A partir del surgimiento y uso masivo del internet, los nuevos medios de comunicación alternativos han evolucionado de forma exponencial, novedosa e imprevista, generando un impacto y cambios en la vida de todos los habitantes e instituciones sociales, no quedando al margen de esa influencia el sistema político, los partidos políticos y los diferentes actores políticos, quienes han tenido que adaptarse o cambiar su funcionamiento y estrategias frente al contexto actual.

Si bien los medios tradicionales, prensa, radio y televisión, continúan luchando por mantener sus formatos originales que los hicieron ser lo que son, los mismos no negaron coexistir con los nuevos medios y usarlos a su favor.

Sin embargo, los nuevos medios, a diferencia de los primeros, han tomado vuelo propio, de forma independiente, formatos particulares e iniciativas innovadoras que trascienden ciertas lógicas, con mejores y mayores resultados, lo que lo ha hecho atractivo para la clase política a la hora de producir, difundir, intercambiar y controlar los contenidos de su interés.

Hoy, todos, incluida la clase política, han comprendido que el poder puede desplegarse, obtenerse, mantenerse y reproducirse a través de estos nuevos medios, muchos de ellos de acceso libre y gratuito, porque la presente realidad se ha convertido excesivamente mediática y transmediática, en el marco de una sociedad hiperconectada por las tecnologías de la información y comunicación, que están transformando día a día las relaciones sociales y la realidad misma.

De ahí que la narrativa transmedia se haya convertido en un método atractivo para contar una historia o discurso político a través de los distintos soportes, formatos y bajo un enfoque sistémico, alcanzando una conexión e identificación directa con el público, generando nuevas dinámicas en los flujos de relación caracterizadas por un traspaso de ciertas responsabilidades a la población y usuarios, y a su vez otorgándoles un mayor protagonismo, a través del surgimiento de nuevos canales de comunicación y nuevas voces, que adquieren importancia a partir del desarrollo de estas tecnologías, que como efecto viene generando una democratización del poder.

Entonces, la narrativa transmedia encuentra grandes tierras fértiles en el campo político para exponer todo su potencial en internet, donde la iniciativa, originalidad y creatividad se ven y se verán reflejados los próximos años a través de las tecnologías de la información y comunicación, y de forma específica en los dispositivos celulares inteligentes, con un impacto irreversible en la reconfiguración de las nuevas formas de hacer comunicación y hacer política.

Juan Carlos Huanca Valencia es politólogo de la UMSA.