La Revista

viernes 26 feb 2021 | Actualizado a 11:52

La arqueología se acerca al enigma de los hornos indígenas andinos

Los hornos "huayrachina" son pequeños cilindros con agujeros que permitían a los indígenas de la región entre el sur de Bolivia y el norte de Argentina fundir metales muy puros con muy poco combustible.

/ 11 de junio de 2014 / 15:51

¿Cómo un pequeño horno cilíndrico de arcilla puede alcanzar hasta mil grados de temperatura? ¿Por qué funcionan en los Andes y en Francia no? Estos y otros enigmas de la metalurgia indígena andina que han permanecido siglos sin respuesta están a punto de ser resueltos por arqueólogos argentinos.

Los hornos «huayrachina», de los cuales se han encontrado restos arqueológicos que datan del primer milenio de nuestra era, son pequeños cilindros con agujeros que permitían a los indígenas de la región entre el sur de Bolivia y el norte de Argentina fundir metales muy puros con muy poco combustible.

«Cuando llegan los españoles a la región, el Potosí (Bolivia) se descubre oficialmente en 1945, y los europeos no conocían la tecnología para tratar el mineral que había aquí en los Andes», explica a Efe Pablo Cruz, director del Instituto Interdisciplinario Tilcara, ubicado en la provincia argentina de Jujuy (norte).

«Una de las claves de lo que fue un centro económico durante el periodo colonial, junto con la minería, era la metalurgia, de la cual no teníamos muchas informaciones, más allá de lo que señalaban las fuentes y los restos arqueológicos, que no podemos comprender en su totalidad», señala Cruz.

«Huayra» hace referencia al viento, mientras que «china» significa mujer, en lengua quechua, aunque los investigadores aún no han logrado identificar el porqué de esta segunda parte del nombre.

El director del Instituto se embarcó en la investigación de los hornos «huayrachina» hace casi una década y los estudió en Francia, junto con otros expertos en tecnología indígena.

Allí, sin embargo, no consiguieron extraer el metal en los hornos. No fue hasta este mismo año, cuando los primeros experimentos realizados en la localidad argentina de Tilcara aportaron por fin nueva luz sobre el enigma del funcionamiento de estos hornos.

«Es como una chimenea que tiene varios orificios por los cuales circula el viento. Lo que hemos podido probar es que se necesita mucho viento, a partir de 10 metros por segundo de ventilación natural, y estamos tratando de desentrañar cómo entra en juego la altura, la presión atmosférica», detalló el responsable del proyecto.

Los hornos de viento eran portátiles y permitían a los indígenas fundir unos tres kilos de metal con apenas 6 kilogramos de cartón, casi el mismo combustible que se gasta un argentino en preparar el típico asado familiar del domingo, según han probado en Tilcara.

Esta tecnología fue empleada en los grandes centros de población de la región del Potosí y el norte de Argentina durante siglos, incluso después de la llegada de los colonizadores, hasta la introducción de la amalgama con mercurio.

«Según señalan los cronistas españoles, no se trataba únicamente de útiles o herramientas para procesar el mineral, sino que para los pueblos indígenas las ‘huayras’ eran objetos de culto. Adoraban las ‘huayras’, como también los minerales. Eso se explica por el lado mágico que tiene todo el proceso de fundición», apunta Cruz.

«Son como pequeños volcanes que no solo destellan luces de todas las tonalidades y olores sino que también tienen un bramido muy especial, como si estuvieran vivos», agrega.

A raíz de los éxitos con los hornos «huayrachina», el Instituto Interdesciplinario de Tilcara ha decidido comenzar una plataforma experimental sobre la tecnología indígena con el fuego, que involucrará no solamente las técnicas metalúrgicas sino también otras disciplinas como la cerámica, utilizadas por los antiguos pobladores de la región.

Además, «hay varios otros tipos de hornos en los que estamos trabajando», como los de reverbero (llamados «toccochinbo»), explica Cruz.

Las investigaciones han despertado el interés de las comunidades indígenas que aún habitan en la zona, como los Mama Qolla Ayllu, pero también la curiosidad de los físicos y expertos en metalurgia, intrigados por las altas temperaturas que alcanzan estos rústicos y misteriosos hornos.

Comparte y opina:

Rita Segato, la abuela del himno feminista de LasTesis

El evento virtual 'Arranque digital', parte del proyecto 'El siglo de las mujeres', contará con la teórica feminista y el colectivo artístico.

Por Adrián Paredes

/ 26 de febrero de 2021 / 10:37

Entre todas las invitadas al evento Arranque digital hay nombres importantes para el activismo feminista y la lucha contra la violencia en Latinoamérica.

Pero quizás el nombre internacional más conocido de esta prestigiosa lista es el de la teórica feminista Rita Segato.

El lunes 1 de marzo a las 11.15 la argentina tendrá un debate acerca de nuevos modelos antihegemónicos para hombres y mujeres con la poeta, ensayista y crítica literaria boliviana Virginia Ayllón y la alemana Barbara Potthast, directora del Instituto de Historia Ibérica y Latinoamericana y el Centro de Estudios Latinoamericanos en Alemania.

Segato, profesora titular emérita de la Universidad de Brasilia, recibió cinco doctorados Honoris Causa y varios galardones; llevó a cabo una extensa labor en el campo de los Derechos Humanos y publicó varios libros que estudian la violencia contra mujeres.

Sus tesis fueron la inspiración del himno feminista compuesto por el colectivo artístico y feminista chilleno LasTesis, otras invitadas de Arranque digital, el evento que forma parte del proyecto El siglo de las mujeres.

«Orgullosa abuela» de un himno

El colectivo artístico interdisciplinario LasTesis.

Con base en Valparaíso, el colectivo interdisciplinario está compuesto por Daffne Valdés Vargas, Paula Cometa Stange, Lea Cáceres Díaz y Sibila Sotomayor Van Rysseghem y se dedica a difundir teoría feminista a partir de performance que combina artes escénicas, lo sonoro, el diseño gráfico y textil, la historia y las ciencias sociales.

“El Estado opresor es un macho violador”, dice la letra de Un violador en tu camino, este himno e intervención callejera que alcanzó fama mundial y fue replicada en 50 países.

“A mí me encanta, me honra, me da una gran felicidad que un pensamiento que tardó muchos años en colocarse en el papel, en diversos libros, como es mi análisis de la violencia contra las mujeres, llega a un destino masivo, a una circulación tan extensa como tuvo este poema, esta lírica, que realmente refleja algunos puntos centrales que he enfatizado”, dijo Segato a la BBC a propósito de Un violador en tu camino.

En 2019, Segato se declaró “orgullosa abuela” de este himno.

LasTesis presentarán dos videos durante el evento. El 2 de marzo, a las 12.30, presentarán Nos roban todo, menos la rabia y el 3 de marzo, a la misma hora, el video Juntas, abortamos.

Más actividades incluyen una presentación de la documentalista Eliza Capai sobre el creciente papel de la mujer en el cine brasileño; también un debate sobre periodismo de género entre la socióloga boliviana Sonia Montaño, la periodista venezolana Ariadna García y la comunicadora uruguaya Denisse Legrand.

Las inscripciones están disponibles en la página de Facebook del Goethe Institut-La Paz.

Comparte y opina:

Un autobús sin conductor circula por la ciudad española de Málaga

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:27

Un autobús sin conductor comenzó a circular en las calles de Málaga, en el sur de España, en un proyecto presentado como una primicia en Europa.

Dotado de sensores y cámaras, este autobús 100% eléctrico, entró en servicio el sábado, para hacer una ruta que une el puerto con el centro de la ciudad andaluza. Un circuito de ocho kilómetros que efectúa seis días a la semana.

«El autobús sabe en cada momento dónde está, sabe en cada momento todo lo que tiene alrededor», explicó a la AFP Rafael Durbán Carmona, director de la división sur de la sociedad Avanza, a la cabeza del consorcio público-privado responsable del proyecto.

El vehículo «puede interactuar con las infraestructuras, con los semáforos», estos últimos equipados también con sensores que indican cuando se ponen en rojo, señaló.

Tiene también un dispositivo de inteligencia artificial que le permite mejorar sus «decisiones» en función de los datos que recoge a lo largo del trayecto.

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Europa ha visto otros proyectos piloto de vehículos autónomos, como en Francia o en Estonia, pero ninguno que involucre a un autobús urbano de tamaño normal que ocupe las mismas calles que otros automóviles.

La legislación española no autoriza a que circule un vehículo sin conductor, por lo que un chofer ocupa el asiento habitual, pero sin tocar el volante o los pedales. Su tarea consiste en, excepcionalmente y de forma ligera, corregir la trayectoria, como por ejemplo al llegar a una rotonda.

En caso de un problema, el conductor puede tomar el control.

«Se ve bastante normal, incluso parece que lo lleva el chofer (…) Vengo con mi nieto y creo que todo (va) bien, con seguridad, que si no, no me subo», declaró a la AFP una pasajera, Marta.

Este proyecto se beneficia de una financiación del gobierno español y de la colaboración de varias universidades.

Fuera de Europa, Singapur comenzó a finales de enero a probar la explotación comercial de autobuses autónomos, mientras que China hace ensayos con taxis autónomos en varias ciudades.

En Estados Unidos, Waymo (filial de Google) probará en San Francisco sus taxis robot sin conductor, en servicio en Arizona desde 2017.

Una automóvil autónomo Uber estuvo involucrado en un accidente mortal en marzo de 2018 en Estados Unidos.

Los principales obstáculos citados por los expertos para alcanzar la autonomía completa de los vehículos son las reglamentaciones y la aceptación por parte del público en general, dados los riesgos que pueden plantear en términos de seguridad y ciberseguridad.

Comparte y opina:

Las trabajadores del sexo de Holanda protestan porque los burdeles siguen cerrados

El primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció el martes 24 de febrero que se mantendrán algunas de las medidas para combatir la pandemia de COVID-19.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:20

Las trabajadoras del sexo en Holanda advirtieron el jueves 25 de febrero que organizarán una protesta para denunciar el cierre continuado de los burdeles, mientras que varios restaurantes y cafés tienten previsto reabrir sin autorización.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció el martes 24 de febrero que se mantendrán algunas de las medidas para combatir la pandemia de COVID-19, incluyendo el toque de queda y el cierre de bares, cafeterías y restaurantes.

No obstante, decretó una flexibilización para la mayoría de las profesiones llamadas de contacto, con la reapertura de los salones de peluquería y de masaje a partir del 3 de marzo.

Según Rutte, las trabajadoras del sexo no han sido autorizadas a reanudar su quehacer —no pueden hacerlo desde diciembre— debido a «la naturaleza específica del trabajo, que implica un contacto muy estrecho y la posibilidad de transmisión del virus».

Las trabajadoras del sexo, cuya labor es legal en Holanda desde 2000, tienen previsto reunirse el martes ante el Parlamento para protestar.

«Vamos a protestar porque somos la única profesión de contacto que ya está excluida de la flexibilización de las medidas gubernamentales», declaró Moira Mona, una de las organizadoras de la manifestación.

«Tenemos un estricto protocolo de higiene y sabemos, quizás mejor que nadie, cómo prevenir la transmisión del virus», explicó a la AFP.

Comparte y opina:

Machu Picchu reabrirá el lunes con aforo de 40%

Tras permanecer cerrada en 2020 casi ocho meses por la pandemia, la ciudadela de piedra reabrió en noviembre, pero tuvo que cerrar otra vez el 31 de enero en un nuevo golpe para el turismo, el sector más afectado por la pandemia en Perú.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:13

La ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo en Perú, reabrirá el lunes con aforo de 40%, tras permanecer cerrada todo febrero por una cuarentena destinada a reducir los contagios de COVID-19.

«Reabrimos la ciudadela, el lunes 1 de marzo con 40% de aforo. Podrán ingresar unos 897 visitantes diariamente bajo estrictos protocolos sanitarios «, dijo a la AFP una fuente del ministerio de Cultura.

Tras permanecer cerrada en 2020 casi ocho meses por la pandemia, la ciudadela de piedra reabrió en noviembre, pero tuvo que cerrar otra vez el 31 de enero en un nuevo golpe para el turismo, el sector más afectado por la pandemia en Perú.

Ahora podrá recibir solo el 40% de los 2.244 visitantes autorizados anteriormente, pero de todos modos impulsará la reactivación económica de la región de Cusco, según su gobernador, Jean Paul Benavente.

«Tenemos que reactivarnos y mirar hacia adelante», dijo a la radio RPP Benavente, quien indicó que en 2020 la región dejó de percibir unos $us 1.400 millones por la ausencia de turistas.

«Existen corredores seguros para los turistas. Hay que reactivarnos con mucha fuerza, pero de manera gradual y responsable», añadió.

La región de Cusco registra este año 14.395 casos de coronavirus y 493 decesos y sigue siendo de «nivel muy alto» de contagios, según el gobierno.

Sin embargo, «no hay ningún indicio de que alguna persona se haya contagiado en Machu Picchu», expresó a la AFP la fuente del ministerio de Cultura, que pidió mantener el anonimato.

La ciudad de Cusco, cabecera regional, es la antigua capital del imperio inca. Vive principalmente del turismo, lo mismo que los poblados del Valle Sagrado de los Incas, donde se encuentra la ciudadela construida en el siglo XV.

Machu Picchu y los demás sitios arqueológicos de Perú fueron cerrados el 31 de enero debido al incremento de contagios de COVID-19 con la segunda ola de la pandemia.

Sin embargo, el gobierno decidió el miércoles no prolongar la cuarentena que regía en varias provincias del país desde entonces, aduciendo una desaceleración de los contagios y la compleja situación económica.

El PIB peruano cayó 11,12% en 2020, pero la caída fue mucho mayor en el sector de turismo (-50,45%), según cifras oficiales.
Machu Picchu (Montaña Vieja en lengua quechua) es el cartón postal del país andino. Colocó a Perú en el mapa turístico mundial a mediados del siglo XX y fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1983.

Comparte y opina:

Danzantes aymaras enseñan medidas sanitarias en altiplano de Perú

Los 'kusillos' o bufones enseñan a los habitantes de Puno la importancia de mantener distancia física y usar mascarillas cuando salen de sus casas.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:10

Unos bailarines aymaras con trajes tradicionales recorren las calles de una ciudad peruana a orillas del lago Titicaca para concientizar sobre los peligros del coronavirus.

Los ‘kusillos’ o bufones enseñan a los habitantes de Puno la importancia de mantener distancia física y usar mascarillas cuando salen de sus casas.

«Nosotros también queremos contribuir a la sociedad ayudando, concientizar para que este virus no avance», dice a la AFP Alexander, de 24 años, uno de los kusillos de esta ciudad fronteriza con Bolivia.

Los coloridos kusillos bailan tradicionalmente en las festividades religiosas, como la fiesta de la Candelaria (del 25 de enero al 8 de febrero), pero este año no pudieron hacerlo pues todas las celebraciones públicas fueron prohibidas en Perú por la pandemia.

Los bufones con trajes multicolores y un látigo recorren mercados y calles de la ciudad para recordar la necesidad de evitar aglomeraciones y otras medidas de precaución.

«Me he sentido muy halagado por la presencia de los kusillos tratando de guardar, o hacer guardar orden y también al mismo tiempo de que cuiden la salud», dice a la AFP Guillermo, un residente de Puno.

Región andina de 1,2 millones de habitantes, Puno registra 40.900 casos confirmados de COVID-19 y 1.183 fallecidos desde que empezó la pandemia.

La ciudad cabecera de la región (del mismo nombre) está ubicada a 3.800 metros de altitud a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo que Perú comparte con Bolivia.

Perú registra 1,3 millones de contagios confirmados y más de 45.000 fallecidos.

Comparte y opina:

Últimas Noticias