Voces

Saturday 25 May 2024 | Actualizado a 18:44 PM

Día de Solidaridad con el Pueblo Palestino

/ 2 de diciembre de 2022 / 02:29

El 29 de noviembre es el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino y tras 75 años desde la injusta Resolución 181 de las Naciones Unidas de 1947, el pueblo palestino sigue sufriendo a causa de los efectos catastróficos que tuvo dicha resolución, dejando un rastro de crímenes de guerra contra la humanidad perpetrados en su patria bajo el gobierno de la entidad de ocupación y la violación colonial perpetrada por los colonos racistas israelíes. El pueblo palestino fue sometido a manos de la entidad colonial sionista, racista y expansionista, con el apoyo de las potencias coloniales occidentales que hicieron la vista gorda ante el sistema internacional existente y sesgado, a la alienación, a la falta de vivienda y obligados al refugio en los campos de la diáspora como consecuencia de los delitos de violación, desplazamiento y limpieza étnica.

Con estos antecedentes, ¿qué significado tiene el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino de las Naciones Unidas, si esta solidaridad no conduce a la libertad e independencia del pueblo palestino, si no se trabaja por su retorno a sus hogares, por poner fin a la ocupación de sus tierras y por empoderarlos con el derecho a la libertad, a la igualdad y a la autodeterminación en un Estado independiente y totalmente soberano?

¿Qué clase de justicia es esta que utiliza una doble moral? Cuando la entidad racista disfruta de membresía en las Naciones Unidas y del apoyo y patrocinio oficial de todos los países occidentales que reclaman democracia, justicia, libertad e igualdad, pero no actúan para que se lleve a cabo estos derechos básicos cuando se trata del pueblo palestino.

No queremos una solidaridad internacional con el pueblo palestino que sea solo formal, propagandística y mediática, queremos una solidaridad internacional que sea efectiva y fructífera, que conduzca a disuadir la agresión, que obligue a la entidad ocupante a implementar las resoluciones de legitimidad internacional para lograr el derecho legítimo e inalienable del pueblo palestino al retorno, la libertad, la igualdad, la autodeterminación y al establecimiento de un Estado palestino independiente, libre y soberano con las fronteras del 4 de junio de 1967, reconocidas internacionalmente según la Resolución 242 del Consejo de Seguridad, con su capital Jerusalén Oriental, así como su membresía plena en las Naciones Unidas.

Las políticas de hipocresía política internacional y de doble moral no han llevado a la justicia y la paz y solo conducirán a que la entidad usurpadora persista con los crímenes de guerra que viene cometiendo contra el pueblo palestino de forma continuada desde hace 75 años, sin respetar el derecho internacional humanitario y las decisiones de legitimidad internacional, cuya legitimidad, integridad, titularidad y justicia ya están cuestionadas.

¿Despertará y triunfará hoy la conciencia global por los derechos humanos del pueblo palestino? ¿Declarará abiertamente que la entidad usurpadora es una entidad colonial, racista, expansionista que debe ser sitiada y castigada por la comunidad internacional? ¿La entidad colonial será boicoteada y se ejercerá una presión política y económica efectiva sobre ella hasta que se rinda y reconozca la plena implementación de las resoluciones de legitimidad internacional sin menoscabo, hasta que respete y se adhiera a las normas del derecho internacional de modo que el sufrimiento del pueblo palestino termine?

Solo entonces la solidaridad con el pueblo palestino tendrá un significado efectivo, justo e influyente. De lo contrario, la hipocresía política exacerbará la crisis y la tragedia del pueblo palestino alentando a la entidad sionista a continuar con su agresión, con políticas expansionistas y racistas contra el pueblo palestino.

Esta tragedia, esta catástrofe en curso continuará, no terminará a menos que el pueblo palestino disfrute plenamente y sin menoscabo de sus derechos legítimos en su patria, Palestina, hasta que se reconozca el derecho al retorno de conformidad con la Resolución 194, el derecho a la igualdad, la libertad, y el derecho a la autodeterminación en un Estado plenamente soberano. Solo entonces las Naciones Unidas habrán respetado sus decisiones y demostrado su solidaridad con el pueblo palestino.

Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Nakbah y la limpieza étnica en Palestina

¿Por qué continúa el riesgo de desplazamiento de la población de la Franja de Gaza hacia el extranjero?

Mahmoud Elalwani

/ 16 de mayo de 2024 / 06:57

Desde 1948, cada 15 de mayo el pueblo palestino conmemora la Nakbah (la catástrofe), fecha en que fue masacrado y expulsado de su tierra a manos de las milicias israelíes y sus aliados. Hoy, lamentablemente la historia se repite en Gaza a manos de los mismos actores, pero con un genocidio más sanguinario, utilizando alta tecnología y armamentos más sofisticados y de destrucción masiva. La limpieza étnica sigue en todo el territorio palestino por octavo mes consecutivo, dejando más de 35.200 víctimas, entre ellas 14.100 niños, 9.200 mujeres, 1.050 ancianos y más de 11.000 desaparecidos, con más de 80.000 heridos y dos millones de desplazados por la fuerza militar israelí.

Lea: El veto de EEUU en el Consejo de Seguridad

La limpieza étnica es una parte esencial de la estrategia del movimiento sionista, basada en «apoderarse de la mayor superficie posible de tierra de Palestina con el menor número posible de palestinos». De hecho, los sionistas actuales critican a la generación fundadora del sionismo, diciendo que no acabaron su trabajo en 1948, que no lograron una limpieza total matando o deportando a todos los palestinos y que cometieron el gran error histórico estratégico de permitir que los palestinos se multiplicaran en la Palestina ocupada. Hoy en día, las bandas armadas sionistas están llevando a cabo exterminios masivos y deportaciones, evitando su difusión mediática, prohibiendo la entrada de los medios de comunicación con la intención de ocultar las masacres y negar su comisión.

La limpieza étnica fue y sigue siendo un plan sionista sistemático y una política estratégica israelí. Ha acompañado al proyecto sionista desde sus inicios y estaba en el centro de la doctrina sionista. La expulsión y el desplazamiento forzado bajo la amenaza de muerte y expulsión de los palestinos de sus tierras era el objetivo común del movimiento sionista para borrar el nombre de Palestina del mapa mundial.

Después de más de 220 días de guerra, con cada día que pasa se confirma la falsedad de la narrativa promovida por la entidad sionista, especialmente por Netanyahu, de que el objetivo de la guerra es recuperar a los secuestrados y eliminar al movimiento Hamás, ocultando el objetivo real que se extiende más allá de Gaza y de Hamás, que es el de liquidar la causa palestina.

Netanyahu todavía insiste en mentir para justificar la continuación de la guerra, afirmando que estos dos objetivos no se han logrado; también continúa logrando sus verdaderos objetivos: más asentamientos en Cisjordania y la judaización de Jerusalén.

¿Cómo alguien puede creer que esto es una guerra contra Gaza y contra Hamás a la luz de la destrucción sistemática de todos los edificios e infraestructuras en la Franja de Gaza, donde se apunta a los civiles y se los mata?

¿Por qué continúa el riesgo de desplazamiento de la población de la Franja de Gaza hacia el extranjero?

¿Cuál es la relación entre la liberación de los secuestrados y la eliminación del movimiento Hamás? ¿Por qué impedir que la agencia de ayuda de las Naciones Unidas, UNRWA, funcione e incitar a los países a cortarle la financiación cuando dicha agencia es un símbolo de la cuestión de los refugiados y del derecho al retorno?

¿Cuál es la relación entre los objetivos declarados y la retención de fondos fiscales al gobierno palestino? ¿Cuál es la relación con la incitación a los países del mundo contra el gobierno y los dirigentes palestinos?

¿Acaso se rebelaron los estudiantes de las universidades estadounidenses y europeas, los movimientos de opinión pública y las organizaciones internacionales contra el Estado sionista solo porque querían liberar a sus prisioneros y eliminar a Hamás, o es porque los objetivos israelíes van mucho más allá con una guerra de genocidio y limpieza étnica contra todo el pueblo palestino?

Es evidente que el objetivo de los sionistas y sus aliados no es más que una limpieza étnica de los palestinos con el fin de liquidar su legítima causa.

(*) Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El veto de EEUU en el Consejo de Seguridad

Reconocer el Estado palestino y aceptar su membresía en las Naciones Unidas es un derecho inalienable

Mahmoud Elalwani

/ 24 de abril de 2024 / 06:39

El jueves 18 de abril, el Consejo de Seguridad de la ONU votó una resolución sobre la solicitud del Estado de Palestina para ser miembro pleno de dicha organización, pero el veto estadounidense (el quinto en los últimos seis meses) frustró dicha resolución que fue aprobada por 12 países: Rusia, China, Francia, Japón, República de Corea, Argelia, Mozambique, Sierra Leona, Guyana, Ecuador, Eslovenia y Malta, con las abstenciones de Gran Bretaña y Suiza.

Hace 12 años, desde la Resolución 19/67 de 2012 que otorgó el estatus de Palestina en las Naciones Unidas en la categoría de Estado observador, Estados Unidos justifica su veto al considerar que ser miembro de pleno derecho solo se logrará mediante “negociaciones directas” entre las dos partes, pero sabiendo de antemano que no existen negociaciones directas entre las partes palestino-israelíes ni políticas, ni las relacionadas con los acuerdos de Taba en enero de 2001. Con la llegada del gobierno extremista israelí encabezado por Netanyahu, que rechaza categóricamente el establecimiento del Estado de Palestina y niega los derechos nacionales del pueblo palestino, se imposibilita la negociación.

Lea también: Un alto de fuego no permanente

Estados Unidos rechazó descaradamente el intento de acuerdo presentado en 2008 por el exprimer ministro del gobierno de ocupación, Olmert, porque veía en él un alejamiento de “las constantes de la posición estadounidense” y un acercamiento a una “posible solución”. La nueva maniobra estadounidense representa una desviación fundamental de la realidad política. El veto es injusto, inmoral e injustificado, decepcionante, desafortunado, vergonzoso, irresponsable, constituye una agresión flagrante contra los derechos del pueblo palestino y desafía la voluntad de la comunidad internacional, que apoya firmemente que el Estado de Palestina obtenga membresía plena en las Naciones Unidas. Actualmente hay más de 140 países en el mundo que reconocen el Estado Palestino. Estados Unidos ha violado todas las leyes internacionales y ha roto todas las promesas relativas a la solución de los dos Estados y el logro de la paz en la región.

La administración estadounidense está liderando abiertamente la batalla para bloquear el camino para que Palestina obtenga sus derechos. Es otra vergüenza añadida a su historial de atacar y socavar los cimientos de la acción internacional colectiva y demuestra su parcialidad ciega a favor de la entidad de ocupación israelí. La administración estadounidense está apoyando la   agresión de Israel, se niega a obligarle a detener la guerra de genocidio, le está suministrando armas y dinero con los que está matando a niños palestinos inocentes. Estas acciones no favorecen la seguridad y la estabilidad en la región ni en el mundo.

La maniobra estadounidense, al rechazar la solicitud de plena membresía al Estado de Palestina, es un pretexto para mantener una ilusión de negociación entre ambas partes, mientras Israel establece un Estado judío racista único en Palestina. La maniobra estadounidense no es más que un engaño claro. Este veto revela las contradicciones de su política, que ha roto todas las promesas de las que habla con respecto a la solución de dos Estados y al logro de la paz en la región.

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yisrael Katz, dijo durante la sesión: “Si el Consejo de Seguridad aprueba la resolución, entonces será el Consejo de Terrorismo no de Seguridad”, y tras la votación felicitó a Washington por utilizar su veto contra la propuesta, declarando que reconocer un Estado Palestino, a medio año del atentado de octubre, sería una “recompensa por el terrorismo”.

Reconocer el Estado palestino y aceptar su membresía en las Naciones Unidas es un derecho inalienable para el pueblo palestino y una responsabilidad jurídica y moral para el Consejo de Seguridad, especialmente en este momento en que Israel está lanzando su guerra genocida contra Gaza y continúa con sus medidas ilegítimas que perpetúan la ocupación y socavan la solución de dos Estados y de todas las posibilidades para lograr una paz justa, permanente e integral. El logro de la paz, la seguridad y la estabilidad en nuestra región y en el mundo depende de la implementación de resoluciones internacionales de legitimidad, poner fin a la ocupación israelí de la tierra del Estado de Palestina y reconocer los derechos legítimos del pueblo palestino, sobre todo de su derecho a la autodeterminación y el establecimiento de su Estado independiente con Jerusalén Este como su capital.

(*) Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Un alto de fuego no permanente

A pesar de todo lo que ha sucedido, el gobierno fascista de Netanyahu está orgulloso de lo que está haciendo

Mahmoud Elalwani

/ 27 de marzo de 2024 / 07:53

El lunes 25 de marzo de 2024, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por décima vez consecutiva, votó la Resolución 2728 (con 14 países a favor y la abstención de los Estados Unidos); dicha resolución exige un alto al fuego inmediato y duradero durante el mes de Ramadán, solicitando la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes, el aumento de la ayuda humanitaria y la eliminación de todas las barreras que evitan su llegada.

Estados Unidos no aceptó el texto de un alto al fuego permanente modificándolo a un alto al fuego duradero, convirtiéndola en la primera resolución de alto al fuego adoptada por el Consejo en seis meses, después de cuatro fracasos anteriores. El texto deja la puerta abierta a Israel para reanudar la guerra después del fin del mes de Ramadán, el próximo 10 de abril.

Lea también: Mucho ruido y poco contenido

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, dijo que la resolución del Consejo de Seguridad sobre el cese de la guerra en Gaza no es vinculante y que su implementación puede tener lugar mediante negociaciones, señalando que “esta resolución no tiene ninguna importancia práctica para nosotros y se hará siempre lo que sea en interés de nuestra seguridad”.

El pasado viernes 22 de marzo, el Consejo de Seguridad se reunió para votar un proyecto de resolución presentado por EEUU que fue vetado por Rusia, China y Argelia; dicho veto llegó como un “rescate político y jurídico” a la causa palestina. Los Estados Unidos querían vender una ilusión a la comunidad internacional manipulando las palabras y encubriendo los crímenes de la ocupación para protegerlo de cualquier proceso legal en el futuro. El Consejo adoptó dos resoluciones sobre la situación, la Resolución No. 2712 y la Resolución No. 2720. Washington utilizó su poder de veto contra tres proyectos de resoluciones, dos de los cuales pedían un alto el fuego inmediato y permanente. 

Washington trabajó para magnificar la “catástrofe humanitaria” en su proyecto de resolución del Consejo de Seguridad y utilizó las palabras “tragedia” y “ayuda” muchas veces, mientras ignoraba por completo mencionar los crímenes de guerra y el “genocidio”, en una maniobra política para explotar la situación del pueblo de Gaza que se debate entre la muerte por hambre y la muerte por asesinato, con el fin de acabar con su gran sueño nacional y aprovechándose de la catástrofe humanitaria resultante de la guerra de agresión llevada a cabo por el Estado fascista israelí desde el 7 de octubre.

El proyecto estadounidense se refiere a la cuestión del Estado palestino y lo sitúa en el contexto del derecho internacional y de las resoluciones de las Naciones Unidas sin especificación directa vinculada a ellos. La resolución de la Asamblea General sobre el Estado de Palestina exige colocar la Resolución 19/67 de 2012 sobre la composición del Estado de Palestina y su plena membresía en las Naciones Unidas, incluidas sus fronteras, su capital y su soberanía, pero Washington evitó aprobarla porque dicha resolución puede utilizarse posteriormente y romper la esencia del contenido de un futuro proyecto alternativo.

El proyecto estadounidense situó el ataque del 7 de octubre y a los rehenes en igualdad con la agresión que lanzó Israel, ignorando por completo los crímenes de guerra y el genocidio perpetrados por el ejército israelí contra la población gazatí, utilizando la misma narrativa israelí, una omisión que ninguna persona ingenua puede pasar por alto.

El proyecto estadounidense se refirió a lo que llamó el “terrorismo” de Hamás, pero ignoró por completo el “terrorismo” de Estado que practica Israel, como si lo que está ocurriendo no fuese matanza, destrucción y sabotaje contra la humanidad. A pesar de todo lo que ha sucedido, el gobierno fascista de Netanyahu está orgulloso de lo que está haciendo.

El proyecto estadounidense es un claro intento para romper el rumbo de la “Corte Internacional de Justicia”, cuyas sesiones fueron un “tribunal vivo” para juzgar los crímenes de guerra del Estado fascista contemporáneo y cuya decisión final podría poner a un estado, líderes y ejército en el banquillo.

Es necesario que la administración estadounidense demuestre su compromiso con la legitimidad internacional y el derecho internacional y que obligue al Estado ocupante a detener la guerra de aniquilación que está librando contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental; deben poner fin a sus crímenes y asentamientos, de lo contrario, la alternativa será más violencia y una expansión de ésta por toda la zona.

(*) Mahmoud Elalwani es Embajador del Estado de Palestina en Bolivia

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Mucho ruido y poco contenido

Nuestro pueblo seguirá luchando hasta conseguir sus derechos nacionales tal como dicta el derecho internacional

Mahmoud Elalwani

/ 5 de marzo de 2024 / 06:48

Últimamente todo el mundo, menos Israel, habla de la necesidad del alto al fuego humanitario en Gaza y busca una solución política al conflicto del Oriente Medio mediante un reconocimiento del Estado de Palestina y su membresía plena en las NNUU. Sin embargo, en el terreno pasa lo contrario. Después de 145 días de genocidio a la población palestina, las cifras son atroces, superan los 120.000 afectados, entre muertos, heridos y desaparecidos.

El domingo 18 de febrero, el aparato del Estado israelí continuó su posición hostil, después de que su parlamento, la Knesset, aprobara por una abrumadora mayoría (99 diputados de un total de 120) rechazar rotundamente la existencia de un Estado Palestino. 

Lea también: Soluciones a expensas de la víctima que fracasan

El jueves 22 de febrero, Netanyahu presentó a los ministros de su gobierno, y por primera vez, la visión escrita de sus pretensiones para todo el paisaje palestino y regional, y no solamente para el día después de la guerra de Gaza, afirmando con total claridad que no habría ningún Estado palestino, ninguna retirada de la Franja de Gaza por un tiempo ilimitado, que se establecería una “zona de amortiguamiento” como muro de ocupación, la cancelación de la agencia UNRWA, se fortalecerá el proyecto de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén, habrá un control supremo de seguridad sobre Cisjordania y la Franja de Gaza, no habrá fronteras palestinas. Reemplazar las soluciones políticas con el control de seguridad israelí sobre Cisjordania y la Franja de Gaza allana el camino para la próxima guerra.

El exprimer ministro israelí Ehud Olmert, el viernes 23 de febrero, en un artículo publicado por el periódico israelí Haaretz, describió al gobierno de Netanyahu como una «pandilla», declaró que el objetivo final de ellos no es ocupar Gaza solamente, sino limpiar Cisjordania y Jerusalén de su población palestina, y anexar las tierras a Israel, asegurando que el camino para lograr este objetivo está lleno de sangre israelí y palestina, concluyendo que “este objetivo no se logrará sin un conflicto violento a gran escala. Un desastre, una guerra total».

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, en la reunión del G20 en Brasil el jueves 22 de febrero, declaró que «existe una fuerte demanda de una solución de dos Estados. Es un consenso entre todos», y afirmó que la crisis en Gaza se extiende a Cisjordania, que está “hirviendo intensamente con colonos israelíes atacando a civiles palestinos”.

Un informe del periódico británico The Guardian publicado el 22 de febrero, según Bruce Riedel, quien pasó tres décadas en la CIA y en el Consejo de Seguridad Nacional asesorando a cuatro presidentes diferentes, concluyó que una sola llamada realizada por el presidente Biden a Netanyahu es suficiente para detener la guerra en la Franja de Gaza. “Estados Unidos goza de una enorme influencia porque es quien suministra diariamente a Israel sus necesidades de misiles, drones y municiones para continuar su campaña militar en Gaza”, añadiendo que lo que es notable es que “los presidentes estadounidenses han sido tímidos a la hora de utilizar esta influencia por razones políticas internas».

El martes 20 de febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró la sesión de votación esperada por los pueblos del mundo sobre un proyecto de resolución para un alto al fuego en la Franja de Gaza por razones humanitarias. El resultado fue de 13 votos a favor, la abstención de Gran Bretaña y el veto de Estados Unidos, por tercera vez este año.

El significado del veto es que no haya un alto al fuego en la Franja de Gaza, por ello la entidad sionista usurpadora debería estar contenta al disfrutar de un amplio margen de tiempo para establecer con calma los pasos necesarios para completar sus crímenes contra la humanidad. El veto anuló el derecho a la vida. Ya no habrá indulgencia en el control del cruce de los convoyes de ayuda humanitaria y de socorro, no habrá culpa ni responsabilidades por obstruir su paso. Lo que le espera a cientos de miles de desplazados al sur de la Franja de Gaza es la muerte por hambre, sed, frío y enfermedades. Ante esta situación, Israel deja al pueblo palestino tres opciones: limpieza étnica, apartheid o exilio. No obstante, nuestro pueblo seguirá luchando hasta conseguir sus derechos nacionales tal como dicta el derecho internacional.

(*) Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Soluciones a expensas de la víctima que fracasan

El mundo no llora por Gaza, ésta es una metáfora fuera de lugar, más bien dejamos que Palestina llore por el futuro de este mundo

Mahmoud Elalwani

/ 16 de febrero de 2024 / 10:14

Durante más de 75 años, las resoluciones internacionales y las iniciativas de paz, ideas y propuestas relacionadas con el conflicto palestino-israelí encaminadas a ponerle fin o salir de él, fracasaron porque servían a los intereses del poderoso ocupante o de quienes lo apoyan. El fracaso se debe a que fueron siempre a expensas de la víctima, exigiéndole modificar su comportamiento, cambiar su conciencia o aceptar la reducción de su geografía. Siempre han pretendido que la víctima calme al más fuerte, que elimine sus miedos y le dé una sensación de seguridad, satisfacción y contento. La víctima siempre debe probar de antemano sus buenas intenciones y debe pagar las deudas de calma y estabilidad con su vida, su sangre, su agua, su aire, su tierra; con todo.

Todas las iniciativas, ideas y propuestas asumen que la víctima es quien debe pagar el precio de todo, debe comprar su supervivencia, sueños y esperanzas con su sangre. Cualquier iniciativa política que no comience con el reconocimiento del Estado Palestino y su membresía plena del Estado de Palestina en las Naciones Unidas está condenada al fracaso y que lo mantenga como rehén de la postura israelí.

Lea también: Justicia Internacional ante el genocidio en Gaza

Las soluciones fracasan porque presuponen que la víctima no necesita seguridad tanto como pan, no necesita soberanía tanto como adaptación, no necesita tanto la geografía como un “permiso de paso”, que no necesita tanto desarrollar un yo nacional como un documento de identificación biométrico que muestre el número de sus infracciones y los años de su encarcelamiento.

Las soluciones fracasan y fracasarán si continúan asumiendo que se puede engañar a la víctima y eludir sus demandas para siempre.

Que el hecho de que la comunidad internacional esté satisfecha con la fórmula (queremos hacer tal o cual cosa… etc.) sin ninguna traducción práctica de lo que dice significa que su posición sigue siendo rehén y secuestrada por la parte israelí, lo que desvirtúa la legitimidad internacional, sus decisiones en tomar las medidas que exige el derecho internacional para detener la guerra de genocidio contra el pueblo palestino.

Ciento treinta días de guerra y destrucción causaron 28.364 muertos, entre ellos 12.100 niños, 7.600 mujeres y 700 ancianos, además de 69.000 heridos son más que suficientes para que el panorama quedara claro para todos. La comunidad internacional no tiene ningún valor en la escala de toma de decisiones, las decisiones de sus gobiernos y los decretos de sus líderes no tienen ningún efecto para cambiar los hechos.

Esta guerra fue suficiente para que entendiéramos que lo que dice Israel, lo hace. Israel dijo que limpiaría la Franja de Gaza como si fuera una alfombra, y así lo hizo. Dijo que cortaría el agua, los alimentos, las medicinas y el aire de Gaza, y así lo hizo. Dijo que impediría que el mundo llevase ayuda humanitaria a los niños de Gaza, y así lo hizo. Dijo que asaltaría los hospitales y mataría a todos los que se movieran, y así lo hizo. Israel habría querido atacar Gaza con una bomba nuclear si no hubiera sido por la presencia de los rehenes israelíes allí, si no fuera así, no habría dudado en utilizar armas de destrucción masiva para vengarse del pueblo palestino.

Los meses de guerra nos han enseñado que el sistema político mundial es hereditariamente estéril. A pesar de toda esta barbarie, destrucción y sangre de inocentes derramada, ninguna organización internacional ha ideado una solución eficaz, repitiéndose siempre el mismo discurso político e ideológico improductivo.

Israel ha anunciado que atacaría Rafah y que mataría y destruiría todo; dio orden al ejército de prepararse para el ataque, incluso durante el mes de Ramadán. La comunidad internacional advierte, denuncia, condena, despliega ejércitos de ayuda humanitaria y abre el aire para transmitir en vivo al genocidio que se prepara para Rafah.

Rafah no es solo una ciudad, ni un lugar donde se reúnen casi dos millones de refugiados palestinos pobres, sin hogar, agotados, heridos, enfermos y hambrientos. Rafah es el reflejo impactante que expone las partes íntimas de todos y relee la escena. Todas las manifestaciones en el mundo no han servido para tomar una sola decisión para detener las lágrimas de un niño huérfano que corre descalzo por las calles de Gaza.

Gaza es la línea que separa la luz de la oscuridad, es el título de honor de un pueblo resistente, es el espejo que debería estar en la oficina de todo responsable en la toma de decisiones.

El mundo no llora por Gaza, ésta es una metáfora fuera de lugar y un robo de emociones, más bien dejamos que Palestina llore por el futuro de este mundo.

(*) Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia

Temas Relacionados

Comparte y opina: