Voces

Saturday 22 Jun 2024 | Actualizado a 16:14 PM

Un gobierno de la mafia

Trump representa una autoridad personal carismática en contraposición a los dictados burocráticos de la ley

Michelle Goldberg

/ 10 de junio de 2024 / 10:17

Esta semana, Breitbart entrevistó al exfuncionario de Trump Peter Navarro, uno de los muchos criminales en la órbita del expresidente, desde la prisión de Miami donde cumple cuatro meses por desacato al Congreso. Si bien la vida tras las rejas es difícil, Navarro se jactó de que su periodo se ha visto suavizado por sus vínculos con Donald Trump, que lo convierten en una especie de hombre hecho. El expresidente, dijo Navarro, es querido no solo por los guardias sino también por la “gran mayoría” de los reclusos. “Si fuera un bidenista, las cosas serían mucho más difíciles aquí, y sí, saben exactamente quién soy y respetan el hecho de que defendí un principio y no me doblegué ante el gobierno”.

Lea: El gran anticlímax del juicio a Trump

Una de las cosas más inquietantes de nuestra política en este momento es la aceptación cada vez más abierta de la anarquía por parte del Partido Republicano. Incluso mientras proclaman la inocencia de Trump, Trump y sus aliados se deleitan en el escalofrío de la criminalidad. En su mitin en el Bronx el mes pasado, por ejemplo, Trump invitó al escenario a dos raperos, Sheff G y Sleepy Hallow, quienes actualmente enfrentan cargos de conspiración para cometer asesinato y posesión de armas. (Se han declarado inocentes). Durante el reciente juicio penal de Trump, su séquito en la sala del tribunal incluyó a Chuck Zito, quien ayudó a fundar el capítulo de Nueva York de la pandilla de motociclistas Hells Angels y pasó seis años en prisión por cargos de conspiración de drogas. (El Departamento de Justicia ha vinculado su capítulo Hells Angels con la familia criminal Gambino). Trump, que tiene su propio historial de vínculos con la mafia, se ha comparado repetidamente con Al Capone. Los comerciantes de MAGA venden camisetas (y, curiosamente, salsa picante ) que muestran a Trump como Vito o Michael Corleone de las películas El Padrino, con la leyenda «El Donpadre».

Tanto los liberales como los conservadores anti-Trump han tenido en ocasiones dificultades para entender este fenómeno. A menudo lo que se hace es señalar la hipocresía: ¡hasta aquí la ley y el orden! Pero lo inquietante del giro ilegal del movimiento MAGA no es que no esté a la altura de sus propios valores conservadores. Es que está adoptando un conjunto siniestro de nuevos o recién resucitados.

Existe una dicotomía entre Trump y sus enemigos: él representa una autoridad personal carismática en contraposición a los dictados burocráticos de la ley. Bajo su gobierno, el Partido Republicano, que durante mucho tiempo se sintió incómodo con la modernidad, se entregó a la Gemeinschaft. La Organización Trump siempre fue dirigida como una empresa familiar, y ahora que Trump ha nombrado a su diletante nuera vicepresidenta del Comité Nacional Republicano, el Partido Republicano también se está convirtiendo en una. Para imponer un régimen similar de gobierno personal en el país en general, Trump tiene que destruir la ya de por sí frágil legitimidad del sistema existente.

Las sociedades fetichizan a los mafiosos hasta el punto de que pierden la fe en sí mismas. Al escribir sobre la ideología inherente a las películas policíacas clásicas de los años 1930, el crítico social marxista Fredric Jameson señaló que los gánsteres “eran dramatizados como psicópatas, enfermos solitarios que atacaban una sociedad compuesta esencialmente de gente sana (el arquetipo democrático ‘hombre común’ del populismo del New Deal)”. Cuando, en la década de 1970, los gánsteres representaban una fantasía de cohesión familiar, era una respuesta a un clima más amplio de disolución social. Es una señal de que una cultura está presa de un profundo nihilismo y desesperación cuando figuras mafiosas se convierten en héroes románticos, o peor aún, en presidentes.

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El gran anticlímax del juicio a Trump

Michelle Goldberg

/ 29 de mayo de 2024 / 07:13

Si me hubiera imaginado el primer juicio penal de Donald Trump hace unos años, me habría imaginado la historia más grande y llamativa del mundo. En cambio, mientras nos tambaleamos hacia un veredicto que podría tildar de delincuente al presunto candidato republicano y posiblemente incluso enviarlo a prisión, una extraña sensación de anticlímax se cierne sobre todo el asunto.

En una encuesta reciente de Yahoo News/YouGov, solo el 16% de los encuestados dijeron que estaban siguiendo el juicio muy de cerca, y un 32% adicional lo seguía “algo” de cerca. Quizás el juicio habría captado más atención del público si hubiera sido televisado, pero la falta de imágenes por sí sola no explica el encogimiento de hombros colectivo de Estados Unidos.

Lea: Los republicanos y el derecho al aborto

El fiscal especial Robert Mueller abordó la cuestión de si Trump obstruyó la justicia al intentar impedir la investigación sobre Rusia. El jurado en el caso de difamación de E. Jean Carroll concluyó que cometió abuso sexual, pero que tuvo poco efecto perceptible en sus perspectivas políticas. Una Corte Suprema profundamente partidista, que aún reflexiona sobre su decisión sobre sus reclamos casi imperiales de inmunidad presidencial, ha hecho que sea muy poco probable que enfrente un juicio antes de las elecciones por su intento de golpe. Un juez profundamente partidista designado por Trump pospuso indefinidamente su juicio por robo de documentos clasificados. Con el caso de interferencia electoral de Georgia contra Trump vinculado a una apelación sobre si la fiscal de distrito Fani Willis debería ser descalificada por una aventura con un miembro de su equipo, pocos esperan que el juicio comience antes de 2025, o 2029, si Trump gana las elecciones. Y si vuelve a ser presidente, no hay duda de que anulará los casos federales en su contra de una vez por todas.

En teoría, los retrasos en los otros casos penales de Trump deberían aumentar las apuestas en el juicio de Nueva York, ya que es la única oportunidad de que se enfrente a la justicia por su colosal corrupción antes de noviembre. Pero en realidad, su historial de impunidad ha creado una especie de fatalismo en sus oponentes, así como una enorme confianza entre sus partidarios.

En varias encuestas, una proporción pequeña pero significativa de partidarios de Trump dijeron que no votarían por él si fuera un delincuente, pero si la historia reciente sirve de guía, una gran mayoría de sus partidarios racionalizará fácilmente una condena. Los secuaces de Trump ya están trabajando arduamente para desacreditar el proceso, y el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, calificó el juicio de “corrupto” y “farsa”.

Por supuesto, no importa lo que digan los republicanos, Trump aún puede enfrentarse a una pena de prisión si pierde este caso. Pero si lo hace, inevitablemente apelará, lo que significa que hay pocas posibilidades de que sea encarcelado antes del día de las elecciones. No sorprende, entonces, que la mayoría de la gente esté ignorando los giros y vueltas del juicio. Que Trump realmente reciba su merecido depende de los votantes, no del jurado.

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Los republicanos y el derecho al aborto

Michelle Goldberg

/ 10 de mayo de 2024 / 06:53

La aparición de Kari Lake en la Universidad Estatal de Arizona hace fue anunciada como una reunión pública, pero no lo fue, porque solo los representantes de grupos jóvenes conservadores podían preguntarle cualquier cosa. Solo una pregunta, de Danise Rees, presidenta del capítulo universitario de Students for Life, fue desafiante. Como señaló Rees, Lake había adoptado posiciones contradictorias sobre la prohibición del aborto en Arizona en 1864. Rees quería claridad sobre dónde se encontraba Lake.

Lake no tuvo una respuesta concisa. Se hizo eco de Donald Trump sobre la necesidad de excepciones en casos de violación e incesto, que la prohibición de Arizona no tiene. Sugirió que si los republicanos dejaran que la ley se mantuviera vigente, impulsaría los esfuerzos liberales para aprobar una iniciativa electoral que consagrara el derecho al aborto en la Constitución estatal. Habló sobre su propio amor por la maternidad y los méritos de la política familiar en Hungría, un guiño al enamoramiento del movimiento MAGA por el hombre fuerte húngaro Viktor Orban.

Consulte: No le crean a Trump sobre el aborto

Pero el núcleo de su argumento era la elegibilidad. “Hay mucho en juego en esta elección”, dijo. «O salvamos a nuestro país, o los demócratas (yo los llamo comunistas) nos llevarán al suelo». Dado lo que está en juego existencialmente, insistió Lake, los republicanos no pueden permitirse quedar “atrapados” en cuestiones conflictivas como ésta. Fue un argumento curioso proveniente de Lake, quien más tarde ofreció un soliloquio contra el compromiso de los principios del movimiento conservador. Pero fue una señal de lo difícil que ha sido para el Partido Republicano equilibrar la demanda de su base de prohibir el aborto con la repulsión pública cuando se promulgan esas políticas.

El Partido Republicano, por supuesto, sigue siendo en gran medida el partido de la prohibición del aborto. En una entrevista con la revista Time, Trump dijo que no intentaría impedir que los estados procesen a las mujeres que han tenido abortos y se negó a decir si vetaría una prohibición nacional del aborto. Si gana en noviembre, los conservadores tienen planes de utilizar la Ley Comstock, una ley federal de la misma época que la prohibición de Arizona, para restringir el aborto en todo el país. Ahora, sin embargo, el Partido Demócrata está unido en la defensa del derecho al aborto: la vicepresidenta recientemente hizo historia al visitar una clínica de abortos, y son los republicanos quienes se agitan mientras enfrentan una reacción violenta a favor del derecho a decidir.

La semana pasada, en el Capitolio de Arizona, cuando los opositores al aborto llenaron la cámara de la Cámara para protestar por su voto para eliminar la prohibición estatal, pocos culparon a Trump o a Lake, y algunos ni siquiera se dieron cuenta de que el expresidente se había opuesto a la ley. Sin embargo, después del evento de Lake, Rees dijo que estaba decepcionada con los republicanos. «No creo que sea justo esperar que los pro-vida se presenten por ti la segunda vez cuando adoptas un enfoque completamente no intervencionista en cuestiones pro-vida», dijo. Aun así, reconoció que personas como ella no tienen otra opción. «Creo que probablemente habrá otras razones por las que los pro-vida salen a votar, pero creo que será una votación muy reticente».

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

No le crean a Trump sobre el aborto

Eso es claramente lo que Trump está tratando de hacer. Si funciona o no depende de todos nosotros

Michelle Goldberg

/ 9 de abril de 2024 / 06:48

Cuando se le preguntó a Donald Trump sobre la reciente decisión de la Corte Suprema de Florida que confirma la prohibición del aborto en su estado adoptivo, prometió que anunciaría su postura esta semana, una señal de cuán complicada se ha vuelto la política de los derechos reproductivos para el hombre que hizo más que cualquier otro para revertirlos. Efectivamente, ayer reveló su última posición en una declaración en video que intentó enhebrar la aguja entre su base antiaborto y la mayoría de los estadounidenses que quieren que el aborto sea legal.

El discurso de Trump estuvo, naturalmente, lleno de mentiras, incluida la afirmación absurda de que “todos los juristas, de ambas partes” querían que se anulara Roe vs. Wade, y la calumnia obscena de que los demócratas apoyan la “ejecución después del nacimiento”. Pero la parte más engañosa de su perorata fue la forma en que insinuó que en una segunda administración Trump, la ley del aborto quedará enteramente en manos de los estados.

Consulte también: El terreno baldío de internet

Probablemente Trump no podrá eludir la esencia de la política de aborto durante toda la campaña presidencial; eventualmente, tendrá que decir si firmaría una prohibición federal del aborto si llegara a su escritorio y qué piensa de las amplias prohibiciones del aborto en muchos estados republicanos. Pero dejemos eso de lado por el momento, porque cuando se trata de una segunda administración Trump, las preguntas más destacadas son sobre el personal, no sobre la legislación.

Antes del lunes, Trump habría considerado respaldar una prohibición nacional del aborto de 16 semanas , pero el hecho de que no lo hiciera debería ser de poco consuelo para los votantes que quieren proteger lo que queda del derecho al aborto en Estados Unidos. Si Trump regresa al poder, planea rodearse de activistas acérrimos del MAGA, no del tipo del establishment al que culpa de socavarlo durante su primer mandato. Y muchos de estos activistas tienen planes de restringir el aborto a nivel nacional sin aprobar ninguna ley nueva.

La clave de estos planes es la Ley Comstock, la ley contra el vicio del siglo XIX que lleva el nombre del cruzado Anthony Comstock, que persiguió a Margaret Sanger, arrestó a miles y se jactó de haber llevado al suicidio a 15 de sus objetivos. Aprobada en 1873, la Ley Comstock prohibió el envío por correo de todo “artículo obsceno, lascivo, indecente, inmundo o vil”, incluido “todo artículo, instrumento, sustancia, droga, medicamento o cosa” destinado a “producir aborto”. Hasta hace muy poco, se pensaba que la Ley Comstock era discutible, y que una serie de decisiones de la Corte Suprema sobre la Primera Enmienda, la anticoncepción y el aborto la habían vuelto irrelevante. Pero en realidad nunca fue derogado, y ahora que los jueces de Trump han descartado a Roe, sus aliados creen que pueden usar Comstock para perseguir el aborto en todo el país.

Una Ley Comstock resucitada no solo impediría que las mujeres pidan píldoras abortivas por correo. También podría impedir que los médicos y las farmacias los dispensen, ya que ni el Servicio Postal ni los transportistas urgentes como UPS y FedEx podrían enviarlos en primer lugar. Y le daría al Departamento de Justicia una justificación para tomar medidas enérgicas contra las redes que ayudan a proporcionar píldoras a mujeres en estados donde se prohíbe el aborto.

Algunas interpretaciones de la Ley Comstock podrían limitar también el aborto quirúrgico, ya que los suministros utilizados para realizarlos viajan por correo. El aborto podría seguir siendo legal en algunos estados, pero volverse casi imposible de obtener.

Algunos líderes antiaborto, sabiendo que sus planes son impopulares, no quieren que Trump hable de ellos antes de asumir el cargo. Hablando de Comstock, un abogado del movimiento le dijo a Elaine Godfrey de The Atlantic: “Obviamente es un perdedor político, así que mantén la boca cerrada. Digamos que se opone a una prohibición federal y vea si funciona”. Eso es claramente lo que Trump está tratando de hacer. Si funciona o no depende de todos nosotros.

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El terreno baldío de internet

Michelle Goldberg

/ 20 de marzo de 2024 / 06:31

En enero, tuve la extraña experiencia de asentir junto con el senador Lindsey Graham, de quien generalmente se puede confiar en que está equivocado, mientras reprendía al supervillano Mark Zuckerberg, director de la empresa matriz de Facebook, Meta, sobre el efecto que sus productos tienen en los niños. «Tienes sangre en las manos», dijo Graham.

Esa noche, moderé un panel sobre la regulación de las redes sociales entre cuyos participantes se encontraba la fiscal general de Nueva York, Letitia James, una cruzada progresista y quizás la antagonista más efectiva de Donald Trump. Su posición no era tan diferente de la de Graham, un republicano de Carolina del Sur. Existe una correlación, señaló, entre la proliferación de algoritmos adictivos en las redes sociales y el colapso de la salud mental de los jóvenes, incluidas tasas crecientes de depresión, pensamientos suicidas y autolesiones.

Lea también: EEUU y el extremismo de Israel

Debido a que la alarma sobre lo que las redes sociales les están haciendo a los niños es amplia y bipartidista, el psicólogo social Jonathan Haidt está abriendo puertas con su nuevo e importante libro, La generación ansiosa: cómo el gran recableado de la infancia está provocando una epidemia de enfermedades mentales. El cambio en la energía y la atención de los niños del mundo físico al virtual, muestra Haidt, ha sido catastrófico, especialmente para las niñas.

La adolescencia femenina ya era una pesadilla antes de los teléfonos inteligentes, pero aplicaciones como Instagram y TikTok han acelerado los concursos de popularidad y los estándares de belleza poco realistas. (Los niños, por el contrario, tienen más problemas relacionados con el uso excesivo de videojuegos y pornografía). Los estudios que cita Haidt, así como los que desacredita, deberían acabar con la idea de que la preocupación por los niños y los teléfonos es solo un pánico moral moderno, similar al lamento de generaciones anteriores por la radio, los cómics y la televisión.

Pero sospecho que muchos lectores no necesitarán ser convencidos. La cuestión en nuestra política no es tanto si estas nuevas tecnologías omnipresentes están causando un daño psicológico generalizado como qué se puede hacer al respecto.

Hasta ahora, la respuesta ha sido no mucho. La ley federal de seguridad infantil en línea, que fue revisada recientemente para disipar al menos algunas preocupaciones sobre la censura, tiene los votos para ser aprobada en el Senado, pero ni siquiera ha sido presentada en la Cámara. Pero aunque parece probable que la ley se apruebe, nadie sabe si los tribunales la ratificarán.

Sin embargo, hay medidas pequeñas pero potencialmente significativas que los gobiernos locales pueden tomar ahora mismo para lograr que los niños pasen menos tiempo en línea, medidas que no plantean ningún problema constitucional. Las escuelas sin teléfono son un comienzo obvio, aunque, en un perverso giro estadounidense, algunos padres se oponen a ellas porque quieren poder comunicarse con sus hijos si hay un tiroteo masivo. Más que eso, necesitamos muchos más lugares (parques, patios de comidas, salas de cine e incluso salas de videojuegos) donde los niños puedan interactuar en persona.

Si queremos empezar a desconectar a los niños, debemos ofrecerles mejores lugares adonde ir.

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

EEUU y el extremismo de Israel

Los demócratas proisraelíes quieren respaldar una guerra para expulsar a Hamás de Gaza

/ 6 de enero de 2024 / 01:07

Dos miembros de extrema derecha del gabinete de Israel —el ministro de seguridad nacional, Itamar Ben-Gvir, y el ministro de finanzas, Bezalel Smotrich— causaron un revuelo internacional con sus llamados a despoblar Gaza. «Si en Gaza hay 100.000 o 200.000 árabes y no dos millones, toda la conversación sobre ‘el día después’ será diferente», dijo Smotrich, quien pidió que la mayoría de los civiles de Gaza sean reasentados en otros países. La guerra, dijo Ben-Gvir, presenta una “oportunidad para concentrarse en alentar la migración de los residentes de Gaza”, facilitando el asentamiento israelí en la región.

La administración Biden se ha sumado a países de todo el mundo para condenar estos respaldos descarados a la limpieza étnica. Pero al hacerlo, actuó como si las provocaciones de Ben-Gvir y Smotrich estuvieran fundamentalmente en desacuerdo con la visión del mundo del primer ministro Benjamín Netanyahu, a quien Estados Unidos continúa brindando respaldo incondicional. En una declaración en la que denunciaba las palabras de los ministros como “incendiarias e irresponsables”, el Departamento de Estado dijo: “El gobierno de Israel, incluido el primer ministro, nos ha dicho repetida y consistentemente que tales declaraciones no reflejan la política del gobierno israelí”.

El representante Jim McGovern, un demócrata que pidió un alto el fuego, agradeció al Departamento de Estado en una publicación en las redes sociales y dijo: «Debe quedar claro que Estados Unidos no extenderá un cheque en blanco para el desplazamiento masivo».

Pero no está claro, porque estamos escribiendo un cheque en blanco a un gobierno cuyo líder es solo un poco más tímido que Ben-Gvir y Smotrich acerca de sus intenciones para Gaza. Como informaron los medios de comunicación israelíes, Netanyahu dijo esta semana que el gobierno está considerando un “escenario de rendición y deportación” de los residentes de la Franja de Gaza. Algunos miembros del gobierno de Israel lo han negado, principalmente por motivos de impracticabilidad.

Aunque con su destrucción generalizada de la infraestructura civil de Gaza, incluido aproximadamente el 70% de sus viviendas, Israel está haciendo que la mayor parte de Gaza sea inhabitable en el futuro previsible. Las enfermedades proliferan en Gaza, el hambre es casi universal y las Naciones Unidas informan que gran parte del enclave corre riesgo de sufrir hambruna. En medio de todo este horror, miembros del partido Likud de Netanyahu están impulsando la emigración como una solución humanitaria.

En este momento, esto es una fantasía grotesca. Pero a medida que el sufrimiento de Gaza aumenta, algún tipo de evacuación podría parecer un último recurso necesario. Al menos, eso es con lo que parecen contar algunos destacados funcionarios israelíes.

Después del sádico ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre, Israel estaba justificado en tomar represalias; cualquier país lo habría hecho. Pero hay una diferencia entre la guerra que los partidarios liberales de Israel quieren fingir que el país está librando en Gaza y la guerra que Israel está librando en realidad.

Los demócratas proisraelíes quieren respaldar una guerra para expulsar a Hamás de Gaza. Pero cada vez más parece que Estados Unidos está financiando una guerra para expulsar a los habitantes de Gaza. Los expertos en derecho internacional pueden debatir si el desplazamiento forzado de palestinos de Gaza puede clasificarse como genocida, como afirma Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia, o como algún tipo menor de crimen de guerra. Pero como quiera que se llamen intentos de “reducir” la población de Gaza (como describió el periódico hebreo Israel Hayom una supuesta propuesta de Netanyahu), Estados Unidos está implicado en ellos.

Al actuar como si Ben-Gvir y Smotrich pudieran ser separados del gobierno en el que sirven, los responsables políticos estadounidenses están fomentando la negación sobre el carácter del gobierno de Netanyahu. Joe Biden habla a menudo de su reunión de 1973 con Golda Meir, entonces primera ministra, y como muchos sionistas estadounidenses, su visión de Israel a veces parece estancada en esa época.

Si creciste en un hogar sionista liberal, como yo, probablemente hayas escuchado esta cita (posiblemente apócrifa) de Meir: “Cuando llegue la paz, tal vez con el tiempo podamos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos, pero será así. Será más difícil para nosotros perdonarlos por habernos obligado a matar a sus hijos”. Hay mucho que criticar en este sentimiento: su autoestima, la forma en que posiciona a Israel como víctima incluso cuando es él quien está matando; aun así, al menos sugiere una tortuosa ambivalencia sobre la aplicación de la violencia. Pero esta actitud, que los israelíes a veces llaman “disparar y llorar”, es ahora tan obsoleta como el socialismo sionista de Meir, al menos entre los líderes de Israel.

Entre los políticos estadounidenses y europeos, dijo mi amigo Daniel Levy, exnegociador israelí con los palestinos que ahora encabeza el Proyecto Estados Unidos/Oriente Medio, hay una “negativa deliberada a tomar en serio cuán extremista es este gobierno, ya sea antes del 7 de octubre o posteriormente”. Me siento tentada a decir que Ben-Gvir y Smotrich dijeron la parte tranquila en voz alta, pero en realidad simplemente dijeron la parte fuerte en voz alta.

Michelle Goldberg es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

Últimas Noticias