Sunday 14 Apr 2024 | Actualizado a 07:53 AM

Finalmente, buenas noticias en la OMC

/ 2 de marzo de 2024 / 06:42

Lograr que más de 160 países estén en sintonía sobre cualquier tema es casi imposible. Por eso muchos de los titulares de la gran conferencia de la Organización Mundial del Comercio celebrada en los Emiratos Árabes Unidos: “La reunión busca resultados modestos”; “Escasas esperanzas de avance”: transmiten bajas expectativas.

Sin embargo, hay algo importante que celebrar: desde hace más de un año, los diplomáticos responsables de la reforma de la OMC han estado probando una nueva forma de hacer negocios, con resultados notables.

En lugar de presentarse a las reuniones con sus propias propuestas escritas (y regatear sobre quién será adoptado), comenzaron escuchando los intereses y objetivos de los demás. Luego idearon formas creativas de lograr esos objetivos y escribieron juntos un nuevo conjunto de reglas propuestas. Puede parecer muy de sentido común, pero en el rígido mundo del comercio internacional, representó un cambio radical. ¿El resultado? En un año lograron más avances que los esfuerzos de reforma anteriores logrados en décadas.

Este nuevo método, llamado “negociación basada en intereses”, en realidad no es nuevo. Marco Molina, el diplomático guatemalteco que facilitó estas conversaciones en la sede de la OMC en Ginebra, lo aprendió en los años 1990, cuando se incorporó por primera vez al Ministerio de Economía de su país.

Pero la técnica era novedosa para la OMC. Muchos diplomáticos nunca antes habían estado involucrados en un proceso como ese. Aun así, el año pasado, cuando los miembros de la OMC luchaban por elaborar un plan de reformas para un plazo ambicioso, el nombre de Molina apareció repetidamente como posible facilitador. Aceptó liderar conversaciones informales y se propuso “demostrar que esta metodología realmente funciona”, me dijo.

Demostró que funciona, incluso si esta victoria es parcial y ya está amenazada. Más importante aún, su experimento en la OMC ilustra lo que podría ser un nuevo modelo de liderazgo estadounidense en un mundo multipolar.

Es más difícil que antes para los funcionarios estadounidenses ejercer su voluntad. Pero los estadounidenses todavía pueden utilizar su influencia para convocar debates capaces de producir resultados que podrían ser mejores que los que Estados Unidos habría logrado por sí solo.

Ésa es la buena noticia. Ahora la terrible noticia: Molina fue abruptamente destituido de su puesto como representante permanente adjunto de Guatemala ante la OMC por el nuevo gobierno de ese país, por razones que no ha explicado.

Es un revés para el mundo entero. En la reunión de esta semana en Abu Dhabi, los colegas de Molina expresaron conmoción y temor de no poder completar el paquete de reformas sin él antes de la fecha límite autoimpuesta de fin de año.

Pero se logró algo crucial que no se puede quitar: diplomáticos de todo el mundo hicieron algo diferente, juntos, y vieron que funcionaba. Ahora, con suerte, en la próxima reunión internacional habrá docenas de personas como Molina, que ayudarán a iluminar un nuevo camino hacia un futuro compartido que ninguno de nosotros podría haber imaginado antes.

Temas Relacionados

El sistema migratorio de EEUU es obsoleto

/ 25 de septiembre de 2022 / 02:34

Desde abril, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha enviado en autobús a más de 7.900 migrantes a Washington DC. En agosto, comenzó a enviar migrantes a Nueva York. Ahora, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se está sumando, y envió dos aviones llenos de personas que llegaron a Estados Unidos a Martha’s Vineyard, en Massachusetts. Al referirse al tema, Abbott pone en evidencia a los gobernadores de los estados demócratas que dicen dar la bienvenida a los migrantes indocumentados. También es parte de un plan republicano no tan secreto para incitar la ira contra los demócratas antes de las elecciones intermedias.

Dejando de lado la política, una cosa está clara: nuestro sistema migratorio es obsoleto y está sobrecargado desde hace mucho tiempo, y el proceso de asilo es una parte importante de lo que no funciona. El número de nuevas solicitudes de asilo presentadas en los tribunales migratorios de Estados Unidos aumentó de 32.895 en todo 2010 a 156.374 en 2022 y todavía faltan cuatro meses para que termine el año. Esto se debe en parte a que los conflictos y el COVID-19 generaron una migración masiva en todo el mundo. Los tribunales migratorios no han podido seguir el ritmo del aumento de la oleada de recién llegados.

Estas cifras reflejan un incremento reciente en la inmigración. En los últimos dos años, se les permitió ingresar al país a cerca de un millón de personas que esperan una audiencia ante el tribunal migratorio. A cada persona se le dio un año para presentar su solicitud de asilo. Eso no es solo un fenómeno de la era Biden: el gobierno de Trump admitió un número similar de casos durante un lapso de 24 meses en 2018 y 2019, años en los que se produjo el último gran aumento de la migración. En conjunto, esos números saturaron el sistema.

Parte del problema es que el asilo es una de las pocas vías legales a las cuales las personas que están en una situación económica desesperada pueden recurrir para vivir y trabajar en Estados Unidos. Los solicitantes de asilo cuyos casos son auténticos son los más afectados por estas peticiones falsas, que aumentan de manera considerable el tiempo que deben esperar protección jurídica.

El brote mundial de COVID-19 supuso una nueva oportunidad de disminuir las solicitudes de asilo. El título 42, la política de salud pública relacionada con la pandemia que el gobierno de Trump implementó en marzo de 2020, ha permitido a las autoridades estadounidenses expulsar con rapidez a los migrantes en la frontera sin otorgarles la oportunidad de presentar una solicitud de asilo. A muchos de ellos se les regresa a México, lo cual los expone a más peligro. El gobierno de Biden anunció que reabriría el procesamiento de asilo en la frontera y buscaría poner un alto al uso del título 42, pero más de 20 fiscales generales republicanos presentaron demandas para mantener en vigor dicho título.

El título 42 acabará por eliminarse; en ese momento, el país se apoyará en el título 8, la regla que prevalecía antes de la pandemia en virtud de la cual los agentes estadounidenses pueden deportar o multar de inmediato a las personas que sean sorprendidas entrando al país de manera ilegal, a menos que se considere que cumplen los requisitos para solicitar asilo. Esto es justo; un sistema bien gestionado debe estar facultado para descartar y expulsar sin demora a las personas con solicitudes infundadas, al tiempo que conecta a los que tienen casos auténticos con redes de apoyo social. En este frente, el gobierno de Biden no ha recibido el crédito que merece por un importante, aunque subestimado, cambio de reglas que podría reformar el sistema.

La nueva norma no es el tapete de bienvenida que muchos activistas de los derechos de los migrantes querían del gobierno de Biden después de cuatro años del mandato de Trump. Tampoco es el tratamiento de tolerancia cero que muchos republicanos ven como la única manera de disuadir que los migrantes se acumulen en la frontera. Pero es una política sólida basada en recomendaciones y una extensa investigación de grupos respetados, incluido el Instituto de Política Migratoria, que es apartidista.

En una época en la que los estadounidenses ya están en desacuerdo sobre lo que podríamos llamar valores fundamentales —las creencias culturales que mantienen unido al país— es razonable preocuparse de que la llegada de más migrantes complique la tarea de forjar un futuro común. Sin embargo, también es una cuestión que afecta la esencia de lo que somos y si seguiremos siendo un lugar donde los cansados, los pobres y las masas hacinadas del mundo puedan tener una segunda oportunidad. Para ser fieles a nuestra identidad como país pluralista, necesitamos un sistema de asilo que garantice que las personas que reúnen los requisitos para recibir protección puedan obtenerla, al tiempo que se minimiza el abuso del sistema por parte de quienes solo intentan saltarse la fila.

Farah Stockman es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

Últimas Noticias