Voces

martes 27 oct 2020 | Actualizado a 20:27

Camacho, y la desesperación por su salida

/ 14 de octubre de 2020 / 02:54

La recta final de las campañas muestra una desesperación por acentuar las proyecciones electorales contra el Movimiento Al Socialismo (MAS). Desde Jeanine Áñez, que mientras fue candidata había volcado sus ataques, hasta Arturo Murillo, que se había desgañitado contra él, el Gobierno se juega por la candidatura de Carlos Mesa.

La política es impredecible: un día naces con su apoyo, otro día apuntas todos tus dardos contra quien te dio vida y, finalmente, te decantas por él. Un día la consideras “absolutamente legal”, otro día crees que con su candidatura convalida la tesis del golpe de Estado y, finalmente, no te sonrojas con su apoyo. Todo, con tal de que el MAS no gane ni vuelva Evo Morales.

No hay discordias ni ideologías que valgan, el objetivo es la derrota del MAS.

Sin embargo, al frente tienen a un partido, si bien disminuido por el caudillismo y la soberbia de su líder histórico y por los graves errores políticos, todavía con gran arraigo en grandes mayorías sociales.

A esa masa electoral deben ganarle, esa masa que ha encontrado en el MAS su mejor opción después de décadas de ejercicio electoral con otras fuerzas políticas que no la contentaron. Y es demasiado discriminatorio llamar a esa inmensa fuerza electoral —que no ha mermado con tantos ataques raciales y políticos— “delincuencial”, “terrorista”, “corrupta”, “salvaje”, “ignorante” (en esto último se explayó un periodista que rozó el masismo en el inicio de su periodo largo en el poder) y otros epítetos degradantes.

Allá los jerarcas masistas que devaluaron ese capital político construido en años de luchas, que todavía sostiene al MAS en circunstancias difíciles: con su gobierno despojado de cuajo, sin interlocución ni defensa solvente y desguarnecido ante la irrupción de fuerzas que habían estado esperando agazapados, mientras pasaban “los 14 años”.

Con tanta y sostenida descalificación en los últimos meses, esa masa social ha estado firme en sus convicciones. Quizás es “voto duro” del MAS, ese 30% que dice sin titubear en las encuestas que va a votar por el nuevo candidato, a la espera de que se sume a ella otro porcentaje que en las mismas encuestas se esconde diciendo no sabe, no responde.

Para las elecciones del domingo, son ellos contra el mundo. Y el mundo es ahora Juntos y revueltos; los otros frentes políticos sin una organización estructural capaz de mantenerse después de los comicios.

Ahí aparece Manfred Reyes Villa sumándose a la presión contra Luis Fernando Camacho, tercero en las encuestas, y el escollo para una mejor proyección de Carlos Mesa. La declinatoria de Áñez, que disimuló su apoyo a quien lapidó con una serie de calificativos (tibio, de poco coraje o cómplice del masismo), y de Jorge Quiroga persiguieron ese mismo fin. La salida de ADN sin la consideración de su candidata, también.

Y Camacho es quien les hizo la tarea dura (iba a decir otra palabra): pagó a los militares (ahí se entiende la sugerencia de William Kaliman), invocó a las Fuerzas Armadas, movilizó a la Policía amotinada, internó la Biblia al Palacio Quemado, arropó a Áñez… Ahora es quien debe hacer de nuevo el sacrificio, y personal, porque con tanta presión va a tener que resignar sus aspiraciones políticas a corto plazo.

Faltan cuatro días para las elecciones. La desesperación tiene temporizador, y Camacho es su salvación. Pero como éste ya probó las mieles del poder territorial en Santa Cruz, va a tener que sopesar su salida. No querrá ser una escalera, pero va a ser el blanco de todos los dardos cuando al mundo le vaya mal a quienes quieren su declinatoria de manera desesperada.

Rubén Atahuichi es periodista.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Arce llama a la reflexión de ‘grupos minoritarios’ que reclaman una ‘junta militar’

El mandatario electo expresó su “compromiso con la vida, la paz, la democracia y el respeto a la institucionalidad de las FFAA”.

Luis Arce, en entrevista con La Razón, la semana pasada. Foto: José Lavayén-archivo

/ 27 de octubre de 2020 / 17:02

El presidente electo Luis Arce expresó su preocupación por la irrupción de “grupos minoritarios” que en Santa Cruz reclamaron la intervención de una ”junta militar” en la gestión del país, cuyas elecciones últimas fueron ganadas por el Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Existen grupos minoritarios en #Bolivia que lastimosamente no aceptan la voluntad popular expresada en urnas y pretenden enfrentarnos”, dijo el líder político en su cuenta de Twitter.

Además, Arce ratificó su “compromiso con la vida, la paz, la democracia y el respeto a la institucionalidad de las FFAA”.

Llamó “a la reflexión” a ese grupo de personas que la noche del lunes se apostó en las afueras de la Octava División del Ejército, en Santa Cruz, institución castrense a la que pidió auxilio ante la inminente llegada al poder del MAS, desde el 8 de noviembre.

El líder del MAS, Evo Morales, también se manifestó sobre esa situación. “La Constitución es muy clara sobre el rol de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana; nosotros, como lo hicimos siempre, respetaremos su institucionalidad. Todas y todos debemos actuar con tranquilidad y en el marco constitucional”, escribió en Twitter.

Luego de las anuladas elecciones de 2019, por presunto fraude insinuado por la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), el domingo 18 de octubre se desarrollaron los comicios generales cuyo ganador fue Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Arce y ahora el vicepresidente electo David Choquehuanca jurarán a su mando el 8 de noviembre en ceremonia propiciada por la Asamblea Legislativa.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Murillo, que anunció ‘cacería’ de opositores en 2019, denuncia amenazas de juicio y cárcel

Antes de ser posesionado como ministro de Gobierno, el 14 de noviembre de 2019, el otrora senador amenazó con “cacería” y “cárcel” a varios colaboradores de Evo Morales.

El ministro Arturo Murillo, en un acto policial en Santa Cruz, este martes.

/ 27 de octubre de 2020 / 13:04

A pocos días de terminar el mandato del régimen transitorio, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, denunció que la inminente administración de Luis Arce y David Choquehuanca advirtió con procesos judiciales contra Jeanine Áñez, algunos ministros e incluso policías y militares.

“Creen que por ser más duros van a conseguir una mejor pega, amenazando con juicios a policías, a ministros, a la Presidenta, a militares; ofreciendo cárcel”, cuestionó el funcionario en un acto frente a la Policía en Santa Cruz, en el que entregó 120 cámaras de seguridad.

El lunes, una comisión mixta de la Asamblea Legislativa sugirió juicio de responsabilidades con Áñez por las “masacres” de Sacaba y Senkata —como consideró la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)— de noviembre de 2019, cuando luego de una intervención policial-militar, al amparo del Decreto Supremo 2078, murió una veintena de manifestantes.

Además, otra comisión planteó al Ministerio Público un proceso contra los ministros Murillo y de Defensa, Luis Fernando López, además del exministro de Economía Óscar Ortiz por la compra supuestamente irregular de material antidisturbios en 2019.

“Si ese camino siguen Arce y Choquehuanca, quienes son las ganadores de las elecciones, no va a ser un buen principio. Ellos hablaron de reconciliación, hablaron de respeto y realmente esperamos que así sea”, reclamó Murillo.

“Porque el que no quiso reconciliar, no quiso respetar el voto del pueblo y no quiso escuchar el 21F (referéndum del 21 de febrero de 2016), no quiso no ir a un cuarto mandato, todos los bolivianos somos testigos cómo terminó”, dijo Murillo en relación a la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019.

La mañana del 14 de noviembre de 2019, antes de conocerse los nombres del gabinete de Áñez, Murillo anunció la caza de masistas por presunta sedición. Apuntó específicamente al exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana y Raúl García, hermano del entonces dimisionario vicepresidente Álvaro García.

“Esas personas que empiecen a correr, porque los vamos a agarrar”, dijo Murillo.

Apuntó a Quintana. “Vamos a ir a la cacería de Juan Ramón Quintana. ¿Por qué es cacería? Es un animal que está matando gente en nuestro país, no lo vamos a permitir”, arengó luego de su posesión como ministro de Gobierno.

Además, advirtió cacería contra presuntos guerrilleros cubanos y venezolanos. “A todas esas personas vamos a aplicarles el mayor rigor de la ley; Bolivia no puede estar sufriendo por esta gente”, advirtió.

El gobierno transitorio cede el poder al MAS el 8 de noviembre, de acuerdo a procedimiento constitucional anunciado por la Asamblea Legislativa y corroborado por el Órgano Ejecutivo.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Áñez insta a estar alertas ante del desempeño del MAS sobre el respeto a la ley y la libertad

Los gobiernos nacional-populares o nacionalistas “son buenos para derechos sociales y son malos para derechos políticos”, dijo la mandataria en un acto en el Palacio de Gobierno.

La presidenta Jeanine Áñez en el acto en el Palacio de Gobierno, este martes. Foto: ABI

/ 27 de octubre de 2020 / 11:08

En un discurso en el que consideró que los gobiernos suelen tener buena gestión sobre los derechos sociales y no en las libertades políticas, la presidenta Jeanine Áñez instó a los bolivianos a estar alertas ante el desempeño del MAS respecto de las libertades y el cumplimiento de la ley.

“Estaremos alertas para ver el desempeño del MAS en el cuidado de la libertad y en el respeto a la ley, porque el MAS debe recordar que la democracia no solo es el gobierno de la mayoría; la democracia es a la vez es el respeto a la ley, a la independencia del sistema judicial y, por tanto, el respeto a la libertad”, dijo la mandataria en un acto en el Palacio de Gobierno en el que la Procuraduría General del Estado presentó el atlas de juicios en Bolivia y un proyecto para la modificación de la Ley 708.

Áñez, a punto de ser sustituida por el presidente electo Luis Arce, elegido con el 55,10% de los votos en las elecciones del domingo 18 de octubre, hizo un repaso teórico a la actuación que suelen tener los gobiernos nacional-populares o nacionalistas respecto de la democracia y las libertades.

“Mientras gobierna un partido que viene de la tradición nacional popular o de la tradición nacionalista, porque los gobiernos nacionalistas o los gobiernos de la tradición nacional popular suelen hacer avances importantes en igualdad e inclusión, pero suelen tener un desempeño débil en justicia y en libertad política”, cuestionó.

“Son buenos para derechos sociales y son malos para derechos políticos”, insistió.

Consideró que el país tiene el desafío de mejorar la justicia. “Hacemos votos para que Bolivia encuentre su camino en el escenario de la democracia, de la libertad en una justicia independiente y moderna”, dijo.

El 8 de noviembre, en un acto en la Asamblea Legislativa, Arce, de 57 años y candidato electo del Movimiento Al Socialismo (MAS), asumirá sus funciones de mandatario constitucional por un periodo de cinco años. Lo acompañará el vicepresidente electo David Choquehuanca.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Nuñez invita a Arce y Choquehuanca a una reunión de coordinación de la transición

En una entrevista con La Razón, la semana pasada, el presidente electo adelantó que no ve necesaria una eventual reunión con Jeanine Áñez.

El binomioo ganador del MAS, Luis Arce y David Choquehuanca. Foto: APG

/ 27 de octubre de 2020 / 08:59

A través de una carta, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, invitó a los mandatarios electos Luis Arce y David Choquehuanca a una reunión de coordinación para la transmisión de mando presidencial y “transición ordenada” del gobierno, para las 07.00 de este jueves en el Palacio de Gobierno.

La misiva, publicada este martes por el Ministerio de la Presidencia, recuerda a los interlocutores la instrucción de la presidenta Jeanine Áñez para este propósito, además del Decreto Supremo 4381.

Arce y Choquehuanca, del Movimiento Al Socialismo (MAS), fueron elegidos el domingo 18 de octubre como nuevos mandatarios con el 55,10% de los votos.

En una entrevista con La Razón, la semana pasada, Arce adelantó que no ve necesaria una eventual reunión con Áñez, a quien considera presidenta “golpista”, devenida de la crisis política poselectoral de 2019.

Sucedió al entonces presidente Evo Morales, quien renunció a su mandato presionado por movilizaciones cívicas, un motín policial, la sugerencia de dimisión de parte de las Fuerzas Armadas y un informe preliminar de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que halló presuntas irregularidades en las elecciones del 20 de octubre.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Núñez dice que el gobierno de Áñez deja una economía, un IPC y una moneda estables

El régimen transitorio deja en manos del nuevo gobierno la decisión sobre aprobar o no créditos por $us 1.200 millones “bloqueados por el MAS”.

Israel Alanoca, Yerko Núñez y Wilson Santamaría, este lunes. Foto: Ministerio de la Presidencia

/ 26 de octubre de 2020 / 15:41

En conferencia de prensa en la que llamó al gobierno electo el domingo, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, afirmó que el régimen transitorio de Jeanine Áñez deja una economía, un índice de precios al consumidor (IPC) y la moneda estables.

“El gobierno de la presidenta Jeanine Áñez deja una economía estable con una inflación no menor al 1%, un índice de precios estable y moneda estable”, aseguró el funcionario este lunes.

Al confirmar el 8 de noviembre como la fecha de transmisión de mando, Núñez hizo un breve informe sobre las tareas del gobierno de Áñez. “Fueron 11 meses de esfuerzos para cumplir tres pilares: pacificación, gestión, transición”, dijo.

Informó, por ejemplo, que el gobierno actual pagó todos los compromisos del Estado.

Además, dijo que el Gobierno logró frenar la pandemia del COVID-19. “Éste es un logro que evidencia que cumplimos con el compromiso de velar por la salud y la vida de los bolivianos”, dijo.

Y dijo que también cumplió con el desarrollo de las elecciones en medio del descenso de los contagios. “Promulgamos tres leyes para las elecciones, respetamos la independencia del Órgano electoral y le dotamos de los recursos necesarios para cumplir su labor”, informó.

Sobre los asuntos pendientes, Núñez dijo que el gobierno de Arce deberá decidir o no con la aprobación de créditos por un monto de $us 1.200 millones “bloqueados por el MAS durante este tiempo”.

En coincidencia con la decisión de la Asamblea Legislativa, el gobierno de Áñez confirmó para el 8 de noviembre la posesión de Arce y de David Choquehuanca, que el domingo ganaron los comicios con el 55,1% de los votos.

(26/10/2020)

Comparte y opina: