Nacional

lunes 14 jun 2021 | Actualizado a 13:20

Murillo advierte con ‘encapsular el Chapare’ y exige a los cocaleros pedir disculpas a la Policía

La autoridad afirma que dirigentes que viven del tráfico de drogas y de tierras movilizan a los más pobres para procurar beneficios personales.

En el Trópico de Cochabamba, pobladores expulsan a un grupo de policías de Shinahota. Foto: Captura Los Tiempos

Por Patricia Cusicanqui

/ 19 de abril de 2020 / 13:14

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, advirtió este domingo con encapsular el Chapare –para contener la propagación del coronavirus y permitir que las entidades bancarias vuelvan a operar en esa región– si los dirigentes cocaleros de ese sector continúan con “provocaciones”.

“Creo que es hora de que los sindicateros defensores de los delincuentes y narcotraficantes pidan disculpa a la población en general y a la Policía, que está haciendo un buen trabajo cuidando la vida de los bolivianos. Una vez haya eso (los policías) retornarán a cuidar los bancos y a retomar el control del coronavirus. Si a los cocaleros no les importa, nosotros vamos a encapsular el Chapare, nadie sale, nadie entra (…), pero no vamos a ir a la confrontación”, dijo Murillo en conferencia de prensa.

La noche del jueves, un numeroso grupo de pobladores de Shinahota expulsó de su territorio, en medio de insultos y amenazas, a 84 policías que ahora se refugian en una base militar. Al día siguiente, y arguyendo la falta de medidas de seguridad, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi) informó del cierre de las sucursales de todas las entidades bancarias que operan en el Trópico.

De acuerdo con Murillo, los dirigentes que actúan en función de intereses personales, “pues viven del narcotráfico y de traficar tierras” buscan “provocar muertes, piden a gritos que militaricemos el Chapare, que metamos bala y policías. No lo vamos a hacer, somos dela cultura de la paz”.

El ministro afirmó que los más perjudicados son los más pobres que ahora está impedidos de cobrar los bonos que el Gobierno distribuye para mitigar los efectos económicos que genera la cuarentena en esta coyuntura. “Es hora de que la población se dé cuenta del daño que hacen esos dirigentes”.

El  expresidente Evo Morales, quien el 28 de diciembre de 2019 fue ratificado como presidente de las seis federaciones cocaleras del trópico de Cochabamba, manifestó este sábado a través de su cuenta en Twitter que la Policía puso en riesgo la salud de los pobladores de esa región al  trasladar a sus efectivos sin seguir protocolos sanitarios y sin coordinar con autoridades locales.

”Es atribución constitucional de la Policía estar presente en toda Bolivia, pero ingresar al trópico que cumplía la cuarentena sin seguir los protocolos sanitarios y sin coordinar con las autoridades locales pone en riesgo la salud de mis hermanas y hermanos de esa región”, escribió en su red social.

También criticó el cierre de los bancos y el impedimento de venta de combustible, que –dijo– se emplea en vehículos que “distribuyen fruta gratuitamente a los más humildes”. (19/04/2020)

Comparte y opina:

A seis días de su declaración a la Fiscalía, Áñez aclara que se basó en vivencias y un libro

La exmandataria rompió el silencio en el caso "golpe de Estado", en su comunicado de este lunes no se refiere específicamente a temas como la oposición de Mesa a la sucesión de Adriana Salvatierra, pero pide investigar todos los hechos y defiende su autoproclamación.

Áñez en celdas policiales en marzo de este año. Foto: Rodwy Cazón

/ 14 de junio de 2021 / 12:59

Mediante un comunicado en su cuenta de redes sociales, desde la cárcel de Miraflores, la expresidenta transitoria Jeanine Áñez, señaló que las revelaciones que hizo ante la Fiscalía sobre cómo llegó al poder el 12 de noviembre de 2019 se basaron en vivencias y un libro publicado por un medio de prensa; eso sí, defendió su autoproclamación.

Seis días después de haber ocasionado un remezón, tras haber decidido romper el silencio en el caso “golpe de Estado”, Áñez intentó poner paños fríos, aunque sin referirse de manera específica a los hechos que relató como episodios del libro o de sus vivencias, como que Carlos Mesa se opuso a una sucesión de la exsenadora Adriana Salvatierra.

“Respecto a mi declaración informativa ante el Ministerio Público, realizada los días 7 y 8 de junio del presente: Aclaro que al empezar mi declaración señalé que la narrativa sobre los antecedentes sucedidos antes de mi llegada a La Paz, y sobre hechos que no estuve presente, se basan en el libro ‘La revolución de las pititas’, publicado por Página Siete”.

Y añade: “Y otra parte de mi declaración desde mi llegada a La Paz el 11 de noviembre sobre mis vivencias en tales hechos. En todo caso, ambos elementos he pedido y pido investigarlos, para que se manifieste justicia, ya que en su momento los principales órganos del Estado (Legislativo con 2/3 del MAS y Tribunal Constitucional como guardián de la CPE) avalaron mi sucesión como presidenta constitucional transitoria de Bolivia”.

La exmandataria fue detenida junto a dos de sus exministros, Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán, en la investigación por el derrocamiento de Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019. Dos días después, Áñez, siendo segunda vicepresidenta del Senado, se proclamó, primero, presidenta de la Cámara Alta y, posteriormente, presidenta del Estado.

Morales y su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), denuncian un “golpe de Estado”, mientras que sus opositores lo niegan y hacen énfasis en que la salida del líder de los cocaleros del Chapare se debió a una movilización ciudadana por un “fraude electoral” en las elecciones del 20 de octubre de ese año, cuando Morales ganó precisamente a Mesa.

Las protestas convocadas por Mesa y el entonces dirigente cívico cruceño Luis Fernando Camacho pusieron a Morales contra las cuerdas, que tomó su decisión también asfixiado por un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas, y un polémico informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que alimentó el discurso del “fraude”.

En sus declaraciones a la Fiscalía, sin embargo, Áñez admitió que estaba enterada de las reuniones extralegislativas que al final allanaron su camino al poder y recordó una reunión en la editorial Plural, en la que se abrió la opción de Salvatierra como sucesora de Morales si éste renunciaba, lo que fue consultado con Mesa, que rechazó la opción.

De todas formas, la Fiscalía anunció el domingo que todos los aludidos por Áñez serán convocados a declarar por el caso “golpe de Estado” abierto por la exdiputada del MAS Lidia Patty. Asimismo, el expresidente Morales, tras enterarse de las revelaciones de la exmandataria, acusó a Mesa de ser “el principal golpista” en lo sucedido en 2019.

Eso no es todo. El vocero presidencial, Jorge Richter, afirmó que Mesa buscó entonces un vacío de poder para cumplir una “hoja de ruta” que lo beneficie con la convocatoria rápida a elecciones, o sea para llegar a la presidencia. El vocero de Mesa, Jairo Guiteras, negó a La Razón que el jefe de CC haya cumplido algún rol en la sucesión de Áñez.

Comparte y opina:

El Presidente de Diputados pide al Fiscal General convocar a Mesa

En una reciente declaración ante el Ministerio Público, Áñez reveló que Mesa objetó la sucesión de Salvatierra en noviembre de 2019 tras la renuncia de Morales.

/ 14 de junio de 2021 / 12:46

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, solicitó este lunes de manera pública al fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, convocar a declarar al expresidente Carlos Mesa tras la revelación de la exmandataria Jeanine Áñez sobre el denominado caso “golpe de Estado”. 

“Nosotros, desde la Presidencia de la Cámara de Diputados, pedimos al Fiscal General y a todos los responsables con este tema del proceso (investigativo) que convoquen a Carlos Mesa para que pueda declarar sobre la base de las declaraciones que hizo Áñez”, dijo.

El legislador oficialista, en una conferencia de prensa, agregó que si esta convocatoria a Mesa se concreta, “se transparentará mucho más la justicia en el país”.

En una reciente declaración ante el Ministerio Público,  Áñez, que está recluida desde hace tres meses por el caso “golpe de Estado”, dio a conocer que Mesa objetó la sucesión de la ahora expresidenta del Senado, Adriana Salvatierra, en noviembre de 2019 tras la renuncia de Evo Morales.

También puede leer: Áñez devela que Mesa objetó a Salvatierra y que Paz la llamó para proponerle el cargo.

El vocero presidencial Jorge Ritcher afirmó el domingo que las declaraciones de Áñez muestran que el expresidente y jefe de Comunidad Ciudadana (CC) fue uno de los actores centrales del “golpe de Estado”.

También puede leer: Jorge Ritcher: ‘Mesa es uno de los actores centrales del golpe de Estado’.

El expresidente Morales, hace dos días, también consideró que “las últimas confesiones confirman que Carlos Mesa es el principal golpista” y que por eso en su momento “denunció sin pruebas” un supuesto “fraude” electoral hasta provocar su renuncia en medio de una ola protestas sociales, un motín policial e incluso una “sugerencia” de las Fuerzas Armadas para que dimita.

También puede leer: Morales dice que declaraciones de Áñez ‘confirman que Carlos Mesa es el principal golpista’.

Comparte y opina:

Lucha contra la Corrupción recibe cada día entre 10 y 50 denuncias

La viceministra de Transparencia aclaró que no todas las denuncias llegan a una instancia judicial o administrativa.

Viceministra Susana Ríos en entrevista con La Razón Radio.

/ 14 de junio de 2021 / 12:32

La viceministra de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción, Susana Ríos, informó este lunes que cada día recibe su despacho entre 10 e incluso 50 denuncias con distintas quejas.

“Generalmente al día nosotros recibimos entre 10 denuncias y algunas veces hasta 30 a 50 denuncias, (pero) por supuesto no todas llegan a una instancia judicial o a una instancia administrativa”, dijo la autoridad en una entrevista con La Razón Radio.

Es así que –según Ríos– todas las denuncias que son de competencia de Transparencia Institucional son investigadas, mientras otras son derivadas a las oficinas que correspondan.

Por tanto, en general, “desde la creación de esta instancia de Transparencia hasta la fecha (ya suman) alrededor de 25.000 denuncias que hemos recibido”, precisó.

Comparte y opina:

Huallpa afirma que había ‘minigabinete’ de decisiones entre Áñez, Murillo, López y Núñez

El ministro de Minería en el mandato de Áñez declarará por el caso de la compra con sobreprecio de $us 2,3 millones de gases lacrimógenos.

Foto: ABI

/ 14 de junio de 2021 / 11:29

El exministro de Minería Carlos Huallpa indicó que había un “minigabinete” de decisiones en el gobierno de Jeanine Áñez, conformado por ella y los entonces ministros de Gobierno, Arturo Murillo; de Defensa, Luis Fernando López; y de la Presidencia, Yerko Núñez.

En charla con los medios este lunes, en inmediaciones de la Fiscalía de La Paz, el exministro que declarará por el caso de la compra con sobreprecio de $us 2,3 millones de gases lacrimógenos, señaló que ese espacio era exclusivo para esas autoridades.  

“Había un minigabinete, a la cabeza de Murillo, la presidenta, los ministros de Defensa, de la Presidencia. Se reunían aparte, nosotros estábamos más metidos en el trabajo del ministerio, en mi caso me correspondía (la cartera) de Minería”, señaló Huallpa.

Asimismo, aclaró que desconoce lo que se trataba en las reuniones de ese “minigabinete”.

Áñez se encuentra detenida en la cárcel de Miraflores por el caso “golpe de Estado”, mientras Murillo, López y Núñez fueron declarados prófugos de la justicia. El primero fue arrestado en Estados Unidos acusado de lavado de dinero y sobornos; del segundo se tiene datos que se encuentra en Brasil y del último, se desconoce su paradero.

Comparte y opina:

Nueve momentos: Carlos Mesa fue el factor clave de la sucesión de Jeanine Áñez

En su declaración ante la comisión de fiscales, el 8 de junio reciente, la exmandataria transitoria recordó que Mesa objetó la sucesión de la senadora Adriana Salvatierra.

Carlos Mesa, en una concentración en la avenida Costanera de La Paz, en la que gritó: "¡O voy preso, o voy a la presidencia!"

/ 14 de junio de 2021 / 03:17

Jeanine Áñez acaba de vincular a Carlos Mesa con su sucesión y develar que éste impidió que Adriana Salvatierra u otros senadores del MAS asuman el poder en noviembre de 2019. Entonces, el expresidente se convirtió en el factor clave de la transición.

En su declaración ante la comisión de fiscales, el 8 de junio reciente, la exmandataria transitoria recordó que Mesa, entonces candidato perdedor de las luego anuladas elecciones del 20 octubre, objetó la sucesión de la senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de otros correligionarios suyos, aunque había dicho que esa “sucesión debería ser constitucional y que no aceptaría ninguna sucesión inconstitucional”.

“Luego, el señor Carlos Mesa realiza una declaración en una radio mencionando que no aceptaría la sucesión de Adriana Salvatierra”, contó Áñez, detenida en la cárcel de Miraflores y ahora acusada también de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, además de presuntos delitos de sedición, terrorismo y conspiración, a instancias de la exdiputada del MAS Lidia Patty.

Nada más al saberse de la renuncia de Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019, el candidato de Comunidad Ciudadana (CC) dijo que la sucesión presidencial debía estar a cargo de “alguien que no sea del MAS”, como también recordó Áñez en su declaración ante los fiscales.

Mesa rozó entonces la segunda vuelta y en esa condición se convirtió en uno de los principales líderes de oposición y, así, en uno de los actores clave del quiebre institucional de entonces en al menos nueve momentos.

Primer momento, el TREP. Al paralizarse la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), la noche del 20 de octubre, el expresidente protestó por la falla del sistema, una transmisión de actas de votación paralela al cómputo oficial, aunque no vinculante.

Al día siguiente, en conferencia de prensa llamó a movilizaciones y vigilias en el país, “para estar en todos los tribunales electorales con la fuerza de la gente”. Consideró que la paralización del TREP pretende “bloquear la segunda vuelta”.

Fue el primer momento del protagonismo de Mesa en la crisis poselectoral. Denunció en la noche en la ciudad de Santa Cruz un “fraude escandaloso”.

En coincidencia con esas declaraciones, también esa noche, el entonces presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, anunció movilizaciones. “Mañana, a las 12.00 del día, empezamos a parar este país”, arengó en un primer cabildo en la Feria Exposición de Santa Cruz (Expocruz).

Fue el inicio de la revuelta, que tres semanas después terminaría con la renuncia de Morales.

El expresidente Evo Morales llamó a Carlos Mesa «el principal golpista» de 2019.

Segundo momento, la advertencia de Mesa. Una semana después, cuando las protestas se habían extendido en el país, una multitudinaria protesta tomó la avenida Costanera de La Paz. Allí, Mesa denunció que Morales y el vicepresidente Álvaro García lo acusaban de generar violencia.

Se declaraba otra vez víctima de las presuntas irregularidades en las elecciones. “Debo decirles que aquí estoy: ¡O voy preso, o voy a la presidencia!”, gritó con euforia ante la multitud.

Tercer momento, apoyo a Camacho. El 6 de noviembre, Mesa buscó a Camacho en el aeropuerto de El Alto. Para entonces, el líder cívico había logrado paralizar el país y porfiaba por tercera vez en llegar a La Paz, esta vez a dejar la carta de renuncia de Morales que él mismo redactó.

Sin conseguir su propósito, el candidato presidencial esperó al líder cívico hasta las 19.30 de ese día. “La Policía me bloqueó e impidió que me acercara a LF Camacho en el momento de su llegada al aeropuerto. Denuncio esta vulneración a mis derechos ciudadanos” (sic), justificó en su cuenta de Twitter.

Camacho prefirió propiciar las movilizaciones “sin políticos”. Pero a las 21.11, en la plaza Uyuni de La Paz, Mesa apareció junto a su acompañante de fórmula, Gustavo Pedraza, y el expresidente Jorge Quiroga para decir que no estaba en el aeropuerto, esto ante el supuesto acoso de los masistas en El Alto.

Cuarto momento, anulación de elecciones. De reclamar su derecho a una posible segunda vuelta, Mesa pasó a plantear la anulación de las elecciones. En una entrevista con el diario español El País, publicada el 23 de octubre, decía: “La segunda vuelta debe realizarse porque legítimamente votó el pueblo boliviano!”.

Sin embargo, días después, el 3 de noviembre, CC y Mesa cambiaron de posición: “La mejor solución a esta crisis, en las actuales circunstancias, es una nueva elección, administrada por un nuevo órgano electoral imparcial y con la observación rigurosa de la comunidad internacional”.

Se esperaba que la declaración abunde sobre las declaraciones de Camacho, un día antes en un cabildo multitudinario en el Cristo Redentor de Santa Cruz, cuando había invocado la participación de las Fuerzas Armadas en las movilizaciones, “para estar al lado de su pueblo”.

Quinto momento, pedido de renuncia. El domingo 10 de noviembre, Mesa pidió la renuncia de Morales y García, de quienes dijo que “no están en condiciones” de presidir nuevas elecciones. “Creemos que ésta es una decisión que debe tomar el presidente Morales; si le queda un ápice de patriotismo, debería dar un paso al costado”, dijo.

Morales, muy temprano ese día, había anunciado nuevas elecciones, “incorporando a nuevos actores políticos”, y la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), con el fin de bajar las tensiones y pacificar el país.

Esa madrugada había intentado comunicarse con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien se había anticipado a difundir el informe preliminar sobre los comicios del 20 de octubre, en el que la misión de observadores había hallado “graves irregularidades”.

Acto seguido, Almagro sugirió la continuidad del mandato de Morales.

Sexto momento, reuniones extralegislativas en la UCB. Mesa jugó un papel central en las negociaciones propiciadas por la Iglesia Católica y la Unión Europa (UE) inmediatamente después de la renuncia de Morales.

Allí hizo saber que no apoyará una eventual sucesión de Salvatierra, que había renunciado a la presidencia de la Cámara de Senadores de forma verbal. Áñez contó detalles de esa cita en la Universidad Católica Boliviana (UCB).

Ni Salvatierra ni otro senador del MAS estaban consignados entre las posibilidades. “Se dice que en la reunión se propuso que debía elegirse como presidente interino a un senador con experiencia, a lo que Carlos Mesa indica que la sucesión debería ser constitucional y que no aceptaría ninguna sucesión inconstitucional”, contó la exmandataria.

Además, recordó que supo de una reunión previa en la casa de José Antonio Quiroga, en la editorial Plural, a la que presuntamente asistieron Salvatierra, el entonces ministro de Comunicación, Manuel Canelas, y Ricardo Paz, asesor de Mesa.

Ahí preguntaron a Mesa sobre esa posibilidad. “Quiroga llama al señor Carlos Mesa por teléfono para consultarle y éste le responde que la ciudadanía no aceptaría esa sucesión, (que) las protestas continuarían”, prosiguió Áñez.

Séptimo momento, la opción Áñez. Alejada la posibilidad de que alguien del MAS sea quien suceda a Morales, Mesa y CC impulsaron la proclamación de Áñez, entonces segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, con el apoyo de los asistentes a la cita en la UCB, salvo las representantes del MAS.

El propio Ricardo Paz, asesor de Mesa, se encargó de llamar la tarde del 10 de noviembre a Áñez, que se encontraba en Trinidad (Beni), para proponerle la decisión. “Entre las 18.00 y 19.00 (era de noche) yo recibo una llamada de Ricardo Paz, que me pone en altavoz, me explica que ellos estaban en una reunión buscando una reunión”, dijo la exmandataria transitoria en su declaración ante el Ministerio Público.

Estaba decidida la situación. En una entrevista con Piedra, papel y tinta de La Razón, la exdirectora de la Unidad de Investigaciones (UIF) Teresa Morales contó que el 11 de noviembre, en la reunión de la UCB, Mesa preguntó a Salvatierra sobre qué le parecía Áñez presidenta. “’Yo no entiendo por qué me preguntan si ya la señora Áñez se está moviendo en la cápsula presidencial; seguramente ustedes habrán decidido cosas’”, citó Morales a la senadora.

Es más, al día siguiente, de nuevo en la UCB, Mesa preguntó a la legisladora del MAS si había presentado su renuncia. Morales contó que Salvatierra respondió que “solo en redes sociales”.

La reunión previa a la autoproclamación de Áñez, el 12 de noviembre de 2019.

Octavo momento, garantías a la Asamblea. Al principio, Mesa propugnó una “sucesión constitucional” y también exigió garantías para el desarrollo de las sesiones con ese fin en la Asamblea Legislativa.

Ese 11 de noviembre, el expresidente instó a la Policía y a las Fuerzas Armadas a garantizar la seguridad de los legisladores del MAS para las sesiones de sucesión constitucional. Es más, pidió a la población no hostigar a los oficialistas.

Consideró que será importante que el MAS haga quórum en la Asamblea Legislativa. Ésta es “la única posibilidad de construir una sucesión democrática y una acción que esté bajo la norma constitucional para que el mundo no nos acuse de haber llevado un gran golpe de Estado”, justificó.

Noveno momento, la tesis del golpe. El 24 de enero de 2020, Áñez se proclamó candidata a la presidencia para las elecciones, inicialmente, del 3 de mayo. La decisión generó protestas y cuestionamientos de algunos políticos, en razón de que la mandataria había llegado al poder solo para llamar a nuevas elecciones.

Uno de ellos fue Mesa, que tres días después hizo un texto llamativo en su blog para cuestionar la candidatura de Áñez, que había formado la alianza Juntos con Samuel Doria Medina y Luis Revilla, entre otros.

“La tesis del golpe de Estado se basa en la idea de que quien lo dio usa la sucesión constitucional como una excusa para hacer realidad su verdadera intención: apropiarse del gobierno en el largo plazo como quien se apropia de un botín”, escribió el candidato de CC en un texto llamado Una decisión equivocada.

A cuatro días de la develación de Áñez sobre el papel de Mesa en la sucesión constitucional, por cuya acción el MAS y el Gobierno han comenzado un proceso político y judicial, el expresidente no se manifestó. El sábado, La Razón intentó infructuosamente con sus allegados una posición sobre el caso.

Mesa ya tuvo la experiencia de librarse del camino de la sucesión con otros políticos en 2005, cuando pidió a los entonces presidentes de las cámaras de Senadores, Hormando Vaca Díez (fallecido), y de Diputados, Mario Cossío, a resignar esa posibilidad para dar paso a la asunción del entonces presidente de la otrora Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé.

“Éste es un tiempo de renunciamientos, éste es un tiempo en el que el país no puede seguir apostando a la locura”, dijo el 7 de junio de aquel año.

La diferencia de entonces con el cambio de gobierno de 2019 fue que el viejo Congreso Nacional aceptó la renuncia de Mesa y, a la vez, posesionó a Rodríguez Veltzé.

Comparte y opina:

Últimas Noticias