacionales, ya que dan estabilidad y generan una tranquilidad y seguridad todos los días. Además, debemos recordarle a este analista que la inflación es un impuesto injusto que pagan los pobres.

Jesús j. Luque es licenciado en Economía.

Comparte y opina:

Censo y cartografía

/ 12 de agosto de 2022 / 00:36

El paro de 48 horas llevado a cabo en Santa Cruz, demandando la realización del Censo “justo y transparente, lo más antes posible”, tuvo el argumento de que la cartografía no es excusa técnica para postergar esta actividad hasta 2024, argumento que fue aceptado y comprendido por ocho gobernadores, por todos los alcaldes de los municipios urbanos, por más de 300 municipios y casi todas las universidades del país.

La cartografía delimita un determinado espacio de territorio estableciendo claramente los límites que tiene con sus similares que la rodean. Los conflictos limítrofes están presentes en casi todos los departamentos del país, llevan meses y hasta años en resolver porque se tienen que tomar en cuenta los múltiples argumentos de cada municipio involucrado, y nadie está dispuesto a ceder un centímetro porque en ese lugar podría encontrarse al tipo recurso.

Un claro ejemplo de esto es el conflicto que tiene el municipio de Nuestra Señora de La Paz con sus vecinos de Achocalla y Mecapaca, por el crecimiento de la mancha urbana, donde los habitantes no saben a dónde ir a pagar los impuestos de sus casas, significando estos ingresos para el municipio, al que también exigen obras.

Otro factor para la generación de estos conflictos es la creación de nuevos municipios que no tienen claros sus límites cartográficos, donde pueden encontrar recursos naturales, como es el caso del conflicto que existe entre los municipios de Culpina e Incahuasi en el departamento de Chuquisaca, que disputan el aprovechamiento de agua, lo que ha derivado en enfrentamientos violentos con heridos y bloqueos por parte de los pobladores.

En el caso del departamento de Santa Cruz, tiene 14 conflictos limítrofes que involucran a casi el 50% de sus 56 municipios, de los cuales muy pocos han llegado a una resolución con la Ley 339 de Delimitación de Unidades Territoriales. Además, hay un conflicto de límites interdepartamental con el Beni y Cochabamba, y recordar el conflicto con Chuquisaca por el pozo Margarita. Este departamento no es el único con este tipo de problemas, también lo tiene La Paz con Oruro. De acuerdo con las últimas declaraciones del viceministro de Autonomías, Álvaro Ruiz, el 80% de los municipios del país tiene algún tipo de conflicto de límites sin resolver.

La Gobernación de Santa Cruz es la segunda en recibir mayores recursos por regalías, por ser un departamento productor de hidrocarburos, también recibe recursos por IDH e IEHD, distribuidos en función del número de población, y además tiene otro tipo de ingresos, que no están siendo utilizados para el objeto que fueron distribuidos. Según un último reporte del Ministerio de Economía, al séptimo mes ésta tendría una ejecución presupuestaria de tan solo 13%, dejando así de atender las necesidades en caminos, electrificación, educación, salud e infraestructura urbana y rural, y saneamiento básico.

Con esta baja ejecución presupuestaria, lo único que hace es retener recursos que están destinados a la inversión pública, y así generar infraestructura y empleo para varios sectores que la necesitan, perjudicando de esta manera a la población y a la economía de esa región.

La posición de llevar adelante un Censo sin tener definido el tema cartográfico que resuelva la mayoría de los conflictos limítrofes, es irresponsable, porque ello generaría mayores conflictos y enfrentamientos entre departamentos y municipios, además este proceso no asigna nuevos recursos al día siguiente de su realización.

El Gobernador de Santa Cruz prioriza lo político a lo técnico, lo cual se puede apreciar en el afán de mantener su liderazgo en el ámbito regional y proyectarse en lo nacional; sin embargo, en este paro también se evidenció la división de la “institucionalidad cruceña”, apareció la otra Santa Cruz, la que no participa de las cumbres del Comité Cívico, la que se perjudica con los bloqueos y la que recibía los palos y patadas de la Unión Juvenil, que cada vez le hace más resistencia al Comité Cívico.

Jesús J. Luque es licenciado en Economía.

Comparte y opina:

Últimas Noticias