Economía

domingo 15 may 2022 | Actualizado a 09:03

La perforación del pozo exploratorio Ñancahuazú X1 culmina sin éxito

Según YPFB, las actividades de perforación se iniciaron en febrero de 2019 con una inversión inicial de $us 73 millones.

/ 6 de diciembre de 2020 / 16:26

La empresa francesa Total informó este domingo que culminó sin éxito la perforación del pozo exploratorio Ñancahuazú X1 (NCZ-X1), en el Bloque Azero, departamento de Santa Cruz, tras alcanzarse una profundidad de 5.830 metros.

“El pozo alcanzó una profundidad total de 5.830 m sin que se encontraran las arenas del reservorio. YPFB fue notificado formalmente con el cumplimiento de las obligaciones contractuales y la finalización del Programa de Perforación”, señala la empresa en un comunicado de prensa.

Las actividades de perforación del pozo exploratorio Ñancahuazu X1 (NCZ-X1) se iniciaron en 2018. Total ejecutó todos los trabajos y actividades comprometidas en virtud del Contrato de Servicio del bloque exploratorio y de acuerdo con la normativa boliviana. Estos incluyeron estudios geológicos y geofísicos, una adquisición magneto-telúrica y obras civiles de camino y planchada, señala la empresa petrolera

Total E&P Bolivie Sucursal Bolivia (Total) suscribió en 2014 con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) un Contrato de Servicios Petroleros para la Exploración y Explotación de Áreas Reservadas a favor de YPFB-Bloque Azero, con una participación del 50% en calidad de Operador del Bloque.

Total hizo énfasis en que cumplió todos sus compromisos con respecto a la “compensación socioambiental para las comunidades indígenas y contribuyó con una inversión social voluntaria en beneficio de las comunidades locales”.

El 8 de abril de este año, YPFB informó que las actividades de perforación del pozo Ñancahuazú X1 se iniciaron en febrero de 2019 con una inversión inicial de $us 73 millones.

Comparte y opina:

La gente ahorra más: los depósitos suben en 7,8% y en un millón cuentas bancarias

Entidades públicas y privadas afirman que es una muestra de la reactivación y la solidez del sistema financiero.

/ 15 de mayo de 2022 / 01:57

Tras dos años de pandemia, sube la confianza de la población en el sistema financiero. La gente ahorra más, ya que los depósitos a plazo fijo, la caja de ahorros, entre otras modalidades, se incrementaron cerca del 8%, al igual que la apertura de cuentas bancarias.

De acuerdo con datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), a los que tuvo acceso LA RAZÓN, durante el primer trimestre de la actual gestión, los depósitos en la banca nacional sumaron Bs 211.891 millones. Se trata de Bs 15.312 millones más de lo alcanzado hasta marzo de 2021, cuando llegó a Bs 196.579 millones.

Analizando la composición de este crecimiento por modalidad, se observa que los Depósitos a Plazo Fijo (DPF) aumentaron en Bs 6.093 millones entre enero y marzo de esta gestión. Mientras que los depósitos en cajas de ahorro alcanzaron Bs 5.963 millones y los depósitos a la vista Bs 2.751 millones, y “otros”, Bs 506 millones. (Más datos en la infografía)

La entidad reguladora señala que “el incremento de depósitos a plazo fijo y en caja de ahorros muestra una notable mejora de la capacidad de ahorro de los consumidores financieros”.

Además, este comportamiento muestra “la recuperación de las actividades económicas de la población (que) se refleja en la buena dinámica del nivel de depósitos del sistema financiero”.

Este crecimiento de los depósitos de la población boliviana en el sistema bancario, entre enero y marzo de la presente gestión, también fue destacado en una evaluación efectuada por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban). “Se registró un crecimiento de 10,5% en cajas de ahorro; 7,8% en depósitos a la vista y un 6% en depósitos a plazo fijo; esto ha permitido que la brecha respecto a la cartera se amplíe, otorgando al sector mayor margen para dinamizar los créditos”, relieva la entidad gremial.

Otro dato que confirma que ha subido la confianza de la gente en el sistema financiero es el incremento del número de nuevas cuentas bancarias, tanto en entidades privadas como públicas.

Según los datos de la Asfi, el alza supera el millón. “En los últimos 12 meses se registró un incremento de más de un millón de cuentas de depósito, denotando la creciente confianza de la población en el sistema financiero, así como importantes avances en materia de inclusión financiera”, subrayó la entidad reguladora.

En tanto, la Asociación de Bancos Privados de Bolivia precisó que en este sector las nuevas cuentas abiertas suman 970.000 durante el primer trimestre de 2022.

“En Bolivia, las cuentas de depósito crecieron 8,3%, que equivale a más de 970.000 nuevas cuentas en el último año. Durante los últimos 12 meses, se registró un incremento de aproximadamente 95.000 nuevos prestatarios, el mayor registrado en los últimos años”, complementó Asoban.

Para las entidades privadas, estos datos muestran la solvencia y fortaleza de la banca boliviana. El jueves, el Gobierno destacó que el sector muestra solidez y fortaleza, ya que sus utilidades crecieron 81% en el primer trimestre.

El sector productivo es un destino para los créditos. Foto. Rodwy Cazón

Se gestiona más créditos en el sector de la banca privada

Entre enero y marzo de este año, el sistema bancario registró el crecimiento de la cartera de créditos, alcanzando $us 26.581 millones, con un dinamismo a 12 meses de 6,3% ($us 1.581 millones), lo cual está relacionado con una mayor demanda de financiamiento.

Este comportamiento positivo fue destacado por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), precisando que este aumento se concentró en los sectores productivos y de vivienda de interés social.

“En el primer caso, registró un crecimiento interanual de 7,4%, mientras que la cartera de vivienda de interés social, de 2,5%. Es así que, hasta marzo de 2022, la cartera de créditos del sistema bancario alcanzó un porcentaje de 62,9% en los sectores regulados, manteniéndose sobre la meta alcanzada en el marco de la regulación”, remarca un informe del primer trimestre del año elaborado por esta entidad.

Sobre la cartera vigente reprogramada, la Asoban indicó que hasta marzo de 2022 alcanzó a $us 5.534 millones, con un crecimiento de 210,2% en 12 meses, situándose algo por debajo de la cifra de cierre de 2021.

“Como consecuencia de la reprogramación y/o refinanciamiento, a empresas y familias que en 2020 se beneficiaron con el diferimiento de sus cuotas (capital e interés), el saldo de la cartera vigente reprogramada pasó de $us 1.079 millones (diciembre, 2020) a $us 5.563 millones (diciembre, 2021), representando 20,8% del total de la cartera de créditos. En este ámbito, el índice de cartera en mora se mantuvo reducido (1,8% a marzo de 2022)”, establece el informe.

De igual manera, a marzo de 2022, las captaciones se situaron en $us 28.886 millones, anotando un crecimiento de 7,8% en el último año, por un monto equivalente a $us 2.086 millones, manteniendo el dinamismo de las últimas gestiones, como resultado del comportamiento de diferentes tipos de depósitos.

Otro aspecto es la Rentabilidad Respecto al Patrimonio (ROE), que en el sistema bancario se situó en 7,1% a marzo de 2022; 7,3% en el caso de bancos múltiples y -0,3% en el caso de bancos Pyme, evidenciando un incremento en comparación con el cierre de 2021.

El desempeño de los indicadores de rentabilidad dependerá en los próximos meses de varios factores, entre ellos, la situación de las operaciones reprogramadas y/o refinanciadas.

Comparte y opina:

Banco FIE incentiva el ahorro de la familia boliviana con DPF+ con interés de 5,6%

Este beneficio estará vigente para Depósitos a Plazo Fijo que se abran del 12 al 31 de mayo.

/ 13 de mayo de 2022 / 22:25

En el mes dedicado a las madres, Banco FIE incentiva el ahorro en las familias con la puesta en marcha de “DPF+”, un producto que ofrece una tasa de interés de 5,6% para los ahorros en plazos determinados y estará vigente entre el 12 y 31 de mayo.

El “DPF+” puede ser abierto con un monto mínimo de Bs 7.000 y un máximo de Bs. 200.000, con un plazo de 361 a 540 días. Para este tipo de depósito solo se requiere la cédula de identidad vigente y está habilitado en cualquiera de los Puntos de Atención Financiera de Banco FIE a nivel nacional.

“Desde Banco FIE estamos comprometidos con el proceso de reactivación económica en el país y consideramos que una forma de apoyar a nuestra clientela es otorgarles atractivas condiciones, no solo para la otorgación de créditos sino para el ahorro, y por eso proponemos un producto que permite a las madres y sus familias velar por su economía mediante un Depósito a Plazo Fijo, en el que el dinero pueda generar mayores y mejores rendimientos a favor del bienestar familiar”, afirmó Mariela Soliz, gerenta de Marketing Estratégico de Banco FIE.

La confianza de la clientela ha permitido alcanzar más de 1,839 millones de dólares en captaciones del público a nivel nacional, a través de depósitos en Cajas de Ahorro y Depósitos a Plazo Fijo.

Comparte y opina:

Las utilidades de las empresas públicas alcanzaron los Bs 2.873 MM en 2021

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, informó de la situación de las empresas públicas y explicó que en 2020 tuvieron un decrecimiento por acciones del gobierno de Jeanine Áñez

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro

/ 13 de mayo de 2022 / 21:44

Las utilidades de las empresas públicas alcanzaron los Bs 2.873 MM en 2021
El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, informó de la situación de las empresas públicas y explicó que en 2020 tuvieron un decrecimiento por acciones del gobierno de Jeanine Áñez

Con excepción de 2020, las utilidades de las empresas públicas fueron positivas desde 2006 hasta 2021. El pasado año las utilidades llegaron a Bs 2.873 millones, pero además tienen un superávit corriente que implica que sus gastos de funcionamiento son cubiertos con los ingresos, informó el ministro de Economía, Marcelo Montenegro.

“Nuestras empresas públicas están generando utilidades, en la gestión 2021 han generado 2.873 millones de bolivianos y el año 2020 han generado pérdidas por un valor de 757 millones de bolivianos”, explicó y atribuyó esa situación a la “proscripción de las actividades de las empresas públicas” en el gobierno de Jeanine Áñez.

Según los datos oficiales, el 2014 fue el año con mayores utilidades de las firmas públicas llegando a Bs 7.371 millones. Desde ese entonces los datos muestran una reducción de las utilidades, aunque manteniendo cifras positivas.

Entre las empresas estatales están YPFB; la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH); la Empresa Nacional de Electricidad Bolivia (ENDE); Yacimientos de Litio Boliviana Bs 5.145 millones, Cartonbol, de urea y la Empresa Azucarera San Buenaventura (EASBA).

Parte de las utilidades van a financiar bonos como el Juancito Pinto, Renta Dignidad y Juana Azurduy de Padilla.

Comparte y opina:

YPFB invertira $us 317 MM en cuatro proyectos

Bolivia apunta al biodiésel

/ 13 de mayo de 2022 / 19:08

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) iniciará la construcción de la Planta de Biodiésel ‘Fame 1’, este mes. Con este proyecto se busca cubrir el 50% de la subvención a la importación de combustibles. Estará ubicada en Santa Cruz y producirá 1.500 barriles diarios.

“En total, YPFB invertirá $us 317 millones en cuatro proyectos de biodiésel”, anunció el presidente de YPFB, Armin Dorgathen. La primera planta, que utilizará tecnología Fame, requerirá una inversión de $us 35 millones.

“En otros países, como en Argentina —por ejemplo—, es obligatorio el uso de biodiésel. Hasta el año pasado su mezcla incluía el 10% de biodiésel, este año eso bajó al 5%. En Brasil se llega hasta un 20%”, según datos del ejecutivo.

La planta Biodiésel ‘Fame 1’ consumirá 75.000 toneladas anuales de soya. “Tenemos suficiente materia prima. El consumo en Bolivia es de 100.000 toneladas anuales, la producción son 600.000 y se tiene una capacidad instalada de 1,2 millones. Es decir que no es un problema el abastecimiento”, dijo el titular de YPFB. El 90% de la soya procesada se convertirá en biodiésel y se tendrá un saldo de 10% de glicerina.

Producción.

Las dos primeras plantas planificadas utilizarán la tecnología de transesterificación de aceites vegetales, produciendo éster metílico de ácido graso (Fame, por sus siglas en inglés). “Este biodiésel luego se mezcla con el diésel convencional en porcentajes”, sostuvo Dorgathen.

Tendrán una capacidad de 1.500 barriles diarios, cada una. “Entre ambas podríamos llegar a mezclar el 10% del consumo interno del país”, expresó el presidente de la estatal petrolera.

La tercera planta utilizará tecnología HVO (Hydrotreated Vegetable Oil). Consiste en la obtención de combustible a partir del reciclado de aceite de cocina usado, a través de un tratamiento con hidrógeno como catalizador.

El resultado es un biodiésel renovable que puede contaminar hasta un 90% menos que el tradicional de origen fósil, generando menos gases de efecto invernadero y partículas contaminantes.

Este producto “está siendo bastante utilizado en Europa e incluso en los aviones, que lo vienen haciendo al 1% y quieren que en 2025 se llegue a un 5%”, argumentó Dorgathen.

La cuarta planta será de pirolisis. “Se trata de convertir las llantas usadas en combustible”. Se refiere a un tratamiento en ausencia de oxígeno y en presencia de nitrógeno, por medio del cual se degrada el neumático desechado en sus componentes iniciales, evitando así la emisión de contaminantes a la atmósfera. Luego pasa por una segunda degradación al introducirse en un catalizador para realizar el rompimiento polimérico, produciendo combustible y un residuo sólido carbonoso.

Inversión.

El precio del barril de petróleo, el estándar referencial para todo el sector energético, determina si la inversión es racional o no. “A un precio de $us 50 por barril, una planta de biodiésel resulta económicamente viable”, de acuerdo con el presidente de YPFB. Consecuentemente, en tanto que el precio del crudo está por encima de ese valor referencial, resulta conveniente la inversión.

Según la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), la demanda total de biocombustibles está en camino de superar los niveles de 2019, cuando marcó su pico histórico. La demanda mundial anual de biocombustibles crecerá un 28% hasta 2026, alcanzando los 186.000 millones de litros. Estados Unidos lidera los aumentos de volumen, pero gran parte de este crecimiento es un repunte de la caída provocada por la pandemia.

Asia representa casi el 30% de la nueva producción durante el periodo de pronóstico, superando la producción europea de biocombustibles hacia 2026. Esto se debe a políticas internas, una demanda creciente de combustible líquido y una producción impulsada por la exportación. Las recientes políticas de etanol de India y los objetivos de mezcla de biodiésel en Indonesia y Malasia son responsables de la mayor parte del crecimiento en Asia.

En ese marco, se prevé que India se convertirá en el tercer mercado más grande del mundo de etanol para 2026.

Siguiendo con la previsión de la IEA, en 2026 también América Latina demandará el 30% de la producción mundial de biocombustibles, principalmente por el consumo en Brasil de biodiésel y etanol.

Con una previsión de precios altos del barril de petróleo, ésta es una tendencia que sin duda puede incrementarse en los próximos años.

Comparte y opina:

Bolivia invertirá en una segunda planta de urea para el mercado externo

Armin Dorgathen: ‘Nos estamos preparando para 2023 y llegar al 110% de capacidad en Bulo Bulo’

Armin Dorgathen, presidente de YPFB

/ 13 de mayo de 2022 / 18:50

La Planta de Amoniaco y Urea (PAU) de Bulo Bulo se optimiza para que en 2023 alcance el 110% de su capacidad. Conforme a los rendimientos y ventas en el mercado interno y externo, se proyecta la construcción de un segundo complejo para la producción de urea destinado exclusivamente para la exportación. Estos datos fueron revelados a Energías y Negocios por el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, quien también habla sobre el presente y futuro de la estatal petrolera.

—A la fecha, ¿cómo evalúa las operaciones de YPFB y cómo ve el futuro?

—Estamos trabajando arduamente para poder revertir la curva de producción de gas natural a través de la exploración, además de abrir nuevas cuencas petroleras en Bolivia; específicamente en lo que es el Madre de Dios y la llanura chaqueña. Respecto a la producción de combustibles también trabajamos en algo que ya se tiene en toda la región: en Argentina es obligatorio el uso del 5% de biodiésel y en Brasil hay diferentes mezclas de biodiésel, que en el país pueden ayudar en el tema subvención. Buscamos que la empresa pueda ser más eficiente, con los recursos humanos realmente comprometidos y que muestren resultados. Vimos una encuesta reciente en la cual YPFB ocupa el segundo lugar en general y el primero en cuanto a estatales donde las personas quieren trabajar.

—¿Cuáles son los principales desafíos a corto plazo?

—Tenemos que iniciar la perforación de pozos exploratorios. Hemos logrado, después de mucho esfuerzo, la aprobación de proyectos a nivel directorio y a nivel gubernamental. En 2022 iniciaremos las obras civiles de varios de ellos, también está la construcción de la planta de biodiésel, mejoraremos la Planta de Amoniaco y Urea (PAU) que tenemos.

—¿Y cómo está la PAU?

—La planta está en estado operativo, en promedio al 75% de carga. Esto se debe a que en 2020 realizaron maniobras que afectaron la operatividad de la misma, lo cual está actualmente en investigación y se determinará responsables.

—¿Cuál es la producción estimada para esta gestión y qué se prevé para los próximos años?

—El nivel de producción para este 2022 es para cubrir la demanda interna y externa, estimamos producir hasta 500.000 toneladas. Nos estamos preparando para 2023 y llegar al 110% de capacidad, llegando a producir 2.300 toneladas (t) por día, es decir, más de 750.000 toneladas anuales.

—¿Se tiene planificado nuevas inversiones para la producción de urea?

—Si bien en 2021 llegamos a un 75% de la capacidad de la PAU, hay que mejorarla y optimizarla. Entre junio y julio de este año haremos un paro programado para subir al 100% y finalmente en 2023 llegar a 110%. Tenemos inversiones que son para el mantenimiento, para llegar al 100% mediante un cambio de catalizadores y la compra de un nuevo caldero para hacer unas variaciones en el proceso y llegar al 110% de eficiencia. Es decir, sobrepasar las 2.100 toneladas del diseño y luego construir una segunda planta exclusiva para la exportación de urea.

—¿Cuáles son los principales mercados de la urea?

—La urea producida se destina en un 10% al mercado interno y en un 90% a la exportación. Los principales mercados externos son Brasil con un 60%, Argentina con 30%, Perú el 8%, y otros el 2%.

—¿Cuánto de gas natural requiere la PAU para operar?

—La PAU consume 1,2 millones de metros cúbicos de gas al día, lo cual hemos podido estabilizar ya que la planta nunca contó con una producción tan constante como la de este año y es un logro importante. En el tema de la eficiencia, se tuvo que poner en producción la planta con los niveles actuales para poder determinar cuáles eran los puntos de daño que se generaron y cuáles son los cambios necesarios para elevar la productividad y ver si la planta iba reaccionando. Hicimos todos los estudios y haremos los cambios respectivos en junio y julio. La planta seguirá consumiendo 1,2 millones de metros cúbicos, pero evidentemente va a generar mayores cantidades de urea a partir de julio.

—Por lo expuesto, la PAU se constituye en un pilar de la industrialización.

—Es uno de los proyectos de industrialización más importantes del país, que genera ingresos muy relevantes para YPFB y Bolivia. Mediante éste, estamos adquiriendo conocimientos para avanzar en la consolidación de la industria petroquímica nacional. Está siendo gestionado por la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH) y la planta de NPK (productora de fertilizantes a base de nitrógeno, fósforo y sodio); esto es algo interesante para consolidar el valor agregado que genera la PAU. Con la planta logramos generar divisas para el país, sustituir las importaciones, agregar valor al gas natural para generar excedentes y promover el desarrollo, crear polos de desarrollo petroquímico y promover la transferencia de tecnología. Los impactos más relevantes son el incremento del consumo de urea en el mercado interno, pasando de 19.000 toneladas en 2017 a 60.000 proyectadas para 2022, incremento de la productividad y rentabilidad de los cultivos, ampliación de la frontera agrícola del país y recuperación de la fertilidad de tierras cultivadas, ahorros importantes para el bolsillo del agricultor, incentivo a la producción de alimentos y su contribución a la seguridad alimentaria del país. Es común en muchos actores de la oposición cuestionar la ubicación actual de la planta de urea.

—Actores de la oposición cuestionan la ubicación actual de la planta. ¿Cuál es la justificación técnica para que esté ubicada en Bulo Bulo?

—No estuve durante la evaluación de la localización de la PAU. Sin embargo, a priori, viendo que está en el centro de Bolivia y que la planta tenía como objetivo central, y es política siempre de nuestro gobierno, el abastecer primero a los bolivianos. Desde Bulo Bulo es posible llegar con logística a todos los departamentos de forma adecuada y de igual manera para la exportación. Tenemos camiones que salen hasta Montero y desde ahí se puede distribuir la urea hacia los diferentes canales. De todas formas, hoy estamos exportando mayormente a Brasil y tenemos propuestas firmes hacia Perú y otros países a los que la ubicación nos permite llegar. Evidentemente, la segunda PAU estará ubicada en una locación pensada precisamente para la exportación de urea.

—¿Cuál es la logística para el mercado interno y para la exportación de urea?

—Depende de la localización si sale hacia occidente o si sale hacia oriente. Hoy estamos trabajando una nueva logística para llevar a Perú y entregar puesto en ese país. Como dije, una de las rutas más comunes es sacar de Bulo Bulo a Montero y de allí a la frontera con Brasil, en caso que vaya a ese mercado. Con la segunda planta de urea el objetivo justamente es poder tener ahorros en la parte logística y utilizarla exclusivamente para un mercado de exportación, que sería el brasileño. La planta de Bulo Bulo atenderá el consumo del mercado interno más las exportaciones a los países que están al oeste del mapa y el mercado argentino.

—El ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, indicó que la Ley de Hidrocarburos cumplió su ciclo y que se requiere ajustes. ¿Cuáles son los principales ajustes que usted considera necesarios?

—Evidentemente tenemos una Ley de Hidrocarburos que fue creada en otro momento donde las condiciones de la industria petrolera global eran diferentes y también con valores de reservas que eran mentirosos. En el gobierno de Mesa (Carlos) se dijo que Bolivia tenía hasta 75 TCF de reservas, lo cual sobredimensionaba la realidad existente en Bolivia. Se hablaba de casi 20 TCF de reservas probadas cuando en 2009 solo había 9 TCF. Se creó una Ley de Hidrocarburos bajo una certificación de reserva de hidrocarburos mentirosa, bajo un contexto de industria totalmente diferente, lo cual hace que nuestra Ley de Hidrocarburos necesite algunas modificaciones, pero sabemos lo complejo que es cambiar una ley, más aún cuando hay intentos de politizar el tema y no se ven las cosas desde el lado técnico. Hoy en día, con la entrada de las energías renovables y los yacimientos no convencionales, hemos visto un cambio total en el tablero de la industria. Actualmente, los no convencionales deben aportar una gran cantidad de hidrocarburos en el mundo. Hemos visto que EEUU pasó de ser importador a ser exportador de hidrocarburos y es uno que sustituye el gas que Rusia no envía a Europa, lo cual hace que el tablero haya cambiado. Muchas de las empresas europeas que trabajaban en el rubro de los hidrocarburos únicamente y que están presentes en el país, como Repsol, Shell y Total, han dividido sus inversiones entre hidrocarburos y energías renovables. Esto hace que la competencia para conseguir recursos, para lograr que estas empresas exploren en el país, sea cada vez más difícil. Existe una competencia entre países y entre invertir en convencionales, no convencionales y renovables. Se necesita una ley que pueda tener algunas modificaciones al respeto. Mientras tanto, estamos trabajando en otros cambios normativos para ayudar a incentivar la inversión.

—Bolivia ya vivió en el pasado, entre 2011 y 2014, momentos de precios muy altos del barril de petróleo. ¿Cómo está afectando actualmente al país el incremento en el precio del crudo?

—Los precios altos nos benefician en los ingresos por venta de gas natural. YPFB también está trabajando para mejorar los contratos. Se logró cerrar la sexta adenda de venta de gas natural con Argentina y estamos entregando los volúmenes correspondientes. También hemos alcanzado nuevos contratos en Brasil, que nos han permitido batir el récord de venta de gas en ese país y luego en Argentina. No solo estamos siendo beneficiados por los precios sino por las negociaciones como tal, que está realizando YPFB. Hay un tema que nunca se atacó como se debió, que es la subvención de combustibles. Para ello, estamos trabajando en las plantas de biodiésel, exploración de crudo nacional, importación de crudo e implementación de energías renovables, para evitar el consumo de diésel en diferentes regiones en la generación eléctrica. Son varios los proyectos al mando de Ministerio de Hidrocarburos y Energía, con los que estamos trabajamos para reducir la subvención. Necesitamos soberanía energética en lo que son combustibles en el corto y mediano plazo. Estamos trabajando en ello.

Armin Dorgathen

Presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB)

Es ingeniero petrolero graduado de la Universidad Privada de Bolivia (2009). Cuenta con una maestría en Ingeniería de Reservorios de Energía Subterránea en ENSG en Francia (2012). También se formó como especialista en Reservorio en el IFP de París (2015), y obtuvo otra maestría en Gestión de Proyectos en la Universidad de Barcelona (2016). Su experiencia profesional comenzó en Total E&P en Francia (2012). En Bolivia, trabajó en la Corporación Boliviana YPFB y fue gerente de Yacimientos y Desarrollo en YPFB Chaco. También es profesor universitario.

Comparte y opina:

Últimas Noticias