Voces

Monday 22 Apr 2024 | Actualizado a 00:36 AM

Despenalización de las drogas duras

Bret Stephens

/ 3 de agosto de 2023 / 08:13

¿Qué tan pronto es demasiado pronto para llamar a una obsesión política progresista y libertaria un fiasco de política pública? En el caso de la Ley de Recuperación y Tratamiento de la Adicción a las Drogas de Oregón, mejor conocida como Medida 110, el momento no puede llegar lo suficientemente pronto. En 2020, los votantes de Oregón aprobaron, con un 58% a favor, una medida para despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de drogas duras como cocaína, heroína y metanfetamina y establecer un programa de tratamiento de drogas financiado con los ingresos fiscales de las ventas de marihuana. Aquellos atrapados con menos de un gramo de heroína o menos de dos gramos de metanfetamina reciben el equivalente a una multa de tránsito, con una multa de $us 100 que se puede cancelar llamando a un número de referencia de tratamiento y aceptando participar en una evaluación de salud.

Los partidarios de la medida lo calificaron como un gran primer paso y un cambio de paradigma que reduciría las tasas de sobredosis, disminuiría la propagación de enfermedades, reduciría las desigualdades raciales y facilitaría que los adictos busquen tratamiento. La Drug Policy Alliance, que gastó millones para ayudar a aprobar la medida, la calificó como “el mayor golpe a la guerra contra las drogas hasta la fecha” y celebró su supuesto éxito en un ingenioso video. Ahora viene el control de la realidad.

Lea también: La herida autoinfligida de Israel

En 2019 hubo 280 muertes por sobredosis de opioides no intencionales en Oregón. En 2021 hubo 745 . En 2019 hubo 413 tiroteos en Portland. En 2022 había 1.309 . (Los números han disminuido un poco este año). De las 4.000 citaciones por uso de drogas emitidas en Oregón durante los dos primeros años de la Medida 110, descubrió The Economist, solo 40 personas llamaron a la línea directa y estaban interesadas en recibir tratamiento. “Le ha costado a los contribuyentes $us 7.000 por llamada”, informó The Economist. La cantidad de personas que viven en la calle en el condado de Multnomah, que incluye a Portland, aumentó en un 29% de enero de 2022 a enero de 2023.

En su defensa, los defensores de la Medida 110, cuyo apoyo se ha desplomado, argumentan que la despenalización aún está en sus inicios y que los fondos para la reducción de daños, la vivienda y otros servicios han tardado en llegar. Algunos también señalan a Portugal, que despenalizó las drogas duras para uso personal en 2001 con bombos y platillos, como un ejemplo de lo que la despenalización ha logrado a lo largo del tiempo. Entonces, ¿cómo va eso? No tan bien, como sugirió el mes pasado un informe de Anthony Faiola y Catarina Fernandes Martins de The Washington Post. Aquí, también, los defensores del sistema apuntan a la escasez de fondos, especialmente para el tratamiento.

Algunos lectores de esta columna responderán que, sean cuales sean los problemas en Portland o Portugal, no queremos volver al costo, la violencia y la aparente infructuosidad de la vieja guerra contra las drogas. Pero eso depende de si el precio de la guerra sin fin supera o no alcanza el precio de la rendición permanente.

A juzgar por la catástrofe que se desarrolla en Oregón, lo pensaría dos veces antes de replicar este experimento imprudente en otro lugar.

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Netanyahu debe irse

Bret Stephens

/ 10 de abril de 2024 / 06:35

No es ningún secreto para los lectores de esta columna mi postura sobre la guerra de Israel en Gaza. Israel debe destruir a Hamás como fuerza militar y política en el territorio y al mismo tiempo minimizar el daño a los civiles. Debe hacer todo lo que pueda para rescatar a sus rehenes sin poner en peligro el objetivo primordial de destruir a Hamás. Debe, mediante la diplomacia o la fuerza, expulsar a Hezbollah de la frontera sur del Líbano, para que 60.000 israelíes puedan regresar sanos y salvos a sus hogares en el norte. Debe llevar la batalla directamente, como lo hizo la semana pasada en Damasco, a los patrocinadores de Hamás y Hezbolá, ya sea en Siria, Qatar o Irán. Y para que todo eso suceda efectivamente, Benjamín Netanyahu debe irse.

He escrito versiones de esta columna antes, pero el desastroso compromiso de Netanyahu con Hamás antes de que llevara a cabo la masacre del 7 de octubre y su conducción de la guerra desde entonces la han hecho vital. La necesidad volvió a quedar dolorosamente obvia cuando Nir Barkat, un ministro israelí de centroderecha y exalcalde de Jerusalén, fue destruido en el programa Morning Joe de MSNBC. Barkat es un hombre decente y valiente que podría ser un futuro primer ministro creíble. Pero se derrumbó cuando el presentador del programa, Joe Scarborough, lo retó a explicar las políticas de Netanyahu antes del 7 de octubre.

Consulte también: El odio que no conoce su nombre

¿Por qué Netanyahu le pidió a Qatar que financiara a Hamás con cientos de millones apenas unas semanas antes de la masacre? ¿Por qué la mayor parte del ejército israelí no estaba cerca de Gaza en las primeras horas del ataque? ¿Por qué el gobierno israelí tiene respuestas tan torpes cuando se trata de necesidades humanitarias legítimas en Gaza?

Barkat afirmó, débilmente, que la política había sido equivocada y que todo se investigaría después de la guerra. Cuando un ministro israelí se ve obligado a humillarse en la televisión estadounidense porque no puede reunir ni los sofismas ni el servilismo que requeriría una respuesta más suave, es una señal de que está en el gobierno equivocado.

¿Dónde se encuentra Israel después de seis meses de guerra? No en un buen lugar. Netanyahu y sus generales siguen insistiendo, al estilo Westmoreland, en que la victoria en Gaza está a la vuelta de la esquina, al tiempo que proporcionan cifras de combatientes de Hamás asesinados.

Netanyahu ahora argumenta que no debería haber ningún cambio de gobierno hasta que termine la guerra. Ese argumento parece cada vez más interesado cuanto más se prolonga la guerra. También es un mal argumento. A las democracias parlamentarias que se ven cargadas con malos líderes en momentos de emergencia nacional les va bien cuando se deshacen de esos líderes.

Es peligroso para un país en guerra ser dirigido por alguien a quien la gente no apoya ni en quien no confía. El 71% de los israelíes quiere que Netanyahu sea expulsado de su cargo, según las encuestas publicadas el domingo, y el 66% quiere que se convoquen elecciones anticipadas.

Espero que Barkat reflexione sobre su vergüenza de Morning Joe y se pregunte si apoyar al líder de su partido es un precio que está dispuesto a pagar. Espero que otros altos miembros del gobierno de Israel también consideren su sentido de responsabilidad nacional por encima de sus posiciones políticas. Israel no puede darse el lujo de perder esta guerra. Pero necesita perder a un líder que no lo esté ganando.

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El odio que no conoce su nombre

¿Qué hacer? Los gobiernos por sí solos, afirmó, no pueden resolver el problema

Bret Stephens

/ 15 de noviembre de 2023 / 08:45

Cuando la historiadora Deborah Lipstadt derrotó una demanda por difamación presentada contra ella en un tribunal británico por el negador del Holocausto David Irving en abril de 2000, era casi posible imaginar que el antisemitismo algún día podría convertirse en una cosa del pasado, al menos en gran parte de Occidente. Viajar a Israel no fue una elección ideológicamente complicada. Llevar una estrella de David no era personalmente riesgoso. Los campus universitarios no se sentían hostiles hacia los estudiantes judíos. Las sinagogas (al menos en los Estados Unidos) no tenían policías estacionados afuera de sus puertas.

Ya no. La Liga Antidifamación registró 751 incidentes antisemitas en Estados Unidos en 2013. Hubo 3.697 en 2022. Hubo un aumento de casi el 400% en las dos semanas posteriores a la masacre de Hamás del 7 de octubre en comparación con el año anterior.

Lea también: La farsa de ‘Nunca más Trumper’

Hoy, Lipstadt es la enviada especial de Estados Unidos para monitorear y combatir el antisemitismo, y su batalla contra Irving (el tema de la película de 2016 Denial) parece casi pintoresca. “Nunca imaginé que el antisemitismo llegaría a ser tan grave”, me dijo cuando hablé con ella por teléfono. «Hay algo en esto que es diferente de todo lo que he visto personalmente».

Una de esas diferencias, sugerí, es que el antisemitismo es el odio que no conoce su propio nombre. Lipstadt admitió que al menos algunas personas no tienen idea. Pero muchos más lo hacen: un llamado a “un Estado puramente palestino sin judíos”. Y añadió: “Quizás quieras redefinirlo, pero lo que ha representado durante décadas está bastante claro”.

En cuanto al antisionismo (que nunca debe confundirse con la crítica ordinaria, incluso estricta, de la política israelí), “tenemos que hacer una distinción histórica”, dijo. Hace un siglo, antes de la creación del Estado de Israel, las cuestiones sobre el sionismo eran “más un debate político o intelectual. Pero cuando se habla de un Estado con 7,1 millones de judíos y se dice que no tienen derecho a existir y que deberían irse a otro lugar, eso es mucho más que una cuestión ideológica”.

También señaló las modas académicas de las últimas dos décadas, “narrativas o ideologías que pueden no comenzar como antisemitas pero terminan pintando al judío como otro, como una fuente de opresión en lugar de haber sido oprimido”. Una de esas narrativas es que los judíos son “más poderosos, más ricos, más inteligentes y más maliciosamente” que otros y, por lo tanto, deben ser detenidos por cualquier medio necesario.

La idea de que oponerse al poder judío puede ser una cuestión de golpear hacia arriba, en lugar de hacia abajo, encaja perfectamente en la narrativa que justifica cualquier forma de oposición a aquellos con poder y privilegios, ambas palabras sucias en las universidades de hoy. Así es como la “resistencia” de Hamás se ha convertido en la nueva moda radical.

El desafío que enfrenta Lipstadt no se limita a los campus. Es mundial: las calles de Londres ( que vieron un aumento del 1.350 por ciento en los crímenes de odio antisemitas en las primeras semanas de octubre respecto del año anterior) y en los medios estatales chinos (que albergan páginas de discusión sobre el control judío de la riqueza estadounidense ) y en los inmigrantes musulmanes. comunidades de toda Europa (con musulmanes repartiendo dulces en un barrio de Berlín para celebrar los ataques del 7 de octubre).

Lipstadt fue clara acerca de adónde conduce esto: “Nunca una sociedad ha tolerado expresiones abiertas de antisemitismo y ha seguido siendo una sociedad democrática”. ¿Qué hacer? Los gobiernos por sí solos, afirmó, no pueden resolver el problema.

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La farsa de ‘Nunca más Trumper’

Trump, el hombre que todos asumieron que no podía ganar en 2016, lo hizo

Bret Stephens

/ 10 de agosto de 2023 / 09:10

Poco después de las elecciones intermedias del año pasado, cuando los republicanos no lograron tomar el Senado y obtuvieron solo una pequeña mayoría en la Cámara, Paul Ryan concedió una entrevista a Jonathan Karl de ABC en la que se describió a sí mismo como un «Trumpista de Nunca Más» . Vale la pena recordar lo que Ryan y otros republicanos dijeron sobre Donald Trump la primera vez que se postuló para ver en qué farsa podría convertirse esta débil autodesignación. En 2015, Ryan, entonces presidente de la Cámara de Representantes, denunció la prohibición musulmana propuesta por Trump como “no conservadurismo”, “no es lo que representa este partido” y “no es lo que representa este país”. Ted Cruz llamó a Trump un “ cobarde llorón” por insultar a su esposa, Heidi, antes de declarar que “Donald Trump no será el nominado”.

Todos se plegaron, y se plegarán de nuevo. Su punto de principio no era que Trump había cruzado tantas líneas morales y éticas que preferirían vivir con un demócrata al que pudieran oponerse honorablemente que con un republicano al que se verían obligados a defender deshonrosamente. Su punto era que Trump no podía ganar. Cuando lo hizo, se volvieron impotentes para oponerse a él. Siete años después, no han aprendido nada.

Lea también: Despenalización de las drogas duras

En ABC, Ryan dijo que estaba “orgulloso de los logros” de los años de Trump, citando la reforma fiscal, la desregulación, la reforma de la justicia penal y los jueces conservadores de la Corte Suprema y los jueces federales. Entonces, ¿por qué oponerse a Trump en 2024? “Porque quiero ganar”, dijo Ryan, “y perdemos con Trump. Fue muy claro para nosotros en el ’18, en el ’20 y ahora en 2022″.

Lo mejor que se puede decir sobre este argumento es que es una forma medio inteligente de Ryan y el tipo de «republicanos normales» que representa para saludarse y absolverse al mismo tiempo, para afirmar, en efecto, que la política conservadora gana. Que los años de Trump fueron obra de ellos, mientras que las derrotas electorales republicanas fueron todas suyas.

Pero el análisis es inestable en sus premisas y peligroso en sus implicaciones, al menos para los republicanos como Ryan. Trump, el hombre que todos asumieron que no podía ganar en 2016, lo hizo. Que Ryan diga “perdemos con Trump” puede o no ser correcto, pero no lucha con el hecho de que los republicanos no pueden ganar sin él.

En cuanto al peligro del argumento de Ryan, es que no aborda lo que realmente aqueja al Partido Republicano. El problema para los republicanos no radica en la dificultad de mantener unida una coalición dividida de conservadores MAGA y no MAGA. Se encuentra en la deprimente combinación de matones MAGA y cobardes que no son MAGA, con personas como Ryan como un excelente ejemplo de lo último. Si hay algo más despreciable que ser villano es ser cómplice, menos culpable que el primero, pero también menos convincente, confiado y fuerte.

Eso es lo que pasó con el lado del Partido Republicano de Ryan en los años de Trump. Cada victoria política que ayudaron a lograr fue una victoria política para Trump y su lado del partido. Pero cada desgracia trumpiana fue una desgracia para el lado de Ryan, pero no para Trump. Las mentiras electorales de 2020 y el 6 de enero y la flagrante obstrucción de la justicia por parte de Trump en el caso de los documentos pueden perturbar la conciencia de Ryan. ¿La multitud de MAGA? Están bien con eso. Es por eso que Trump ahora navega hacia la renominación, para disgusto de los conservadores que asumieron que ya se habría desvanecido. Con la honorable excepción de Asa Hutchinson y la intrigante Chris Christie, ninguno de los llamados oponentes más notables de Trump se ha molestado en oponerse a él. Vivek Ramaswamy quiere ser una versión más joven de Trump; Ron DeSantis es una versión más enojada. Pero así como la gente preferirá un villano a un cómplice, preferirá el original a la imitación.

Incluso en este punto, puede ser demasiado tarde para cambiar la dinámica fundamental de la carrera republicana, particularmente porque cada nueva acusación criminal fortalece el control político de Trump y promueve su argumento de que es víctima de una conspiración del estado profundo. Pero si los Paul Ryan del mundo conservador quieren presentar un caso convincente contra Trump, no puede ser que no sea elegible. Es que es irredimible. Es que trajo vergüenza al partido de Lincoln; que violó su juramento a la Constitución; que tradujo todos los valores que los republicanos alguna vez afirmaron representar; y que no lo apoyarán si es el candidato republicano. Es posible que eso no impida que Trump sea nominado o incluso la presidencia. Pero en cualquier camino a la redención, el punto de partida tiene que ser la verdad, sobre todo cuando es difícil.

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La herida autoinfligida de Israel

Un estadista se sacrifica por su nación. Un demagogo sacrifica su nación por sí mismo

Bret Stephens

/ 26 de julio de 2023 / 07:18

El lunes, la Asociación Antropológica Estadounidense aprobó una resolución que boicotea las instituciones académicas israelíes. Es el tipo de gesto antiliberal y curiosamente dirigido que en cualquier otro día me hubiera enfurecido. Pero, ¿por qué preocuparse por los daños que algunos antropólogos irresponsables están tratando de infligir al Estado judío cuando ese Estado se está haciendo mucho peor a sí mismo?

La resolución del grupo coincidió con la votación de la Knesset israelí para aprobar una legislación contenciosa que limita el poder del poder judicial. Este es un verdadero desastre para Israel no porque el proyecto de ley sea “antidemocrático”, sino porque corre el riesgo de privar al país de su arma más poderosa: la feroz lealtad de sus ciudadanos más productivos y cívicamente comprometidos.

Es por eso que los detalles de la legislación importan menos que la forma en que se llevó a cabo y los motivos de quienes la defendieron. En su mayor parte, representan a los ciudadanos menos productivos y comprometidos de Israel: judíos ultraortodoxos que quieren exenciones militares y bienestar, colonos que quieren ser una ley en sí mismos, ideólogos en grupos de expertos que abusan de su mayoría temporal para asegurar exenciones, derechos, inmunidades y otros privilegios que se burlan de la idea de igualdad ante la ley.

Lea también: Encerrarlo

Eso no quiere decir que la idea de la reforma judicial carezca de mérito, al menos en abstracto. Israel tiene un poder judicial inusualmente poderoso que durante varias décadas se arrogó poderes que nunca se otorgaron democráticamente y que en otros lugares se consideran estrictamente políticos, como juzgar la “razonabilidad” de los nombramientos y acciones ministeriales. La doctrina de la «razonabilidad» fue el tema de la legislación del lunes.

Al mismo tiempo, Israel no tiene una constitución escrita que delinee claramente, como la de Estados Unidos, la separación de poderes. Y no tiene un control institucional significativo sobre el ejecutivo y la legislatura que no sea la Corte Suprema. Es el tribunal el que garantiza que se respeten los derechos humanos, civiles, de las mujeres y de las minorías y que las mayorías parlamentarias no puedan simplemente hacer lo que les plazca.

Bajo un primer ministro más escrupuloso que Benjamin Netanyahu, se podría haber logrado un gran compromiso entre el gobierno y la oposición, uno que podría haber controlado al poder judicial sin destriparlo, dando a ninguna de las partes una victoria total pero preservando un amplio consenso social. Isaac Herzog, el presidente de Israel, pasó meses con asesores legales elaborando propuestas que hubieran hecho exactamente eso.

Pero el objetivo de la legislación no es la reforma, y mucho menos el consenso. Es un ejercicio de poder político en bruto llevado a cabo por legisladores empeñados en tratar de lograr la impunidad legal de un tribunal que ha tratado de hacerlos rendir cuentas. Israel no estaría en este colapso nacional si Netanyahu no estuviera tratando de librarse de su acusación criminal aferrándose al poder en su coalición de intolerantes, corruptos, dependientes y extremistas .

Un estadista se sacrifica por su nación. Un demagogo sacrifica su nación por sí mismo.

Los israelíes tienen una inclinación por la hipérbole, y esta semana ha traído muchos lamentos sobre el “fin de la democracia israelí”. Ese es un consejo injustificado de desesperación, así como una exageración: la democracia israelí ha sobrevivido a cosas peores. Aún así, como me recuerda un amigo en Jerusalén, hay un viejo proverbio jasídico: «Toda caída comienza con una inclinación».

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Encerrarlo

Bret Stephens

/ 14 de junio de 2023 / 08:22

Durante muchos años, pero especialmente en los últimos tres, los conservadores han advertido sobre los peligros de un sistema de justicia penal que es demasiado reacio a encarcelar y mantener a personas peligrosas. La ley es la ley. Las violaciones de la misma deben ser procesadas. Somos, y debemos seguir siendo, la tierra de la justicia igualitaria, no la justicia social dictada por las fijaciones ideológicas de estadounidenses enojados. Estos mismos conservadores deberían tratar de ser consistentes cuando se trata de la acusación federal de Donald Trump.

Es sorprendente leer la acusación de 37 cargos del gran jurado, con sus representaciones de un expresidente que trata la ley con el desdeñoso desdén de un capo de la mafia, pero sin la preocupación de un catedrático por cubrir sus huellas. Es aún más sorprendente escuchar lo que algunos de los miembros de la comunidad legal que han sido defensores de Trump tienen que decir al respecto.

Nada de esto influirá en la base de Trump porque nada los influirá a ellos. No importa que fueran los más indignados en 2016 por el supuesto mal manejo de documentos clasificados por parte de Hillary Clinton. O los más disgustados por la conclusión del entonces director del FBI, James Comey, de que “ningún fiscal razonable” presentaría cargos contra ella. O el “Enciérrenla” más vigorosamente animado en la convención republicana de ese verano.

Lea también: Lecciones del terremoto de 1985

Pero, ¿qué pasa con los conservadores más tradicionales que saben que las elecciones de 2020 no fueron robadas, que el 6 de enero fue una desgracia para la historia, que Trump es un afortunado perdedor en serie cuyo narcisismo sin fondo sigue costando a los republicanos ganar el Senado y las carreras para gobernador, que toda su presidencia fue un viaje de placer borracho con un conductor imprudente dando vueltas a gran velocidad, que su renominación como candidato republicano le daría al presidente Biden su mejor oportunidad para la reelección y que otra presidencia de Trump sería una orgía de política mezquina retribución y formulación de políticas imprudentes que harían que su primer mandato pareciera, en comparación, responsable y dócil? Son, con pocas excepciones, en decúbito supino.

Sus excusas para Trump han recorrido toda la gama. Hubo afirmaciones legalmente inexactas sobre la Ley de Registros Presidenciales, que no le da a Trump el tiempo que quiera para devolver los documentos al archivero de los Estados Unidos. Existía la idea de que Trump se aferró a los documentos porque era un acaparador o que tenía poca idea de lo que contenían o que los secretos que contenían no eran serios. Los cargos de la acusación indican poderosamente lo contrario.

Sigue siendo cierto que el enjuiciamiento federal de Trump, junto con su posible condena y encarcelamiento, será un momento fatídico en la historia de Estados Unidos. Mucho más fatídico hubiera sido la falta de procesamiento. Si Trump puede estar por encima de la ley, en un caso de este tipo, entonces habremos perdido el estado de derecho.

En cuanto a consideraciones más amplias de justicia, tanto de tipo legal como cósmico, el idioma inglés está bien provisto de frases para ocasiones como esta.

(*) Bret Stephens es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina: