Saturday 13 Apr 2024 | Actualizado a 17:37 PM

Pablo Sanguinetti: La CAF sugiere a Bolivia ‘mejor integración’ con los países vecinos

El Vicepresidente de Conocimiento de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina considera que Bolivia, por ser un país mediterráneo, puede beneficiarse considerablemente con inversiones que la conecten ‘mejor’ con los mercados vecinos. Asimismo, el representante recomienda el aprovechamiento de los acuerdos de integración con los bloques regionales como el Mercosur y la Comunidad Andina (CAN) para ‘reducir’ más las barreras al comercio.

/ 28 de noviembre de 2021 / 18:24

ENTREVISTA

Al evaluar la situación de la integración comercial de América Latina, en particular de Bolivia, el vicepresidente de Conocimiento de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Pablo Sanguinetti, formula recomendaciones para que el país mejore su infraestructura carretera y ferroviaria para conectarse con los mercados de los países vecinos. Las inversiones en este sector tendrán un efecto importante en el comercio, destaca el representante de la institución financiera multilateral, en esta entrevista con LA RAZÓN.

Foto. CAF

—Tras la crisis generada por la pandemia, ¿cómo se encuentra la integración comercial de América Latina?

—Claramente, la crisis del COVID- 19 afectó mucho a los países de la región. Por supuesto, el tema sanitario primero, y a partir de ahí, el nivel de actividad económica, los indicadores de empleo, pobreza, etc. En muchos indicadores sociales, como los de pobreza y la desigualdad, se volvió 10 años para atrás. Todas las ganancias que se habían obtenido en estos indicadores en los últimos 10 años se perdieron. Las economías ahora se están recuperando, en parte por los procesos de vacunación y a la baja de los contagios que está permitiendo reabrir varios sectores de la economía que estaban muy restringidos como el comercio minorista, construcción, turismo. Pese a ello, todavía existe el riesgo que una cuarta ola debilite la economía. No obstante, la recuperación es más fuerte de lo que pensamos a principios de año. En promedio para América Latina proyectamos un crecimiento del 6,5% para este 2021, bastante más alto de las estimaciones que teníamos en abril que fue 4,5%. Esta recuperación es impulsada también por el sector externo; el hecho de que se haya reactivado la economía en países como EEUU, China y parcialmente Europa, generó un aumento importante de los precios de los commodities y del volumen de las exportaciones que aporta la región.

—¿En América Latina cómo se fortalece la integración?

—En el contexto que señalo, fortalecer el proceso de integración en América Latina también es un elemento que ayuda a la recuperación pospandemia. La integración tiene que ver, por supuesto, con incrementar los bajos niveles de intercambio de bienes y servicios entre los países de América Latina que se mantiene alrededor del 15% de las exportaciones totales en las últimas décadas. Para ello, es necesario que se promuevan lo que llamamos las cadenas regionales de valor (CRV). Estos encadenamientos productivos fragmentan la producción dentro de sectores como el automotor, alimentos, vestimenta en distintas etapas en donde distintos países se especializan en la producción de diferentes insumos o partes que luego se integran en los bienes finales que se comercian. Esta mayor integración productiva promueve fuertemente el comercio intrarregional, como se ve en Europa, el Sudeste de Asia o en América del Norte. Estos encadenamientos productivos no se han desarrollado lo suficiente en la región, aunque hay casos interesantes en América Central donde el comercio ha tenido un mayor dinamismo en comparación con otras subregiones, y parte de ello se produjo por el mayor intercambio de insumos y participación en cadenas regionales de valor que también están integradas con los mercados de América del Norte.

—¿Cuáles son los desafíos que debe enfrentar este proceso integrador, según CAF?

—En los últimos 25 años se hizo un esfuerzo para reducir aranceles en forma generalizada abarcando todos los orígenes de las importaciones y también se han eliminado las tarifas al interior de los acuerdos comerciales más importantes de América Latina: Mercosur, la Comunidad Andina de Naciones (CAN), la Alianza del Pacífico (AP) y en el Mercado Común Centroamericano (MCCA). Por otro lado, se han firmado acuerdos de libre comercio entre los países. Todo ello ha implicado que casi el 85% del intercambio de bienes y servicios dentro de América Latina esté liberalizado. Sin embargo, a pesar de este esfuerzo por reducir aranceles, el comercio no aumentó como se esperaba. En parte esto se explica porque hay otros costos que aún no han sido debidamente atendidos por las políticas de integración. Al respecto, trabajamos un reporte que hace foco en tres aspectos. Por un lado, la facilitación de comercio que tiene que ver con reducir los costos de Aduana en las fronteras a través de la simplificación y digitalización de los trámites. Aquí los países han avanzado, por ejemplo, en introducir las Ventanillas Únicas de Comercio Exterior (VUCES), que son plataformas digitales que unifican todos los procesos aduaneros de importaciones y exportaciones. Un paso más adelante es prever que estas VUCES sean interoperables entre los países (que permitan compartir documentos y datos). La Alianza del Pacífico ha avanzado en esta dirección, pero el resto de la región esta aún rezagada. Lo segundo es invertir en infraestructura física que conecte a las distintas economías. El comercio intrarregional en América Latina es intensivo en el sector de transporte terrestre, por ejemplo, en carreteras. Entonces, es necesario invertir en el mejoramiento de dichas vías para bajar los costos de transporte de mercancías. El transporte terrestre también se puede beneficiar del ferrocarril que para cierto tipo de productos primarios, como minerales y cereales, representa muy bajos costos por unidad transportada.

MERCADOS. Brasil es el principal mercado de Bolivia para productos como la urea. Foto. La Razón Archivo

—¿Es el caso de Bolivia?

—Obviamente, Bolivia por ser un país mediterráneo está muy expuesto a este problema. Necesita buenos caminos y autopistas y buenos ferrocarriles para conectarse con los mercados de Brasil, por ejemplo. Esta infraestructura de conexión potencia el efecto de la cercanía geográfica sobre los costos de comercio. Pero estas ganancias no solo se aplican al comercio de mercaderías, sino también a energía como la electricidad. Acá debo puntualizar que el intercambio de electricidad todavía es incipiente en América del Sur, pero hay potenciales avances para fortalecer la integración energética en América Latina. No solo permite a los países atender picos de demandas o caídas estacionales en la oferta, sino también optimizar las inversiones en el contexto de mercados ampliados, lo que implica reducción en los costos y el precio de la energía. Un beneficio adicional muy relevante es el hecho de poder diversificar las fuentes de energía incorporando aquella menos contaminantes como la solar y eólica. Un caso interesante donde se ha avanzado mucho es el Mercado Común Centroamericano, donde se ha creado el Mercado Eléctrico Regional. En América del Sur, el intercambio de flujos eléctricos es todavía ocasional y en el cono sur se da mayormente a través de la explotación conjunta de fuentes hidrológicas. Acá retomo un tercer elemento que es importante para la reducción de costos de comercio al interior de América Latina, el cual tiene que ver con las regulaciones asociadas con la integración productiva y el fomento de las cadenas regionales de valor. Entre estas regulaciones son muy importantes las reglas de origen que determinan el contenido nacional que los productos deben tener para poder beneficiarse del comercio sujeto a preferencias arancelarias dentro de los acuerdos. Lo que se debe procurar es que estas reglas permitan acumular, esto es, sumar como nacionales el uso de insumos importados de países con los que se tiene acuerdos. Por ejemplo, que la producción de alimentos en Santa Cruz utilice insumos tanto de Argentina como de Paraguay, y que esos insumos puedan ser considerados como si se hubieran producido en Bolivia y por lo tanto permita ser sumados para el cumplimiento del requisito de origen que exige Perú. Esto facilitaría las exportaciones de alimentos de Bolivia a esta última nación.

—¿Cuáles son los retos que debe enfrentar Bolivia?

—Bolivia, por ser un país mediterráneo se podría beneficiar mucho por inversiones que la conecten mejor con sus vecinos. Hemos hecho algunos cálculos que sugieren que si esas mejoras permiten aumentos en la velocidad en las carreteras a 90km/h, la empresa promedio de Bolivia aumentaría el acceso a mercados situados en países vecinos que sería equivalente a casi nueve veces su mercado doméstico. Una de tales obras es por ejemplo el corredor Santa Cruz-Puerto Suárez en el límite con Brasil. Otra importante infraestructura que puede ayudar a bajar los costos de comercio de Bolivia es el acceso a la hidrovía Paraguay-Paraná. La mejora de esta infraestructura fue un elemento muy importante que explicó el boom exportador de Paraguay en los últimos 15 años. Entonces, éstos son dos ejemplos de infraestructura de transporte a través de los cuales Bolivia podría beneficiarse en forma muy importante. Más allá de estas inversiones en infraestructura para reducir los costos de transporte del comercio internacional, Bolivia está involucrado en dos acuerdos de libre comercio (ALC). Es miembro asociado del Mercosur (tiene un ALC con estos países y en proceso de convertirse en miembro pleno) y pertenece a la CAN. Entonces, es importante que Bolivia promueva una integración más fuerte con sus vecinos a través de estos dos acuerdos porque así podría fortalecer su acceso a mercados muy importantes. En el Mercosur, con Argentina y Brasil. En la CAN, ahí están Colombia, Perú y Ecuador. Hay tarea por hacer en esos tratados para reducir aún más las barreras al comercio. Como mencioné antes, un aspecto importante es el establecimiento de una VUCE que digitalice todos los procesos aduaneros. Bolivia está en proceso de completar el establecimiento de este mecanismo; una vez que ello ha sido terminado, el siguiente paso es coordinar esas acciones con los demás países del Mercosur que ya tienen este tipo de plataformas. El objetivo es que éstas estén conectadas y que sean interoperables, permitiendo compartir información digitalizada sobre operaciones de comercio entre los países. En el caso de la CAN, la CAF está apoyando una iniciativa para cumplir este objetivo de vincular los sistemas digitales de comercio exterior en los países pertenecientes a este acuerdo.

—En ese marco, ¿qué es y cuál es la propuesta de RED2021 para mejorar el comercio?

—RED2021 propone una reingeniería de tres pilares en los caminos para la integración de América Latina y el Caribe. El primero es la reducción de los niveles de aranceles aplicados unilateralmente, que en algunos casos son todavía altos —notablemente en la Caricom y el Mercosur— al igual que la disminución de los costos aduaneros y de frontera a través de iniciativas de facilitación de comercio; el segundo consiste en proveer la infraestructura de transporte necesaria para mejorar la integración física entre los países, incluyendo aquella que favorece la integración energética; y el tercero se refiere a las regulaciones domésticas y regionales que impulsen la integración productiva entre las economías, promoviendo la participación de las empresas en cadenas regionales de valor. La facilitación del comercio comprende la simplificación, estandarización, digitalización y armonización de los distintos procedimientos y trámites que se requieren para realizar una operación de comercio exterior y que inciden en el costo final para el consumidor. Mientras que los trámites en frontera toman entre 80 y 100 horas en América Latina y el Caribe —similar a lo observado en Asia— los tiempos se reducen a menos de 10 horas en América del Norte y la Unión Europea. En materia de transporte, se puede apreciar que América del Sur enfrenta en el comercio intrarregional costos de transporte de sus exportaciones un 15% superiores a los de la Unión Europea (UE), aportando evidencia del rol de los costos de transporte como determinante del bajo nivel del comercio intrazona. A nivel extrarregional, sin embargo, no se observan diferencias de costos relevantes entre América del Sur y la Unión Europea. Esto apunta a que el mal desempeño de la infraestructura de transporte afecta principalmente al comercio intrarregional, donde el transporte terrestre tiene un rol preponderante.

PERFIL

Nombre: Pablo Sanguinetti

Cargo: Vicepresidente de Conocimiento de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina

ECONOMISTA

Tiene un doctorado y una maestría en Economía en la Universidad de California (EEUU). Además, una segunda maestría en Economía del Instituto Torcuato Di Tella (Argentina) donde es profesor de Economía. Sus investigaciones se concentran en las áreas de comercio exterior e integración, desarrollo económico y federalismo fiscal. Fue investigador y profesor visitante en la Universidad de Nuevo México, la Universidad de Texas (A&M) y la Universidad de Bonn, Alemania. Ha trabajado como consultor del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. También fue miembro del directorio de la Comisión Nacional de Comercio Exterior de Argentina.

Comparte y opina:

‘Las mujeres con acceso a internet tienen más oportunidades de estar incluidas en el sistema financiero’

Carina Rivero: habló sobre el estudio ‘Brechas de género en inclusión financiera’ que realizó Credicorp. Abordó las conclusiones del estudio en los siete países donde se levantaron las encuestas.

/ 7 de abril de 2024 / 06:59

ENTREVISTA

Hace tres años, Credicorp encargó un estudio denominado “Brechas de género en inclusión financiera” a Ipsos Perú para conocer la realidad de la región precisamente en este tema. Junto con el Índice de Inclusión Financiera, que permite conocer la relación de las personas con el sistema financiero, el estudio reveló que las mujeres presentaban una desventaja significativa en su nivel de inclusión en esta área.

Conversamos con Carina Rivero, gerente de Gestión y Desarrollo Humano del Banco de Crédito de Bolivia (BCP) para que nos dé detalles sobre el acceso que tienen las mujeres a productos financieros, las barreras que se les puede presentar para realizar transacciones y su porcentaje de inclusión en el sistema financiero en siete países de la región.

—¿Qué motivó a Credicorp a realizar el White Paper, ‘Brechas de género en inclusión financiera?

—En Credicorp, tenemos el firme compromiso de crear una economía más sostenible e inclusiva para mejorar la salud financiera de los ciudadanos latinoamericanos. Por eso, desde hace tres años, encargamos un estudio a Ipsos Perú con la finalidad de conocer la realidad de la región en cuanto a su inclusión financiera, justamente siendo este un pilar vital para el desarrollo y empoderamiento de la población. El Índice de Inclusión Financiera nos permite conocer la relación de las personas con el sistema financiero y, a su vez, identificar los retos que tenemos en esta materia. En el estudio, lamentablemente nos percatamos que las mujeres presentaban una desventaja significativa en su nivel de inclusión financiera. Por eso, decidimos realizar un estudio más profundo sobre las brechas de género con enfoque interseccional. Esto con el objetivo de proveer de insumos a los tomadores de decisiones para lograr mejores políticas públicas y así acelerar los cambios que nuestros países necesitan.

—¿Cuáles son las principales conclusiones del estudio en los siete países donde se levantaron las encuestas?

—En los resultados de la tercera edición del estudio de brechas de género en la inclusión financiera notamos –a nivel regional– una tendencia decreciente de las mujeres latinoamericanas que se encuentran en un nivel bajo de inclusión financiera. Estas pasaron de un 56% en 2021 a un 38% en 2023. Por su parte, Bolivia se ubica en el último puesto del ranking con menor porcentaje de mujeres incluidas adecuadamente al sistema financiero. Otro hallazgo importante es la relevancia de las billeteras móviles en la inserción de las mujeres latinoamericanas al sistema financiero formal. El estudio demuestra que la tenencia de la herramienta digital ha ido creciendo en la región, sin embargo, existe una ligera diferencia a favor de los hombres (32% frente al 30% de las mujeres). Respecto a la seguridad para realizar transacciones encontramos que las mujeres reportan sentirse menos seguras a nivel regional con 25% frente al 30% indicado por sus pares. Es importante mencionar que las mujeres que reciben ingresos a cuentas en su nombre sienten una mayor seguridad que aquellas que reciben sus ingresos en efectivo, a través de cuentas de terceros, o que no tienen ingresos. Finalmente, identificamos que los indicadores demográficos pueden convertirse en barreras importantes para la inserción de las mujeres al sistema financiero. Estos tienen que ver con varios factores: el nivel educativo, el género de la persona, la zona de vivienda (urbana o rural), ocupación principal, tipo de empleo ( formal / informal), el NSE, entre otras.

—¿Cuáles son los principales resultados en lo referido a Bolivia?

—Es importante apuntar que las mujeres en Bolivia reportan un mayor número de barreras para acceder a productos financieros en comparación con los hombres, lo que refleja la existencia de desafíos adicionales para lograr la inclusión financiera equitativa. México, Colombia y Bolivia muestran los porcentajes más bajos de mujeres en este nivel, con un 17%, 16% y 12% respectivamente. En contraste, los países que presentan la mayor proporción de mujeres en el nivel alcanzado de inclusión financiera son Argentina con un 38%, Panamá con un 33% y Chile con un 31%, una tendencia que se ha mantenido desde 2021. La brecha más pronunciada se identifica en Bolivia. Sin embargo, hay un resultado interesante en cuanto a billeteras móviles en el país, puesto que se observa una tendencia que favorecería a las mujeres. Esto, cabe apuntar, no desmerece la necesidad de esfuerzos adicionales para cerrar la brecha de género en inclusión financiera.

También puede leer: UNCTAD: ‘El comercio mundial se estabilizará y repuntará en 2024’

—¿Qué diferencia a los usuarios digitales intensivos de los no digitales en Bolivia?

—Quisiera empezar comentando que en el estudio establecimos tres tipos de usuarios: el intensivo, el ocasional y el no digital. Estos son determinados sobre la base de la frecuencia de uso de plata formas financieras digitales (billeteras móviles, aplicaciones bancarias y banca por internet) y el empleo de estas, tanto en el pago de productos y servicios como en la realización de transferencias financieras. Ahora, si hablamos de las diferencias el usuario no digital es aquel que todavía no hace uso de las plataformas digitales para realizar transacciones, el usuario ocasional es aquel que las utiliza menos de una vez al mes y el usuario intensivo es aquel que las emplea una o más veces al mes para concretar sus transacciones. Estas son las mismas en todos los países medidos.

—¿Cómo está incidiendo la digitalización de los servicios financieros en los avances hacia la igualdad de género?

—El Índice de Inclusión Financiera evidencia que por lo menos dos de cada tres ciudadanos de países de América Latina aún no utilizan medios digitales para realizar transacciones financieras. Si bien es evidente que las brechas de género en inclusión financiera son también resultado de la existencia de un 51% de mujeres en el nivel de usuarios “no digitales”, frente al 47% de hombres, las billeteras móviles han cumplido un importante rol dentro de la digitalización financiera de las mujeres en Bolivia. Se observa una tendencia que favorecería a las mujeres, aunque se requieren esfuerzos adicionales para seguir avanzando hacia el cierre de la brecha. El estudio revela que, al contrario de una ligera diferencia a favor de los hombres (32% frente al 30% de las mujeres) en cuanto a la tenencia de billeteras móviles a nivel regional, específicamente en Argentina y Bolivia — países con los mayores índices de tenencia de este tipo de producto financiero—, la brecha entre hombres y mujeres en cuanto a uso de billeteras es prácticamente inexistente.

—¿Qué recomendaciones se puede hacer para el país sobre la base de los resultados del estudio?

—El estudio aspira a aportar información actualizada sobre la brecha de género en la inclusión financiera en Latinoamérica. Nuestra intención es que estos hallazgos contribuyan a la generación de perspectivas más profundas para la atención de aquellos grupos identificados como más vulnerables. Los mismos que se evidencian desde la primera medición: las mujeres mayores de 43 años, las que viven en zonas rurales, las de bajo nivel educativo y socioeconómico, las que no tienen acceso a internet, las desempleadas y las amas de casa. Por otro lado, es clave mejorar la conectividad de las mujeres en el país. Esto debido a que los resultados evidencian que las personas que tienen acceso a internet tienen muchas más oportunidades de estar incluidas en el sistema financiero que aquellas que no están conectadas. Finalmente, considerando que la educación evidencia una enorme conexión con la inclusión financiera, es crucial implementar medidas que la promuevan el acceso a servicios financieros digitales, el empoderamiento económico de las mujeres, la equidad de género en el mercado laboral, políticas gubernamentales, y regulaciones enfocadas en la equidad de género. Sin duda, estas acciones ayudarán a reducir las barreras que enfrentan las mujeres y fomentarán una inclusión financiera equitativa.

—¿Cuáles son las principales iniciativas que están conduciendo Credicorp y el BCP para promover la inclusión de género?

—Somos conscientes de las grandes brechas que existen en los países en los que operamos. Ante eso, ejecutamos diversas iniciativas: desde BCP Bolivia implementamos un programa de Asistencia Técnica y Educación Financiera para Mujeres Emprendedoras, alcanzando a más de 2.300 mujeres con contenidos como ahorros, presupuesto, inversión, uso de canales digitales y empoderamiento femenino y espera poder seguir escalándolo. Por su parte, en BCP Perú lanzamos el Programa Mujeres Emprendedoras BCP, el cual brinda herramientas digitales y financieras a mujeres empresarias para ayudarlas a que sus negocios crezcan. Debido a su éxito en 2021, esta iniciativa se convirtió en Contigo Emprendedor, incluyendo tanto a mujeres como a hombres y alcanzando a casi 150.000 empresarios de todo el Perú hacia fines de 2022. De este número, sabemos que alrededor de 54.000 participantes fueron mujeres.

Perfil

Nombre: Carina Rivero Profesión: Administradora de Empresas Cargo: Gerente de Gestión y Desarrollo Humano en el BCP

Trayectoria

Es una destacada experta en gestión humana y desarrollo organizacional con una sólida formación académica y experiencia docente. Actualmente, ejerce como Gerente de Gestión y Desarrollo Humano en el Banco de Crédito de Bolivia (BCP), tras haber desempeñado roles similares en empresas como VIVA y Belcorp. Además de su amplia experiencia corporativa, cuenta con una formación destacada que incluye programas en el MIT Professional Education, la Universidad Privada de Santa Cruz (UPSA), Latam Business School y IEBS Business School. Como complemento a su trayectoria profesional, ha compartido su conocimiento como docente en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) Business School, especializándose en áreas como administración, finanzas y talento humano. 

Carina Rivero: La Gerente de Gestión y Desarrollo Humano del Banco de Crédito de Bolivia (BCP) habló sobre el estudio ‘Brechas de género en inclusión financiera’ que realizó Credicorp. Abordó las conclusiones del estudio en los siete países donde se levantaron las encuestas. Destacó, además, los principales resultados en lo referido a Bolivia. Mencionó la diferencia entre los usuarios digitales intensivos y los no digitales en Bolivia. Señaló la incidencia de la digitalización de los servicios financieros en los avances hacia la igualdad de género. Finalmente, compartió las recomendaciones para el país sobre la base de los resultados del estudio, además de las principales iniciativas que están conduciendo Credicorp y el BCP para promover la inclusión de género.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El futuro de la IA, entre el optimismo y el escepticismo

La IA es una ‘tecnología complementaria’, que permite a alguien sin tanta experiencia realizar un trabajo más valioso.

/ 7 de abril de 2024 / 06:47

David Autor parece un improbable optimista de la inteligencia artificial (IA). Este economista laboral del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) es más conocido por sus exhaustivos estudios que muestran hasta qué punto la tecnología y el comercio han erosionado los ingresos de millones de trabajadores estadounidenses a lo largo de los años.

Pero el autor sostiene ahora que la nueva ola tecnológica (la IA generativa, capaz de producir imágenes y vídeos hiperrealistas y de imitar de forma convincente la voz y la escritura humanas) podría revertir esa tendencia.

“Si se utiliza bien, la IA puede ayudar a restaurar el corazón de la clase media del mercado laboral estadounidense, que ha sido vaciado por la automatización y la globalización”, escribió el autor en un artículo que Noema Magazine publicó en febrero.

La postura de Autor sobre la IA puede parecer una conversión sorprendente para un experto en las víctimas de la tecnología. Pero afirmó que los hechos habían cambiado y también su forma de pensar. Según Autor, la inteligencia artificial moderna es una tecnología muy diferente que abre la puerta a nuevas posibilidades. Además, puede cambiar la economía de la toma de decisiones de alto riesgo para que más personas puedan asumir parte del trabajo que ahora es competencia de expertos onerosos y de élite, como médicos, abogados, ingenieros de software y profesores universitarios. Y si más personas, incluidas las que no tienen título universitario, pueden hacer un trabajo más valioso, deberían cobrar más, lo que elevaría el número de trabajadores a la clase media.

El investigador, al que The Economist llamó en su día “la voz académica del trabajador estadounidense”, comenzó su carrera como desarrollador de software y director de una organización sin fines de lucro dedicada a la enseñanza de la informática, antes de dedicarse a la economía y pasar décadas estudiando el impacto de la tecnología y la globalización en los trabajadores y los salarios.

Autor, de 59 años, fue autor de un influyente estudio en 2003 que concluyó que el 60% del cambio en la demanda a favor de trabajadores con estudios universitarios en las tres décadas anteriores era atribuible a la informatización. Investigaciones posteriores examinaron el papel de la tecnología en la polarización salarial y en el sesgo del crecimiento del empleo hacia los trabajos de servicios con salarios bajos.

Otros economistas consideran el último tratado de Autor un ejercicio de reflexión estimulante, aunque especulativo.

“Soy una gran admiradora del trabajo de David Autor, pero su hipótesis es solo un escenario posible”, comentó Laura Tyson, profesora de la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California, campus Berkeley, quien fue presidenta del Consejo de Asesores Económicos durante la administración Clinton. “Hay un amplio acuerdo en que la IA producirá un beneficio en la productividad, pero el modo en que eso se traduzca en salarios y empleo es muy incierto”.

Esa incertidumbre suele inclinarse hacia el pesimismo. No solo los catastrofistas de Silicon Valley, sino los economistas convencionales predicen que muchos puestos de trabajo, desde los trabajadores de los centros de atención telefónica hasta los desarrolladores de software, están en peligro. En un informe del año pasado, Goldman Sachs concluyó que la IA generativa podría automatizar actividades equivalentes a 300 millones de empleos a tiempo completo en todo el mundo.

HUMANOS. En el informe más reciente de Autor, que también publicó la National Bureau of Economic Research, descarta la posibilidad de que la IA pueda sustituir por completo al juicio humano. Y considera que la demanda de atención médica, software, educación y asesoría jurídica es casi ilimitada, por lo que la reducción de costos debería ampliar estos campos a medida que sus productos y servicios sean más costosos.

No se trata “de una previsión, sino de un argumento” a favor de un futuro alternativo, muy distinto del apocalipsis laboral previsto, entre otros, por Elon Musk.

El autor comentó que, hasta ahora, las computadoras estaban programadas para seguir reglas. Se hicieron cada vez mejores, más rápidas y más baratas. Y las tareas rutinarias, como las de una oficina o una fábrica, podrían reducirse a una serie de reglas paso a paso que cada vez se automatizaban más. Esos trabajos solían realizar los trabajadores de nivel medio sin estudios universitarios de cuatro años.

En cambio, la IA se entrena a partir de grandes cantidades de datos: casi todo el texto, las imágenes y el código de software de internet. Cuando se les pide, potentes chatbots de IA como ChatGPT de Open AI y Gemini de Google pueden generar informes y programas informáticos o responder a preguntas.

“No sabe reglas”, explicó el autor. “Aprende absorbiendo montones y montones de ejemplos. Es completamente diferente de lo que teníamos en informática”.

También puede leer: La estrecha relación entre Elon Musk y China

Un ayudante de IA, dijo, equipado con un almacén de ejemplos aprendidos puede ofrecer “orientación” (en atención sanitaria, ¿ha considerado este diagnóstico?) y “protecciones” (no prescriba estos dos medicamentos juntos).

De este modo, según el autor, la IA no se convierte en un asesino de puestos de trabajo, sino en una “tecnología complementaria del trabajador”, que permite a alguien sin tanta experiencia realizar un trabajo más valioso.

Los primeros estudios sobre IA generativa en el lugar de trabajo apuntan a su potencial. Un proyecto de investigación realizado por dos estudiantes de posgrado del MIT, a los que Autor asesoró, asignaba tareas como redactar informes breves o comunicados de prensa a profesionales de oficina. La IA aumentó la productividad de todos los trabajadores, pero los menos calificados y experimentados fueron los que más se beneficiaron. Investigaciones posteriores con trabajadores de centros de llamadas y programadores informáticos descubrieron un patrón similar.

Pero incluso si la IA proporciona los mayores aumentos de productividad a los trabajadores menos experimentados, eso no significa que vayan a cosechar las recompensas de salarios más altos y mejores trayectorias profesionales. Eso también dependerá del comportamiento de las empresas, del poder de negociación de los trabajadores y de los incentivos políticos.

Daron Acemoglu, economista del MIT y colaborador ocasional de Autor, dijo que la visión de su colega es un camino posible, pero no necesariamente el más probable. Para Acemoglu, la historia no está con los optimistas del todo se puede.

“Hemos estado aquí antes con otras tecnologías digitales y no ha ocurrido”, afirmó.

Autor reconoce los retos. “Pero creo que es valioso imaginar un resultado positivo, fomentar el debate y preparar para un futuro mejor”, afirma.  “Esta tecnología es una herramienta y depende de nosotros cómo decidimos utilizarla”.

Steve Lohr Reportero de tecnología, economía y trabajo del New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Fed duda sobre bajar sus tasas de interés

Los tipos altos en los principales bancos centrales afectan a los países emergentes.

El costo de la deuda en Estados Unidos está en su máximo en 23 años.

/ 7 de abril de 2024 / 06:29

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, enfatizó la preocupación sobre la persistencia de la inflación, lo que genera incertidumbre sobre los posibles recortes de las tasas referenciales.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, dijo a mediados de la última semana que las autoridades siguen preocupadas por la inflación. En este escenario, las autoridades monetarias ven incierto cuándo podrán comenzar a darse los posibles recortes de las tasas de interés referenciales.

Powell habló específicamente de presiones sobre los precios más fuertes de lo esperado hacia el inicio del año. El titular de la Fed puntualizó que él y sus colegas no tienen prisa por flexibilizar la política monetaria.

“En cuanto a la inflación, es demasiado pronto para decir si las lecturas recientes representan algo más que un simple aumento”, dijo Powell ante un panel en la Universidad de Stanford.

La siguiente reunión tendrá lugar el 11 de junio.
La siguiente reunión tendrá lugar el 11 de junio.

“No esperamos que sea apropiado reducir nuestra tasa de política hasta que tengamos mayor confianza en que la inflación está bajando de manera sostenible hacia el 2%”, afirmó Powell. Añadió que “dada la fortaleza de la economía y el progreso en materia de inflación hasta ahora, tenemos tiempo para dejar que los datos entrantes guíen nuestras decisiones de política”.

Los comentarios se producen dos semanas después de que el Comité Federal de Mercado Abierto, encargado de fijar las tasas, votara nuevamente a favor de mantener estables las tasas de endeudamiento de referencia. Además, la declaración posterior a la reunión del comité del 20 de marzo señaló que se requiere “mayor confianza” antes de realizar recortes.

Los mercados esperan que la Fed comience a flexibilizar su política este año, aunque han tenido que recalibrar sus perspectivas sobre el momento y el alcance de los recortes; esto debido a que los datos señalan que la inflación se ha mantenido tercamente alta. Otros datos económicos, particularmente en el mercado laboral y el gasto de los consumidores norteamericanos, que también continúan fuertes, están haciendo que el banco central estadounidense se tome tiempo para evaluar la situación actual antes de actuar.

Los mercados están pendientes de las decisiones de la Fed para definir acciones sobre sus portafolios.
Los mercados están pendientes de las decisiones de la Fed para definir acciones sobre sus portafolios.

También puede leer: Powell: ‘No hay apuro para bajar las tasas’

La medida de inflación preferida de la Fed, el índice de precios de los gastos de consumo personal, mostró una tasa de 12 meses del 2,5% en febrero, o del 2,8% para la medida fundamental que excluye alimentos y energía. Prácticamente todos los demás indicadores de inflación muestran tasas superiores al 3%.

“El panorama general sigue siendo de crecimiento sólido, un mercado laboral fuerte pero reequilibrado, y una inflación que desciende hacia el 2% en un camino a veces accidentado”, aseveró Powell.

Las tasas de interés altas en los principales bancos centrales del mundo afectan negativamente a las economías emergentes porque dismunuye la liquidez de divisas en ellos e incrementa el costo de la deuda soberana.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Imcruz es reconocida por Mazda Corporation

Mazda se ha posicionado como una marca premium en Bolivia.

Ejecutivos de Imcruz en el evento 4A Distributor Forum 2024 realizado en Hiroshima, Japón.

Por Pablo Deheza

/ 7 de abril de 2024 / 06:18

Imcruz, ahora Inchcape, recibe por quinta vez un destacado reconocimiento de Mazda Corporation por su crecimiento en ventas en Bolivia, consolidando así la posición de esta marca como referente entre las premium.

Imcruz, ahora Inchcape, acaba de recibir, por quinta vez, un reconocimiento importante de parte de Mazda Corporation. La compañía, representante exclusivo de esta prestigiosa marca de vehículos en Bolivia, fue galardonada por el crecimiento de sus ventas. Mazda se ha posicionado como un referente entre las movilidades premium en el país.

Mónica Argandoña, brand manager de Mazda en Bolivia, viajó a Hiroshima, Japón, para participar del 4A Distributor Forum 2024, donde agradeció primeramente a la marca por confiar sus unidades a Imcruz y destacó el trabajo de cada uno de los colaboradores quienes se esmeran en brindar un servicio calificado a cada cliente durante el periodo de venta y posventa.

“Este reconocimiento nos llena de orgullo, es el resultado de un excelente trabajo en equipo. Con mucho esfuerzo, disciplina y pasión logramos superar el crecimiento en ventas, después de dos años consecutivos de recuperación pospandemia. Es la quinta vez que el equipo Mazda Bolivia recibe este premio gracias a su constancia y buen desempeño”, destacó.

También puede leer: Tesla experimenta un primer trimestre sombrío en 2024

Argandoña explicó que, durante la época de pospandemia, la marca tuvo un importante abastecimiento de unidades del modelo estrella en Bolivia: la New Mazda CX-5. Éste presentó mejoras constantes en diseño y equipamiento. En 2023, de la mano de Imcruz, la marca alcanzó un hito importante en el país al presentar los modelos híbridos All New Mazda CX-60 y All New Mazda CX-90, marcando el inicio de una nueva era. Además, se convirtió en la primera marca japonesa en traer vehículos híbridos a Bolivia.

Argandoña explica además que Mazda destaca por desarrollar en cada gestión mejoras constantes en cuanto a diseño y equipamiento en toda la gama de vehículos, con una filosofía centrada en el ser humano (human centricity). Está basada en cuatro pilares fundamentales: Artful Design (diseño artístico, Japanese mastery (maestría japonesa), Ingenious Solution (solución ingeniosa) y Effortless joyful driving (conducción sin esfuerzo).

“Bajo esta filosofía de marca, Mazda presenta en Bolivia vehículos que tienen un excelente desempeño”, aseveró la ejecutiva.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El Banco Ganadero celebra sus 30 años de servicio al país

A lo largo de su vida, esta institución construyó fuertes cimientos y goza de buena salud.

El Banco Ganadero impulsa la atención a través de sus autobancos, kioscos y su reconocida app para dispositivos móviles.

Por Pablo Deheza

/ 7 de abril de 2024 / 06:06

El Banco Ganadero celebra tres décadas de contribuir al desarrollo económico de Bolivia, destacándose por su compromiso con la inclusión financiera. Esta casa bancaria se caracteriza por su permanente innovación.

El Banco Ganadero celebró sus 30 años de vida institucional continua en el país el jueves 4 de abril. Durante su recorrido, la entidad ha marcado múltiples hitos, por ejemplo, lograr presencia en los nueve departamentos, tener una de las mejores apps financieras del sistema, ser el primer banco en ofrecer la apertura de cuenta 100% digital, consolidar los kioscos y el autobanco como canales innovadores y desarrollar productos y servicios que se enfocan en la inclusión financiera.

Ronald Gutiérrez López, gerente general, señaló que la entidad financiera surgió en 1994, para apoyar con el desarrollo económico del país, promoviendo la expansión de los sectores productivos y su financiamiento con una propuesta innovadora, segura y de gran valor.

“El Banco Ganadero nació para ayudar y para acompañar el crecimiento, principalmente del sector productivo en el país. Surgió como parte del espíritu emprendedor de Osvaldo Monasterio Áñez, importante fundador de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), senador de la República, presidente de la Brigada Parlamentaria Cruceña y diplomático de Bolivia en España”, precisó el ejecutivo.

También puede leer: Soboce presenta Ciatec, para la investigación y desarrollo

A la fecha, el Banco Ganadero mantiene sus indicadores de solvencia, liquidez, calidad de cartera y rentabilidad en números estables, que denotan un compromiso de la directiva de la entidad para acompañar el crecimiento de cientos de empresas y familias en el país. Además, esta casa bancaria se distingue por su espíritu pionero en innovación, buscando constantemente nuevas formas de mejorar la experiencia bancaria y ofrecer soluciones vanguardistas que respondan a las necesidades cambiantes de sus clientes.

El Ganadero cuenta con una de las apps financieras con mejor puntuación en las tiendas virtuales; brinda importantes beneficios a los clientes corporativos a través de Gananet, como el pago de planillas e impuestos desde la plataforma. Además, ha impulsado las operaciones virtuales a través del programa Vamos!, donde los clientes pueden acumular puntos y canjear entradas para cines, boletos aéreos, hospedaje, gasolina y otros productos de los más de 25 comercios afiliados.

“Estamos muy agradecidos con cada uno de nuestros colaboradores, clientes y proveedores por hacer del Banco Ganadero una de las entidades financieras más innovadoras y con indicadores económicos saludables”, aseveró Gutiérrez.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias