lunes 1 mar 2021 | Actualizado a 08:43

EL TERROR LLEGA A NORUEGA

Desconcierto. Un hombre abrió fuego en un encuentro laborista

Por AFP

/ 23 de julio de 2011 / 05:00

«Al menos 80 personas han muerto en el tiroteo» ocurrido en la isla de Utoeya, cerca de Oslo, declaró la madrugada de hoy a la AFP el portavoz de la Policía, Are Frykholm, precisando que otras siete personas murieron en la explosión perpetrada cerca de la sede del Gobierno y causó nueve heridos graves.

Investigación. La Policía ha detenido a un hombre de 32 años, no-ruego «de pura cepa», sospechoso de estar implicado en ambos atentados. Según TV2, el sospechoso es una persona cercana a movimientos de extrema derecha y tenía dos armas registradas a su nombre, una de ellas un fusil automático, dato que no ha sido confirmado por la Policía.

Información aparecida en el New York Times identifica a Anders Behring Breivik como el autor de los disparos y presuntamente de las explosiones en la capital noruega. 

La Policía indicó ayer que el detenido vestía una prenda con insignias de la entidad del orden cuando fue arrestado en la isla, aunque nunca trabajó para las fuerzas de seguridad.

Testigos en la isla de Utoeya explicaron que el individuo que disparó es de tipo nórdico y habla noruego. Por el momento se desconocen los motivos del doble atentado.

Horas antes, el ministro de Justicia, Knut Storberget, había anunciado la detención de este hombre. «Una persona fue detenida (…) Me informaron que se trata de un noruego», dijo Storberget en conferencia.

En esa misma comparecencia, el primer ministro, Jens Stoltenberg, agregó que «es muy temprano para decir quién está detrás» de este doble atentado. Según el balance precedente, la Policía cifró en 17 los muertos en el doble atentado, aunque ya previno que el número podía aumentar.

La explosión ocurrida en pleno corazón de la capital noruega, en un barrio donde se encuentra la oficina del primer ministro, Jens Stoltenberg, que no estaba en ella en ese momento, fue causada por «una o dos bombas», afirmaron testigos a la Policía.

El Primer Ministro noruego, que tenía previsto participar hoy en la isla de Utoeya en el mitin laborista donde se produjo el tiroteo, hizo declaraciones a la prensa para mostrar que estaba sano y salvo tras el atentado y calificó la situación de «muy grave».

Compromiso. «La respuesta a la violencia es más democracia, más humanidad, pero menos ingenuidad», dijo Stoltenberg. «No nos destruirán. Somos una pequeña nación, pero una nación orgullosa. Nadie nos reducirá al silencio por las bombas. Nadie nos reducirá al silencio por las balas. Nadie impedirá a Noruega ser», agregó.

Al parecer, es la primera vez que se comete un atentado con bomba en Noruega, país miembro de la OTAN implicado en las operaciones en Afganistán y Libia.

En las imágenes de las televisoras noruegas podía verse la sede de las oficinas del Primer Ministro y otros edificios completamente destruidos y las aceras llenas de cristales, así como una humareda y numerosas ambulancias amarillas.

Condena mundial 

-La condena a los atentados en Noruega es encabezada por el secretario de la ONU, Ban Ki-moon. EEUU, la OTAN, la UE y los países que la componen repudiaron los hechos. En América Latina también se levantaron voces de rechazo y Bolivia no estuvo al margen.

-En un comunicado, la Cancillería lamenta referirse al atentado terrorista ocurrido el día de hoy en la ciudad de Oslo, Noruega, el mismo que afectó las oficinas del  primer ministro, Jens Stoltenberg, y manifiesta su enérgica condena a esos actos.

2 pistas sobre los responsables

La confusión rodeaba el bombazo y el posterior tiroteo que ayer estremecieron a Noruega, hasta ahora inmune a los atentados. Las autoridades solo acertaban a facilitar información tardía y a cuentagotas.

La reivindicación del ataque por parte de un grupo desconocido, Colaboradores de la Yihad Global, acrecentó las sospechas de la autoría islamista, que habían emergido desde el primer momento. Pero, horas más tarde, la noticia de la detención de un ciudadano noruego como sospechoso del ataque al campamento juvenil del Partido Socialista alentó la pista de la extrema derecha.

Recientes informes de las fuerzas de seguridad noruega indican que los grupos neofascistas han intensificado sus actividades desde el año pasado y que han desarrollado vínculos con correligionarios suecos y rusos. Y el tiroteo contra el campamento no acaba de encajar en el modus operandi de los terroristas islámicos.

«Sería muy raro que los islamistas tuvieran un enfoque político tan local. El ataque al campamento de los jóvenes socialistas sugiere que se trata de otra cosa. Si los islamistas querían atacar, hubieran podido poner la bomba en un centro comercial en lugar de una isla remota», según Jakub Godzimirski, investigador del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales. «El ataque tiene más en común con lo que pasó en Oklahoma que con una acción islamista», añadió.

Comparte y opina:

Trump coquetea con postularse en 2024 en su vuelta a escena

El político de 74 años dio un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), celebrada en Orlando, Florida.

Foto: AFP

Por AFP

/ 1 de marzo de 2021 / 02:05

Donald Trump está de vuelta: por primera vez desde que dejó la Casa Blanca, el exmandatario dijo que puede postularse nuevamente para la presidencia de Estados Unidos en 2024, y aseguró que la supervivencia del país depende de los conservadores.

El político de 74 años dio un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), celebrada en Orlando, Florida.

Allí, Trump se mostró decidido a recuperar el control del Partido Republicano desplazado del poder, y aunque coqueteó con la posibilidad de otra candidatura presidencial, dejó abierta la duda.

«En realidad, sabes que acaban de perder la Casa Blanca», dijo Trump sobre los demócratas, promoviendo nuevamente la falsedad de que se le negó un segundo mandato debido a un fraude electoral. «Pero quién sabe, ¿quién sabe?», gritó. «Incluso puedo decidir vencerlos por tercera vez», arengó.

Y señaló que el devenir del país depende de los conservadores: «Estamos en una lucha por la supervivencia de Estados Unidos tal como lo conocemos. Esta es una lucha. Esta es una lucha terrible, terrible, dolorosa… En última instancia, siempre ganamos», aseguró.

Bloqueado en Twitter y de otras redes sociales, Trump ha mantenido un perfil bajo en su complejo de Mar-a-Lago en Florida desde que dejó la Casa Blanca el 20 de enero.

Así, la CPAC fue una oportunidad para volver a escena, recibido por una multitud de fanáticos con una larga ovación de pie. La gran mayoría asistió sin máscara a pesar de las recomendaciones de expertos en medio de la pandemia de coronavirus que ha causado más de medio millón de muertes en el país.

«El increíble viaje que comenzamos juntos… está lejos de haber terminado», lanzó Trump sobre su movimiento populista. «Y al final, ganaremos», sentenció.

El exmandatario puso también fin a los rumores de que podría tomar su base de apoyo para crear una agrupación política. «No voy a comenzar un nuevo partido», afirmó. «Tenemos el Partido Republicano. Se unirá y será más fuerte que nunca», aseguró, llamando a la unidad de los conservadores.

Como estaba previsto, Trump atacó a Biden y dijo que el demócrata acaba de concluir «el primer mes más desastroso» de cualquier presidente moderno.

Pero también describió al país como una tierra dividida. «Nuestra seguridad, nuestra prosperidad y nuestra propia identidad como estadounidenses están en juego», aseguró en un discurso en el que atacó a los inmigrantes, criticó la «cultura de cancelación» y arremetió contra las políticas de Biden sobre cambio climático, energía e integridad electoral.

Los partidos estadounidenses suelen realizar un ajuste de cuentas después de una serie de reveses como los que ha sufrido el Partido Republicano durante los cuatro años de mandato Trump: la pérdida de la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes.

El partido también quedó marcado por las repetidas mentiras del expresidente sobre su fracaso electoral frente a Biden, su juicio político por incitar a una insurrección en el Capitolio el 6 de enero, y la extraordinaria escisión que ha provocado entre los republicanos tradicionales y los populistas pro-Trump.

Pero, en lugar de deshacerse de su problemático líder y trazar un nuevo camino hacia el poder, gran parte del partido sigue viendo a Trump como un asidero para su futuro.

Es una percepción que él ha fomentado, erigiéndose en un vengativo e influyente republicano. El viernes apoyó la causa de un exasesor contra un congresista de Ohio que votó a favor de su destitución.

Al menos en la CPAC, el entusiasmo por su figura se mantuvo alto. Los asistentes posaron junto a una brillante estatua dorada de Trump, y los vítores se elevaban cada vez que los panelistas elogiaban al expresidente.

En un sondeo realizado en la conferencia y publicado justo antes de su discurso, casi siete de cada 10 encuestados dijeron que quieren que se postule nuevamente.

En cuanto a la dirección futura del partido, el apoyo al trumpismo fue sólido como una roca, y el 95% de los encuestados deseaba continuar con las políticas y la agenda de Trump.

Pero cuando se les preguntó a quién prefieren como candidato del partido en 2024, un moderado 55% eligió a Trump, y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, anfitrión de facto del CPAC, quedó en un distante segundo lugar con el 21%.

El respetado estratega republicano Karl Rove dijo que hubiera esperado un resultado más contundente para Trump, especialmente en un entorno que parece apoyar al expresidente.

«Lo tomaría como una nota de advertencia», consideró en Fox News. «Necesita refrescar su acto».

Comparte y opina:

La desigual batalla en Europa por el ‘streaming’

Después de Norteamérica, el Viejo Continente es el mercado preferido de las plataformas estadounidense de video en continuo por suscripción.

Foto: streamingcamaralia.com

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:36

Las plataformas de «streaming» (video en continuo) se consolidaron en Europa, un mercado dominado por los grandes grupos estadounidenses a pesar de la emergencia de iniciativas europeas, más modestas, que intentan abrirse paso especializándose en ámbitos concretos.

Gigantes estadounidenses

Después de Norteamérica, el Viejo Continente es el mercado preferido de las plataformas estadounidense de video en continuo por suscripción.

El líder incontestable es Netflix con más de 66 millones de suscriptores en Europa, África y Oriente Medio a finales de 2020.

Pero lo siguen de cerca los canales del gigante del entretenimiento Disney: Disney+, Hulu y ESPN+ (deportes), que cuenta con 146 millones de abonados en el mundo.

Un informe del Observatorio Europeo del Audiovisual, publicado en febrero, confirmó el dominio de las plataformas estadounidenses del mercado europeo de «streaming» por suscripción, valorado en 9.700 millones de euros ($us 11.710 millones) en 2020.

Los canales estadounidenses suelen monopolizar el podio de las plataformas con más usuarios en la mayoría de países de la Unión Europea.

Netflix es la más vista en 26 de 28 países de la UE, seguida por Amazon Prime Video, Apple TV+, Disney+ o HBO (propiedad de WarnerMedia, filial del operador de telecomunicaciones AT&T).

Otro actor estadounidense, NBCUniversal, también intenta implantarse en Europa y lanzó recientemente Hayu, una plataforma especializada en los programas de telerrealidad estadounidense.

También ViacomCBS prepara el lanzamiento de Paramount+, tras haber sacado Pluto TV, una plataforma de video en continuo gratuito con publicidad, un sector dominado por YouTube, pero en el que también compiten el japonés Rakuten o el francés Molotov.

Plataformas nacionales con personalidad marcada

Ante los gigantes estadounidenses, plataformas nacionales intentan abrirse camino en países europeos con marcada identidad cultural y lingüística.

Entre ellas, destacan la plataforma flamenca Streamsz en Bélgica; la eslovena Voyo en su país, Rumania y Croacia; Ruutu+ en Finlandia; TV2 Play en Dinamarca; Videoplay en Holanda; TIM Vision en Italia; y Viaplay, que le disputa el liderazgo a Netflix en Dinamarca, Suecia y Finlandia.

Según el informe del Observatorio Europeo, estos canales suelen ser los segundos o terceros con más usuarios en los citados países.

En España, se ha consolidado la catalana Filmin, que apuesta por el cine y las series independientes y de autor y quiere instalarse en Portugal, mientras que FlixOlé se caracteriza por su oferta de cine español.

Para competir con los gigantes estadounidenses, suelen especializarse en géneros concretos o distinguirse a través del contenido deportivo.

Es el caso de Viaplay, la plataforma del joven grupo sueco Nent, que cuenta entre sus contenidos exclusivos con series policíacas y de suspense escandinavas y transmisiones deportivas.

Con más de 3 millones de suscriptores a finales de 2020, Viaplay, también presente en Islandia, prevé dar el salto en marzo a los países bálticos, en agosto, a Polonia y a finales de año, a Estados Unidos.

Viaplay, que aspira «a convertirse en el campeón europeo del ‘streaming'», quiere alcanzar 10,5 millones de suscriptores a finales de 2025.

Adaptación de los canales tradicionales

A causa de la pandemia del COVID-19, las cadenas de televisión tradicionales también aceleraron su adaptación al consumo de video en continuo.

Estas reforzaron su oferta en el sector aliándose con sus rivales tradicionales, con la idea de competir en un mercado tan disputado.

Por ejemplo, en el Reino Unido, las cadenas BBC e ITV se unieron para lanzar la plataforma BritBox a finales de 2019 y en Francia, en el otoño de 2020, apareció la plataforma Salto, impulsada por France Télévisions, TF1 y M6.

Además de la alianza entre cadenas antaño rivales, los operadores también apuestan por la agregación de contenido con la plataforma myCanal de Canal+ en Francia o Movistar Plus (Telefónica) en España, cuya suscripción también incluye Disney+ y Dazn (plataforma deportiva).

Comparte y opina:

Lady Gaga recupera sanos y salvos los dos perros que le robaron

"Mi corazón sufre y rezo por que mi familia esté de nuevo al completo gracias a un acto de bondad. Pagaré $us 500.000 por su regreso sanos y salvos", escribió tras el secuestro. "Si los ha comprado o encontrado sin querer, la recompensa es la misma", insistió.

Foto: Instagram de Lady Gaga

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:31

La cantante estadounidense Lady Gaga ha recuperado los dos perros que le robaron esta semana, anunció la policía de Los Ángeles.

Dos individuos se llevaron el miércoles a los bulldogs franceses Koji y Gustav tras herir de un disparo al empleado de la estrella que paseaba a los animales por una calle de Los Ángeles.

«Los dos perros de Lady Gaga fueron entregados en una comisaría de policía local», tuiteó la policía de Los Ángeles.

Los representantes de la cantante los recuperaron «sanos y salvos», precisó la misma fuente.

Una mujer, cuya identidad no se reveló, encontró a los dos animales y contactó con los allegados de la cantante, indicó la policía, que abrió una investigación sobre el robo.

«Mi corazón sufre y rezo por que mi familia esté de nuevo al completo gracias a un acto de bondad. Pagaré $us 500.000 por su regreso sanos y salvos», escribió la artista en Instagram tras el secuestro de sus bulldogs. «Si los ha comprado o encontrado sin querer, la recompensa es la misma», insistió.

El encargado de pasear a los perros de Lady Gaga, Ryan Fischer, tuvo que ser hospitalizado tras la agresión.

Un tercer perro, Asia, había escapado durante el ataque antes de regresar con Fischer.

Los bulldogs franceses son una raza codiciada y cara que puede venderse por miles de dólares. No está claro si el blanco del ataque eran específicamente las mascotas de Lady Gaga.

La cantante tiene un fuerte vínculo con sus perros, que la acompañan a menudo durante actos públicos y de los que publica fotos en las redes sociales.

Comparte y opina:

El ‘Calcio’ vive su sueño americano

Si bien la Premier League inglesa está abierta desde hace mucho tiempo a los capitales extranjeros (solo cuatro clubes están todavía en manos británicas), el fenómeno es más reciente en Italia.

Foto: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:29

Con el Parma y la Spezia, que recientemente pasaron a propiedad estadounidense, más de una cuarta parte de los clubes de la liga italiana de fútbol tienen ahora dueños del otro lado del Atlántico. Entre sus retos ahora, el crecimiento de los derechos de televisión y la modernización de estadios por lo general vetustos.

Como ocurrió el sábado en el duelo Spezia-Parma y este domingo con el Roma-Milan, la Serie A se está acostumbrando progresivamente a estos nuevos derbis entre sus equipos con “sello USA”.

Si bien la Premier League inglesa está abierta desde hace mucho tiempo a los capitales extranjeros (solo cuatro clubes están todavía en manos británicas), el fenómeno es más reciente en Italia.

Está adquiriendo, eso sí, una gran amplitud, sobre todo ahora que el contexto económico de la pandemia del coronavirus hace que los clubes estén más atentos a eventuales inversores, estiman los expertos preguntados por la AFP.

En la Roma, el sueño americano comenzó en 2011 con James Pallotta y se prolongó el año pasado con la venta a otro empresario estadounidense, Dan Friedkin.

Tienen también bandera de Estados Unidos en su propiedad el AC Milan (fondo Elliott desde 2018), la Fiorentina (en manos del empresario italoestadounidense Rocco Commisso desde 2019) y, desde esta temporada, el Parma (el grupo Krause es accionista mayoritario desde septiembre) y la Spezia (adquirido este febrero por la familia Platek).

El Bolonia pertenece además, desde 2014, al canadiense Joey Saputo.

Un «gigante dormido»

Este interés norteamericano se apoya en un apuesta económica, la de hacer despertar al «gigante dormido» que sería la Serie A, que fue el centro del planeta fútbol en los años 1980 y 1990, estima Patrick Massey, miembro de Portas Consulting, gabinete británico especializado en la asesoría deportiva.

El coste de la reciente transacción por el Spezia Calcio (25 millones de euros, $us 30,5 millones, según la prensa italiana) es un «buen ejemplo» de la devaluación actual del fútbol italiano, teniendo en cuenta el valor de los clubes en Europa o en la MLS norteamericana, estima Jordan Gardner, inversor estadounidense que ha trabajado con varios clubes europeos y que es actualmente el patrón del club danés FC Helsingor, también de propiedad estadounidense.

Los inversores confían sobre todo en un aumento futuro de los derechos de televisión de la liga italiana, que ahora está «muy lejos de los de la Premier League o LaLiga española, especialmente en el plano internacional», detalla Andrea Sartori, que está al frente del sector deportivo de la empresa de auditoría KPMG.

La atribución de los derechos para las tres próximas temporadas está en curso en Italia. La Liga espera una cierta estabilidad para la difusión en Italia (970 millones de euros anuales actualmente, $us 1.186 millones) pero espera un aumento en lo referente al extranjero (370 millones de euros, $us 452 millones).

Otra palanca para impulsar el crecimiento podría ser el retraso del país en lo referente a los estadios. Muchos son viejos y pocos clubes poseen su propio recinto (Juventus, Udinese, Sassuolo, Atalanta).

No solo la Serie A

Ese sueño de instalaciones renovadas o incluso nuevas, que permitiría aumentar sensiblemente los ingresos por venta de entradas y por otros conceptos, parece compartido por todos los clubes con propietarios estadounidenses.

En el Milan y en la Roma, el proyecto de un nuevo estadio existe desde hace años.

En Florencia, Rocco Commiso insiste en ello, en la total restauración del viejo estadio local, pero ha tenido que renunciar por ahora por dificultades administrativas.

En el Parma, pese a la amenaza de descenso a la Serie B, el nuevo patrón, Kyle Krause, confirmó esta semana su ambición de renovar el viejo estadio Tardini.

En la Liga Italiana consideran «positivo» que «inversores extranjeros estén atraídos» por el campeonato del país. «Eso significa que hay un gran potencial», afirmó.

El sueño americano no se limita solo a la primera división y equipo de segunda, como el Venecia o el Pisa, o incluso de más abajo como el Catania y el Campobasso, también entran dentro de esta tendencia.

Comparte y opina:

La Berlinale afronta el desafío virtual en su arranque el lunes

En su 71ª edición, el primer gran festival del año en Europa se redujo de 10 a cinco días, pero tiene previsto celebrar una segunda parte abierta al público en junio, principalmente con pases al aire libre.

Foto: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:27

Ni salas de cine ni alfombra roja. La Berlinale arranca el lunes en línea con 15 filmes en liza por el Oso de Oro, incluido el mexicano «Una película de policías», que permitirán tomar el pulso a la industria del cine, duramente golpeada por la pandemia.

Solo el jurado, reunido en un mismo hotel de Berlín, accederá a una sala de proyección, donde tomarán asiento con la distancia debida. No obstante, uno de sus seis miembros, el iraní Mohammad Rasoulof, triunfador en 2020, deberá ver las cintas en Teherán, donde el gobierno mantiene al director disidente bajo arresto domiciliario.

En su 71ª edición, el primer gran festival del año en Europa se redujo de 10 a cinco días, pero tiene previsto celebrar una segunda parte abierta al público en junio, principalmente con pases al aire libre.

Una película de policías, de Alonso Ruizpalacios, es la única cinta de habla hispana en competición. El director mexicano volvió así a ser seleccionado en la máxima categoría de la Berlinale, tres años después de Museo, con la que se llevó el premio al mejor guión.

Esta vez, se trata de una película original de Netflix, que sus productores presentan como un «experimento documental y narrativo» y que denuncia el sistema «disfuncional» de la policía en México. Está protagonizada por Mónica del Carmen y Raúl Briones.

Premio de interpretación «sin género»

Destacan además los largometrajes Petite Maman, de la francesa Céline Sciamma, premiada en Cannes por su exitoso Retrato de una mujer en llamas, así como el nuevo trabajo de la alemana Maria Schrader, detrás de la serie Unorthodox, y el debut como director del actor hispano-alemán Daniel Brühl (Good bye, Lenin).

El rumano Radu Jude, recompensado en 2015 por Aferim, regresa a la competición con Bad Luck Banging or Looney Porn sobre una profesora filmada en una sextape que se extiende en internet.

Todos los filmes en liza para suceder a There is no evil, de Rasoulof, fueron rodados o finalizados durante la pandemia, lo que dio lugar a «películas muy personales», según el director artístico del festival, Carlo Chatrian.

«Todos hablan de la incertidumbre en la que vivimos» y «la sensación de temor es omnipresente», añadió.

Por primera vez, este festival de fuerte carácter social atribuirá un premio de interpretación «sin género», en lugar de las recompensas al mejor actor y actriz, una primicia entre los grandes certámenes internacionales.

Al margen de la carrera por el Oso de Oro, que será anunciado el viernes, se estrenará el documental Tina, de la cadena HBO, sobre la cantante Tina Turner.

Entusiasmarse desde casa

En la sección Panorama, el documental brasileño A Última Floresta, de Luiz Bolognesi, ofrecerá un retrato de los indígenas Yanomami en la Amazonía, mientras que el mexicano Carlos Alfonso Corral presentará Dirty Feathers.

Dos películas argentinas fueron seleccionadas en la sección Forum, Esquí y Qué será del verano.

La Berlinale sigue así el ejemplo de citas como la de Toronto, que se realizó principalmente en línea. La edición 2021 de Sundance (Estados Unidos) combinó ese formato con proyecciones en autocines y pequeñas salas independientes.

Por su parte, el Festival de Cannes, anulado el año pasado, sigue apostando por una edición presencial, pero retrasó las fechas, de mayo a julio. Aun así, el mayor certamen de cine del mundo no excluye un nuevo aplazamiento si no se reúnen las condiciones sanitarias.

Los festivales están «experimentando» con los formatos mientras dura la pandemia, dijo a la AFP Scott Roxborough, director para Europa de la revista The Hollywood Reporter, escéptico con la apuesta virtual.

«El peligro es que ni siquiera los críticos se entusiasmen viendo películas desde casa», anticipa de cara a la Berlinale.

Comparte y opina:

Últimas Noticias