A más de un mes de la proclamación del paro cívico indefinido por parte de las autoridades cívicas y departamentales de Santa Cruz, debemos preguntarnos: ¿Quiénes son los más afectados por esta clase de medidas?

Esta simple pregunta puede tener un alcance a múltiples respuestas, sin embargo, en la mayoría de casos, y casi en su mayoría las personas interesadas en contestar a esta interrogante podrán asegurar que los más desfavorecidos son los sectores populares (transportistas, comerciantes, gremiales, entre otros), aquellos que con su trabajo ganan el sustento para sus familias día a día, que en muchos casos vieron sus fuentes laborales cerradas por este tiempo. Ahora, cabe recalcar que si bien hay un sector desfavorecido, lógicamente podría o no existir uno o varios que se beneficien (o no se vean tan perjudicados).

Para saber si existen beneficiarios, debemos ver ¿cuál es el motivo de este paro cívico? La respuesta es “el Censo de Población y Vivienda”. Se enfatiza que el motivo de este paro es la solicitud de que este proceso se lleve lo más pronto posible, por lo cual el Gobierno y el Instituto Nacional de Estadística (INE) fijaron la fecha para la realización y la presentación de sus resultados para 2024, a través del Decreto Supremo 4824, del 11 de noviembre de 2022.

Sin embargo, se ve el descontento de las élites políticas y económicas de Santa Cruz (descontento impulsado principalmente por el Comité Cívico y la Gobernación) por la fecha fijada. Pero, la fecha determinada responde a aspectos técnicos, logísticos y de coordinación por parte del ente encargado de llevar a cabo el Censo. Entonces, si bien ya se tiene fechas para la ejecución y entrega de resultados del Censo, ¿por qué este descontento? Se puede asegurar que en la mayoría de los casos es el interés y expectativa por la posible redistribución de escaños de las diputaciones uninominales (las cuales responden a un criterio poblacional), que podría aplicarse dependiendo de los resultados obtenidos; de esta manera, nos encontramos con dos frentes en contraposición: uno que se ve afectado continuamente, que quiere y necesita trabajar, y otro, que está velando o responde a intereses políticos, generando esta suerte de dicotomía en el pueblo cruceño.

En conclusión, de esta forma, el Censo es usado como instrumento que pretende generar división y confrontación en el pueblo cruceño. Si bien todos los datos que logremos obtener del Censo son importantes, el no contar con los mismos no imposibilita a ningún departamento, región o municipio en la realización de sus actividades, como ser la elaboración de las cartas orgánicas, la generación del plan de desarrollo, el Plan Operativo Anual, la asignación y la ejecución del presupuesto enfocado para el desarrollo de sus regiones. Un claro ejemplo es el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz, que a la fecha cuenta con un presupuesto vigente de Bs 2.466 millones y registra una ejecución de 65,47% a poco más de un mes para concluir la gestión. La población del departamento de Santa Cruz debe analizar el porqué de tan baja ejecución o ¿es el Censo de Población y Vivienda un instrumento para la captación de mayor poder político o acaso es una cortina de humo para tapar la ineficiencia en la ejecución del presupuesto financiero a un mes de la finalización del año?

Javier Gonzalo Tirado es auditor financiero.