Energías & Negocios

Sunday 21 Apr 2024 | Actualizado a 17:03 PM

Las renovables suman el 95% de los nuevos proyectos energéticos en América Latina

Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. La mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse

Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Olade

Por Pablo Deheza

/ 23 de febrero de 2024 / 10:23

La situación energética mundial actualmente está caracterizada por una elevada incertidumbre, como resultados de las guerras en Europa del Este y Oriente Medio, además de las tensiones geopolíticas en medio de la conformación de nuevos bloques de países. En medio de todo esto se viene dando la transición hacia fuentes limpias y la descarbonización en el orbe. América Latina no es la excepción y enfrenta este proceso a partir de las diferencias y particularidades de los países presentes en la región. Conversamos con Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), sobre los desafíos actuales del sector energético.

Lea también: El crudo se estabilizará alrededor de $us 80 el barril en 2024

América Latina

—¿Cuál es el panorama energético a nivel mundial hoy en día?

—Lo que caracteriza la situación hoy día es la incertidumbre, esto ha afectado de manera muy importante a América Latina y el Caribe. Tuvo que ver básicamente con el precio de los energéticos principales en los últimos años, pero también es un momento con la pandemia y las complicaciones de suministros que se dio en esos tiempos. Esto ha llevado a América Latina a reponer un debate que hace años no existía, sino que se señalaba que estábamos y estamos todavía en un proceso de transformación hacia nuevas energías. Sin embargo, el tema de seguridad energética vuelve a ponerse como un asunto principal en la conversación. En ese sentido, yo diría que también se repone la urgencia de la integración energética en América Latina como un aspecto que de alguna manera es una respuesta a esta incertidumbre que se vive en el mundo y también en la región. El tema de los precios energéticos, que en algunos casos los países deficitarios requieren importar, también ha logrado acelerar la propia transformación del sector, incorporando energías renovables, entendiendo que es una alternativa frente a otros energéticos más caros. En el caso particular del mercado eléctrico, justamente en esta temporada los precios altos tienden a acelerar las inversiones de energías renovables.

—¿Cómo usted ve el panorama de América Latina y específicamente de Sudamérica?

—Bueno, yo creo que hay hoy día una decidida fuerza y decisiones en los países de transformación del sector energético. Nosotros, en Olade, planteamos que lo que existe en América Latina y el Caribe son transiciones energéticas en plural, porque tienen un carácter diferente, nuevamente muy determinado por la dotación de recursos de un país y otro. Hay países que son ricos en recursos energéticos de fuentes limpias y otros más bien en hidrocarburos; éstos también están haciendo sus cambios tomando en cuenta su propia realidad y economía. Pero lo fundamental es que América Latina y Sudamérica están en un proceso de transformación hacia un modelo de desarrollo energético más sustentable, incorporando energía limpia. En algunos casos incluso desarrollando nuevas fronteras tecnológicas, como es el caso con el hidrógeno, combustible sintético, biocombustibles; Brasil, por ejemplo, es una potencia en eso. El programa general es que vivimos un escenario de transiciones hacia un modelo con el de incorporación de energía limpia y descarbonización de las economías, particularmente en el mercado eléctrico.

—¿Cómo está el desempeño de la solar, eólica e hidráulica en la región?

—Lo primero es llamar la atención sobre el hecho de que, no solo por la energía renovable no convencional, eólica o solar, sino que en general por toda la energía renovable, América Latina y el Caribe es la región más verde del mundo. Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. Claro, la mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse de manera importante, de incorporar otras fuentes. Actualmente la eólica y solar, en el último año, han crecido de manera muy relevante. En 2023 la eólica se incrementó casi 40%. Lo interesante es que casi el 95% de todos los nuevos proyectos de inversión que se desarrollan en la región son fundamentalmente con base en estas tecnologías. Por lo tanto, estas dos fuentes van a seguir creciendo en los siguientes años. En América Latina y el Caribe, desde 2015 –cito esa fecha para tomar como una referencia los acuerdos de la COP de París–, la energía eólica y solar se han multiplicado por cuatro. Han pasado de una participación del 5% al 20%. En América del Sur, en particular, eso ha crecido incluso un poco más. Este crecimiento de las renovables abre a otros debates también, como por ejemplo la necesidad de almacenamiento, etcétera. Pero bueno, son otras agendas que surgen en el proceso de transformación.

—¿Cuál es su perspectiva sobre la situación del mercado del litio?

—En América Latina efectivamente tenemos un gran potencial en litio, pero también en cobre y otros recursos. En Olade acabamos de lanzar un estudio sobre los minerales críticos para la transición energética. Es muy interesante porque nos da algunas pistas sobre cómo se puede visualizar en el futuro. Claro, se ha tenido volatilidad en los precios. Eso afecta a las decisiones de inversión, por cierto. Pero quizá uno debiera mirar esto en perspectiva más bien de mediano y largo plazo. De hecho, nuestro estudio indica que, en un plazo de 20 años, entendiendo que la movilidad eléctrica va a seguir creciendo en el mundo y las baterías, el almacenamiento, el mercado eléctrico también, van a ser cada vez más importantes en los sistemas eléctricos nacionales. Todo eso requiere el litio y se puede establecer que, en el tiempo, eso va a seguir creciendo. Nuestro estudio indica que, en el plazo de 20 años, la producción del litio se debiera multiplicar por 10 para poder satisfacer la nueva demanda. En ese sentido, lo interesante es mirar esto en una perspectiva de mediano y largo plazo. También es relevante y cada día más urgente las decisiones que se tomarán respecto a cómo se produce este litio, cuáles son los procesos productivos, cuáles son los impactos ambientales que esto tiene, el impacto en las comunidades que viven en esos territorios. Todos esos son elementos que nuestros países tienen que tomar en cuenta y entiendo que así lo están haciendo, pero, claramente me parece que la coyuntura es compleja y se requiere una mirada estratégica para que este sector crezca en nuestra región y particularmente en los tres países que conforman el triángulo del litio.

—¿Cómo está avanzando el tránsito a la electromovilidad en la región? 

—Como región hemos ido avanzando y dando pasos en las últimas décadas con los vehículos eléctricos, también incorporando en esto no solo a los de uso personal, sino a los buses eléctricos, que es donde se ha avanzado mucho en algunos países. La última década se ha ido multiplicando por dos, cada dos años, la cantidad de los vehículos eléctricos. Ahora bien, todavía somos una región marginal en el mundo en términos de incorporación de vehículos eléctricos, los protagonistas siguen siendo China, Europa, Estados Unidos. Sin embargo, los países en América Latina están desarrollando estrategias para incorporar electromovilidad, con programas y otros instrumentos. En algunos casos, con apoyo financiero. Por lo tanto, están comprometidos con tratar de avanzar. Si se toma toda la economía, toda la matriz energética, todavía un 70% de la energía es fósil y eso es básicamente el transporte. Para descarbonizar a América Latina es fundamental incorporar movilidad sostenible, movilidad eléctrica. Es verdad que hay países que tienen algo más avanzado, Chile es uno de esos, Colombia también, además de Costa Rica. Brasil es fundamental para producir vehículos eléctricos con empresas chinas. Es el caso de México, también. En Bolivia ustedes tienen estos microvehículos que los están vendiendo no solo en Bolivia, sino que están exportando. Algunos esfuerzos hay, pero no hay un encadenamiento regional. Son esfuerzos nacionales, no todos los países en América Latina tienen el tejido industrial y automotriz, que es una de las bases para construir estos vehículos. Diría que América Latina está dando sus primeros pasos, está avanzando y está comprometida en incorporar cada vez más movilidad sostenible. Un aspecto específico que marca la diferencia en esto son los buses eléctricos, porque eso tiene otra dimensión en las ciudades.

—¿Cómo considera usted los avances en eficiencia energética en la región?

—Pese a todos los avances antes mencionados, donde todavía tenemos una brecha, y donde más bien incluso lo que ha sucedido en los últimos dos años es un retroceso, es justamente en la eficiencia energética. En nuestro panorama energético estadístico que hacemos anualmente, hemos encontrado que el indicador de intensidad energética de América Latina – es decir, cuánta energía necesitamos para producir la misma unidad de productos, eso es por definición el indicador– ha aumentado. Esto quiere decir que la eficiencia energética es un asunto importante, pendiente, que más bien debiéramos darle prioridad porque ha venido a la baja en los últimos años. Nosotros, como Olade, queremos impulsar varias cosas. Una es tener instalada una mesa colectiva regional de eficiencia energética, como la tenemos en energías renovables. También, propiciar marcos regulatorios y leyes que den instrumentos concretos y que generen incentivos para la eficiencia energética en el sector industrial, residencial, pero también en el consumo de los sectores públicos. Además, están todos los otros elementos que son centrales, como el etiquetado de artefactos, viviendas e incluso automóviles, que es absolutamente necesario porque es un mecanismo de transparencia para saber cuánto se consume de energía. La certificación de todo aquello es relevante para la eficiencia energética. Lo claro es que allí todavía, como región, tenemos que avanzar.

—¿Qué actividades tiene planificadas Olade en este año?

—El tema de la eficiencia energética es una prioridad, vamos a impulsarlo en la región. En nuestro ámbito de capacitación, tenemos varias iniciativas en marcha. Hemos lanzado estos días nuestro programa anual, donde existen cursos en distintos temas. Vamos a lanzar este año un magíster en transición energética, en este contexto de capacitación que también es muy relevante. Este año también lanzaremos un observatorio de metano para los distintos países, fundamentalmente los que tienen producción de hidrocarburos, como un asunto central en la descarbonización de ese sector en particular. Seguiremos impulsando la certificación regional de hidrógeno verde como un tema muy importante hacia la integración en América Latina. Tenemos una agenda muy llena de actividades durante este año.

Perfil

Nombre: Andrés Rebolledo

Cargo: Secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade)

Desde inicios de 2023 ocupa el cargo de Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía para el período 2023-2025, cargo electo en la LII Reunión de Ministros de Energía de América Latina y el Caribe, realizada en diciembre de 2022, y en cumplimiento de lo establecido en el Convenio de Lima. Con una destacada trayectoria profesional de más de 30 años, Andrés Rebolledo Smitmans ejerció diversos cargos técnicos de liderazgo y responsabilidad política en ámbitos del sector energético, de las relaciones económicas internacionales y organismos multilaterales. Economista de la Universidad de Chile, Andrés Rebolledo Smitmans se desempeñó como Ministro de Energía de Chile en el período 2016-2018 y como Presidente de la Empresa Nacional de Petróleo de Chile. También ejerció el cargo de Viceministro de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, Embajador en Uruguay, Representante ante la ALADI y consultor en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros organismos.

Comparte y opina:

La geopolítica altera los precios del crudo

Solo cuando un barco se hunde en el Estrecho de Ormuz puede haber un precio del petróleo diferente

Por Pablo Deheza

/ 19 de abril de 2024 / 06:49

Los precios del crudo cayeron un 3% a mitad de la semana en curso, ante la evidencia de que no se produjo un escalamiento mayor en el conflicto entre Israel e Irán. Este último país envió un ataque con más de 300 drones y misiles contra el Estado judío el fin de semana. La acción se dio en venganza por la agresión contra su legación diplomática en Damasco, Siria, del 1 de abril.

Adicionalmente, datos sobre el incremento de los inventarios comerciales en Estados Unidos junto a indicadores económicos más débiles de China reforzaron la caída del crudo.

Los analistas sugirieron que los inversores todavía están atentos a los acontecimientos en Oriente Medio. Las autoridades de Israel todavía no han desestimado de manera total una respuesta bélica contra Irán.

Lea: Bolivia invertirá $us 397,67 MM en exploración de hidrocarburos en 2024

Precios del crudo

Los precios del petróleo se mantuvieron cerca de un mínimo de tres semanas ayer. Los futuros del Brent cayeron un 0,2%, para ubicarse en $us 87,11 por barril, mientras que el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) se movió arriba un 0,1%, para asentarse en $us 82,73 por barril. Son los niveles más bajos del oro negro desde el  27 de marzo.

“Los precios del petróleo están descontando parte de la prima por la guerra y las continuas tensiones en torno al conflicto de Gaza, sumado al posterior ataque con misiles iraníes contra Israel”, escribió John Evans, analista de la corredora de petróleo PVM, en una nota el miércoles.

“Es difícil imaginar que el hecho de que prevalezca la cabeza más fría pueda estar asociado con este conflicto de eones, pero hasta ahora Israel se ha adherido a los llamados internacionales a mostrar moderación”, señaló Evans.

Las hostilidades en Medio Oriente no han provocado una interrupción del suministro y es poco probable que Israel responda atacando una instalación productora o exportadora de petróleo en Irán, dijo Andrew Lipow, presidente de Lipow Oil Associates.

“Las teorías de que la tensión entre Irán e Israel alteraría el suministro de petróleo se han desvanecido”, dijo Manish Raj, director gerente de Velandera Energy Partners. “Puede que la paz haya llegado a su fin, pero el petróleo sigue fluyendo”, añadió el ejecutivo.

AIE

Desde una perspectiva más estructural y menos coyuntural, la Agencia Internacional de Energía (AIE) advierte sobre una contracción en la demanda mundial de crudo.

El crecimiento de la demanda mundial de petróleo continúa perdiendo impulso con un crecimiento en el primer trimestre de 2024 de 1,6 millones de barriles diarios (mbd), 120.000 bd por debajo del pronóstico anterior de la AIE. El organismo cita como causas las entregas excepcionalmente débiles de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a las economías más prósperas del orbe.

El repunte pospandémico, que ya se ha completado en gran medida, una mayor eficiencia de los vehículos tradicionales y el añadido de una flota de movilidades eléctricas en expansión están contribuyendo para frenar el requerimiento adicional de petróleo. El crecimiento de la demanda global en 2024 y 2025 se desacelera a 1,2 mbd y 1,1 mbd, respectivamente, señala la nota de esta semana de la AIE.

Se prevé que los países no pertenecientes a la OPEP+, encabezados por Estados Unidos, impulsen el crecimiento de la oferta mundial hasta 2025. Para 2024, se prevé que la producción mundial aumente en 770.000 bd a 102,9 mbd. La producción no perteneciente a la OPEP+ se expandirá en 1,6 mbd, mientras que la oferta de la OPEP+ podría caer 820.000 bd si se mantienen los recortes voluntarios. En 2025, el crecimiento global podría aumentar a 1,6 mbd, según las estimaciones de la AIE. Se prevé que los países no OPEP+ lideren los incrementos, aumentando 1,4 mbd, mientras que la producción de la OPEP+ podría aumentar en 220.000 bd si se mantienen las restricciones.

Datos

La organización referente del sector pronostica que el rendimiento global de las refinerías aumentará en 1 mbd a 83,3 mbd en 2024, 160 mbd menos que en su prospectiva del mes pasado, debido a menores rendimientos en Rusia, cortes no planificados en Europa y una actividad china aún tibia. Se proyecta que el rendimiento aumentará en 830.000 bd a 84,2 mbd en 2025, ya que el crecimiento fuera de la OCDE de 1,1 mbd compensa con creces las caídas en la misma.

Los inventarios mundiales de petróleo a los que la AIE les hace seguimiento aumentaron en 43,3 millones de barriles en febrero, alcanzando un máximo de siete meses, con el petróleo en agua en su nivel más alto en 15 meses. Por el contrario, las existencias de tierras cayeron a su nivel más bajo desde al menos 2016. Las existencias de la industria de la OCDE disminuyeron en 7,6 millones de millones en febrero, manteniéndose 65,1 millones de millones por debajo del promedio de cinco años. Los primeros datos indican que generaron 22 mb en marzo.

Los futuros del crudo ICE Brent alcanzaron un máximo de seis meses de $us 90 el barril a principios de abril en medio de la escalada de tensiones en Oriente Medio, los ataques a las refinerías rusas y una extensión de los recortes de producción de la OPEP+ hasta junio. La fortaleza del precio del crudo se vio respaldada por el sentimiento alcista de los inversores, y las posiciones netas de fondos de bolsa en Brent alcanzaron su nivel más alto en un año.

Impactos

Las tensiones en Medio Oriente plantean la mayor amenaza, tanto para incrementar los precios del crudo como para impedir un posible recorte de las tasas de interés por parte de los principales bancos centrales del mundo. Las consecuencias de una cotización al alza del petróleo se reverberan a lo largo de todo el sector energético y se suman a las presiones inflacionarias que tanto desean mantener bajo control las autoridades monetarias.

“En este momento, creo que la mayor amenaza es la geopolítica, porque hemos visto lo que ha sucedido en Medio Oriente”, dijo el miércoles el gobernador del banco central austriaco, Robert Holzmann, uno de los responsables de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), en entrevista con la cadena CNBC.

“Como se puede imaginar, solo cuando un barco se hunde en el Estrecho de Ormuz puede haber un precio del petróleo diferente, y esto, por supuesto, puede obligarnos a repensar nuestra estrategia”, añadió.

Holzmann destacó las ramificaciones para los precios de la energía como el factor más importante en términos de la lucha para controlar la inflación. Precisó que un aumento abrupto de los precios del petróleo, por ejemplo, constituiría un “shock muy, muy importante”.

A su vez, desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido que las tensiones en Oriente Medio podrían provocar un aumento de los precios del petróleo, un aumento de la inflación y un impacto significativo en las perspectivas positivas de los mercados financieros.

Aumento

El asesor económico del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas, dijo que el FMI está evaluando la probabilidad de otro aumento en los precios del petróleo como resultado de conflictos pasados en el Medio Oriente.

“El aumento de la inflación que vendría del aumento de los precios de la energía desencadenaría una respuesta de los bancos centrales que ajustarían las tasas de interés para asegurar que la inflación vuelva a alcanzar su objetivo, y eso afectaría la actividad”, afirmó Gourinchas.

“Aún esperamos que la inflación baje en el transcurso de 2024 y que deje a la Reserva Federal en una posición en la que pueda comenzar a recortar las tasas más adelante en el año”, dijo el asesor del FMI.

En contraste con la resiliente economía estadounidense, el FMI espera que el crecimiento europeo continúe a un ritmo más lento en el corto plazo, prediciendo un crecimiento del 0,8% para la zona del euro este año, repuntando ligeramente hasta el 1,5% en 2025.

“Las consecuencias del shock energético todavía persisten hasta cierto punto, aunque se han moderado bastante”, explicó Gourinchas. “Pero no olvidemos que tenemos una política monetaria estricta, y que la política monetaria está aumentando el costo del endeudamiento y para los hogares y las empresas”, acotó.

A diferencia de Estados Unidos, los consumidores y las empresas europeas también se sienten mucho menos confiados en la salud de la economía en general, según Gourinchas.

“Eso significa menos consumo, menos demanda agregada, menos inversión”, dijo.

Comparte y opina:

Bolivia invertirá $us 397,67 MM en exploración de hidrocarburos en 2024

Se tiene previsto la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero a través de la perforación de los pozos de investigación Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y Madre Selva-X1 IE

Por Pablo Deheza

/ 12 de abril de 2024 / 07:03

El panorama actual de la exploración de hidrocarburos en Bolivia se encuentra en un momento de transición y expansión. El Plan de Reactivación Upstream (PRU) fue concebido inicialmente para abordar la disminución de reservas y producción de hidrocarburos, sin embargo, YPFB ha ido adaptando y ampliando sus esfuerzos, incorporando nuevas oportunidades exploratorias con el fin de aumentar la probabilidad de éxito en este ámbito. Dentro del marco del PRU 2021-2025, varios proyectos han arrojado resultados positivos, con ocho de ellos ingresando exitosamente a producción.

En este contexto, el año 2024 se presenta como un período relevante en el plan de exploración de hidrocarburos en Bolivia. Se proyecta la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero mediante la perforación de pozos estratigráficos fuera de las zonas tradicionales, como la cuenca Madre de Dios. Conversamos sobre estos temas con el viceministro de Exploración y Explotación de Recursos Energéticos, Raúl Mayta, quien brinda todos los detalles sobre la situación de los trabajos prospectivos en el país.

Lea también: ‘La biotecnología mejorará la productividad en un 30%’

EXPLORACIÓN DE HIDROCARBUROS

—¿Cuál es la situación actual del plan de exploración de hidrocarburos?

—YPFB planteó el Plan de Reactivación Upstream (PRU) para contrarrestar la disminución de reservas y producción de hidrocarburos en Bolivia, el mismo contemplaba inicialmente un portafolio de 30 oportunidades exploratorias. No obstante, durante el periodo de ejecución del PRU, YPFB ha venido incorporando nuevas oportunidades exploratorias con el objetivo de incrementar la probabilidad de éxito exploratorio. De los proyectos planificados en el PRU 2021-2025, se observa que 11 tuvieron resultados positivos, de los cuales ocho ingresaron a producción.

—¿Cuáles son los principales proyectos que se realizarán en 2024 en el marco del plan de exploración de hidrocarburos, tanto en gas como en petróleo?

—Para esta gestión, se tiene previsto la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero a través de la perforación de los pozos de investigación estratigráfica Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y Madre Selva-X1 IE, está expansión permitirá abrir nuevas oportunidades para el desarrollo económico y social de nuestro país. Por otra parte, con el objetivo de incrementar la producción y reponer las reservas de hidrocarburos, este año se tiene prevista la perforación de pozos exploratorios que se encuentran en la ejecución de actividades previas; tales como la licencia ambiental, obras civiles, aprobación del presupuesto y licitación de servicios para la perforación. De igual forma, se dará continuidad a la perforación del Pozo Mayaya Centro-X1 IE, cuyo resultado se espera obtener hasta finales del primer semestre de 2024.

—¿Cuáles son las principales inversiones que se realizarán en 2024 en el marco del plan de exploración de hidrocarburos?

—Para la gestión 2024, las inversiones en actividades de exploración y explotación de hidrocarburos fueron programadas por las empresas petroleras en los Programas de Trabajo y Presupuesto (PTP) aprobados por YPFB en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros, así como a la inversión que YPFB Casa Matriz realiza para sus actividades de Exploración y Explotación por cuenta propia. Para esta gestión se tiene proyectado un monto inicial de inversión de $us 397,67 millones para ejecutar proyectos de exploración y explotación hidrocarburífera. Un monto de inversión de $us 276,89 millones está destinado para proyectos en Exploración que representa el 70% del monto total y $us 120,77 millones para proyectos de explotación, asimismo representa el restante 30%. También, cabe resaltar que, el 77% del monto total programado será ejecutado por YPFB Casa Matriz y sus empresas subsidiarias.

—Además de las zonas tradicionales para los hidrocarburos (Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija), ¿se están realizando tareas de exploración en otras áreas?

—Una de las visiones del PRU es la ampliación de la frontera exploratoria dentro de la zona no tradicional de hidrocarburos de Bolivia. En ese sentido, YPFB viene trabajando en oportunidades exploratorias en las diferentes cuencas geomorfológicas del país, proyectando la perforación de pozos estratigráficos Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y ejecución de estudios regionales para incrementar la madurez exploratoria, tal es el caso de la evaluación hidrocarburífera regional realizada en la cuenca Madre de Dios, donde se visualiza la posible presencia de hidrocarburos.

—¿Cómo ha evolucionado la inversión en exploración de hidrocarburos en el país en los últimos años?

—Resultado de la política hidrocarburífera implementada, se destaca el incremento de las inversiones en las actividades exploratorias ejecutadas en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros, como por parte de YPFB Casa Matriz, desde la gestión 2011 hasta la fecha, en las cuales se han desarrollado proyectos de perforación y adquisición de datos geológicos. Como resultado de las actividades desarrolladas en el marco del PRU, se ha logrado reactivar la exploración alcanzando un monto o de inversiones para el año 2023 de aproximadamente $us 259,44 millones, puntualizando que más del 45% de las inversiones ejecutadas son las de YPFB con su rol de operador.

—¿Qué operadoras privadas están realizando exploración de hidrocarburos en Bolivia actualmente?

—Actualmente, las empresas YPFB Chaco S.A, YPFB Andina S.A., YPF E&P Bolivia, Vintage Petroleum Boliviana y Petrobras Bolivia S.A. se encuentran desarrollando actividades de exploración en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros vigentes. Asimismo, se debe mencionar que se está gestionando la aprobación, por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional, para dar inicio a las actividades exploratorias en los Contratos de Servicios Petroleros para las áreas Ovai, Arenales, Florida Este y Tita-Techi, a suscribirse con la empresa Canacol Energy Colombia S.A.S Sucursal Bolivia.

—En el pasado, diversas autoridades nacionales, incluyendo al actual ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, hablaron de la necesidad de actualizar la ley del sector para incentivar la inversión privada. ¿Qué acciones se han tomado en ese sentido?

—El Ministerio de Hidrocarburos y Energías se encuentra elaborando propuestas normativas que permitan promover la ejecución de nuevas inversiones en exploración y la reposición de reservas de gas natural e incorporen producción adicional de líquidos para contrarrestar la subvención de hidrocarburos en el país. Es oportuno hacer notar la necesidad de actualizar las disposiciones de la Ley N° 3058, tomando en cuenta que el modelo contractual definido en la ley no produjo los impactos esperados, en la ejecución de nuevas actividades exploratorias en el marco de nuevos contratos petroleros, lo que hubiera permitido el descubrimiento de nuevas acumulaciones de hidrocarburos y consecuentemente la reposición de reservas. Es claro que la exploración de hidrocarburos ha evolucionado en el sentido que, el descubrimiento de nuevas reservas que permitan la reposición de las ya utilizadas, es cada vez más dificultoso, resultando en fronteras exploratorias que se extienden a la perforación de pozos de mayor profundidad que representa un mayor costo operativo, mayores riesgos exploratorios, que a su vez significan un mayor tiempo de ejecución para lograr alcanzar las profundidades de los objetivos productivos. Esta dificultad técnica, acompañada de otras variables económicas no brindan un escenario que promueva las inversiones de exploración de las empresas participantes de los contratos, bajo el contexto actual del sector hidrocarburífero. Se debe considerar que es necesario adecuar las disposiciones normativas que rigen las actividades de Exploración y Explotación de Hidrocarburos dentro de la Ley de Hidrocarburos, tomando en cuenta el carácter preconstitucional de la misma y las previsiones definidas en la CPE, asimismo, se debe adecuar la Política de Hidrocarburos, considerando la tendencia de descarbonización del sector energético y la necesidad de establecer un régimen de incentivos para las actividades de Exploración y Explotación de Hidrocarburos, considerando exenciones impositivas o tributarias, con el objeto de promover las inversiones de empresas petroleras.

PERFIL

Nombre: Raúl Mayta

Cargo: Viceministro de Exploración y Explotación de Recursos Energéticos

Nació en la ciudad de La Paz en 1987, se graduó en la carrera de Ingeniería Geológica en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), donde también concluyó el diplomado en Especialidad en geofísica aplicada a la exploración de hidrocarburos, y otro en Alta especialización en geociencias en el Instituto Francés del Petróleo. La autoridad trabajó en YPFB desde 2012, donde desarrolló sus conocimientos en elaboración de proyectos exploratorios, estudios de evaluación hidrocarburífera regionales y locales, análisis de sistemas petroleros, estimaciones de volúmenes, riesgo geológico y planteamiento de propuestas de perforación exploratoria y programas de adquisición de información geológica y geofísica.

Comparte y opina:

Petrobras halla crudo en el Margen Ecuatorial

Brasil se suma a los éxitos de Guyana y Surinam en la zona

/ 12 de abril de 2024 / 07:01

La estatal brasileña Petrobras anunció el hallazgo de una significativa acumulación de petróleo en aguas ultra profundas de la Cuenca Potiguar. Este descubrimiento, ubicado en el pozo exploratorio Anhangá, marca un hito en cuanto a sus esfuerzos de exploración en el denominado Margen Ecuatorial.

El martes, Petrobras informó del descubrimiento de una formación con presencia de petróleo en el Atlántico. Específicamente, se trata de resultados positivos en el pozo exploratorio Anhangá, en la Concesión POT-M-762_R15. El lugar de la perforación está ubicado cerca de la frontera entre los estados de Ceará y Rio Grande do Norte, aproximadamente a 190 kilómetros de la ciudad de Fortaleza y 250 kilómetros de Natal, en una profundidad de agua de 2.196 metros, en la costa brasileña en el área del Margen Ecuatorial.

Este es el segundo descubrimiento en la zona en 2024 y fue precedido por la confirmación de la presencia de hidrocarburos en el Pozo Pitu Oeste, ubicado en la Concesión BM-POT-17, aproximadamente a 24 kilómetros de Anhangá. Estos descubrimientos aún serán sometidos a evaluaciones adicionales. Petrobras es el operador de ambas concesiones y posee una participación del 100%.

Lea: Bolivia invertirá $us 397,67 MM en exploración de hidrocarburos en 2024

Margen Ecuatorial

“La empresa tiene una trayectoria de casi 3.000 pozos perforados en ambientes de aguas profundas y ultraprofundas, sin ningún tipo de complicación o impacto al medioambiente, lo que, sumado a la capacidad técnica y experiencia acumulada durante casi 70 años, permite a la empresa abrir nuevas fronteras y gestionar sus operaciones en el Margen Ecuatorial con total seguridad”, dijo el presidente de Petrobras, Jean Paul Prates.

Además de las actividades en el Margen Ecuatorial brasileño, la compañía adquirió, en 2023, nuevos bloques en la Cuenca de Pelotas, en el sur de Brasil, y participaciones en tres bloques exploratorios en Santo Tomé y Príncipe, país de la costa occidental de África.

“Las actividades exploratorias en el Margen Ecuatorial representan un paso más en el compromiso de Petrobras de buscar la reposición de reservas y el desarrollo de nuevas fronteras exploratorias que aseguren la satisfacción de la demanda energética global durante la transición energética”, señala un reporte institucional de la estatal brasilera.

“La nueva campaña se está ejecutando en línea con la historia de excelencia y seguridad absoluta de Petrobras, sin incidentes, reforzando el compromiso de la empresa con el respeto a las personas y al medioambiente”, añade Petrobras.

El descubrimiento de yacimientos de turbiditas petrolíferas de edad Albiana no tiene precedentes en la Cuenca del Potiguar y se llevó a cabo mediante perfiles eléctricos y muestras de petróleo, que luego serán caracterizados mediante análisis de laboratorio. Petrobras continuará las actividades exploratorias en el área con el objetivo de evaluar la calidad de los yacimientos, las características del hidrocarburo y la viabilidad técnica y comercial de la acumulación.

El éxito exploratorio en Guyana y Surinam corrobora la importancia de la zona e incentiva a Petrobras para que continúe su campaña en las cuencas del Margen Ecuatorial brasilero.

(12/04/2024)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Los vehículos eléctricos necesitan dejar de ser tan aburridos

Una aceleración potente solía ser emocionante por sí misma, pero los vehículos eléctricos han amortiguado ese aspecto

Por Ezra Dyer

/ 12 de abril de 2024 / 07:00

Estamos en un punto de inflexión del optimismo en torno a los autos eléctricos. En los últimos años, debido a que las ventas de vehículos eléctricos aumentaron de manera significativa y las automotrices anunciaron una avalancha de nuevos modelos impulsados por baterías, parecía que los autos eléctricos eran una inevitabilidad a corto plazo. No obstante, a pesar de todas las promesas, parece que el entusiasmo por los vehículos eléctricos se ha enfriado.

Hace poco, Ford anunció que está recortando los objetivos de producción de la Lightning, su camioneta eléctrica. Tesla proyectó que el crecimiento de las ventas en 2024 sería “notablemente inferior” al de años recientes. Hertz está vendiendo alrededor de una tercera parte de sus autos eléctricos y Audi está ralentizando su transición a los vehículos eléctricos. Hay bastantes obstáculos evidentes para los vehículos eléctricos: el costo, la autonomía y la infraestructura de recarga (o la falta de ella). Sin embargo, también hay un problema más sutil que no se resolverá con facilidad: los autos eléctricos son demasiado aburridos.

Consulte: Tesla es menos moderna

Puede parecer una queja absurda y estoy de acuerdo. En la lista de cosas que están mal en el mundo, “los autos eléctricos son aburridos” no es una de las cinco primeras. Me encanta poder cargar con paneles solares mi miniván Pacifica híbrida enchufable de Chrysler y creo que los vehículos eléctricos son la respuesta a las necesidades de transporte a largo plazo de la humanidad. No obstante, también creo que la experiencia anestésica de conducir un auto eléctrico es un obstáculo real para la adopción generalizada de la tecnología, debido a que casi todos los compradores potenciales de vehículos eléctricos crecieron con la rica experiencia sensorial de la combustión interna.

El acto de conducir, tal y como lo conocíamos antes de la llegada de los autos eléctricos de consumo masivo, hace poco más de una década, involucraba rituales familiares que se hicieron un lugar en nuestra psique colectiva. Girábamos una llave o presionábamos un botón, sentíamos un rugido de vibraciones a través del asiento y el volante, poníamos una transmisión en marcha y escuchábamos cómo subían y bajaban las revoluciones al cambiar de velocidad. Muchos aprendieron a conducir con una transmisión manual, con los pies bailando entre el embrague y el acelerador mientras elegían qué velocidades meter, con dificultades al principio, pero, con el tiempo, se labró un surco en la memoria muscular. Tal vez haya olores no tan agradables, a aceite y gasolina o diésel, pero tampoco del todo desagradables.

Para los amantes de los autos e incluso para quienes no lo son esta inundación de retroalimentación sensorial está asociada con la libertad y los viajes por carretera, las primeras citas y las idas apresuradas al supermercado.

Los autos eléctricos implican una ruptura definitiva con todo eso. Si te subes a un auto eléctrico, a menudo no hay una llave que girar ni un botón de arranque que presionar, simplemente está encendido. Hay poco ruido, salvo el tono de aviso para peatones que exige la ley, el cual a menudo suena como si Trent Reznor estuviera componiendo una tonada de Nine Inch Nails con un sintetizador espeluznante en algún lugar detrás del parachoques delantero. Algunos de ellos tienen un modo de “un pedal” que ni siquiera requiere tocar el pedal del freno la mayor parte del tiempo. Es como conducir en una cámara de privación sensorial. Para los pasajeros, es lujoso. Para los conductores, es aburrido.

Claro, algunas versiones del Air de Lucid y del Model S de Tesla pueden alcanzar los 240 kilómetros por hora en menos de 10 segundos, pero eso es tan importante como que los relojes sean sumergibles a una profundidad de 300 metros: un alarde para ricos pesados. La Cybertruck de Tesla, con su forma de meme poligonal y su piel de acero inoxidable, en esencia es la réplica más visible del mundo al problema de los vehículos eléctricos aburridos. Sin embargo, si se presiona el acelerador, se comporta como cualquier otro auto eléctrico, es decir, con rapidez y sin corazón.

Una aceleración potente solía ser emocionante por sí misma, pero los vehículos eléctricos han mercantilizado y amortiguado ese aspecto del rendimiento. Un auto eléctrico rápido es tan común como un día soleado en Los Ángeles, una agradable normalidad de punto de partida que por lo general se da por sentada.

Tal vez sea cierto que muchos autos son aburridos en general, independientemente de qué los impulse, inofensivos a propósito en nombre del atractivo para las masas. Y quejarse del sonido y el carácter puede sonar a queja inútil de un grupo demográfico criado con muscle cars y autos manuales de cuatro velocidades: “Boomers” sobre ruedas. No obstante, tengo malas noticias para las automotrices que esperan que la próxima generación se sume al movimiento de los vehículos eléctricos.

Mis hijos tienen 11 y 13 años y no sienten un entusiasmo manifiesto por los autos eléctricos. Cuando juegan “Forza” en Xbox, oigo los chirridos de los Lamborghinis y el rugido de los Raptor de Ford que emanan de la habitación. Me gano la vida probando autos y el favorito de los niños de los últimos años fue el Challenger Black Ghost de Dodge, una máquina de 807 caballos de fuerza que chupa hidrocarburos y representa el último aliento del trueno V-8 sobrealimentado de Dodge. En realidad, es un auto estúpido, el máximo de los imbéciles, un grito de exceso mezquino. No obstante, su brutalidad mecánica analógica activa un lóbulo primario en lo más profundo de nuestro cerebro, el que cataliza el ruido en adrenalina. El último Challenger V-8 salió de la línea de producción el 22 de diciembre del año pasado, otro dinosaurio que destruyó el asteroide de los vehículos eléctricos.

Las automotrices intentan averiguar cómo recuperar la personalidad distintiva de los autos como el Black Ghost en la era de los vehículos eléctricos. Dodge imagina un sistema de altavoces estruendosos para sus futuros muscle cars eléctricos, que imiten el ruido de los tubos de escape. BMW busca ser futurista con una banda sonora desarrollada por Hans Zimmer: pisas el acelerador y el modelo iX se llena del ruido hecho con sintetizador del torcimiento de una nave espacial. Toyota está desarrollando un emulador de transmisión manual para autos eléctricos, con el fin de devolver parte del involucramiento al volante. O eso esperamos.

(*) Ezra Dyer es columnista de la revista ‘car and driver’

Comparte y opina:

Anapo: ‘La biotecnología mejorará la productividad en un 30%’

La producción de biodiésel es una alternativa para disminuir las importaciones de diésel, en la medida de que se avance con el acceso a la biotecnología

Por Pablo Deheza

/ 5 de abril de 2024 / 07:03

Bolivia está en un camino cuyo norte es depender menos de la exportación de recursos naturales y diversificar su economía mediante la política de industrialización con sustitución de importaciones (Biotecnología). Al comenzar a producir biodiésel a partir de fuentes renovables, como los cultivos oleaginosos, el país apuesta por asegurar su soberanía energética y paliar las consecuencias de la volatilidad en los precios del petróleo en el mercado internacional.

El biodiésel es un biocombustible que produce menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los combustibles fósiles, lo que contribuye a la mitigación del cambio climático y mejora la calidad del aire. Además, esto contribuye a generar empleos en el sector agrícola, ya que requiere el cultivo y procesamiento de materias primas como la soya, además de demandar profesionales para operar las factorías.

Lea también: ‘La Planta de Biodiésel llegará a su producción plena en 40 días’

Biotecnología

En la base de este esfuerzo del país están los productores de granos oleaginosos. Este importante sector tendrá un rol preponderante en asegurar el suministro de la materia prima necesaria para transitar del diésel fósil al biodiésel.

Conversamos al respecto con Fernando Romero, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo). Poseedor de una vasta experiencia en el sector, el ejecutivo brinda los detalles al respecto desde la perspectiva del gremio agrícola. Destaca la necesidad de complementar los esfuerzos con la adopción de semilla mejorada, capaz de enfrentar de mejor manera las situaciones de sequía y aumentar la productividad.

—¿Cuál es la visión desde Anapo respecto a la producción de biodiésel que impulsa el Gobierno nacional?

—Consideramos que la producción de biodiésel constituye una alternativa para gradualmente disminuir las importaciones de diésel, pero en la medida de que se pueda avanzar con el acceso a la biotecnología para aumentar la producción de grano de soya, que significaría tener mayores excedentes de aceite vegetal de soya que pueden destinarse para abastecer las dos plantas de biodiésel. También es importante tener incentivos para promover una producción importante de potenciales cultivos de oleaginosas como la palma aceitera o el cusi, que pueden generar una alternativa más interesante de abastecimiento de materia prima como es el aceite vegetal.

—¿Qué volúmenes de producción agrícola se espera que vaya a demandar la Planta de Biodiésel 1, ubicada en Santa Cruz?

—Por la información proporcionada por el Ministerio de Hidrocarburos, entendemos que va a demandar unas 70.000 toneladas anuales de aceite vegetal para la producción de biodiésel.

—Para poner en perspectiva el requerimiento de la Planta de Biodiésel 1, ¿qué porcentaje del total producido actualmente representa esto sobre el total actual?

—Ese volumen representa el 15% del excedente de aceite vegetal de soya que anualmente es exportado generando divisas para el país.

—Se ha hablado de soya y sorgo como las alternativas para proveer a la producción de biocombustibles. ¿Con qué granos se piensa comenzar el suministro a la Planta y cómo se prevé que esto pueda evolucionar en el futuro?

—Como alternativa para la producción de biodiésel está el aceite vegetal de soya, en el caso del sorgo es para la producción de etanol que pueda mezclarse con la gasolina. En el corto y mediano plazo el único aceite vegetal disponible en cantidades suficientes para abastecer la demanda de las dos plantas de biodiésel es el aceite vegetal de soya, pero lamentablemente va a recurrir a los excedentes que se destinaban a las exportaciones. Como sector productivo le hemos propuesto al gobierno acelerar la aprobación del evento de biotecnología en soya Intacta, porque es la tecnología que cuenta con genética de alto rendimiento disponible que puede aumentar la productividad de un 30% y con ello generar excedentes para abastecer la demanda de aceite vegetal, incluso de las dos plantas de biodiésel.

—¿Qué es lo ideal que se podría implementar en cuanto a semillas mejoradas genéticamente y qué es lo que se está haciendo actualmente?

—Hemos planteado que se vea la aprobación del evento de biotecnología Intacta y HB4 tolerante a sequía para que podamos aumentar la productividad en un 30% ya que eso

significa producir 900.000 toneladas de grano de soya adicionales que a su vez representan 120.000 toneladas de aceite vegetal de excedente. La mesa técnica de biotecnología, que fue establecida con el gobierno en octubre del año pasado para precisamente consensuar una propuesta para avanzar con la biotecnología en Bolivia, ha quedado paralizada sin mayor explicación, a pesar de que como sector productivo habíamos presentado una propuesta técnica y de normativa para agilizar la aprobación de nuevos eventos de biotecnología.

—¿Cómo se espera que incida la demanda de la Planta de Biodiésel 1 en cuanto a la superficie cultivada de granos en Santa Cruz?

—Consideramos que no va a tener mayor incidencia para incentivar una ampliación de la superficie cultivada porque para ello el gobierno debe primero brindar mejores condiciones a los productores, relacionado con el acceso a la biotecnología, la seguridad jurídica para las tierras productivas, mejoramiento de la infraestructura y logística de exportación, entre otros.

—¿Qué incentivos se requiere idealmente para garantizar el abastecimiento para la producción de biodiésel y qué es lo que efectivamente se está implementando?

—Los principales incentivos que requieren los productores es primero tener la garantía del Gobierno nacional de que va a comprar el aceite vegetal a precio de mercado, como mínimo a precio de indiferencia de exportación, porque de afectar el precio de aceite de soya, eso puede repercutir en el pago del precio de grano de los productores que realizan las agroindustrias locales. Y también es importante tener acceso a nuevos eventos de biotecnología como la Intacta y HB4 porque eso nos permitirá incrementar la productividad y aumentar la producción de grano de soya. Solo estamos planteando producir más con biotecnología, en la misma superficie que sembramos actualmente.

—Se conoció de un acuerdo con el empresariado cruceño que habla de promover la inversión del sector privado en plantas para biocombustibles. ¿Qué posibilidades hay de que los productores del departamento puedan realizar este tipo de inversiones?

—Entendemos que entre los acuerdos está precisamente esa posibilidad, sin embargo, hasta la fecha no conocemos la normativa estableciendo claramente los incentivos, las modalidades de compra de biodiésel, estándar de calidad, entre otros, o sea es importante brindar un marco jurídico adecuado para dar certidumbre jurídica para las inversiones que los productores puedan realizar en plantas de biodiésel.

—¿Cuáles son las principales actividades que Anapo tiene programadas en lo que resta de 2024?

—Las actividades de la institución son varias y están orientadas principalmente a avanzar en la agenda productiva priorizada para que los productores puedan tener mejores condiciones para producir, para aumentar la producción y de esa manera continuar garantizando la seguridad y soberanía alimentaria del país, y también exportando los excedentes para generar divisas que son importantes para nuestra economía. En ese contexto, los principales temas de nuestra agenda productiva están relacionados con el acceso a la biotecnología, la seguridad jurídica de las tierras productivas, el mejoramiento de la infraestructura y logística de exportación, la lucha contra el contrabando, la liberación irrestricta de las exportaciones, entre los principales.

PERFIL

Nombre: Fernando Romero

Cargo: Presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo)

Es Licenciado en Ciencias Políticas y Máster en Administración de Empresas. Trabajó como productor agropecuario de soya, maíz, girasol, trigo, sorgo y chía desde 1997. Estuvo también en el rubro de la ganadería de cabaña, cría, recría y engorde. Fue miembro de CREA desde 1996, presidente del Grupo CREA Santa Cruz Este (2011-2012) y presidente de CREA BOLIVIA (ABCREA) (2012- 2014). Ejerció como director de Anapo por varias gestiones y asimismo, ocupó el cargo de director tesorero y director vicepresidente en dos gestiones. Fue miembro del directorio de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Santa Cruz (OSJ) y presidente de la Fundación Melchor Pinto Parada.

Comparte y opina: