miércoles 14 abr 2021 | Actualizado a 01:30

Día ‘triste’ en Wimbledon para el tenis español, Nadal y Bautista eliminados en semis

El pasado mes, Nadal había derrotado a Federer en las semifinales de Roland Garros, donde el mallorquín terminó conquistando después su duodécimo título en la tierra batida de París.

Nadal y Bautista Foto: Internet

/ 12 de julio de 2019 / 16:34

Roger Federer se clasificó el viernes para su 12ª final de Wimbledon, que disputará contra Novak Djokovic, derrotando a un viejo rival, Rafael Nadal, quien luchó pero no logró repetir su épica victoria contra el suizo de 2008 en Londres.

El serbio, número uno del mundo y cuatro veces campeón del Grand Slam inglés, llegó por su parte a la final derrotando (6-2, 4-6, 6-3, 6-2) al español Roberto Bautista, que jugaba su primera semifinal en un 'grande'.

"Hoy es un día triste porque sé que para mí las oportunidades no son eternas", afirmó Nadal, de 33 años, visiblemente decepcionado, después que Federer lo derrotase por 7-6 (7/3), 1-6, 6-3 y 6-4 en tres horas de partido y con mucha sangre fría.

Este era el 40º enfrentamiento entre ambos y la primera vez que el suizo vencía al español en una semifinal de Grand Slam.

El pasado mes, Nadal había derrotado a Federer en las semifinales de Roland Garros, donde el mallorquín terminó conquistando después su duodécimo título en la tierra batida de París.

"No puedo estar muy orgulloso ni muy satisfecho hoy", declaró Nadal, considerando haber jugado "suficientemente bien como para ganar el partido". "En líneas generales, creo que él ha estado un poquito por encima de mí", afirmó.

El recuerdo de 2008

El público del All England Club londinense esperaba un enfrentamiento que recordase a la épica final de 2008, repleta de drama y golpes magistrales, en la que el español acabó imponiéndose en casi cinco horas de un enfrentamiento considerado como uno de los mejores de la historia del tenis.

También esta vez la batalla se anunciaba dura: el primer set fue largo y muy disputado, Nadal salvó un punto de rotura y forzó el tie-break, aunque después lo perdió.

En el segundo, el español tomó el control, con golpes profundos y liftados que empujaron al suizo a cometer errores.

Pero en la tercera manga, Federer hizo alarde de su despiadado saque y su destreza en la volea. Ante un Nadal cada vez más impotente, empezó a ganar sus puntos con muchas más facilidad, hasta apuntarse la victoria.

"Siempre es capaz de hacer fáciles las cosas más difíciles", afirmó después el español.

Federer, que a sus 37 años se convierte así en el tercer finalista de Grand Slam de mayor edad, buscará su noveno título de Wimbledon contra Djokovic, vigente campeón de Wimbledon, que tuvo que superar un encuentro incómodo contra Bautista.

Djokovic, incomodado por Bautista

Novak empezó controlando el partido y marcando los ritmos en el primer set, pero en el segundo pareció desestabilizado por el golpe plano y duro del español, de 31 años, que mostró concentración y resistía la presión pese a jugar por primera vez una semifinal de Grand Slam.

"He tenido que ir a buscar fuerzas muy lejos para ganar, Roberto jugaba su primera semifinal, pero no se vio perturbado por la pista, por el acontecimiento", dijo después.

Con la confianza de haberle ganado dos veces este año, en Doha y Miami, Bautista jugaba su mejor tenis y arriesgaba en la red. Los intercambios se hacía largos y cada punto, más difícil de ganar.

"En el segundo set, él empezó a asentarse en el partido y a colocar sus saques. Los cinco primeros juegos del tercer set fueron ajustados y eso podría haber hecho girar el partido tanto de un lado como del otro", dijo aliviado el serbio.

Djokovic estuvo desconcentrado, molesto, resbaló tres veces y cambió en varias ocasiones de raqueta, le falló su legendario resto, pero acabó imponiéndose, ayudado por un Bautista que cometió graves errores en la última manga.

"Venía mentalizado de que iba a tener dificultades, que por momentos las emociones y los nervios iban a estar ahí", reconoció el español, recordando que para él jugar este tipo de partidos es "una situación nueva" a diferencia del serbio, o de los eternos Nadal y Federer. (12/07/2019)

Comparte y opina:

Reino Unido y Rusia harán en una semana las primeras vacunaciones para el COVID-19

La vacuna rusa Sputnik V, creada por el laboratorio Gamaleïa de Moscú, se encuentra en la tercera y última fase de ensayos clínicos con 40.000 voluntarios

Boris Johnson posa para una fotografía con un frasco de la vacuna candidata COVID-19 de la Universidad de Oxford. Foto: AFP

/ 2 de diciembre de 2020 / 21:31

Reino Unido y Rusia anunciaron este miércoles que empezarán a vacunar a sus poblaciones contra el COVID-19 a partir de la próxima semana, gracias, respectivamente, a la vacuna de la compañía estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech y a la rusa Sputnik V.

El gobierno británico es el primero en aprobar el uso masivo de la vacuna de Pfizer y BioNTech que, según él, cumple «estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia» y estará disponible la semana que viene en el país más enlutado de Europa, con 60.000 muertes confirmadas por covid-19.

Ésta es una noticia «fantástica», tuiteó por su parte el primer ministro británico, Boris Johnson.

Su gobierno considera que el voto en favor de la salida de la Unión Europea, el Brexit, permitió al Reino Unido acelerar la aprobación de esta campaña de vacunación.

Horas después del anuncio de Londres, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a las autoridades sanitarias de su país el inicio de una campaña de vacunación «a gran escala» la semana que viene.

La vacuna rusa Sputnik V, creada por el laboratorio Gamaleïa de Moscú, se encuentra en la tercera y última fase de ensayos clínicos con 40.000 voluntarios. Sus creadores afirman que es eficaz al 95%, como la de Pfizer y BioNTech.

Rusia, el cuarto país con mayor número de contagios por coronavirus (más de 2,3 millones), registró este miércoles más de 25.000 nuevos casos y un récord de muertes diarias (41.053).

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) afirmó, por su parte, que dará su opinión sobre la vacuna Pfizer/BioNTech «a más tardar» el 29 de diciembre y que hará lo mismo con la de su competidor estadounidense Moderna de aquí al 12 de enero. Ésta última también tiene una eficacia cercana al 95%.

Situación preocupante en Estados Unidos

Al otro lado del Atlántico, Pfizer/BioNTech espera la aprobación en breve de las autoridades estadounidenses, que el lunes también prevén darle luz verde a la vacuna de la competidora Moderna.

Si ambas son autorizadas, podrían estar disponibles ya este mes en Estados Unidos, el país con el mayor número de fallecidos durante la pandemia: más de 270.000.

Con esas dos vacunas, la administración del presidente Donald Trump prevé que se habrán suministrado dosis a 100 millones de personas en Estados Unidos de aquí a finales de febrero.

A la espera de que las vacunas frenen la pandemia, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó este miércoles que los casos de COVID-19 aumentaron en un 30% en noviembre en el continente americano.

La preocupación ante la crisis del coronavirus será el tema a partir del jueves de una reunión especial en la ONU, en la que participarán de forma virtual líderes como el presidente francés, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Angela Merkel, y  Johnson. Numerosos dirigentes internacionales como el estadounidense Donald Trump, el chino Xi Jinping y el brasileño Jair Bolsonaro indicaron, sin embargo, que no participarán en este evento.

Relajación de restricciones en Europa

En todo el mundo, la pandemia ha provocado más de 1,48 millones de muertos y más de 64 millones de contagios. Europa, con más de 423.000 muertos y 18 millones de contagios, parece haber dejado atrás el pico de la segunda ola y algunos países suavizan sus restricciones.

El miércoles, Inglaterra pasó de su segundo confinamiento a un sistema de restricciones locales basado en tres niveles de alerta en función de la gravedad de la epidemia por zonas.

Para alivio de comerciantes y compradores en el periodo previo a Navidad, pudieron reabrir todas las tiendas, además de los servicios religiosos y los centros deportivos.

Pero en la mayoría del país está prohibido reunirse con familiares y amigos en interiores, y en las zonas más afectadas bares y restaurantes sólo pueden vender comida para llevar.

También en Bélgica pudieron reabrir los comercios, aunque sigue vigente un confinamiento parcial. Símbolo de la relajación en Francia, la Torre Eiffel reabrirá al público el 16 de diciembre.

En América Latina y el Caribe, donde hay más de 450.000 fallecidos y más de 13 millones de contagios, Uruguay, uno de los países menos afectados por la pandemia, anunció nuevas medidas de restricción ante un sostenido aumento de casos, entre ellas el teletrabajo, la cancelación de deportes en espacios cerrados y el cierre de bares y restaurantes a medianoche.

Uruguay ha registrado algo más de 5.000 casos y menos de 80 fallecidos en una población total de 3,4 millones de habitantes. 

Además de las consecuencias humanas, la pandemia ha hecho a los pobres aún más pobres. En Brasil, por ejemplo, uno de los países con mayores desigualdades del mundo y también uno de los más castigados por la pandemia, 67 millones de ciudadanos (sobre un total de 212 millones) se han beneficiado de una ayuda financiera de emergencia, de entre 50 y 110 dólares al mes, y temen el momento en que este apoyo económico termine, en teoría a finales de año.

Si la ayuda cesa, «no voy a vivir, voy a sobrevivir», dice Jaira Andrade do Nascimento, de 37 años, en un campamento ilegal a las afueras de Salvador, al nordeste del país.

La pandemia hizo caer los salarios en todo el mundo durante el primer semestre de 2020 y se espera que «una muy fuerte presión a la baja» adicional en un futuro cercano, aseguró la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Comparte y opina:

Inglaterra volverá a tener espectadores en el fútbol y restricciones locales tras el desconfinamiento

Con más de 55.000 muertes confirmadas, el Reino Unido es el país más golpeado por el coronavirus en Europa

/ 23 de noviembre de 2020 / 20:11

Los estadios de Inglaterra podrán volver a recibir hasta un máximo de 4.000 espectadores tras el fin del confinamiento el 2 de diciembre, que dará paso a restricciones locales y un programa masivo de tests a la espera de poder iniciar la vacunación.

«Hemos girado una esquina y se vislumbra la vía de salida», pero «debemos resistir contra el virus hasta que las pruebas y las vacunas vengan a nuestro rescate y reduzcan la necesidad de restricciones», afirmó el primer ministro, Boris Johnson, al anunciar su plan para desmantelar el segundo confinamiento.

Iniciado el 5 de noviembre, este ha dado resultados: «el número de nuevos casos se está desacelerando», afirmó.

Y se levantará, como estaba previsto, el 2 de diciembre para dar paso a un sistema de restricciones locales, explicó por videoconferencia desde Downing Street donde se encuentra en cuarentena tras haber estado en contacto con un diputado que fue diagnosticado con covid-19.

Con más de 55.000 muertes confirmadas, el Reino Unido es el país más golpeado por el coronavirus en Europa y aunque quiere impulsar su ya muy castigada economía en las semanas previas a Navidad no todos los comercios, bares y restaurantes podrán volver a abrir en Inglaterra.

El nuevo sistema de restricciones basado en tres niveles reforzará las medidas establecidas antes de este segundo confinamiento y más zonas deberían entrar en un nivel elevado aunque no se conocerá hasta el jueves dónde se sitúa cada quien.

En el nivel de alerta 1 se instará a los británicos a trabajar desde casa. En el 2 permanecerán cerrados los bares y pubs que no sirvan comidas. Y en el 3 no podrán abrir los hoteles y los restaurante solo podrán servir comidas para llevar.

Del mismo modo, tras muchos meses jugando a puerta cerrada, los eventos deportivos -así como las actuaciones en vivo- podrán volver a recibir espectadores, pero con un límite de entre 1.000 y 4.000 personas y solo en las zonas del país donde los contagios sean más bajos.

Tres de los grandes clubs de la Premier League -Liverpool, Manchester City y Manchester United- se encontraban en zona de alerta «muy alta» antes del confinamiento y se desconoce dónde se encontrarán después.

Además el gobierno solo permitirá espectadores locales, para evitar el desplazamiento de aficionados por todo el país.

Tests masivos y vacunas

Todo esto tiene un objetivo: permitir que durante unos días en torno a las navidades las restricciones puedan relajarse para que las familias se vean, aunque con prudencia.

«No puedo decir que la Navidad será normal este año, pero en un período de adversidad, el tiempo que se pasa con los seres queridos es aún más valioso», afirmó Johnson.

Así, las cuatro naciones que forman el país -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte- buscan coordinar sus políticas para que las familias puedan viajar en ese periodo.

El primer ministro conservador se congratuló también de los «avances científicos» que permiten vislumbrar esa luz al final del túnel en los próximos meses.

El primero es el anuncio hecho por la mañana por el laboratorio británico AstraZeneca sobre la alta eficacia de la vacuna de covid-19 que desarrolla con la Universidad de Oxford: 70% de media y en algunos casos hasta el 90%.

El Reino Unido, que ha apostado muy fuerte por este proyecto, tiene reservadas 100 millones de dosis de esta vacuna que, según el director ejecutivo de AstraZeneca, solicitará rápidamente la aprobación de las autoridades sanitarias.

Si logra la luz verde a tiempo, Londres quiere empezar a distribuirla en diciembre aunque reconoce que el grueso de la vacunación se realizaría entre enero y marzo.

El desconfinamiento irá además acompañado de un programa de detección rápida y masiva de la población en las zonas de alerta «muy alta», siguiendo el ejemplo de un experimento llevado a cabo en Liverpool, en el noroeste de Inglaterra.

Desplegado progresivamente, este sistema tiene como objetivo final que los contactos de un caso positivo pueden ser sometidos a tests diarios en lugar de tener que permanecer 14 días en cuarentena. Y un cierto retorno a la normalidad a la espera de una vacunación masiva.

(23/11/2020)

Comparte y opina:

El Reino Unido, sacudido por la controvertida retirada de Enrique y Meghan

El malestar en el Palacio de Buckhigham se hizo evidente después de que Enrique, hijo menor del príncipe Carlos -heredero al trono-, y Meghan, una actriz californiana, hicieran el anuncio de que se retiraban "como miembros de primer rango de la familia real".

El príncipe Enrique (D) y su esposa Meghan. Foto: AFP

/ 9 de enero de 2020 / 16:10

La renuncia del príncipe Enrique y su esposa Meghan a sus funciones reales sacudió el jueves al Reino Unido, incluida una monarquía "decepcionada" por una decisión, tildada de hipócrita por algunos, que tomó por sorpresa incluso a la reina Isabel.

"Es extraordinario que hayan dado este paso sin consultar a la reina, o incluso sin consultar al padre de Enrique", dijo a la AFP Richard Fitzwilliams, experto en la monarquía británica, considerando que "se fueron como rebeldes".

El malestar en el Palacio de Buckhigham se hizo evidente después de que Enrique, hijo menor del príncipe Carlos -heredero al trono-, y Meghan, una actriz californiana que renunció a su profesión al entrar en la familia real, hicieran el chocante anuncio de que se retiraban "como miembros de primer rango de la familia real" para "adquirir independencia financiera".

Dos horas después, el Palacio aseguraba que estas "son cuestiones complicadas que requieren tiempo para ser resueltas".

Pese a que llevaban tiempo mostrando incomodidad con la presión mediática y las imposiciones de sus cargos, la forma de actuar de Enrique, de 35 años, y Meghan, de 38, "causó una gran decepción en la familia real británica", afirma otra especialista, Victoria Murphy.

Porque además de ser "un negocio", la monarquía "es también una familia", dice, y "esto es tan personal como profesional".

Por si tenía poco con que lidiar, después de que su hijo Andrés abandonase todas sus funciones públicas debido a su amistad con el difunto pederasta estadounidense Jeffrey Epstein, Isabel II ve a sus 93 años como la familia real pierde a dos de sus miembros más populares, aunque controvertidos.

La conmoción era tal que relegó a segundo plano la histórica votación del Parlamento británico que, tras años de caos y división, debía aprobar el Brexit. En su lugar, todo el país hablaba del "Megxit".

Figuras de cera, apuestas y Netflix

Fieles a su sentido del humor y su pasión por las apuestas, los británicos comenzaron a especular sobre qué hará la pareja tras sacudir la centenaria institución.

Encabezan las opciones de los corredores de apuestas que anuncien un nuevo embarazo este año, se instalen definitivamente en Estados Unidos y Meghan vuelva a actuar.

Algunos soñaban incluso con que se interprete a sí misma en una próxima temporada de "The Crown", serie histórica de Netflix, aunque su productora ejecutiva, Suzanne Mackie, dijo a la agencia de noticias británica PA que la saga no iría tan lejos: "dudo que lleguemos hasta el presente".

El que no perdió un instante fue el célebre museo de cera de Londres, Madame Tussauds, que inmediatamente separó las figuras de los duque de Sussex de las de Isabel II y otros miembros de la familia real.

Mientras tanto, británicos y extranjeros parecían discrepar sobre la decisión de Enrique y Meghan.

"Creo que va a hacer que mucha gente se distancie de ellos", dijo a la AFP el inglés Paul Brown frente al Palacio de Buckingham.

"Meghan Markle será presentada como la mala. La gente dice que está dividiendo a la familia, pero qué saben ellos, nadie sabe lo que realmente está pasando", se indignaba Tina Juilliert, una turista estadounidense ante el castillo de Windsor, al oeste de Londres.

Independencia financiera

Algunos medios compararon esta decisión con la estrepitosa abdicación en 1936 del rey Eduardo VIII -tío de Isabel- para casarse con Wallis Simpson, una estadounidense divorciada como Meghan.

Y criticaron una voluntad de independencia financiera percibida como hipócrita. La dotación real a la que pretenden renunciar los duques de Sussex solo representa un 5% de sus gastos oficiales, ya que el resto está financiado por los ingresos privados de Carlos.

La pareja, que dijo querer dividir su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica, afirmó asimismo que pretende seguir viviendo en Frogmore Cottage, una casa en los terrenos del castillo de Windsor cuya renovación se pagó con 2,4 millones de libras de dinero público.

Seguirían además beneficiándose de un servicio de seguridad estatal.

Pero en ningún momento dijeron querer renunciar a sus títulos nobiliarios, aunque su nuevo estatuto debería permitirles, a partir de ahora, ganar dinero con sus actividades, aprovechando su relevancia mediática y social.

Enrique, que antes de sentar cabeza era conocido como el miembro más disipado y problemático de la familia real británica, está desde muy pequeño dolido por la muerte de su madre, la princesa Diana, en 1997 en París en un accidente de tráfico cuando era perseguida por los paparazzi.

Siempre tuvo una difícil relación con la prensa y recientemente se querelló contra varios diarios asegurando que están acosando a su mujer como lo hicieron con su madre y asegurando tener que protegerla a ella y a su hijo Archie, de ocho meses. (09/01/2020)

Comparte y opina:

Diputados británicos dan histórica aprobación al Brexit

Durante un año, el texto inicialmente negociado por la anterior primera ministra Theresa May, y modificado por Boris Johnson tras su llegada al poder en julio, fue reiteradamente rechazado por el Parlamento, lo que obligó a tres aplazamientos y provocó una crisis.

Un símbolo del "brexit" Foto: AFP

/ 9 de enero de 2020 / 15:34

Boris Johnson logró este jueves lo que durante mucho tiempo pareció imposible. Tras años de divisiones, los diputados británicos aprobaron, en una sesión histórica, el acuerdo para sacar al Reino Unido de la Unión Europea el 31 de enero.

Durante un año, el texto inicialmente negociado por la anterior primera ministra Theresa May, y modificado por Johnson tras su llegada al poder en julio, había sido reiteradamente rechazado por el Parlamento, lo que obligó a tres aplazamientos y provocó una profunda crisis política.

Pero el jueves, gracias a la aplastante mayoría que el primer ministro conservador logró en las legislativas anticipadas de diciembre, el proyecto de ley que traduce a la legislación británica el acuerdo de divorcio con Bruselas fue aprobado sin dificultades.

Tras tres días de desapasionado examen legislativo, que contrastaron con los acalorados debates que durante años jalonaron un proceso caótico en una cámara dividida entre partidarios y detractores del Brexit, los diputados adoptaron el texto por 330 votos contra 231.

"Este proyecto de ley asegurará nuestra salida de la Unión Europea con un acuerdo que dé certeza a las empresas, proteja los derechos de nuestros ciudadanos y garantice que recuperemos el control de nuestro dinero, nuestras fronteras, nuestras leyes y nuestra política comercial", afirmó al cerrar los debates el ministro encargado del Brexit, Steve Barclay.

Esta ley "dará de una vez por todas cumplimento al mandato que se nos dio", subrayó.

El texto pasará la semana que viene a la Cámara de los Lores, donde tampoco debería encontrar contratiempos. Se prevé que el proceso concluya, con la firma de la ley por la reina Isabel II, el 22 o 23 de enero.

Así, el 31 de enero, tres años y medio después del referéndum de 2016 en que 52% de británicos votó por el Brexit, el Reino Unido pondrá fin a 47 años de tumultuosa relación con la UE.

Y el bloque, por primera vez en su historia, perderá un país miembro y ganará un poderoso competidor comercial y financiero a sus puertas.    Temor de mayor desregulación

Carismático y controvertido, Johnson, de 55 años, que antes que primer ministro fue canciller y alcalde de Londres, acumuló los reveses políticos y judiciales en los primeros meses de su mandato, cuando heredó el frágil gobierno minoritario de May.

Pero triunfó donde ella había fracasado: logró renegociar con la UE un acuerdo que los 27 afirmaban inmutable y, después, impulsado por unos votantes hastiados del bloqueo político, logró los 365 diputados que, en una cámara de 650, le permiten aprobar lo que se le antoje.

La oposición, liderada por un Partido Laborista en busca de nuevo líder tras sufrir su peor derrota electoral desde 1935, afirma que el acuerdo de Brexit será utilizado como "un ariete" para llevar a cabo una mayor desregulación.

Pero no logró enmendarlo y, con los laboristas sumidos en una crisis de identidad, en los últimos días tampoco lo intentó con mucha convicción.

El acuerdo, que permite un divorcio suave y una transición hasta diciembre de 2020 para evitar rupturas abruptas y negociar la futura relación, debe ser también ratificado por el Parlamento Europeo.    Duras conversaciones por delante

El texto recoge entre otras cuestiones los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y los británicos en la UE, la factura -de unos 39.000 millones de libras- que Londres deberá pagar para honrar sus compromisos financieros con el bloque y el modo de mantener abierta la frontera terrestre en la isla de Irlanda.

Tras el Brexit, Londres y Bruselas emprenderán una segunda, y más complicada, fase de negociación, la de su futura relación.

Johnson prometió concluirla antes de finales de año para no tener que ampliar el periodo de transición.

"Después de haber esperado más de tres años para realizar el Brexit, los ciudadanos británicos y europeos esperan con razón que las negociaciones sobre un ambicioso acuerdo de libre comercio terminen a tiempo", le dijo el miércoles a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Esta, que viajó por primera vez a Londres tras asumir el cargo en diciembre, dejó sin embargo claro que el tiempo es insuficiente para alcanzar un acuerdo completo de libre comercio.

"Tenemos duras conversaciones por delante y cada lado hará lo que sea mejor para él", dijo la alemana. Y advirtió de que Londres podría perder su acceso al mercado europeo si insiste en concluirlas antes de finales de año. (09/01/2020)

Comparte y opina:

Nadal y Federer siguen su camino en Wimbledon pero Muguruza y Thiem dicen adiós

Federer se ha propuesto, a sus 37 años, conquistar un 21º título de Grand Slam en este Wimbledon, pero en su debut pasó un mal rato en el primer set, perdido por tres juegos a seis contra el desconocido sudafricano Lloyd Harris.

Roger Federer y Rafael Nadal

/ 2 de julio de 2019 / 16:21

Rafa Nadal y Roger Federer, la segunda y tercera raquetas del mundo respectivamente, avanzaron sin sorpresas este martes a la segunda ronda de Wimbledon, donde se llevaron una gran decepción Garbiñe Muguruza y Dominic Thiem, empujados prematuramente a la salida.

Federer se ha propuesto, a sus 37 años, conquistar un 21º título de Grand Slam en este Wimbledon, pero en su debut pasó un mal rato en el primer set, perdido por tres juegos a seis contra el desconocido sudafricano Lloyd Harris.

"Me costó bastante al principio, tenía las piernas como heladas", admitió el suizo, reconociendo que "todo pasó muy rápido", Harris "jugó muy bien y me puso nervioso".

Pero su gran experiencia le sirvió para recuperar la serenidad, poner en marcha la apisonadora y acabar imponiéndose al 86º del mundo, por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-2.

Más sencillo lo tuvo Nadal que, pese a no haber disputado ninguna competición en hierba esta temporada, venció con facilidad a un jugador japonés salido de las 'calificaciones', Yuichi Sugita, por 6-3, 6-1 y 6-3.

"Estoy contento con la victoria", afirmó el español de 33 años, que levantó el trofeo de Wimbledon en dos ocasiones, 2008 y 2010, pero que no tiene a la hierba entre sus superficies predilectas. "Queda mucho por mejorar", añadió.

Si todo va bien, estos dos grandes rivales podrían encontrarse en semifinales, pero para ello tendrán que ganar cuatro partidos más.

Y el próximo del español se anuncia rocoso el jueves, contra el australiano Nick Kyrgios, uno de los tenistas más polémicos del circuito y con quien la química parece no pasar.

"No estoy seguro de que Rafa y yo nos fuésemos a tomar cervezas", afirmó el australiano. "No lo conozco bien" pero "me llevo bien con alguna gente y con otra no", añadió. "Nos tenemos respeto mutuo y ya está".

Los comienzos de Kyrgios en Wimbledon no fueron una balsa de aceite: necesitó tres horas y media para acabar imponiéndose a su compatriota Jordan Thompson, contra el que tuvo que ganar dos tie-breaks, en el primer y el tercer set, y superar una cuarta manga en blanco para acabar ganando en cinco por 7-6 (7/4), 3-6, 7-6 (12/10), 0-6, 6-1.

Thiem y Muguruza, a casa

Si el primer día del torneo vio una lluvia de estrellas, eliminadas de entrada, el martes la cuarta raqueta del mundo, el austriaco Dominic Thiem, cayó contra el estadounidense Sam Querrey, 65 del mundo, en cuatro sets por 6-7 (4/7), 7-6 (7/1), 6-3, 6-0.

También fue eliminada la española Garbiñe Muguruza, número 26 del mundo y campeona de Wimbledon en 2017, que no podía ocultar su decepción tras su derrota por doble 6-4 ante la brasileña Haddad Maia, 121ª de la clasificación mundial y procedente de la fase previa del torneo.

Pasaron a la segunda ronda en el cuadro femenino la número uno del mundo, la australiana Ashleigh Barty, y la actual campeona de Wimbledon, la alemana Angelique Kerber.

Barty, de 23 años, coronada primera raqueta de la WTA tras su reciente victoria en Roland Garros, se impuso a la china Saisai Zheng por 6-4, 6-2 en apenas hora y media.

Al mismo tiempo, Kerber, quinta cabeza de serie, ganó a su compatriota Tatjana Maria por 6-4, 6-3.

También pasó el obstáculo del primer día la estadounidense Serena Williams, contra la italiana Giulia Gatto-Monticone (6-2, 7-5), después de haber visto la víspera a su hermana Venus eliminada por el prodigio de 15 años Cori Gauff, que el martes era portada de mucha de la prensa británica.

Como Federer, Barty pasó un mal rato en la primera manga, con varias roturas de servicio que la pusieron 4-4 tras haber liderado el set por 3-0.

"El primer set siempre es muy duro y me llevó algún tiempo acostumbrarme al terreno", explicó.

No es el primer jugador que se queja de la lentitud de las pistas de Londres, donde las pelotas parecen más pesadas.

Sin embargo, Federer, que conoce como nadie esta superficie no quiso entrar en polémicas: "la gente que trabaja en estas canchas de hierba, hace una labor increíble". (02/07/2019)

Comparte y opina:

Últimas Noticias