Según información de ejecutivos de la Asfi, en medios de comunicación, las sanciones a entidades del sistema financiero representan aproximadamente Bs 20 millones, por incumplir las disposiciones emitidas respecto a las tarifas y cobro de comisiones.

Al respecto, es importante conocer que dichas sanciones se encuentran enmarcadas en las disposiciones de la Ley de Servicios Financieros, que estipula que estos servicios y cualquier otra actividad relacionada con el manejo, aprovechamiento e inversión del ahorro son de interés público, poniendo énfasis en que la protección al ahorrista e inversionista es competencia privativa del Estado.

Consulte: El calvario de las refinerías de zinc

Independientemente de los montos pecuniarios, la importancia de imponer sanciones radica en generar acciones correctivas en el sistema financiero, comprendiéndose que con dichas medidas se demuestra la labor de protección a los inversionistas, ahorristas y a todas aquellas personas que efectúan operaciones financieras, los que perciben protección frente a las entidades financieras, fortaleciendo la confianza con relación a sus transacciones.

Con dichas determinaciones, el Estado, como rector del sistema financiero a través de instancias del Órgano Ejecutivo, en el marco constitucional busca cumplir con la función social de contribuir al logro de los objetivos de desarrollo integral para el vivir bien, eliminar la pobreza y la exclusión social y económica de la población, pilares fundamentales que tiene presente el Gobierno.

Por otra parte, se considera que la supervisión por parte del Estado es íntegra, en consideración que no solo los bancos fueron sancionados, sino también otro tipo de entidades financieras, con el fin de precautelar que la venta de dólares no sean transados a un tipo de cambio superior a lo establecido.

Las inspecciones llevadas a cabo por la Asfi tienen como finalidad controlar el cumplimiento normativo, cuyos resultados ameritan sanciones si se observan contravenciones, sin embargo, es preciso denotar que dicha labor no solo se efectúa en momentos coyunturales, como es el caso actual sobre la mala especulación de la falta de divisas en el país, siendo más bien que se la realiza de forma constante.

Según la Asfi, instruyó a las entidades de intermediación financiera restituir un total de  Bs7,9 millones a más de 9.200 clientes financieros que fueron afectados por cobros en exceso en este tipo de transacciones realizadas en estas entidades, tarea de seguimiento que le compete a dicha autoridad, a fin de restituir los derechos del consumidor financiero.

Recordar a la población y a los clientes de la banca y de otras entidades financieras que la Asfi, por mandato de la ley, cuenta con una dirección especializada de Defensoría del Consumidor Financiero, que tiene como tarea fundamental atender todo tipo de reclamos y denuncias de forma gratuita, a la cual se puede acudir cuando consideran que sus derechos se encuentran vulnerados por parte de las entidades financieras.

(*) Franklin Tintaya Vela es auditor financiero y abogado