Voces

Saturday 2 Mar 2024 | Actualizado a 19:06 PM

44 aniversario de la Revolución Islámica de Irán

/ 10 de febrero de 2023 / 03:14

Hace 44 años triunfó una de las revoluciones más populares del siglo XX. Una revolución que consiguió eliminar de la escena política iraní al régimen monárquico y dependiente al exterior e introdujo en la sociedad iraní un sistema de gobierno basado en la democracia religiosa, apoyado en la presencia del pueblo en el ámbito social y político del país bajo el liderazgo del Imam Jomeini. Durante más de cuatro décadas, los iraníes han desempeñado un papel clave en la determinación de su destino político social a través de mecanismos democráticos.

La llegada del aniversario de la victoria de la Revolución Islámica es una buena oportunidad para repasar los logros de este importante acontecimiento histórico en diversos campos. Además de conseguir la independencia política y la libertad el pueblo iraní ha conquistado cimas en diversos campos, que sobre todo expresan el pensamiento revolucionario, porque la juventud de Irán ha sido capaz, a pesar de cuatro décadas de sanciones crueles, de convertir las amenazas en oportunidad para que el país logre avances espectaculares en muchos campos de la ciencia y la tecnología.

Irán, que tiene el 1% de la población mundial, posee el 7% de las reservas minerales del mundo, enormes recursos subterráneos, una posición geográfica excepcional entre el este y el oeste y el norte y el sur, un gran mercado nacional, largas costas marítimas, una economía grande y diversificada son parte de las capacidades del país. Tras la revolución, y pese a las sanciones en las últimas cuatro décadas, Irán fue capaz de colocarse en el 18º puesto entre las mayores economías del mundo.

En las últimas dos décadas los científicos iraníes han logrado grandes récords en algunos campos del conocimiento, a pesar de las crecientes y duras sanciones de Occidente, como por ejemplo obtener el cuarto puesto en la robótica y en la nanotecnología a nivel mundial; el puesto siete en la producción de nanomedicinas; el puesto cinco en la fabricación de láseres potentes; tener el ciclo completo en la producción del combustible nuclear; fabricación de satélites y sus lanzadores para ponerlos en la órbita; estar entre los 10 primeros países capaces de producir vacunas anti COVID-19 y en aplicar métodos de la cirugía del corazón.

En la actualidad, las mujeres iraníes desempeñan un papel activo y libre en diversos ámbitos políticos, sociales, científicos, deportivos, artísticos, etc. Actualmente, el 55% de los estudiantes, el 40% de los médicos y el 33% de los profesores en las universidades iraníes son mujeres.

Desde los primeros días de la victoria de la revolución, los enemigos han estado y están buscando colapsar el gobierno y la revolución islámica, y se han dado cuenta de que no pueden atacar la revolución y el régimen a través de la guerra dura, por lo que buscan distorsionar la mentalidad del pueblo con una guerra blanda. Incluso en los últimos años, sacaron a la gente a la calle con las menores excusas para crear crisis en el país.

En los últimos meses, la trágica muerte de una joven dio excusa a los enemigos del pueblo iraní para cumplir sus malvados objetivos en forma de guerra combinada. Pero la fuerza y la sabiduría del pueblo iraní, junto con la solidaridad de todas las diferentes etnias, religiones y partidos políticos del país no se lo permitieron a los alborotadores y les impusieron una costosa derrota.

El progreso más importante del país, que ha aportado seguridad al pueblo iraní en la convulsa región de Oriente Próximo, es en el campo militar en que se ha alcanzado la autosuficiencia en muchos ámbitos.

El 11 de febrero de 1979, la Revolución Islámica cambió la estructura de poder en el mundo, derrumbó el sistema de hegemonismo y demostró que es posible no ser dominador ni dominado. Este año la revolución cumplirá 44 años, una revolución que dio todos esos logros a una nación a la luz de la autoestima, autoconfianza y el coraje revolucionario.

La política exterior de Irán se basa en los principios y valores de la Revolución Islámica y ha sido un constante defensor de la paz y la justicia, la racionalidad, la independencia y el rechazo de la discriminación, la agresión, la intervención y dominación extranjera en el ámbito internacional.

El Gobierno de Irán, mediante la adopción de una política exterior equilibrada y una diplomacia dinámica, prioriza la expansión de las relaciones exteriores con los países amigos y está decidido a ampliar sus relaciones equilibradas y buenas con países de otras regiones como África, América Latina y Europa.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán en Bolivia.

Comparte y opina:

El Día de Al-Quds

/ 15 de abril de 2023 / 01:19

El Día Internacional de Al-Quds, que se originó a partir del sublime pensamiento del Imán Jomeini, el fundador de la República Islámica de Irán en 1979, ha liderado el movimiento contra la arrogancia global dirigida por Estados Unidos y el régimen de apartheid de Israel. Ayer celebramos la conmemoración número 44 del Día de Al-Quds. En ese día, los musulmanes y los defensores de la libertad en todo el mundo denuncian la ocupación israelí, la tortura y los crímenes contra la humanidad. Condenan enérgicamente el bombardeo de objetivos civiles y los asesinatos sistemáticos de jóvenes manifestantes palestinos. Quienes exigen la retirada israelí de los territorios ocupados de Palestina.

Palestina es la tierra santa de los profetas y su mezquita de Al-Aqsa, profundamente respetada, fue en su día la primera Quibla de los musulmanes. Hace 75 años, con la ayuda directa de los países occidentales, y a la cabeza de ellos Inglaterra, se creó un régimen bajo el nombre de Israel al que el Imán Jomeini se refirió como el “tumor cancerígeno” de la región.

La ocupación israelí de las tierras palestinas por la fuerza y la expulsión de los palestinos que vivían en esos territorios son flagrantes ejemplos de ocupación, racismo y violación de las normas imperativas del derecho internacional, normas que enfatizan el no uso de la fuerza, el no cambio de fronteras, no ocupación y no comisión de crímenes de guerra contra civiles.

Sin duda, la tierra ocupada de Palestina es el mayor laboratorio de violación sistemática de los derechos humanos y el pueblo palestino es considerado la mayor víctima de la discriminación racial a lo largo de la historia de la humanidad.

El régimen israelí ha ignorado y no ha acatado las resoluciones de las Naciones Unidas para poner fin a la ocupación. Al respecto, se puede mencionar la Resolución 242 del Consejo de Seguridad aprobada en 1967, según la cual Israel debe regresar a las fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días en 1967 y evacuar la Cisjordania. Algo que nunca ha sucedido.

Teniendo en cuenta la catastrófica situación de Palestina, los amantes de la libertad en el mundo no deben callarse ante la opresión y la represión de los palestinos. El fundador de la Revolución Islámica, el Imán Jomeini, reavivó los movimientos propalestinos al nombrar el último viernes del mes santo de Ramadán “Día Internacional de Al-Quds”.

La Revolución Islámica se produjo cuando Palestina se encontraba en una situación frustrante. Los palestinos estaban decepcionados por la derrota de los Estados árabes en las guerras de 1948 y 1967 contra Israel. Antes de la creación del día de Al-Quds, la cuestión de Palestina era una cuestión islámico-árabe, pero después de haber conocido el mundo este día y centrarse en los crímenes de ese régimen de apartheid, entonces los asesinatos organizados de niños y mujeres palestinos fueron objeto de atención mundial. Sin esa concientización, los derechos humanos en Palestina habrían quedado casi olvidados.

El líder supremo de la Revolución Islámica, el Ayatolá Seyyed Ali Jamenei, dijo una vez que es valiente que las naciones de Europa y Latinoamérica protesten contra este régimen de apartheid. La sensibilidad de los no musulmanes ante la ocupación de los territorios palestinos por las fuerzas israelíes demuestra que este asunto no es solo una cuestión árabe o musulmana, sino que todos los amantes de la libertad en el mundo exigen igualdad de derechos para el pueblo de Palestina.

Israel constituye, además, un peligro para la seguridad mundial por poseer 80 ojivas nucleares e incluso más y porque no ha firmado ningún convenio sobre la prohibición del uso de las armas de destrucción masiva. Este régimen terrorista amenaza a los países vecinos con atentar contra la vida de los científicos nucleares y militares de Irán y de otros países de la región.

En las últimas décadas han sido presentados diversos planes de paz sobre la base de dos Estados palestino y judío, sin ningún éxito por la oposición de Israel. A este respecto, el Gobierno de Irán ha presentado ante la ONU su propio plan democrático de paz que consiste en el regreso de todos los refugiados palestinos a sus hogares y la consiguiente participación de todos los habitantes originarios de Palestina, tanto musulmanes como cristianos y como judíos, en un referéndum bajo el auspicio de la comunidad internacional para definir el régimen político en los territorios palestinos.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán en Bolivia.

Comparte y opina:

Qué es lo que pasa en Irán

/ 17 de octubre de 2022 / 00:23

Los adversarios del pueblo iraní en su confrontación con la República Islámica de Irán desde hace ya 43 años, se han equivocado en sus cálculos imaginando que Irán es un país debilitado y subyugado mientras que el país de Irán es fuerte con un pueblo inteligente, que no permitirán que los enemigos dominen su patria y echarán por tierra, con trampas y planes negros, sus grandes logros conseguidos después del triunfo de la Revolución Islámica de 1979. Los círculos políticos y mediáticos en Estados Unidos y en algunos países europeos han intentado, ante los últimos acontecimientos en Irán, manipular las protestas y sobre todo los disturbios con el objetivo de poner en duda la unión y la solidaridad nacional de los iraníes. Estos mismos círculos, en cambio, cierran sus ojos a las realidades de la sociedad iraní como, por ejemplo, la presencia multitudinaria de la gente en apoyo al Gobierno y a su revolución, asimismo al proceso de desarrollo y el progreso político económico de su país. El Gobierno de la República Islámica de Irán considera su tarea insoslayable, la protección de la integridad física de sus ciudadanos y preservar el orden, la seguridad y la tranquilidad de ellos. Ahora bien, cabe preguntar ¿por qué no se hace ninguna protesta respecto a la violación de derechos humanos en EEUU, Europa o sus países aliados? El uso del doble rasero por el Occidente en tema de derechos humanos demuestra, bien claro, la hipocresía y la deshonradez en torno a dicho tema y el uso instrumental del mismo para sus propios intereses políticos. Los gobiernos occidentales, y a la cabeza de ellos el estadounidense, que han impuesto al pueblo iraní las más salvajes y duras sanciones ilegales, hasta el punto de privarle a los enfermos terminales el acceso a los medicamentos, reclaman hoy ser defensores de los derechos humanos y de los de la mujer, mientras que al mismo tiempo intentan extender los disturbios y la violencia en las calles de Irán. La ley fundamental de la República Islámica de Irán garantiza a los ciudadanos el derecho a expresar su opinión y la protesta; sin embargo, la protesta es bien distinta del disturbio. Las intrigas planeadas contra Irán llevan como objetivo detener el progreso del país, ya que el pueblo persa, pese a todas las presiones y sanciones, ha dado grandes pasos por el desarrollo de su patria. El Gobierno de Estados Unidos, donde son asesinadas cada año más de mil personas a manos de la Policía, hoy presume ser defensor de derechos humanos y provoca a individuos engañados a poner en peligro la seguridad de la sociedad iraní, enseñándoles métodos de disturbios a través de sus medios de comunicación. Algunos círculos mediáticos y políticos, sobre todo los grupúsculos terroristas amparados por los países occidentales, han hecho uso del lamentable incidente de la muerte de la ciudadana iraní Mahsa Amini para crear inseguridad y tumultos en el país.

Los medios mundiales han demostrado los desórdenes en las calles de Irán como si los autores de esos sucesos fueran representantes de todo el pueblo iraní, mientras han pasado por alto la presencia multitudinaria del pueblo en las distintas ciudades de Irán en apoyo al Gobierno y a las fuerzas del orden, repudiando los alborotos y la inseguridad. La muerte de la ciudadana iraní Mahsa Amini no corresponde con la versión divulgada por la prensa occidental. Ella no fue golpeada por la Policía Moral, sino que padecía una enfermedad cerebro cardiovascular, lo que originó su desmayo en la oficina de la Policía y le condujo finalmente a la muerte, luego de haber sido trasladada al hospital. Esto lo testifican tanto el video captado por las cámaras de seguridad en la oficina de la Policía como el informe realizado por la medicina forense de Irán sobre el caso. Este lamentable hecho ha causado acusaciones de misoginia contra el Gobierno de Irán. Si fuera realmente así, las mujeres iraníes no hubieran adquirido tantos logros como, por ejemplo, ser profesoras universitarias, atletas, políticas, diplomáticas, ingenieras, médicas, abogadas, etc.

Las autoridades norteamericanas y de algunos países occidentales emitieron cientos de declaraciones en apoyo a los llamados protestantes en Irán, pero ni siquiera una sola para condenar los alborotos, disturbios, violencia, terror y asesinato de las fuerzas del orden iraníes. El Irán fuerte podrá superar, pese a los esfuerzos de sus enemigos, la actual coyuntura e imponer otro fracaso a los adversarios del pueblo iraní.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán en Bolivia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El Día Mundial de Al-Quds

/ 29 de abril de 2022 / 01:12

El Día Mundial de Al-Quds (Jerusalén) es un recuerdo del Imam Jomeini, fundador de la República Islámica de Irán, quien el 7 de agosto de 1979 declaró, coincidiendo con los brutales ataques del régimen de apartheid de Israel al sur del Líbano, el último viernes de cada mes de Ramadán el mes sagrado y de ayuno musulmán como el Día Mundial de Al-Quds. Es cierto que ese día está dedicado, en especial, a la liberación de Palestina y de la ciudad de Al-Quds, pero en realidad es el día del despertar y de la unidad de todos los musulmanes. Decía Imam Jomeini en su mensaje por la declaración de ese día que “durante muchos años he advertido del peligro del régimen usurpador de Israel. Por tanto les pido a todos los musulmanes y a los librepensadores del mundo aunar esfuerzos por cortar las manos de este régimen de ocupación y de sus protectores.

Son tres, por lo menos, los motivos porque la cuestión de Palestina se ha convertido a lo largo de los 74 años que pasaron desde la fundación del régimen israelí, en el principal asunto del mundo islámico. Primero por la naturaleza del territorio palestino, su santidad y su valor entre los mahometanos; segundo por la naturaleza del enemigo sionista y sus reclamos religioso-históricos y su conducta expansionista y usurpadora; y tercero por la coalición occidental-sionista para dividir y debilitar a la Comunidad Islámica con el objetivo de hacerle depender aún más a las grandes potencias. En los últimos años el régimen usurpador de Israel ha acelerado su conducta y sus medidas esquizofrénicas en contra de los palestinos, entre ellos los llamados “castigos colectivos” que son la principal violación del derecho de los palestinos a determinar su propio destino. El cerco a la Franja de Gaza, construcción de un muro de separación, asesinatos de comandantes y combatientes palestinos y musulmanes, la expulsión de los palestinos de sus propias tierras, demolición de sus casas y crear asentamientos ilegales de colonos judíos en las tierras palestinas son ejemplos de esa conducta. Estas medidas van incluso en contra de las leyes internacionales, sobre todo el artículo 43 de la Convención de la Haya y la cuarta Convención de Ginebra.

El Consejo de Seguridad no ha podido cumplir con su responsabilidad de poner fin a la ocupación israelí. Este incumplimiento ha envalentonado a Israel a continuar aún más con sus crímenes de lesa humanidad contra el pueblo indefenso de Palestina. En las últimas siete décadas, el pueblo palestino ha sufrido innumerables crímenes como masacres, limpieza étnica, tortura sistemática, cambio en la estructura poblacional, asesinatos arbitrarios y genocidio.

El régimen israelí depende en gran medida del apoyo norteamericano para cometer sus crímenes. El Gobierno de EEUU otorga a Israel más de $us 3.800 millones en ayuda militar cada año. El apoyo norteamericano a Israel ha sido muy amplio y sin límites. El Gobierno estadounidense ha hecho uso del derecho a veto en más de 40 ocasiones en favor de Israel en el Consejo de Seguridad.

Hay aquí algunas estadísticas espeluznantes sobre las atrocidades cometidas por Israel en Palestina. Desde el comienzo de este 2022 han sido asesinados 40 palestinos a manos de soldados israelíes, 12 de ellos en este mes de abril. Los soldados israelíes mataron en 2021 a 357 civiles palestinos, 79 de ellos niños. De esa cifra fueron asesinados 257 en la Franja de Gaza y 100 en Cisjordania. El ejército israelí apresó en 2021 a cerca de 8.000 palestinos, entre ellos a 1.300 adolescentes y 184 mujeres.

Ante estas atrocidades del régimen de Israel, el apoyo de la República Islámica de Irán a la causa palestina no es una táctica a corto plazo, sino una tarea basada en el humanismo y en las creencias religiosas. Por esta razón, el Gobierno de la República Islámica de Irán ha propuesto, con el objetivo de resolver la crisis palestina, la realización de un referéndum nacional en los territorios palestinos ocupados para determinar el futuro régimen político en esas altitudes, con la participación de todos los habitantes originarios de aquel país, tanto musulmanes como cristianos y judíos incluyendo los desplazados palestinos en la diáspora, quienes tendrán el derecho de regresar a sus hogares. Esta propuesta iraní ha sido elaborada según los principios democráticos del derecho internacional y registrada en las Naciones Unidas.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán en Bolivia.

Comparte y opina:

Logros de la Revolución Islámica de Irán

/ 11 de febrero de 2022 / 01:22

Cada año el 11 de febrero celebramos el triunfo de la Revolución Islámica de Irán, la Revolución que triunfó en 1979. Hoy se recuerda que pasaron 43 años de aquel glorioso acontecimiento. Esta Revolución fue un fenómeno divino que hizo temblar al mundo a finales del siglo XX y prendió la luz de esperanza en los corazones de los desfavorecidos del mundo.

Esta gran Revolución ha tenido innumerables logros en estos 43 años. En primer lugar hay que referirse a tres logros generales de la Revolución Islámica para ir luego profundizando en sus pormenores.

El primer gran logro de la Revolución Islámica ha sido la creación del sentimiento de autocreencia en el pueblo iraní, de modo que el pueblo tuvo la conciencia de que si le hacía falta algo, podría conseguirlo con sus propios recursos sin la ayuda extranjera, lo que confirmaría el dicho “querer es poder”. El segundo gran logro de la Revolución Islámica de Irán es, sin duda, conseguir la independencia verdadera, anhelada por todos los iraníes antes de la Revolución Islámica, puesto que el régimen monárquico anterior no era más que un títere en las manos del Gobierno de EEUU y de las potencias occidentales.

El tercer gran logro de la Revolución Islámica radica en la singular seguridad reinante en Irán, de modo que ninguna potencia o superpotencia podría amenazar nuestro país. Aparte de dichos logros generales, la Revolución Islámica de Irán ha tenido muchos otros clasificados en distintos sectores.

En salud, después del triunfo de la Revolución Islámica la esperanza de vida en Irán se ha incrementado en 21 años, llegando de los 55 a 76,2 años. En 1979 solo había siete facultades de medicina en Irán con 700 estudiantes, mientras que hoy existen 47 facultades de medicina con 180.000 estudiantes, 11.000 docentes y 27 cursos de especialidad establecidas. Irán es uno de los países más avanzados en la cirugía de corazón abierto y uno de los pocos donde se hacen implantes de corazón. En 1979 había en Irán tan solo unos 7.000 médicos especialistas, mientras que hoy ese número ha ascendido a 72.000.

En relación a la independencia, en 1979, la embajada norteamericana en Teherán con sus 4.000 funcionarios administraba prácticamente todos los asuntos en Irán, mientras actualmente Irán es un país soberano y realmente independiente. En 1979, el sueldo de los asesores militares norteamericanos en el ejército iraní era superior al sueldo de todos los militares iranís.

En economía, según los datos del BM, la economía iraní ha subido desde 1979 del puesto 26 al 17 en el ranking mundial, considerándose una de las 20 potencias económicas en el mundo. En 1979, la fuerza económica de Irán no sobrepasaba ni siquiera los $us 490 millones, mientras que actualmente ronda los $us 1,8 billones.

En seguridad, Irán, ubicado en la más caótica región del mundo, es el país más seguro. El modelo iraní de seguridad pudo salvar la región de Oriente Medio del peligro procedente de Estados Unidos y del grupo terrorista Estado Islámico.

En investigación, tiene el puesto 21 en el mundo por el número de artículos científicos de mayor referencia publicados, además de avances espectaculares en campos como medicamentos estratégicos, clonación de animales, etc. Está en el puesto 4 en el mundo en nanotecnología, el puesto 13 en biotecnología y el puesto 15 en investigación sobre células madre a nivel mundial. Está entre los 12 países que poseen el ciclo completo de la tecnología espacial y entre los primeros países en cuanto a la tecnología nuclear con usos pacíficos.

En cuanto a bienestar social, el 100% de la población urbana y del 91% de la población rural tiene acceso a carreteras asfaltadas; se construyó una enorme red de 17.000 km de autopistas y de 280.000 km de carreteras. La tasa de mortalidad infantil en niños menores de cinco años disminuyó de 200 casos en cada 1.000 nacidos vivos en 1979 a 23 casos actualmente. Toda la población iraní disfruta de seguro médico.

En industria, la producción de productos petroquímicos subió de 54 millones de toneladas en 1979 a 31.000 millones de toneladas en la actualidad. Irán produce 18 millones de toneladas de acero anual y está en el puesto 14 en el mundo.

Irán ocupa el puesto 5 en la producción de cerámica, el puesto 8 en la producción de cemento, el 12 en la fabricación de motores, el 14 en la producción de aluminio y el 18 en la producción de cobre y medios de transporte a nivel mundial.

En agricultura, se producen 120 millones de toneladas de productos agrícolas y 15 millones de toneladas de trigo.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán en Bolivia.

Comparte y opina:

Defensa sagrada

/ 30 de septiembre de 2021 / 01:51

Cada año a finales de septiembre el pueblo iraní celebra un aniversario más de su triunfo en la guerra impuesta por el gobierno iraquí en 1980. Tras el triunfo de la Revolución Islámica de Irán en febrero de 1979, incrementaron las discrepancias políticas entre Irán e Irak dando lugar a un conflicto sangriento.

El motivo del comienzo de este conflicto fue una combinación de dos factores, regional e internacional, puesto que en el mundo de aquel entonces dividido entre bloques de Occidente y Oriente cualquier revolución con naturaleza religiosa, y más aún islámica, iba en contra de los intereses del sistema hegemónico y, por tanto, no se permitía la aparición de un polo independiente cuyo germen fue fecundado con el triunfo de la Revolución Islámica en Irán.

Israel y los países árabes reaccionarios en la región de Oriente Medio también estaban preocupados por el triunfo de la Revolución Islámica y su influencia en los musulmanes en esa zona. Todo ello motivó que el entonces presidente iraquí Sadam Husein, dando rienda suelta a su enemistad contra Irán, rompiera ante las cámaras de televisión el pacto firmado con el exrey de Irán en 1975 sobre las controversias fronterizas y comenzando su agresión contra el país persa el 22 de septiembre de 1980.

El ejército iraquí inició en esa fecha su incursión militar a lo largo y ancho de las fronteras comunes bombardeando en las primeras horas 19 puntos neurálgicos en el interior de Irán, incluyendo los aeropuertos de ese país. La agresión iraquí ocurrió cuando apenas transcurrían 18 meses del triunfo de la Revolución Islámica, el nuevo gobierno revolucionario aún no había tomado el pleno control del país y tenía que enfrentarse con muchos intentos de separatismo en los distintos rincones de Irán. El ejército iraní, que suponía ser defensor de las fronteras del país, estaba desmoronado a causa del derrocamiento del régimen anterior y distaba mucho de adaptarse con la nueva situación revolucionaria.

La invasión del ejército iraquí al revolucionario país de Irán estaba basada en la suposición de que el ejército iraní carecía de suficiente poderío después de la Revolución Islámica. Aunque cierta esta hipótesis, el enemigo no había tenido en cuenta la gran energía acumulada y la extraordinaria vocación de la Revolución Islámica en la movilización del pueblo para resolver distintos problemas, entre ellos, la situación bélica en el país. Así pues, aparecieron paulatinamente talentos ocultos en la revolución, naciendo una nueva fuerza armada (el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica) que no solo llenó el vacío producido por el desmoronamiento del ejército imperial, sino que se convirtió en un factor determinante en el desarrollo del conflicto bélico.

El Occidente, con una conducta hipócrita, intentaba tanto presionar a Irán, reforzando el poderío bélico de Irak, como mantener abiertas las vías para un posible regreso del país persa al campo occidental. A la par, la superpotencia del Este intentaba aprovecharse del conflicto entre Irán e Irak. Así, la ex Unión Soviética procedió a fortalecer las Fuerzas Armadas y especialmente la Fuerza Aérea de Irak, poniendo a su disposición aviones de combate MIG-25.

Mientras tanto, estaban en curso las conversaciones sobre la Resolución 598 del Consejo de Seguridad de la ONU. Esa resolución, aunque reconocía en parte los derechos del gobierno iraní, no condenaba a Irak como iniciador de la guerra. A principios de 1988, los misiles iraquíes alcanzaron por primera vez la capital iraní, la ciudad más poblada del país. Al mismo tiempo el ejército iraquí bombardeó con armas químicas la ciudad kurda de Halabche, ubicada en el territorio de Kurdistán iraquí, tomada por las fuerzas iraníes días antes, matando a más de 5.000 almas inocentes, la mayoría niños y mujeres.

Ante semejante atrocidad, el gobierno iraní aceptó la Resolución 598, por lo que fue declarado oficialmente el cese al fuego el 20 de agosto de 1988. A pesar de que fue el gobierno de Irak el iniciador de la guerra en 1980, la ONU, en un silencio vergonzoso, no hacía ninguna referencia a esa realidad y solo confirmó la agresión iraquí contra Irán cuando el gobierno de ese país invadió a su vecino Kuwait en 1990.

Así, tras ocho años de valiente defensa por los combatientes iraníes, el enemigo no solo no pudo ocupar ni un palmo del territorio de Irán, sino asumió su derrota con plena impotencia, lo que demostró la grandeza y autoridad de la República Islámica de Irán.

Morteza Tafreshi es embajador de la República Islámica de Irán.

Comparte y opina:

Últimas Noticias