Santa Cruz

Saturday 24 Feb 2024 | Actualizado a 04:33 AM

Jhonny Fernández logró acuerdo para desbloquear acceso a vertedero

El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhnonny Fernández, logró un cuarto intermedio en el bloqueo de los vecinos del lugar en el ingreso al vertedero municipal. $0 40 camiones cargados pudieron pasar a descargar los residuos.

/ 2 de noviembre de 2022 / 13:09

El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, logró un acuerdo con los vecinos del vertedero municipal para que dejen pasar los camiones recolectores de residuos. Tras varios días de interrupción en el servicio de recojo de basura en la capital cruceña, hoy finalmente lograron pasar 40 motorizados de alto tonelaje.

“Hemos llegado a persuadirlos de que el día de mañana las responsabilidades penales también van a ser para ellos”, afirmó el burgomaestre. Calificó el bloqueo que se llevaba a cabo en el lugar como “un atentado a la salud pública”.

La autoridad informó que en lo inmediato se priorizará el despacho de los residuos procedentes de hospitales y centros médicos. Fernández logró que hasta la tarde vayan pasando los camiones recolectores que se encuentren cargados.

El alcalde cruceño insistió en su llamado al diálogo a las partes para poner fin al paro indefinido que se vive en el departamento de Santa Cruz. “Esperemos que, en las próximas horas, ojalá Dios quiera, se sienten nuevamente, dialoguen, de una vez busquen una solución de fondo. No puede estar sufriendo así el pueblo”, dijo.

Te puede interesar: Día de abastecimiento se encuentra con escasez de productos y precios elevados

Fernández logró evitar un posible conflicto

Estudiantes de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno dieron ayer martes un plazo de 24 horas para que se desbloquee el acceso al vertedero. Amenazaron con acudir al lugar para proceder ellos a habilitar el paso de los camiones recolectores. En ese sentido, el acuerdo alcanzado entre el alcalde y los vecinos diluye un posible foco de confrontación.

Hasta ayer la capital cruceña tenía en las calles 10.500 toneladas de basura sin recoger, de acuerdo a información de la Alcadía. Santa Cruz está en su doceavo día de paro departamental indefinido, con enfrentamientos y tensiones, a la espera de in diálogo que aún no se produce.

Comparte y opina:

Las renovables suman el 95% de los nuevos proyectos energéticos en América Latina

Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. La mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse

Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Olade

Por Pablo Deheza

/ 23 de febrero de 2024 / 10:23

La situación energética mundial actualmente está caracterizada por una elevada incertidumbre, como resultados de las guerras en Europa del Este y Oriente Medio, además de las tensiones geopolíticas en medio de la conformación de nuevos bloques de países. En medio de todo esto se viene dando la transición hacia fuentes limpias y la descarbonización en el orbe. América Latina no es la excepción y enfrenta este proceso a partir de las diferencias y particularidades de los países presentes en la región. Conversamos con Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), sobre los desafíos actuales del sector energético.

Lea también: El crudo se estabilizará alrededor de $us 80 el barril en 2024

América Latina

—¿Cuál es el panorama energético a nivel mundial hoy en día?

—Lo que caracteriza la situación hoy día es la incertidumbre, esto ha afectado de manera muy importante a América Latina y el Caribe. Tuvo que ver básicamente con el precio de los energéticos principales en los últimos años, pero también es un momento con la pandemia y las complicaciones de suministros que se dio en esos tiempos. Esto ha llevado a América Latina a reponer un debate que hace años no existía, sino que se señalaba que estábamos y estamos todavía en un proceso de transformación hacia nuevas energías. Sin embargo, el tema de seguridad energética vuelve a ponerse como un asunto principal en la conversación. En ese sentido, yo diría que también se repone la urgencia de la integración energética en América Latina como un aspecto que de alguna manera es una respuesta a esta incertidumbre que se vive en el mundo y también en la región. El tema de los precios energéticos, que en algunos casos los países deficitarios requieren importar, también ha logrado acelerar la propia transformación del sector, incorporando energías renovables, entendiendo que es una alternativa frente a otros energéticos más caros. En el caso particular del mercado eléctrico, justamente en esta temporada los precios altos tienden a acelerar las inversiones de energías renovables.

—¿Cómo usted ve el panorama de América Latina y específicamente de Sudamérica?

—Bueno, yo creo que hay hoy día una decidida fuerza y decisiones en los países de transformación del sector energético. Nosotros, en Olade, planteamos que lo que existe en América Latina y el Caribe son transiciones energéticas en plural, porque tienen un carácter diferente, nuevamente muy determinado por la dotación de recursos de un país y otro. Hay países que son ricos en recursos energéticos de fuentes limpias y otros más bien en hidrocarburos; éstos también están haciendo sus cambios tomando en cuenta su propia realidad y economía. Pero lo fundamental es que América Latina y Sudamérica están en un proceso de transformación hacia un modelo de desarrollo energético más sustentable, incorporando energía limpia. En algunos casos incluso desarrollando nuevas fronteras tecnológicas, como es el caso con el hidrógeno, combustible sintético, biocombustibles; Brasil, por ejemplo, es una potencia en eso. El programa general es que vivimos un escenario de transiciones hacia un modelo con el de incorporación de energía limpia y descarbonización de las economías, particularmente en el mercado eléctrico.

—¿Cómo está el desempeño de la solar, eólica e hidráulica en la región?

—Lo primero es llamar la atención sobre el hecho de que, no solo por la energía renovable no convencional, eólica o solar, sino que en general por toda la energía renovable, América Latina y el Caribe es la región más verde del mundo. Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. Claro, la mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse de manera importante, de incorporar otras fuentes. Actualmente la eólica y solar, en el último año, han crecido de manera muy relevante. En 2023 la eólica se incrementó casi 40%. Lo interesante es que casi el 95% de todos los nuevos proyectos de inversión que se desarrollan en la región son fundamentalmente con base en estas tecnologías. Por lo tanto, estas dos fuentes van a seguir creciendo en los siguientes años. En América Latina y el Caribe, desde 2015 –cito esa fecha para tomar como una referencia los acuerdos de la COP de París–, la energía eólica y solar se han multiplicado por cuatro. Han pasado de una participación del 5% al 20%. En América del Sur, en particular, eso ha crecido incluso un poco más. Este crecimiento de las renovables abre a otros debates también, como por ejemplo la necesidad de almacenamiento, etcétera. Pero bueno, son otras agendas que surgen en el proceso de transformación.

—¿Cuál es su perspectiva sobre la situación del mercado del litio?

—En América Latina efectivamente tenemos un gran potencial en litio, pero también en cobre y otros recursos. En Olade acabamos de lanzar un estudio sobre los minerales críticos para la transición energética. Es muy interesante porque nos da algunas pistas sobre cómo se puede visualizar en el futuro. Claro, se ha tenido volatilidad en los precios. Eso afecta a las decisiones de inversión, por cierto. Pero quizá uno debiera mirar esto en perspectiva más bien de mediano y largo plazo. De hecho, nuestro estudio indica que, en un plazo de 20 años, entendiendo que la movilidad eléctrica va a seguir creciendo en el mundo y las baterías, el almacenamiento, el mercado eléctrico también, van a ser cada vez más importantes en los sistemas eléctricos nacionales. Todo eso requiere el litio y se puede establecer que, en el tiempo, eso va a seguir creciendo. Nuestro estudio indica que, en el plazo de 20 años, la producción del litio se debiera multiplicar por 10 para poder satisfacer la nueva demanda. En ese sentido, lo interesante es mirar esto en una perspectiva de mediano y largo plazo. También es relevante y cada día más urgente las decisiones que se tomarán respecto a cómo se produce este litio, cuáles son los procesos productivos, cuáles son los impactos ambientales que esto tiene, el impacto en las comunidades que viven en esos territorios. Todos esos son elementos que nuestros países tienen que tomar en cuenta y entiendo que así lo están haciendo, pero, claramente me parece que la coyuntura es compleja y se requiere una mirada estratégica para que este sector crezca en nuestra región y particularmente en los tres países que conforman el triángulo del litio.

—¿Cómo está avanzando el tránsito a la electromovilidad en la región? 

—Como región hemos ido avanzando y dando pasos en las últimas décadas con los vehículos eléctricos, también incorporando en esto no solo a los de uso personal, sino a los buses eléctricos, que es donde se ha avanzado mucho en algunos países. La última década se ha ido multiplicando por dos, cada dos años, la cantidad de los vehículos eléctricos. Ahora bien, todavía somos una región marginal en el mundo en términos de incorporación de vehículos eléctricos, los protagonistas siguen siendo China, Europa, Estados Unidos. Sin embargo, los países en América Latina están desarrollando estrategias para incorporar electromovilidad, con programas y otros instrumentos. En algunos casos, con apoyo financiero. Por lo tanto, están comprometidos con tratar de avanzar. Si se toma toda la economía, toda la matriz energética, todavía un 70% de la energía es fósil y eso es básicamente el transporte. Para descarbonizar a América Latina es fundamental incorporar movilidad sostenible, movilidad eléctrica. Es verdad que hay países que tienen algo más avanzado, Chile es uno de esos, Colombia también, además de Costa Rica. Brasil es fundamental para producir vehículos eléctricos con empresas chinas. Es el caso de México, también. En Bolivia ustedes tienen estos microvehículos que los están vendiendo no solo en Bolivia, sino que están exportando. Algunos esfuerzos hay, pero no hay un encadenamiento regional. Son esfuerzos nacionales, no todos los países en América Latina tienen el tejido industrial y automotriz, que es una de las bases para construir estos vehículos. Diría que América Latina está dando sus primeros pasos, está avanzando y está comprometida en incorporar cada vez más movilidad sostenible. Un aspecto específico que marca la diferencia en esto son los buses eléctricos, porque eso tiene otra dimensión en las ciudades.

—¿Cómo considera usted los avances en eficiencia energética en la región?

—Pese a todos los avances antes mencionados, donde todavía tenemos una brecha, y donde más bien incluso lo que ha sucedido en los últimos dos años es un retroceso, es justamente en la eficiencia energética. En nuestro panorama energético estadístico que hacemos anualmente, hemos encontrado que el indicador de intensidad energética de América Latina – es decir, cuánta energía necesitamos para producir la misma unidad de productos, eso es por definición el indicador– ha aumentado. Esto quiere decir que la eficiencia energética es un asunto importante, pendiente, que más bien debiéramos darle prioridad porque ha venido a la baja en los últimos años. Nosotros, como Olade, queremos impulsar varias cosas. Una es tener instalada una mesa colectiva regional de eficiencia energética, como la tenemos en energías renovables. También, propiciar marcos regulatorios y leyes que den instrumentos concretos y que generen incentivos para la eficiencia energética en el sector industrial, residencial, pero también en el consumo de los sectores públicos. Además, están todos los otros elementos que son centrales, como el etiquetado de artefactos, viviendas e incluso automóviles, que es absolutamente necesario porque es un mecanismo de transparencia para saber cuánto se consume de energía. La certificación de todo aquello es relevante para la eficiencia energética. Lo claro es que allí todavía, como región, tenemos que avanzar.

—¿Qué actividades tiene planificadas Olade en este año?

—El tema de la eficiencia energética es una prioridad, vamos a impulsarlo en la región. En nuestro ámbito de capacitación, tenemos varias iniciativas en marcha. Hemos lanzado estos días nuestro programa anual, donde existen cursos en distintos temas. Vamos a lanzar este año un magíster en transición energética, en este contexto de capacitación que también es muy relevante. Este año también lanzaremos un observatorio de metano para los distintos países, fundamentalmente los que tienen producción de hidrocarburos, como un asunto central en la descarbonización de ese sector en particular. Seguiremos impulsando la certificación regional de hidrógeno verde como un tema muy importante hacia la integración en América Latina. Tenemos una agenda muy llena de actividades durante este año.

Perfil

Nombre: Andrés Rebolledo

Cargo: Secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade)

Desde inicios de 2023 ocupa el cargo de Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía para el período 2023-2025, cargo electo en la LII Reunión de Ministros de Energía de América Latina y el Caribe, realizada en diciembre de 2022, y en cumplimiento de lo establecido en el Convenio de Lima. Con una destacada trayectoria profesional de más de 30 años, Andrés Rebolledo Smitmans ejerció diversos cargos técnicos de liderazgo y responsabilidad política en ámbitos del sector energético, de las relaciones económicas internacionales y organismos multilaterales. Economista de la Universidad de Chile, Andrés Rebolledo Smitmans se desempeñó como Ministro de Energía de Chile en el período 2016-2018 y como Presidente de la Empresa Nacional de Petróleo de Chile. También ejerció el cargo de Viceministro de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, Embajador en Uruguay, Representante ante la ALADI y consultor en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros organismos.

Comparte y opina:

Arranca el proyecto de hierro Simandou en Guinea, África

Las acerías en China están funcionando a toda velocidad, la demanda es fuerte

Por Pablo Deheza

/ 23 de febrero de 2024 / 10:20

El director ejecutivo de Rio Tinto, Jakob Stausholm, anunció que el directorio de la compañía ha dado luz verde al proyecto minero Simandou en África Occidental. Tuvieron que pasar más de 27 años para que esta iniciativa de explotación de hierro en Guinea pueda hacerse realidad. Fueron casi tres décadas tras la aprobación de las licencias respectivas, conflictos sociales y políticos, con tres golpes de Estado de por medio.

“La junta aprobó ayer el proyecto minero más grande del mundo”, dijo Stausholm al Financial Times. El ejecutivo afirmó que la compañía pretende comenzar la producción de mineral de hierro valorado en $us 20.000 millones  a partir de 2025.

Rio Tinto dijo en enero que espera comenzar los trabajos de infraestructura en el enorme proyecto de mineral de hierro Simandou este año, luego de 27 años de reveses, postergaciones y escándalos.

Lea también: Las renovables suman el 95% de los nuevos proyectos energéticos en América Latina

Proyecto de hierro

El proyecto, que se convertirá en la nueva mina de mineral de hierro más grande y de mayor ley del mundo, agregará alrededor del 5% al suministro marítimo mundial cuando entre en funcionamiento. Se trata de una asociación entre Rio Tinto, el gobierno de Guinea y al menos otras siete empresas, incluidas cinco procedentes de China.

“Las acerías en China están funcionando a toda velocidad, la demanda es fuerte y se ve un repunte en la demanda de cobre y aluminio debido al desarrollo masivo de energías renovables y vehículos eléctricos”, aseveró Stausholm. La puesta en marcha de Simandou prevé dos minas de concentrados de hierro, una línea ferroviaria a través de Guinea y la construcción de un puerto de aguas profundas.

Rio Tinto, el gigante minero británico y australiano, registrado en el Reino Unido, había obtenido por primera vez una licencia de exploración en Guinea para las montañas Simandou en 1997. Tuvo que frenar rápidamente sus planes cuando el país experimentó una grave agitación política. Esto incluyó cuatro presidentes, dos golpes de estado y tres elecciones.

Esta agitación se extendió a la propia Rio Tinto a lo largo de los años, retrasando aún más el proyecto, ya que la compañía tuvo seis directores ejecutivos, participó en varias batallas judiciales corporativas y enfrentó cargos de corrupción en Estados Unidos.

Rio Tinto planea invertir $us 6.200 millones en el proyecto, junto con otras empresas, incluidas cinco de China. Aún está pendiente la aprobación final de la inversión por parte de los socios estatales chinos entre los que están Chinalco y Baowu. Con todo, Stausholm expresó su confianza en que esta aprobación se conceda pronto.

Bonos

En enero, Baowu recaudó $us 1.400 millones mediante una emisión de bonos en China, destinada a apoyar el proyecto, que implica la construcción de una línea ferroviaria de 552 kilómetros para transportar mineral de hierro de alta calidad desde las dos nuevas minas que se desarrollarán en las montañas Simandou, una de las cuales ya está por construirse y es operado por Rio Tinto, hasta un nuevo puerto de aguas profundas en la costa atlántica de Guinea.

Rio Tinto posee dos de los cuatro bloques mineros de Simandou como parte de su empresa conjunta Simfer con Chalco Iron Ore Holdings (CIOH) de China y el gobierno de Guinea. Rio Tinto posee una participación del 53% del total.

Comparte y opina:

La ciberseguridad, clave para las finanzas en 2024

Existe una gran vulnerabilidad en las cadenas de suministro de software.

Marcará tendencia este año, junto a la IA y el endurecimiento monetario.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 07:05

Informe

El panorama de las finanzas en 2024 se presenta novedoso, desafiante, riesgoso. Sin ninguna duda que la IA jugará un rol central en las grandes transformaciones que están en marcha en el sector, pero esto llega también con un hemisferio oscuro.

Se prevé que la ciberseguridad juegue un rol creciente y cada vez más crítico en el desempeño de la banca y otros actores, entre ellos los bursátiles.

En un mundo cada vez más digitalizado, el panorama de las amenazas cibernéticas se torna cada vez más complejo. Se prevé un incremento en el uso de IA, tanto por parte de actores institucionales como delincuenciales, con una mayor sofisticación en los casos de ransomware. Esto se agrava dada una creciente vulnerabilidad de las cadenas de suministro de software, señala un reciente reporte de la reputada consultora financiera Kroll.

Más aún, la incertidumbre política y la volatilidad del mercado subrayan la importancia de la diligencia y la valoración precisa en este entorno dinámico, señala Kroll en su documento sobre las tendencias en el sector financiero para 2024.

FOTOS: FREEPIK
Foto. FREEPIK

IA.

En un panorama de ciberamenazas en constante evolución, se espera un mayor uso de la IA tanto en ciberataques como en defensa, con un aumento de las embestidas contra las cadenas de suministro de software, además de ataques de ransomware cada vez más sofisticados y precisos. Los actores de amenazas seguirán explotando las vulnerabilidades de día cero y día único, apuntando a los trabajadores remotos y la infraestructura asociada. En 2023 ya se vio lo efectivas y costosas que pueden resultar estas acciones por parte de piratas informáticos. Los peligros para el correo electrónico empresarial seguirán representando una amenaza para todas las organizaciones y la seguridad digital se volverá cada vez más compleja a medida que más organizaciones migren a soluciones basadas en la nube. El cumplimiento normativo y la privacidad de los datos no harán más que crecer en importancia. Con tantas áreas de riesgo, la necesidad de vigilancia y estrategias efectivas de ciberseguridad es mayor que nunca.

En criterio de los analistas de Kroll, lo más probable es que el rápido surgimiento de la IA se acelere en los sectores bancario, financiero y bursátil, con un profundo impacto en cada uno de ellos. La IA será una herramienta crucial en la gestión de riesgos, ya que ayudará a detectar y prevenir cuestiones y problemas, desde delitos cibernéticos hasta irregularidades financieras, al tiempo que plantea su propio conjunto de riesgos. Los reguladores, tanto en Estados Unidos como en Europa, están luchando por mantenerse al día. El acuerdo preliminar de la Unión Europea sobre una regulación integral de la IA y las reglas iniciales propuestas por la Comisión de Valores y Bolsa (SEC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, relacionadas con la IA son solo la punta del iceberg de cambios regulatorios inminentes. Los riesgos de IA no mitigados e incontrolados podrían exponer a los asesores de inversiones y proveedores de servicios financieros a responsabilidades de reputación, aplicación y examen en una amplia gama de preocupaciones regulatorias en torno a la IA. Los gerentes comerciales y los responsables de cumplimiento deben tomar medidas ahora para comprender los riesgos de la IA y cómo mitigar el riesgo de incumplimiento al adoptar herramientas de IA en las operaciones en el lugar de trabajo.

BIENES.

Las valoraciones de las acciones públicas en Estados Unidos y en algunos mercados europeos han alcanzado niveles récord y las ganancias corporativas se mantienen en niveles históricamente elevados. La economía mundial sorprendió positivamente a la mayoría de los pronosticadores durante 2023, gracias en parte a la resiliencia de Estados Unidos y a una rápida caída de los precios de la energía a nivel mundial. Si bien se espera que el crecimiento global general se desacelere en 2024, parece estar surgiendo una doble vía, con ciertos mercados asiáticos encabezando y economías avanzadas avanzando a tropezones.

En medio de este telón de fondo, una economía en contracorriente acecha justo debajo de la superficie en el enorme, pero menos visible, segmento del mercado privado que todavía está muy sobreapalancado alrededor del mundo. Los casos recientes de quiebra de inmobiliarias en China son acompañados por señales de alerta, tanto en Estados Unidos como en algunos países europeos.

Esto presagia más reestructuraciones en el futuro y restablecimientos de valor que podrían crear importantes repercusiones económicas, con el sector inmobiliario comercial, particularmente en Estados Unidos, entre los sectores más vulnerables. Esto fue ya ilustrado por la quiebra de We- Work, por ejemplo.

La turbulencia política del año electoral y los factores de volatilidad del mercado no hacen más que aumentar la incertidumbre, subrayando la importancia de sortear eficazmente la complejidad y el imperativo de contar con información de calidad, particularmente en torno a las gestiones de diligencia debida y valoración.

ENCARECIMIENTO.

Después de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aumentara agresivamente las tasas de interés en 2022 y 2023 para frenar la inflación, los mercados financieros se vieron afectados por el encarecimiento del dinero, lo que incidió sensiblemente en nuevos proyectos y en las economías emergentes. Los analistas de Kroll predicen actualmente recortes de las tasas de interés referenciales en 2024. Si bien es probable que los tipos hayan alcanzado su punto máximo, la Fed actuará con cautela en cuanto al momento y el ritmo para evitar una reducción prematura que podría reavivar la inflación. Los bancos centrales del Reino Unido y de la eurozona están siguiendo el ritmo que marca el banco central norteamericano.

Incluso con algunos recortes de tipos, si los mismos se mantienen elevados durante un período prolongado, es probable que en 2024 se produzca una mayor actividad de reestructuración. Dado que un volumen importante de deuda vence en el corto plazo, más empresas necesitarán volver a optimizar sus estructuras de capital para obtener nueva liquidez y desapalancamiento, lo que generará bastantes dificultades, particularmente en los segmentos del mercado altamente apalancados. Si las reestructuraciones y refinanciaciones no pueden lograrse de manera consensuada, la actividad probablemente se verá facilitada mediante un mayor uso del proceso de quiebra. Incluso a medida que las condiciones generales del mercado mejoren, se espera ver más reestructuraciones de deuda y ventas forzadas.

ciberseguridad

Si bien los mercados aún pueden experimentar una montaña rusa a la espera de que se estabilicen las tasas de interés, la continua fortaleza del gasto de los consumidores y los mercados laborales, junto con una mejora esperada en el crecimiento de las ganancias, llevará a los mercados de valores a probar nuevos máximos. Esta actitud de riesgo significa que es probable que la prima de riesgo de las acciones baje. Incluso si las tasas de interés se mantienen altas durante más tiempo de lo que algunos anticipan, una mayor certeza sobre las perspectivas de las tasas de interés puede traducirse en una prima de riesgo de las acciones más baja. Sin embargo, un escenario de tasas de interés ultrabajas no está en las cartas para 2024. Lo más probable es que el costo general del capital se mantenga alto, señala Kroll en su prospectiva.

También puede leer: Fragmentación y realineamiento del comercio mundial

Ahora bien, si se combinan compradores estratégicos, que sigan bien capitalizados y con importantes saldos de efectivo, más el interés en adquisiciones sinérgicas, el resultado será un mercado de adquisiciones y fusiones de oportunidad muy sólido.

Con las tasas de interés y el costo del capital estando significativamente más altos que inmediatamente después del brote de COVID-19, recientemente, a medida que la incertidumbre sobre las tasas de interés disminuyó, el escenario de un aterrizaje suave de la economía se volvió plausible. Esto ha hecho que la confianza de los inversores haya aumentado.

ESG. Si bien las prácticas empresariales de Medioambiente, Sociedad y Gobernanza (ESG, por su sigla en inglés) se han convertido en el estándar entre las grandes corporaciones, la presión por una mayor divulgación y regulación sigue siendo fuerte. En Estados Unidos, la SEC se muestra reacia a ceder el marco regulatorio por completo a la elaboración de normas de la UE, mientras que, en la UE, la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por su sigla en inglés) continúan impulsando regulaciones y requisitos centrados en ESG. En América Latina, varios países están buscando regular los mercados de carbono de la región, señala Kroll.

Se espera que los nuevos requisitos del Consejo Internacional de Normas de Valoración y del Consejo Internacional de Normas de Sostenibilidad afecten a las empresas a nivel mundial, lo que agregará complejidad y la necesidad de coordinación con varios requisitos específicos de cada país. Mientras navegan por la controversia política, las empresas y los fondos tendrán que lidiar con consideraciones ESG, desde reglas contra el lavado verde y demandas contradictorias de los inversionistas hasta nuevos requisitos y cumplimiento de informes financieros, a medida que se intensifique su aplicación y aumenten los litigios. Al mismo tiempo, se canalizarán importantes inversiones hacia vehículos de transición energética y financiación verde, creando oportunidades para empresas e inversores bien posicionados para aprovechar los incentivos fiscales y otros incentivos relacionados.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Elecciones en tiempos de inteligencia artificial

La investigadora y ciberactivista Eliana Quiroz y el politólogo Carlos Saavedra hablan sobre el despliegue de las nuevas tecnologías de información y comunicación en el mundo y en Bolivia.

La política algorítmica se intensifica en un año con importantes comicios en eeuu, rusia, europa, india y otros países más

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 07:00

El Punto sobre la i

Sin ninguna duda, 2024 se perfila como el año en el que desde las urnas saldrán los cimientos del futuro de la humanidad. A nivel mundial, más votantes que nunca en la historia acudirán a elecciones en al menos 64 países, más la Unión Europea. Una población combinada de alrededor del 49% de la población del mundo elegirá a sus autoridades y los resultados tendrán consecuencias sensibles en los años por delante.

Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, India, el parlamento europeo, México e Indonesia, entre otros, serán los escenarios en los que los ciudadanos decidirán quiénes los representarán y bajo qué directrices. En medio de todo esto, cada campaña electoral desplegará todo su arsenal de comunicación política para influir e incidir sobre los votantes. El despliegue de la política algorítmica, aupada por la inteligencia artificial (IA) jugará un rol central y acabará dando forma a los resultados, para bien o mal.

Para una mayor comprensión del uso de estas nuevas tecnologías de información y comunicación en el ámbito electoral conversamos con la ciberactivista e investigadora del área, Eliana Quiroz, y con el politólogo, Carlos Saavedra.

IA

“Lo primero a entender es que estamos en una revolución científica que ha desencadenado otro mundo. Podemos afirmar que estamos en la metamorfosis más vertiginosa de la historia de la comunicación política. Si bien la revolución cognitiva ha sido central justamente para el sistema de la revolución política, religiosa, financiera del mundo, porque ahí el hombre por primera vez ha podido compartir sus ficciones, paradigmas, relatos, narrativas e ideologías, esta revolución digital se constituye en una transformación de los paradigmas de construcción de la opinión pública, lo que es central para entender la evolución de la política misma. Entonces, tenemos una transformación de lo que era una verticalidad mediática de construcción de la opinión pública a una otra generación múltiple a través del mundo digital y de las redes. Ahora bien, esto presenta otros riesgos, como el control de bases de datos, un seguimiento mucho más rígido las huellas digitales de las personas, etcétera”, comienza señalando Saavedra.

El poltólogo prosigue y afirma que “lo que ha hecho el mundo digital ha sido cambiar las formas que se tenía de conversación y de opinión. Ha digitalizado el debate, sin que haya muerto totalmente, porque conviven las formas de organización tradicional en la política, especialmente en países como el nuestro, pero ha entrado con mucha fuerza la construcción de comunidades. En este marco se tiene evoluciones cada vez más complejas, como la algoritmitización de la política. El caso emblemático ha sido todo el de Cambridge Analytica, con el caso del Brexit y la utilización de la base de datos, el uso de big data para construir determinadas burbujas de opinión y a partir de ellas generar la radicalización del pensamiento político, con todos los peligros que tiene esto, porque ahí no hay gente queriendo informar, sino que trata de generar corrientes de opinión, que busca manipular el electorado a partir de la polarización de emociones”.

Sobre este punto, Quiroz indica que “la forma en que trabajó Cambridge Analytica es lo que tenemos que entender aquí. Es el uso de herramientas de marketing comercial y ciencias de datos para elecciones. Obtener bases y datos personales para microsegmentar a los públicos describiendo sus características de consumo y socioeconómicas, pero, principalmente sus temores. Una vez hecho esto, se diseñan mensajes específicos para cada microsegmento que se ponen a prueba en la aceptación del público en espacios digitales, con lo que se llama test A/B. Una vez que se verifica cuáles encajes son mejor aceptados, se los difunde por todos los canales posibles a cada microsegmento. Estos mensajes suelen ser altamente emotivos, alarmistas y atacan a los temores de las y los electores. Son mensajes engañosos o falsos. Todo este proceso es administrado, alimentado y monitoreado por computadoras, lo que multiplica por miles la velocidad de los procesos y pone en serio riesgo la integridad informativa pública y la integridad de los procesos electorales”.

La ciberactivista e investigadora observa que “el uso de la IA, que es lo más reciente, sino en general el uso de las computadoras en elecciones, principalmente son recursos utilizados para cosas buenas, para difundir mayor información pública, para que las personas que van a votar estén mejor entendidas. Para eso sirven, pero también se usan para generar tendencias falsas o para atacar a los contrincantes, a los opositores. Y esto se hace ahora con más tecnología y, sí, con IA. Mucho con el uso de bots, cuando son software, y trolls cuando son humanos. Éstos, falsamente, inauténticamente, generan tendencias que no existen, que no son reales, detrás de las cuales no hay personas, sino robots o personas pagadas. Es decir, como se llama en tecnología, no es algo orgánico. Estas herramientas se utilizan básicamente para eso, para atacar al contrincante, para entrometerse en las comunicaciones privadas del contrincante y sacar cosas a luz que pueden ir en contra de ese candidato o esa candidata y para generar tendencias falsas. Además, todo esto tiene que ver con la desinformación, con las noticias falsas y es una de las formas en que la IA se utiliza. Se sabe que en las elecciones norteamericanas este va a ser uno de los retos más grandes este año, que tiene muchísimas elecciones en el mundo. La capacidad de producción de estas noticias falsas y de difusión de estos mensajes falsas o engañosas con la IA se multiplica por millones”.

Bolivia

Ahora bien, este fenómeno global no ha pasado por alto al país. El uso de estas tecnologías es algo que se ha observado ya en su aterrizaje y despliegue en el contexto nacional.

Quiroz nota que “después del 21F ha habido un uso tecnológico en Bolivia, que podría considerar menor inicialmente, con los grupos de WhatsApp de un lado y del otro, de las diferentes candidaturas. Se han organizado grupos principalmente desde ahí, pero también de Facebook, algunas cosas en Twitter más pequeñas. El fin era coordinar y denunciar, hacer daño al contrincante, dar de baja posts, cuentas, legítima o ilegítimamente para que se borren, para que se banéen; organizarse para generar tendencias que pueden ser más o menos orgánicas. Es decir, con gente interesada por detrás, pero también hay un manejo, una promoción de estos mensajes a través de perfiles falsos administrados. Se trataba de cinco, diez, veinte perfiles falsos manejados por una persona. Lo que es más difícil y no se ha visto en Bolivia es una incidencia con máquinas y que sean cientos y miles de perfiles que son administrados por un software. Sí se ha visto que luego una intención de armar bases de datos en algunas campañas.

El 2020 ha sucedido esto. Generar bases de datos personales para que luego se puede hacer microsegmentación y se puedan mandar mensajes muy dirigidos a determinados grupos sociales”.

También puede leer: Lo que dejan los bloqueos

Saavedra asevera que “la experiencia boliviana de la revolución digital y su impacto en la comunicación política es que ha sido, lamentablemente, una herramienta más para profundizar la polarización. En Bolivia se ha afincado y profundizado la polarización política a partir del uso de la tecnología, de la tecnopolítica, no sólo en los procesos electorales, sino en todos los procesos de gestión gubernamental, en todos los niveles. Veo que se ha seguido una tónica mundial, de construir esta política algorítmica, de afianzar burbujas de información, que han sido fundamentales. Pienso que tienen su primer gran estallido el 21F, con todo lo que ha sido la construcción de las verdades y posverdades de uno y otro lado, con el caso de Gabriela Zapata, por ejemplo. Luego, a partir de 2018 con la generación de corrientes de opinión sobre la reelección indefinida de Evo Morales, hasta todo lo que ha sucedido en 2019 y lo que ha significado la denominada revolución pitita; que yo creo que ha terminado de mostrar un otro paradigma de organización política en Bolivia, Uno de los errores de la coalición política más grande, el MAS, ha sido que se ha cerrado mucho, en cierto momento, a la organización política tradicional, a la organización social en términos clásicos y tradicionales. No ha terminado de entender la conformación del sujeto político digital y de la comunidad política digital, que al final, en 2019, termina trascendiendo de las redes a las calles y genera las condiciones para que se dé todo lo que pasó en noviembre de ese año. Ese ha sido un punto de quiebre, un punto determinante en la construcción de polaridades a través de las comunidades digitales Después de la resolución política, con la victoria del MAS en 2020, durante un tiempo muy corto esto se ha apaciguado, pero hoy vemos que nuevamente las redes están siendo el espacio donde se está nucleando la polarización política. Pareciera que nuevamente desde ahí se está pregonando la idea de la negación de la otredad política, hoy en un contexto todavía mucho más fragmentado y con burbujas mucho más pequeñas”.

¿Soluciones?

El debate sobre la legislación de la IA en Estados Unidos y Europa está en marcha, aunque aparece a todas luces superado por la velocidad de los cambios que está generando esta tecnología. Las elecciones en Norteamérica serán un enorme campo de prueba para ver dónde están las capacidades de los algoritmos para obrar en las campañas de información y desinformación. Además, servirán para verificar hasta dónde estas herramientas pueden ser controladas, o no, mediante legislación. En criterio del politólogo, “la última generación de tecnología aplicada al uso de la comunicación política en los procesos electorales es prácticamente como un tsunami que es incapaz de ser controlado por los paradigmas jurídicos normativos en el mundo. Es imposible hoy controlar toda la aplicación de IA y big data en los procesos electorales. Son herramientas que están siendo usadas en el mundo, muchas de manera experimental, pero que están siendo centrales en todas las campañas electorales. Más aun, están siendo determinantes para quienes generan los discursos de extremos. Por ejemplo, la campaña presidencial reciente en Argentina ha tenido una utilización clave de las redes sociales en la generación de opinión pública. Hay que tener en cuenta que Javier Milei es un fenómeno que nace en los medios tradicionales, pero que se masifica en las redes. Otra elección que acaba de pasar, la de El Salvador, ahí se tiene todo un manejo de big data, de narrativa política, el despliegue de los fuertes tentáculos de la tecnopolítica.

La experiencia Nayib Bukele terminó con una victoria contundente. A partir de todo lo anterior, veo que el mundo todavía no está preparado para terminar de advertir los riesgos que puede generar la aplicación de la tecnopolítica, más todavía con esta última generación de IA. Se han hecho muchos intentos por intentar controlar lo que es el uso de los datos, por intentar controlar cuánto pueden perforar en la privacidad, en las redes sociales. Siguen siendo insuficientes”.

Quiroz apunta que “el diálogo y el acercamiento a personas que piensan diferente es hoy más que nunca la estrategia principal para contrarrestar los efectos negativos a nivel social, pero, ante todo, se requieren políticas públicas informativas plurales y espacios de diálogo y concertación entre varios actores, no sólo los del sistema político, sino otros nuevos: empresas tecnológicas, grupos interesados especializados en informática, medios tradicionales y nuevos, líderes de opinión tradicionales y digitales, el Órgano Electoral Plurinacional, organizaciones políticas, empresas de datos, de marketing, de producción de comunicación. Se necesita una enorme capacidad de diálogo. Además, Se requiere dar transparencia en los procesos de financiación de campañas, de contratación de empresas y especialistas, contratación de publicidad en plataformas digitales”.

(*)Pablo Deheza es editor de Animal Político

Comparte y opina:

Cómo y por qué invertir en el sector inmobiliario

Gustavo Pereyra analiza el aporte de los desarrolladores de las ciudades y las oportunidades que existen.

Las inversiones en viviendas y locales comerciales son seguras y permiten planificar flujos de caja a largo plazo.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 06:45

Bienes raíces

Los sectores constructor e inmobiliario generan más de 1,8 millones de empleos directos e indirectos, dinamizan un clúster de proveedores de servicios y productos que atraen nuevas inversiones al país.

Construir, comprar y vender bienes en Bolivia genera empleos, dinamiza los salarios e inversiones y se ha constituido en un sector relevante para el desarrollo del país. De acuerdo con el INE, entre enero y noviembre de 2023 se vendieron más de 3,6 millones de toneladas métricas de cemento en el país; es decir 167.800 toneladas métricas que el periodo similar de 2022.

Así también, hasta 2023, el sector de la construcción, según la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), generó unos 450.000 empleos directos y 1 millón de trabajos indirectos, mientras que el sector inmobiliario dinamizó, según la Cámara Boliviana de Desarrolladores Inmobiliarios (CBDI), más de 100.000 oficios directos y unos 250.00 indirectos, haciendo un total de 1,8 millones de personas en promedio que han apuntalado este sector.

Esta cifra, representa mucho más que los empleos que generan otros sectores también relevantes para la economía como el de hidrocarburos, el agro e incluso la minería. Así también hasta diciembre de 2022 –última cifra publicada por el INE– el sector de la construcción aportó con un 4% al PIB (Producto Interno Bruto) a precios básicos.

El sector demanda conocimiento, buena planificación y excelente ejecución.
El sector demanda conocimiento, buena planificación y excelente ejecución.

Gustavo Pereyra, arquitecto, director de Cainco, vicepresidente de la CBDI y gerente general de The Landmark Group (TLG) aseguró que el sector se dinamiza con inversiones privadas y públicas y la nueva tendencia se centra en el sector corporativo, específicamente de oficinas. El experto mencionó al menos otros tres aportes de ambos sectores al país.

Primero, señala que detrás de cada obra en construcción en el país hay una decena de negocios que participan del proceso. Por ejemplo, si la obra es financiada, hay un banco o una cooperativa que ha aprobado un crédito; después están los proveedores de fierro, cemento, áridos y cerámicas; en caso de que sea con un contratista, hay un equipo de albañiles especializados en pisos, techos, estructuras y demás; también hay arquitectos, ingenieros, decoradores y otros profesionales que también se benefician de la obra. Se debe sumar a este clúster el servicio de los transportistas, ferreteros, vidrieros, pintores, eléctricos, carpinteros, entre muchos otros que durante varios meses abastecen y proveen de materiales y servicios a diversas obras. Debe contarse también a las empresas inmobiliarias, que participan en la comercialización.

También puede leer: El endurecimiento monetario tiene para largo en 2024

En segundo lugar, el sector inmobiliario se constituye en un importante indicador de la estabilidad financiera de un país. Cuando los precios de las propiedades están en alza, refleja una fuerte demanda en el mercado, lo que puede indicar que hay una economía estable. Sin embargo, si los precios de las propiedades están en descenso, puede ser una señal que la economía tiene ciertas dificultades. Esta realidad, atrae nuevas inversiones y empresas que ven oportunidades para aterrizar y desarrollar nuevos proyectos.

En tercer lugar, los sectores constructor e inmobiliario se constituyen en una fuente de ingreso a largo plazo. Invertir en proyectos de desarrollo inmobiliario es una iniciativa segura y duradera ya que, el propietario puede optar por el alquiler o el anticrético y proyectar ingresos durante varios años hasta que cubra su inversión inicial. Es importante, según Pereyra, que los inversionistas sigan las tendencias y conozcan al consumidor.

“Actualmente las oficias corporativas se han constituido en la principal tendencia en el sector, sobre todo las que tienen condiciones favorables para microempresarios y emprendedores. OFIX, por ejemplo, es un proyecto que está ubicado en el denominado triángulo de Oro de Santa Cruz, frente a un área verde importante y muy cerca de puntos estratégicos en la capital. Así también cuenta con espacios distribuidos equitativamente para generar una gran experiencia entre los visitantes y está siendo edificado con materiales respetuosos del ambiente”, afirma el profesional.

Temas Relacionados

Comparte y opina: