sábado 18 jun 2022 | Actualizado a 16:38

¿CENSO PARA 2024? Polémica y debate sobre más recursos regionales

Decisión. El Gobierno desautoriza al director del INE y aclara que no hay definición sobre año del censo. Surgen críticas por la falta de coordinación

/ 18 de abril de 2021 / 19:28

ECONOMÍA

Una nueva fecha del Censo Nacional de Población y Vivienda puede postergar las demandas regionales para una nueva distribución de recursos. Analistas critican “contradicciones” en el Gobierno y observan que por la falta de datos, el país “camina a oscuras”.

Cambiar la fecha del operativo censal previsto para 2022 postergaría la posibilidad de conocer cómo está el país en materia de salud, educación, vivienda, acceso a servicios básicos y tecnología, así como sobre el uso de energía, empleo y migración regional; información necesaria para la “toma de decisiones en materia económica y social”, aseguró a LARAZÓN el analista económico José Luis Carvajal.

Mientras que el economista Jimmy Osorio acotó que “posterga la aplicación de políticas adecuadas que puedan generar las autoridades nacionales y departamentales, porque estamos caminando a oscuras y con datos de 2012 (último censo efectuado en el país)”.

También identificó el “incumplimiento de la normativa vigente en el país, que plantea que los censos nacionales de población y vivienda deben ser efectuados cada 10 años”.

POLÉMICA. La discusión surgió a raíz de un anunció del director general ejecutivo del INE, Humberto Arandia, quién la pasada semana afirmó que “en la medida que se tenga todas las condiciones técnicas financieras y logísticas, cumplidas a cabalidad, este proyecto puede tardar tres años y medio. Entonces estamos hablando de manera optimista; si se cumple todos estos requisitos, mínimamente el censo poblacional se realizaría en 2024”.

Esta declaración fue criticada por Osorio, al señalar que la población requiere “niveles de certeza” porque con los datos del censo “no solo se ve el tema poblacional para la distribución de recursos o escaños (legisladores por departamento), sino también se obtiene información concreta sobre pobreza, vivienda, educación, salud, ingresos, trabajo con precisión sobre algunas proyecciones que se pueden dar”.

De igual manera, Carvajal expresó su preocupación por que esta postergación de dos años del nuevo operativo censal responda a decisiones políticas del Gobierno antes que a razones técnicas. “Están retrasando la posibilidad de contar con información” clave para asumir medidas económicas y sociales, además postergan las aspiraciones regionales para acceder a más recursos, dijo.

Así como los analistas, surgieron críticas regionales que se concentraron en Santa Cruz y el anuncio de articular acciones cívicas para la realización del censo. Por ejemplo, el electo gobernador de Santa Cruz Luis Fernando Camacho advirtió que el aplazamiento del censo “puede generar confrontación e inestabilidad en el país; Luis Arce debe actuar responsablemente, tiene un año para organizar el censo”.

Ante esa situación, el viernes pasado el Gobierno salió a aclarar que por el momento no hay ninguna definición sobre el año de realización del Censo de Población.

A través de un comunicado, el Ministerio de Planificación del Desarrollo señaló: “Se tiene a bien aclarar que el Gobierno Nacional no ha definido el año en el que se realizará el censo. Por tanto, el planteamiento efectuado por el INE es una sugerencia”.

COORDINACIÓN. Para Osorio la aclaración del Gobierno no sólo puso al descubierto “contradicciones”, sino también una falta de coordinación entre las autoridades del Ministerio de Planificación del Desarrollo y del INE, en un tema delicado como es dar “certidumbre” a la población sobre la situación del país y la información de sus principales indicadores económicos.

Asimismo calificó de “loable” la decisión del Gobierno de “desautorizar y desmentir” a Arandía, precisando que el operativo censal “no es una cuestión exclusiva del INE sino es un tema de Estado, porque a través de este proceso se definirá políticas y el destino del país. Deben poner sus barbas en remojo”, parafraseó.

No obstante insisitió que “nunca coordinaron en el nivel central y secundario”, sobre la importancia del censo para la toma de decisiones.

Respecto a las demandas regionales, el 8 de abril pasado, el INE informó que en esta gestión Bolivia alcanzará los 11.842.000 habitantes, es decir, se proyecta un crecimiento del 11,3% con relación a los resultados del censo de 2012 cuando la población sumó 10.027.254.

Con estos datos oficiales comenzó a debatirse en niveles políticos sobre la posibilidad de llevar adelante en el país una nueva distribución de recursos de coparticipación tributaria para las regiones con mayor población, sobre todo en departamentos como Santa Cruz y La Paz.

En el primer caso se estimó que en esta gestión los habitantes cruceños llegarán a 3.363.400, lo que representa un crecimiento del 21,1% comparado con los datos censales de hace nueve años, cuando alcanzó a los 2.655.084 habitantes.

DECISIÓN. En tanto, en La Paz se observa un crecimiento del 11,3% que, comparado con la medición de 2012, la población de este departamento llegó a 2.706.000 habitantes y la proyección para este año es de 3.023.800.

Esta proyección “preocupa al Gobierno, porque tendrá que quitar recursos a algunos (departamentos o municipios) y probablemente subir a otros”, según análisis de Carvajal, quien consideró que técnicamente una nueva distribución se puede efectuar al inicio de cada año. “No se necesita un censo”, sostuvo.

En tanto, el analista de presupuestos públicos y fiscalidad de la Fundación Jubileo, René Martínez, dijo que las proyecciones de población del INE no cambian los factores de distribución de recursos en Bolivia, como son los de coparticipación tributaria para municipios, “porque la Ley Marco de Autonomías (Ley 031) establece en su disposición transitoria tercera que las transferencias de coparticipación se realizarán en función de los datos del último Censo de Población, entonces tiene que ser con los resultados oficiales del nuevo censo”.

Reiteró que las proyecciones no afectan los recursos y que se debería esperar los resultados del próximo censo poblacional.

Observan la falta de datos de 2020

CRISIS. Los datos del censo son claves para definir políticas para salud, educación, empleo e ingresos que requiere la población

Según evaluación del analista económico José Luis Carvajal, existe “hermetismo” en el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los datos del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) a diciembre de 2020, así como del desempeño del PIB al tercer y cuarto trimestre del pasado año.

“Llama mucho la atención porque la metodología no se ha modificado y no se ha hecho un cambio del año base de las cuentas nacionales, que podrían provocar estas demoras, pero no hay nada de eso”, indicó.

Consultado a qué atribuye las demoras en la difusión de este tipo de información que procesa el INE, Carvajal no dudó en señalar que existe “una decisión desde algún nivel del Ministerio de Planificación del Desarrollo o del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, en su caso, de otro nivel más alto que ha pedido que las cifras del desempeño de la economía no sean publicadas”.

Conforme al calendario estadístico del INE, en enero de este año, debía presentar la información del PIB trimestral a septiembre de 2020 y a la fecha no se cumplió con la programación.

Y el IGAE a diciembre del pasado año debía publicarse en febrero y este mes debería conocerse el PIB al cuarto trimestre de 2020 pero “no hay nada”, observó el analista.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, en la “Rendición pública de cuentas final-2020” efectuada en febrero, con datos al primer semestre de la gestión pasada, mencionó que el PIB de Bolivia se contrajo en el segundo trimestre de 2020 hasta en un -11,1%, y que la economía nacional se situó en el antepenúltimo lugar de crecimiento en Sudamérica, siguiéndole Argentina (-12,5%) y Perú (- 17,1%). Y en marzo, en la presentación del Programa Fiscal Financiero 2021 se anunció de forma directa un crecimiento de 4,4% y una inflación controlada de 2,6% para esta gestión.

POBLACIÓN. Conforme a los datos del INE, la esperanza de vida de los bolivianos subió un 6,2% entre 2012 y 2021. Hace nueve años, este indicador llegaba a 69 años y la proyección para esa gestión es de 73 años.

“Esto demuestra que debido a la esperanza de vida hay más personas adultas en el país, lo cual obviamente tiene sus efectos económicos, al haber más personas de 60 años, la Renta Dignidad que se tiene que pagar cada año va creciendo también y todos los beneficios a los adultos mayores”, dijo el analista.

Asimismo, Carvajal destacó que en Bolivia los adultos llegan a 1,3 millones de habitantes, a diferencia de hace 10 o 15 años, cuando este grupo poblacional no pasaba del millón, datos que se obtiene a partir de proyecciones, concluyó.

Comparte y opina:

Más del 87% de las mujeres en Bolivia no tiene acceso a créditos

Foro. El empoderamiento empresarial de las mujeres y la igualdad de género fue analizado en un evento regional.

Contribuir en el empoderamiento de las mujeres es fundamental para construir economías fuertes y justas.

Por Rolando Flores

/ 12 de junio de 2022 / 15:19

ECONOMÍA

En Bolivia, más del 87% de las mujeres no tiene acceso a créditos. Esto se debe a que en el Sistema Financiero Nacional no se han desarrollado productos financieros específicos para la población femenina, esta situación amplía la brecha de género.

Estos datos fueron revelados por Nidya Pesántez, representante de ONU Mujeres en Bolivia, en el foro denominado “Juntos por el Empoderamiento Empresarial de las Mujeres”.

“Uno de los problemas que tienen las mujeres para que sus emprendimientos pequeños o micros pasen al siguiente nivel es que carecen de elementos básicos como por ejemplo no ser sujetas de crédito, porque no existen — todavía— productos financieros específicos que consideren esta especificidad, esta diferencia que tienen las mujeres para el desarrollo de sus vidas, que deberían ser consideradas en los productos financieros”, dijo.

Y siguió señalando que por esta razón la brecha de género es cada vez más grande. “Vemos que más del 87% de las mujeres no tiene acceso al crédito en Bolivia, lo que genera una brecha inmensa para poderles dar ese empujón básico para la movilidad social y económica”.

Para la representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, se trata de un “círculo vicioso”, es decir, la población femenina no tiene acceso al conocimiento, situación que limita también su acceso a recursos y por consiguiente le dificulta obtener un crédito en el sistema financiero.

En este sector, solo el 27% de los trabajadores son mujeres.

“Es un círculo vicioso. Las mujeres no tienen acceso al conocimiento, lo que limita sus accesos a recursos, lo que hace que les sea más difícil conseguir el crédito, pero sin que tengan recursos ni créditos, tampoco las oportunidades para dar un salto cualitativo en sus emprendimientos, que les permita acceder a educación e información”, remarcó Pesántez.

La representante agregó además que de los recursos citados, las mujeres necesitan tiempo, el que es muy limitado para este sector poblacional debido a la “triple carga laboral que enfrentan con el rol de género”.

BRECHA.

Contribuir en el empoderamiento de las mujeres para que participen plenamente en todos los sectores y en todos los niveles de la economía resulta fundamental para construir economías fuertes, para establecer sociedades más justas, para mejorar la calidad de vida de mujeres, hombres y de las comunidades.

“Recordemos que cuando se mejora la calidad de vida de las personas, se mejora la calidad de la productividad y mejoramos el crecimiento de la economía y es fundamental promover las prácticas empresariales con igualdad de oportunidades para hombres y mujeres”, reiteró Nidya Pesántez, representante de ONU Mujeres en Bolivia.

Evocando la frase “Una inversión inteligente aporta al bienestar de las personas”, señaló que cuando se apuesta al bienestar de las personas se apuesta al crecimiento y al desarrollo sostenible.

“Invirtamos inteligentemente poniendo a las mujeres en los espacios de decisiones, apoyándolas para que puedan llegar a esos niveles en los que la decisión para el cambio es clave. Apostemos por el sostenimiento de la vida, esta apuesta cruza por la igualdad de género”, sostuvo.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, estimó que el tiempo requerido para cerrar la brecha de género, para llegar a un esquema natural de igualdad, es de aproximadamente 267 años.

“Sin embargo, no podemos esperar tanto la igualdad de género, no es solamente un derecho fundamental, sino la base para alcanzar un mundo más próspero y sostenible; es por eso que el sector privado debe ser el impulsor de este cambio positivo, generando conciencia en nuestra sociedad”, afirmó en el foro “Juntos por el Empoderamiento Empresarial de las Mujeres”.

En ese marco, dijo que las empresas tienen un rol clave “disponiendo de políticas y medidas de cero tolerancia a la discriminación y violencia contra la mujer, garantizando oportunidades y derechos igualitarios a todas y todos los colaboradores invirtiendo en el empoderamiento económico de las mujeres, promoviendo así un crecimiento económico y desarrollo social saludable. La igualdad de género significa un progreso, un avance para la humanidad”.

Además, el líder de los empresarios convocó a su gremio para “alinearse” y apoyar la eliminación de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación, asegurando la participación plena y efectiva de las mujeres y generando la igualdad de oportunidades en el liderazgo en todos los niveles de decisión en la vida política, económica y pública del país.

“Creemos firmemente que igualdad no significa eliminar las diferencias naturales sino valorarlas y darles un trato equivalente para garantizar las mismas oportunidades y condiciones a hombres y mujeres. La igualdad de género es una realidad alcanzable, es la visualización de un bien común que garantice una sociedad justa, digna y equitativa que valore las potencialidades de la mujer que luego se traduzcan en mayores beneficios para la comunidad. Como aliados en esta lucha por la igualdad de género, aliento a todos los actores a promover el empoderamiento empresarial de las mujeres”, concluyó Barbery.

POBREZA.

De igual manera, Gema Sacristán, directora general de Negocio y miembro del Comité de Dirección de BID Invest, indicó que el tema de la igualdad de género tomó mayor relevancia tras la crisis social y económica que ha generado la pandemia del COVID- 19, en la cual las mujeres se han visto mucho más afectadas que los hombres.

La ejecutiva del organismo internacional también dijo que existe suficiente evidencia que demuestra que las mujeres son mejores ahorradoras y mejores pagadoras que sus pares masculinos.

“El empoderamiento es un gran transformador en la vida de las mujeres. Cuando las mujeres toman el control de su futuro financiero, sus efectos repercuten en otras áreas. Existen abundantes evidencias que cuando las mujeres se empoderan financieramente son más proclives a invertir en la educación, la alimentación o la salud de sus familias, fundamental para romper el circuito de la pobreza, reducir las desigualdades sociales e impulsar el crecimiento económico”, precisó.

Y contrariamente a la posición de ONU Mujeres, sostuvo que “en los últimos años se han visto importantes avances en la región donde, además de las microfinancieras, que pusieron a la vanguardia en el aspecto financiero, los bancos están expandiendo su abanico de ofertas a las mujeres creando propuestas de valor integrales para la mujer como esfuerzos financieros y no financieros como formación y oportunidades”.

El foro denominado “Juntos por el Empoderamiento Empresarial de las Mujeres” fue impulsado por la oficina del Pacto Global Bolivia, conjuntamente la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), además de ONU Mujeres y PNUD.

Empleo. Las mujeres buscan mejorar sus ingresos en la informalidad Foto. La Razón Archivo

La participación femenina en las empresas es del 35%

Un estudio realizado por la Fundación Iguales revela que la participación promedio de mujeres en las medianas y grandes empresas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz es de un 35%. Se trata de un porcentaje que está muy lejos de la equidad de género.

“Hemos encontrado que la participación promedio de mujeres en la planilla de las medianas y grandes empresas es de un 35%, es un porcentaje que está muy lejos de llegar a la equidad de género en la planilla. No estamos hablando de mandos medios, ni de gerencias, ni de dirección ni de la gobernanza de la empresa. Si tomamos en cuenta este dato, vemos que por cada 10 personas que trabajan en la mediana y gran empresa, solo tres son mujeres”, afirmó Patricia Hurtado, presidenta de esta organización.

Los resultados de esta encuesta efectuada en pasadas semanas por esta fundación muestran también que cuanto mayor es el tamaño de la empresa, hay menos mujeres en la planilla.

“Por ejemplo en las medianas empresas hay un 41% de mujeres en las planillas y en las grandes empresas solo un 32%. Mientras más grande es la empresa es mucho menos inclusiva y la participación femenina se va diluyendo”, lamentó.

Los resultados desagregados por sectores de la economía, muestran que en la industria existe una menor participación de mujeres.

“El 27% del personal de la planilla de una industria promedio en Bolivia (son mujeres). En el sector comercial está cerca de alcanzar la equidad de género con un 46% y en el sector de servicios un 41%”, reveló Patricia Hurtado.

Las mujeres son mejores ahorradoras que los hombres. Foto. La Razón Archivo

“Si vemos mujeres en mandos medios —estamos hablando de jefaturas, jefes de departamento, jefes de área—, otra vez nos encontramos con que la industria es el sector más rezagado”, remarcó.

Citó como ejemplo que en el sector comercio, en el 41% de la planilla hay mujeres que están en mandos medios, en la industria un 24% y en servicios un 22%.

“Una vez más vemos que la industria es el sector más rezagado a nivel de equidad de género. Mientras más alto es el escalafón en el organigrama vemos que se va perdiendo la representación femenina y los porcentajes son más bajos”.

Según la ejecutiva, los estereotipos de género y culturales están impidiendo que las mujeres avancen en su carrera profesional de la misma manera que los hombres.

“Muchas veces coincide la edad productiva de las mujeres con la edad en la que tienen que tener hijos o la edad en la que se tiene que promover un ascenso y en ese momento las mujeres o se automarginan y deciden optar por su vida familiar o por su vida profesional. La decisión de una alta gerencia o la decisión de las empresas es priorizar a un hombre, porque se entiende que las mujeres no están tan disponibles como un hombre para dar el 100% en el trabajo”, finalizó Hurtado.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Inseguridad alimentaria golpeará a 8 millones de latinos

Pobreza. Se refleja en el fuerte aumento de los precios de los alimentos, según la CEPAL.

CRISIS. La inflación y la desaceleración del crecimiento económico amenazan a los latinoamericanos.

Por AFP

/ 12 de junio de 2022 / 15:18

MUNDO

Unos 7,8 millones de personas están en riesgo de caer en inseguridad alimentaria en América Latina debido a la inflación y la desaceleración del crecimiento económico, estimó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Esa cifra se sumaría a los 86,4 millones de personas en esta situación en la región. “Esto es solo tomando en cuenta inflación y crecimiento. Si se le suma que golpea mucho más al tema de las mujeres (en alusión al deterioro de los ingresos y situación de empleo de las mujeres por la pandemia), a los sectores informales, que no hay recursos para mejorar en lo social, (entonces) el impacto de la situación puede ser todavía mayor”, señaló el secretario general interino de la CEPAL, Mario Cimoli. 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la inseguridad alimentaria supone para una persona el riesgo de no acceder “a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana”.

La CEPAL presentó en días pasados en Santiago su informe “Repercusiones en América Latina y el Caribe de la guerra en Ucrania: ¿cómo enfrentar esta nueva crisis?”, en el que también actualiza datos sobre pobreza y pobreza extrema en la región tras el surgimiento de este conflicto luego de la pandemia de coronavirus.

La pobreza pasaría de 29,8% en 2018 a 33,7% en 2022 y en el caso de la pobreza extrema el aumento sería de 10,4% en 2018 a 14,9% este año, con énfasis en México, Colombia, Brasil y Paraguay.

Cimoli matizó que “lo que está pasando ahora es un proceso de distintos ‘shocks’, secuencias de crisis y un proceso acumulativo” que comenzó con la debacle financiera mundial de 2008, siguió con las tensiones políticas entre Estados Unidos y China en 2019, la pandemia del coronavirus a partir de 2020 y actualmente la guerra en Ucrania.

IMPACTO.

La región América Latina y el Caribe creció 6,3% en 2021, en plena recuperación económica de la pandemia. La proyección cae para 2022 a 1,8%, 0,3 puntos porcentuales menos que lo previsto en enero pasado, y “tiende a regresar al lento patrón de crecimiento de 2014- 2019”, señala el informe.

“Hay una respuesta heterogénea (de los países) con una tendencia muy fuerte a la baja de las estimaciones”, sostuvo el secretario interino.

El Caribe destaca con una proyección de 10,1% de aumento del PIB impulsado por Guyana (13%) y Santa Lucía (10,5%). El crecimiento de Centroamérica se estima en 4,2%. En el caso de América del Sur, la cifra es de 1,5%, con Venezuela (5%) y Colombia (4,8%) a la cabeza.

La inflación regional, que sigue la tendencia mundial, pasará de 6,6% en 2021 a 8,1% en 2022, señala el reporte.

El aumento de la pobreza “refleja el fuerte aumento de los precios de los alimentos”, indica CEPAL. “Estos niveles son notoriamente superiores a los observados antes de la pandemia e implican otro retroceso en la lucha contra la pobreza” en la región, agrega.

La pobreza extrema se incrementará en México, Colombia, Brasil y Paraguay.

Comparte y opina:

El mundo está en riesgo de una ‘ESTANFLACIÓN’

Análisis. Bajará el ingreso per cápita de las economías en desarrollo.

La guerra entre Rusia y Ucrania está afectando a la producción y las inversiones, afirma el Banco Mundial.

Por Luis Mealla

/ 12 de junio de 2022 / 15:17

ECONOMÍA

Tras la crisis provocada por el COVID- 19, el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania ha exacerbado la desaceleración de la economía mundial. Las consecuencias son potencialmente perjudiciales para las economías de ingreso medio y bajo, como de Bolivia.

Se trata de la última evaluación del Banco Mundial sobre la situación de la economía mundial, a través de la cual alerta un aumento en el riesgo de “estanflación”, que surge cuando la economía de un país se encuentra estancada, es decir, no crece y, a la vez, se encarece el costo de vida, motivado por una elevada inflación. Esta combinación provoca el empobrecimiento de la población.

Según cálculos del organismo, se prevé que el crecimiento mundial descienda del 5,7% en 2021 al 2,9% en 2022, un porcentaje considerablemente menor que el 4,1% que se anticipó en enero. Se proyecta que oscile en torno a ese ritmo durante el período 2023-2024, a medida que la guerra en Ucrania afecte la actividad, la inversión y el comercio en el corto plazo; la demanda reprimida se disipe, y vayan eliminándose las políticas monetarias y fiscales acomodaticias. Como resultado de los daños derivados de la pandemia y la guerra, este año, el nivel de ingreso per cápita de las economías en desarrollo se ubicará casi al 5% por debajo de su tendencia previa a la pandemia.

Al respecto, el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, afirmó que “la guerra en Ucrania, los confinamientos en China, los trastornos de la cadena de suministro y el riesgo de estanflación afectan el crecimiento. Para muchos países, será difícil evitar la recesión”.

Y complementó que “los mercados están expectantes, por lo que es urgente fomentar la producción y evitar las restricciones comerciales. Se requieren cambios en las políticas fiscales, monetarias, climáticas y de endeudamiento para contrarrestar la asignación inadecuada de capital y la desigualdad” en las diferentes naciones así como en Bolivia.

Están expectantes por lo cual se debe fomentar la producción, recomienda el Banco Mundial. Foto. AFP

DATOS.

En el informe Perspectivas económicas mundiales del mes de junio se presenta la primera evaluación sistemática de la forma en que las actuales circunstancias económicas mundiales se comparan con la “estanflación” de la década de 1970, con especial énfasis en la forma en que la estanflación podría afectar los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

Asimismo, presenta las perspectivas regionales. Por ejemplo, Asia oriental y el Pacífico —según las proyecciones del banco— el crecimiento se desacelerará al 4,4% en 2022 y aumentará al 5,2% en 2023.

Para Europa y Asia central se prevé que la economía regional se contraiga en un 2,9% en 2022 antes de crecer un 1,5% en 2023.

Respecto a América Latina y el Caribe, el Banco Mundial proyecta que el crecimiento se desacelerará al 2,5% en 2022 y al 1,9% en 2023.

Oriente Medio y Norte de África: se pronostica que el crecimiento se acelerará al 5,3% en 2022 antes de atenuarse hasta el 3,6% en 2023.

Asia meridional: se pronostica que el crecimiento se desacelerará al 6,8% en 2022 y al 5,8% en 2023.

África subsahariana: según las previsiones, el crecimiento se moderará al 3,7% en 2022 y aumentará al 3,8% en 2023.

SALIDA.

La recuperación de la “estanflación” que se registró en los años setenta exigió fuertes aumentos en las tasas de interés en las principales economías avanzadas, lo que contribuyó en gran medida a desencadenar una serie de crisis financieras en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

“Las economías en desarrollo deberán equilibrar la necesidad de garantizar la sostenibilidad fiscal con la necesidad de mitigar los efectos de las múltiples crisis en los ciudadanos más pobres”, recomienda Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial.

Además, sugiere a los gobiernos “comunicar con claridad las decisiones en materia de política monetaria, aprovechar la credibilidad de los marcos de política monetaria y proteger la independencia del banco central puede anclar eficazmente las expectativas inflacionarias y reducir el grado de restricción monetaria requerida para lograr los efectos deseados sobre la inflación y la actividad”.

La coyuntura actual se asemeja a la de la década de 1970 en tres aspectos principales: perturbaciones continuas del lado de la oferta que favorecen la inflación, precedidas por un período prolongado de política monetaria altamente acomodaticia en las principales economías avanzadas; perspectivas de menor crecimiento, y vulnerabilidades que los mercados emergentes y las economías en desarrollo afrontan respecto de la aplicación de una política monetaria restrictiva que será necesaria para poner freno a la inflación, señala el banco.

Sin embargo, el episodio actual también difiere del que se vivió en los años setenta en múltiples dimensiones: el dólar es fuerte, lo que refleja un marcado contraste con la grave debilidad que tenía la divisa en esa década; los porcentajes de aumento de los precios de los productos básicos son menores, y los balances de las principales instituciones financieras son en general más sólidos.

Lo que es más importante, a diferencia de los años setenta, los bancos centrales de las economías avanzadas y muchas economías en desarrollo tienen, en la actualidad, mandatos claros para la estabilidad de los precios y, durante las últimas tres décadas, han establecido un historial creíble de cumplimiento de sus metas de inflación, concluye el Banco Mundial en su informe.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Litio: YLB prevé millonarias inversiones ante la demanda

Futuro. Para 2040, las ventas externas de litio alcanzarían los $us 530.000 MM.

Por Luis Mealla

/ 12 de junio de 2022 / 10:01

ECONOMÍA

La demanda mundial de litio se incrementará 42 veces para el año 2040. Mirando el futuro, YLB este año invertirá Bs 1.052 millones en proyectos de desarrollo, además en lo que va de este 2022 vendió cloruro de potasio por Bs 210 millones.

De acuerdo con un último análisis del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), la emergencia climática en el mundo está llevando a los países ricos a acelerar la transición energética, con la consiguiente demanda de nuevos minerales, razón por la cual la demanda mundial de este recurso se disparará considerablemente en las próximas dos décadas.

En este escenario, América Latina tiene mucho que ganar si se integra, y mucho que perder si avanza en un proceso de balcanización del litio (proceso de fragmentación o división de una región o estado) en el que cada país “hace la suya”, alerta el organismo.

Este año, Bolivia, Argentina y Chile concentran más de la mitad de las reservas mundiales de este mineral (64%). “Si a éstas sumamos las de Perú, México y Brasil, países con menor potencial, América Latina domina el 68% de las reservas mundiales. Por lo tanto, tendría la llave de un nuevo escenario geoeconómico en materia de transición energética y una fuente segura de divisas para el funcionamiento de sus economías”, precisa el análisis.

Según las estimaciones de Celag para 2040, las exportaciones de litio alcanzarían los $us 530.000 millones anuales en esos seis países de América Latina.

Por ejemplo, en Bolivia ascenderían a $us 210.719 millones, en Argentina a $us 193.477 millones, las de Chile a $us 96.723 millones, las de México a $us 17.071 millones, las de Perú a $us 8.837 millones y finalmente, las de Brasil a $us 4.464 millones.

Para 2040 el litio se convertiría en el principal producto de exportación de los tres grandes productores, sobre todo podría representar el 81% de las exportaciones totales.

RECURSO. Bolivia tiene la principal reserva de litio a nivel mundial. Foto. AFP

INVERSIONES.

Consciente de la advertencia de la Celag y mirando hacia el futuro, en el país, Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) tiene previsto invertir un total de Bs 1.052 millones en proyectos de desarrollo integral, investigación, exploración de este recurso en los salares de Potosí y Oruro.

Entre los proyectos se destaca las operaciones del Centro de Investigación, Desarrollo y Pilotaje (CIDYP) La Palca, ubicado en el municipio potosino de Yocalla, el cual cuenta con una inversión de Bs 36,1 millones.

Otro proyecto relacionado con el desarrollo integral de la salmuera del salar de Uyuni es la planta industrial, fase II, con una inversión de Bs 999,1 millones.

También figura el emprendimiento vinculado con el desarrollo integral de la salmuera del salar de Coipasa en Oruro, con un presupuesto de Bs 9,1 millones.

Finalmente, la exploración e investigación de otros salares y lagunas de Bolivia con un presupuesto de Bs 8,3 millones.

Según el presidente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Carlos Ramos, hasta el cuarto mes del año la estatal logró obtener Bs 210 millones de ingresos por ventas de cloruro de potasio, carbonato de litio y baterías.

“Hasta el mes de abril se ha logrado 210 millones de bolivianos en ingresos por ventas”, dijo y agregó que tomando en cuenta que la empresa alcanzó ese importante ingreso, hasta diciembre prevé superar los Bs 524 millones, recursos que coadyuvarán en el proceso de reconstrucción de la economía del país y en la industrialización del litio.

Sobre la producción de YLB, explicó que, de mayo a septiembre, esta compañía prevé obtener alrededor de 70 toneladas (t) de carbonato de litio a través de su planta piloto; asimismo, estima adquirir entre 7.000 y 8.000 toneladas mensuales de cloruro de potasio en el complejo industrial, ubicado en Potosí.

INTEGRACIÓN.

Según el análisis de la Celag, la única forma que tiene la región para aprovechar adecuadamente esta ventaja económica es que negocie como bloque mediante la creación de una Organización Latinoamericana de Países Exportadores de Litio (OLPEL).

De acuerdo con el organismo, este bloque debería estar conformado por un núcleo central (Bolivia, Argentina y Chile), a quienes deberían sumarse México, Perú y Brasil que, si bien hoy no cuentan con reservas probadas tan importantes, serían actores centrales por la transferencia de tecnología y por su peso geopolítico.

La integración a nivel supraestatal de estos seis países podría aterrizarse en dos fases.

La primera de corto plazo: la suscripción de un convenio/tratado fundacional donde se establezcan las premisas básicas estratégicas, la hoja de ruta, las reglas de funcionamiento, así como los principales puntos de coordinación y articulación.

Una segunda, de mediano plazo: suscripción de un convenio/ tratado multilateral por el cual se establezca un organismo permanente de articulación y coordinación regional en forma de cartel que tenga como prioridad una política común en materia de precios y producción, y transferencia tecnológica.

Este convenio debería registrarse en la Secretaría de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para su reconocimiento como organización internacional.

La adopción de este convenio, dados los existentes marcos normativos nacionales, no requeriría modificaciones constitucionales porque no se necesita ninguna cesión de soberanía al organismo supraestatal, concluye Celag.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

‘Mujeres de Miel’ reciben apoyo

CAPITAL. Nacional Vida apoyará a 500 familias de la comunidad Sirionó.

Beneficiarios de la comunidad.

Por Rolando Flores

/ 12 de junio de 2022 / 10:00

EMPRESA

Como parte de sus acciones de RSE, el Grupo Nacional Vida apoya al programa “Mujeres de Miel”, una iniciativa de Meliponia para mujeres de la comunidad Sirionó que son madres, esposas y trabajadoras que están a la cabeza de sus familias.

La corporación está trabajando inicialmente con 40 familias, otorgando a cada una cinco cajas de abejas como capital inicial de trabajo.

Estas cajas sirven para el salvataje de abejas, ya que antes de que “Mujeres de Miel” comenzara, las comunarias se adentraban en la selva a buscar miel y desechaban las colmenas. Hoy, gracias a este proyecto y las capacitaciones que realiza, las mujeres Sirionó extraen solo parte de la miel y guardan la colmena, llevándola cerca de la aldea, ya que esta especie de abeja no pica y no presenta peligro alguno.

El proyecto no salva solo a las abejas, sino también al bosque. Hasta el año 2021, cuando se inició este proyecto, los comunarios cortaban árboles de 200 años de antigüedad para obtener pequeños ingresos. Ahora que las comunarias están poblando sus colmenas, ya no se cortan los árboles ni cazan los animales, protegiendo así a todo el ecosistema.

Por eso, el Grupo Nacional Vida tiene previsto llegar a 500 familias y que, durante los próximos años, las comunarias puedan contar con 1.000 colmenas, lo cual garantizaría mantener 50 hectáreas de bosque intacto, explica Nadia Eid, gerente de comunicación y RSE del Grupo Nacional Vida.

La compañía es una de las corporaciones empresariales más sólidas e importantes de Bolivia, con más de 20 años de experiencia en el rubro de seguros. 

Comparte y opina:

Últimas Noticias