Un padre de tres hijos me dijo recientemente que si pudiera retroceder en el tiempo y darse un consejo, sería tener hijos antes. La paternidad lo cambió, le dio un propósito a su vida, dijo. Resulta que la neurociencia está de acuerdo con él. Mi laboratorio de investigación investiga cómo cambia el cerebro cuando los hombres se convierten en padres y estamos descubriendo que la paternidad puede ser transformadora para sus cerebros y cuerpos. Los cambios cerebrales y hormonales que observamos en los nuevos padres nos dicen que la naturaleza pretendía que los hombres participaran en la crianza de los hijos, porque los equipó con una arquitectura neurobiológica para hacerlo. Ellos también pueden mostrar el instinto fundamental de crianza que a menudo se atribuye únicamente a las madres.

No solo eso, sino que la participación de los hombres en la paternidad puede tener beneficios a largo plazo para la salud de su cerebro y para sociedades saludables. Pero la transición a la paternidad también puede ser un momento de vulnerabilidad, razón por la cual apoyar a los padres debería ser una prioridad para los responsables de las políticas.

En un estudio de 2022, mis colegas y yo colaboramos con investigadores en España para recopilar escáneres cerebrales de un pequeño número de padres primerizos antes y después del nacimiento de sus bebés. Nuestros resultados se hicieron eco de estudios de madres realizados por algunos de los mismos investigadores. En varios estudios emblemáticos, descubrieron que a medida que las mujeres se convertían en madres, sus cerebros perdían volumen de materia gris, la capa de tejido cerebral rica en neuronas, en regiones de todo el cerebro, incluidas las responsables del procesamiento social y emocional.

Aunque un cerebro que se encoge suena como una mala noticia, menos puede ser más: estos cambios podrían afinar el cerebro para que funcione de manera más eficiente. El cerebro adolescente también reduce su materia gris a medida que se desarrolla. Las mujeres que perdieron más volumen cerebral mostraron un apego más fuerte a sus bebés después del nacimiento, lo que indica que la reducción promovió el vínculo.

Nuestros hallazgos para los padres fueron similares. Los hombres también perdieron volumen de materia gris en la nueva paternidad, en algunas de las mismas regiones que cambiaron en las mujeres. Pero las reducciones de volumen para los papás fueron menos pronunciadas. Los hallazgos para las madres habían sido tan sorprendentes que un algoritmo de aprendizaje automático podía distinguir a las madres de las no madres únicamente mediante sus escáneres cerebrales. El panorama era más ruidoso para los padres. Mi corazonada es que los cambios cerebrales de los hombres parecen menos claros porque los padres varían mucho en sus niveles de compromiso con la crianza de los hijos.

Pero un cerebro paterno cada vez más reducido puede tener desventajas. Descubrimos que los padres que perdieron más volumen de materia gris dormían peor y tenían más síntomas de depresión y ansiedad en el primer año tras el nacimiento. La moraleja para los hombres es que el cambio cerebral probablemente sea algo bueno, incluso si expone la vulnerabilidad.