viernes 30 jul 2021 | Actualizado a 07:46

Clásico del Río de La Plata en Copa América incluye duelo entre Messi y Suárez

El uruguayo Luis Suárez y el argentino Lionel Messi.

/ 17 de junio de 2021 / 17:59

Ambos tienen motivos para presumir en el derbi. Uruguay levantó más copas en esta competencia (15), con saldo positivo en las finales. Pero Argentina, con 14 y menos eficiente para definir torneos, batió más veces a su vecino.

Como en todo clásico, en el del Río de La Plata nadie está dispuesto a ceder. Y menos en este, en el que Lionel Messi disputa la pista para el último baile con Luis Suárez y Edinson Cavani, goleadores históricos de Uruguay.

La selección más ganadora de la Copa América, con 15 títulos, se estrena el viernes contra Argentina a las 21.00 (00H00 GMT del sábado) en la capital brasileña, por la segunda fecha del Grupo A.

Ambos tienen motivos para presumir en el derbi. Uruguay levantó más copas en esta competencia (15), con saldo positivo en las finales. Pero Argentina, con 14 y menos eficiente para definir torneos, batió más veces a su vecino.

El presente encuentra a los dos disconformes tras una racha de empates en la doble fecha Eliminatoria, y prolongado por la Albiceleste en su primer encuentro del lunes, de la que quieren salir con una victoria.

Para Uruguay, libre en el arranque del grupo, es un duro inicio en esta Copa a la que, ya avisó el seleccionador Oscar Tabárez, los suyos no vienen «ni de paseo ni a salir campeones por 10 puntos».

Los viejos conocidos anticiparon de ambos lados un partido difícil en el estadio Mané Garrincha en Brasilia, al que ninguno llega con ventajas a la vista.

El ‘Maestro’ calificó a Argentina de un «rival duro» con «muy buenas individualidades», días tras en conferencia de prensa. Y valoró el aporte de Messi, pieza fundamental del oponente, no solo en las acciones individuales sino también como habilitador.

El plan para contrarrestarlo es «poner un equipo equilibrado que nos pueda aportar mucho en defensa y mucho en ataque», sin generar desequilibrios, detalló entonces el seleccionador Celeste.

Suárez, muy cercano a ‘Leo’, con quien compartió la delantera del Barcelona, dejará la amistad fuera del campo para buscar el triunfo con una idea: «Tratar de que ellos no creen muchas situaciones porque son muy contundentes arriba, pero también aprovechar las debilidades que tienen (…) y ser nosotros muy contundentes».

Dicho de otro modo, Uruguay deberá contener los embates de un equipo eficiente a la hora de generar situaciones de peligro, y alimentar a su dupla letal para que capitalice las flaquezas defensivas.

La fórmula Suárez-Cavani se reúne por primera vez desde noviembre, después de tres partidos de Eliminatorias. Ambos de 34 años, los dos máximos goleadores históricos de la Celeste, con 63 y 51 goles convertidos respectivamente, dijeron que ésta sería su última Copa América. También lo es para Messi, que les igualará la edad en una semana.

Tango para uno

Virtudes y defectos de los dirigidos por Lionel Scaloni se condensaron a inicios de este mes de visita ante Colombia, cuando en una ráfaga inicial anotaron dos goles en diez minutos y terminaron empatados.

La misma inestabilidad volvió a verse el lunes, cuando la Albiceleste tampoco pudo honrar un tiro libre magistral de Messi que se coló por el ángulo izquierdo del arquero chileno, Claudio Bravo.

Ambos partidos se le escaparon a Argentina en el segundo tiempo, por evidentes errores en defensa.

Algunos analistas consideran los resultados son producto de una falta de jerarquía de un equipo que pese a tener posesión y jugadas, se hunde por sus propios errores.

Lionel Scaloni insiste en que lleva el rumbo correcto y se dice tranquilo por las llegadas al arco rival. «El funcionamiento está», asegura.

La incógnita es si probará ante Uruguay la opción de cinco en el fondo trabajada en práctica para contener a la potente delantera rival.

El joven técnico argentino de 43 años, confeso admirador del fútbol uruguayo y del proceso del Maestro Tabárez, de 74, con la selección charrúa, buscará ante Uruguay dejar de merecer y conseguir el ansiado triunfo.

Argentina quiere hacerse del primer título desde Ecuador-1993. Los de enfrente vienen por lo mismo. Pero en el clásico del Río de La Plata, solo uno bailará el tango.

Posibles alineaciones:

Argentina: Emiliano Martínez – Gonzalo Montiel, Cristian Romero o Lucas Martínez Quarta o Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico – Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Giovani Lo Celso – Lionel Messi, Lautaro Martínez, Nicolás González o Ángel Di María. DT: Lionel Scaloni.

Uruguay: Fernando Muslera – Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Matías Viña – Giovanni González, Lucas Torreira, Rodrigo Betancur, Nicolás De la Cruz – Luis Suárez, Edinson Cavani. DT: Oscar Tabárez.

Opinión

La Copa América también se juega en las redes sociales

Los jugadores de la Copa América-2021 encontraron en las redes sociales la forma más segura de romper sus burbujas y conectarse con el exterior.

El portero argentino Emiliano Martínez, quien le ahogó la fiesta a Colombia.

/ 9 de julio de 2021 / 16:20

La samba en el vestuario brasileño con instrumentos improvisados para celebrar el pase a la final; el meneo del portero Emiliano Martínez en la celebración argentina, así como la rabia de Arturo Vidal o las bromas de André Carrillo en la concentración peruana.

Los jugadores de la Copa América-2021 encontraron en las redes sociales la forma más segura de romper sus burbujas y conectarse con el exterior. Para expresar alegría, frustración o simplemente establecer un vínculo, los futbolistas expusieron al máximo su cotidianidad en un torneo de aislamiento sin precedentes debido a la pandemia.

Obligados a competir ante un coro falso que llenó a medias el silencio en gigantescos estadios vacíos, canalizaron sus emociones ante sus miles o millones de seguidores virtuales. E incluso los chilenos se animaron a ir a más con ‘lives’ frecuentes en los que compartieron pantalla con fanáticos y los invitaron a hacer preguntas.

Fue la Roja la que se abrió como ningún otro equipo, con casi una programación a cargo de los mayores, en especial el capitán Claudio Bravo y el lateral Mauricio Isla.

En una de esas transmisiones de Instagram oficiaron de entrevistadores de los debutantes en el combinado. Luciano Arriagada, de 19 años, confesó ante la audiencia de los ‘viejos rockeros’ lo «increíble» que era tener de compañeros a los que antes veía por la tele.

También por esa red, Chile hizo testigos a los de afuera del abrazo con el que Bravo y Vidal sellaron su reconciliación después de tres años. En el mismo escenario, bautizaron al inglés de madre chilena Ben Brereton, quien, con menos habilidad que para el fútbol, se animó a cantar un clásico de Oasis.

Un ritmo de palmas acompañó el baile del Alejandro ‘Papu’ Gómez, sin camiseta y en chancletas, en el detrás de escena argentino, minutos después de la extrema tensión.

Messi publicó su regocijo: «Orgulloso y feliz de pertenecer a este grupo!!! (…) Vamos por la gloria», escribió y le dedicó el resto al arquero Emiliano Martínez que salvó la noche de semifinales ante Colombia con tres penales atajados. Los hijos del astro acompañaron su alegría, en una foto que subió Antonella Roccuzzo.

En el ida y vuelta entre jugadores e hinchas, el usuario de Martínez fue arrobado una y otra vez. «Gracias Dibu», dijo Sergio Goycochea, el héroe de Italia-1990, que con sus penales atajados -ante Yugoslavia en cuartos e Italia en semis- llevó a la Albiceleste a la final de ese Mundial.

El colombiano Juan Cuadrado expresó su pena: «Duele la derrota porque muere una ilusión pero queda la satisfacción de haberlo dado absolutamente todo y hasta más», plasmó en el medio por el que el excapitán Radamel Falcao alentó a sus compañeros.

«Uno a uno» con los hinchas

El vínculo de los jugadores con sus fans data de mucho antes de esta Copa América-2021. Pero la inmediatez de las redes y la incontinencia por compartir en el entorno actual formaron un cóctel que explotó en esta Copa.

«De alguna manera, esta transformación digital tan acelerada que tuvimos el último año y que estamos viviendo transformó incluso un ámbito tan tradicional como el de los deportes», dijo a la AFP Tomas Balmaceda, doctor en filosofía y experto en el cruce con la tecnología.

«Los jugadores encontraron en las redes sociales la comunicación que parece ser uno a uno con sus hinchas. Prefieren dar ellos mismos las noticias, mostrar ellos mismos cómo entrenan, cómo viven, a lo que sucedía antes que estaba mediado y ha generado malentendidos o resquemores», analizó.

Los hinchas responden con ‘likes’, comentarios y viralizando memes que enaltecen o entierran a quien por bueno o por malo haya sobresalido.

Perú se mostró inmerso en un buen clima antes del partido de este viernes contra Colombia por el tercer puesto en Brasilia. André Carrillo mostró cuando algunos jugadores echaron entre risas a Sergio Peña a un barril de agua fría.

«Familia», repitieron varios miembros del combinado inca junto a imágenes grupales. Entre ellos, el recién llegado Gianluca Lapadula, que agradeció a sus 1,2 millones de seguidores en un video: «Ahora sé por qué mi sangre es roja íGracias Perú!», dijo en su uno a uno virtual.

Comparte y opina:

Con un Messi encendido, Argentina vence 1-0 a Uruguay en el clásico rioplatense

El equipo de Lionel Scaloni salió decidido a asfixiar a su vecino del Plata, con un Messi que cuando se enchufó fue incontenible para la Celeste, en partido jugado en el estadio Nacional Mané Garrincha de la capital brasileña

Messi lideró el ataque albiceleste

/ 18 de junio de 2021 / 22:36

Argentina derrotó a Uruguay este viernes por 1-0 y se quedó con el clásico del Río de La Plata, liderada por Lionel Messi, que tuvo una noche inspirada en Brasilia, por la segunda fecha del Grupo A de la Copa América-2021.

El equipo de Lionel Scaloni salió decidido a asfixiar a su vecino del Plata, con un Messi que cuando se enchufó fue incontenible para la Celeste, en el partido jugado en el estadio Nacional Mané Garrincha de la capital brasileña.

El único gol del encuentro llegó a los 13 minutos como producto de la presión de los albicelestes, con un cabezazo cruzado del volante Guido Rodríguez a un centro de Messi.

Uruguay, que se estrenó en la Copa tras descansar en la primera fecha, respondió con lucha pero con muy poco juego.

Sus goleadores históricos, Luis Suárez y Edinson Cavani, intentaron incomodar a una zaga argentina que encontró mejor plantada que en los anteriores partidos.

Pero el mediocampo Celeste no pudo imponerse para alimentarlos, y Uruguay continuó la racha sin goles que arrastra desde la doble fecha de eliminatoria a comienzos de junio.

A tono con su naturaleza, el clásico tuvo polémica pasada la mitad del primer tiempo cuando Cavani cayó en el área albiceleste tras un contacto con Rodríguez por el que Uruguay reclamó penal. El árbitro brasileño Wilton Sampaio lo descartó sin dudar, y sin objeción del VAR.

El astro argentino, cómodo

Messi marcó el desequilibrio para la Albiceleste, honrando los halagos que le habían dedicado sus rivales en la previa del encuentro.

Tal como lo había descrito el técnico charrúa, Oscar Tabárez, fue un «rey de la precisión». Se destacó en lo individual, generando peligrosidad con corridas explosivas, y como habilitador de sus compañeros cerca del arco de Fernando Muslera.

Una de esas pelotas fue el centro que encontró Rodríguez para poner el 1-0, pero no logró igual conexión con Lautaro Martínez, un goleador en medio de una sequía.

Este fue el primer gol con la albiceleste, del jugador del Betis, de 27 años, quien entró de titular como centrocampista en lugar de Leandro Paredes.

El dinamismo de un primer tiempo animado se estancó en la segunda mitad, donde Uruguay intentó tomar protagonismo sin éxito, aunque no hubo jerarquías definidas.

Argentina volvió a quedarse en el segundo tiempo, algo que le ha ocurrido en los últimos partidos, y que le ha costado dos empates tras ir en ventaja, contra Colombia y Chile, aunque esta vez pudo sellar el triunfo.

Comparte y opina:

La nueva generación de unicornios tecnológicos de América Latina

Las brasileñas 99, Nubank, PagSeguro y ArcoEducação, junto con la colombiana Rappi, se sumaron a un puñado de "tecnolatinas" forjadas en años posteriores al estallido de la burbuja de internet.

/ 26 de octubre de 2018 / 21:48

Tras superar con éxito los desafíos propios de las economías latinoamericanas, una camada de jóvenes empresas digitales se convirtió este año en la nueva generación de «unicornios» sudamericanos, al alcanzar la valuación de 1.000 millones de dólares con la que miles de startups se ilusionan en la región.

Las brasileñas 99, Nubank, PagSeguro y ArcoEducação, junto con la colombiana Rappi, se sumaron a un puñado de «tecnolatinas» forjadas en años posteriores al estallido de la burbuja de internet, que ya habían recibido el mote de «unicornios» por su rareza al pasar el umbral de valor. En el límite hay un grupo pujante integrado entre otras por la argentina Etermax.

En 2017, los fondos de inversión de riesgo desembolsaron más de 1.000 millones de dólares, suma sin precedentes, detalla Julie Ruvolo, directora de Venture Capital de la Asociación Latinoamericana de Capital de Riesgo y Privado (Lavca).

«En 2018, hubo más rondas de inversión sobre los USD 100 millones con mayor participación de inversores globales (como SoftBank o Tencent)», dijo Ruvolo, que proyecta nuevos récords este año.

Brasil, el que más unicornios anotó, absorbió 859 millones de dólares en 113 acuerdos en 2017.

En los casos del sistema de pagos online PagSeguro (de Uol), y la plataforma de educación ArcoEducação, las firmas sumaron valor tras exitosos lanzamientos en Wall Street. Las demás, siguieron caminos diversos.

La rival de brasileña de Uber

A seis años del lanzamiento, «99», la plataforma brasileña que conecta a taxis y conductores particulares con pasajeros, se convirtió en unicornio al recibir este año más de 100 millones de dólares de DiDi Chuxing, el Uber chino.

La aplicación iniciada con la ambición de ser global está presente en 500 ciudades. Superó la recesión entre 2015 y 2016, y creció al 500% en 2017, dijo a la AFP su presidente, Matheus Moraes de 31 años.

Llegar al presente, dice, implicó convertir en oportunidad los problemas brasileños de infraestructura y competir por precio: «La estrategia es ofrecer tarifas más competitivas, con más ganancia para el conductor». Según Moraes, los 300.000 conductores perciben 20% más que un trabajador autónomo, y sus 14 millones de pasajeros pagan 15% menos. Ahora, 99 afina la creatividad para ganar terreno, por ejemplo, con rebajas del 50% durante las elecciones.

«Romper la inercia»

Nubank es una fintech brasileña, cuyos fundadores -entre ellos el colombiano David Vélez, de 37 años- crearon en 2013 con el fin de «romper con la inercia del sistema», y demostrar que «no hay industrias sagradas» sin cabida para la innovación.

En marzo, lograron convertir a Nubank en el banco digital con más clientes fuera de Asia, valuado en más de 1.000 millones. No fue sin escollos: «El entorno macroeconómico fue un reto muy importante. Desde que lanzamos, el PIB de Brasil se contrajo 8%», dice Vélez, quien recuerda el desafío de atraer a inversores pese al «ruido».

Pero aún persisten barreras legales para avanzar en un mercado controlado en un 90% por bancos. El objetivo de fondo, dice Vélez, es llegar a los consumidores brasileños excluidos del sistema. «Es el primer minuto de la primera mitad del partido», sostuvo.

La ola naranja

Desde 2015, el naranja estridente de la colombiana Rappi, un servicio que va desde entregar pizzas o dinero en efectivo, pasear mascotas o buscar unas llaves olvidadas, se ha esparcido por 27 ciudades en Colombia, México, Brasil y Argentina.

Gestada en Y Combinator, la aceleradora que vio nacer a Airbnb y Dropbox, Rappi es otra de las que pasó a la adultez para convertirse en el primer unicornio colombiano. Su modelo de economía colaborativa, con repartidores que según la compañía no son empleados (como enuncian todas las de su especie), levantó en septiembre 200 millones de dólares en una ronda liderada por el fondo asiático DST Global.

Actualmente, con su promesa de eficiencia en mandados cotidianos ejecutados a velocidad, expande su ola de repartidores por América Latina y sigue surcando las calles con un negocio validado, pese a los incipientes reclamos por derechos laborales en algunas plazas.

Millones en juego

En un ranking de Surfing Tsunamis y NXTP Labs, con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, el desarrollador de juegos sociales Etermax se acerca a los 1.000 millones. Máximo Cavazzani (de 33 años) creó la empresa en 2009 en Argentina, cuna de Mercado Libre, Globant y Despegar, consagradas en Wall Street.

De allí surgió Apalabrados, el juego más descargado en España en 2012, y Preguntados, que se viralizó hasta en Estados Unidos, Finlandia y Turquía. El entorno local siempre complejo, dice Cavazzani, fortalece a los emprendedores.

«En 2009, la crisis económica mundial hacía estragos y Argentina estaba en una complicada fase financiera y no había acceso a créditos. Esto nos forzó a ser disciplinados desde el primer día», relata el líder de la empresa expandida hacia Uruguay, México, Alemania y, pronto, Brasil.

En el país sudamericano, dice, no es como en Silicon Valley, donde una idea junta fondos y arranca. «Tuvimos que generar suficiente capital para cumplir con la nómina desde el comienzo». Además, su alta sofisticación hizo complicado conseguir talento. Pese a todo, Etermax avanza para convertirse en uno de los ya no tan raros unicornios latinoamericanos. (26/10/2018)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La nueva generación de unicornios tecnológicos de América Latina

Las brasileñas 99, Nubank, PagSeguro y ArcoEducação, junto con la colombiana Rappi, se sumaron a un puñado de "tecnolatinas" forjadas en años posteriores al estallido de la burbuja de internet.

/ 26 de octubre de 2018 / 21:48

Tras superar con éxito los desafíos propios de las economías latinoamericanas, una camada de jóvenes empresas digitales se convirtió este año en la nueva generación de «unicornios» sudamericanos, al alcanzar la valuación de 1.000 millones de dólares con la que miles de startups se ilusionan en la región.

Las brasileñas 99, Nubank, PagSeguro y ArcoEducação, junto con la colombiana Rappi, se sumaron a un puñado de «tecnolatinas» forjadas en años posteriores al estallido de la burbuja de internet, que ya habían recibido el mote de «unicornios» por su rareza al pasar el umbral de valor. En el límite hay un grupo pujante integrado entre otras por la argentina Etermax.

En 2017, los fondos de inversión de riesgo desembolsaron más de 1.000 millones de dólares, suma sin precedentes, detalla Julie Ruvolo, directora de Venture Capital de la Asociación Latinoamericana de Capital de Riesgo y Privado (Lavca).

«En 2018, hubo más rondas de inversión sobre los USD 100 millones con mayor participación de inversores globales (como SoftBank o Tencent)», dijo Ruvolo, que proyecta nuevos récords este año.

Brasil, el que más unicornios anotó, absorbió 859 millones de dólares en 113 acuerdos en 2017.

En los casos del sistema de pagos online PagSeguro (de Uol), y la plataforma de educación ArcoEducação, las firmas sumaron valor tras exitosos lanzamientos en Wall Street. Las demás, siguieron caminos diversos.

La rival de brasileña de Uber

A seis años del lanzamiento, «99», la plataforma brasileña que conecta a taxis y conductores particulares con pasajeros, se convirtió en unicornio al recibir este año más de 100 millones de dólares de DiDi Chuxing, el Uber chino.

La aplicación iniciada con la ambición de ser global está presente en 500 ciudades. Superó la recesión entre 2015 y 2016, y creció al 500% en 2017, dijo a la AFP su presidente, Matheus Moraes de 31 años.

Llegar al presente, dice, implicó convertir en oportunidad los problemas brasileños de infraestructura y competir por precio: «La estrategia es ofrecer tarifas más competitivas, con más ganancia para el conductor». Según Moraes, los 300.000 conductores perciben 20% más que un trabajador autónomo, y sus 14 millones de pasajeros pagan 15% menos. Ahora, 99 afina la creatividad para ganar terreno, por ejemplo, con rebajas del 50% durante las elecciones.

«Romper la inercia»

Nubank es una fintech brasileña, cuyos fundadores -entre ellos el colombiano David Vélez, de 37 años- crearon en 2013 con el fin de «romper con la inercia del sistema», y demostrar que «no hay industrias sagradas» sin cabida para la innovación.

En marzo, lograron convertir a Nubank en el banco digital con más clientes fuera de Asia, valuado en más de 1.000 millones. No fue sin escollos: «El entorno macroeconómico fue un reto muy importante. Desde que lanzamos, el PIB de Brasil se contrajo 8%», dice Vélez, quien recuerda el desafío de atraer a inversores pese al «ruido».

Pero aún persisten barreras legales para avanzar en un mercado controlado en un 90% por bancos. El objetivo de fondo, dice Vélez, es llegar a los consumidores brasileños excluidos del sistema. «Es el primer minuto de la primera mitad del partido», sostuvo.

La ola naranja

Desde 2015, el naranja estridente de la colombiana Rappi, un servicio que va desde entregar pizzas o dinero en efectivo, pasear mascotas o buscar unas llaves olvidadas, se ha esparcido por 27 ciudades en Colombia, México, Brasil y Argentina.

Gestada en Y Combinator, la aceleradora que vio nacer a Airbnb y Dropbox, Rappi es otra de las que pasó a la adultez para convertirse en el primer unicornio colombiano. Su modelo de economía colaborativa, con repartidores que según la compañía no son empleados (como enuncian todas las de su especie), levantó en septiembre 200 millones de dólares en una ronda liderada por el fondo asiático DST Global.

Actualmente, con su promesa de eficiencia en mandados cotidianos ejecutados a velocidad, expande su ola de repartidores por América Latina y sigue surcando las calles con un negocio validado, pese a los incipientes reclamos por derechos laborales en algunas plazas.

Millones en juego

En un ranking de Surfing Tsunamis y NXTP Labs, con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, el desarrollador de juegos sociales Etermax se acerca a los 1.000 millones. Máximo Cavazzani (de 33 años) creó la empresa en 2009 en Argentina, cuna de Mercado Libre, Globant y Despegar, consagradas en Wall Street.

De allí surgió Apalabrados, el juego más descargado en España en 2012, y Preguntados, que se viralizó hasta en Estados Unidos, Finlandia y Turquía. El entorno local siempre complejo, dice Cavazzani, fortalece a los emprendedores.

«En 2009, la crisis económica mundial hacía estragos y Argentina estaba en una complicada fase financiera y no había acceso a créditos. Esto nos forzó a ser disciplinados desde el primer día», relata el líder de la empresa expandida hacia Uruguay, México, Alemania y, pronto, Brasil.

En el país sudamericano, dice, no es como en Silicon Valley, donde una idea junta fondos y arranca. «Tuvimos que generar suficiente capital para cumplir con la nómina desde el comienzo». Además, su alta sofisticación hizo complicado conseguir talento. Pese a todo, Etermax avanza para convertirse en uno de los ya no tan raros unicornios latinoamericanos. (26/10/2018)

Temas Relacionados

Comparte y opina: