Nacional

Tuesday 9 Aug 2022 | Actualizado a 10:05 AM

Comibol firma pacto con Minera Alcira SA

En la firma del contrato estuvieron presentes el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro; el gobernador de Potosí, Juan Carlos Sejas; y el presidente de New Pacific Metals Corp., Gordon Neal.

/ 15 de enero de 2019 / 12:08

La estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol) y la Empresa Minera Alcira SA, de capitales canadienses, firmaron ayer en la ciudad de Potosí un contrato para realizar actividades mineras en áreas ubicadas en el Distrito Minero de Colavi-Canutillos-Machacamarca, provincia Cornelio Saavedra del departamento de Potosí.

El contrato abarca toda la cadena productiva minera desde la exploración, explotación, fundición, refinación industrial hasta la comercialización de minerales. El convenio tiene una duración de 15 años, sujeto a ampliación si así lo disponen las partes, en cuya fase de exploración se invertirá $us 5,9 millones en los próximos 5 años.

En la firma del contrato estuvieron presentes el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro; el gobernador de Potosí, Juan Carlos Sejas; y el presidente de New Pacific Metals Corp., Gordon Neal. New Pacific es la casa matriz de Empresa Minera Alcira.

“Este proyecto puede ser considerado el segundo más grande de la minería tradicional de nuestro país”, dijo Navarro, quien recalcó que esto implica también una inversión importante e implementación tecnológica de punta para evitar daños en el medio ambiente.

New Pacific consolidó un acuerdo para adquirir los intereses de la empresa privada boliviana Empresa Minera Alcira en marzo de 2017. Alcira, ahora subsidiaria de New Pacific Metals Corp, tiene siete propiedades polimetálicas de plata en Bolivia, siendo la principal Silver Stand.

El 11 de noviembre de 2018, La Razón publicó que la canadiense tiene previsto invertir unos $us 500 millones en un yacimiento de plata en el departamento de Potosí. También se informó que la minera firmó un memorando de enten­dimiento con la Comibol, restan­do la suscripción del contrato.

(15/01/2019)

Comparte y opina:

En una década, el número de cajeros automáticos aumentó de 2.188 a 3.625 en el país

Este servicio financiero está disponible en Bolivia desde 1991.

Los cajeros automáticos dispensan bolivianos y dólares.

/ 17 de julio de 2022 / 01:56

El primer cajero automático en Bolivia fue instalado por el Banco Bisa en 1991. Han transcurrido 31 años desde entonces y su crecimiento ha sido exponencial, llegando a las 3.625 máquinas dispensadoras de dinero hasta mayo de este año.

Solo en la última década, de 2013 a mayo de 2022, su número se ha incrementado en un 65,7%, de 2.188 a 3.625 cajeros automáticos instalados en todo el territorio nacional, de acuerdo con la información solicitada por LA RAZÓN a la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi).

“En los últimos 10 años, el número de cajeros automáticos aumentó en más de 1.400, pasando de 2.188 a 3.625 cajeros, con un incremento promedio anual de 186 cajeros automáticos. En los últimos 12 meses el número de cajeros automáticos tuvo una variación positiva de 164, equivalente a un crecimiento de 4,7%”, señala la Asfi.

De 336 municipios que hay en el país, en 114 se dispone de este servicio financiero. Este nivel de cobertura es ampliamente superior al observado hace 10 años atrás, cuando tenía alcance solo en 68 municipios, la mayoría en el área urbana del país.

CIUDADES

Las urbes capitales de departamento más El Alto concentran 3.126 cajeros automáticos, equivalente al 86,2% y las demás localidades suman 499 (13,8%). Los departamentos con mayor cantidad de cajeros automáticos son Santa Cruz con 1.315, La Paz con 1.022 y Cochabamba con 603, que en suma representan el 81,1% del total nacional. (Ver infograma).

La Asfi señala que del total de máquinas dispensadoras de dinero existentes en el sistema financiero, 1.220 son cajeros automáticos especiales que disponen de funcionalidades adicionales a los cajeros automáticos tradicionales, que incluyen operaciones de recepción de depósitos, así como de transferencias y fraccionamiento de billetes, y 85 para personas con capacidades especiales, que tienen funcionalidades específicas para la atención de clientes o usuarios con alguna dificultad física, motora y/o visual. El cajero automático es una máquina empleada por las entidades de intermediación financiera que te permite acceder a tu cuenta en cualquier momento, utilizando la tarjeta que te suministró la entidad y tu clave personal. Por razones de seguridad existe un límite diario de retiro de fondos.

De acuerdo con los registros de la Asfi, en el año 1991 se autorizó al Banco Industrial SA (actualmente Banco Bisa SA) la instalación de nueve cajeros automáticos en territorio nacional.

De los 3.625 cajeros automáticos del sistema financiero existentes al 31 de mayo de 2022, el Banco Unión SA se constituye en la entidad con mayor instalación de estas máquinas, con 463 cajeros, que representan el 12,8% del total. Le siguen el Banco Mercantil Santa Cruz SA con 452 (12,5%), el Banco Nacional de Bolivia SA con 382 (10,5%), el Banco Fassil SA con 376 (10,4%), el Banco Bisa SA con 342 (9,8%), el Banco de Crédito de Bolivia SA con 310 (8,6%), entre las principales entidades.

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) señala que, en el tiempo, los cajeros automáticos del país han evolucionado en sus funcionalidades, pasando de solo dispensar billetes a consultar saldos de cuentas, solicitar extractos bancarios e incluso depositar billetes en cuentas propias o cuentas de terceros, entre otros.

En 1967 se instaló el primer cajero automático en un banco londinense

Hasta la década de los años 1960, si una persona necesitaba dinero en efectivo tenía que ir al banco más cercano a su domicilio o fuente laboral. Pero no lo podía hacer a cualquier hora, debía ser en horario de oficina. En Bolivia, eso no fue posible sino hasta la década de los años 1990, cuando se instalaron los primeros cajeros automáticos.

Según un artículo publicado en el sitio web del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), John Shepherd-Barron era un escocés que trabajaba para De La Rue, una empresa que por entonces fabricaba máquinas de contar dinero. Su trabajo estaba en Londres pero vivía en el campo. Solía ir los sábados al banco (que abría de 09.00 a 12.30) para sacar el dinero de la semana.

Una vez en 1965 llegó tarde por un minuto y empezó a preguntarse cómo obtener dinero sin necesidad de ser atendido por una persona. La idea le vino de una máquina expendedora de chocolate y pensó que lo podría realizar del mismo modo, señala la nota publicada en el banco español con sede en Bilbao.

Su primer cajero automático fue instalado en una sucursal del banco Barclays, en Londres, en 1967. Dado que en aquella época no había tarjetas con banda magnética, se utilizaban unos cheques con material radiactivo para el cajero. El cliente introducía el cheque, marcaba un pin de cuatro números y el dispositivo le proporcionaba 10 libras esterlinas.

El código de cuatro números se ha convertido en universal, pero no se debe a ningún motivo técnico. Shepherd-Barron pensó que era capaz de recordar seis números de su registro militar, pero al consultarlo con su mujer ella le respondió que era capaz de recordar cuatro. Así es como nació el PIN (Personal Identification Number) o clave personal de 4 dígitos, que se ha convertido en un estándar mundial.

En el país, la Asociación de Bancos Privados (Asoban) coordina con las entidades bancarias la realización de cursos y talleres para brindar información sobre el correcto uso de los cajeros automáticos, desde las medidas de seguridad, los servicios que ofrecen y la detección de anomalías y situación de riesgo, y así aportar a que el ciudadano acceda de manera adecuada a sus beneficios. Estos espacios son presentados por representantes de los bancos que conocen a detalle sobre el funcionamiento y sus bondades.

Comparte y opina:

El 96% de los cajeros automáticos son de la banca múltiple y pyme

De 3.625 de estas máquinas, 3.463 corresponden a las entidades bancarias.

Los cajeros automáticos dispensan bolivianos, sobretodo.

Por Miguel Lazcano

/ 28 de junio de 2022 / 01:50

A mayo de 2022, el número de cajeros automáticos que tienen instaladas las entidades de intermediación financiera en el territorio nacional llega a 3.625, de los que el 96% (3.463) corresponden a los bancos múltiples y bancos pyme, según datos oficiales.

Según un informe de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), el 27 de junio se cumplieron 55 años del primer cajero automático o ATM (Automater Teller Machine, por su sigla en inglés), implementado por la firma británica De La Rue en una sucursal del Banco Barclays

John Shepherd-Barron fue el inventor de esta máquina que significó un gran aporte para el sistema bancario en el mundo.

Shepherd-Barron vivía en el campo y viajó a Londres para cobrar un pago a través de un cheque y cuando llegó tuvo la sorpresa y frustración de encontrar el banco cerrado, molesto, se retiró pensando en cómo una persona podía acceder a su dinero en cualquier hora del día y pensó en las máquinas de chocolate, donde al insertar monedas y jalando una palanca recibías el producto.

Es ahí que nace la idea de crear el cajero automático. Durante el proceso de fabricación y funcionamiento correcto transcurrieron dos años. En ese período, trabajó en construir diferentes procesos de autenticidad para que las transacciones sean seguras, como el uso de cheques aprobados por el banco, hasta el uso de contraseñas de seguridad. Y así, el 27 de junio de 1967 fue presentado el primer equipo, que ha sido replicado en todo el mundo.

En Bolivia, el primer cajero automático fue instalado por el Banco Bisa a principios de los años 90.

En el sector bancario se cuenta con 3.463 cajeros automáticos. En los últimos cinco años los cajeros automáticos en el sector bancario crecieron 20%, dando cuenta de los importantes avances en materia de cobertura, además del acceso a diferentes servicios financieros que fomentan el uso y promueven la inclusión financiera.

Del total de cajeros automáticos en el sector financiero nacional, “los de la banca representan más de 95%. Solo en los primeros cinco meses del año se instalaron 35 cajeros automáticos adicionales”, reseña Asoban.

En el tiempo, los cajeros automáticos del país han evolucionado en sus funcionalidades, pasando de solo dispensar billetes a consultar saldos de cuentas, solicitar extractos bancarios e incluso depositar billetes en cuentas propias o cuentas de terceros, entre otros.

CIFRAS.

Según el Anuario Estadístico 2020 de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), los bancos múltiples (13 entidades en total) y los bancos pyme (2) tenían hasta diciembre de ese año, 3.234 cajeros automáticos instalados entres las ciudades capitales, ciudades intermedias e incluso en pequeñas poblaciones del área rural del país.

De este número, el 34% de estas máquinas estaban instaladas en el departamento de Santa Cruz, 29% en La Paz y 17% en Cochabamba. El 20% restante se distribuían entre los departamentos de Chuquisaca, Tarija, Oruro, Potosí, Beni y Pando, señalan los datos estadísticos de la Asfi.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El Banco Mundial sube la proyección de crecimiento para Bolivia de 3,5% a 3,9%

La previsión del organismo internacional sitúa al país entre los tres con mayor expansión de su economía en América del Sur.

/ 8 de junio de 2022 / 11:14

El Banco Mundial (BM) subió la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia de 3,5% a 3,9% para la presente gestión. La revisión al alza de esta proyección lo sitúa entre los tres países de mayor expansión de su economía en América del Sur.

El organismo multilateral presentó ayer su informe Perspectivas Económicas Mundiales del mes de junio en el que advierte sobre el impacto de la alta inflación y la guerra en Ucrania en la región.

El BM señala que el Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina crecerá 2,5% en 2022, cerca del 2,6% proyectado en enero, pero drásticamente por debajo de la recuperación del 6,7% en 2021 tras la recesión por la pandemia.

“Como agravante de los daños provocados por la pandemia de COVID-19, la invasión rusa a Ucrania ha exacerbado la desaceleración de la economía mundial, que está entrando en lo que podría convertirse en un periodo prolongado de escaso crecimiento y elevada inflación”, añade.

REGIÓN. De acuerdo con las perspectivas de crecimiento para los países de América del Sur (no se toma en cuenta Venezuela, Guyana y Surinam), Colombia liderará el crecimiento en la región con una expansión de su PIB de 5,4%, seguido de Argentina con 4,5% y Bolivia con 3,9%.

En su informe de enero, el Banco Mundial proyectó que la economía boliviana crecería un 3,5%.

El Ministerio de Economía proyectó en el Presupuesto General del Estado 2022 una tasa de crecimiento del PIB de 5,1%, una expansión que será impulsada principalmente por la inversión pública que dinamizará la demanda interna.

El organismo multilateral señala —en su informe publicado ayer— que existe “un riesgo significativo” de que un crecimiento más débil de lo esperado en China y Estados Unidos, principales socios comerciales de la región, pueda resultar en exportaciones e inversiones más débiles.

Por otro lado, indica el reporte, la escasez mundial de fertilizantes vinculada a la guerra de Ucrania, “podría exacerbar el aumento de los precios de los alimentos, lo que provocaría malestar social”.

Precisamente, los altos precios de los alimentos podrían llevar a más latinoamericanos a la extrema pobreza. “En respuesta, los gobiernos podrían verse tentados a aplicar políticas en última instancia contraproducentes, como controles de precios y restricciones a la exportación”, afirma.

La alta inflación podría llevar a endurecer las políticas monetarias más rápidamente, y así “precipitar una desaceleración regional aún más pronunciada”.

INFLACIÓN. La Razón publicó el 19 de mayo que la inflación en América Latina está descontrolada y ya registra máximos históricos en la mayoría de los países. De 18 países, solo Bolivia tiene bajo control los precios de los principales productos de la canasta familiar.

A escala internacional se considera la invasión de Rusia a Ucrania como detonante de la inflación, aunque en Latinoamérica otro de los factores es la fuerte recuperación de la actividad económica a medida que se levantan las restricciones sanitarias por el COVID-19, aumentando el consumo.

Bolivia aplica una política de subvención a los carburantes y a determinados alimentos para controlar el alza de precios.

Comparte y opina:

La inflación en América Latina bate récords; en Bolivia está bajo control

En el país, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) —que mide la tasa de inflación— está por debajo de un dígito.

/ 19 de mayo de 2022 / 10:22

La inflación en América Latina está descontrolada y ya registra máximos históricos en la mayoría de los países. De 18 países de la región, solo Bolivia tiene bajo control los precios de los principales productos de la canasta familiar.

A escala internacional se considera la invasión de Rusia a Ucrania como detonante de la inflación, aunque en Latinoamérica otro de los factores es la fuerte recuperación de la actividad económica a medida que se levantan las restricciones sanitarias por el COVID-19, aumentando el consumo.

La escalada de precios de los alimentos y los combustibles ha ocasionado, consecuentemente, la pérdida de poder adquisitivo, fundamentalmente de los hogares más pobres y vulnerables, generando tensión social y descontento.

Abril ha sido un mes lapidario para la mayoría de los países latinoamericanos. Argentina ha registrado la inflación más alta con una tasa de 6%, seguido de Venezuela con 4,4%, Honduras 1,69%, Costa Rica 1,58%, Paraguay 1,5% y Chile con 1,4%, según un análisis realizado por La Razón sobre la base de datos de institutos de estadística y bancos centrales de 18 países de América Latina.

ACUMULADA. En cuanto a la variación acumulada entre enero y abril, Bolivia registra nuevamente uno de los indicadores más bajos con una tasa de 0,41%, muy lejos del 1,67% de Ecuador, el 4,8% de Chile o el 23,1% de Argentina, uno de los más altos de Latinoamérica.

En términos interanuales, la subida de precios se ha disparado en Venezuela con uno de los índices más altos en el mundo, registrando un 222,3%. A esta nación le sigue Argentina con 58,0% (uno de los indicadores más altos en dos décadas), Brasil con 12,13%, Paraguay 11,8% y Chile con 10,5%. Con un dígito están 13 países latinoamericanos y Bolivia, nuevamente, registra un índice menor con 0,87%, según los datos oficiales.

Un reciente estudio del líder mundial en inteligencia empresarial The Economist Intelligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés) señala a Bolivia como el país en América Latina mejor posicionado para resistir los efectos mundiales de la guerra en Ucrania.

DOCUMENTO. Bolivia, en esa perspectiva, establece el documento hecho público unos días atrás, está al margen de las complicaciones políticas para gobiernos latinoamericanos emergentes del conflicto bélico.

El país tiene el mejor puntaje en estabilidad económica, bajos índices de inflación, pagos de intereses e ingresos del sector público controlados, señala el estudio.

El 12 de marzo, el presidente Luis Arce se refirió al conflicto entre Rusia y Ucrania y dijo que el precio de los alimentos afectaría a los países, pero que el Estado boliviano había tomado medidas para paliar estos problemas.

Bolivia aplica una política de subvenciones a los carburantes, a la harina y granos como el maíz, principal alimento para aves, cerdos y ganado lechero. También mantiene congelado el tipo de cambio desde noviembre de 2011.

Estas políticas le han permitido al Estado boliviano sortear los efectos de varias crisis que azotaron a los países de la región.

Esta situación fue destacada el martes por el Presidente, quien sostuvo que Bolivia no está alineado con ningún país, ya que tiene una política económica soberana. “Gracias a esta política soberana, a diferencia de otros países, en Bolivia no hay inflación galopante ni tenemos escasez de alimentos”, sostuvo Arce en el acto de entrega de sables y pistolas a los militares graduados en esta gestión.

Comparte y opina:

El canciller Mayta resalta la cooperación y el respeto mutuo con la Unión Europea

Este viernes hubo una recepción por el “Día de Europa”, que se celebra el 9 de mayo.

El vicepresidente David Choquehuanca en el acto por el Día de Europa.

Por Miguel Lazcano

/ 6 de mayo de 2022 / 15:29

Bolivia resaltó la cooperación y el respeto mutuo con la Unión Europea, que el 9 de mayo celebra el Día de Europa. Agradeció a los 27 países de la Unión su acompañamiento en los momentos significativos de la era democrática del país.

El canciller Rogelio Mayta, a nombre del Gobierno, saludó por anticipado la celebración de Europa, en memoria de la Declaración de Shuman de 1950, que dio pie a la conformación de la Unión Europea (UE) bajo los valores de unidad, solidaridad y diversidad de los 27 países que actualmente la conforman.

A la recepción por el Día de Europa asistió Mayta, el vicepresidente David Choquehuanca; los alcaldes de La Paz, Iván Arias, y de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, además del expresidente Carlos Mesa, su asesro Ricardo Paz y diplomáticos, entre otros invitados.
En su discurso, el Canciller recordó el apoyo de la UE en la reactivación política y económica del país en 2020. “Celebro el respeto en ese transitar”, dijo.

Sin embargo, Mayta recordó que en 2019 Bolivia sufrió un “golpe de Estado” y las masacres de Sacaba y Senkata, cuya represión por parte de las Fuerzas Armadas terminó con una veintena de fallecidos, todos a bala.

“Hemos tenido diferencias. Las hemos discutido”, afirmó.

Ese año, las protestas alentadas por movimientos cívicos contra las elecciones, un motín policial y la sugerencia de renuncia del Alto Mando militar provocaron la renuncia del entonces presidente Evo Morales.

Entonces, la UE, bajo la delegación del entonces representante León de la Torre, propició, junto a la Iglesia Católica, varias reuniones en el Rectorado de la Universidad Católica, en La Paz, que definieron la sucesión de la entonces segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, Jeanine Áñez, que se proclamó en actos sin quorum en la Asamblea Legislativa.

Entretanto, Choquehuanca resaltó la importancia de aunar esfuerzos por preservar la Madre Tierra, la Pachamama. “Tenemos que asumir nuestras responsabilidades diferenciadas”, afirmó la autoridad.

Además, reflexionó sobre la integración global y la lucha contra la probreza global. “El modelo capitalista nos empuja a buscar modelos de vida”, dijo.

El Vicepresidente —que comentó que casi no asistió al acto— hizo una referencia a la importancia conceptual y política del wiphala, la bandera indígena originaria campesina del país. “La wiphala es un código del equilibrio, de la paz”, del consenso de la humanidad, dijo.
Comentó que le dijeron cómo va a asistir al acto con una chamarra puesta. “Hasta el japonés tuvo que dejar su kimono por ropa occidental para recuperar su prestigio”, ironizó.

Por su parte, el representante de la Unión Europea en Bolivia, Michael Dóczy, emitió un mensaje de solidaridad con Ucrania, país que fue invadido el 24 de febrero por la Federación Rusa. Desde ese día, ambas naciones mantienen una guerra cuyo final parece no estar cerca.

Comparte y opina:

Últimas Noticias