Mundo

sábado 6 jun 2020 | Actualizado a 18:26

Los ‘cazadores’ de coronavirus entran en los suburbios de Sudáfrica

Hasta el momento, la COVID-19 mató a siete personas y contagió a 1.500 en todo el país, una cifra muy reducida comparada con los miles de fallecidos registrados en algunos países europeos

/ 4 de abril de 2020 / 10:36

Personal médico evacúa a un paciente infectado en Burdeos. Foto: AFP

Por AFP

AFP / Johannesburgo

Equipados con cuestionarios y test de detección, un enjambre de profesionales con trajes de protección azules y mascarillas se adentra en el corazón de los suburbios de Sudáfrica amenazados por el nuevo coronavirus.

Esta mañana, una de estas escuadras se movilizaba en el barrio de Yeoville, muy cerca del centro de Johannesburgo, tristemente conocido por su pobreza y el tráfico de drogas.

«Hemos pedido a un vecino que dé la vuelta al bloque de casas para que todo el mundo venga y, si es posible, se haga el test», explica la enfermera Xola Dlomo.

En pleno confinamiento, varios han acudido al lugar. «Están aquí y están dispuestos a hacerse una prueba», dice satisfecha.

El presidente Cyril Ramaphosa impuso a sus 57 millones de compatriotas un confinamiento durante al menos tres semanas, con el objetivo de frenar el avance de la pandemia en su territorio.

Hasta el momento, la COVID-19 mató a siete personas y contagió a 1.500 en todo el país, una cifra muy reducida comparada con los miles de fallecidos registrados en algunos países europeos.

Pero el letal virus ya ha irrumpido en los ‘townships’, esas barriadas donde se hacina la población más pobre del país, a menudo sin agua corriente ni baños.

«La salud, la prioridad»

Para evitar la propagación de la pandemia en estos lugares insalubres, Ramaphosa lanzó una campaña de detección, insólita en África, que movilizó a unos 10.000 médicos, enfermeras y voluntarios. ¿Su misión? Ir en busca de la infección, puerta tras puerta, entre los sudafricanos más vulnerables.

En Yeoville, estos centinelas, repartidos en ocho pequeños grupos, escudriñan un kilómetro cuadrado.

«Nuestro objetivo es informar a la gente. Algunos no entienden la cuarentena», explica su responsable, Kegorapetse Ndingandinga. «Su salud es nuestra prioridad absoluta».

Con la cabeza hacia atrás, Michael Moshane, de 58 años, espera a que le extraigan una muestra nasal. «Es un poco desagradable, pero hay que hacer un esfuerzo», dice. «Es imprescindible para saber tu estado de salud».

Hasta la fecha, se han realizado algo más de 47.500 tests en África, sobre todo en laboratorios privados, según el recuento de las autoridades sanitarias.

Una cifra totalmente insuficiente, considera el ministro sudafricano de Salud, Zweli Mkhize, convencido de que estos datos solo muestran la punta del iceberg de esta pandemia.

«Las transmisiones locales aumentan en silencio», advirtió esta semana. «En los barrios pobres, la gente que presenta síntomas leves no va al hospital. No conocemos la realidad del problema».

Su estrategia es multiplicar la detección de la enfermedad, como hizo por ejemplo Corea del Sur.

Por ello, ha reforzado la capacidad de 10 laboratorios públicos y, sobre todo, ha desplegado una flota de 67 laboratorios móviles. Espera así pasar la semana que viene de 5.000 a 30.000 test por día en el país.

«Calma antes de la tormenta»

Es un objetivo muy ambicioso, teniendo en cuenta que en estos primeros días de la campaña, la afluencia de los vecinos es más bien limitada.

A Moshone, que vive en Yeoville desde hace más de 25 años, no le sorprende.

El miedo de sus vecinos le recuerda a los años 1990, cuando el VIH, el virus del sida, hizo estragos en el país. «Hasta que el sida no provocó sus primeros muertos nadie aquí tomó en serio la amenaza», explica.

La enfermera Dlomo es más optimista. «Quizás si nos ven aquí en el barrio, la gente se va a dar cuenta de que el peligro existe y de que tienen que tomar precauciones».

Pero no es seguro, viendo cómo la población de estos suburbios no respeta las consignas de confinamiento y distancia social. Desde hace una semana, las largas filas en los supermercados no cesan, pese al despliegue de la policía y el ejército.

«Mi familia y yo nos quedamos en casa, pero cuando veo cómo otra gente sigue saliendo, me indigno», critica una vecina, Zandile Siwela.

«No quieren aislarse en su casa. Salen con sus hijos, les da igual», dice otra mujer, Masechaba Motaung, muy enfadada. «Los africanos siempre se toman las cosas demasiado a la ligera».

El ministro Zweli Mkhize en cambio se teme lo peor. El lento avance de la enfermedad es quizás «la calma antes de la tormenta destructora».

Comparte y opina:

El mundo se acerca a las 400.000 víctimas fatales por el COVID-19

Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de AFP y con informaciones de la OMS

/ 6 de junio de 2020 / 17:37

Una enfermera atiende a un paciente con COVID-19 en un hospital de Brasil, el país de la región más afectado por la pandemia. Foto: AFP

Por AFP

El nuevo coronavirus ha provocado al menos 397.179 muertos en el mundo desde que apareció en diciembre, según un balance establecido por AFP sobre la base de fuentes oficiales, este sábado a las 19.00 GMT.

Desde el comienzo de la epidemia se contabilizaron más de 6.827.260 personas que contrajeron la enfermedad en 196 países o territorios. De ellas al menos 2.963.800 se recuperaron según las autoridades.

Esta cifra de casos diagnosticados positivos solo refleja una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para diagnosticar los casos, algunos solo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización y en gran cantidad de países pobres la capacidad de testeo es limitada.

Desde la víspera a las 19.00 GMT se registraron 4.295 nuevas muertes y 130.417 contagios en el mundo. Los países que más fallecidos registraron son Brasil con 1.005 nuevos muertos, Estados Unidos (789) y México (625).

La cantidad de muertos en Estados Unidos, que registró su primer deceso vinculado al virus a principios de febrero, asciende a 109.497. El país registró 1.908.235 contagios. Las autoridades consideran que 491.706 personas sanaron.

Después de Estados Unidos, los países más afectados son Reino Unido con 40.465 muertos y 284.868 casos, Brasil con 35.026 muertos (645.771 casos), Italia con 33.846 muertos (234.801 casos), y Francia con 29.111 muertos (190.052 casos).

Entre los países más golpeados, Bélgica es el que lamenta la mayor tasa de mortalidad, con 83 decesos cada 100.000 habitantes, seguido de Reino Unido (60), España (58), Italia (56), y Suecia (46).

China continental (sin contar Hong Kong y Macao), donde la epidemia estalló a finales de diciembre, tiene un total de 83.030 personas contagiadas, de las que 4.634 murieron y 78.329 sanaron totalmente. En las últimas 24 horas se han registrado 3 nuevos casos y 0 fallecimientos.

Este sábado a las 19.00 GMT y desde el comienzo de la epidemia, Europa sumaba 183.101 fallecidos (2.256.731 contagios), Estados Unidos y Canadá 117.297 (2.003.251), América Latina y el Caribe 62.589 (1.252.117), Asia 18.756 (659.097), Medio Oriente 10.330 (467.170), África 4.975 (180.254), y Oceanía 131 (8.641).

Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de AFP y con informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Debido a correcciones de las autoridades o la publicación tardía de los datos, el incremento de las cifras publicadas en las últimas 24 horas puede no corresponder exactamente con las del día anterior.

Comparte y opina:

EEUU ofrece ayuda a Rusia para detener desastre ecológico en el Ártico

El viernes, una semana después del día de la tragedia, las autoridades rusas dijeron que finalmente habían detenido la expansión del vertido.

/ 6 de junio de 2020 / 16:07

Diques flotantes se instalan para limitar la propagación de la contaminación del petróleo en un río fuera de Norilsk, Rusia. Foto: AFP

Por AFP

Estados Unidos ofreció ayuda a Moscú el sábado después de un derrame de 20.000 toneladas de carburante en un río del Ártico en Rusia.

«A pesar de nuestros desacuerdos, Estados Unidos está listo para ayudar a Rusia a detener este desastre ambiental y brindar nuestra experiencia técnica», dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una publicación en su cuenta de la red Twitter.

Un tanque de diésel de una planta de energía térmica perteneciente al gigante minero Norilsk Nickel colapsó el 29 de mayo cerca de la ciudad ártica de Norilsk, causando una fuga de 15.000 toneladas de carburante en el río Ambarnaïa y 6.000 toneladas en la tierra circundante.

Este accidente es el peor desastre ecológico de este tipo en la región y el daño es visible desde el espacio.

Los rescatistas rusos trabajaban arduamente para tratar de limitar el daño, en un contexto complicado por las dificultades de acceso, la poca profundidad del río que impide las operaciones en embarcación y el terreno pantanoso que se genera en primavera.

El viernes, una semana después del día de la tragedia, las autoridades rusas dijeron que finalmente habían detenido la expansión del vertido.

Comparte y opina:

Chile registra su mayor cifra de muertes diarias desde el inicio de la pandemia

Las autoridades chilenas informaron el viernes que en la última semana la cifra de muertos había crecido un 53% desde el primero que se registró el 21 de marzo

/ 6 de junio de 2020 / 15:09

Ambulancias recogen ataúdes con víctimas de COVID-19 en un hospital de Santiago. Foto: AFP

Por AFP

Chile registró 93 personas muertas a causa del coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra diaria más alta desde la llegada al país de la pandemia en marzo, lo que eleva el total de fallecidos a 1.541, informó este sábado el gobierno de Santiago.

Además del récord de víctimas fatales, se registraron 5.246 nuevos contagiados, lo que hace un total de 127.745 desde que se confirmó el primer caso de COVID-19 en Chile, el 3 de marzo, informó Paula Daza, subsecretaria de Salud Pública, en el reporte diario del avance de la pandemia.

Las autoridades chilenas informaron el viernes que en la última semana la cifra de muertos había crecido un 53%. Santiago –el principal foco de la pandemia en el país donde viven 7 de los 18 millones de habitantes de Chile– concentra la mayor cantidad de fallecidos con 1.184.

Una mujer de 82 años, habitante de una comuna del sur de Santiago, fue la primera víctima fatal del coronavirus en Chile, cuyo fallecimiento se registró el 21 de marzo.

El gobierno chileno decidió mantener a Santiago en cuarentena por cuarta semana consecutiva, medida que ha reducido la movilidad de las personas en apenas un 30% debido a la gran cantidad de permisos de salida que se otorgan y a que una parte de la población de la capital debe salir a trabajar porque depende de contratos precarios o de la economía informal.

Por ello, las autoridades sanitarias aumentaron los controles ante la necesidad de reducir la movilidad en al menos un 50% para que el confinamiento sea efectivo.

Comparte y opina:

Acusan a gobierno brasileño de ‘invisibilizar’ los muertos de coronavirus

Es el segundo país con más casos y el tercero con más muertes por la COVID-19, tiene más de 600.000 contagiados y superó el viernes la marca de los 35.000 fallecidos

/ 6 de junio de 2020 / 14:29

Cementerio de Manaos, pese a la cantidad de cruces el gobierno duda del número de muertos. Foto: AFP

Por AFP

Autoridades regionales de salud acusaron este sábado al gobierno del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro de “invisibilizar” los muertos por COVID-19, después de que un secretario designado del Ministerio de la Salud cuestionara el conteo de óbitos por la pandemia.

“El intento autoritario, insensible, inhumano y antiético de invisibilizar los muertos por la COVID-19 no prosperá”, dice la nota del Consejo Nacional de Secretarios de la Salud (Conass) que congrega a las secretarías regionales de salud.

El viernes, Carlos Wizard, designado para asumir la secretaría de Ciencia, Tecnología e Insumos Estratégicos del Ministerio de la Salud, dijo al diario Globo que el balance de óbitos por la pandemia sería revisado puesto que los datos actuales eran “fantasiosos o manipulados”.

Brasil, el segundo país con más casos y el tercero con más muertes por la COVID-19, tiene más de 600.000 casos y superó el viernes la marca de los 35.000 óbitos.

“Su declaración grosera, desprovista de cualquier sentido ético, de humanidad y de respeto, merece nuestro profundo desprecio, repudio y asco”, dice la nota de la Conass.

En entrevista con AFP este sábado, Wizard dijo que los números no serán revisados. “No estamos interesados en desenterrar los muertos. No queremos rever el pasado, estamos más preocupados con el presente y el futuro”, dijo.

Sin embargo, Wizard colocó en tela de juicio la contabilidad hecha en semanas anteriores afirmando que medios de comunicación habrían publicado casos de personas que, sin síntomas de la enfermedad, recibieron como causa de muerte la COVID-19.

Wizard, un multimillonario que hizo la mayor parte de su fortuna con una red de escuelas de idiomas, fue invitado a formar parte de la cartera por el actual ministro interino de Salud, el general Eduardo Pazuello.

Pazuello, el tercer titular del cargo durante la pandemia, ha seguido directrices defendidas por el presidente Bolsonaro como ampliar la recomendación del uso de hidroxicloroquina y ha modificado la divulgación de los datos oficiales de muertes y casos.

Este viernes el ministerio adoptó un nuevo formato que solo incluye las muertes y casos registrados en 24 horas, desestimando los balances totales. El portal donde los datos eran expuestos fue retirado.

La reactivación del panel “está siendo analizada por el equipo técnico”, dijo Wizard a la AFP. 

El secretario designado también cuestionó las directrices iniciales en el combate a la pandemia y destacó la inclusión de la hidroxicloroquina en el tratamiento de la enfermedad.

“Cuando surgieron los primeros casos [en Brasil] la orientación era que con los primeros síntomas no debía ir al hospital porque causaría una aglomeración de personas. Si la enfermedad avanzaba, debía buscar atención médica. Lamentablemente, siguiendo esa conducta perdimos a miles de brasileños”, dijo Wizard.

Agregó que la actual gestión recomienda el «tratamiento precoz» en los primeros síntomas con un kit de varias medicinas, entre ellas la hidroxicloroquina. 

Comparte y opina:

La OPEP y sus aliados prolongan recortes de producción petrolífera durante julio

Los precios habían alcanzado su punto más bajo histórico alrededor del 20 de abril, cruzando el umbral de los 15 dólares para el Brent y pasando incluso en negativo para el WTI

/ 6 de junio de 2020 / 13:39

Los miembros de la PEP se reúnen este sábado en una teleconferencia.

Por AFP

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados decidieron este sábado prolongar los actuales recortes de producción durante el mes de julio para sostener los precios del crudo en los mercados.

“Todos los países participantes (…) acordaron prolongar la primera fase de ajustes de producción de los meses de mayo y junio durante un mes más”, indicó el comunicado conjunto de lo que se conoce como OPEP+.

Tras un acuerdo alcanzado el 12 de abril, los países de la OPEP y sus aliados decidieron retirar del mercado, del 1 de mayo a finales de junio, 9,7 millones de barriles diarios (mbd), es decir, alrededor del 10% de la oferta mundial antes de la crisis, para enfrentar una caída de la demanda sin precedentes a causa de la pandemia del coronavirus.

El arma habitual de los 13 miembros de la OPEP, cerrar el grifo para sostener los precios, fue utilizada este año con un vigor inusual.

Inicialmente, el recorte debía suavizarse a partir de julio y situarse en 7,7 mbd, hasta diciembre. 

Interrogado por la AFP, el ministro argelino de Energía, Mohamed Arkab, mencionó la cifra de 9,6 mbd, es decir 100.000 bd menos que en mayo y junio, una información que no figura en el comunicado de la OPEP.

La diferencia podría explicarse por las presiones de México, ya reticente en anteriores reducciones.

Algunos analistas y observadores apostaban por una prórroga más larga, hasta después del verano o incluso hasta final de año.

El desconfinamiento ya activo en muchas partes del mundo no ha hecho que el consumo de crudo vuelva a su nivel anterior a la crisis, que ya era inferior a la oferta en ese momento.

México había descartado el viernes cualquier nuevo recorte de su producción.

En el punto de mira

“No podríamos ajustar más nuestra producción”, señaló el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien criticó sin nombrarlos a los países que “no han cumplido cabalmente” sus compromisos.

Rusia y Arabia Saudita, los dos pesos pesados de la alianza OPEP+, desencadenaron una corta pero intensa guerra de precios tras el fracaso de las negociaciones anteriores a principios de marzo.

Según los cálculos del proveedor de datos Kpler, el cártel ampliado redujo su producción alrededor de 8,6 mbd en mayo, es decir, un 11% menos que el volumen previsto. 

Irak y Nigeria están en el punto de mira pero los nigerianos abrieron la puerta el sábado a una compensación en julio, agosto y septiembre del excedente producido desde principios de mayo.

A pesar de esas dudas, la política de la OPEP ha mostrado su eficacia ya que los precios subieron a principios de junio a alrededor de 40 dólares el barril de petróleo de referencia estadounidense, el West Texas Intermediate (WTI), y su equivalente europeo, el Brent del mar del Norte.

Los precios habían alcanzado su punto más bajo histórico alrededor del 20 de abril, cruzando el umbral de los 15 dólares para el Brent y pasando incluso en negativo para el WTI.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias