La Revista

Friday 12 Apr 2024 | Actualizado a 23:05 PM

Sergio Vargas Paz: ‘Animémonos, como realizadores, a hacer películas diferentes’

El director de la película colombiano-boliviana Anomalía nació el 13 de enero de 1987. La ópera prima de Vargas Paz se estrena este jueves.

/ 9 de octubre de 2019 / 12:54

El director de cine paceño revela que su ópera prima, la película Anomalía, que se estrenará en los cines de Bolivia este jueves 10 de octubre, es una coproducción colombiano–boliviana que costó casi medio millón de dólares. Actuaciones impecables, efectos especiales de calidad y pulcritud técnica hacen de esta cinta un referente de la ciencia ficción en el país; aunque para Vargas, el género cinematográfico es lo de menos.  

— ¿Quién es Sergio Vargas?

— Soy un director paceño. Viví cerca de 15 años en Cochabamba, creo que es la razón por la cual me dicen director cochabambino en muchos medios de comunicación. Estudié Dirección de cine en Colombia. Viví allá cuatro años y allá fue donde me introduje en el mundo de la cinematografía. Estuve en la Escuela Nacional de Cine, haciendo un conservatorio. Pude aprender de docentes de mucha trayectoria en la cinematografía colombiana, como Ciro Guerra, nominado en 2016 al Óscar por El abrazo de la serpiente como mejor película extranjera… y una lista de varios nombres, como Felipe Martínez.

Posteriormente, cuando retorné a Bolivia vine con la idea de crear un fondo cultural para poder trabajar el crecimiento de la industria cinematográfica en el país. Empecé con un primer proyecto, que es Anomalía, para poder realizar cine creado por bolivianos —ésta la escribimos con un cochabambino, Jorge Rollano— que tenga un enfoque internacional. Entonces, desde el inicio de este proyecto ya sabíamos que teníamos que contar con actores internacionales, que era una historia que tenía que ser muy global, eso más que todo, para poder entrar a nuevos mercados.  

— ¿Cómo nació la idea de hacer una película de ciencia ficción?

— Todo partió a partir de una imagen: una señora mayor, de unos 70 años, en un sillón conectada con unos cables. De ahí vino la creación de la empresa Memorias Corp y la idea de qué chévere sería que en un futuro pudiéramos revivir nuestros recuerdos. También ha sido uno de mis temores más grandes el perder mis recuerdos; de eso me di cuenta recién, porque finalicé mi tercer guion y en lo que voy escribiendo me doy cuenta de que soy muy recurrente al tema de los recuerdos. La segunda película que escribí es Los Lelek, una película de suspenso y fantasía, donde igual hablo de los recuerdos. Y en la última que acabé hace un par de meses, Ajayu, hablo también de los recuerdos; entonces, es muy introspectiva la cosa.  

— ¿Tiene esto de la memoria que ver con el fallecimiento de tus papás, que ocurrió hace un año, verdad?

— El año pasado, sí. Creo que no. Creo que yo tenía este tema metido desde antes, porque Anomalía la escribí en 2014. Es algo que siempre tengo. Los dos únicos miedos que tengo son a las alturas y a perder mis recuerdos.

  • El actor colombiano Juan Pablo Barragán y la actriz argentina Flor Antonucci, junto al director boliviano Sergio Vargas, durante la premier de la película en Cochabamba. Foto: Fernando Cartagena / La Razón

— ¿Y cómo ha sido tu relación con la ciencia ficción? ¿Qué autores leías?

— Para serte sincero, es un género que lo estuve explorando recién con Anomalía. El apoyo y sustento para la creación fue Jorge Rollano, con quien coescribí el guion. Él fue como el condimento principal para que podamos crear una película que para ese estilo, ciencia ficción, sí necesita un sustento teórico.  

— En Anomalía la teoría de que con el poder mental puedes llegar a viajar en el tiempo es sutentada?

— Así es… está fundamentada en teorías de paralelismo y multiversos; tiene un fundamento teórico.

— Y hablando de los recuerdos, ¿tienes algunos recuerdos recurrentes?

— Soy una persona que en verdad me olvido muy rápido de las cosas, creo que por eso es mi miedo. Soy de fácil olvidar, o sea, hay cosas que me pasan y quiero acordarme, entonces veo una foto y me acuerdo. Es como que necesito ayudita para acordarme. Obviamente, hay cosas que lo marcan a uno, como el fallecimiento de mis papás… el último día que me despedí de mi mamá. Esas cosas son muy fuertes, de mucho impacto y obviamente se quedan, pero la graduación que tuve en colegio o un cumpleaños que tuve hace cinco años, tengo que ver una fotografía para acordarme: ‘ah, así fue la cosa’ y demás. Creo que por eso también viene mi miedo.

— ¿Cómo fue el proceso de producción de Anomalía?

— Yo quería hacer una película sencilla, la verdad. Dije: ‘ah, no me va a tomar más de $us 50.000 este proyecto’. Busqué un productor y se sumó Felipe Morell, quien tiene 20 años de experiencia en Hollywood; vive y trabaja entre Nueva York y Bogotá. Ha estado en producciones muy grandes como La era de hielo y El gigante de hierro. Entonces, a él le gustó mucho el proyecto.

Lo conocí cuando él fue mi docente en Colombia, en una relación de maestro alumno y después ya, de colegas, trabajando en este proyecto. Y así comenzaron a sumarse más profesionales… con el respaldo también que tenía él, porque al final, cuando hablaba con alguien para conseguir financiamiento, fondos, como lo primero que se fijan es en qué has hecho. Al ser un director nuevo, con una ópera prima, entonces ahí me quedaba cojo, pero el respaldo me lo daba Felipe, el productor colombiano, con todo su antecedente previo.

Conseguimos muy buenos proveedores artistas, tanto en sonido como en color, de Argentina, Colombia y Bolivia. El proyecto llamó demasiado la atención. Y eso es lo que me gustó mucho del proceso, porque cuando hablábamos de esta película en el exterior era como: ‘¿Qué? Están locos, no lo van a conseguir, peor en Bolivia’; pero cuando llegamos a Bolivia y dijimos queremos hacer este proyecto, la gente boliviana confió, dijeron cómo no, hagámoslo.

— ¿Y a cuánto llegó el presupuesto?

— Fue difícil como materializar todo el esfuerzo de muchas personas, porque hubo aporte de muchos artistas… una coproducción tiene que ver con cuánto has aportado tú con tu trabajo y después volverlo un número. Ha estado rodeando casi el medio millón de dólares.

  • Trailer oficial de la película de ciencia ficción colombiana-boliviana "Anomalía".

— La actuación es destacable ¿cómo fue el proceso del casting, tú fuiste quién escogió?

— Sí, fui yo como la cabeza principal del casting, pero tuve bastante ayuda. A dos de los actores internacionales ya los conocía, porque había trabajado en Colombia con ellos: Julián Trujillo, que hace el papel de Alessandro joven, el príncipe azul de la historia y  Mercedes Salazar, que es la recepcionista española. Como que crecimos juntos, profesionalmente hablando, y cuando los convoqué a la película ya estaban rodando series importantes en sus países.

A Flor Antonucci la conocí a través de un spot de TNT que hicieron para los Oscar, en 2015. Un amigo fotógrafo boliviano que vivió en Argentina me dijo que hizo unas fotos con ella. Yo le dije: ‘no, wau, ella es la imagen que yo tengo, el personaje que yo escribí es ella’. Fui a visitarla y tardé como un año en confirmarle, porque no encontrábamos a la actriz mayor. Ya estábamos por desechar esa opción, porque tenía que tener el acento argentino.

— ¿Por qué la protagonista mayor tenía que ser argentina?

— Podría haber sido de cualquier país, creo que fue más porque me cautivó Flor como persona. Cuando la vi dije: ‘es ella’. Si ella era italiana u holandesa, habría tenido que buscar una actriz mayor de ese país. Ella me dijo: ‘me interesa mucho el papel’, yo le dije: ‘me interesa demasiado trabajar contigo, no quisiera que por no tener la persona mayor dejar de trabajar contigo’. Ella me ayudó a buscar opciones de actrices argentinas que se parecieran a ella. Ella fue un pilar fundamental para encontrar a Beatriz Spelzini.

— ¿Qué resaltas de la actuación de Spelzini?

— Ah, es una capa, es genial trabajar con ella. Al principio, (yo estaba) súper intimidado, obviamente, (era) mi primera película, ella con tantos años de experiencia. Tú la has visto en pantalla. Lo que te diga va a quedar chiquito. Ella es demasiado profesional y al conocerla fue muy bonito, en realidad con todos los actores.

Lo desafiante del casting es que no teníamos ni el tiempo ni el presupuesto para traer a los actores, que eran cinco de afuera, como un mes o dos antes, para ensayar. Con los bolivianos sí hubo esa posibilidad. Pero con los de afuera eran reuniones vía Skype, donde estábamos una hora.

Las primeras veces era como que marcaban su guion y me decían: ‘ya, listo, qué escena vemos’ y yo (les decía): ‘no, guárdate el guion, vamos a hablar de la película’. Se trató de un trabajo mío ya preparado, obviamente, que era un análisis más psicológico de ellos como personas. Mi intención era encontrar similitudes con los personajes y en todos los casos pudimos encontrar esos puntos para que ellos pudieran también trabajar sus personajes de forma más fácil. Ya cuando llegaron estaban más identificados, porque encontramos esa esencia a cada uno de ellos.

— ¿La película es más boliviana que colombiana?

— Es una producción colombo-boliviana. El coproductor Felipe Morell, con su productora Digitzfilm, es la que tiene el porcentaje en Colombia. El mayor porcentaje lo tenemos nosotros como Bolivia. Fue un trabajo en conjunto. Mucha gente me pregunta porqué no fue coproducción argentina y en realidad sí, la buscamos, nos hubiera encantado que fuera de los tres países, pero nuevamente, mi poco currículum, mi primera película, eso como que me cortó un poquito el chance de poder hablar con Argentina, que está viviendo una crisis muy fuerte en cuanto a que o hay productoras muy grandes que trabajan con Disney, Warner o Fox o hay muchas chiquitas que están viviendo del fomento del Gobierno y ya tienen proyectos en vista.

— ¿Por qué crees que en el cine boliviano tendría que fomentarse producciones de ciencia ficción?

— La verdad, no creo que el género sea lo predominante. Al final, puede haber películas de comedia, de terror, de viajes en el espacio. Creo que es más que nos animemos, como realizadores, a hacer películas diferentes. Es importante que haya coproducciones, no importa el género, porque nos ayudan a llegar a más mercados.

— Y hablando de eso, después del estreno de Anomalía, el 10 de octubre en Bolivia, ¿qué se viene?

— El estreno en Colombia se viene el próximo año. Al ser una coproducción con Colombia, ese gobierno nos fomenta en el tema de la distribución, podemos aplicar a fondos para poder estrenar allá la película. La fecha aún no está prevista, pero yo asumo que será en el segundo semestre de 2020, en Colombia. En Argentina hay distribuidoras interesadas. Actualmente estamos trabajando con APL, nuestro distribuidor canadiense y representante internacional. Ellos nos están llevando a diferentes mercados, Hace tres semanas estaba con ellos en una rueda de negocios en el Festival Internacional de Cine de Toronto, uno de los más importantes en el norte, y hemos presentado la película a diferentes compradores, programadores de festivales y distribuidores.

— ¿En qué otros proyectos cinematográficos estás sumergido?

— Tengo dos películas en cartera: una en etapa de desarrollo y otra en pre-producción. La primera es Los Lelek  y la otra, Ajayu.

— ¿ Los Lelek también es ciencia ficción?

— Más que ciencia ficción es fantasía. La diferencia es que la ciencia ficción está basada en una teoría real.

— ¿Sobre qué trata Los Lelek?

— Es una historia inventada sobre un mito urbano que creamos en un pueblo muy pequeño. Una pareja adulta —recurro mucho a los recuerdos y a los personajes mayores— son una especie de vampiros que consumen la energía de las personas, pero no les chupan la sangre, sino que la consumen a través de los recuerdos (guardados) en sus pertenencias, objetos y demás. Nosotros le damos mucha importancia a objetos, nuestra esencia la dejamos ahí.

— ¿Y estará ambientada en Bolivia?

— Los Lelek, no. Tal vez la terminamos en Europa. Estoy casado con trabajar con profesionales y actores bolivianos. Pero Ajayu sí es una película 100 por ciento boliviana, en base también al mito del alma o ajayu, que dice que cuando un niño se asusta pierde su alma. (09/10/2019)

Comparte y opina:

Pateando al perro vuelve al escenario para conmemorar los 25 años de su primer disco

Pateando al perro es una banda de rock, icónica del rock nacional, formada en 1995 en Tarija por músicos argentinos.

La banda Pateando al perro en el set de Piedra, Papel y Tinta. Foto: Rubén Atahuichi.

/ 12 de abril de 2024 / 12:23

La banda de rock Pateando al perro conmemorará los 25 años de su primer disco llamado Disfrazados, este 12 y 13 de abril, a las 22.00, en el centro cultural “Canta y no llores”, ubicado en la zona de San Miguel de La Paz.

El grupo está compuesto actualmente por Gonzalo Gómez (primera guitarra y voz), Gastón Nigro (segunda guitarra) y Franz Fox (percusión).

Pateando al perro es una banda de rock formada en 1995 en Tarija por los músicos argentinos Marcelo Martínez (batería), Julio Jaime (bajo), Nigro (guitarra) y Gómez (guitarra y voz).

Meses después, se trasladaron a La Paz donde se convirtieron en una de las bandas más destacadas del rock and roll boliviano. Grabaron un único CD en 1999; después se disolvió la banda.

Volvieron a escena en 2008 con el baterista Franz Fox en reemplazo de Martínez, quien había retornado a Argentina. Luego, el grupo tomó algunas pausas y, ahora, volverá a los escenarios de La Paz.

En Piedra, Papel y Tinta, de La Razón, Gómez contó que el grupo se reunió para conmemorar los 25 años de su primer álbum. “Estábamos descansado por un tiempo, nos hemos juntado para celebrar nuestro primer disco”.

Nigro contó que llegó desde Córdova, Argentina para deleitar al público con su música, mientras que su compañero Gómez, también argentino, ya radica en La Paz y Fox es oriundo de la ciudad de La Paz.  

Gómez aseguró que la banda tomó pausas por diversas razones, pero “nunca” se pelearon y, por el contrario, “siempre tienen una razón” para volver a tocar juntos. “Somos una banda que marcó la historia del rock nacional”.

Al ser consultado sobre el nombre de su grupo, recordó que tiene que ver con una frase que dice: “no puedes entrar al pueblo pateando al perro”. Explicó “no puedes entrar pateando al dueño del pueblo”.

“Le pusimos el nombre a la banda por esa frase”, dijo.

Develó que el nombre de su banda provocó molestia en defensores de animalistas y que, por ello, reciben algunos insultos en sus redes sociales por parte de grupos protectores. Fox aclaró que el grupo no tiene ningún problema con los perros, sino que responde a la frase expuesta por Gómez.

“No tenemos ningún problema con los perritos”, explicó Fox.

Cholahuasi

Gómez, también vocalista de la banda GoGo Blues, invitó al público paceño a deleitarse con el género del blues en el Centro Cultural Cholahuasi (ubicado en el barrio de San Pedro), cuyo lugar también estará de aniversario, el siguiente fin de semana a las 20:00.

GoGo Blues es una banda de rock nacional con más de dos décadas de vigencia. Interpreta distintos estilos musicales, como el blues eléctrico y rock and roll. La agrupación rockera es liderada por el cordobés Gonzalo Gómez (vocalista, compositor y guitarrista).

Lea también: Pateando al Perro reencuentro: Cuidado con ‘los perros’

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿Te apasiona la cultura coreana? Se abre un concurso para un viaje todo pagado

Bolivia fue incluida en el ‘Quiz on Korea’, luego de cuatro años de ausencia. El evento se realizará este 14 de abril, en el Coliseo Universitario de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

El premio es un viaje todo pagado a Corea. Foto: Embajada de Corea.

/ 11 de abril de 2024 / 23:28

¿Eres conocedor de la cultura coreana? Luego de cuatro años de pausa, este 2024 Bolivia volverá a ser parte del ‘Quiz on Korea’; un concurso que promete un premio de un viaje todo pagado a Corea. La embajada de este país confirmó la oportunidad que pondrá a prueba los conocimientos de los participantes, en su primera fase, este domingo; para luego ir al evento mundial de septiembre.

“El ‘Quiz on Korea’ es un concurso de cultura coreana, llevado a cabo anualmente por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Corea y el canal televisivo KBS, en el que concursantes de diferentes países ponen a prueba sus conocimientos sobre Corea, su cultura e idioma. Si bien el evento mundial se realiza cada año, solo ciertos países son invitados a participar; en esta ocasión, después de 4 años, Bolivia será parte nuevamente de este concurso que se realizará en la República de Corea en septiembre de este año”, informó la Embajada de Corea, mediante una nota de prensa.

Lea también: Muere uno de los integrantes de Awatiñas

Bolivia es uno de los elegidos para ganarse esta oportunidad. Los participantes deberán demostrar sus conocimientos sobre la cultura coreana en el evento, que se realizará el domingo 14 de abril en el Coliseo Universitario de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) ubicado en la calle Federico Zuazo detrás del Monoblock Central, desde las 10.00. Quienes clasifiquen en esta etapa irán a Corea, con un viaje todo pagado, a representar al país en el evento mundial de septiembre.

CONCURSO

“El ganador del primer lugar viajará a Corea con todos los gastos pagados para representar a Bolivia en el concurso mundial que se transmitirá a través de la televisora KBS; y podrá ser parte una serie de actividades culturales y turísticas planificadas por los organizadores.”.

La embajada informó que se recibirán a 168 concursantes. Ellos, junto con todos quienes asistan al evento, podrán, además, pasar por el puesto de Hanbok (vestimenta tradicional coreana); donde habrá presentación especial de K-Pop Cover Dance.

“La Embajada de la República de Corea en Bolivia invita a toda la población interesada en la cultura coreana asistir a este gran evento y apoyar a sus concursantes favoritos”.

Comparte y opina:

Muere uno de los integrantes de Awatiñas

El grupo confirmó la partida de Eddy Beltrán, uno de los talentosos músicos que interpretaba las composiciones folklóricas.

Beltrán fue uno de los talentos de Awatiñas. Foto: Facebook Awatiñas.

/ 11 de abril de 2024 / 22:05

Awatiñas se encuentra de luto. El grupo de música folklórica lamentó este jueves la muerte de uno de sus integrantes: Eddy Beltrán, uno de los talentosos intérpretes.

“Con profundo pesar comunicamos el sensible fallecimiento de nuestro querido hermano de canto Eddy Beltrán Conde, padre, hijo, hermano y compañero de escenario quien dio su vida por nuestra música”, informó Awatiñas, mediante sus redes sociales.

Lea también: Peso Pluma, el Spider-Man que trepa impulsado por la polémica

El mensaje en la página de Facebook del grupo se llenó pronto de mensajes de solidaridad. Los seguidores de la música de esta prestigiosa agrupación recordaron con cariño a Beltrán.

“Gracias por todas tus enseñanzas hermano, vuela alto, siempre vivirás en nuestros corazones, has dejado una huella imborrable en nuestras vidas. Hasta que nos volvamos a encontrar, descansa en paz. Tu luz nunca se apagará, seguirá brillando en el corazón de tu grupo Awatiñas cada momento que compartimos juntos. Que encuentres paz y serenidad en tu viaje eterno”, concluye el mensaje del grupo; el cual acompañó de una fotografía en que se ve a Beltrán interpretando la zampoña, uno de los instrumentos con los que cautivó a miles de personas en sus innumerables presentaciones.

La Sociedad Boliviana del Charango se sumó también a los mensajes de pesar.

Comparte y opina:

Científicos descubren en el sur de Argentina restos de un titanosaurio de hace 66 millones de años

Los investigadores recuperaron elementos de los miembros anteriores y posteriores, fragmentos de costillas y una vértebra caudal.

Científicos del CONICET hallaron los restos de un titanosaurio que habitó la Patagonia hace 66 millones de años. Foto: Vincent Brusca.

Por Xinhua

/ 11 de abril de 2024 / 18:33

Paleontólogos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina descubrieron en el sur del país sudamericano los restos de un titanosaurio que vivió hace 66 millones de años, informó hoy el organismo científico.

La información oficial reveló que la especie, llamada «Titanomachya gimenezi», es un nuevo titanosaurio que se estima llegó a pesar unas 7 toneladas y que vivió en la Patagonia argentina sobre el final del período Cretácico.

El hallazgo tuvo lugar en la formación La Colonia, en la provincia de Chubut (sur), y fue reportado este jueves en la revista científica «Historical Biology,» señaló el Conicet, que además remarcó que «el descubrimiento abre la puerta a futuras investigaciones que profundicen en la diversidad y evolución de estos majestuosos gigantes».

«El proceso de extracción fue muy minucioso e involucró a 10 personas, ya que requirió ‘embochonar’ o recubrir los restos con camisas de tela de arpillera y yeso para protegerlos antes de su traslado a los laboratorios del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF)», informó Agustín Pérez Moreno, becario posdoctoral del Conicet en el Museo de la ciudad de La Plata y primer autor del trabajo.

Los investigadores recuperaron elementos de los miembros anteriores y posteriores, fragmentos de costillas y una vértebra caudal.

Leer también: O.J. Simpson, protagonista de sonado caso de doble asesinato, muere a los 76 años

Sur de Argentina

«Pequeño, si se lo compara con otros gigantes encontrados en Chubut, como ‘Patagotitan mayorum’, que se calcula medía casi 40 metros de largo, con un cuello de 12 metros y un peso estimado en 70 toneladas. ‘T. gimenezi’ es el segundo dinosaurio hallado en la formación La Colonia y el primer saurópodo, es decir, perteneciente al grupo de los vertebrados terrestres más grandes en la historia evolutiva caracterizados por ser herbívoros», explicó el Conicet.

Pérez Moreno señaló que la formación La Colonia «conocida por haber revelado diversos fósiles, desde dinosaurios carnívoros y plesiosaurios hasta tortugas y otros reptiles».

«Los hallazgos en La Colonia no solo ofrecen información crucial sobre las poblaciones de saurópodos en la Patagonia durante el final del período Cretácico, sino también sobre la diversidad de los ecosistemas de la región en ese momento», puntualizó el investigador.

El Conicet mencionó en su comunicado que la especie hallada habitó la Patagonia (sur de Argentina) durante el Maastrichtiano, la última edad del periodo Cretácico que precedió a la extinción masiva de dinosaurios.

«Las reconstrucciones ambientales de la formación La Colonia indican que por entonces esos ambientes estaban dominados por estuarios o albuferas, es decir, que su entorno contaba con una variada flora que incluía palmeras, plantas acuáticas con flores y coníferas», detalló la información del organismo científico.

Pérez Moreno consideró que el descubrimiento «añade una nueva perspectiva a la rica historia de los dinosaurios saurópodos de la Patagonia durante el Cretácico Superior y abre la puerta a futuras investigaciones que profundicen en la diversidad y evolución de estos majestuosos gigantes».

Conicet

De acuerdo con el Conicet, el nombre que le dieron los autores al nuevo ejemplar evoca la Titanomaquia, la batalla que, en la mitología griega, fue librada por los dioses olímpicos contra los titanes, en la que estos fueron finalmente derrotados.

«Este nombre es especialmente apropiado, ya que ‘T. gimenezi’ procede de la época en que se extinguieron los titanosaurios», destacó Pérez Moreno. Agregó que «con la palabra ‘gimenezi’ rendimos homenaje a la fallecida científica Olga Giménez, quien fue la primera paleontóloga en estudiar los dinosaurios de la provincia de Chubut. Su legado ha dejado una huella imborrable; y esta denominación busca honrar su contribución pionera a la comprensión de la rica historia paleontológica de la región».

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Peso Pluma, el Spider-Man que trepa impulsado por la polémica

Su siguiente hazaña ocurrirá cuando llegue a Coachella convertido en el primer artista del género regional mexicano que lidera el cartel del festival musical

E cantante Peso Pluma se asemeja con el personaje de Spider-Man

Por AFP

/ 11 de abril de 2024 / 13:54

Peso Pluma se identifica con Spider-Man, una simpatía del artista que saltó de la ficción a la cima del éxito musical tras globalizar el corrido mexicano.

Pero a la par de su veloz escalada y despliegue de versatilidad, este superhéroe de la música urbana lidia con la sospecha de que sus composiciones romantizan la cultura narco.

Cierto o no, Peso Pluma no se cansa de romper récords de reproducciones en plataformas digitales, al punto de que el expresidente estadounidense Barack Obama incluyó el hit «Ella baila sola» en su famosa playlist anual.

En febrero ganó el Grammy al mejor álbum de música mexicana, por su disco «Génesis».

Su siguiente hazaña ocurrirá este viernes cuando llegue a Coachella convertido en el primer artista del género regional mexicano que lidera el cartel del festival musical más importante de Estados Unidos, que se celebra en Indio (California).

También revise: Peso Pluma cancela participación en Viña del Mar y conciertos en Lima y Asunción

Spider-Man

«Él mismo se identifica con Spider-Man, también por eso la Doble P (de Peter Parker, el personaje que se transforma en Hombre Araña). Se ve como una especie de superhéroe, el nuevo héroe de la música mexicana», dice a la AFP Uriel Waizel, líder del equipo editorial de la plataforma Spotify México.

Con 24 años, Hassan Emilio Kabande Laija -su nombre real-, actuará en Coachella tras ser considerado por la revista Rolling Stone «el nuevo artista más grande del planeta», y con la proeza de globalizar el género regional con sus corridos tumbados, que mezclan este tradicional ritmo mexicano con el rap y el hip hop.

Se añaden hitos como haber colocado más de una veintena de canciones en el Billboard Hot 100, incluyendo «Ella baila sola», su exitosa colaboración con Eslabón Armado.

Esta misma canción alcanzó en diciembre pasado más de mil millones de reproducciones en Spotify, la primera de música mexicana en lograrlo.

«No te esperarías que un chavo flacucho, medio güero (rubio), cabello despeinado y que rompe con los estereotipos de otras grandes figuras de la música regional mexicana termine siendo una de las grandes estrellas pop mundiales», señala Waizel.

¿Apología del narco?

Un año le tomó a Peso Pluma convertirse en uno de los artistas más esperados en Coachella el 12 y 19 de abril. En 2023 actuó como invitado de la estadounidense Becky G, pero «esta vez México rockeará la casa», celebró el intérprete días atrás a su paso por una alfombra roja en Los Ángeles.

Su protagonismo en Coachella viene tras la polémica que lo marginó del festival chileno Viña del Mar en enero. La controversia se centró en que para algunos sus canciones hacen apología del narcotráfico.

Peso Pluma declinó su actuación aduciendo «razones personales, una excusa que coincidió con el fin de su noviazgo con la cantante argentina Nicki Nicole por una supuesta infidelidad del mexicano.

«Son escenarios distintos. El reclamo hacia un evento organizado por el Estado chileno puede tener (…) una concepción moral». Pero Coachella «está organizado por intereses económicos», opina César Burgos, académico e investigador de la Universidad de Sinaloa.

El artista suspendió también varios shows en Latinoamérica, pero el 29 de marzo volvió triunfal a México para el Festival Pa’l Norte en Monterrey.

Reflejo de la realidad

Peso Pluma ejecuta varios estilos, desde sierreño romántico hasta canciones bailables tipo reguetón. Pero también canta corridos tumbados, subgénero que a menudo aborda la temática de las armas y las drogas.

Tanta polémica despierta ese ritmo que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador llama a los jóvenes a considerar otros géneros y les propuso su propia playlist.

Pero el artista justifica sus letras en la «realidad» mexicana. «Es lo que yo veo. Es mi trabajo, es lo que yo expreso», dijo en 2022 al programa Soy Grupero.

«Tal vez tenga que ver con la historia personal de él y los espacios donde ha vivido», apunta Burgos. Hassan Laija nació en Guadalajara (oeste), pero sus raíces maternas están en Badiraguato, Sinaloa. Es la cuna del famoso narcotraficante Joaquín «Chapo» Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Como sea, Peso pluma trepa impulsado por la controversia a la que abonan los medios desde una perspectiva moral, observa Burgos.

Cuando se presentó en el show televisivo de Jimmy Fallon, algunos medios se preguntaron «¿cómo es posible que este jovencito, cantando lo que canta, se posiciona ahí». Entonces «todo mundo va a Internet, a las redes sociales, a ver de qué se trata».

Para algunos fans, sin embargo, es simplemente una propuesta que los conecta. «Creo que sus letras, y esto va mucho con los corridos en general. Son aspiracionales sí, pero también algo esperanzadoras», opina Eduardo Lara, publicista de 25 años.

(11/04/2024)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias