Nacional

martes 28 sep 2021 | Actualizado a 07:13

La cárcel de San Pedro es una ciudad dentro de otra, donde la gente hace de todo para sobrevivir

Uno de los internos fabrica bebidas alcohólicas de frutas, yuca y arroz. Hay inquilinos que pagan 300 bolivianos por una celda de tres por tres metros, aproximadamente 

/ 28 de junio de 2013 / 17:22

La cárcel de San Pedro es una pequeña ciudadela enclava en el centro de La Paz, que en sus poco más de 8.000 metros cuadrados replica lo que ocurre en las grandes urbes del país: diferencias sociales, ajetreado comercio y gente que viene y va realizando actividades para sobrevivir. En sus calles hay personas que piden dinero para subsistir  y otras que, en el otro extremo de la escala económica, se dedican al comercio y administración de bienes inmuebles.

Y como en toda urbe, hay también destilerías, en este caso artesanales y camufladas en pequeñas celdas, donde cualquier fruta o tubérculo puede dejar de ser alimento para convertirse en poco tiempo en algún licor, que luego se vende a buen precio a una población a la que le sobran motivos para ahogar las penas con alcohol.

La cárcel de San Pedro es una edificación de más de 100 años que alberga aproximadamente a 2.000 reclusos, la mayor parte sin sentencia. Las celdas, que más parecen habitaciones de algún conventillo, están desplegadas en la parte baja y el primer piso de la edificación, que está dividida en secciones y áreas comunicadas por estrechos pasillos que desembocan en patios. En uno de ellos destaca la imagen de San Martín de Porres, el santo que dedicó su vida a ayudar a los pobres. 

Este jueves, cuando La Razón Digital visitó el penal, un sol tenue ingresaba tímido hasta las calles del recinto carcelario sobresaturado de edificaciones improvisadas que intentan dar cabida a la sobrepoblación penal. Las celdas de aproximadamente tres por tres metros están divididas en dos y en algunos casos se alquilan a 300 bolivianos por mes, según tarifa definida por “los propietarios”, contó uno de los inquilinos. “Hay varios y tienen varias propiedades”, reveló.

Dijo que se trata de una sociedad con sus propias reglas y normas internas, donde al igual que ocurre fuera de sus paredes hay transgresores, por lo cual fue formado un grupo de seguridad. Durante la visita, vimos al menos a cuatro personas con distintivos de seguridad. Son los mismos reclusos que hacen de seguridad privada.

Tras la puerta de metal y las rejas que separan a los reclusos de la libertad, decenas de personas se encuentran aglomeradas esperando una visita o simplemente para ver a quienes caminan en la plaza Mariscal Sucre, que está frente al reclusorio. Otras caminan ansiosas esperando la llegada de algún visitante para trabajar como “taxis”, que es el denominativo que llevan quienes se dedican a llevar mensajes o a guiar a las visitas.

Y cuando algún extraño ingresa  recibe de inmediato una avalancha de ofertas, para comprar alguna artesanía, dulces, pasteles o alguna otra cosa. Uno de los reclusos lleva una bandeja con galletas que rellenó con dulce de leche y bañó con coco rallado. De su venta depende su subsistencia.

Los taxis pelean por clientes como ocurre en los aeropuertos y cuando se comienza a circular por las calles del penal se encuentra de todo: puestos de venta de comidas, de golosinas, salteñería y hasta  un puesto de venta de controles remoto para televisores.

“Tenemos que comer, hay que conseguir dinero”, explica un entrevistado que pide guardar su nombre en reserva, aunque se anima a detallar que no es boliviano y que ya está tres años con detención preventiva. Él también encontró una actividad para ganarse el pan del día, en su pequeña celda instaló una artesanal fábrica de bebidas alcohólicas, por lo que asegura que en la cárcel “no necesitamos alcohol” (del que ingresan desde afuera).

En su celda entra un catre de una plaza que cubre con una frazada a cuadros y en una pequeña repisa un televisor blanco y negro de 12 pulgadas. Al lado del catre oculta dos botellas del licor que elabora, listas para la venta, y a la vista, en la puerta de ingreso, está un pequeño mueble con verduras, frutas y una estufa, que forman parte de su fábrica de alcohol.

“Hago la bebida de piña, papaya, plátano, arroz y de yuca. Paro esto necesito azúcar, por balde necesito como cuatro libras de azúcar. Acá ya está macerando, mira, es de arroz, para que tenga más fuerza. Otros pensaban que le echaba alcohol, pero no, solo es maceración por cinco días”, explicó mientras mostró el balde de maceración con el “quita penas”.

El resultado de este proceso es comercializado en 10 bolivianos, en botellas desechables de litro y medio de gaseosas. “Hay que juntar siempre (la venta) para vivir tranquilo también”, justificó y contó que ahora la venta bajó, por todo lo desatado a partir de la denuncia de violación a una menor en el recinto.

El director de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, denunció ese hecho, que apresuró la decisión de cerrar el centro de reclusión a partir de mediados de julio a nuevos presos, quienes serán llevados al penal de Chonchocoro, al centro Calahuma y a otros recintos en Patacamaya y Sica Sica. Además serán retirados del penal, los hijos mayores de 11 años de los presos, a quienes se destina un pre-diario.

Al menos 80 mujeres pernoctan en las celdas de sus parejas, pero para ello también hay que pagar, según la fuente. “Mi señora paga cinco bolivianos al encargado de la puerta”. Él tiene un pequeño niño que se queda al cuidado de la madre fuera del recinto penitenciario.

Quien alquila la celda al fabricante de alcohol artesanal es uno de los beneficiados en esta sociedad encerrada. También es privado de libertad, pero es dueño de al menos siete celdas, además del billar. Hay otro, según cuentan los reos, que administra una tienda y es propietario de cinco celdas.

La Posta es algo así como la zona Sur en el caso de La Paz, es la sección en la que están los privilegiados, separados de los “presos comunes”. Los reclusos cuentan que ingresar en este sector cuesta mucho y que quienes lo consiguen viven en mejores condiciones y con mayor seguridad, que es una de las cosas que más preocupa dentro de estas paredes.

Como al entrar, al salir del penal llueven los ejemplos de los esfuerzos que deben hacer sus habitantes para sobrevivir en un mundo hostil. Un joven se acerca a una mujer que vende comida y le lanza una propuesta que pone a prueba su sensibilidad. “¿Cuándo le he pedido algo señora? Es la primera y última vez que le voy a pedir algo: regálame 50 centavos”. El dinero cae a sus manos y pinta una sonrisa en su rostro.

Comparte y opina:

Reportan 24 heridos y 15 detenidos, conflicto cocalero persiste e intentarán nueva retoma de Adepcoca

El sub comandante Departamental de la Policía, Hernan Romero, informó que fueron asediados por más cinco horas con la detonación de cachorros de dinamita

Los incidentes en Villa Fátima y Villa El Carmen continuaron en la noche.

/ 27 de septiembre de 2021 / 23:10

Los enfrentamientos entre policías y una facción de los cocaleros de los Yungas se prolongaron por más de cinco horas, con el saldo de 24 heridos y 15 cocaleros detenidos, el piso de un edificio en llamas y un bus dañado. Los movilizados instalaron una vigila y anunciaron que este martes volverán a intentar la toma de los predios de Adepcoca, controlado por el dirigente Arnold Alanes.

Este lunes se cumplió el sexto día de conflictos. El sub comandante Departamental de la Policía, Hernán Romero, informó que “fueron cinco horas de asedio y de hostigamiento hacia miembros de la Policía” con –dijo- el lanzamiento de cachorros de dinamita que explotaban cerca de los uniformados con un gran estruendo.

Pasada las 22.00, los cocaleros convocados por el dirigente Pedro Poma del Comité de Autodefensa instalaron una vigilia en una de las calles aledaña al mercado de coca. “Vamos a seguir permanentemente con el objetivo de recuperar (Adepcoca), mañana (martes) vamos a seguir bajando (a Adepcoca)”, anunció.

Pasada las 14.00 empezaron los enfrentamientos, cuando la movilización convocada por Poma se acercaba a las instalaciones de Adepcoca, foco del conflicto. A los gases lacrimógenos lanzados por los policías, los cocaleros respondían arrojando cachorros de dinamita que explotaban cerca de los uniformados.

Más de cinco horas se prolongó el conflicto en la zona de Villa Fátima. Evelyn Cossio, abogada de los cocaleros, informó a Cadena A que hay 24 heridos y 15 aprehendidos en celdas policiales por los choques de este lunes en la zona de Villa Fátima.

Alanes, dirigencia reconocida por el Gobierno, convocó a los movilizados a apostar por el diálogo.

En el lugar del conflicto se incendió un piso de un edificio. Los habitantes del edificio denunciaron que el incendio se originó debido a los gases y balines lanzados por los policías en su intento por dispersar a los cocaleros movilizados.

También fue dañado un bus de transporte interprovincial por la detonación de los cachorros de dinamita y piedras arrojadas por los movilizados.

Vecinos de la zona expresaron su molestia por el accionar policial y advirtieron con armar barricadas. Pasadas las 22.00 había cierta tranquilidad en la zona.

“Hemos retomado el control”, aseguró Romero.

Armin Lluta es dirigente de uno de los sectores en conflicto y este lunes debía declarar en un proceso abierto en su contra. La audiencia fue suspendida.

Por el momento persiste el conflicto y la tensión en Villa Fátima. No prosperó el intento del vicepresidente David Choquehuanca de resolver el sábado el conflicto.

Comparte y opina:

Calvo dice que la wiphala ‘no representa a los cruceños’, activan procesos por discriminación

En Santa Cruz ya se presentó una denuncia contra el gobernador Luis Fernando Camacho, el cívico Rómulo Calvo y otros por lo ocurrido en el aniversario departamental

El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, en declaraciones a la prensa.

/ 27 de septiembre de 2021 / 19:26

El presidente cívico Rómulo Calvo aseguró este lunes que la wiphala no representa a los cruceños y demandó la renuncia de los ministros de Gobierno, Eduardo del Castillo, y de Justicia, Iván Lima, por la “temeraria osadía de provocar al pueblo cruceño”.

Mientras que legisladores del MAS activaron en la capital oriental una denuncia contra Calvo, el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho y otros por los incidentes ocurridos contra el vicepresidente David Choquehuanca, un dirigente de Conamaq y la wiphala en ocasión del acto central por el aniversario departamental.

En una conferencia de prensa, Calvo justificó que un grupo de personas haya retirado el viernes, en la plaza 24 de Septiembre, la wiphala que había sido izada minutos antes por Choquehuanca.

“(La wiphala) no representa a los cruceños y a muchos bolivianos, por su uso político que se le dio a este símbolo empleado en avasallamientos, incendios, confrontación y violencia ejercida por el masismo”, aseguró y destacó que la reacción contra este símbolo patrio se hizo de “manera digna y enmarcada en la legalidad”.

Dijo que Del Castillo entregó a Choquehuanca la wiphala, pese a que se le había dicho que no se podía izar ese símbolo “porque era aniversario departamental”. También aseguró que es “falso” el dirigente de Conamaq Iver Valenzuela.

“Un policía disfrazado de falso indígena, representante supuestamente del Conamaq, insulta a los indígenas chiquitanos y causa una reacción al decirles que eran políticos disfrazados de indígenas”, denunció Calvo respecto al dirigente que fue sacado a golpes y chicotazos de la plaza principal.

“Pido la renuncia de los ministros de Gobierno y Justicia por la temeraria osadía de provocar al pueblo cruceño”, demandó y explicó que espera la notificación por la denuncia presentada en su contra por asambleístas del MAS.

La legisladora del MAS Estefanía Morales informó en la capital oriental de la denuncia presentada contra Calvo, Camacho y otros por los delitos de racismo, discriminación difusión e incitación al racismo y discriminación, y ultraje a los símbolos patrios.

Desde el Gobierno, también se anunció dos procesos por los hechos ocurridos en el aniversario cruceño. Una tercera causa dependía de la decisión de Choquehuanca, porque denunciaba el habérsele negado hablar en el acto cívico tras que Camacho los acabara de forma abrupta.

Comparte y opina:

Nuevo enfrentamiento entre cocaleros y policías, hay heridos y detenidos

Los cocaleros lanzaron e hicieron detonar repetidas veces cachorros de dinamita. Los policías respondían con gases lacrimógenos. Un piso de un edificio se incendió, los habitantes denuncia que fue por los gases lanzados

/ 27 de septiembre de 2021 / 18:27

Un nuevo enfrentamiento se dio la tarde de este lunes entre cocaleros de los Yungas y policías desplazados a los alrededores de Adepcoca, en la zona de Villa Fátima. Los gases lacrimógenos y la detonación de los estruendosos cachorros de dinamita fueron la característica de este nuevo choque por el control del mercado de la coca.

Hay varios heridos, entre ellos una persona identificada como Pedro Mullisaca, quien cayó al fondo de una quebrada en su intento por huir de la gasificación. Se lo sacó y trasladó a un centro médico, adonde llegaron otras personas heridas como consecuencia de los conflictos.

Hay personas detenidas, entre ellas una persona fue detenida llevando en una mochila cachorros de dinamita.

Por varias horas se extendió el enfrentamiento entre cocaleros y efectivos de la Policía. En el lugar del conflicto se incendió un piso de un edificio. Los habitantes del edificio denunciaron que el incendio se originó debido a los gases y balines lanzados por los policías en su intento por dispersar a los cocaleros movilizados.

“He tenido que hui dejando todo, porque se ha llenado de gas”, denunció uno de los afectados y otro negó que el incendio haya sido pro un corto circuido como dijeron bomberos. “Entre ellos se protegen”, denunció.

Mientras tanto el secretario ejecutivo de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Arnold Alanes, ofrecía a los movilizados diálogo y entrega de ambientas de Adepcoca.

“Esos compañeros que están promoviendo conflictos, vengan, estamos dispuestos a dialogar”, insistió el dirigente que fue reconocido por el Gobierno de Luis Arce.

El denominado Comité de Autodefensa de Adepcoca convocó a la movilización, luego que fracasara el sábado el diálogo con el vicepresidente David Choquehuanca.

Los fuertes estruendos de los cachorros de dinamita se escuchaban de forma permanente, eran lanzados contra los policías que respondía con el lanzamiento de gases lacrimógenos.

A medida que retrocedían los movilizados iban poniendo piedras para bloquear la carretera. Los policías avanzaban y retiraban las piedras.

Comparte y opina:

Silva: No entendemos todavía por qué Camacho no fue convocado a declarar

“Hay gente que dice por qué Camacho no está en la cárcel, que es más culpable e incluso responsable que la señora Áñez”, dijo el viceministro Jorge Silva.

El viceministro Jorge Silva en entrevista con La Razón. Foto: Franklin Blanco.

/ 27 de septiembre de 2021 / 15:52

El viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, Jorge Silva, afirmó este lunes que todavía no se entiende por qué el actual gobernador de Santa Cruz y exlíder cívico, Luis Fernando Camacho, no fue convocado a declarar por el caso Golpe de Estado siendo el principal denunciado dentro de ese proceso investigado.

“Mucha gente, entre ellas yo, nos preguntamos ‘y por qué Camacho todavía no ha sido convocado por las autoridades (del Ministerio Público)’, porque la exdiputada Lidia Patty (quien denunció el caso Golpe de Estado)  interpuso la demanda (identificando) al señor Camacho como el principal acusado y después se amplió y lógicamente (luego) entró la señora (expresidenta Jeanine) Áñez (a la cárcel)”, señaló Silva en una entrevista con el programa Piedra, Papel y Tinta de La Razón.

La expresidenta Áñez está detenida de manera preventiva desde marzo por el supuesto “golpe” de 2019 y Camacho, uno de los principales actores de ese hecho, hasta la fecha no fue convocado por la Fiscalía a declarar ni en una sola ocasión.

Por eso, “no entendemos todavía por qué las autoridades judiciales (…) no lo han convocado al señor Camacho para que preste sus declaraciones; hay alguna gente que dice y por qué Camacho no está en la cárcel, que es más culpable e incluso responsable que la señora Añez; es una respuesta que nos tienen que dar las autoridades judiciales para saber qué pasa (realmente) con este tema”, agregó Silva.

El pasado 24 de septiembre, en el acto de homenaje a Santa Cruz por sus 211 años de gesta libertaria, Camacho ratificó que no huirá del país aunque, en su criterio, el sueño de los masistas sea encarcelarlo.

“Yo quiero decir algo, esto sí les va a gustar a los masistas, para que tomen atención, esto sí les va a gustar: primero, como es su sueño encarcelarme, sepan que yo no voy a huir del país, yo no soy ningún cobarde”, arengó entonces Camacho en un discurso encendido en la plaza 24 de Septiembre de la ciudad de Santa Cruz.

También puede leer: Camacho en homenaje a Santa Cruz: ‘Yo no voy a huir del país, no soy ningún cobarde’.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Dos diputados de CC son agredidos por gente que fue al acto de desagravio a la wiphala

Carlos Mesa condenó “enérgicamente” las agresiones y aseguró que los autores del hecho son parte de los “grupos de choque masistas”.

El momento de la agresión al diputado Miguel Roca. Foto: APG.

/ 27 de septiembre de 2021 / 14:49

Los diputados de Comunidad Ciudadana (CC), Miguel Roca e Ingvar Ellefsen, fueron agredidos este lunes en la plaza Murillo de la ciudad de La Paz por personas que fueron a un acto de desagravio a la wiphala.

Los legisladores opositores fueron tildados de “maleantes”, “fascistas” y otros adjetivos.  

“La intolerancia se está imponiendo, esto es puro fascismo, a esto nos quiere llevar el gobierno fascista del MAS (Movimiento Al Socialismo); miren cómo mandan hordas del MAS para agredir a legisladores”, afirmó Roca, quien incluso fue pateado.

Aunque los asistentes al acto de desagravio negaron ser masistas y remarcaron que la wiphala, ofendida en Santa Cruz el 24 de septiembre, no presenta solo a ese partido político.

Pero “¿alguien se quejó porque (también) pisotearon la bandera cruceña en El Alto? ¿Acaso los hermanos del oriente son menos bolivianos?”, cuestionó Roca.

Foto: APG.

Luego, el expresidente y líder de CC, Carlos Mesa, condenó “enérgicamente” las agresiones y aseguró que los autores del hecho son parte de los “grupos de choque masistas”.

“El MAS incrementa la violencia, el acoso y el hostigamiento contra quienes creemos y practicamos la democracia”, agregó Mesa en su cuenta oficial en Twitter.

Comparte y opina: