Sunday 14 Aug 2022 | Actualizado a 07:52 AM

Ruud acaba con Cilic y se cita en final de Roland Garros con su ídolo Nadal

Casper Ruud

/ 3 de junio de 2022 / 18:04

El tenista español luchará el domingo por su 14º Copa de los Mosqueteros después de ganar la primera semifinal por el abandono de su rival, el alemán Alexander Zverev

El noruego Casper Ruud (N.8) derrotó al croata Marin Cilic en cuatro sets, por 3-6, 6-4, 6-2 y 6-2 y a sus 23 años se clasificó para la final de Roland Garros, en la que se medirá a su ídolo Rafael Nadal (N.5).

El tenista español luchará el domingo por su 14º Copa de los Mosqueteros después de ganar la primera semifinal por el abandono de su rival, el alemán Alexander Zverev, que se torció el tobillo al final del segundo set, cuando el marcador era favorable a Nadal por 7-6 (10/8) y 6-6.

Será la primera final de Roland Garros y de Grand Slam para Ruud, mientras que para Nadal será su 14ª en París (no perdió ninguna hasta el momento) y si gana el domingo, aumentaría su récord de victorias en torneos ‘grandes’ a 22.

«Fue un gran partido por mi parte. Marin comenzó muy bien, sirviendo muy bien y jugando muy rápido, pero a partir del segundo set subí mi nivel, jugué más agresivo y acabé haciendo uno de mis mejores partidos de la temporada», declaró Ruud en la entrevista a pie de pista.

Poco después admitió que «de pequeño lloraba mucho, pero después cuando fui creciendo y me fijé mucho en Rafa, que es mi ídolo, porque nunca se queja ni se rinde en la pista».

Ruud, que hace unos años pasó alguna temporada entrenándose en la academia que Nadal tiene en su Mallorca natal, añadió: «Es increíble cuando piensas que voy a jugar al fin contra él y hacerlo en una final de Grand Slam. Espero que para él también lo sea el jugar contra un estudiante de su academia».

‘Alumno’ aventajado

El encuentro entre Ruud y Cilic tuvo que interrumpirse durante algo más de un cuarto de hora, el tiempo que necesitó el personal de seguridad para sacar de la pista a una activista de una organización ecologista que se ató a la red.

Cilic se aprovechó de su mayor experiencia en partidos de este tipo y de los nervios de Ruud para apuntarse el primer set 3-6 con la fórmula que le ha dado más éxito en su carrera: gran servicio (75% de los puntos ganados con su primer saque), volea efectiva y ‘winners’ demoledores (15).

El croata, además, aprovechó sus dos bolas de ‘break’ y Ruud ninguna de las tres que tuvo.

Pero a partir del segundo set apareció el Ruud que se está forjando un nombre en el circuito, sobre todo en los torneos de tierra batida, con un juego muy sólido desde el fondo de la pista y sin cometer demasiados errores.

Un solo ‘break’ en el tercer juego le fue suficiente la nórdico para igualar el partido (6-4).

Ruud, además, mejoró mucho con su servicio, hasta llegar al 71% de puntos ganados con su primer saque (sólo el 68% para Cilic) y 16 aces (por solo 10 del croata), con lo que apenas daba oportunidades a Cilic de meterse de nuevo en el partido.

Por si fuera poco para el campeón del US Open en 2014, a medida que fue avanzando el encuentro, la eficacia con su saque fue disminuyendo (acabó con solo el 68% de los puntos ganados al servicio) y si el croata pierde su mejor arma tiene poco que hacer, sobre todo, en tierra batida.

Ruud encontró la manera de pasar al croata cuando éste subía a la red y los puntos fueron cayendo del lado del noruego hasta quedarse a un solo set de su primera final de Grand Slam (6-2 en el tercero).

La puntilla llegó en el primer juego del cuarto set. Ruud volvió a quebrar el servicio de Cilic y el croata, que cometió 56 errores no forzados en todo el partido (por 21 de Ruud), se rindió.

Nadal supera a Djokovic en una batalla épica y se acerca a su 14º Roland Garros

En semifinales, Nadal se enfrentará al alemán Alexander Zverev, verdugo del otro español presente en cuartos, el joven Carlos Alcaraz (N.6), en cuatro sets, por 6-4, 6-4, 4-6 y 7-6 (9/7).

Rafa Nadal, tenista español

/ 31 de mayo de 2022 / 19:22

El español Rafael Nadal (N.6) derrotó en una batalla épica de más de cuatro horas al serbio Novak Djokovic (número 1 mundial), por 6-2, 4-6, 6-2 y 7-6 (7/4) y se mantiene en liza por conquistar su 14º Roland Garros y aumentar su récord de Grand Slam a 22.

En semifinales, Nadal se enfrentará al alemán Alexander Zverev, verdugo del otro español presente en cuartos, el joven Carlos Alcaraz (N.6), en cuatro sets, por 6-4, 6-4, 4-6 y 7-6 (9/7).

Desde que se conoció el sorteo era el partido que todos los aficionados al tenis esperaban y los dos tenistas, que suman 41 Grand Slam, no defraudaron, ofreciendo una obra de arte.

Con la victoria de Nadal, el balance entre ambos en esta rivalidad histórica es de 30 victorias para Djokovic y 29 para Nadal, aunque el español domina claramente en París con 8 triunfos a 2.

Ni la edad (el viernes cumplirá 36 años), ni su maltrecho pie izquierdo que le traicionó en Roma hace tres semanas, ni el partido programado en sesión nocturna, ni el jugar contra el número 1 del mundo… Nada parece poder detener al ‘Rey de la Tierra Batida’.

Pese a que en la previa había dicho que no sabía si sería su último partido en Roland Garros, Nadal demostró desde el inicio que no abdicará fácilmente, ofreciendo un tenis de un nivel como pocas veces se ha visto en la Philippe Chatrier.

Un partido quizás a la altura de las finales de 2008 y 2020, cuando barrió de la pista a Roger Federer (6-1, 6-3 y 6-0) y a Novak Djokovic (6-0, 6-2 y 7-5), respectivamente.

Fue una lección de cómo jugar al tenis: eficaz en el servicio, letal al resto, moviendo de lado a lado al rival abriendo ángulos con golpes a las líneas, efectivo en la red y cometiendo pocos errores no forzados.

Una pura delicia de la que pudieron disfrutar los 15.000 privilegiados que asistieron a la Philippe Chatrier y que apoyaron casi de manera unánime a Nadal.

Inicio arrollador

Solo se explica así el marcador 6-2 en el primer set y 3-0 en el segundo cuando se cumplía 1 hora y 20 minutos de partido, pero en ese momento Djokovic, que no estaba jugando mal, se quiso unir a la clase magistral y reaccionó: con un quiebre en un interminable juego de 18 minutos de duración igualó el set 3-3 y con su servicio se colocó 3-4 con otro juego de más de nueve minutos. íHabían pasado dos horas de partido y apenas se había jugado set y medio!

Djokovic jugaba su mejor tenis del partido, dominante con su servicio, mortal con el resto y, además, parecía más fresco físicamente, igualando el encuentro a un set con otro ‘break’ sobre Nadal (4-6).

Como al inicio del partido, Nadal volvió a ofrecer en la tercera manga su mejor versión y se anotó un ‘break’ de entrada con un juego en blanco para romper la dinámica de remontada de Djokovic, que se confirmó cuando el serbio desperdició una bola para devolver el quiebre y el mallorquín le respondió con otra ruptura para colocarse 4-1 y cerrar después el set 6-2, para quedarse a uno del pase a semifinales.

A diferencia de los tres primeros sets, siempre con saque inicial para Djokovic, el serbio logró mantener su servicio y rompió el de Nadal en el siguiente para adquirir una ventaja que le hubiese permitido forzar el quinto set, pero con 3-5 y saque a su favor, Djokovic desaprovechó dos bolas para ganar el parcial y Nadal le hizo le ‘break’.

Djokovic acusó el golpe, sobrevivió hasta llegar al ‘tie break’, pero Nadal ya se sabía ganador y se impuso en el juego decisivo por 7/4 tras 4 horas y 12 minutos de una clase magistral.

Comparte y opina:

Roland Garros ya tiene lo que quería: un Nadal-Djokovic en cuartos de final

El balance entre Djokovic y Nadal es favorable al serbio (30-28), aunque en París domina claramente el español (7-2).

Nadal-Djokovic

/ 29 de mayo de 2022 / 20:52

Era la cita que todos los aficionados al tenis esperaban desde que se realizó el sorteo de Roland Garros: Rafael Nadal y Novak Djokovic se encontrarán por 59ª ocasión en sus carreras, con el premio de una plaza para semifinales para el ganador de este nuevo episodio de una rivalidad histórica.

Si Djokovic logró la clasificación por la vía rápida, derrotando al argentino Diego Schwartzman (N.16) por 6-1, 6-3 y 6-3 en apenas dos horas y cuarto de encuentro, pero a Nadal le costó mucho más ante el canadiense Felix-Auger Aliassime (N.9), por 3-6, 6-3, 6-2, 3-6 y 6-3, en casi cuatro horas y media de un duelo generacional entre la joven promesa canadiense (21 años) y el mejor tenista de la historia en tierra.

«No comencé bien el partido. En el primer set no logré convertir todas las oportunidades que me creé. En el tercer set jugué mejor, pero el inicio del cuarto ha sido difícil. Él tiene un gran servicio (194 km/h de media con el primer saque) y yo no lograba devolverlo», declaró el español tras el partido.

«Pero al final del partido sabía que tenía que hacer algo diferente siendo más agresivo y subiendo más a la red. Eso marcó la diferencia», añadió Nadal, que sumó su 109ª victoria en 112 partidos disputados en París.Schwartzman sin opción – Los problemas que tuvo Nadal para superar a Auger-Aliassime contrastan con la facilidad como Djokovic derrotó a Schwartzman, uno de los tenistas más correosos del circuito y de los rivales más duros en tierra.

Preciso en el saque (73% de puntos ganados con el primer servicio), demoledor al resto (más de la mitad de los puntos ganados), Djokovic jugó un partido muy sólido ante Schwartzman, al que solo le concedió siete juegos en dos horas y cuarto en un partido en el que al ‘Peque’ le acabaron condenando los 45 errores no forzados que cometió.

«Él fue de menor a mayor, encontrando cada vez más su tenis, cometiendo pocos errores y cada vez que tuvo la oportunidad para dominar estuvo muy fino (…) Jugó muy bien cuando le di chances en el ‘score’ y yo no estaba con la chispa para salir de esos momentos», admitió el argentino.

El balance entre Djokovic y Nadal es favorable al serbio (30-28), aunque en París domina claramente el español (7-2). No obstante, el serbio derrotó al español en las semifinales del año pasado, una edición que acabaría ganando luego ante Stefanos Tsitsipas (la otra fue en 2015).

Nadal admitió que «junto a la de 2015, sea la ocasión en la que él sea más favorito por la evolución que llevamos uno y otro en los últimos meses», en los que el español apenas jugó tras sufrir una fisura en las costillas en Indian Wells y después el problema en el pie en Roma hace poco más de dos semanas.

Debido a esta lesión «crónica e incurable» (tal como definió Nadal al síndrome de Müller-Weiss que sufre en su pie izquierdo desde el comienzo de su carrera y que le provoca episodios de mucho dolor) y a sus casi 36 años (que cumplirá el viernes), el español ve cada vez más cerca el final de su carrera.

No obstante, sorprendió en la conferencia de prensa cuando reconoció que «podría ser mi último partido en Roland Garros» y tampoco hay que descartar que Nadal haya comenzado ya a jugar ese partido, metiendo presión a la organización para que programe el partido de día, cuando las condiciones de la pista son más favorables para el trece veces ganador en París.

«Prefiero jugar de día. Yo conozco Roland Garros de día, así lo he jugado toda mi carrera y siendo consciente de que, ojalá no sea así, si todo va mal pueda ser mi último partido aquí, con lo cual me gustaría jugarlo de día», insistió.

«No sería justo para Alcaraz – Si programan el partido entre Nadal y Djokovic durante el día, significaría que el del joven prodigio español Carlos Alcaraz (N.19) y el alemán Alexander Zverev (N.3) se programaría en la sesión nocturna.

«Sinceramente no me parecería justo. Yo ya he jugado dos veces en el turno de noche», declaró Alcaraz en conferencia de prensa tras barrer de la pista al ruso Karen Khachanov (N.25) en tres sets (6-1, 6-4 y 6-3).

«No me molesta el jugar de noche, pero se termina todo muy tarde: cenar, fisio, intentar descansar con la adrenalina que llevas por el partido… cuesta más recuperar», explicó.

También en tres sets, pero mucho más reñidos, ganó Zverev, por 7-6 (13/11), 7-5 y 6-3, al español Bernabé Zapata, el único de los octavofinalistas que procedía de la fase previa y que no está entre el Top 100.

En el cuadro femenino también se definieron los primeros duelos de cuartos de final: el primero enfrentará a la joven canadiense Leylah Fernandez (N.18), finalista en el último US Open, y a la italiana Martina Trevisan (N.59), que jugará unos cuartos por segunda vez en su carrera (la primera fue en 2020).

El otro partido enfrentará a dos norteamericanas: la veterana Sloane Stephens, finalista en Roland Garros en 2018 y ganadora de Wimbledon en 2017) y la joven Coco Gauff (N.23), ya cuartofinalista en París el año pasado cuando tenía í17 años!

Comparte y opina:

EEUU se lleva el oro en básquet masculino tras ganar 87-82 a Francia

Kevin Durant fue el líder de los estadounidenses con 27 puntos, bien secundado por Jason Tatum (16), frente a una Francia que pagó caro su desacierto desde la línea de los tiros libres (18/29) y las pérdidas de pelota (18).

/ 7 de agosto de 2021 / 01:47

El ‘Team USA’ cumplió con los pronósticos y se colgó un cuarto oro consecutivo en el básquetbol masculino, después de imponerse en la final a Francia por 87-82, este sábado en Saitama.

Kevin Durant fue el líder de los estadounidenses con 29 puntos, bien secundado por Jason Tatum (19), frente a una Francia que pagó caro su desacierto desde la línea de los tiros libres (18/29) y las pérdidas de pelota (18).

«Formar parte de su equipo (Durant) es increíble… La manera en la que lidera el partido, a sus compañeros hasta el final», dijo el base campeón de la NBA True Holiday.

«Este oro significa mucho para mí, hemos pasado muchas cosas. Hemos luchado contra todas estas adversidades y ante un gran equipo», resumió Durant, oro en Londres-2012 y Rio-2016.

Pese a las dudas durante la preparación del torneo olímpico, con sonrojantes derrotas ante Australia y Nigeria, y debutar en Tokio-2020 perdiendo contra Francia (83-76), Estados Unidos volvió a colgarse el oro en el básquet masculino para mantener su dominio en este deporte.

Desde que las estrellas de la NBA participan en los Juegos Olímpicos, desde Barcelona-1992 con el mítico ‘Dream Team’, los estadounidenses solo han dejado escapar una vez la medalla de oro: fue en Atenas-2004 con la coronación de la Argentina de la ‘Generación Dorada’ liderada por ‘Manu’ Ginóbili.

Los ‘Bleus’, que ya habían demostrado en la primera fase que se podía ganar a este equipo norteamericano, no perdió la fe en ningún momento, pero al final tuvo que inclinarse ante la actuación de Durant y los errores propios.

«Tenemos un equipo con mucho carácter y no queríamos conformarnos con la planta. Ahora sabemos que teníamos una montaña delante nuestro», dijo el francés Nando De Colo.

Francia golpeó donde más daño le hacía al equipo de Gregg Popovich, el juego alto, con Rudy Gobert, máximo anotador (16) y reboteador (8) de su equipo, pero el mejor pívot defensivo de la NBA no aprovechó esa superioridad para marcar mayores diferencias por su déficit en los tiros libres (6/13).

Los ‘Bleus’ pagan caro sus errores

Al ‘Team USA’ le bastó apretar en defensa, provocando pérdidas de balón de los franceses (4) y los puntos de Kevin Durant (12 en el primer cuarto) para ponerse por delante en el marcador por primera vez y llegar al final del primer periodo con ventaja de 4 puntos (18-22) tras un triple de Jayson Tatum.

Los ‘Bleus’ se vieron 13 puntos abajo en el ecuador del segundo periodo (39-26), pero con paciencia y dando balones a Rudy Gobert (13 puntos y 7 rebotes al descanso), el equipo de Vincent Collet pudo cortar la hemorragia y llegar con vida al descanso (44-39).

Cada vez que Francia se acercaba en el marcador, los estadounidenses daban un acelerón para contar con diferencias de hasta 14 puntos en el tercer cuarto, aunque los europeos no se rindieron jamás y con un triple sobre la bocina de Nicolas Batum llegaron con -6 al cuarto y definitivo periodo (71-63).

Con otro triple de Frank Ntikilina los europeos se colocaron a solo 3 puntos (73-70) con poco menos de seis minutos por jugar, pero los estadounidenses volvieron a aprovecharse de los errores franceses para pegar el estirón definitivo, certificando el oro con una canasta de tres puntos de Tatum (82-72, m.37).

Los ‘Bleus’ pelearon hasta el final y, como consuelo, les quedará ser el equipo que perdió una final olímpica frente a Estados Unidos por menor diferencia (superando a España, que perdió 107-100 en Pekín-2008).

Este título olímpico corona a Popovich, 72 años, como uno de los mejores entrenadores de la historia, ya que la medalla de oro se une a los cinco títulos conseguidos con San Antonio Spurs.

Comparte y opina:

Brasil inicia un reinado en Sudamérica puesto en duda por Lionel Messi

La Pulga se encendió tras perder la semifinal contra Brasil (2-0), en un partido en el que la Albiceleste reclamó dos penales que no fueron ni revisados por el VAR, y explotó tras ser expulsado el sábado en el choque por el tercer puesto contra Chile.

/ 8 de julio de 2019 / 22:56

Día uno del nuevo reinado de Brasil en Sudamérica, que recupera el trono continental tras 12 años, aunque el triunfo fue cuestionado por las acusaciones de corrupción lanzadas por Lionel Messi contra la Conmebol. No habrá que esperar mucho para la revancha, apenas un año.

Sin títulos mundiales ni continentales desde Venezuela-2007, el equipo que dirige Tite, que trató de devolverle el 'jogo bonito' aunque sólo se vio a pinceladas durante el torneo, levantó la Copa América-2019, la novena de su historia, y sin su máxima estrella Neymar, que tuvo que verlo como un espectador de lujo tras sufrir una lesión en un partido preparatorio.

"Sin Neymar fue complicado, porque es un jugador de mucho talento, pero que también aporta mucho en lo colectivo. Era importante ganar para demostrar la fortaleza del grupo", admitió tras el partido el arquero Alisson, uno de los artífices del título tras recibir un solo gol en todo el torneo, en la final contra Perú (3-1) con un penal transformado por Paolo Guerrero.

"A veces él se lleva la atención y quedamos un poco de lado… pero es un jugador muy querido", remachó.

En días en los que se habla de una posible vuelta del 'menino' al Barcelona, Lionel Messi, que volvería a ser su compañero de vestuario en el Camp Nou, fue el protagonista de los últimos días del torneo.

Y a diferencia de lo que suele ser habitual en Barcelona, no lo fue por lo que hizo en el césped, sino por lo que declaró ante los periodistas, recordando los tiempos en los que Diego Maradona no dejaba títere con cabeza en la FIFA.

Acusaciones 'maradonianas'

La Pulga se encendió tras perder la semifinal contra Brasil (2-0), en un partido en el que la Albiceleste reclamó dos penales que no fueron ni revisados por el VAR, y explotó tras ser expulsado el sábado en el choque por el tercer puesto contra Chile, por un encontronazo con Gary Medel.

"Nosotros no tenemos que ser parte de esta corrupción, de esta falta de respeto que se nos hizo en esta Copa", declaró Messi, que no acudió a la ceremonia en la que los argentinos recibieron una medalla por su tercer puesto.

Y Messi, que destacó más en esta Copa por cantar el himno, por sus dotes de liderato y por sus declaraciones 'maradonianas', que por su juego, sentenció: "La Copa está armada para Brasil".

Horas después la Conmebol calificó de "inaceptables" e "infundadas" estas acusaciones, pero la palabras de Messi habían llegado ya a todos los rincones del mundo.

"Messi tiene que tener respeto y aceptar cuando es vencido", le respondió el seleccionador brasileño, Tite, tras ganar la Copa América.

Messi no fue la única estrella que pasó por el torneo sin brillar como todo el mundo esperaba: ni los uruguayos Edinson Cavani y Luis Suárez, ni los chilenos Alexis Sánchez y Arturo Vidal, ni el brasileño Philippe Coutinho, ni los colombianos Radamel Falcao y James Rodríguez… ni tan sólo el joven Takefusa Kubo, flamante nuevo jugador del Real Madrid, al que conocen como el 'Messi japonés' y que sí se pareció al Leo… de la Albiceleste.

MVP para Alves

La falta de jugadores destacados se reflejó en los premios individuales: el mejor jugador de la final fue el joven Everton, uno de los pocos brasileños que sigue jugando en su país, y el mejor del torneo fue para Dani Alves, lateral derecho de 36 años y íque no tiene equipo!

No obstante, todo el respeto para el exjugador de Sevilla, Barcelona, Juventus y París SG, que levantó el 40º trofeo de su carrera, siendo el futbolista más laureado de su historia.

A la celebración por el título, aún en el césped del Maracaná, se unió el polémico presidente Jair Bolsonaro, que se dejó fotografiar y grabar con la copa en las manos, rodeado de los jugadores de la Seleçao, algunos de los cuales le recibieron al grito de "íMito! íMito", que es como le llaman sus seguidores al político ultraderechista.

Fue un torneo que destacó por las polémicas creadas por el VAR, las críticas al mal estado de los gramados y las gradas semivacías en los estadios en muchos de los partidos disputados.

La media final de 34.500 espectadores por juego queda muy lejos del promedio de 46.000 de la Copa América Centenario, organizada en 2016 en Estados Unidos.

Ajenos a las polémicas, los peruanos festejaron en las calles aunque su selección perdió la final y este lunes recibieron con un carnaval a los subcampeones a su llegada al aeropuerto de Lima. "El segundo puesto es un gran premio, porque era una selección que todos menospreciaban", dijo a la AFP la aficionada Mirian Quispe.

Pocos espectadores y menos juego

El torneo tampoco pasará a la historia como el mejor en cuanto a fútbol. Algunos destellos de calidad y poco más. El partido más entretenido fue, curiosamente, el que menos tenía en juego, el que disputaron Argentina y Chile a regañadientes tras quedarse fuera de la final.

Para muestra los cuartos de final: tres de los cuatro semifinalistas (Brasil, Perú y Chile) lograron el pase en los penales tras acabar sus respectivos partidos 0-0.

Y para colmo, el reinado de Brasil podría ser uno de los más breves de la historia, ya que la Copa América volverá a celebrarse dentro de un año para hacerla coincidir con la Eurocopa.

Se habrán disputado entonces cuatro ediciones del torneo de selecciones más antiguo del mundo en apenas cinco años y teniendo en cuenta que también se disputarán las clasificatorias para el Mundial de Catar-2022, en las que juegan todos contra todos, los aficionados corren el riesgo de saturarse.

Hasta entonces, la duda ahora es saber si Messi podrá disputar la próxima Copa América que organizarán conjuntamente Colombia y Argentina.

Fuentes de la Conmebol señalaron a la AFP que esta misma semana podría conocerse si el delantero es sancionado por sus acusaciones. (08/07/2019)

Comparte y opina:

Streaming de Marcas

Gabriel Jesus y la Canarinha… ahora o ¿nunca?

Con la baja de última hora de Neymar por lesión, el delantero de 22 años del Manchester City aparece en principio como la principal baza ofensiva del equipo dirigido por Tite, gran favorito a conquistar en casa el título continental.

/ 13 de junio de 2019 / 17:39

Con sólo 22 años, el brasileño Gabriel Jesus se encuentra ante una encrucijada en su aún incipiente carrera: dar un paso adelante e imponerse en esta Copa América como el gran goleador que Brasil espera desde hace años o pasar a un segundo plano como ya le ha ocurrido en su club.

Con la baja de última hora de Neymar por lesión, el delantero del Manchester City aparece en principio como la principal baza ofensiva del equipo dirigido por Tite, gran favorito a conquistar en casa el título continental.

Pero Gabriel Jesús está sobre aviso: en el Mundial de Rusia-2018, en su primer gran torneo internacional con la Verdeamarela, fue titular en los cinco encuentros que disputó Brasil, pero se marchó del torneo sin anotar un sólo gol en más de 400 minutos disputados.

Cifras indignas para un '9' de la Seleçao, sobre todo cuando los brasileños llevan esperando un heredero a la altura de Ronaldo, Romario o Bebeto que les ayude a regresar a la senda del éxito.

Otra actuación para el olvido en Brasil-2019 podría relegar a Gabriel Jesús a un papel secundario en el equipo nacional, con jugadores ya consagrados como Roberto Firmino o jóvenes como David Neres, Richarlison y Everton que piden más oportunidades.

El originario de Sao Paulo, formado en el Palmeiras, podría tener en la Seleçao una trayectoria similar a la que ha tenido en el Manchester City.

Con unas credenciales de campeón olímpico en 2016 y subcampeón mundial juvenil en 2015, Gabriel Jesús llegó a Europa en enero de 2017 y, pese a una lesión en el pie que le mantuvo tres meses inactivo nada más aterrizar, completó un final de temporada y un curso 2017-2018 muy notable.

Su velocidad, su movilidad y sus goles sedujeron al exigente Pep Guardiola, que no tuvo reparos en darle la plaza de '9' en detrimento del argentino Sergio Agüero, máximo goleador histórico de los Citizens y toda una institución en el club.

"Siempre fui un soñador"

Pero esta última temporada, el rendimiento de Gabriel Jesus ha caído en picada, perdiendo la titularidad de nuevo con el 'Kun'.

Pero a sus 22 años, Gabriel Jesus tiene aún tiempo de imponerse como uno de los grandes goleadores del momento, siguiendo su filosofía de vida, sacada de la canción 'La vida es desafío' del grupo de hip-hop brasileño Racionais MC's: "Siempre fui un soñador / Eso es lo que me mantiene vivo / De niño mi sueño era ser jugador de fútbol / Vayan viendo …".

Esos versos los lleva tatuados en el pecho, junto a un balón de fútbol, "me hacen recordarlo todo. Del comienzo, de los amigos que tenían talento (para jugar al fútbol) y acabaron perdidos, sin que les dieran oportunidades", recuerda en la web de la Confederación Brasileña de Fútbol (CFB).

Y es que pese a su hasta ahora exitosa carrera como futbolista, los inicios no fueron fáciles para Gabriel Jesus en un país donde el talento no falta.

A los 16 años se quedó sin equipo con el que entrenar y a la edad en la que varios de sus hermanos comenzaron a trabajar para ayudar a sustentar a la familia, el joven Gabriel Jesus, alentado por los suyos, no cejó en su empeño de demostrar su valía hasta convencer a los técnicos del Palmeiras, donde acabó jugando.

Su filosofía es "creer mucho y buscar lo que quiero, sin cansarme, siempre con mucha fe y mucha voluntad".

Esa fe es la que puede llevarle ahora a adueñarse definitivamente del '9' de la Seleçao y a Brasil a una novena corona continental. (13/06/2019)

Comparte y opina: