jueves 26 may 2022 | Actualizado a 03:52

Lewandowski, un segundo puesto tras Messi como consuelo

Si la revista France Football no hubiera anulado la edición 2020 del Balón de Oro, la estrella del Bayern Múnich habría probablemente ganado el Balón de Oro, tras conquistar la Champions ese año.

/ 29 de noviembre de 2021 / 18:17

«Yo soy como el buen vino, espero llegar a ser aún mejor». Elegido mejor jugador FIFA 2020, Bota de Oro europeo en 2020-2021, el goleador del Bayern Robert Lewandowski ‘rozó’ el Balón de Oro este lunes en París, pero finalizó segundo en la votación tras la leyenda Lionel Messi.

Si la revista France Football no hubiera anulado la edición 2020 del Balón de Oro, la estrella del Bayern Múnich habría probablemente ganado el Balón de Oro, tras conquistar la Champions ese año.

‘Tener el trofeo en tu casa’

Así se lo reconoció Lionel Messi este lunes tras recoger su trofeo: «Es un honor estar aquí contigo, has batido récords y también mereces ganar el Balón de Oro. Todo el mundo estuvo de acuerdo que el año pasado fuiste el ganador. No se pudo hacer por el tema de la pandemia, pero creo que mereces tener este trofeo en tu casa».

La última temporada finalizada, 2020-2021, el polaco de 33 años ingresó definitivamente en la leyenda dorada del fútbol, con sus 41 goles en una misma temporada de la Bundesliga, y en sólo 29 partidos disputados.

De paso superó el registro del considerado en Alemania como el mejor cañonero de todos los tiempos: Gerd Müller, quien elevó la cifra a 40 goles (1971-1972), un récord que muchos consideraban insuperable.

«Robert es actualmente el mejor delantero del mundo», estimaba Hansi Flick el pasado mes de mayo, cuando aún era su entrenador en el Bayern.

Pero desde entonce ‘Lewy’ no ha levantado el pie del acelerador.

Acaba de cuajar el mejor inicio de ejercicio de su carrera, con ya 30 goles en 26 partidos entre todas las competiciones; 25 con el Bayern en 20 partidos, y 5 goles en 6 partidos con la selección de Polonia.

En Liga de Campeones celebró al menos un gol en los cinco partidos de la primera fase disputados hasta ahora esta temporada. Y en la clasificación histórica de la competición reina ocupa el tercer puesto con 82 goles, lejos aún sin embargo de Cristiano Ronaldo (140 goles) y Lionel Messi (123 goles), que cuentan respectivamente cinco y siete Balones de Oro.

«La edad no es más que una cifra»

Menos precoz que las dos superestrellas de los años 2010, Lewandowski progresó mucho en el Bayern, al que llegó en 2014 procedente del Dortmund.

Personalidad discreta y delantero puro de área en sus inicios, el polaco ha evolucionado a un futbolista más completo.

Aunque es letal a uno o dos toques de balón, también es fuerte de espaldas al arco rival, y no escatima esfuerzos a la hora de bajar para participar en la construcción, o incluso en el trabajo defensivo.

Con su esposa ejerciendo de ‘coach’ para él, una antigua internacional polaca de karate que se ocupa sobre todo de su régimen alimenticio, el delantero presume de un espectacular físico merced a una vida casi monacal.

Pocas veces lesionado, vive actualmente sus mejores días como futbolista: «La edad es sólo una cifra, me siento muy bien, mis indicadores de forma nunca fueron tan buenos, afirmó, sé que con mi cuerpo puedo jugar aún años al más alto nivel».

«Es un modelo absoluto de profesionalismo, una condición para permanecer mucho tiempo en la cumbre», confirma Oliver Kahn, el nuevo presidente del Bayern: «Tiene el mismo ánimo que Manuel Neuer (35 años) o Cristiano Ronaldo (36 años)».

Risa hasta las lágrimas»

Es cierto que con el balón en el pie el jugador descubierto por en el Lech Poznan por el Dortmund es menos espectacular que Messi o Neymar.

Su juego directo, de una eficacia demoledora, no se pierde en florituras técnicas o en regates para la galería.

Pero suele estar en el lugar preciso en el momento preciso, y ofrecer el gesto necesario para enviar el balón a la red.

¿Esa falta de glamur le ha perjudicado en el pasado? Sí es sabido que sufrió al no sentirse a veces lo suficientemente reconocido.

Reservado pero orgulloso, Lewandowski a veces sufrió por considerarse poco valorado por el panorama futbolístico internacional. En 2016 finalizó 16º en la carrera por un Balón de Oro ganado por Cristiano Ronaldo, y expresó su frustración con una línea de emoticonos de risas hasta las lágrimas, antes de tratar el galardón de France Football de ‘cabaret’.

Durante un tiempo cortejado por el Real Madrid, Lewandowski parece haber alcanzado la serenidad a los 33 años: «No necesito probarme en otro campeonato», afirma. «Con la Liga de Campeones puedo medirme con los mejores».

Comparte y opina:

Batalla jurídica en torno a la herencia de Nelson Mandela

Las dos mujeres acusan a Bizos, así como al ministro de Vivienda Tokyo Sexwale, y a otro abogado, Bally Chuene, de haberse impuesto en el consejo de administración de dos fondos de inversión pertenecientes a Mandela, valorados en 1,7 millones de dólares.

/ 11 de abril de 2013 / 15:54

Dos hijas de Nelson Mandela amenazan con enfrentarse al abogado histórico del expresidente en un tribunal por el control de una parte del patrimonio del héroe de la lucha contra el apartheid, que a sus 94 años, y tras una reciente hospitalización, aparentemente no está en medida de resolver él mismo la disputa.

Este litigio – que ha contrariado a gran parte de sudafricanos – opone a Makaziwe y Zenani, dos hijas del premio Nobel de la Paz de 1993, y a tres de sus allegados, entre los cuales figura George Bizos, amigo y abogado de Mandela durante los grandes juicios del apartheid en los años 60.

Las dos mujeres acusan a Bizos, así como al ministro de Vivienda Tokyo Sexwale, y a otro abogado, Bally Chuene, de haberse impuesto en el consejo de administración de dos fondos de inversión pertenecientes a Mandela, valorados en 1,7 millones de dólares.

Sin embargo, los tres hombres aseguran haber sido nombrados por el mismo Mandela para administrar los fondos «Harmonieux Investment Holdings» y «Magnifique Investment Holdings».

Visiblemente, el héroe nacional no ha sido solicitado para resolver esta querella.

Ningún informe sobre la salud del expresidente ha sido publicado desde que fue dado de alta el pasado 6 de abril. Pero según las últimas noticias, «Madiba», como lo llaman de cariño los sudafricanos, está en su casa en Johannesburgo, donde recibe atención médica para recuperarse de una neumonía que le valió una hospitalización de 10 días.

Sin embargo, la querella en torno a su dinero levanta rumores sobre su verdadero estado de salud. De 94 años, todos son concientes de su frágil condición, y sus allegados han sugerido desde hace tiempo y en varias ocasiones – aunque siempre de manera pudorosa – que su presencia mental ya no es la de un hombre joven.

El último testimonio sobre su estado fue justamente el de su amigo de largo tiempo George Bizos.

«Desgraciadamente, a veces se olvida de que alguien ha fallecido y su rostro expresa incomprensión cuando le dices que Walter Sisulu, u otra persona ya no forman parte de este mundo», contó a principios de marzo el abogado, gracias al cual Mandela escapó de la pena de muerte en 1964.

Walter Sisulu, que falleció en 2003, fue una de las figuras emblemáticas de la lucha contra el apartheid y un amigo cercano de Mandela durante años.

Incluso la esposa de «Madiba», Graça Machel, admitió en 2009 que «el espíritu y la chispa» del carismático líder desaparecían poco a poco.

Mandela, cuyo nombre es evocado constantemente por los líderes del país, no ha hecho comentarios sobre la vida pública o política de Sudáfrica desde hace varios años.

La marca Mandela

La controversia en torno a estos activos ha escandalizado a este país que rinde un verdadero culto al líder de la lucha contra el apartheid.

Uno de los nietos de Nelson Mandela, Mandla Mandela, jefe tradicional del pueblo natal de su abuelo, se declaró «consternado» de ver estos temas expuestos en toda la prensa.

«Es un asunto familiar, que debe ser discutido en privado», dijo en una entrevista con el diario The Times.

Los fondos en cuestión, que constituyen sólo una parte de la herencia del héroe nacional, fueron creados en 2004 para manejar los ingresos de la venta de «la mano de Nelson Mandela». Esta huella de la mano de Mandela se ha convertido en una imagen ícono del premio Nobel de la Paz, y es utilizada como un logo que representa al mismo Mandela.

La imagen de Mandela, así como su vida, son objeto de innumerables usos comerciales: películas, libros, series de televisión, y otros productos derivados.

Comparte y opina:

Mandela «reacciona positivamente al tratamiento» tras su hospitalización

Héroe nacional sudafricano, icono de la lucha contra el apartheid y contra el racismo en todo el mundo, Nelson Mandela no ha aparecido en público desde hace casi tres años.

/ 28 de marzo de 2013 / 22:54

El expresidente sudafricano Nelson Mandela, que pronto cumplirá 95 años y se encuentra de nuevo hospitalizado  esde el miércoles por la noche por una infección pulmonar, «reacciona positivamente al tratamiento», indicó este jueves a última hora de la tarde la presidencia del país en su página web.

«Los doctores nos informaron de que el expresidente Nelson Mandela reacciona positivamente al tratamiento al que es sometido después de una recaída de su infección pulmonar. Continúa en tratamiento y en observación en el hospital», según el comunicado.

En Washington el presidente estadounidense Barack Obama se declaró el jueves «profundamente preocupado» por la salud de Mandela.

«Estamos muy preocupados. (…) Todos reconocemos que lo dio todo por su pueblo, por la gente de Sudáfrica, la gente del continente que ha terminado siendo inspiración para todos nosotros», dijo Obama.

La presidencia sudafricana había informado en un comunicado difundido a primeras horas de la mañana del jueves que «el expresidente Nelson Mandela fue hospitalizado poco antes de medianoche por una recaída de su infección pulmonar».

Mandela estaba consciente cuando llegó al hospital, aseguró por la mañana a la AFP el portavoz de la presidencia, Mac Maharaj.

Ninguna otra información de naturaleza médica ni relacionada con la posible duración de su ingreso en el hospital fue proporcionada.

«El país no debe entrar en pánico. Madiba va bien (…)», dijo el presidente Jacob Zuma. «Hay que tener presente que Madiba ya no es desde hace tiempo un hombre joven. Si va a hacerse un control hoy o mañana creo que la gente no debe entrar en pánico (…). Sigue siendo Madiba con la edad que tiene», añadió.

Interrogado sobre si había llegado el momento de prepararse para lo inevitable, la muerte de Mandela, Zuma estimó que «sí (…) es la edad misma que lo sugiere».

Héroe nacional sudafricano, icono de la lucha contra el apartheid y contra el racismo en todo el mundo, Nelson Mandela no ha aparecido en público desde hace casi tres años.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, le deseó una recuperación rápida.

«Pedimos al pueblo sudafricano y al mundo entero que rece por nuestro querido Madiba [el nombre del clan de Mandela, ndlr] y por su familia […] Tenemos total confianza en el equipo médico y sabemos que harán todo lo posible para que recupere la salud», dijo el jefe de Estado.

La presidencia sudafricana, que no indicó dónde está hospitalizado el expresidente, pidió a los medios de comunicación de todo el mundo que «respeten la intimidad» del premio Nobel de la Paz «para dejar que los médicos hagan su trabajo».

El partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC), pidió también a Sudáfrica y al mundo entero que recen por Mandela. La principal formación de la oposición, la Alianza Democrática (DA), también se sumó a los deseos de rápida recuperación.

Icono de la lucha contra el racismo

A principios de marzo, el expresidente sudafricano fue hospitalizado durante 24 horas y la presidencia dijo entonces que se trataba de una visita de rutina.

Su última hospitalización larga, que duró 18 días, se remonta a diciembre de 2012, también como consecuencia de su infección pulmonar recurrente.

Mandela, que vive retirado en Qunu, su pueblo de la infancia, fue trasladado a Pretoria a principios de diciembre con motivo de su anterior hospitalización. A su salida del hospital, su entorno prefirió instalarlo en su casa de Johannesburgo, a unos 60 km de Pretoria y cerca de los centros médicos más modernos del país.

Nelson Mandela, presidente entre 1994 y 1999, pasó 27 años de su vida en la cárcel por haber luchado contra el régimen del apartheid de segregación racial en Sudáfrica.

Liberado en 1990, Mandela se convirtió cuatro años después en el primer presidente negro de su país, después de haber ganado en 1993 el premio Nobel de la paz – junto al último presidente del apartheid Frederick de Klerk- por haber dirigido con éxito las negociaciones que instauraron la democracia.

Desde hace algunos años, Mandela ha desaparecido del ámbito público y no hace ningún comentario sobre la política de su país.

Sin embargo, el pasado 10 de febrero recibió la visita del presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, que dijo haberlo visto «en buen estado y relajado», mirando la televisión.

Unos días después, su amigo George Bizos, un abogado muy conocido, lo visitó y se mostró menos entusiasta.

«Desgraciadamente, a veces se olvida de que alguien ha fallecido y su rostro expresa incomprensión cuando le dices que Walter Sisulu [activista sudafricano contra el apartheid] u otra persona ya no forman parte de este mundo», explicó.

Nelson Mandela ha sufrido varios problemas de salud, relacionados a menudo con sus 27 años de prisión y de trabajos forzados en las canteras de piedra caliza de la isla de Robben Island (suroeste).

Comparte y opina:

Nelson Mandela, nuevamente hospitalizado por una infección pulmonar

"El expresidente Nelson Mandela fue hospitalizado poco antes de medianoche por una recaída de su infección pulmonar", indicó el comunicado difundido a primeras horas de la mañana del jueves. "Los médicos se ocupan de él, y se aseguran de que reciba el mejor tratamiento médico posible y todas las comodidades", indicó el texto.

/ 28 de marzo de 2013 / 13:44

El expresidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años de edad, fue hospitalizado la noche del miércoles por una recaída de su infección pulmonar y el presidente sudafricano Jacob Zuma pidió a la nación y al mundo que «recen por él».

«El expresidente Nelson Mandela fue hospitalizado poco antes de medianoche por una recaída de su infección pulmonar», indicó el comunicado difundido a primeras horas de la mañana del jueves. «Los médicos se ocupan de él, y se aseguran de que reciba el mejor tratamiento médico posible y todas las comodidades», indicó el texto.

Mandela estaba consciente cuando llegó al hospital, aseguró a la AFP el portavoz de la presidencia, Mac Maharaj, precisando que no tiene más información sobre su salud desde que fue hospitalizado, poco antes de la media noche.

«No he recibido ningún nuevo informe de los médicos, y sé que los médicos nos darán un informe cuanto sea posible», añadió. El presidente sudafricano Jacob Zuma pidió por su parte una recuperación rápida de Mandela.

«Pedimos al pueblo sudafricano y al mundo entero que rece por nuestro querido Madiba [el nombre del clan de Mandela] y por su familia […] Tenemos total confianza en el equipo médico y sabemos que harán todo lo posible para que recupere la salud», dijo el jefe de Estado, citado en un comunicado.

La presidencia sudafricana, que no indicó donde está hospitalizado el expresidente, pidió a los medios de comunicación de todo el mundo que «respeten la intimidad» del premio Nobel de la Paz «para dejar que los médicos hagan su trabajo».

«No hemos revelado el nombre del hospital para respetar su intimidad y para que el equipo médico pueda concentrarse en su trabajo«, dijo Maharaj.

El partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC), pidió también a Sudáfrica y al mundo entero rezar por Mandela.

Icono de la lucha contra el racismo

Héroe nacional sudafricano, icono de la lucha contra el apartheid y contra el racismo en todo el mundo, Nelson Mandela no ha aparecido en público desde hace casi tres años.

A principios de marzo, el expresidente sudafricano fue hospitalizado durante 24 horas y la presidencia dijo entonces que se trataba de una visita de rutina.

Su última hospitalización larga, que duró 18 días, remonta a diciembre de 2012, también como consecuencia de su infección pulmonar recurrente.

Nelson Mandela, presidente entre 1994 y 1999, pasó 27 años de su vida en la cárcel por haber luchado contra el régimen del apartheid de segregación racial.

Liberado en 1990, Mandela se convirtió cuatro años después en el primer presidente negro de su país, después de haber ganado en 1993 el premio Nobel de la paz – junto al último presidente del apartheid Frederick de Klerk- por haber dirigido con éxito las negociaciones que instauraron la democracia.

El expresidente vive ahora completamente retirado, compartiendo su tiempo entre Johannesburgo y Qunu (sur), el pueblo donde pasó su infancia.

Desde hace algunos años, Mandela ha desaparecido del ámbito público y no hace ningún comentario sobre la política de su país.

Sin embargo, el pasado 10 de febrero recibió la visita del presidente de sudáfrica, Jacob Zuma, que dijo haberlo visto «en buen estado y relajado», mirando la televisión.

Unos días después, su amigo George Bizos, un abogado muy conocido, lo visitó y se mostró menos entusiasta. «Desgraciadamente, a veces se olvida de que alguien ha fallecido y su rostro expresa incomprensión cuando le dices que Walter Sisulu [activista sudafricano contra el apartheid] u otra persona ya no forman parte de este mundo», explicó.

Nelson Mandela ha sufrido varios problemas de salud, relacionados a menudo con sus 27 años de prisión y de trabajos forzados en las canteras de piedra caliza de la isla de Robben Island (suroeste).

Comparte y opina:

Nelson Mandela, nuevamente hospitalizado por una infección pulmonar

"El expresidente Nelson Mandela fue hospitalizado poco antes de medianoche por una recaída de su infección pulmonar", indicó el comunicado difundido a primeras horas de la mañana del jueves. "Los médicos se ocupan de él, y se aseguran de que reciba el mejor tratamiento médico posible y todas las comodidades", indicó el texto.

/ 28 de marzo de 2013 / 13:44

El expresidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años de edad, fue hospitalizado la noche del miércoles por una recaída de su infección pulmonar y el presidente sudafricano Jacob Zuma pidió a la nación y al mundo que «recen por él».

«El expresidente Nelson Mandela fue hospitalizado poco antes de medianoche por una recaída de su infección pulmonar», indicó el comunicado difundido a primeras horas de la mañana del jueves. «Los médicos se ocupan de él, y se aseguran de que reciba el mejor tratamiento médico posible y todas las comodidades», indicó el texto.

Mandela estaba consciente cuando llegó al hospital, aseguró a la AFP el portavoz de la presidencia, Mac Maharaj, precisando que no tiene más información sobre su salud desde que fue hospitalizado, poco antes de la media noche.

«No he recibido ningún nuevo informe de los médicos, y sé que los médicos nos darán un informe cuanto sea posible», añadió. El presidente sudafricano Jacob Zuma pidió por su parte una recuperación rápida de Mandela.

«Pedimos al pueblo sudafricano y al mundo entero que rece por nuestro querido Madiba [el nombre del clan de Mandela] y por su familia […] Tenemos total confianza en el equipo médico y sabemos que harán todo lo posible para que recupere la salud», dijo el jefe de Estado, citado en un comunicado.

La presidencia sudafricana, que no indicó donde está hospitalizado el expresidente, pidió a los medios de comunicación de todo el mundo que «respeten la intimidad» del premio Nobel de la Paz «para dejar que los médicos hagan su trabajo».

«No hemos revelado el nombre del hospital para respetar su intimidad y para que el equipo médico pueda concentrarse en su trabajo«, dijo Maharaj.

El partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC), pidió también a Sudáfrica y al mundo entero rezar por Mandela.

Icono de la lucha contra el racismo

Héroe nacional sudafricano, icono de la lucha contra el apartheid y contra el racismo en todo el mundo, Nelson Mandela no ha aparecido en público desde hace casi tres años.

A principios de marzo, el expresidente sudafricano fue hospitalizado durante 24 horas y la presidencia dijo entonces que se trataba de una visita de rutina.

Su última hospitalización larga, que duró 18 días, remonta a diciembre de 2012, también como consecuencia de su infección pulmonar recurrente.

Nelson Mandela, presidente entre 1994 y 1999, pasó 27 años de su vida en la cárcel por haber luchado contra el régimen del apartheid de segregación racial.

Liberado en 1990, Mandela se convirtió cuatro años después en el primer presidente negro de su país, después de haber ganado en 1993 el premio Nobel de la paz – junto al último presidente del apartheid Frederick de Klerk- por haber dirigido con éxito las negociaciones que instauraron la democracia.

El expresidente vive ahora completamente retirado, compartiendo su tiempo entre Johannesburgo y Qunu (sur), el pueblo donde pasó su infancia.

Desde hace algunos años, Mandela ha desaparecido del ámbito público y no hace ningún comentario sobre la política de su país.

Sin embargo, el pasado 10 de febrero recibió la visita del presidente de sudáfrica, Jacob Zuma, que dijo haberlo visto «en buen estado y relajado», mirando la televisión.

Unos días después, su amigo George Bizos, un abogado muy conocido, lo visitó y se mostró menos entusiasta. «Desgraciadamente, a veces se olvida de que alguien ha fallecido y su rostro expresa incomprensión cuando le dices que Walter Sisulu [activista sudafricano contra el apartheid] u otra persona ya no forman parte de este mundo», explicó.

Nelson Mandela ha sufrido varios problemas de salud, relacionados a menudo con sus 27 años de prisión y de trabajos forzados en las canteras de piedra caliza de la isla de Robben Island (suroeste).

Comparte y opina: