viernes 23 jul 2021 | Actualizado a 12:18

Críticas en Brasil por decisión de acoger la Copa América-2021

La Copa América vuelve a Brasil

Por AFP

/ 31 de mayo de 2021 / 18:27

La Conmebol le sacó la sede el domingo a Argentina, donde recrudeció la pandemia de covid-19, y diez días antes hizo lo mismo con Colombia a raíz del estallido social en ese país que deja decenas de muertos.

El anuncio de que Brasil acogerá la Copa América 2021, en sustitución de Argentina, desató una oleada de críticas y comentarios jocosos en el segundo país del mundo con más muertos por coronavirus, que teme en junio una tercera ola de la pandemia.

La Conmebol le sacó la sede el domingo a Argentina, donde recrudeció la pandemia de covid-19, y diez días antes hizo lo mismo con Colombia a raíz del estallido social en ese país que deja decenas de muertos.

Aunque la Conmebol no ha anunciado todavía las sedes del campeonato ni se ha referido al tema del público en los estadios, varios estados, entre ellos Pernambuco y Rio Grande do Norte, ambos en el nordeste, ya rechazaron albergar los partidos por «falta de seguridad epidemiológica».

El gobierno de Sao Paulo, por su parte, dijo que no se opondrá «mientras se respeten los protocolos» sanitarios contra el coronavirus.

«Un evento de esa magnitud moviliza innumerables personas aunque los partidos sean sin público. Y movilidad aumenta transmisión del virus. Eso va a tener un componente muy significativo en esa cuestión de la recrudescencia de la pandemia», declaró a la AFP el infectólogo José David Urbáez, de la Cámara Técnica de Infectología del Distrito Federal de Brasilia.

«Ese torneo debería haber quedado cancelado y listo», agregó Urbáez.

El epidemiólogo Pedro Hallal, de la Universidad Fderal de Pelotas (UFPel), calificó de «temeraria» la decisión apresurada de la Conmebol, que agradeció al presidente Jair Bolsonaro «por abrir las puertas» al torneo que se disputa del 13 de junio al 10 de julio.

«Hay muchos países que están con la vacunación mucho más avanzada y con la pandemia mucho más controlada. Chile es el ejemplo más fácil de poner. Así, es difícil entender de dónde viene esa decisión», explicó.

Brasil es el segundo país con más muertos por coronavirus, con más 460.000, una situación a la que según los expertos se llegó por la ausencia de estrictas medidas sanitarias, en gran parte debido a la campaña del presidente Bolsonaro contra la cuarentena por su excesivo daño en la economía, al lento avance de la vacunación (menos de un 11% de la población recibió una doble dosis hasta ahora) y a la llegada de nuevas variantes.

Desde algunas semanas, la media móvil de defunciones se estabilizó por debajo de los 2.000 diarios, un cifra muy inferior al pico de 4.000 muertos registrados en abril, lo cual llevó a varios estados a relajar las medidas de cuarentena.

La prestigiosa Fundación Fiocruz advierte que la retomada de las actividades en casi todo el país «mantendrá el número de hospitalizaciones y muertos en niveles altos, con tendencia de agravamiento en próximos semanas».

A ello se suma la incertidumbre sobre el potencial de la nueva variante india, cuyos primeros casos ya fueron detectados en Brasil.

«Campeonato de la muerte»

En Brasil, los partidos de fútbol todavía se celebran a puerta cerrada. Desde el inicio de la pandemia solo se ha permitido público en dos partidos, entre ellos la final de la Copa Libertadores en enero, con presencia de unos cientos de aficionados invitados por clubes y federaciones.

Pero en algunas finales de los campeonatos estatales se han generado aglomeraciones alrededor de los estadios, un motivo más de preocupación.

El senador Renan Calheiros, relator de la comisión que está investigando eventuales «omisiones» por parte de Bolsonaro en la pandemia, denunció lo que calificó el «campeonato de la muerte».

«Sindicato de negacionistas: gobierno, Conmebol y CBF. Las ofertas de vacunas se llenaron de moho en los cajones, pero el ok al torneo fue ágil. Escarnio», escribió en twitter.

El vicepresidente de la comisión, el senador Randolfe Rodrígues, pidió que sea convocado el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, para saber «qué medidas fuero planeadas para garantizar la seguridad sanitaria a los brasileños» durante el torneo continental de selecciones.

El diputado del Partido Socialista Brasileño (PSB, izquierda), Julio Delgado, aseguró que interpondrá un recurso ante el Supremo Tribunal Federal para impedir la decisión del torneo.

La ‘Cepa América’

Tras el anuncio, no tardaron en aparecer comentarios jocosos y memes sobre la rebautizada como «Cepa América» en las redes sociales, entre ellos uno de un ataúd jugando con una pelota en forma de virus y otro de una mascota llamada ‘Cloroquito’, en referencia a la cloroquina, el medicamento que promueve Bolsonaro contra el coronavirus, pese a que su eficacia no está demostrada.

El vicepresidente Hamilton Mourao defendió el lunes que organizar la Copa América en Brasil presenta «menos riesgos» que en Argentina por la inmensidad del territorio y el elevado número de estadios, que permitirá «repartir» los partidos.

Una tesis que, incluso en un país donde el fútbol es una religión, no convenció a mucha gente.

«Es muy arriesgado. Hace bien para la economía, pero seguro que va a aumentar los casos. No estoy a favor por mucho que yo ame el fútbol», declaró a la AFP en Sao Paulo el Guilherme Beserra da Silva, quien trabaja en comercio exterior.

En plena nueva ola del virus, los españoles se aferran a la mascarilla

Un mes después de la relajación del uso de la mascarilla en España, pocos la han abandonado, en momentos en que el Reino Unido renunció a ella y en Francia se baraja quitarla para los vacunados

Españoles en una vía pública

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 12:13

La temperatura es de más de 35 grados pero bocas y narices siguen cubiertos en Madrid. La mascarilla dejó de ser obligatoria en las calles, pero los españoles se aferran a ella mientras algunas regiones buscan volverla a imponer al aire libre ante la explosión de contagios, a contracorriente de otros países europeos.

Katherin Castro, con 18 años y una dosis de la vacuna, va por la calle con ella «por si acaso». Es la imagen de muchos españoles que no quieren desprenderse de la mascarilla, un implemento que se volvió parte de la vida cotidiana desde hace año y medio. «Todavía hay covid, y aún con vacuna hay muchos contagios», dice.

Con una FFP2 y caminando por una amplia avenida madrileña, Juana Delgado, de 65 años, asegura que lleva la mascarilla «todos los días». «No pienso quitarla de momento», señala, afirmando que solo se siente «segura en casa».

Un mes después de la relajación del uso de la mascarilla en España, pocos la han abandonado, en momentos en que el Reino Unido renunció a ella y en Francia se baraja quitarla para los vacunados en algunos sitios cerrados.

«Nuestras calles y nuestros rostros recuperarán en los próximos días su aspecto normal», auguró el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, cuando anunció el fin de su uso obligatorio al aire libre, siempre y cuando se mantenga una distancia de 1,5 metros.

Pero a la luz de la escalada de contagios por la variante Delta, Delfín Rapado, que pasea a su nieta en un cochecito, estima que «hasta que un 80, 85% de la población no sea vacunada, no debería sacársela».

Datos

Actualmente, un poco más del 50% de los 47 millones de españoles están totalmente vacunados.

Para el sexagenario, que se separa un poco antes de responder a la AFP, «el gobierno se ha equivocado retirándola tan pronto». Para él, el «verdadero motivo era dar una sensación de seguridad para que los turistas [vengan] a España».

Los turistas, precisamente, «no la llevan», se queja Flor Cárdena, de 64 años, quien tiene una tienda en las conocidas Ramblas de Barcelona, enojada al ver pasar a dos personas con el rostro descubierto.

«Yo no me fío. Yo la mascarilla no me la voy a quitar ni cuando se acabe la pandemia, me da igual», acota.

Llegada de Francia en vacaciones, Marie-Hélène Leheley, de 57 años, muestra su sorpresa porque la gente «lleve la mascarilla todo el tiempo».

Decreto de las sonrisas

Las regiones más golpeadas por la nueva ola de contagios, como el País Vasco, Baleares, Andalucía y Cataluña, han pedido al gobierno del socialista Pedro Sánchez que restablezca la obligatoriedad de la mascarilla al exterior. Sin éxito.

Aunque se niega y defiende su decisión, el Ejecutivo ha modificado su discurso.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, recordó esta semana que «las mascarillas siguen siendo obligatorias en nuestro país y solo en supuestos muy concretos, muy determinados, dejan de serlo».

El miércoles, en una votación que aprobó en el Congreso de los Diputados un texto apodado «el decreto de las sonrisas» que ratificó el fin del mandato de usar el tapabocas en todo momento, aliados clave del gobierno se abstuvieron y la oposición de derecha se pronunció en contra.

Elvira Velasco, diputada del Partido Popular (derecha), denunció que permitir no llevar mascarilla al aire libre envía un mensaje de falsa seguridad y «ha contribuido a la situación actual» de aumento de los contagios.

Medida «icónica»

Óscar Zurriaga, vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología, considera que la mascarilla no debió nunca haber sido obligatoria al aire libre.

«En exteriores bien ventilados, donde no haya acumulación de personas, donde se pueda mantener la distancia de seguridad, nunca ha sido necesario», estima, considerando más bien que la población no ha tenido «conciencia» de las situaciones de riesgo, tanto al aire libre como en las terrazas de los restaurantes.

«El mensaje subliminal» del retiro de la mascarilla, una medida «muy icónica», conduce al abandono de otras precauciones sanitarias, más eficaces, como la distancia social, lamenta.

Comparte y opina:

Líder serbio amenaza con la ‘disolución’ de Bosnia tras prohibirse negar genocidio

El Alto Representante, cuyo papel es vigilar que se cumpla el acuerdo de paz de Dayton de 1995, impuso varias enmiendas al Código Penal

El miembro de la presidencia colegiada de Bosnia, Milorad Dodik

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 11:57

El miembro serbio de la presidencia colegiada de Bosnia y Herzegovina amenazó con la «disolución» del país balcánico, después que el Alto Representante de la ONU prohibiera este viernes la negociación del genocidio y los crímenes de guerra, como la masacre de Srebrenica.

El Alto Representante, cuyo papel es vigilar que se cumpla el acuerdo de paz de Dayton de 1995, impuso varias enmiendas al Código Penal bosnio para castigar con entre seis meses y cinco años de prisión a las personas que «aprueben públicamente, nieguen, minimicen o intenten justificar el crimen de genocidio, el crimen contra la humanidad o el crimen de guerra», según un documento publicado en la página web de su oficina.  

La adopción de esta legislación en el Parlamento central bosnio llevaba años bloqueada por los diputados serbios, por lo que el diplomático austríaco, Valentin Inzko, utilizó su poder discrecional.

Considera como «histórica» por los responsables bosnios (musulmanes), esta decisión fue muy criticada por los dirigentes políticos serbobosnios, en particular, el miembro de la presidencia colegiada de Bosnia, Milorad Dodik, que reiteró su postura sobre la masacre de Srebrenica.  

Perpetrada varios meses antes del final del conflicto étnico (1992-95) que dejó 100.000 muertos, la masacre de Srebrenica, en la que las fuerzas serbobosnias mataron a cerca de 8.000 niños y adolescentes musulmanes bosnios, fue calificada de acto de genocidio por la justicia internacional.  

Datos

Los responsables políticos serbios tanto en Bosnia y Herzegovina como en Serbia suelen minimizar o negar esta masacre, que solo reconocen como un «crimen grave».  

«Hay una línea roja (…) que no puedo cruzar. Para mí es inaceptable», declaró Dodik en rueda de prensa. «No hubo genocidio, es lo que opinamos todos», añadió.

El responsable serbio llamó a una «respuesta feroz», evocando la idea incluso de una «disolución» de Bosnia.   El Parlamento de la República Srpska, la entidad serbia de este país dividido por etnias, se reunirá dentro de una semana para discutir sobre la «respuesta».

La Unión Europea (UE) llamó a los serbios de Bosnia a respetar la decisión del enviado de la ONU, subrayando el deber de la «reconciliación».

A pesar de que fueron condenados a cadena perpetua por su papel en la masacre, los antiguos líderes políticos y militares serbobosnios Radovan Karadzic y Rako Mladic, son considerados como «héroes del pueblo» por muchos serbios.  

(23/07/2021)

Comparte y opina:

Los ‘Juegos de la Pandemia’ quedan oficialmente abiertos en una ceremonia sin público

La ceremonia tuvo lugar ante menos de 1.000 personalidades y dirigentes para minimizar los riesgos de la pandemia del COVID-19, en un estadio con capacidad para 68.000 personas

Ceremonia de inauguración en Tokio

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 10:54

Tras una larga espera y después de muchas dudas y dificultades, el emperador Naruhito declaró oficialmente «abiertos» los juegos de Tokio-2020, un año después de lo previsto, en una ceremonia sin público en el Estadio Olímpico y con restricciones en el tradicional desfile de los deportistas.

La ceremonia tuvo lugar ante menos de 1.000 personalidades y dirigentes para minimizar los riesgos de la pandemia del COVID-19, en un estadio con capacidad para 68.000 personas.

«Declaro abiertos los Juegos de Tokio», pronunció solemnemente el emperador Naruhito, según la fórmula consagrada para la ocasión, en lo que ya se han bautizado como ‘los Juegos de la Pandemia’.

Un pequeño grupo de ciudadanos se concentró en los alrededores del Estadio Olímpico para protestar por el mantenimiento del evento, portando el mensaje (en inglés) «Cancelen los Juegos. Salven vidas».

En su discurso, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach admitió que estos Juegos serán «muy diferentes a lo que todos nosotros hubiésemos podido imaginar», pero destacó que «hoy es un momento de esperanza».

Los deportistas, que serán sometidos a diarios a controles anti COVID-19, desfilaron con restricciones: mascarillas, sin poder saltar ni bailar, y abandonando el estadio sin poder quedarse hasta el final de la ceremonia.

Inicio de una nueva era

Los temores a que los más de 11.000 deportistas llegados de todo el mundo puedan convertirse en un foco de contagio al COVID-19 han provocado que la mayoría de los japoneses se muestren contrarios a los Juegos, según las encuestas.

Y los Juegos se disputarán con Tokio en estado de emergencia, lo que supone, por ejemplo, que los bares y restaurantes tienen que cerrar a las 20h00 locales. Tampoco se admite la presencia de extranjeros y la mayoría de pruebas se disputarán a puerta cerrada.

No obstante, cientos de japoneses se acercaron a los alrededores del Estadio Olímpico para vivir el ambiente olímpico, aunque tuvieron que ver la ceremonia a través de la pantalla del teléfono móvil.

Otra señal de la antipatía del país anfitrión por esta edición de los Juegos: varios de los principales patrocinadores de la cita, como las multinacionales Toyota, Panasonic, Fujitsu y NEC, no enviaron representantes a la ceremonia.

Hasta el emperador Naruhito admitió las dificultades: «Gestionar los Juegos mientras se toman al mismo tiempo todas las medidas posibles contra el COVID-19 está lejos de ser una tarea fácil», habría dicho el mandatario a Bach en una visita del patrón del olimpismo al palacio imperial el jueves, según la agencia Kyodo News.

Esa visita coincidió con el día que se declararon 1.979 nuevas infecciones por COVID-19, la cifra más alta desde el pasado invierno boreal, pese a que Japón ha estado bastante protegido de la pandemia. Los 15.000 fallecidos registrados es una cifra muy inferior a los otros países.

Bach se ha esforzado durante los últimos meses por evitar la cancelación del evento, pero también ha admitido las dificultades:

«En los últimos 15 meses hemos tenido que tomar muchas decisiones sobre bases muy inciertas. Teníamos dudas cada día. Hemos deliberado y discutido. Hubo noches sin dormir», dijo en la inauguración de la sesión del COI el martes.

El final del túnel

«Finalmente estamos viendo el final del túnel. La cancelación nunca fue una opción para nosotros. El COI nunca abandona a sus atletas», añadió.

Pero en el mantenimiento de los Juegos también se mezclan intereses económicos. Japón ha gastado casi 15.500 millones de dólares en el evento, con un sobrecoste de 2.700 millones por el aplazamiento y las medidas sanitarias implantadas.

Los organizadores japoneses no solo han tenido que enfrentarse a los problemas derivados de la pandemia, sino también a varios escándalos que han manchado su imagen, con la dimisión de cuatro de sus responsables desde febrero.

En el plano deportivo, algunas competiciones han echado ya a andar, como el fútbol y el sóftbol y este viernes en remo y tiro con arco.

El jueves, Brasil y México debutaron con sendas victorias en el torneo olímpico masculino (4-2 a Alemania y 4-1 a Francia respectivamente), mientras que España no pasó del empate sin goles ante Egipto y Argentina perdió 2-0 ante Australia.

Los organizadores esperan que con la aparición de las estrellas, el público japonés vaya aumentando su apoyo a los Juegos para que se conviertan en un éxito y que en el futuro solo se hable de las hazañas en la pista de atletismo, la piscina o el gimnasio.

(23/07/2021)

Comparte y opina:

‘Antivacunas’ o ‘antipase sanitario’, los franceses protestan movidos por las redes sociales

Muchos "covidescépticos" hallan en las redes un eco a sus ideas, aprovechando movimientos que ya estaban estructurados en internet antes del COVID-19

Una marcha para protestar contra la obligación de vacunarse en París

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 10:37

Las manifestaciones contra el pase sanitario se multiplican en Francia, como un reflejo de lo que se observa desde hace meses en las redes sociales, donde proliferan las cuentas antimascarillas, antivacunas o anticonfinamiento, con millones de suscriptores.

«Me llamo Claire, soy enfermera».

Este video de siete minutos publicado el 14 de julio encadena las informaciones falsas, como que la pandemia no existe y las vacunas no son tales. Ha acumulado más de un millón de visualizaciones y en pocos días se ha compartido decenas de miles de veces en Facebook. También figura en Twitter y TikTok, entre otros.

Igual que ella, muchos «covidescépticos» hallan en las redes un eco a sus ideas, aprovechando movimientos que ya estaban estructurados en internet antes del COVID-19, como los antivacunas o los «chalecos amarillos», el movimiento de protesta social nacido en Francia en 2018.  

Los antimascarillas consiguieron organizar algunas protestas en los últimos meses pero aumentaron desde que el 12 de julio el presidente Emmanuel Macron anunció la vacunación obligatoria para el personal sanitario y la extensión del llamado pase sanitario para entrar en bares, restaurantes, cines, trenes o aviones, entre otros.

Base

El sábado se prevén manifestaciones después de que hace una semana reunieran a más de 110.000 personas (según la policía) en Francia. Un único lema: la defensa de las «libertades».

«Este ímpetu de protesta está presente desde hace varios meses en diferentes canales» digitales, afirma a la AFP Coralie Richaud, profesora de derecho público de la Universidad de Limoges (centro).  

La experta también resalta el carácter «extremadamente heterogéneo» de los perfiles, que van desde la extrema izquierda hasta la ultraderecha (algunos adeptos de teorías del complot, otros no) pasando por muchos antivacunas y hasta algunos vacunados.  

«Su único denominador común es ser ‘anti'», añade esta experta en movimientos de protesta en internet. Por eso necesitan «estructurar la protesta», una «reivindicación» que sirva de «base» y que pase «de lo individual a lo colectivo» cuestionando el gobierno.  

El conocido «chaleco amarillo» Jérôme Rodrigues llama en Facebook a «todos los ciudadanos descontentos» a salir a las calles en una «unión en torno a la ira».

Voces influyentes

Los chalecos amarillos no están solos. El movimiento cuenta con otros impulsores hiperactivos en internet y citados por algunos medios de comunicación seguidos.

Entre ellos destacan el antiguo número dos del partido de extrema derecha Frente Nacional y presidente de los Patriotas (ultraderecha) Florian Philippot o el soberanista Nicolas Dupont-Aignan, que cuentan cada uno con unos 250.000 suscriptores en Twitter, a quienes transmiten informaciones falsas e incompletas sobre las vacunas y el COVID-19.

 Otros menos conocidos de la opinión pública poseen muchos seguidores, como la diputada Martine Wonner, psiquiatra de formación, con decenas de miles de suscriptores en Twitter y Facebook. Desde hace más de un año difunde informaciones falsas sobre mascarillas o vacunas, incluso en la Asamblea Nacional.

A finales de junio, grabada en un taxi, afirmó que las compañías aéreas prohíben los vuelos a los vacunados, una afirmación desmentida varias veces. El video se compartió unas 10.000 veces en tres días.  

El movimiento también se alimenta de «garantes científicos», como el médico Louis Fouché o la genetista Alexandra Henrion-Caude. Esta última ha conseguido en los últimos meses 100.000 suscriptores en Twitter y YouTube donde multiplica las informaciones falsas contra las vacunas.

El científico Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina en 2008, no acude a las manifestaciones pero es una voz con peso. Desde hace años sus colegas lo cuestionan debido a sus teorías poco científicas.

En las entrevistas, muy compartidas en redes, repite que las vacunas crearon las variantes Sars-Cov-2, una afirmación sin base científica.  

Personajes relacionados con la telerrealidad como Kim Glow agregan su grano de arena. Ella suele transmitir teorías de conspiración a sus tres millones de suscriptores en Instagram, Snapchat y TikTok con mensajes como que el COVID-19 es un genocidio contra los ancianos o que las vacunas inyectan chips 5G.

(23/07/2021)

Comparte y opina:

El Papa, convaleciente, renuncia a celebrar una misa en San Pedro

Se trata de una celebración muy larga, de cerca dos horas de duración, durante la cual suele permanecer casi siempre de pie y pronuncia una homilía

El papa Francisco en el Vaticano

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 10:29

El papa Francisco, quien se recupera de una operación de colon, renunció a presidir una misa el próximo domingo en la basílica de San Pedro, ya que «sigue convaleciente», indicaron este viernes fuentes internas del Vaticano.  

«Se trata de algo bastante normal, el papa sigue convaleciente», comentó la fuente, quien confirmó que Francisco se asomará a la ventana del palacio apostólico al mediodía del domingo para la tradicional oración del Ángelus, tal como lo hizo la semana anterior.  

El pontífice argentino tenía programado presidir una misa solemne por la Jornada Mundial de los Abuelos y las personas de la tercera edad en la basílica vaticana.

Se trata de una celebración muy larga, de cerca dos horas de duración, durante la cual suele permanecer casi siempre de pie y pronuncia una homilía.

Datos

La misa será presidida por un prelado de la Curia romana, el obispo Rino Fisichella.

El Papa argentino, de 84 años, fue operado el 4 de julio para extirparle una parte del colon, en una intervención programada y realizada con anestesia general.

Cuando fue dado de alta del hospital romano tras diez días internado, el pontífice se detuvo en la basílica de Santa María la Mayor antes de regresar a su residencia en la Ciudad del Vaticano.

En esa ocasión, el papa se movilizaba en silla de ruedas dentro de la basílica, según las fotografías divulgadas.

Francisco sufre también de una ciática crónica que lo obliga a cojear y que le causa fuertes dolores por lo que en varias ocasiones ha tenido que renunciar a celebrar ceremonias oficiales.

El pontífice tiene programados una serie de viajes al exterior este año, entre ellos uno del 12 al 15 de septiembre a Eslovaquia, con una etapa de pocas horas a Budapest, capital de Hungría.

(23/07/2021)

Comparte y opina: