domingo 18 abr 2021 | Actualizado a 10:09

Hidrovía Paraguay-Paraná, una salida comercial al Atlántico

PUERTO. El complejo portuario Jennefer se encuentra instalado sobre el Canal Tamengo, afluente de la hidrovía.

/ 7 de abril de 2021 / 13:31

Este centro se ubica en el Parque Empresarial Coronado 2 de Santa Cruz y tiene capacidad para abastecer a 17 sucursales en diferentes regiones de Bolivia

COMERCIO

Una salida “natural y soberana” al mar por aguas internacionales es la hidrovía Paraguay-Paraná. Una ruta fluvial al Atlántico que reduce costos y tiempos logísticos pero que requiere de voluntad política y recursos para hacerla más navegable.

Según evaluación de Jorge Arias, presidente de la Sociedad Jennefer, impulsora del complejo portuario que lleva el mismo nombre, una salida “natural y soberana al mar por aguas internacionales se llama hidrovía Paraguay-Paraná, la cual debería convertirse en un corredor fluvial de integración, iniciativa que en lo diplomático compete a la Cancillería, al involucrar a Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina”, pero que también requiere la atención e incentivo del gobierno del presidente Luis Arce.

Para un mayor desvío de carga por esta ruta, que a la fecha se moviliza por la vía hacia el océano Pacífico, se requiere el dragado del Canal Tamengo —dijo—, lo cual implica una inversión de $us 6 millones a 8 millones por parte del Estado, un financiamiento que sería complementario al efectuado por el sector privado, como Puerto Jennefer, con lo cual quedaría expedito para su navegabilidad por la hidrovía Paraguay-Paraná.

“Así como la construcción y mantenimiento de caminos es una responsabilidad del Estado, igual debería ser con el Canal Tamengo, donde incluso está el Puerto Tamarinero de la Armada Boliviana; siendo que por esta vía desde hace más de 30 años se mueve carga fluvial/marítima, pero que podría multiplicarse rápidamente con una garantía de navegabilidad —algo que depende del calado—, debemos trabajar para que las líneas navieras internacionales se interesen en prestar este servicio creando “frecuencias” no solo de barcazas sino de pequeños barcos. Eso sí que sería un gran logro para el Gobierno actual”, argumenta.

Bolivia no es competitiva en el mercado exterior; muchas veces no por falta de tecnología o calidad de su producción, sino por una logística deficiente que deriva en altos costos de comercialización, reflexiona el ejecutivo.

Además, Arias cuestiona: “Hoy en día tenemos una importante oferta exportable e importantes volúmenes de importación, por qué no incentivar, como política de Estado, un mayor uso de los puertos bolivianos que ya existen en el Canal Tamengo”.

De igual manera, para el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, la hidrovía Paraguay-Paraná es una “salida natural de Bolivia al mar”, por aguas internacionales que el país a través de sus autoridades y empresas debería explotar más.

También enfatiza que la inversión que ejecutó Puerto Jennefer es destacable. “Gastaron más de $us 10 millones para dragar el Canal Tamengo y garantizar su navegabilidad, lo que incluso llevó a recuperar el ecosistema de la Laguna Cáceres que antes estaba virtualmente seca, totalmente contaminada por falta de agua, al extremo que la población tenía que ir a comprar agua al frente a Corumbá (Brasil), por eso el IBCE distinguió públicamente a Puerto Jennefer el 22 de marzo”, sostuvo.

En tanto, el presidente de la Sociedad Jennefer, Jorge Arias, anticipó a este medio que el complejo portuario tiene planificadas nuevas e importantes inversiones, especialmente para aumentar la eficiencia de sus operaciones y ubicarse en el mismo rate operacional (calificación) de otros puertos internacionales.

“Las dificultades de las operaciones por el océano Pacífico también están haciendo que los exportadores empiecen a migrar hacia la hidrovía Paraguay-Paraná, por los beneficios que la misma brinda, especialmente el contar un puerto 100% nacional, con todos los servicios y características de un puerto internacional, con la presencia de las diferentes instituciones del Estado que tienen que ver con los despachos de exportación e importación de mercaderías”, dijo.

También destaca que Puerto Jennefer ha definido en su nuevo plan estratégico, realizar nuevas inversiones que le permitan convertirse en un facilitador de las operaciones de comercio exterior para sus clientes.

Entre éstas, cita como ejemplo contar con un remolcador propio para enfrentar el problema de las aguas bajas a fin de no dejar de prestar el servicio a los exportadores e importadores, además de hacer una extensión del puerto para llevar las barcazas a Ladario (Brasil) para que los remolcadores troncales lleguen con barcazas con destino a Bolivia, y enganchen las que estén listas para llevarlas al mercado Intra-Mercosur o Resto del Mundo.

COMERCIO. La carga de exportación sumó 223.526 toneladas en la pasada gestión. Foto: Puerto Jennefer

PUERTO

Este embarcadero es internacional y se ubica en  Santa Cruz, estratégicamente instalado sobre el Canal Tamengo, afluente de la hidrovía Paraguay-Paraná.

Este complejo portuario inició sus actividades en 2011, como puerto fluvial y terminal granelera para exportación, al formar parte del Complejo Agroindustrial Portuario Nutrioil, firma boliviana importante que contribuye a la cadena de producción, distribución y desarrollo del sector de alimentos en el mercado interno y que también ofrece servicios de logística y comercialización nacional e internacional.

Durante la pandemia, la ruta fue una opción para el transporte

Pese a que la pandemia del coronavirus afectó a las operaciones de comercio exterior en todo el mundo en 2020, la hidrovía Paraguay-Paraná se constituyó en una alternativa de conexión logística de importación y exportación hacia el océano Atlántico.

Un ejemplo a destacar es que a través de esta vía se transportó la maquinaria y equipos del Parque Eólico para las localidades de Warnes, San Julián y El Dorado, en una inédita operación.

“Con esto, Bolivia se ha beneficiado enormemente puesto que, al ofrecer Puerto Jennefer una logística más económica, frente a la alternativa de traerla por el Pacífico por puertos chileno o peruanos, es algo inviable por el gran tamaño de las aspas (casi 70 metros), su alto peso y los motores de generación, resultaría imposible su transporte por tierra desde el nivel del mar para subir más de 4.000 metros de altura y descender luego a los 400 msnm para llegar a Santa Cruz”, explicó a este medio el presidente de la Sociedad Jennefer, Jorge Arias.

A esto se suman —dijo— los puentes en el trayecto, los cuales no aguantarían el peso y el estado de las carreteras, y que la posibilidad del transporte aéreo es costoso.

“Por tanto, esta operación de importación de semejante carga por Puerto Jennefer ahorró decenas de millones de dólares a Bolivia”, afirmó el ejecutivo.

TRANSPORTE

Conforme a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el pasado año el movimiento de carga presunta de exportación por la hidrovía Paraguay-Paraná alcanzó las 223.526 toneladas, mientras que de importación, 656.301 toneladas.

En el primer caso las operaciones se redujeron un 52% y en el segundo, 70% con relación a 2019. Cuando se planificó la creación de Puerto Jennefer, se hizo una proyección de mover 700.000 toneladas el primer año; y llegar a 1.000.000 de toneladas en el segundo, para luego ir aumentando 500.000 toneladas por gestión, con la meta de alcanzar las 5 millones de toneladas/año.

“El primer año (2019) conseguimos el objetivo muy bien, pero en 2020 nos impactaron externalidades como la pandemia, que supuso una paralización del comercio mundial, además de enfrentar el nivel más bajo de aguas en 50 años en el Canal Tamengo, a lo que se sumaron los problemas internos del país”, detalló Arias.

¿Cómo reactivar la minería con visión a 20 años?

Desarrollo. Una cumbre definirá el futuro del sector; surgen recomendaciones

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de abril de 2021 / 14:45

ECONOMÍA

El Gobierno busca elaborar una política minera para los próximos 20 años. Exploración, proyectos nuevos, inversiones e industrialización son temas que se analizará en una cumbre sectorial. Tres analistas hacen recomendaciones para reactivar el sector.

Cuando las exportaciones bolivianas totales de minerales cayeron un 27,3% el pasado año, con relación a 2019, el Gobierno se trazó el desafío de reactivar el sector minero metalúrgico del país y como paso inicial organiza una Cumbre Minera Nacional.

Los temas a tratar se relacionan con la prospección y exploración, proyectos nuevos, dotación de áreas mineras, asesoramiento técnico, financiamiento, medio ambiente, así como el fortalecimiento del proceso de industrialización con la creación de nuevas fundidoras y la reingeniería de las empresas estatales.

Además, se tiene previsto analizar una propuesta para conformar una comercializadora de oro que capte el 100% de la producción de este mineral.

Al respecto, el economista Horst Grebe señaló a LA RAZÓN que el cambio de la política minera debe ser “integral”, tomando en cuenta que los mercados internacionales de minerales están en competencia, debido a la existencia de producción más ventajosa y con mayores niveles de productividad e inversiones, a diferencia del caso boliviano.

“Se debe llevar adelante un análisis de las perspectivas de largo plazo, es decir, cuáles son los horizontes, qué se vislumbra en términos de la demanda internacional de los diferentes minerales y en qué medida Bolivia puede entrar a abastecer algunos mercados donde tenga mejores perspectivas que otros”, apuntó.

Además, —dijo— que cualquier cambio en el sector pasa por una modificación a la Ley 535 de Minería y Metalurgia (2014) que establece un tratamiento tributario “muy complicado” para las empresas mineras privadas.

“Hay que pensar en el cambio del orden minero como tal, donde existen diversos agentes, empresas estatales y privadas, cooperativistas y se favorece a los cooperativistas con una serie de medidas, siendo el sector que emplea mucha gente con muy baja productividad”, argumentó Grebe.

En tanto, el economista Jaime Dunn consideró importante que para trazar un plan para los próximos 20 años no solo se debe involucrar la reactivación de ciertas industrias como la minera.

“En este momento se deben reactivar todas las áreas posibles de la economía. La minería y la construcción fueron los sectores más golpeados durante la pandemia. Entonces, es correcta cualquier intención que nos lleve a la reactivación de esos sectores”, dijo.

En el caso específico de la minería es importante generar normativas, brindar seguridad jurídica, facilitar la exportación de los minerales e incentivar la atracción de inversión extranjera.

Un panorama que requiere “un cambio profundo del modelo económico, que abarca temas como el sistema legal, seguridad jurídica, normas laborales, el sistema tributario, definir en el mediano y largo plazo que el Estado cada vez pueda dar mayor participación y compartir el riesgo con los privados”, sostuvo.

Este último criterio de Dunn es compartido por el analista económico Jimmy Osorio, quien señaló a este medio que “se debe apostar a las alianzas públicoprivadas, a la inversión extranjera directa, además el país debe volverse otra vez atractivo para que lleguen capitales para desarrollar tecnología e implantarla, lo cual va a permitir que Bolivia reciba tecnología y capitales importantes, que generen empleo y dinamicen la economía”.

También coincide en que es un “buen momento” para reactivar sectores como el minero, pero que es necesario generar condiciones tanto jurídicas, políticas, así como sociales.

Asimismo, indicó que no se debe descuidar impulsar la minería del litio debido a que “estamos en un momento clave del desarrollo tecnológico mundial y Bolivia  está en la mira porque tiene una de las mayores reservas a nivel mundial y todavía no se ha industrializado ese sector”.

No obstante, Grebe sostiene que “el litio es una ilusión que estamos persiguiendo desde hace mucho tiempo y cuyo mercado no está muy claro, sobre todo en qué medida va a crecer significativamente, hay mucha información que no está comprobada”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el pasado año las exportaciones totales de minerales sumaron $us 3.089 millones. Un 27,3% menos que en 2019 cuando alcanzaron $us 4.250 millones. Y a febrero de este año llegaron a $us 773,9 millones.

El zinc es el principal mineral exportado en 2020, destacándose ventas por $us 820,4 millones.

Cualquier plan depende de la demanda externa

Según evaluación del economista Horst Grebe, cualquier plan o política en materia de minería y metalurgia depende de la demanda internacional, de los precios de las materias primas y las inversiones.

Citó como ejemplo que a la fecha el zinc tiene mejores mercados que el estaño, pero que esa situación es temporal porque está sujeto al requerimiento externo.

 Por ello, “el país necesita hacer, por una parte, mayor prospección minera y esas son inversiones de largo plazo. No es como la agricultura que uno siembra este año y la próxima gestión ya tiene la cosecha, incluso en el mismo año”, sostuvo.

En el sector de la minería, las inversiones se proyectan de 5 a 10 años, lo cual implica mejorar “significativamente” el conocimiento de los yacimientos mineralógicos en el país y su rentabilidad económica.

También es importante hacer un seguimiento de las tendencias tecnológicas en el mundo y crear instituciones “con mucho valor agregado intelectual” en el país, dijo. En tanto, el economista Jimmy Osorio reconoció que el sector de la minería tradicional tiene su mercado pero éste tiene fluctuaciones “muy fuertes” en las cotizaciones a nivel internacional.

Una muestra de ello es el oro; cuando su cotización internacional sube o baja, hace “tambalear” las Reservas Internacionales Netas (RIN) del país, justificó.

Para el analista económico Jaime Dunn, dada la coyuntura externa, en este momento es “urgente” la obtención de recursos y que sectores como la minería junto con el agrícola se “vuelven fundamentales para incrementar las exportaciones y atraer divisas del país”.

El sector minero busca reactivarse

OPORTUNIDAD

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe “Perspectivas de la Economía Mundial”, publicado el miércoles pasado, advierte que las perspectivas para Latinoamérica a largo plazo siguen dependiendo del rumbo que tome la pandemia. “La perspectiva dependen no solo del resultado de la batalla entre el virus y las vacunas, sino también de la eficacia con la que las políticas económicas implementadas en condiciones de alta incertidumbre pueden limitar el daño duradero de esta crisis sin precedentes”.

Según Dunn, se trata de una oportunidad, para países como Bolivia, para hacer cambios profundos en sus modelos económicos “en los que tomen en cuenta la economía sostenible, digitalizada con mayor flexibilidad y orientadas al comercio internacional”.

En ese marco, el analista reiteró que cualquier plan o política “debe contemplar todos los sectores económicos, de lo contrario se ratificaría la condición extractivista que tiene el país”.

LA RAZÓN intentó conversar sobre este tema con alguna autoridad del Ministerio de Minería y Metalurgia; sin embargo, pese al compromiso, su Unidad de Comunicación no atendió el requerimiento.

En todo caso, hasta el cierre de la presente edición no se confirmó la fecha de realización de la Cumbre Minera, solo que la pasada semana concluyeron las mesas de trabajo preparatorias de este evento, en las cuales participaron autoridades del sector, entidades descentralizadas, así como cooperativistas, empresas estatales y mineros privados.

Comparte y opina:

Ofertarán seguros en una primera Feria Virtual

Servicios. El evento busca impulsar conciencia aseguradora en la población

FERIA. Una muestra de las áreas que conforman la primera exposición virtual del sector de seguros

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de abril de 2021 / 14:38

SEGUROS

Con la finalidad de impulsar una mayor conciencia aseguradora entre la población boliviana, la Fundación Feicobol organiza la primera Feria Virtual de Seguros. Más de 30 empresas del sector ofertarán servicios y productos para salud, vida, accidentes, etc.

A través de la plataforma https://feriadeseguros.feicobol.com del 14 al 17 de abril, la población podrá registrarse de forma gratuita y acceder a esta exhibición de servicios de seguros de más de una treintena de compañías del rubro, establecidas en el país.

Seguros de vida, accidentes de tránsito, vivienda e incendios así como para vehículos, empresas, finanzas, bienes, antirrobos, educación y sobre todo para salud serán ofertados durante los cuatro días del evento virtual.

En esta feria, que es organizada por la Fundación Feicobol y la Asociación Boliviana de Aseguradores (ABA), con el apoyo de la Autoridad de Pensiones y Seguros (APS), se espera al menos 5.000 visitantes de diferentes regiones.

PREVISIÓN. Contar con un seguro brinda tranquilidad y protección. Foto: Feicobol

AGENDA

Se trata del primer evento ferial del año, con estas características, que busca constituirse en un espacio de información y educación para propiciar un intercambio comercial y de conocimiento, cuyo objetivo final es impulsar la cultura de seguros.

Se tiene prevista la participación de compañías aseguradoras, intermediarios de seguros, reaseguradoras, entre otros actores de esta actividad económica.

Tras la inauguración de este evento, las aseguradoras y otras empresas participantes podrán acceder a jornadas técnicas en las que se tratarán diferentes temáticas del mundo del seguro y la actualidad del sector.

Por ejemplo, el 14 de abril, para la primera jornada se tiene prevista la conferencia “La economía pospandemia en Bolivia y el mundo”. Un evento que contará con la participación de expertos de las principales compañías aseguradoras del país.

Además, en la programación figuran jornadas técnicas en las que se tratarán temas como: “La realidad del seguro en Bolivia” y “Alcances del seguro médico en Bolivia”, los cuales se desarrollarán el viernes.

Finalmente, en este encuentro la temática referida a cómo adaptar una empresa tradicional a la era digital, pensando en la importancia del marketing digital, será motivo de discusión de los participantes.

Conforme a datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS), un seguro es un contrato que se basa en transferir los riesgos a una aseguradora, que se encarga de indemnizar todo o parte del perjuicio que se produce, por la ocurrencia de un evento previsto en el contrato de seguros, previo pago de una prima.

Existen varios tipos, destacándose por su importancia y características los seguros generales, que son aquellos que amparan los riesgos que afecten a los bienes o al patrimonio de las personas naturales o jurídicas.

Así como los seguros personales, que son aquellos que tiene por objeto asegurado a la persona natural: su existencia, salud o integridad física. Y los seguros previsionales que comprenden los seguros de rentas vitalicias, seguros de invalidez y muerte por riesgo común y profesional.

La APS reportó a noviembre de 2020 que los siniestros directos del mercado asegurador nacional alcanzaron a $us 252,9 millones. La modalidad de seguros generales constituyó el 47,3% ($us 119,7 millones); seguros de fianzas el 0,6% ($us 1,5 millones); seguros obligatorios el 3,9% ($us 10,0 millones); seguros de personas el 36,7% ($us 92,9 millones) y seguros previsionales constituyó el 11,4% ($us 28,9 millones).

ALGUNOS SEGUROS

1 VIDA

Es un plan de protección creado para un individuo y su familia, que otorga un apoyo económico a la familia del asegurado ante el fallecimiento de éste por cualquier causa.

2 SALUD

Es un contrato entre la persona y la compañía de seguros a través del cual una persona compra un plan y la compañía accede a cubrir parte de los gastos médicos.

3 ACCIDENTES

Es aquel que protege por daños a la integridad física. Se activa ante eventos fortuitos que puedan generar invalidez (temporal o permanente) o la muerte del asegurado

Comparte y opina:

Bedoya y BNB lideran el Ranking Merco

Clasificación. La reputación fue clave para alcanzar el liderazgo

LÍDER. Pablo Bedoya fue reconocido por segundo año consecutivo

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de abril de 2021 / 14:33

EMPRESA

Banco Nacional de Bolivia (BNB), Pablo Bedoya, fue reconocido por segundo año consecutivo como el líder empresarial de mayor reputación de Bolivia. Esta entidad también se consolida con mejor reputación del sector financiero.

Frente a un contexto de alta incertidumbre, a consecuencia de la crisis sanitaria, económica y social, las entidades financieras extremaron esfuerzos para implementar acciones que generen valor para sus grupos de interés.

Es el caso del BNB que, como resultado de ese trabajo, fue reconocido una vez más como la empresa con mejor reputación corporativa del sector financiero; y el presidente de directorio, Pablo Bedoya, como el líder empresarial de mayor reputación de Bolivia, según el Ranking Merco 2020.

LIDERAZGO

“Entender la reputación como un activo muy importante para toda institución es primordial, porque se convierte en un elemento clave para alcanzar el liderazgo y se traduce en beneficios tangibles para el banco”, destacó Bedoya tras conocer el reconocimiento alcanzado.

Merco situó al BNB, por séptimo año consecutivo, en el primer puesto del ranking como la Empresa con Mejor Reputación del sector financiero y en la cuarta posición de esta clasificación como Empresas de Mayor Reputación de Bolivia. “

Para el BNB, obtener estos reconocimientos es realmente satisfactorio, porque refleja el buen trabajo que hemos realizado en 2020, con acciones orientadas a la innovación, responsabilidad social, calidad de oferta comercial y orgullo corporativo, las cuales nos posicionan nuevamente en los primeros puestos del Ranking Merco”, destacó Antonio Valda, vicepresidente ejecutivo del BNB.

El Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco) evalúa a las instituciones en función a puntos de vista de diferentes grupos de interés.

Comparte y opina:

FIE y Kolau lanzan el ‘Mes del Ecommerce’

COMERCIO. Buscan aprovecharel internet para promoción de negocios

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de abril de 2021 / 14:30

EMPRESA

Con el firme propósito de reducir la brecha digital y fortalecer el ecommerce en Bolivia, Banco FIE y Kolau, organizan el denominado “Mes del Comercio Electrónico”. Un evento virtual que impulsará el aprovechamiento del internet para la promoción y el desarrollo de negocios.

De acuerdo con su programa, el miércoles se efectuará una mesa redonda con expertos internacionales, quienes tratarán la evolución y adopción del comercio electrónico en Latinoamérica y Bolivia. El evento contará con la participación de Franc Carreras (profesor de Marketing Digital de ESADE, España), Álex Rojas (profesor de Comercio Electrónico de UNED, Costa Rica), Rey Fernando Barahona (gerente de Comercios Afiliados de BAC Credomatic, Guatemala) y Verónica Velarde (gerenta nacional de Marketing Estratégico de Banco FIE).

CLAVES

Además, para el jueves está previsto un conversatorio con representantes de empresas líderes en comercio electrónico, quienes compartirán las claves del éxito en el sector.

Finalmente, el 29 de abril se desarrollará una capacitación digital con cinco académicos líderes en marketing sobre estrategias para crear una tienda en línea y posicionamientos en buscadores como Google. El evento será transmitido en https://www.facebook.com/BancoFieBo.

Kolau, tecnología del Silicon Valley, líder del comercio electrónico en la región, ha impulsado el Plan de Digitalización Mipyme en América Latina, la mayor iniciativa para mitigar el impacto COVID-19 y cerrar la brecha digital llevando el comercio electrónico a más de 250.000 micro y pequeñas empresas.

Comparte y opina:

El HIDRÓGENO VERDE, una carrera en todos los continentes

Mundo. Si esta euforia se concreta, se podría ‘subvertir’ el mapa mundial de la energía

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de abril de 2021 / 14:27

MUNDO

Estados y grupos industriales de los cuatro puntos cardinales rivalizan en anuncios de proyectos e inversiones en la carrera por el hidrógeno verde aunque todos tienen los ojos puestos en China.

Visto como el eslabón que falta para lograr la transición ecológica, este gas, que se sigue produciendo con combustibles fósiles, contribuiría a reducir las emisiones de la industria y los transportes pesados y ofrecería un medio para el almacenamiento de la energía renovable. A condición de que sea “ecológico”.

Aunque todavía es cara, esta perspectiva hace soñar en particular a Europa, que perdió el tren de los componentes solares y de las baterías, prácticamente monopolizado por China.

El objetivo es controlar toda la cadena o al menos una parte. El hidrógeno “verde”, obtenido por electrolisis del agua con electricidad renovable, necesita desarrollar tanto la demanda como las aplicaciones o las infraestructuras de transporte.

Ya se han anunciado varios planes nacionales para relanzarlo, aunando cooperación y estrategias a veces diferentes, del hidrógeno 100% verde con el nuclear o incluso el gas.

Estados Unidos tiene una nueva hoja de ruta. Alemania en 2030 espera invertir para 9.000 millones de euros ($us 10.600 millones), Francia y Portugal 7.000 millones de euros cada uno ($us 8.250 millones) Reino Unido 12.000 millones de libras ($us 16.500 millones) y Japón y China, respectivamente, $us 3.000 y 16.000 millones para ecologizar su producción, según gabinete Accenture.

En total, “76 gigavatios de capacidad de producción están en proyecto, de ellos 40 anunciados el año pasado” y Australia concentra “la mitad de los principales proyectos (del tamaño de megavatios)”, según Gero Farruggio, del gabinete Rystad Energy.

Foto: Enelgreenpower.com

DOMINIO

Asia del norte se ha posicionado: Japón, que tiene grandes necesidades y está trabajando en el diseño de barcos para el transporte de hidrógeno, Corea del Sur y sobre todo China.

“Dadas sus necesidades, (China) va con todo, incluso el hidrógeno, sobre todo para la movilidad”, dice Nicolas Mazzucchi, de la Fundación para la Investigación Estratégica.

China desarrolla un modo de producción adosado a reactores nucleares aunque su producción actual procede del carbón. Atrae a los actores de todo el mundo: fabricantes de pilas de combustible para vehículos (el canadiense Ballard, el francés Symbio), estaciones de recarga (Air Liquide).

“Con su voluntad de descarbonizar (su economía) y su capacidad para hacer bajar los precios, China ¿puede dominar el suministro de electrolizadores como con los módulos solares? Parece probable”, dice Gero Farruggio.

Enfrente, Europa se prepara. “Tres países destacan”, dice Charlotte de Lorgeril, del gabinete Sia Partners, que cita a Alemania, “adelantada sobre los transportes”, Francia, “más avanzada en la producción” y Holanda, que cuenta con importantes infraestructuras gasistas.

La Unión Europea (UE) pretende que para 2050 su paleta energética esté constituida con el 12-14% de hidrógeno (frente al 2% de hoy) y fomenta la cooperación.

Lo que no impide que Alemania se pueda convertir en el “primer proveedor” mundial, espera su ministro de Economía Peter Altmaier.

Nicolas Mazzucchi teme que la UE pague su “falta de estrategia energética global” convirtiendo al hidrógeno en el maná del momento.

Del lado de los industriales, los productores tratan de imponerse a golpe de compras, en particular de start-ups o consorcios. Como Total y Engie, aliados para desarrollar la mayor planta en Francia de producción de hidrógeno verde. “Tienen una estrategia de competición con los actores históricos de hidrógeno, que buscan convertirse en productores”, dice Mikaa Mered, docente del Instituto Libre de Relaciones Internacionales y HEC.

RUTAS

Si esta euforia se concreta, el hidrógeno podría contribuir a subvertir el mapa mundial de la energía. Ya se están creando acuerdos e interdependencias.

Alemania se ha acercado a Marruecos para desarrollar la producción de hidrógeno procedente de la energía solar. Los proyectos Green Spider y Green Flamingo prevén autopistas marítimas del hidrógeno y gasoductos para unir España y Portugal con el norte de Europa.

“También la creación de nuevas cadenas logísticas, lo que permitiría importar del desierto chileno o del Sáhara, donde hay mucho sol”, según Charlotte de Lorgeril.

“¿Esto permitirá una descentralización de los actores de la energía, que pondrá en entredicho los equilibrios existentes o abocar en una nueva centralización, con países exportadores de hidrógeno y países importadores” como en el caso del petróleo y el gas en la actualidad? Es el “desafío de la década”, dice prudentemente Mikaa Mered.

Comparte y opina:

Últimas Noticias