Mundo

jueves 21 ene 2021 | Actualizado a 19:47

Reabre Machu Picchu, la maravilla que puso a Perú en el mapa del turismo mundial

Bajo la niebla, los responsables de la ciudadela, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1983, hacían este domingo los últimos ajustes para la ceremonia de reapertura, prevista al anochecer.

Visitantes en la ciudadela inca de Machu Picchu, el 12 de junio. Foto: AFP

/ 1 de noviembre de 2020 / 15:29

La ciudadela inca de Machu Picchu reabre este domingo en el marco de una paulatina reducción de contagios de covid-19 en Perú, tras estar casi ocho meses cerrada, un duro golpe para miles de personas que viven del turismo.

Bajo la niebla, los responsables de la ciudadela, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1983, hacían este domingo los últimos ajustes para la ceremonia de reapertura, prevista al anochecer.

El primer tren con turistas -y con un equipo de la AFP- llegó hacia las 07.00 de la mañana (12.00 GMT) a Machu Picchu Pueblo, la aldea más próxima a la mítica ciudadela, tras un viaje de una hora y media bordeando el río Urubamba desde la antigua aldea inca de Ollantaytambo.

Escondida entre los montes de los Andes, la majestuosa ciudadela de piedra recibirá el lunes a sus primeros visitantes, algunos de los cuales ya se encuentran en el cercano pueblo, tras permanecer cerrada desde el 16 de marzo por la pandemia.

Con la reapertura renacen las esperanzas en Cusco, la antigua capital del imperio inca, y en los pueblos del Valle Sagrado de los Incas, que son paso obligado hacia Machu Picchu y enfrentan una aguda crisis económica como secuela de la pandemia, pues el 70% de su gente vivía del turismo.

Tras un confinamiento obligatorio de más de 100 días, levantado el 1 de julio, muchos hoteles, restaurantes y otros negocios de la zona se fueron a la quiebra y miles de trabajadores quedaron sin empleo.

«Antes de que llegara la pandemia había 80 hoteles y hotelitos en Ollantaytambo, pero han quebrado por lo menos la mitad de ellos», dijo a la AFP Joaquín Randall, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de este pueblo, situado a 32 km de la ciudadela.

«Los hoteles formales, que pagan impuestos y que están al día con el estado, han podido acceder a créditos» del gobierno, pero no los numerosos alojamientos informales, agregó Randall, dueño del hotel El Albergue (tres estrellas) y del restaurante El Chuncho.

En Ollantaytambo todos los viajeros deben abordar un tren para seguir a Machu Picchu, porque más adelante se acaba el camino.

«Vivimos de los turistas»

Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua) es la joya del turismo peruano y fue elegida en 2007 como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno en una encuesta mundial en internet.

En Cusco y en el Valle Sagrado existía una variada oferta turística, desde hoteles cinco estrellas hasta sencillas habitaciones para mochileros, pero ahora la mayoría permanecen cerrados.

La primera cadena de hoteles de lujo en reanudar sus operaciones fue Belmond, un día después de que Perú reabriera sus fronteras, el 5 de octubre, pero los turistas todavía no llegan.

La empresa opera cuatro hoteles en esta zona, incluido el único situado frente a la entrada de la ciudadela, cuyas habitaciones solían estar reservadas con uno o dos años de anticipación, según sus responsables.

«Tomamos la decisión de reiniciar operaciones porque quisimos dar un mensaje de seguridad al país y a la comunidad internacional», dijo a la AFP Arturo Schwarz, gerente de los dos hoteles Belmond de Cusco.

Otras cadenas hoteleras internacionales y peruanas reabrieron este fin de semana en Cusco, el Valle Sagrado y en Machu Picchu Pueblo, antes llamado Aguas Calientes.

La reapertura eleva las esperanzas de miles de personas que vendían artesanías, transportaban turistas o se ganaban la vida en otros oficios ligados al turismo.

El taxista Eberth Hancco, que hace unas semanas pudo volver a recoger pasajeros en el aeropuerto de Cusco, contó a la AFP que en abril debió marcharse a la finca de sus padres en Paucartambo con su esposa y su hija de ocho años.

«La situación ha estado muy mala, porque Cusco vive de turistas», indicó.

Este domingo la compañía PeruRail reanudó sus trenes turísticos entre Cusco y Aguas Calientes. Su competidor IncaRail lo hará el lunes.

Oculta entre la vegetación

La mítica ciudadela construida en el siglo XV, que recibió un millón y medio de visitantes en 2019, colocó a Perú en el mapa del turismo mundial a mediados del siglo pasado.

Los conquistadores españoles que sometieron al imperio inca en el siglo XVI nunca supieron que existía Machu Picchu, construida en la cima de una montaña cubierta de vegetación que no es visible desde el llano. Por eso se le llama la «ciudad perdida de los incas».

La ciudadela fue «descubierta» por el explorador estadounidense Hiram Bingham en julio de 1911, aunque algunos lugareños conocían su existencia.

Desde que abrió al turismo en 1948, solo había cerrado antes únicamente dos meses en 2010, cuando un aluvión destruyó la vía férrea desde Cusco.

Según los nuevos protocolos, solo podrán ingresar 675 turistas por día, una tercera parte que antes de la pandemia.

(01/11/2020)

Comparte y opina:

Perú queda temporalmente sin presidente ni jefe del Congreso

La renuncia de Merino desató una celebración en las calles peruanas tras varias jornadas de protestas duramente reprimidas por la policía, en las que hubo dos muertos y un centenar de heridos.

El Congreso debe designar a un nuevo presidente que pacifique el país.

/ 16 de noviembre de 2020 / 00:44

Perú estaba este domingo sin presidente tras la renuncia de Manuel Merino en medio de protestas cinco días después de asumir el poder, y también quedó descabezado el Congreso por la dimisión de los miembros de su directiva.

La renuncia de Merino desató una celebración en las calles peruanas tras varias jornadas de protestas duramente reprimidas por la policía, en las que hubo dos muertos y un centenar de heridos.

«Quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República», declaró por televisión el fugaz gobernante.

Unas horas después renunció la junta directiva del Congreso, encabezada por Luis Valdez, lo que dejó temporalmente al país andino sin autoridades de los poderes ejecutivo y legislativo.

Por la noche, el Congreso no se puso de acuerdo para elegir como nueva presidente de Perú a la legisladora izquierdista Rocío Silva Santisteban, quien supuestamente era una candidata de consenso. Necesitaba 60 votos y consiguió solo 42, con 52 en contra y 25 abstenciones.

«El congreso tenía en sus manos la ruta de solución a esta crisis política que ellos generaron. Sin embargo, hoy le han vuelto a dar la espalda al país», tuiteó la exministra de Economía de Vizcarra María Antonieta Alva.

«Están mandando al Perú por la borda. íIrresponsables!», agregó Alva al reprochar que el Congreso no se ponga de acuerdo para escoger a las nuevas autoridades del país.

En la lista única de Silva Santisteban iba de número dos el parlamentario del centrista partido Morado Francisco Sagasti, lo que implicaba que quedaría de jefe del Congreso.

Esto condujo a una reunión a puertas cerradas entre los jefes de bancadas para buscar la manera de superar el estancamiento, mientras miles de manifestantes permanecían pacíficamente en las calles, sin ser molestados por la policía.

Merino había sustituido el martes al popular mandatario Martín Vizcarra, un día después de que éste fuera destituido por el Congreso por un caso de presunta corrupción.

El Congreso debe designar a un nuevo presidente que pacifique el país. Será el tercero en menos de una semana, en una nación muy golpeada por la pandemia del coronavirus y la recesión económica, que se sumió en una crisis política tras la destitución de Vizcarra.

Merino, un centroderechista de 59 años, dijo que para que no haya «vacío de poder», los 18 ministros que él juramentó el jueves seguirán en sus puestos temporalmente, aunque prácticamente todos habían renunciado tras la represión a los manifestantes del sábado.

«Lo logramos»

Apenas Merino anunció su renuncia, las calles de Lima se llenaron de manifestantes que golpearon cacerolas y gritaron consignas en una bulliciosa celebración.

«Lo logramos. ¿Se dan cuenta de lo que somos capaces de hacer?», escribió en las redes sociales el seleccionado peruano de fútbol Renato Tapia.

El exmandatario Vizcarra celebró la renuncia del presidente y exhortó al Tribunal Constitucional a pronunciarse lo antes posible sobre su destitución del cargo el pasado 9 de noviembre. «Ha salido un dictadorzuelo de palacio», dijo a la prensa.

Las manifestaciones del sábado dejaron dos muertos y 94 heridos, según responsables del Ministerio de Salud. Pero la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos afirmó que los lesionados son 112 y alertó que además había una decena de «desaparecidos» durante las marchas.

La represión de esas protestas le costó el poco apoyo político que tenía a Merino. El presidente del Congreso, Luis Valdez, exigió su «renuncia inmediata», sumándose a la demanda que miles de manifestantes hacían desde el martes.

Merino, un político provinciano casi desconocido para los peruanos antes de asumir el mando, fue criticado incluso por figuras de su propio partido, la centroderechista Acción Popular, como el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

Los muertos en las manifestaciones del sábado fueron identificados como Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, e Inti Sotelo Camargo, de 24, según la policía. En las redes sociales circulan fotos de ambos bajo el título «Héroes del Bicentenario» (que Perú cumple el 28 de julio de 2021).

«Una persona independiente»

La actuación policial ha sido severamente cuestionada por la ONU y organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, desde que empezaron las protestas el martes, el día que asumió Merino.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un ente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), lamentó la muerte de los dos manifestantes y exigió «investigar inmediatamente los hechos y establecer responsabilidades».

«No tengo responsabilidad en la violencia», declaró este domingo el número dos del gobierno, el primer ministro Ántero Flores-Aráoz.

Desde España, el escritor y premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa había pedido el cese de la «represión contra todo el Perú» y solicitado que Merino fuera reemplazado por «una persona que sea realmente independiente» y que dé garantías de imparcialidad en las elecciones presidenciales y legislativas de abril de 2021.

(16/11/2020)

Comparte y opina:

Merino renuncia a la presidencia de Perú tras cinco días de protestas

"Quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República", declaró por televisión el fugaz gobernante.

Manuel Merino

/ 15 de noviembre de 2020 / 14:34

El presidente de Perú, Manuel Merino, dimitió este domingo cinco días después de haber asumido el poder, lo que desató una celebración en las calles peruanas tras varias jornadas de protestas duramente reprimidas por la policía, en las que hubo dos muertos y un centenar de heridos.

«Quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República», declaró por televisión el fugaz gobernante.

Merino había sustituido el martes al popular mandatario Martín Vizcarra, un día después de que éste fuera destituido por el Congreso por un caso de presunta corrupción.

El Congreso deberá ahora designar a un nuevo presidente que pacifique el país. Será el tercero en menos de una semana, en una nación muy golpeada por la pandemia del coronavirus y la recesión económica, que se sumió en una crisis política tras la destitución de Vizcarra.

Merino, un centroderechista de 59 años, dijo que para que no haya «vacío de poder», los 18 ministros que él juramentó el jueves seguirán en sus puestos temporalmente, aunque prácticamente todos habían renunciado tras la represión a los manifestantes el sábado.

Tras la dimisión de Merino, Perú estará este domingo unas horas sin presidente, hasta que el Congreso designe a uno nuevo entre sus miembros, posiblemente alguno de los 19 parlamentarios que no votaron a favor de destituir a Vizcarra.

El Congreso había exhortado minutos antes al presidente a dimitir, bajo la amenaza de que iba a echarlo si no renunciaba. Los líderes parlamentarios, que acompañaron a Merino en el juicio político contra Vizcarra, abandonaron al nuevo gobernante tras la violenta represión de las protestas, que generó una ola de condenas en el país y el exterior.

«Lo logramos»

Apenas Merino hizo el anuncio, las calles de Lima se llenaron de manifestantes que golpearon cacerolas y gritaron consignas en una bulliciosa celebración.

«Lo logramos. ¿Se dan cuenta de lo que somos capaces de hacer?», escribió en las redes sociales el seleccionado peruano de fútbol Renato Tapia.

El pleno del Parlamento fue convocado para las 16h00 locales (21h00 GMT) para escoger al nuevo gobernante, que podría salir del centrista Partido Morado, el único que se opuso en bloque a la destitución de Vizcarra.

Las manifestaciones del sábado han dejado dos muertos y 94 heridos, según responsables del Ministerio de Salud. Pero la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos afirmó que los lesionados son 112 y alertó que además hay 41 manifestantes «desaparecidos» tras las marchas en Lima y otras ciudades del país.

La represión de esas protestas le costó el poco apoyo político que tenía a Merino. El presidente del Congreso, Luis Valdez, exigió su «renuncia inmediata», sumándose a la demanda que miles de manifestantes hacían desde el martes.

«El Congreso debe pedir perdón al país por una decisión tan irresponsable (de destituir a Vizcarra)», dijo la legisladora izquierdista Mirtha Vásquez, del Frente Amplio, una de las 19 integrantes del Parlamento que votó contra la destitución de Vizcarra.

Merino, un político provinciano casi desconocido para los peruanos antes de asumir el mando, fue criticado incluso por figuras de su propio partido, la centroderechista Acción Popular, como el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

Los muertos en las manifestaciones del sábado fueron identificados como Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, e Inti Sotelo Camargo, de 24, según la policía. En las redes sociales circulan fotos de ambos bajo el título «Héroes del Bicentenario» (que Perú cumple el 28 de julio de 2021).

(15/11/2020)

«Una persona independiente» – La actuación policial ha sido severamente cuestionada por la ONU y organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, desde que empezaron las protestas el martes, el día que asumió Merino.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CICH), un ente de la Organización de los Estados Americanos, lamentó la muerte de los dos manifestantes «durante acciones de represión estatal a las protestas multitudinarias» y exigió «investigar inmediatamente los hechos y establecer responsabilidades».
«No tengo responsabilidad en la violencia», declaró este domingo el número dos del gobierno, el primer ministro Ántero Flores-Aráoz.
Desde España, el escritor y premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa había pedido el cese de la «represión contra todo el Perú» y solicitado que Merino fuera reemplazado por «una persona que sea realmente independiente» y que dé garantías de imparcialidad en las elecciones presidenciales y legislativas de abril de 2021.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Congreso de Perú busca resolver la crisis desatada por nombramiento de nuevo presidente

Los jefes de las nueve bancadas parlamentarias iniciaron por la mañana una reunión a puerta cerrada, convocada por el nuevo jefe del parlamento, Luis Valdez.

Manuel Merino De Lama

Por AFP , Carlos Mandujano y Francisco Jara

/ 15 de noviembre de 2020 / 13:01

Los líderes del Congreso peruano discuten este domingo en una reunión de emergencia las posibles vías para superar la crisis que ellos mismos desataron al destituir en un juicio político relámpago al mandatario Martín Vizcarra hace seis días y sustituirlo por el jefe parlamentario Manuel Merino.

Los jefes de las nueve bancadas parlamentarias iniciaron por la mañana una reunión a puerta cerrada, convocada por el nuevo jefe del parlamento, Luis Valdez. El congresista afirmó que la situación política en Perú es «insostenible», tras la violenta represión del sábado contra las masivas manifestaciones lideradas por jóvenes prodemocracia indignados con el nombramiento de Merino.

Las manifestaciones han dejado dos muertos y 94 heridos, según responsables del Ministerio de Salud. Pero la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos afirmó que los lesionados son 112 y alertó que además hay 41 manifestantes «desaparecidos» tras las marchas del sábado en Lima y otras ciudades del país.

Valdez exigió el sábado por la noche la «renuncia inmediata» de Merino, tal como exigían en las calles miles de manifestantes desde el martes. Esa petición cuenta ahora al parecer con el apoyo de varias bancadas del Congreso, cuya imagen quedó muy deteriorada tras el juicio político contra Vizcarra, un mandatario muy popular.

«El Congreso debe pedir perdón al país por una decisión tan irresponsable (de destituir a Vizcarra)», dijo la legisladora izquierdista Mirtha Vásquez, del Frente Amplio, una de las 19 integrantes del Parlamento que votó contra la destitución, a su llegada este domingo para la reunión de las bancadas.

«El señor Merino no puede seguir un minuto más en el Palacio de Gobierno después de lo que les ha hecho a los peruanos y a las peruanas», declaró el legislador Alberto de Belaunde, del centrista Partido Morado, el único que en bloque rechazó la remoción de Vizcarra.

Merino, un político provinciano de 59 años casi desconocido para los peruanos antes de asumir el mando, no ha comentado las críticas a la violenta represión policial ni el creciente número de llamados para que renuncie, incluso de figuras de su propio partido, la centroderechista Acción Popular, como el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

Los muertos en las manifestaciones del sábado fueron identificados como Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, e Inti Sotelo Camargo, de 24, según la policía.

En las redes sociales circulan fotos de ambos bajo el título «Héroes del Bicentenario» (que Perú cumple el 28 de julio de 2021).

¿Un nuevo presidente?

Los medios peruanos especulan con que los jefes de bancadas están discutiendo la forma legal de apartar del mando a Merino y designar en su lugar a alguno de los 19 parlamentarios que votaron contra la destitución.

«Si el presidente Merino no renuncia, debe ser censurado hoy mismo (por el Parlamento)», tuiteó la opositora Keiko Fujimori, cuyo partido Fuerza Popular (derecha populista) votó a favor de destituir a Vizcarra.

Dieciséis de los 18 ministros del gabinete de Merino renunciaron desde la noche del sábado, tras la violenta represión de las manifestaciones multitudinarias.

La actuación policial ha sido severamente cuestionada por la ONU y organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, desde que empezaron las protestas el martes, el día que asumió Merino.

Su llegada al poder desató los temores de los mercados a una posible deriva populista del gobierno peruano en medio de la recesión provocada por la pandemia de coronavirus, lo que ha hecho subir el dólar y caer a la bolsa limeña.

Hasta algunos jugadores de la selección peruana de fútbol, concentrados para enfrentar a Argentina en Lima el martes por el clasificatorio para el Mundial de Catar-2022, publicaron en las redes sociales llamados a Merino para que dé un paso al costado. «Basta», escribió el mediocampista Renato Tapia.

«Váyanse todos de una vez por favor. Miren todo lo que han causado. Miren todas estas tragedias», anotó en las redes sociales desde Brasil el goleador peruano Paolo Guerrero.

Mientras los jefes parlamentarios debatían este domingo en un salón del Congreso, en calles del distrito turístico de Miraflores, en el sur de Lima, comenzó un masivo desfile de ciclistas para exigir la renuncia de Merino.

«Estamos hartos del Congreso. Este gobierno es ilegítimo, fuera Merino», dijo uno de los cientos de participantes.

CIDH y Vargas Llosa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CICH), un ente de la Organización de los Estados Americanos, lamentó la muerte de los dos manifestantes «durante acciones de represión estatal a las protestas multitudinarias» y exigió «investigar inmediatamente los hechos y establecer responsabilidades».

«No tengo responsabilidad en la violencia», declaró este domingo el número dos del gobierno, el primer ministro Ántero Flores-Aráoz.

Desde España, el escritor y premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa pidió en un video que cese la «represión contra todo el Perú» y afirmó que «es indispensable que este mismo Congreso destituya al presidente (…) y lo reemplace por una persona que sea realmente independiente» y que dé garantías de impacialidad en las elecciones presidenciales y legislativas de abril de 2021.

(15/11/2020)

Comparte y opina:

Vizcarra entrega al Congreso peruano el proyecto para adelantar elecciones

Vizcarra sorprendió a los peruanos el domingo al proponer adelantar un año las elecciones generales y realizarlas en abril de 2020, como salida a la "crisis institucional" que persiste 16 meses después de la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra. Foto: AFP

/ 31 de julio de 2019 / 18:19

El presidente peruano Martín Vizcarra entregó formalmente al Congreso este miércoles un proyecto de reforma constitucional, que había anunciado hace tres días, para adelantar las elecciones y acortar los mandatos del ejecutivo y el legislativo.

"Hemos presentado ya ante el Congreso de la República el proyecto de ley anunciado por el presidente" en su mensaje anual al país, informó el primer ministro, Salvador del Solar, en rueda de prensa.

Vizcarra sorprendió a los peruanos el domingo al proponer adelantar un año las elecciones generales y realizarlas en abril de 2020, como salida a la "crisis institucional" que persiste 16 meses después de la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, reflejada en recurrentes pugnas entre ambos poderes del Estado.

El presidente busca "superar estos tres años que han sido dominados por la crispación", dijo Del Solar.

La propuesta fue bien recibida por la ciudadanía, pero enfureció a los líderes opositores que dominan el Congreso, aglutinados en torno al fujimorismo, quienes instaron a Vizcarra a renunciar si no se siente capaz de gobernar.

Del Solar explicó que el proyecto propone modificar el artículo 112 de la Constitución, estipulando expresamente que un vicepresidente que asume el poder (como hizo Vizcarra en marzo de 2018) no puede postular a la reelección.

También propone recortar un año los actuales mandatos del presidente y del Congreso, que debían culminar en julio de 2021.

De ser aprobado por el Congreso y ratificado en un referéndum a fin de año, las elecciones presidenciales y legislativas se realizarán en abril de 2020, y las nuevas autoridades asumirían en julio del mismo año.

"Nos vamos todos"

La sorpresiva propuesta de Vizcarra fue aplaudida por la cúpula empresarial, aunque algunos temen que la incertidumbre afecte a la economía peruana, que ha perdido dinamismo desde 2017 a raíz de los escándalos de corrupción y la crisis política que condujo a la renuncia de Kuczynski.

El bloque opositor que acorraló a Kuczynski hasta conseguir su dimisión, conformado en torno al partido de Keiko Fujimori, ha recobrado la energía perdida tras el encarcelamiento de su líder y divisiones internas, y ha ganado nuevos aliados, incluidos algunos que eran oficialistas.

La gota que rebalsó el vaso fue la holgada elección, el sábado, del exoficialista Pedro Olaechea como nuevo presidente del Congreso, en alianza con el fujimorismo, lo que auguraba mayores complicaciones para Vizcarra.

Exministro de Kuczynski, Olaechea es un próspero empresario vitivinícola que se pasó a la oposición. Cambiar de bando es algo frecuente en la política peruana.

Esto llevó a Vizcarra, quien mantiene un récord de popularidad por enfrentar con energía al desprestigiado Congreso, a proclamar al día siguiente "nos vamos todos" y proponer adelantar los comicios.

El lunes, una multitud congregada en las calles por la parada militar pidió a gritos a Vizcarra: "ícierre el Congreso!". (31/07/2019)       – Vicepresidenta pide que siga hasta 2021 -   ===========================================      A pesar del apoyo popular, el mandatario recibió este miércoles "fuego amigo" cuando la vicepresidenta peruana Mercedes Aráoz declaró que fue "sorprendida" por el anuncio y que ignoraba si Vizcarra "ha hecho toda la evaluación de los efectos que esto tiene".   "Yo personalmente voy a tratar de convencer (a Vizcarra) de que permanezca hasta el 2021, porque creo que es lo más saludable para nuestro país", dijo Aráoz en una entrevista publicada en el diario El Comercio, con la que rompió un silencio de tres días sobre la propuesta.   Del Solar buscó aplacar a la vicepresidenta, aunque dijo que respetaba su opinión, y afirmó que ella desconocía la propuesta de adelantar las elecciones porque "fue una decisión que se tomó en el marco del Consejo de Ministros y Aráoz no participa en él".   "El presidente ha planteado una salida seria, una salida que implica un gesto de desprendimiento para que superemos esta crisis política que hemos vivido estos tres años", dijo el primer ministro.

Comparte y opina: