Voces

Sunday 4 Dec 2022 | Actualizado a 13:50 PM

Racismo, violencia y discriminación en el fútbol

/ 2 de octubre de 2022 / 01:45

Hace buen tiempo que se manifiestan públicamente en las prácticas del fútbol profesional boliviano varias formas de racismo, violencia y discriminación. Hay casos que se denunciaron y enjuiciaron y no se sabe de sus resultados, al menos no se conocen públicamente. Aunque en determinado momento los acusados hicieron las disculpas como los directores técnicos Mauricio Soria y Erwin Sánchez. ¿pero con una disculpa se subsana la práctica racista? Un jugador involucrado en varias oportunidades es el caso del brasileño Serginho, perteneciente al club Wilstermann de la ciudad de Cochabamba. Hace poco el Tribunal Disciplinario falló en contra del club Bolívar de La Paz, porque en un partido algunos hinchas de este club insultaron al jugador Sergihno.

En medio de escándalos, despido del director técnico, hace pocos días se suscitó otro hecho de acusaciones en un club profesional de la ciudad de La Paz, Always Ready. Hay profundas acusaciones entre el ex director técnico Julio Cesar Baldivieso y el jugador ecuatoriano Jhonatan Borja, que ha derivado en una contraacusación del jugador de xenofobia contra el ex director técnico. Hay dichos y entredichos entre jugadores, dirigencia e incluso el aficionado de la ciudad de El Alto, a la que representa el indicado club.

Nos interesa escudriñar la acusación del jugador Borja, por su condición de origen afroecuatoriano. En una conferencia de prensa, Borja, acompañado de sus abogados, explicó varios detalles a la prensa y una de las más fuertes fue cuando dijo que Baldivieso lo excluyó del trabajo en grupo, haciéndolo entrenarse en cancha de tierra y por la que tuvo un accidente y la lesión respectiva, y que esta forma de actividad no le habría permitido integrarse al equipo por no estar en condiciones físicas requeridas.

¿La separación o bajar a otra categoría a un jugador profesional es tipificable como acto de racismo? Si lo que dijo el jugador Borja es cierto, se habría producido una especie de segregación racial, famosa en la década de los años 50 del siglo XX en los Estados Unidos, donde los negros no podían estar junto con los “blancos” en espacios públicos ni el transporte.

El extécnico, en otra conferencia de prensa, señaló que Borja tuvo actos de indisciplina (¿consumo de alcohol, drogas u otros?), sin especificar qué es la indisciplina en este caso. Sin lugar a duda, el exfutbolista mostró una especie de soberbia contra el jugador indicado y dijo que demostrará su acusación a las instancias que correspondan. Sabemos que el señor Baldivieso en muchas oportunidades manifestó su crítica y hasta rechazo a los directores técnicos extranjeros, ¿extensiblemente a los jugadores? El exjugador de The Strongest Rolando Blackburn arremetió contra Baldivieso al comentar una posible xenofobia en el fútbol boliviano. Dijo: “Desde que lo que vi pareciera que fuera así, yo no tuve una buena relación con él y preferí dejar las cosas así, y es con el único técnico que tuve inconvenientes. Los jugadores nacionales me decían que era xenofóbico y eso es triste”.

Después de oír ambas declaraciones uno podría deducir que hay un fuerte enfrentamiento; pero varios medios de comunicación, sobre todo en programas deportivos, mostraron abrazones entre Baldivieso y Borja, cuando este último anotó un gol en un partido en El Alto. ¿Ese abrazo fue un mero teatro? ¿Para qué? ¿Para mayor protagonismo o sacar réditos económicos a las demandas jurídicas en curso? En fin.

¿Cómo enfrentar estas formas de discriminación y racismo en el fútbol profesional? Tenemos una ley de lucha contra el racismo, incluso la FIFA tiene otra parecida. Pero en la realidad no funcionan, porque el gran problema es cómo juzgar en medio de una masa aficionada que se manifiesta xenofóbicamente. ¿Cómo identificas a los racistas en medio de la masa?, aunque no sé si en los estadios existen cámaras que brindarían gran apoyo. Lo más lógico sería que al no existir una instancia que regule, el problema sea atacado por diferentes flancos, como la difusión de la ley indicada en los estadios, pero sobre todo en los medios de comunicación deportivos. Pero también capacitación de los futbolistas, árbitros y barras.

En estos últimos partidos, tan pronto se implantó el VAR. los árbitros, sobre todo de origen indígena, fueron vapuleados no solo en palabra en la cancha por los jugadores “blancos”. No sabemos exactamente qué les dicen a los árbitros, pero por la gesticulación de los jugadores no son palabras agradables.

Muruq’u mat’aqirinakaxa wali jisk’achasipxi, wali thuthupxi. Ma pitaya jark’aqataspa ukham sarnaqiwinakxa.

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Comparte y opina:

El Mundial de Qatar 2022 visto de otra manera

/ 27 de noviembre de 2022 / 03:35

Creo que hay varios factores que hacen que este Mundial de fútbol, Qatar 2022, no tenga el brillo que tuvieron otras anteriores. No sé si el COVID- 19 nos ha cohibido o los problemas sociales que atravesamos hacen que no se disfrute plenamente de un Mundial, que siempre tiene varias acciones e interpretaciones. Las transmisiones por canal abierto o vía internet, posiblemente coadyuven a que no se tengan pantallas gigantes en varias plazas, como se tenía en anteriores mundiales.

Sabemos que se mueven intereses económicos empresariales muy fuertes por parte de la FIFA, pero a pesar de esta hegemonía capitalista del dinero, hay temas que no dejan de ser interesantes, como el perfil de Qatar, el país organizador. Está claro que accedió como organizador porque tiene mucho dinero, hoy se puede ver los estadios de lujo, con balones que tienen chips, además de estar climatizados de manera tan sofisticada y equipados con tecnología de punta para la transmisión en directo y para el VAR.

Pero no siempre coinciden de que un país rico tenga a la vez la tradición futbolera. Hay países, por ejemplo, de nuestro gran continente Abya Yala o países africanos que adquirieron una fuerte tradición de la práctica del fútbol, incluidas las mujeres, pero que no cuentan con recursos económicos para formar totalmente a sus deportistas.

El partido inaugural, Qatar versus Ecuador, nos dejó grandes interrogantes. Ecuador, conformado por un gran conglomerado de jugadores afros, fue un claro ganador en la cancha, pero llama la atención algunas actitudes del público qatarí, por ejemplo, aplaudiendo cualquier jugadita de su equipo.

Sabemos, uno alienta más cuando el equipo perdedor muestra mucha garra y juega con alma, vida y corazón; pero la barra qatarí pecaba de demasiada ingenuidad porque sus jugadores no mostraban casi nada de fútbol e incluso casi no podían correr. ¿Equipo improvisado para el Mundial, a pesar de tener mucho dinero? ¿Con jugadores oportunistas de otros países, en fin? Algunos relatores del partido decían que Qatar fue un buen equipo en la Copa asiática. En realidad, Qatar mostró lo postizo de su apego al fútbol. El hecho de que tengan un técnico español y varios jugadores nacionalizados es una gran muestra que es mera fachada la práctica del fútbol y se apostó por organizar porque hay demasiado dinero y porque pueden hacer esa actividad también. ¿Tal vez para promocionarse como país? Aunque algunos equipos de países europeos como Inglaterra y Alemania, mostraron su occidentalismo extremo al hacer gestos de que no habría libertad en el país que los aloja. Vaya descortesía de los visitantes.

Hoy las identidades colectivas de los países también se juegan en el fútbol y en un Mundial, en la cancha. El partido Argentina versus Arabia Saudita fue muy interesante en ese sentido. Argentina, con todo el aire identitario pedante y de sentirse ascendiente de los italianos, pensaba que era el gran favorito, no solo para ganar sino para golear el partido.

El VAR hoy desnuda los vicios, si no hubiese habido el VAR, Argentina habría goleado, porque no se habrían sancionado por la posición de adelanto los goles que marcó.

A pesar de ir perdiendo, Arabia Saudita se plantó y jugo de igual a igual a Argentina, sin asustarse y al final derrotó al arribismo argentino.

Otro partido interesante fue Alemania versus Japón. Como todo europeo, Alemania pensaba que ganaría a los chiquitos del Japón (en el sentido de la estatura y la poca tradición), pero sabemos de la garra nipona y así fue que terminaron ganando al excampeón mundial. Se veía la bronca de los grandotes y “blancos”, aunque hoy por la fuerte migración africana en los países europeos, han incorporado a los jugadores de origen africano; digno de estudiarse cómo están cambiando el color y la cara del fútbol mundial.

La FIFA anunció que para el próximo mundial habrá más equipos, ¿será que en algún momento se dispute sin favoritismos? El VAR puede ser una solución para el juego limpio, aunque también es manipulable porque al fin y al cabo son seres humanos quienes administran ese espacio de juez fuera de la cancha y que en gran medida define las jugadas polémicas.

Jach’a muruq’u takirinakaw jichhurunakanxa wali jikthaptapxi. Wali kusarakiw uñch’ukiña una anatirinakaruxa.

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Chuqiyapu Marka versus La Paz

/ 13 de noviembre de 2022 / 00:58

El pasado lunes 7 presencié la masiva marcha de los pobladores de Palca que desde la zona Sur subieron hasta el centro de la ciudad de La Paz, específicamente hasta las puertas del Palacio Consistorial, donde reside administrativamente el Alcalde de la ciudad.

¿Por qué caminaron tanta distancia? Por las pancartas expuestas y los estribillos que vociferaban en su caminata, “por la defensa de sus límites territoriales frente al atropello con demoliciones, avasallamientos y notificaciones” de la que serían víctimas de parte de la Alcaldía de La Paz.

La respuesta del alcalde, nacido en Santa Cruz, Iván Arias, me llamó profundamente la atención, de sindicar que los marchistas de Palca “son loteadores”. Es decir, traficantes de tierras, gente inescrupulosa, de espacios de la Alcaldía de la ciudad. Además, declaró que “lo único que quieren es apropiarse de áreas verdes que no les pertenece y que con esta marcha solo quieren defender el avasallamiento”.

Hay que recordar al Alcalde y sus seguidores que Chuqiyapu Marka fue y aún es una ciudad precolonia y que fue superpuesta por La Paz. Por lo tanto, todos sus habitantes, en este caso los pobladores aymaras de Palca, también son sus antiguos propietarios y legítimos.

Por el proceso de colonización interna que aún sufren, ya no tienen derecho de considerarse propietarios legítimos frente a una Alcaldía que usufructuó y se legitimó como la única propietaria, aunque se llame propiedad estatal municipal.

Después de presenciar la caminata de hombres, mujeres, jóvenes, niños de Palca, uno se pregunta ¿todos son “loteadores”? (a lo mejor alguien sea), pero tildarlos de ser simples delincuentes a todos, es otra forma de discriminación y racismo. Corresponde aplicar a los administradores de justicia la ley contra el racismo y toda forma de discriminación contra el alcalde Arias.

Además, el alcalde Arias, en tono de patrón misericordioso y dadivoso con sus pongos, dijo: “Estos señores que vienen, avasalladores, porque nosotros que les damos desayuno escolar, transporte público…” A pesar que hablamos de democracia, sobre todo la clase conservadora que lo repite siempre, pero sus acciones y su mentalidad continúan con aires señoriales, y que tienen que dominar a los indios.

Más allá de este conflicto territorial, lo que nos hace ver este lío es la política de la ciudad, ¿qué modelo de ciudad se está impulsando? ¿Hacia dónde tiene que crecer la ciudad? La idea de modernización de la ciudad, bajo el nombre de La Paz, con más edificios y más edificios sigue vigente. Se denuncia que un concejal del gobierno municipal de La Paz estaría involucrado en actos dolosos, como la autorización de la construcción de nuevos edificios sin restricciones.

Hoy, en tiempos de fuertes cuestionamientos a los modelos de crecimiento capitalista de las ciudades-edificios, sin espacios verdes… ¿seguimos apostando a esos conglomerados inhumanos e insalubres? ¿Es posible construir una ciudad donde se relativice (o se anule) la construcción de más edificios? ¿Es posible tener una política de la ciudad hábitat? Hasta el momento La Paz subordinó a la antigua ciudad de Chuqiyapu Marka, bajo la óptica de la modernidad habitacional. La zona Sur de la ciudad se ha convertido en la más apetecida y valorizada y, por consiguiente, generadora de mucho dinero. Sin pensar que, en esta región, caso Palca y similares, aún existen comunidades andinas. La defensa de los de Palca, a pesar de los prejuicios y sindicaciones, es una forma de defensa de ese hábitat andino, ligado a la Madre Tierra.

Sin una política de crecimiento sostenible y hacia dónde vamos, hoy se siguen destruyendo espacios arqueológicos, rituales, hasta simples promontorios; por ejemplo, en la curva de la entrada a Obrajes, por capricho de una empresa se aplanó hace algunos años.

Chuqiyapu markan yuririnakaruxa wali jisk’achistu, uñisistu uka ch’iyar jaqi sataxa. Jupakiway kuns munchixa. Arsusiñasawa ¿ janicha kullakanaka, jilatanaka?

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Comparte y opina:

Espíritus capitalistas y a la vez golpistas

/ 30 de octubre de 2022 / 01:33

Vivimos días de conflictividad y turbulencia política y no es casual, porque los grupos conservadores y racistas del país no duermen, porque siempre intentan rearticularse plenamente con la intención de desestabilizar al gobierno de Arce y Choquehuanca e incluso no descartan aventurarse en otro golpe de Estado, ¿similar al de 2019?

El Comité Cívico de Santa Cruz y sus pequeñas filiales son el pivote de esta nueva arremetida política. Están utilizando la realización del Censo en 2023 como justificación y así generar malestar en el país. Pero, detrás de esta fachada, también están otros actores, como la presencia de los cooperativistas mineros que bloquearon el centro de la ciudad de La Paz, con demandas económicas liberales.

Hace varios años, los cooperativistas mineros dejaron de ser actores comprometidos con el pueblo y el país. Hoy ya no son los “revolucionarios”, como otrora. Optaron por la línea capitalista depredadora de la última generación, contaminando los ríos. En estos días que bloqueaban, hubo varias denuncias sobre cómo repartían cascos o guardatojos flamantes, ¿será a sus afiliados o personas camufladas como cooperativistas? Después de hacer un vistazo por los lugares del bloqueo, tengo serias dudas si todos los que obstaculizaban en las calles céntricas de la ciudad son mineros, pues los vi muy citadinos de “caritas cuidadas” e incluso el uso de los flamantes guardatojos hace denotar que jamás los utilizaron antes. Otro dato, no los vi p’ijchar o masticar la hoja de coca y casi todos estaban ocupados con sus celulares de última generación. Entonces, ¿son realmente mineros o se hicieron pasar por cooperativistas?

Ni qué decir de la Federación de Maestros Urbanos de la ciudad de La Paz, encabezada por la línea trotskista, que tomaron las oficinas de Ministerio de Trabajo pidiendo ser reconocidos como eternos dirigentes. ¿Por qué no aclara este lío el ministerio citado? ¿Es mera casualidad que hayan confluido en un día los conflictos, incluido el de Santa Cruz?

El paro del Comité Cívico de Santa Cruz no es contundente como se autocalifican y está sostenido con medios económicos, es decir, financiados por los empresarios agroindustriales y sus seguidores. Los que bloquean, que es un decir, porque es simplemente el colocado de unas sogas o pitas, llantas y otros enseres como obstáculos para que no transiten los medios de transporte. Además, cínicamente siguen funcionando las fábricas de la gente del comité con permisos especiales para la circulación de los trabajadores. ¿Cuánto pagan por un día a un/a bloqueador/a? Seguramente, la Unión Juvenil Cruceñista, brazo armado y de choque racista del comité, está camuflada en medio de estas movilizaciones.

Lo más patético es el accionar de la dirigencia del comité (por ejemplo, Calvo y sus séquitos), empresarios que apenas utilizan el lenguaje adecuado para la declaración pública y menos pueden usar la expresión correcta en una negociación. El gobernador Camacho sigue pensando que es parte del comité. O el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, Vicente Cuéllar, hace el honor de representar a un racista y discriminador como fue Gabriel René Moreno. A los que quieren conocer al verdadero Moreno les sugiero leer su libro Nicomedes Antelo, publicado por la universidad citada en 1960.

Incluso no es casualidad que la Federación Boliviana de Fútbol esté actuando solapadamente como con afanes políticos trogloditas, pues el accionar es claro. Si el lío es en Santa Cruz, ¿por qué no se juegan los partidos del torneo clausura de fútbol profesional en los otros departamentos? Entre empresarios se colaboran y, en este caso, existe la intención de generar un ambiente de zozobra y de incertidumbre en el país y en cualquier actividad.

Finalmente, hay muchas voces desde diferentes medios de comunicación que sugieren que el presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce, tiene la autoridad de aplicar el artículo 138 de la Constitución, que señala: “En caso del peligro para la seguridad del Estado, amenaza externa, conmoción interna…, la Presidenta o el Presidente del Estado tendrá la potestad de declarar el estado de excepción…” Pues se cierne el peligro paulatino de sepultar la democracia por los grupos cívicos y sus seguidores, que siempre han apostado por la dictadura capitalista.

Jichhurunakax wali llakisiñawa. Wasitampiwa uka q’ara, misti jaqinakaxa uñkatapxistu. Jach’a qamir masinakapampixa wali t’unjañ munisti. Arsusiñasawa ¿ janicha?

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Comparte y opina:

Adiós Bartolomé Clavero

/ 16 de octubre de 2022 / 01:02

Hace pocos días recibimos la triste noticia de la partida de Pipo o Bartolomé Clavero, un español diferente, que defendió la causa anticolonial india en nuestros tiempos. Hay una vasta bibliografía publicada por él con fuerte énfasis en el derecho. Posiblemente su libro más conocido sea Derecho indígena y cultura constitucional en América, publicado por la editorial Siglo XXI en 1994 y con varias reediciones. Fue mi primer acercamiento a Clavero, cuando se comenzaba a discutir el derecho de los pueblos indígenas en el contexto internacional. A fines de los años 90 del siglo XX visitó nuestro país, para brindar clases en un programa académico sobre el derecho indígena y fue la oportunidad para conocerlo personalmente. A partir de ahí compartimos una larga amistad entre intercambio de publicaciones, ideas, anécdotas, entrevistas e inclusive una visita a Sevilla para un curso internacional, donde él residía.

Pipo no solo fue un defensor de las causas indias, sino también crítico de su sociedad europea. Algunos títulos de sus obras sintetizan este eje como Happy Constitution o Feliz Constitución, que es una crítica a la primigenia Constitución de Inglaterra, caracterizada como una sociedad patriarcal e imperialista. En esta misma línea está el libro El orden de los poderes. Historias Constituyentes de la trinidad constitucional. Europa y su diáspora. Debates sobre colonialismo y derecho, es otro gran aporte de Bartolomé, donde desvela la ensoñación supremacista de la cultura europea recalcitrante.

Sus estudios críticos y con una mirada profunda a la relación del derecho occidental son Tratados con otros pueblos y derechos de otras gentes en la Constitución de Estados por América. También tiene esta vena Genocidio y justicia. La destrucción de las indias ayer y hoy, donde compara el siglo XVI y XIX, resaltando como “originales gemelos testifican hechos distintos: la reincidencia del genocidio contra indígenas en América”. Como continuidad al tema está ¿Hay genocidios cotidianos? y otras perplejidades sobre América indígena. Pero también publicó Constitucionalismo Latinoamericano: Estados criollos entre pueblos indígenas y derechos humanos o la Geografía jurídica en América Latina. Pueblos indígenas entre constituciones mestizas, donde trata los casos de Bolivia, Perú, Ecuador y México.

Particularmente su libro Ama Llunku, Abya Yala: Constituyente indígena y Código Ladino por América, publicado en Madrid en 2000, usa categorías como Abya Yala e incluso en el prólogo inicia con la trilogía del ama suwa, ama llulla y ama qhilla. Sintetiza su gran modestia, sus ganas de aprender y de entender la dinámica societal de los indios, pero desde sus propios conceptos analíticos.

Bartolomé no solo fue un académico de alto nivel, sino también un ser humano que siempre buscaba una comunicación directa con los actores. Recuerdo un seminario realizado en Achocalla del departamento de La Paz, donde me tocó traducir su español andaluz al aymara, pero también del aymara al español. Fueron jornadas de gran enriquecimiento y los comunarios/as asistentes se maravillaron por el conocimiento del derecho colonial, la franqueza, la honestidad y la crítica a la sociedad colonizadora europea y española particularmente. Al finalizar el evento, el mallku de una comunidad aymara le obsequió el atuendo típico y le pidió que se lo colocara, y Pipo lo hizo con profunda alegría y sorpresa. Así de sencillo fue Clavero.

Bartolomé también se desempeñó como vicepresidente del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas. Antes de su partida, me escribió y me envió un manuscrito, posiblemente la última obra de Clavero, consultándome la posibilidad de publicarlo en Bolivia: Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia. Presentación: “Ahora aquí estamos”. Una Constitución entre colonialismo y emancipación. Envié este documento a varias instituciones y personalidades para su conocimiento y esperando algún interés para publicarlo. Lamentablemente nadie se pronunció para este objetivo. Aprovecho este espacio para llamar nuevamente la atención de alguna entidad nacional para una pronta publicación del documento citado, que sería el mejor tributo a su lucha a las causas de los pueblos ancestrales del gran Abya Yala.

Wiñay markaruwa sarawayxi tata Bartolomé Clavero. Jupan lurawipaxa, ukhamaraki amtapaxa, qillqantatawa walja pankanakana. Jallalla!!!!

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Comparte y opina:

¿Del rechazo a la concertación traidora?

/ 18 de septiembre de 2022 / 00:34

Es una lectura desde fuera de Chile, a la votación del 62% que no aceptó el borrador de la Constitución Política del Estado (CPE), surgida a través de una Asamblea Constituyente. La pregunta es ¿qué es lo que pasó? Si tanta movilización del pueblo, sobre todo estudiantil, que originó la elección del presidente actual Gabriel Boric, con una votación sin precedentes. Se esperaba desde la lógica que, si Boric ganó recientemente las elecciones, se repita la votación por el sí a la CPE.

Hoy la vida en las sociedades es una maraña entre la producción de la información y el miedo. Es una elaboración que, en gran medida, está liderada por las grandes empresas de información y estas casi siempre son alejadas de la realidad. Para el caso chileno, estuvieron presente estas redes de información y apostaron por el rechazo. Pero también hubo otros factores internos que contribuyeron decisivamente para el fracaso. La herencia de 50 años de la política dictatorial de Pinochet y sus seguidores, que está asentada en la CPE totalmente neoliberal y hoy resulta difícil cambiar mediante una consulta popular. No será muy sencillo barrer de un día para otro esta bandera ultracapitalista. En 50 años existen, al menos, tres generaciones que ven como algo natural la política de la exclusión, la privatización y la pobreza.

La nueva CPE es un peligro para los que privatizaron y sus seguidores, como también lo es la apuesta al retorno a la educación estatal y para el pueblo. Otro factor que ayudó en la pérdida es el miedo, la psicosis de la incertidumbre, de perder privilegios de una clase y ciudadanos que ven la política progresista como peligrosa. Por ejemplo, aferrarse a la centralidad de la capital Santiago. Incluso ¿fue un rechazo a la presencia del presidente Boric, que no es oriundo de la capital? En fin, uno puede seguir enumerando muchos otros componentes.

La definición de la ciudad de Santiago como el gran conglomerado humano y poblacional votante, frente a las periferias regionales y de otras ciudades del país, fue determinante. La presencia indígena en Chile es poco decisiva, a pesar de la lucha histórica del pueblo mapuche, la más combativa en la historia de Chile. Aunque el pueblo mapuche, hoy está diseminado, expulsado y obligado a vivir en ciudades como Santiago, no puede influir más allá de sus posibilidades minoritarias. A esto se suma la división interna entre los mapuches. Una gran muestra es la radicalidad versus el proceso gradual de reivindicaciones. Los más fundamentalistas votaron en contra del sí. Los otros pueblos, como los aymaras, son minorías en población y su influencia es en sus lugares de origen.

El Chile capitalista hoy se vanagloria del triunfo, porque indudablemente invirtieron mucho dinero en la propaganda de la mentira y la desinformación. ¿Cuánto erogó económicamente esta rémora social y política, triunfalista del sistema liberal? El solo mencionar que se convertirían formalmente en un Estado social e incluso plurinacional, les asustó mucho, en una sociedad acostumbrada al neoliberalismo extremo y el de creerse “avanzada” de América del Sur. Aunque las enormes movilizaciones de los últimos años nos han mostrado la profunda pobreza y formas de racismo imperantes, en una sociedad construida sobre gran cantidad de inmigrantes europeos.

¿Ahora, qué hacer? Gabriel Boric convocó a una especie de concertación con los partidos tradicionales. No le queda más que negociar una salida más digna o ¿tal vez traicionera? Creo que habría varias salidas al rechazo que ha generado una crisis. El primero, dejar en status quo hasta que los movimientos sociales se reorganicen e insistan con una nueva constituyente. Segundo, en la negociación se cederá, pero ¿cuál es el límite de esa concesión? Incluso habría una tercera opción, que las fuerzas sociales se reorganicen y que la lucha política siga en las calles. Pero la gran paradoja del presidente Boric es que no puede fomentar las movilizaciones, como lo ha manifestado públicamente, en el aniversario del golpe de Estado de Pinochet de la década de 1970. Entonces ¿cómo serán las acciones políticas hacia adelante?

Chile anqa markanxa, qamirinakawa jan mistuñ munapkiti jach´a irnaqawinakata. Janiwa, sasaw sawayapxatayna, ukhamaraki llunk’unakapaxa yanapapxarakitaynawa una sarawiruxa.

Esteban Ticona Alejo es aymara boliviano, sociólogo y antropólogo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias