La Revista

domingo 19 sep 2021 | Actualizado a 00:36

Jay-Z anuncia el lanzamiento de Monogram, su propia marca de marihuana

El rapero estadounidense es dueño de una compañía productora de cannabis

/ 23 de octubre de 2020 / 22:06

El rapero estadounidense Jay-Z, dueño de Caliva, una compañía productora de cannabis en California, anunció el lanzamiento de su primera línea de marihuana titulada Monogram, según Los Ángeles Times.

Con sede en California, donde la marihuana es legal, Caliva producirá este producto con la marca del rapero, que ya ha lanzado un sitio web y una página en Instagram para Monogram.

“Con su cuidadosa selección de variedades, sus meticulosas prácticas de cultivo y su calidad sin concesiones, Monogram trata de redefinir lo que significa el cannabis para los consumidores de hoy”, señaló la empresa en un comunicado de prensa sobre esta nueva línea de productos.

No se dieron más detalles sobre los productos disponibles, o de si solo serán vendidos en California, pero el rapero adelantó que este producto contará con una “plataforma de comercio electrónico de primera clase dedicada exclusivamente a su singular línea de productos”.

(23/10/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Cinco factores que diferencian a la FIL La Paz de este año

El evento se reinventa, en medio de las crisis sanitaria y económica.

Uno de los stands en la Feria del Libro, edición pasada. Foto: Miriam Chávez

/ 16 de septiembre de 2021 / 08:48

¡Habemus Feria del Libro (FIL) 2021! Después de un 2020 sin el evento, y con las crisis económica y sanitaria aún en el horizonte, la apuesta de sus organizadores, la Cámara Departamental del Libro La Paz (CDLLP), es reinventarse. El evento empezó ayer.

Mezclando actividades presenciales y virtuales, la FIL 2021 se adapta a las normas de bioseguridad exigiendo el uso del barbijo, elevando su presencia en redes sociales en detrimento de medios tradicionales como la televisión, manteniendo la entrada a Bs 15 y eliminando el horario matutino, así como las visitas de colegios.

Estos son algunos motivos que diferencian a la FIL de este año.

1INVITADOS. Los invitados especiales de este año serán la Fundación del Banco Central de Bolivia (FCBCB), y Alemania. Mientras la fundación, en su stand, hará conocer al público las funciones de sus centros culturales, así como habilitará sus predios al público, Alemania traerá libros de grandes representantes de su literatura.

En ese espíritu, muchas actividades serán realizadas fuera del campo ferial, ya sea en oficinas de la FCBCB, la Cinemateca Boliviana, incluso predios del Goethe Institut. Pero todos los eventos serán transmitidos por la CDLLP.

2DESCENTRALIZACIÓN. Mezclanco eventos virtuales con presenciales, la FIL de este año sabe que no puede causar aglomeraciones, por lo que, reservándose el derecho de transmisión, permitieron que algunas actividades salgan del campo ferial. “Tengo la esperanza de que esta feria sea un modelo para trabajar en próximas gestiones y que desde 2022 sea una feria diferente”, dijo a La Razón Ernesto Martínez, presidente de la CDLLP.

Para ello, la Cámara sacrificó la opción de que el público pueda conectarse a un wifi proporcionado por la FIL, en orden de mantener la estabilidad de las transmisiones de los eventos. “El hecho de que sea virtual hace que se puedan dejar grabados los eventos y que la feria dure un poco más de lo que normalmente dura, pues las visitas a los videos seguirán un tiempo. Es casi un embrión de cómo hacer la feria para otras oportunidades”, añadió.

3BIOSEGURIDAD. La prevención del COVID-19 es otro punto importante de la FIL 2021. Con el área de comidas bien separada y al aire libre, no se podrá consumir ni comidas ni bebidas dentro de los pabellones. Para entrar se exigirá el uso de barbijo quirúrgico KN95. Ya dentro habrá menos stands para evitar la aglomeración, así como alcohol en gel y vigilancia de bioseguridad. El lunes 20 de septiembre el ingreso será gratuito con carnet de vacunación.

4INDEPENDIENTES. Autores independientes cuentan con un espacio más vistoso y amplio. Pese a que, para cubrir el alquiler del campo ferial Chuquiago Marka, con menos stands en plena crisis económica, los precios tuvieron que subir, algunos autores independientes lograron hacerse de un espacio en el evento. “Efectivamente, siempre queda gente afuera por los precios, pero creemos que es una feria bastante amplia este año”, aseveró Martínez.

5OFERTAS. Martínez adelantó que habrá más ofertas que en otras oportunidades. Para los feriantes “es una disyuntiva entre atraer ofertas y novedades”, pues las últimas son más caras, pero las primeras se venden más. Por lo que la CDLLP tiene acordado, habrá varias ofertas especiales en la FIL, donde niños menores de 12 y adultos mayores de 65 no pagarán entrada.

Comparte y opina:

¡Hoy empiezan las actividades en la FIL La Paz 2021!

Después de un año de abstinencia, la literatura vuelve a ser el centro de atención en La Paz.

Edición pasada de la Feria Internacional del Libro (FIL) de La Paz. Foto: La Razón

/ 16 de septiembre de 2021 / 08:44

¡Es hoy, es hoy! La Feria Internacional del Libro La Paz abre las puertas del campo ferial Chuquiago Marka para un evento que combinará lo virtual con lo presencial y contará con varias medidas de bioseguridad.

Después de un año de abstinencia, puesto que en 2020 la todavía persistente crisis sanitaria evitó que se celebrara el evento, regresa la FIL La Paz, organizada por la Cámara Departamental del Libro La Paz (CDLLP).

El 8 de agosto cerraba la Feria Internacional del Libro (FIL) de Santa Cruz, con alrededor de 100.000 visitantes y una fuerte presencia en redes sociales. Con ese antecedente y bajo el lema de «Letras, puentes de encuentro», el evento en el municipio paceño también será presencial, pero la mayor parte de sus actividades culturales se darán por modalidad virtual o a extramuros del campo ferial.

“Habrá presentaciones en la feria y en espacios ajenos a la feria como la Cinemateca Boliviana o en las librerías de La Paz y todos serán transmitidos vía Facebook”, dijo a La Razón Ernesto Martínez, presidente de la CDLLP.

Con Alemania como país invitado y la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB) como institución invitada, del 15 al 26 de septiembre, la feria se desarrollará con varias medidas de bioseguridad como el uso obligatorio de barbijo KN95.

Entrada. Los niños, niñas y mayores de 65 no pagarán entrada, el resto de la población deberá abonar Bs 15 para poder ingresar. El 20 de septiembre el ingreso será libre, previa presentación del carnet de vacunación.

La FIL fue inaugurada ayer a las 19.00 en el auditorio Illimani, en un evento que contará con la presencia del presidente Luis Arce Catacora, además del presidente de la FCBCB Luis Oporto, entre otras autoridades.

Este año la FIL ya no abrirá durante la mañana, sino solamente de 14.30 a 22.00. Con ese horario reducido y con el aforo al 50% de su capacidad, se ha resaltado la importancia de las medidas de bioseguridad, en orden de que los feriantes y los visitantes puedan comerciar con la literatura con la calma de saber que están seguros.

“Estamos muy esperanzados, pues muchos asociados que participaron de la FIL Santa Cruz volvieron contentos con una evaluación positiva”, aseveró Martíinez. Si a esa experiencia se suma la organización de la mini FIL bautizada Jisk’a Feria del Libro en abril, los periodos de prueba e incertidumbre de la Cámara han terminado y la FIL La Paz ya tiene todo para volver con todo.

Comparte y opina:

‘Tres noches sin dormir’ llegará a Casa Grito

El stand up de elementos teatrales se estrena el sábado.

Casa Grito ubicado en San Miguel.

Por Adrián Paredes

/ 16 de septiembre de 2021 / 08:38

La comedia Tres noches sin dormir: El despertar de una soltera, que transita el stand up y el teatro, se presentará en Casa Grito (San Miguel, C. José María Zalles # 939), este sábado 18 y domingo 19 de septiembre a las 19.30 de manera presencial y también virtual.

La historia escrita por la actriz Graciela Tamayo sigue a Chela, una mujer invitada a la boda de su única amiga del colegio, donde se cuestiona todo, desde qué es ser solterona, hasta el matrimonio y la explotación laboral.

Las entradas presenciales están a Bs 40 y las virtuales a Bs 50.

Habrá una promoción de estudiantes dos por uno en esta obra dirigida por Antonio Torres y escrita, producida y protagonizada por Tamayo. Más datos al 67311194 .

Comparte y opina:

Monumentales: Wiracocha y el escudo nacional

En la nueva sede de la Asamblea Legislativa Plurinacional, el escultor Mariano Ramírez ha dejado su huella artística en un escenario político

ERGUIDO. En un edificio de Bs 509 millones se encuentra erguido Wiracocha

/ 12 de septiembre de 2021 / 18:15

La política se ejerce en muchos escenarios, pero son aquellos que se pueden recorrer, palpar y mirar los que más se imponen en la memoria y terminan por convertirse en símbolos. Eso lo saben, o lo intuyen, en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) por lo que, a principios de agosto del año que corre, estrenaron una nueva sede en cuya infraestructura se dieron la tarea de hacer grabar íconos de las 36 naciones y pueblos originarios de Bolivia. Y entre todos estos símbolos resaltan un gigantesco Wiracocha, el dios grabado en la piedra de la puerta del Sol de Tiwanaku, y un imponente y detallado escudo de armas de nuestra nación.

Rodeado de figuras aladas, propias de la cultura tiwanacota, Wiracocha fue erigido en el mural de la testera del nuevo hemiciclo de la Cámara de Diputados. Mide 12 metros de largo y 8 de ancho y parece tallado en piedra, cuando se trata de un trabajo en madera de las manos de Mariano Antonio Ramírez Justiniano, artista nacido en Villazón y que se formó en la Escuela de Bellas Artes “Hernando Siles” de La Paz.

Este escultor de 43 años de edad es también el responsable del Escudo Nacional de Bolivia, tallado en madera y revestido de un acabado de betún en sus 2,70 metros de largo y 3,20 de ancho con los que se yergue por encima del nuevo hemiciclo del Senado.

Ya casi cumplido el primer mes de uso del nuevo edificio del Legislativo, en el que se invirtió poco más de Bs 509 millones, nombres y detalles comienzan a aflorar. Ramírez es uno de ellos. Un escultor de metal y soldadura que asumió el reto de crear dos simbólicas piezas de madera para uno de los escenarios políticos más importantes de Bolivia.

PESO. La pieza central del escudo de armas necesitó de 8 personas para ser instalado

Las geometrías de Wiracocha

Wiracocha, con toda su geometría tiwanacota, fue su primer reto, uno que empezó en modelos a escala que este escultor tallaba, buscando los tonos y texturas que mejor combinarían con la piedra comanche del hemiciclo de los diputados. 

“Me puse a trabajar como un alquimista con diferentes tonos de pintura y texturas hasta que conseguí algo de textura y color que aprobaron (en la ALP)”, explica Ramírez. Después de dos meses de experimentación, allá por finales de 2019, sería resina mezclada con arena ultrafina y ciertos pigmentos de coloración los que le dieron a la madera esa ilusión de piedra muy realista. Homenaje perfecto a un imperio de piedra como Tiwanaku, sin arriesgarse a colocar el material real y terminar por causar un derrumbe en el flamante hemiciclo.

Pero mientras esto sucedía, en otros escenarios políticos se gestaba una crisis que paralizó los trabajos del escultor hasta septiembre de 2020, cuando incluso la pandemia del coronavirus había retrasado aún más el emprendimiento de su obra.

De octubre a noviembre, Ramírez, al mando de seis artesanos, trabajó los diseños tiwanacotas a partir de una plantilla gigante que luego dividió en módulos.

Pieza por pieza, con una caladora, fue recreando los íconos de esta ancestral cultura boliviana, creando una especie de rompecabezas que, semana a semana, iba colocando en el mural.

“Yo me quedo con Wiracocha, pues es el astro supremo que nos da luz y vida. Para mí es nacional, internacional, universal. Es una figura para todos de luz y vida. Yo me quedo con eso”, asevera Ramírez, quien después dedicaría noviembre, diciembre y parte de enero a dar los retoques a su rompecabezas gigantesco hasta que pareciese una sola piedra.

‘Si no puedes soldar…

A contrarreloj para el estreno programado del nuevo edificio de la ALP, en abril del año que corre comenzaron los trabajos para realizar el escudo con cinco artesanos al mando de Ramírez.

Ya para entonces estaba curtido. Este escultor tiene por filosofía conciliar dicotomías en su arte. Se lo conoce por buscar entre la chatarra materiales para soldar y “remetalizar”, concepto que usa para hablar de metales desechados que él rescata y que, con su trabajo, de alguna forma reencarnan en obras como la que adorna el frontis de la universidad San Francisco de Asís en la plaza Abaroa o el edificio Jardín de la avenida 6 de Agosto.

“Cuando uno cree que es el final, puede ser el principio. Yo parto de esa dialéctica de vida y muerte”, expone al hablar de sus esculturas de chatarra.

Es por ello que siempre ha mantenido la mente abierta a trabajar con todo tipo de material, incluyendo la madera. Hacerlo no fue el gran reto de este trabajo, tanto como vencer el vértigo que lo hizo sufrir mucho en el armado de Wiracocha.

“Poco a poco llegué a la cima”, relató sobre su paulatina ascensión de los andamiajes hasta lograr ese gran triunfo de aquella primera etapa, mismo que lo ayudaría a enfrentar mejor la presión de terminar el escudo de armas en apenas un mes, del 10 de abril al 10 de mayo, con la colaboración de un gran tallador de madera como es don Antonio Baraja.

“Es el juego de las versatilidades: si no puedes soldar, pues trabaja en otra cosa. La experiencia de la vida a uno le enseña no estancarse en una sola cosa”.

Finalmente, los 24 tableros que componen este escudo de impresionante detalle y relieves fue dividido en tres módulos cuyo peso fue la parte más difícil de su ensamblado en el muro al que estaba destinado. Es más, solo el centro del Escudo Nacional necesitó de ocho personas para ser instalado.

“Es gratificante y complicado vivir del arte”, expresa Ramírez, pensando en cómo ahora su nombre de escultor y artista boliviano empieza a ser asociado a este importante escenario político. Más que nada porque para él, ser un artista en Bolivia “es una labor quijotesca de día a día, con temporadas altas y bajas”.

Y, sin embargo, hay trabajos monumentales como éste, icónicos, enormes, que le permiten estar agradecido con su oficio y con la vida.

Tanto Wiracocha como el Escudo de Armas fueron armados como dos enormes rompecabezas

Fotos: Mariano Ramírez, Archivo La Razón

Comparte y opina:

Kiro Russo, premio en la Mostra: ‘¡La experiencia ha sido alucinante!’

Kiro Russo y su equipo técnico hacen historia con 'El Gran movimiento' y uno de los premios más importantes que ha ganado una producción boliviana.

Por Adrián Paredes

/ 12 de septiembre de 2021 / 09:28

El director de cine boliviano Kiro Russo obtuvo este sábado 11 de septiembre el Premio Especial del Jurado de la sección Horizontes de la 78° edición del festival de cine de Venecia, con El gran movimiento, una película experimental sobre la vida en la ciudad de La Paz.

«Gracias, gracias. Agradezco a los trabajadores y trabajadoras que son los verdaderos protagonistas de mi filme», aseguró emocionado Russo al recibir el premio durante la ceremonia de clausura.

«¡La experiencia ha sido alucinante! La película ha recibido maravillosas críticas y ha despertado mucha curiosidad acerca de La Paz y nuestro país», dijo Russo a La Razón. «¡Estoy infinitamente agradecido con todos y todas las que hicieron posible El gran movimiento!», añadió, muy emocionado.

La segunda película del director boliviano, después de Viejo Calavera (2016), fue rodada en 16 mm, en diferentes lugares de La Paz para seguir la vida de Elder, un joven minero, y Max, un vagabundo.

«La sinfonía de una ciudad en las alturas» la definió el realizador, que muestra los paisajes y amaneceres andinos, sus cañones y altiplanos y también ladrillos, piedras y miseria, con gente que camina, sube y baja, por las calles de una de las ciudades ubicadas a mayor altura de todo el mundo.

“Es una película sobre la ciudad de La Paz, pero también sobre el espacio urbano. Es una película muy arquitectónica, muy espacial, que habla del paso del tiempo en la ciudad, en las calles, en todo el espacio de la urbe”, es la definición que dio Russo sobre su filme al periódico

La sección Horizontes es considerada entre las más innovadoras del festival veneciano. Russo y su equipo técnico ya habían hecho historia con su película solo con formar parte de la programación oficial del Festival de Cine de Venecia, tras 26 años de ausencia. Esta victoria marca un particular hito para la producción cinematográfica boliviana contemporánea, puesto que el Premio Especial del Jurado de la sección Horizontes de la 78° edición del festival de cine de Venecia es uno de los premios más importantes que ha ganado el cine boliviano.

A mediados de septiembre, El Gran Movimiento estará en la sección más competitiva en el Festival de San Sebastián, y a finales de septiembre y principios de octubre también se proyectará en el Festival de Nueva York, uno de los más importantes del territorio estadounidense.

SINFONÍAS URBANAS

“Es una película sobre la ciudad de La Paz, pero también sobre el espacio urbano. Es una película muy arquitectónica, muy espacial, que habla del paso del tiempo en la ciudad, en las calles, en todo el espacio de la urbe”, es la definición que da Russo a El gran movimiento, que originalmente llevaba el título de Loba.

En ella, el director quiso rescatar cosas perdidas del cine antiguo, del cine mudo y, sobre todo, de un género de vanguardia en los años veinte: las “sinfonías de la ciudad”, las cuales eran una especie de híbrido entre cine documental y experimental, que con narrativa muy abstracta recorrían espacios urbanos.

“Y eso es la película básicamente. Una sinfonía de la ciudad de La Paz”, aseveró Russo, quien no desea adelantar muchos detalles del filme por ahora, pero promete que en él hay una tesis sobre la individualidad, la colectividad y la ciudad más allá de ambas.

UN GRAN RIESGO

Una escena del filme de Russo.

Russo es mejor conocido por Viejo calavera (2016), su ópera prima seleccionada en más de 80 festivales en los que obtuvo obtuvo 23 premios, entre ellos el Gran Premio en el Festival de Cartagena (Colombia), el Premio FIPRESCI de la crítica en el Festival de Río de Janeiro (Brasil) y el galardón a Mejor Fotografía ADF en la Competencia Internacional del BAFICI (Buenos Aires), entre otros.

Ese reconocimiento internacional fue de gran ayuda a la hora de encontrar financiación para El gran movimiento, cuya realización en celuloide representó un reto enorme para el cineasta a nivel técnico y un significativo riesgo monetario también. Ya de por sí es caro filmar una película, peor aún en un formato cada vez más raro como es el Super 16 mm, en un filme que trata de retomar «cosas olvidadas de la historia del cine».

“Ha sido muy difícil pero enriquecedor para mí como director. Sobre todo, por la rigurosidad que hay que tener al pensar en lo que vas a filmar. Tiene que estar muy claro”, dijo Russo, quien se une a directores como Quentin Tarantino en la defensa de seguir filmando con celuloide

A todo ello se suma que su producción de miles de dólares, realizada en un país en donde los apoyos a la incipiente industria cinematográfica son escasos, entra en competencia directa con producciones multimillonarias, cuyos países invierten mucho dinero en la producción audiovisual, incluso a nivel televisivo.

“Creo que estamos muy lejos de llamar al cine que hacemos en Bolivia una industria porque no tenemos las herramientas para llegar a entrar a lo que es el estándar mundial. No me refiero al trabajo y la técnica de la gente que está haciendo cine, sino a la falta de recursos y a la necesidad de mayor conexión internacional”, explicó el director y productor que tuvo que armar una amplia red internacional para llegar a Venecia y competir con filmes que tienen una clara estructura institucional y de auspicios, mientras que en Bolivia la Agencia de Desarrollo del Cine y Audiovisual Bolivianos (Adecine) sigue haciendo todo lo que puede para que se apruebe la ley del Cine.

“Dudo mucho que las cosas cambien a corto plazo en el país y los que hacemos cine tenemos que rompernos la cabeza para ver cómo hacer las cosas”, dijo Russo, quien espera estar siendo pesimista a la hora de pensar que el legado cultural no parece importar mucho a las instituciones gubernamentales bolivianas.

PRODUCCIÓN Y ESTRENO EN BOLIVIA

Con una inversión de $us 300.000, El gran movimiento fue producida por Kiro Russo, Pablo Paniagua y Alexa Rivero y participó de numerosas instancias de desarrollo en reconocidos certámenes internacionales, como los festivales de Cannes (Francia), San Sebastián (España) y Mar del Plata (Argentina), entre otros.

También se produjo con el apoyo del ya inexistente Programa de Intervenciones Urbanas (PIU), el Fondo Concursable Municipal de Promoción al Desarrollo, Salvaguarda y Difusión de las Culturas y las Artes (FOCUART) y los fondos internacionales del Doha Film Institute (Qatar) y el CNC, Centre National du Cinéma et de l’Image Animée (Francia). Es, además, una producción en asociación con Sovereign films (Suiza), Bord Cadre films (Suiza) y Universal Brokers (Bolivia).

“Es muy lindo poder representar al país y es importante para el gremio del cine también pues permite al país existir internacionalmente”, comentó el director.

El gran movimiento, “una experiencia cinematográfica de cine total”, será estrenado en salas bolivianas en enero de 2022.

Comparte y opina:

Últimas Noticias