Voces

Monday 4 Mar 2024 | Actualizado a 14:57 PM

¿Por qué contra bolivianos exitosos?

Guido Romay

/ 5 de diciembre de 2023 / 10:02

Desde hace bastante tiempo, venimos insistiendo en la imperiosa necesidad de cambiar de mentalidad y consiguientemente de actitud en un gran porcentaje de la población boliviana, respecto al comportamiento social de no hacer ni dejar hacer, o lo que en el lenguaje popular se denomina la actitud del “perro del hortelano”.

De los muchos casos que podríamos referir, citaremos dos recientes hechos. Se trata de dos exitosos bolivianos que en este último tiempo han sido y son altamente valorados desde otros países e instancias internacionales, contrariamente a lo que ocurre en nuestro país, ya que a través de las redes sociales ambas personalidades han sido injustamente agraviadas.

Lea también: Viabilizar o ‘trancar’ al país

Se trata de Marcelo Claure, el empresario boliviano más exitoso que tiene inversiones en más de 70 países en el mundo y en Bolivia, que está generando una millonaria inversión en infraestructura y otros proyectos deportivos en favor de su gran pasión como es el club Bolívar.

“Que quede claro; no me interesa la política sino invertir en mi país, traer ideas nuevas. Tengo mis negocios en todo el mundo y quiero ayudar a mi país invirtiendo porque hay tanto por hacer en Bolivia, pero no me toman en cuenta a pesar de haber intentado acercamientos y propuestas de trabajo compartido para beneficio de nuestra patria”, reveló Claure, en una entrevista periodística.

Otro boliviano exitoso es el futbolista cruceño Marcelo Martins, para quien en este último tiempo hubo muchos elogios desde diferentes países de Sudamérica. La Conmebol, en su página oficial en redes sociales, expresó lo siguiente: “Martins es un delantero inolvidable que nos deja su huella en el continente”.

Por su parte, uno de los técnicos más laureado de Sudamérica, que es Marcelo Bielsa, a tiempo de lamentar el retiro de Martins de la selección boliviana, dijo: “Es un jugador emblemático no solo para Bolivia sino para el fútbol sudamericano y su alejamiento de la selección de su país, yo lo considero como una gran pérdida”.

Mientras en el extranjero valoran bastante tanto a Claure como a Martins, en nuestro país, en este último tiempo, especialmente en las redes sociales, lamentablemente se advierte a gente empeñada en defenestrar la buena imagen y el prestigio de tan exitosos bolivianos. Esto tiene que cambiar en el devenir del tiempo para que las nuevas y futuras generaciones de bolivianas y bolivianos ya no tengan que seguir “heredando” este mal endémico que perjudica mucho a nuestra Bolivia.

Gandhi sabiamente dice: “Un gran país, que no es lo mismo que un país grande, se construye con grandes personas…”

(*) Guido Romay es periodista, profesor y escritor

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Educación: Tiempo de corregir errores (III)

Guido Romay

/ 1 de marzo de 2024 / 10:44

En esta gestión escolar 2024, otra tarea todavía pendiente es la toma de conciencia y autocrítica por parte de estudiantes del nivel secundario y la educación superior, léase escuelas normales, universidades e institutos.

Sucede que hay alumnos que pasan más tiempo viendo y aprendiendo las cosas malas del internet, las redes sociales o chateando sobre asuntos que nada tienen que ver con su formación y tampoco con aspectos que sean complementarios de temas que llevan en sus unidades educativas o en su formación profesional en las normales y las universidades.

Lea también: Currículo Diversificado (II)

Del mismo modo, hay jóvenes estudiantes que se han acostumbrado a dedicar gran parte de su tiempo a los juegos informáticos o videojuegos, que también los tienen aislados de todo contexto didáctico y formativo. Con toda propiedad, alguien denomina “autismo cibernético” a la excesiva adicción de esta población a estos juegos.

Cuando jóvenes acuden a un café internet no buscan, por ejemplo, un software pedagógico o algo similar para su autoformación, sino que van por otras cosas contraproducentes y perjudiciales para ellos y, muchas veces, se convierten en malos hábitos que van a contrarruta  de los valores humanos que reciben en sus entornos familiares.

También resulta preocupante advertir que hay estudiantes que saben mucho más de la farándula y los chismes de las redes sociales, pero desprecian la lectura de libros, tienen una pésima ortografía, una pobreza alarmante de su léxico y son muy reacios a redactar algo; por ejemplo, las frases bonitas de expresión de sentimientos puros y sublimes han sido reemplazadas por memes o imágenes.

Dicho de otra manera, existe un alarmante empobrecimiento de la lectura, la mala redacción, la pésima ortografía, así como del razonamiento lógico y verbal. Lamentablemente, estas falencias han llegado igualmente a personas mayores, profesionales e inclusive a maestros y directores, al utilizar abreviaturas incorrectas y errores de ortografía en mensajes de texto de los celulares.

Por consiguiente, resulta imperioso revertir esta desagradable situación en la educación. En ese contexto, los maestros deben darse maneras para crear en los estudiantes una conciencia crítica de su formación porque no puede haber transformación en la educación si trabajamos cada año sobre lo mismo. Hay “cambio” cuando se trabaja sobre algo nuevo, diferente, sobre lo inédito, lo que debe traducirse en una permanente innovación didáctica y pedagógica.

(*) Guido Romay es periodista, profesor y escritor

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Currículo Diversificado (II)

Guido Romay

/ 3 de febrero de 2024 / 06:38

Otra tarea aún pendiente en la implementación del Modelo Educativo Sociocomunitario Productivo en Bolivia es la aplicación del Currículo Educativo Diversificado ligado al Currículo Base de la Ley 070. Esta función corresponde a los profesores orientada por los directores de unidades educativas porque, a pesar de la vigencia de esta Ley Educativa desde el 2010, aún hay “reticencia” para su aplicación.

En la Ley 070, al referirse al Currículo Diversificado, señala que se trata de la “construcción de maestras y maestros que recogen aspectos específicos del contexto local, cultural, sociolingüístico, productivo y poblacional”.

La problemática de cualquier realidad y también las potencialidades y/o debilidades de un contexto local, regional o nacional aplicando el Modelo Educativo Sociocomunitario Productivo ya debería ser abordado en las aulas y también fuera de ellas implementando las clases abiertas y/o en contextos reales.

Por ejemplo, en la ciudad de Potosí, el tema tan sensible y lacerante de la destrucción y preservación del Cerro Rico y temas colaterales como la contaminación de la minería, tendrían que formar parte del Currículo Diversificado en las Áreas (asignaturas) que sean pertinentes, especialmente en Educación Secundaria.

En la misma dirección, también se tendría que abordar en las aulas el tema del Litio, especialmente en las cinco provincias del sudoeste potosino que es donde se encuentra nuestro gran Salar de Uyuni con las mayores reservas del litio de todo el mundo.

En el caso de Cochabamba, después de más de 10 años de vigencia de la Ley Educativa 070, los profesores de las áreas que correspondan, deberían incorporar en el Currículo Diversificado el trascendental tema de la “Guerra del Agua” del año 2000 que ha marcado un verdadero hito en la historia de Bolivia y que en su momento tuvo un fuerte impacto internacional.

En las diferentes regiones o departamentos de Bolivia, existen problemas, potencialidades, debilidades y otras realidades que tendrían que ser incluidas en los temas y contenidos del Currículo Diversificado y de esa manera   los maestros vayan “actualizando” periódicamente sus planes y programas de enseñanza.

De lo que se trata, entonces, es de crear en los estudiantes una conciencia “objetiva” y constructiva de la realidad en la que viven.

Guido Romay R. es periodista y escritor.

Comparte y opina:

Educación: Desafíos para este año (I)

Guido Romay

/ 10 de enero de 2024 / 10:27

En este nuevo año, en el sistema educativo plurinacional existen tareas y desafíos que están pendientes desde hace varios años, no tanto por parte de autoridades, sean nacionales, departamentales o distritales, sino de los maestros y también de los directores de unidades educativas porque son quienes trabajan diariamente con su respectivo personal docente y, desde luego, con los estudiantes.

El asunto neurálgico es que el actual sistema educativo se desarrolla e implementa en función de la Ley 070 “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”, y son precisamente los maestros y directores de escuelas quienes deben dar cumplimiento al actual Modelo Educativo Sociocomunitario Productivo.

Lea también: ¿Por qué contra bolivianos exitosos?

Es oportuno y pertinente efectuar algunas puntualizaciones sobre la Ley 070: Se establece primordialmente que la educación en Bolivia debe ser “productiva”, pero este fundamento filosófico hasta el momento es aún una mera teoría en el entendido de que se debe entender que un sistema educativo es productivo cuando es capaz de “transformar” la realidad, vincular la educación con la realidad, con nuestra cotidianidad, con nuestro país, con nuestra ciudad, con nuestra región.

Precisamente por estos criterios básicos del modelo educativo actual, en cada unidad educativa los directores, personal docente y padres de familia elaboran un proyecto identificado con la sigla PSP (Proyecto Sociocomunitario Productivo), que es un documento base y guía para que los maestros elaboren y “actualicen” cada año sus respectivas planificaciones. Lamentablemente, esta importante tarea de los profesores no siempre se cumple como corresponde.  

En toda la historia de la educación en Bolivia hubo mucho dogmatismo pedagógico y esa gran debilidad aún no ha sido superada porque, lamentablemente, en un elevado porcentaje del magisterio boliviano existe demasiada reticencia para cambiar, para transformar la educación no teóricamente, sino en la práctica diaria.

Por estos y otros antecedentes, en la gestión escolar 2024 se tiene que propender a la generación e implementación de renovados procesos formativos que sean vivenciales, en contacto con la realidad, articulando contenidos curriculares de cada área o especialidad con las actividades contempladas en el PSP.

(*) Guido Romay es periodista, profesor y escritor

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Viabilizar o ‘trancar’ al país

Guido Romay

/ 1 de noviembre de 2023 / 07:46

La polarización cada vez más acentuada en las internas del Movimiento Al Socialismo (MAS) tiende a arrastrar hacia una crisis peligrosa del sistema político nacional, o sea mucho más allá de las disputas entre masistas, ya que podría afectar directa e indirectamente a la población en otros ámbitos de la vida nacional.

Las disputas internas y la profunda división entre la militancia del MAS también están originando la “división” en otras instancias fundamentales del quehacer nacional, como en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), donde los vocales están divididos porque unos abogan por el bloque de los denominados evistas y otros, por el de los arcistas.

Lea también: Una reflexión para la ‘clase’ política

Similar situación de división interna tiende a presentarse en el Tribunal Constitucional y quizás más adelante ocurra lo mismo con el Órgano Judicial en su conjunto, por lo que el panorama político e institucional corre el riesgo de llevar al país a una eclosión social muy riesgosa que al parecer no interesa a los masistas, o no ven las consecuencias, especialmente a los llamados evistas e indudablemente al propio Evo Morales, a quien lo único que le interesa es volver al “poder” a cualquier precio y sin medir consecuencias, las que podrían ser lapidarias para la paz social, la estabilidad económica en el país, entre otras consecuencias.

En otra instancia fundamental de la vida nacional como es la Asamblea Legislativa, también se refleja la peligrosa polarización e igualmente se ve que hay senadores y diputados “radicales” a quienes no les interesa la patria porque anteponen sus mezquinos intereses sectarios y de grupo.  

Los radicales del MAS están demostrando que no les interesa el bienestar del país ni de los bolivianos, porque priorizan otro tipo de intereses con una evidente demagogia, un falso discurso político y también con declaraciones de prensa que solo buscan protagonismo.

Tal como se ven las cosas, los radicales del MAS, con su posición y actitudes tozudas, no solamente destruirán el país, sino que se autodestruirán como partido o instrumento político, y así ocurrirá otra vez la frustración para la izquierda en Bolivia.

En todo caso, hoy más que nunca y antes de que sea demasiado tarde, evistas y arcistas, oficialistas y opositores, deben actuar con mucha sensatez, madurez política y responsabilidad con la patria, porque llegado el momento unos y otros serán juzgados por el pueblo boliviano y ello se traducirá en el voto castigo.

Se hace patria viabilizando la marcha del país y no obstaculizando o reflejando a Bolivia como un “país tranca”.

(*) Guido Romay es periodista, profesor y escritor

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Una reflexión para la ‘clase’ política

Guido Romay

/ 9 de octubre de 2023 / 09:46

De la coyuntura política que vive el país, se puede colegir como una percepción generalizada en la población, el rechazo, el cansancio y, en otros casos, el hastío en contra de los políticos, tanto del oficialismo como de la oposición. Lo mismo ocurrió hace varios años, cuando hubo un desgaste generalizado y descrédito de los partidos y los líderes políticos de entonces, hecho que derivó después en la elección del primer presidente indígena, Evo Morales.

La población boliviana se había cansado de los partidos políticos tradicionales como el MNR, el MIR, ADN, entre otros, que se dividieron o fragmentaron y dieron lugar a la aparición de las agrupaciones ciudadanas, las que en el transcurrir del tiempo también se desprestigiaron y perdieron credibilidad y confianza ciudadana.

Lea también: La ‘degradación’ de los bloqueos

Apareció entonces el Movimiento Al Socialismo (MAS) como una fuerza política emergente y fue de esa manera que las agrupaciones ciudadanas fueron desplazadas por los movimientos sociales, que son la esencia y la razón de ser del partido político en función de gobierno desde hace 17 años, primero con Evo Morales y ahora con Luis Arce Catacora.

Ahora bien, en la actualidad otra vez existe un marcado desencanto de la población con la denominada “clase política”: con los evistas y los arcistas, y desde luego con los opositores en general: Comunidad Ciudadana, Creemos y otras “siglas” que comienzan a aparecer pero solo con consignas, y que se muestran únicamente como antimasistas, pero nada más.

Ante este panorama político desalentador, tendrían que emerger nuevos liderazgos con un  nuevo discurso político que sea capaz de seducir al electorado, mostrando una nueva visión de país; pero no con simples consignas o declaraciones de prensa como lo están haciendo los “opositores”, sino con propuestas claras y concretas de políticas públicas, políticas sociales, económicas que sean creíbles y confiables. Están muy equivocados los opositores al Gobierno al mostrarse solamente como “antimasistas” y limitarse solo a cuestionar o criticar la gestión del presidente Arce.

Por su parte, los masistas alguna vez tienen que asumir una posición autocrítica, tanto evistas como arcistas, porque en política el peor error que se puede cometer es pensar que todo lo que se hace como gestión gubernamental está bien, y en el caso de los evistas están jugando con fuego al asumir posiciones radicales que terminarán por destruir a su propio gobierno y desde luego a su instrumento político.

Si acaso el MAS pretende volver a ganar las próximas elecciones generales, no solo tiene que superar sus pugnas internas y mutuas acusaciones, sino que también debe reconducir sus acciones programáticas y promover algo así como un relanzamiento de su “proceso de cambio”.     

(*) Guido Romay es periodista, profesor y escritor

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias