Wednesday 24 Jul 2024 | Actualizado a 22:10 PM

The Power LGTBI y una obra que revienta en emociones

/ 24 de septiembre de 2023 / 06:28

‘Reventar o romperlo todo’ es una obra teatral que refleja las vivencias de jóvenes activistas

La organización juvenil de activismo y arte en diversidades sexuales, The Power LGTBI, un colectivo cada día más visible y relevante para las militancias antipatriarcales en Santa Cruz, realizó el 16 de septiembre su festival Rompiendo Moldes, cosechando una interesantísima y masiva asistencia, con un número de público para nada despreciable, demostrando el potencial de convocatoria que poseen, capturando el interés colectivo de la gente y cumpliendo con altura su programa. El evento fue en el AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), convirtiéndose en una actividad digna de repetirse.

Lo más destacable de la noche ha sido la presentación de su mayor proyecto artístico y de gran aporte cultural que hasta ahora han tenido como colectivo, la obra de teatro Reventar o romper todo. Trata de la vivencia de siete jóvenes que forman parte de las diversidades sexuales y viven en un mismo barrio de la capital cruceña, un barrio en el que todo parece mantenerse quieto, en orden, disciplinado a los moldes sociales de la moral cristiana que predomina en esta ciudad. Un buen día deciden dejar de callar, contrariar el silenciamiento de sus cuerpos, ser ellos y ellas mismas, expresar lo que son, abandonar el miedo, contar sus propias experiencias, llorar sus pérdidas, hablar de sus propias familias, enamorarse perdidamente, cuestionar la violencia, despreciar la discriminación y refutar el lugar que se les había impuesto.

También puede leer: El Banco Mundial pone fin a su plan de financiación en Uganda por la adopción de la ley anti LGTBI

La obra es vibrante, fácil de digerir, sincera, simple y hermosa en sus diálogos. Rescata el testimonio de sus propios protagonistas y se desarrolla con escenas de gran emocionalidad, siendo musicalizada con joyas icónicas que le han dado ritmo e identidad al ambiente LGBTIQ+ de todos los tiempos: A quién le importa, Yes sir I can boggie, Words, Another Brick in the Wall, Crazy in Love, Somebody To love, etc., coronando con un himno cruceño, devolviendo el contexto de la obra a la Santa Cruz diversa que se niega a reconocerse como tal, Mi viejo Santa Cruz, de la gran Arminda Alba. La obra fácilmente podría elevarse y convertirse en un gran musical LGBTIQ+ de gran producción para el futuro.

La obra se presentó en el teatro de la AECID en Santa Cruz de la Sierra.
La obra se presentó en el teatro de la AECID en Santa Cruz de la Sierra. Fotos: Redes Sociales

Cinco puntos a destacar

  1. Los y las protagonistas (Jean Carlos León Parada, José Miguel Hurtado Cuellar, Jerson López Ramirez, Catalina Mercado Parada, Victor Moisés Villarroel, Camila Valle y Esther Mora) retratan la experiencia de hombres, mujeres, personas no binarias, gays, lesbianas, trans, bisexuales, y seguramente muchas otras subjetividades sexoafectivas más, sin dejar a nadie afuera, un elenco que si bien no está conformado por actrices ni actores formados, se desempeñan con gran solidez en el escenario, transmitiendo una ternura que desborda las emociones. El papel de Catalina Mercado se vuelve central y cobra un gran impacto por la fuerte historia de vida que comparte durante la obra.
  2. Es valioso el desafío en la dramaturgia y dirección a cargo de Pablo Rodolfo Rodríguez Gamón, un artista joven haciendo este trabajo por primera vez en su carrera, dirigiendo un grupo más dedicado al activismo que a la actuación, pero logrando un producto de calidad y de gran energía creativa.
  3. La producción a cargo del destacado líder juvenil Yeremy Antelo y de todas las personas integrantes de The Power LGTBI deja una impresión positiva, los materiales escenográficos y lúdicos entretienen, hacen que la obra funcione y atrape el interés del auditorio, que sea vista como algo novedoso, moderno y bien logrado. Usan herramientas multimedia para potenciar el nivel creativo de ciertas escenas. Un trabajo impecable que no falla en su desarrollo.
  4. La obra lanza datos históricos sobre la primera Marcha del Orgullo en Bolivia, transversalizando esa historia con la experiencia de sus protagonistas, conectando empáticamente con lo diversas que pueden ser las anécdotas de los y las jóvenes al participar por primera vez en la manifestación cultural y política más importante para las diversidades sexuales.
  5. La obra celebra la agenda de derechos por la que nuestra población todavía sigue en lucha, se habla de educación integral en sexualidad, emancipación corporal, amor, se celebra la feminidad marica, la energía lésbica, los vínculos familiares, la identidad, etc.
    Reventar o romper todo es una obra que vale la pena ver y espero que todo el equipo de The Power LGBTI pueda hacer realidad una temporada de exhibición en el escenario de teatro más importante que tiene Santa Cruz, la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche. Sería un conmovedor y alucinante logro a favor de toda la diversidad sexual cruceña.

Texto: Christian Egüez (Marica y Marginal)

Fotos: Redes Sociales

Temas Relacionados

La defensa de la Educación Integral en Sexualidad desde el arte

La Pesada Subversiva presentó una atrevida performance en la XXII Bienal de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de la Sierra

Una instalación, un manifiesto y una performance fueron la propuesta de La Pesada Subversiva.

Por Christian Egüez / Marica y marginal

/ 24 de septiembre de 2023 / 05:55

El colectivo transfeminista y disidente sexual La Pesada Subversiva participa en la XXII Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de la Sierra, siendo el único colectivo de activismo antipatriarcal y LGBTIQ+ del país que tiene presencia en el escenario de arte más importante de Santa Cruz. El proyecto de La Pesada Subversiva fue presentado el 4 de septiembre y ha comprendido tres partes, una instalación, un manifiesto y un performance; desarrollándose todo en las instalaciones del Centro de la Cultura Plurinacional (Arenales 369). La propuesta fue presentada por el colectivo y su selección ha sido un reconocimiento al aporte artístico-irreverente que vienen instalando en la capital cruceña desde hace cinco años las autoras de la emblemática muestra Revolución Orgullo y que ahora dan un paso más siendo parte de la bienal.

El proyecto se llama EIS: Educación Integral en Sexualidad vs. Educación Injusta y sexista. Está dirigido por la actriz, dramaturga y directora de teatro Mary Carmen Monje, con la participación de la artista drag Alberto Hurtado (Adri Kardashian), la activista afro Sharon Sánchez, el activista transfeminista y militante de izquierda Lucas Vargas, el activista por los derechos de las personas que viven con VIH Nicolás Miller, la filóloga Victoria Arcadia y las personas que integran La Pesada Subversiva: Axl Torrez, Fernanda Cuellar, Alejandra Menacho y Christian Egüez. El elenco fue pensado como una convergencia de voces militantes de las luchas y resistencias antipatriarcales de Santa Cruz.

La instalación

Es una serie de nueve pupitres intervenidos con diversos símbolos y temas referidos a la sexualidad, el cuerpo femenino, los derechos de la población trans, la carga sexual del Carnaval cruceño, la deserción escolar, la crítica a la iglesia, etc. En un fragmento del texto curatorial, se expresa: “Es en el colegio donde se instala la idea del aprendizaje y la función normativa que lo sostiene. Es ahí donde aprendimos a vestirnos bajo el binarismo de género y a sentir vergüenza de nuestros cuerpos, aprendimos a vivir la crueldad por ser diferentes, aprendimos que está mal ser lesbiana, gorda, flaca, afeminado, negra, tetona, pobre y marica. Aprendimos a que no podíamos ser débiles, aprendimos a acatar con sumisión la palabra de una autoridad, aprendimos a categorizar nuestro saber, aprendimos a ser evaluados y fuimos introducidos al sistema de violencia sin cuestionarlo. En esta instalación el pupitre deja de ser una máquina de control del cuerpo y se convierte en una máquina de desaprendizaje, reivindicando el kitsch-punk-glam de la cultura LGBTIQ+, la sexualidad diversa, el repudio feminista a la violencia machista, la plasticidad de la sociedad falocéntrica, las expresiones trans y la revalorización del cuerpo como un espacio soberano y digno de desaprender las normas del patriarcado”.

El Manifiesto

Así como la intervención de objetos, la producción de manifiestos son una de las cualidades características de La Pesada. Es habitual que los lean en marchas y manifestaciones callejeras, siendo muchas veces un centro de transmisión de ideas y discursos sobre diversas causas. El manifiesto presentado en la bienal lleva por título No es educación, es opresión y se centra en el repudio a un proyecto de ley que la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz busca promulgar bajo el nombre de “Ley departamental de protección integral de la vida y la familia”. La norma está apoyada por la Gobernación cruceña, es inconstitucional, borra los derechos LGBTIQ+, desconoce el derecho a la unión libre entre gays y lesbianas y pretende frenar la Educación Integral en Sexualidad (EIS) en las unidades educativas cruceñas.

Una parte del Manifiesto dice: “Todos, todas y todes somos producto de un sistema educativo patriarcal, represor, disciplinante y lunáticamente religioso. Hemos padecido las consecuencias de no haber recibido una educación justa para nuestros cuerpos e identidades diversas. Quieren volver a los tiempos de poderío absoluto. Quieren obligar a las niñas a parir hijos de violadores, quieren arrebatarnos el derecho de amar, quieren legalizar el odio y la discriminación. Quieren legalizar que la Unión Juvenil Cruceñista salga a patear maricones en la marcha del orgullo y a “feminazis” en la marcha del 8M ¿Vamos a permitir eso? No. ¿Vamos a permitir eso? No.”

La performance

La puesta en escena propuesta por La Pesada Subversiva en la bienal es corta pero punzante, usa la instalación como escenografía y parte de los diálogos salen del propio manifiesto. Es erótica, reivindicativa y transmite argumentos de alto contenido político. La presencia del cuerpo es su gran potencial y culmina con un homenaje a la intelectual Adela Zamudio que dice: “Si Adela Zamudio viviera, estuviera luchando con nosotras para garantizar una Educación Integral en Sexualidad. Si Adela Zamudio viviera, encabezaría el 8M y la marcha del orgullo.

También puede leer: Archivan caso contra 30 detenidos en redada a local LGBTIQ+ en Venezuela

“Si Adela Zamudio viviera, estuviese enseñando a las niñas y los niños a defenderse y no callarse ante la violencia sexual. Si Adela Zamudio viviera, defendería que las niñas embarazadas producto de violación accedan a la interrupción legal del embarazo.

“Si Adela Zamudio viviera, defendería la despenalización total del aborto para las mujeres y personas con capacidad de gestar. Si Adela Zamudio viviera, estuviese enseñando a los jóvenes que familia no solo es mamá y papá, que también pueden ser dos mamás o dos papás.

“Aquí estamos honrando la memoria de Adela, continuando su legado atrevido y rebelde, levantando la voz y enfrentando al poder. Aquí estamos las Adelas en versión lesbiana, marica, machorra, gay, bisexual, travesti, transgénero y transexual. La revolución educativa lleva el nombre de Adela y la vamos a hacer posible con fuerza y convicción”.

Para la puesta en escena se evocó la figura de la pensadora boliviana Adela Zamudio.
Para la puesta en escena se evocó la figura de la pensadora boliviana Adela Zamudio. Foto. REDES SOCIALES

Texto: Christian Egüez (Marica y Marginal)

Fotos: Redes Sociales

Temas Relacionados

Comparte y opina:

‘Eva Perón’, profundamente travesti

La obra del grupo cruceño Otero Moreno Teatro estará el 2 y 3 de mayo en el Fitaz.

/ 4 de mayo de 2018 / 04:22

El 1 de febrero, el director del Servicio Departamental de Salud de Santa Cruz, el señor Joaquín Monasterios, declaró en conferencia de prensa que “la práctica del travestismo se convierte en una de las principales causas de propagación” del VIH/sida. Nada más equivocado que eso. El travestismo en la historia ha sido un motor creativo de las más transgresoras revoluciones políticas, culturales y artísticas que podamos imaginar. La historia de la humanidad como del arte, no podría escribirse si no es con travestis y homosexuales desbordando los párrafos.
Así lo demuestra la obra Eva Perón, escrita por el dramaturgo argentino Copi (Raúl Damonte Botana) en 1970. En su estreno en París le valió un escándalo desatado por los fanáticos del peronismo que se atrevieron a estallar una bomba en plena sala. Es una obra atrevida, y llega revivida por Ubaldo Nallar y su valioso elenco Otero Moreno Teatro. Tuvo una larga temporada en Santa Cruz y ahora se traslada a La Paz para el Fitaz 2018 (2 y 3 de mayo, a las 21.30, en el Teatro de Cámara).
La obra pone en escena a una Eva Perón travesti, profundamente travesti, en el amplio sentido de la palabra, como jugando con los delirios de la política que hicieron de la exlíder argentina un ícono de la moral, las buenas costumbres, el glamour y la lucha por los más desposeídos. Es decir, una Eva de la mentira, como muchos de los próceres de la historia, construida por el discurso, el sufragio universal y la retórica de política partidaria.
Se muestra a una Eva encerrada en las paredes de un palacio, preocupada por sus lujosos vestidos y su apariencia, con el ánimo siempre al borde de la histeria, afligida por un supuesto cáncer de útero, acompañada por su madre —interesada por el dinero de la herencia—, un secretario (Ibiza, su amante) casi siempre libidinoso, el flamante Juan Domingo Perón, y una inocente enfermera que al final paga el mayor precio de la ficción turbulenta a la que hace referencia esta obra.
“¡Evita vive!”, se convirtió en una de las consignas más utilizadas en aquella época en la que el fallecimiento de la “Jefa espiritual de la nación” todavía despertaba nostalgias y movilizaciones. La Eva travesti de Copi cumple a cabalidad con la consigna; su muerte es inventada, construida, manipulada, igual que toda travesti que inventa, construye y moldea su cuerpo en el proceso de transformación y subversión de la identidad, el sexo y el género.
La enfermedad inventada por esta incendiaria Eva travesti, confabulada con un séquito que la adula, la soporta y al mismo tiempo conspira contra ella, no es entonces el cáncer de un útero ausente, sino la política que la inunda, esa enfermedad tóxica incurable que busca la gloria, la admiración, la notoriedad y por supuesto el poder.
La obra es altamente recomendable, con una trama afiladamente dramática, con momentos de humor que pueden mejorarse, con un elenco de actores que ajustan sus cuerpos, modales y gestos al pomposo vestuario utilizado para la construcción de los personajes travestis, sin hacer de esto una caricatura, una burla o una coronación bufa. Eva Perón es una sumatoria de travestismos tejiendo una conspiración infernal contra cualquier figura que ostenta perpetuarse en la memoria como ícono o héroe incuestionable.

  • Christian Egüez / Marica y marginal  Activista de la disidencia sexual

Comparte y opina:

Últimas Noticias