Voces

Wednesday 8 Feb 2023 | Actualizado a 05:54 AM

Análisis del programa fiscal financiero

/ 24 de enero de 2023 / 00:43

Desde la gestión 2006, se suscribe anualmente el Programa Fiscal Financiero (PFF) entre el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) y el Banco Central de Bolivia (BCB), con la finalidad de coordinar los objetivos de política fiscal, monetaria y cambiaria; las cuales se enfocan en fomentar el desarrollo económico y social, preservando la estabilidad macroeconómica, con efecto directo en la calidad de vida y el vivir bien de la población boliviana.

Entonces, ¿qué es el PFF? y ¿cuáles son las metas y objetivos para la gestión 2023? El PFF se constituye en un instrumento de planificación y coordinación de las políticas económicas, el cual establece objetivos y metas de la política fiscal, monetaria y cambiaria, permitiendo preservar la estabilidad macroeconómica, así como la promoción del crecimiento y desarrollo económico, con redistribución del ingreso y la eliminación de la pobreza.

Para la gestión 2023, se garantiza la estabilidad de precios y la solvencia del país, para el desarrollo de las actividades económicas, proyectando un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,86%; una tasa de inflación al final del periodo del 3,28%; y un déficit fiscal de 7,49%. Estos indicadores dan certidumbre a los diferentes actores económicos e impulsa a las políticas de desarrollo nacional, como el fortalecimiento a la producción, y la industrialización con sustitución de importaciones.

Dichos indicadores económicos coadyuvarán a continuar con una gestión estable de crecimiento, representando un beneficio para la población boliviana. Asimismo, la política monetaria continuará apuntando al poder adquisitivo interno de la moneda nacional (bolivianización), misma que contribuye al desarrollo económico y social del país, implementando diversas medidas orientadas a mantener niveles adecuados de liquidez y preservando el nivel de la inflación baja y controlada.

Finalmente, las medidas adoptadas por el Gobierno dieron resultados reconocidos a nivel internacional, como una de las tasas de inflación más bajas del mundo, con 3,12% para 2022, ante un contexto internacional económico adverso, donde Bolivia mostró un dinamismo importante en el crecimiento económico, alcanzando un 6,1% para 2021 y un 4,1% al primer semestre de 2022, demostrando que el país está saliendo adelante, a través de la estabilidad económica para beneficio de la población boliviana.

Anahi M. Chuquimia Vargas es analista económica.

Comparte y opina:

Bolivia ante la crisis económica

/ 10 de enero de 2023 / 01:27

En un contexto internacional complejo, acompañado por los efectos de la pandemia (COVID-19), así como la guerra entre Rusia y Ucrania, la economía mundial atraviesa por una incertidumbre y elevadas tasas de inflación, toda vez que, se afectaron directamente en el incremento de los precios de las materias primas, alimentos, combustibles, entre otros. Es importante recordar que Bolivia atravesó por una inestabilidad política en octubre de 2019, la paralización de actividades en marzo de 2020 y la mala administración de un gobierno ilegítimo, influyendo en una serie de cambios regresivos en la política económica.

En ese sentido, las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, ante esta crisis económica, fue primeramente restablecer el Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP), fortaleciendo la inversión pública y priorizando el mercado interno, para dinamizar la economía y reactivar el sector productivo. Las principales políticas implementadas en el corto plazo fueron: el pago del Bono Contra el Hambre; incremento a las rentas de los jubilados; incremento de la inversión pública; cancelación de planillas adeudadas a las empresas constructoras; reintegro en efectivo del IVA; impuesto a las grandes fortunas; aumento del salario mínimo nacional; devolución de los aportes a las AFP; facilidades de pago de deudas y multas tributarias; refinanciamiento y/o reprogramación de créditos diferidos.

De esta manera, en la gestión 2021 se registró un crecimiento económico del 6,1%, sustentado en el dinamismo de la demanda interna, así como, en el buen desempeño de sectores como el transporte y almacenamiento, la minería, la industria manufacturera y la construcción, respecto a la inflación, ésta fue la más baja de la región sudamericana registrando un 0,9%, inferior a la prevista en el Programa Fiscal Financiero de 2,6%; asimismo, la estabilidad del tipo de cambio permitió precautelar el poder adquisitivo de las familias, al mitigar las presiones inflacionarias externas.

En la gestión 2022, Bolivia se mantiene en la senda del crecimiento, con una balanza comercial positiva, un déficit fiscal que disminuyó y una inversión pública que incrementó; como reflejo de la recuperación económica, se registró un aumento en la facturación de los restaurantes del 22%, hoteles en 37% y del transporte aéreo en 68% respecto al 2021. A noviembre de 2022, el país registró una inflación del 3% y se consolida como el índice de inflación más baja de Sudamérica, producto de las medidas aplicadas por el Gobierno para estabilizar los precios de la canasta familiar.

Finalmente, las políticas económicas adoptadas por el Gobierno son acertadas, por cuanto, los precios son estables y existe crecimiento económico, además que, Bolivia es reconocida por organismos y entes internacionales como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, The Economist Intelligence Unit, BBC Mundo, Sputnik y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, por su buen desempeño económico en 2022, a pesar de la coyuntura mundial compleja, lo que demuestra que, el MESCP garantiza la estabilidad económica para la población boliviana.

Anahi M.Chuquimia Vargas es Analista Económico.

Temas Relacionados

Comparte y opina: