Voces

jueves 23 jun 2022 | Actualizado a 21:01

La ‘democracia’ de la oposición

/ 25 de mayo de 2022 / 03:18

Hemos visto un espectáculo lamentable hace unos días en la Asamblea Legislativa: el bloqueo de la elección y designación del Defensor del Pueblo. A título de democracia, los dos tercios necesarios —instituidos en la Constitución para decisiones trascendentales— fueron manoseados al antojo de ciertas bancadas.

Había comenzado con augurios el consenso entre las tres fuerzas políticas en la aprobación de la convocatoria y siguió a un sorprendente ritmo hasta que Comunidad Ciudadana (CC) cuestionó la exclusión de dos postulantes y rompió los acuerdos. Se dio cuenta de que había votado mal por los dos aspirantes, decisión que no sirvió a éstos para conformar la lista corta para su consideración en la sesión bicameral definitiva. No firmó las actas, pero siete postulantes estaban en carrera.

Pero el impasse sirvió para bloquear la designación de manera sucesiva en cuatro votaciones. Bloquearon los dos tercios —es la palabra exacta, como destacaron algunos legisladores como Luis Guillermo Seoane— y validaron la continuidad de Nadia Cruz al frente de la Defensoría del Pueblo.

Sin ningún argumento (por lo menos CC dijo que impediría la designación del Defensor del Pueblo impulsada por las dos exclusiones), Creemos optó por votar blanco y nulo, también eficiente para bloquear la elección. En las dos sesiones fallidas asistieron respectivamente 164 y 162 senadores y diputados de las tres fuerzas políticas; se necesitaban 109 y 107 votos para hacer dos tercios. Ninguno de los candidatos logró la votación necesaria; quienes se acercaron en algo fueron Pedro Callisaya, que recibió entre 82 y adhesiones, y Evelin Cossío, de 47 a 45. Al primero lo tildaron de ser la ficha del Movimiento Al Socialismo (MAS) y a la segunda CC la tomó como su postulante para el bloqueo de la elección, a la que la respaldó de forma consecutiva.

CC denunció trampa del MAS por mantener el interinato, pero fue funcional a la continuidad de Cruz, cuyo mandato se sustenta en el artículo 12 de la Ley 870, del Defensor del Pueblo, “en tanto se realice un nuevo proceso de elección, selección y designación”. Lo mismo ocurrió con Creemos, que incluso se abstuvo de cualquier posibilidad de diálogo, aunque esto se despilfarró cuando el presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca, no se preocupó mucho por él, pese a los intentos, y rompió su palabra al reinstalar la sesión sin la anticipación debida que prometió, menos bajo acuerdos previos.

Así quedaron las cosas en nada. ¿Cómo es se le endilga a Callisaya militancia en el MAS luego de haber pasado la fase de revisión de requisitos que prohibía la adhesión partidaria ocho años antes de las postulaciones? CC y Creemos validaron el cumplimiento de ese requisito consignado en la convocatoria antes de la calificación de méritos.

Siendo el mejor calificado (tres “excelente” y una “buena” en las cuatro categorías), el hombre resultó impedido de ser elegido. El MAS optó por él, en mérito a su mayoría y la consideración de las calificaciones, y la oposición lo frenó, en un intento de sobreponer a la minoría frente a la mayoría.

Si bien instituidos en la Constitución, los dos tercios tienen la finalidad de blindar la institucionalidad de los cargos y las decisiones con el mayor respaldo posible. Sin embargo, cuando son usados para bloquear ese propósito, son un instrumento antidemocrático, que permite a la minoría someter a la mayoría.

La circunstancia política impide pensar que en adelante puedan haber consensos serios y sensatos. La Asamblea Legislativa debe elegir pronto al Contralor General del Estado, pero no está capacitada para asumir el reto. Otras decisiones, como la aprobación de más de una veintena de juicios de responsabilidades, entre ellas cuatro contra Jeanine Áñez, también se encuentran en el limbo.

Mientras, la oposición parece naturalizar la desinstitucionalización del Estado al pretender ser el paladín de la democracia con actuaciones contradictorias. Ya se develó mostrándole la espalda y tocando silbatos al presidente Luis Arce en actos oficiales. Ya lo demostró al considerar que la llegada al poder de Áñez fue constitucional e “impecable”. Ya lo demostró al justificar las masacres de Sacaba y Senkata.

La oposición no es democrática, por más esfuerzos que haga por creerse así.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

El desdén por el Machaq Mara

/ 22 de junio de 2022 / 00:42

Quienes nacimos en el altiplano y los valles, también en comunidades indígenas del oriente y el Chaco, celebramos ayer nuestro año nuevo; para los aymaras Machaq Mara o Mara T’aqa (medio año), que tiene raigambre precolonial, reivindicado en las últimas décadas y acentuado a partir del Estado Plurinacional.

En la cosmología, se trata del día del solsticio de invierno, 21 de junio en el hemisferio sur, del inicio de un nuevo ciclo agrícola en el occidente del país. En el calendario occidental es la mitad de año (Mara T’aqa) y en el calendario andino, el año nuevo (Machaq Mara).

Ancestralmente, se trata del Willka Kuti (retorno del Sol, en quechua), que se celebra no solamente en Bolivia, como muchos creen y pregonan, sino en Argentina, Chile, Perú y Ecuador, con el mismo espíritu y aunque con distintas manifestaciones festivas. Es la fiesta del Sol (Inti Raymi, en quechua).

En las comunidades rurales del país, especialmente en el altiplano y los valles, la celebración coincide con la presentación de las autoridades indígena originario campesinas, que regirán el próximo año, y la consagración de las nuevas autoridades de Jach’a Carangas, en Oruro, cuya gestión comenzó ayer.

Es el inicio del nuevo ciclo agrícola —el ciclo pasado terminó con la cosecha después de las celebraciones gregorianas de Semana Santa— cuyas tareas comenzaron con la preparación de la tierra para la próxima siembra, entre agosto y diciembre, dependiendo del tipo de productos y de las regiones.

No se trata de un invento boliviano, sino de una celebración propia de los pueblos andinos — como en países circundantes— que cobró notoriedad en los últimos años por los 500 años de la llegada de los españoles a América en 1492, que se conmemoró con una serie de reivindicaciones y denuncias, como la trasposición del término “invasión” sobre “conquista”, como registran los libros de historia; además en la institución del Estado Plurinacional y, también, por la declaratoria de feriado nacional a través del Decreto Supremo 173, del 17 de junio de 2009.

Precisamente en la denuncia de la invasión de 1492, difundida ampliamente en 1992, se estableció el número del Año Nuevo Aymara, 5000, una suma de cinco ciclos milenarios a los que hasta ahora se agregaron 530 años, desde que Cristóbal Colón pisó tierras americanas. Es decir, suman 5530 años.

Una serie de cuestionamientos compitieron ayer con los augurios de un nuevo año aymara, especialmente de parte de quienes creen que esta institución corresponde a una fuerza política o a un gobierno. Si fuera así, no habría celebraciones que vimos en pueblos andinos de Argentina, Chile, Perú y Ecuador.

Aunque en la euforia de las celebraciones muchos políticos y autoridades instauraron hasta “innovaciones” en la ritualidad de la fiesta, el espíritu de los pueblos ha cobrado vigor, incluso se ha extendido en el país.

Sin embargo, los detractores de la celebración hasta caen en la banalidad, el desdén o el racismo. Los cuestionamientos a las celebraciones apuntan a grandes pueblos de occidente que ese día celebran la armonía con sus deidades, con el Tata Inti (el dios Sol) y la Pachamama (Madre Tierra); finalmente sus formas de convivencia entre pares y la naturaleza.

Pedía el alcalde Iván Arias, en el inicio de las tareas preventivas de San Juan, que los “pachamamistas” no le metan fuego a la “Madre Tierra”. Se trata de un calificativo a esos pueblos que en su forma de pleitesía a sus dioses usan el fuego como transmisor de energías, como el fuego del Sol que emana energías al extender nosotros las manos hacia él. Es como el agua bendita que un cura nos echa para encontrarnos y alimentarnos de paz.

Los pueblos indígena originarios campesinos van a seguir su camino (sara thaqui), más allá del desprecio y el racismo que sufren, y el Año Nuevo Aymara seguirá siendo una de sus celebraciones mayores y de reivindicación.

¡Jallalla Machaq Mara!

Rubén Atahuichi es periodista.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Teresa Morales: La conspiración en la UCB ocurrió el 10 de noviembre, no el 11 ni el 12

La exministra Teresa Morales afirmó enfática que el mismo día de la renuncia de Evo Morales la oposición eligió en la reunión de la Católica a Jeanine Áñez como sucesora.

Teresa Morales, en Piedra, Papel y Tinta, de La Razón

/ 14 de junio de 2022 / 18:46

La exministra Teresa Morales, testigo clave de las reuniones que hubo en la Universidad Católica Boliviana (UCB) en noviembre de 2019, señaló enfática que las reuniones del 11 y 12 de ese mes “no tienen nada de malo”, fueron legítimas y «de buena fe», porque a invitación de la Iglesia Católica se reunían los actores políticos para buscar alguna salida a la crisis.

Sin embargo, dijo que problema fue el día anterior, el 10 de noviembre, inmediatamente después de la renuncia del presidente Evo Morales. En su criterio, “es en esa reunión que verdaderamente ocurrió la conspiración”, la decisión de proponer la sucesión a la senadora de oposición Jeanine Áñez.

Morales habló con la transmisión Piedra, Papel y Tinta, de La Razón, para abordar la crisis de 2019 a propósito de la sentencia contra Áñez a 10 años de prisión en el caso Golpe de Estado II, de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, e incumplimiento de deberes, juicio relativo a su proclamación presidencial de entonces.

Se refirió a la reunión convocada por la Iglesia Católica y la representación de la Unión Europea (UE), al rato de la dimisión del mandatario, en el rectorado de la UCB, en La Paz. Además de los jerarcas católicos y el representante de la UE, León de la Torre, a la cita acudieron los embajadores de Brasil, Gran Bretaña y España, y políticos como Carlos Mesa, Carlos Alarcón, Ricardo Paz, Samuel Doria Medina, Roberto Moscoso, Jorge Quiroga, Luis Vásquez y Jerjes Justiniano, en representación del entonces presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

También estuvieron en la reunión el dirigente del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) Rolando Villena (+) y Waldo Albarracín, y el director de la fundación Jubileo, Juan Carlos Núñez.

Morales recordó que la entonces renunciante presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, fue invitada a la cita por el monseñor Eugenio Scarpellini y que De la Torre la llevó en su vehículo desde la residencia de la Embajada de México, donde se resguardaban ante el asedio de manifestantes contra el gobierno de Morales.

Solo estuvimos 15 minutos en la reunión del 11 de noviembre, contó Morales, entonces directora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), que asistió a la UCB solo como “guardaespalda o testigo de lo que le pueda pasar” a Salvatierra. Dijo que en ella la senadora puso como condición para cualquier discusión sobre la crisis política la salida segura de Evo Morales del país, ante el riesgo de su vida debido a la presión de grupos de manifestantes e incluso algunos militares.

En ese caso, Teresa Morales contó, otra vez, que el expresidente Quiroga (2001-2002) tenía el control de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y la palabra sobre si se “autorizaba” o no que el avión de la Fuerza Aérea de México despegue con el expresidente a Morales, como estaba previsto.

“Y Quiroga respondió: ‘No hay problema si ése es el tema que impide este diálogo; ¿les parece que procedamos con la autorización?’. Miró a toda la mesa, especialmente a Jerjes Justiniano, y éste y los demás asintieron. Tuto Quiroga agarró su teléfono y llamó, no puso en altavoz: ‘Comandante, yo Tuto Quiroga, es necesario que se autorice el despegue de la nave de la Fuerza Aérea mexicana que lleva a Evo Morales’. Dijo sí, ‘por favor que despegue; están autorizados también Álvaro García y Gabriela Montaño’”, parafraseó Morales.

Insistió en que el día 12, que es cuando se discutieron en la UCB las salidas posibles a la crisis, Mesa, el de “mayor poder” y legitimidad en la reunión por parte de los opositores, tuvo la oportunidad de oro para reencauzar la crisis. Justo ahí —remarcó Morales— pudo haberle dicho a Salvatierra que no firme su renuncia, que lo más pronto posible llame a elecciones como presidenta por sucesión constitucional.

Pero no le dijo esto, afirmó Morales, porque día antes, el 10 ya se había decidido y ofrecido a Áñez la presidencia del Estado. Recordó que Paz, asesor de Mesa, fue quien llamó a la senadora para plantearle la propuesta: “¿Usted quieres ser presidenta de Bolivia? Le dice ‘sí, es para salvar al país’. Véngase a La Paz y tome el primer vuelo’”.

La misma Áñez, en su declaración ante el fiscal Omar Mejillones, relató lo sucedido. Dijo que Paz le puso altavoz ante la mesa de interlocutores, el domingo 10.

Morales recordó también que al despedirse de la reunión del 12 de noviembre, con el compromiso de Salvatierra de consultar con la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) un salida a la crisis, Doria Medina conminó a sus interlocutores masistas —entonces Morales, Salvatierra y Susana Rivero— a apresurarse con su respuesta, pues de lo contrario se aplicaría el “plan B”, que no era otra cosa que la “sucesión” de Áñez.

En criterio de Morales, la oposición en la UCB ya tenía una posición clara el mismo día de la renuncia del presidente Morales. Dijo que entendió esa situación más tarde, cuando en una entrevista con radio Deseo Albarracín contó como novedad que ese domingo la mesa buscaba “una salida lo más cercana posible a la Constitución” y en ese sentido se decantó por Áñez.

La senadora de Unidad Demócrata (UD) era segunda vicepresidenta del órgano camaral, fuera de la línea de sucesión. Sin embargo, se atribuyó las funciones de titular del Senado debido a las renuncias de Salvatierra y del vicepresidente Rubén Medinacelli, que también renunció debido a que amenazaron a su familiar en Oruro con dinamitar su casa.

Morales dijo que Áñez fue la operadora de la interrupción del orden constitucional en 2019, pero fue en la reunión del 10 de noviembre en la que hay que buscar a los llamados “autores intelectuales” de dicha ruptura constitucional.

Comparte y opina:

Morales devela que las FFAA querían generar guerrillas, convulsión e intervención

En junio de 2021, la revista The Intercept develó que en 2020 el entonces ministro de Defensa, Luis Fernando López, intentó contratar mercenarios para impedir la posesión de Luis Arce.

Luis Arce, candidato del MAS, en un mitin de su campaña en 2020.

/ 13 de junio de 2022 / 19:43

El expresidente Evo Morales develó este lunes que faltando unos cinco días para las elecciones del 18 de octubre de 2020 las Fuerzas Armadas pretendía formar “guerrillas” con el objetivo de causar una convulsión y motivar una intervención de Estados Unidos.

“Te digo algo más grave: faltando tres, cuatro o cinco días (para las elecciones), las fuerzas especiales de las Fuerzas Armadas (hacen) ejercicios militares en Chimoré; estaban provocando al Trópico”, contó el exmandatario en una entrevista con la transmisión digital Piedra, Papel y Tinta, de La Razón.

En su criterio, el plan era “provocar y causar violencia”. “Si el Trópico no respondía a los ejercicios militares, decidieron disfrazar a paisanos dentro de Umopar, (para que) esos ‘umopares’ vestidos de campesinos y cocaleros disparen a las Fuerzas Armadas y decir ‘aquí hay una guerrilla’”, complementó Morales.

Es más, contó que “han disfrazado hasta a algunos cadetes de las Fuerzas Armadas y de la Policía”. Morales afirmó que esa información conoció de algunos efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana.

“¿Y cuál era el plan? (Decir que) aquí hay guerrilla, hay terrorismo; intervención militar de Estados Unidos, suspensión de las elecciones. Es el plan que tenían”, insistió Morales.

“Yo decía a los compañeros ‘aguanten, nos están provocando; solo hay que garantizar las elecciones, vamos a ganar con más de 50%’. En abril ya dije que vamos a ganar con más del 50%. ‘Hay que aguantar, van a provocar y provocar, y aguantamos y aguantamos, ganamos las elecciones’”, dijo Morales.

En los comicios 2020, en pleno gobierno de Jeanine Áñez, el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, ganó con el 55,1% de la votación. Su posesión estaba fijada para el 8 de noviembre.

El 17 de junio de 2021 la revista electrónica The Intercept develó que el ministro de Defensa de Áñez, Luis Fernando López, hizo gestiones para que mercenarios de Estados Unidos intervengan en Bolivia con el objetivo de impedir la posesión de Arce en 2020.

Dicho medio de información dijo que “en una de las grabaciones filtradas, una persona identificada como el ministro de Defensa boliviano dijo que estaba ‘trabajando para evitar la aniquilación del país’. Las Fuerzas Armadas y el pueblo tenían que ‘levantarse’, agregó, ‘y bloquear una administración de Arce… Las próximas 72 horas son cruciales’”.

Firmada por Laurence Blair y Ryan Grim, la nota añade que “los desacuerdos entre ministros y divisiones dentro de las Fuerzas Armadas, tensos por el peso de la contundente victoria de Arce el 18 de octubre de 2020, parecen haber socavado el plan. Nunca se ejecutó, y varios altos funcionarios del gobierno saliente huyeron de Bolivia o fueron arrestados”.

Además, Morales dijo que las movilizaciones de 2020 contra el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, acompañaban ese plan. “¿Cuál era el plan que tenían? Algunas autoridades y especialmente policías y militares me informan hasta Argentina. ¿Qué me decían? Hacer renunciar al fiscal general y que Áñez ponga un fiscal para detener a 40, 50 o 60 dirigentes y convulsionar el país, y que no haya elecciones”, dijo en La Razón.

Una facción de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), considerado grupo parapolicial y paramilitar en el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), se movilizó en octubre de 2020 contra Lanchipa, incluso mantuvo por varios días un asedio al edificio de la Fiscalía General en Sucre.

Por dichas acciones fueron encausados varios miembros de la RJC, entre ellos Yassir Molina, ahora bajo detención preventiva en la cárcel de San Pedro de Oruro.

Comparte y opina:

Los 10 conceptos duros de Mesa contra Arce, Morales y los 10 años de prisión a Áñez

“Mi palabra ante la infame e ilegal condena de la expresidenta constitucional Jeanine Áñez”. Con ese título Carlos Mesa emitió su posición sobre el caso Golpe de Estado II.

Carlos Mesa. Foto de archivo: La Razón.

/ 12 de junio de 2022 / 14:24

En un mensaje duro a propósito de la sentencia de 10 años de prisión contra Jeanine Áñez, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) fustigó al presidente Luis Arce y su gobierno, además de Evo Morales, el Órgano Judicial y el Ministerio Público.

Con muchos adjetivos, el exmandatario protestó este domingo contra la sentencia “infame” y profirió fuertes conceptos especialmente contra Morales, a quien en 2019 sucedió Áñez en actos que derivaron en su juicio llamado caso Golpe de Estado II, por resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, e incumplimiento de deberes.

1.         El 10 de junio de 2022 será recordado como un día infame, el día de un gran fraude procesal: la condena de 10 años de cárcel a la expresidenta Jeanine Áñez por un delito que no existió, por un invento descarado, un golpe de Estado que está en la mente de quienes fraguaron ese supuesto hecho para blanquear el gigantesco fraude de 2019.

2.         Este fiasco procesal, este engaño al país, esta forma arbitraria de actuar que es autocrática y que demuestra que la Justicia obsecuente y el Ministerio Público servil están trabajando bajo las órdenes de Evo Morales y de Luis Arce.

3.         No se puede aceptar ni tolerar algo como esto, un proceso exprés, inventado por el Ministerio de Justicia, que vulnera los elementos básicos del Estado de derecho y los derechos humanos de los procesados, que establece la venganza como aspecto central sobre el cual se basa el proceso.

4.         ¿Qué democracia es ésta en la que el procesado está detenido preventivamente antes de conocer su acusación? ¿Qué democracia es ésta en la que el tamaño del garrote que tienes en la mano es el que manda?

5.         Estamos hablando de una lógica destructiva, de un discurso de odio que está calando profundamente en una sociedad cada vez más polarizada, sin ningún espacio para el diálogo que hemos propuesto permanentemente y de manera sostenida los miembros de la oposición.

6.         Pero no se trata de eso hoy; se trata de recordar que no podemos seguir tolerando esta Justicia podrida, este Ministerio Público completamente carcomido.

7.         Hoy viene, además, la amenaza. ¿Quién hace la amenaza? Aquel que se burló del 21 de febrero de 2016 que le dijo no al referéndum, un referéndum que le había dicho ‘no queremos un presidente vitalicio’, aquel que se burló del país yendo a una candidatura inconstitucional, aquel que despreció los 21 días de movilización popular pero que tuvo la capacidad, por supuesto, de la conspiración, la conspiración de dejar un vacío de poder.

8.         Ahora, nosotros, el pueblo boliviano, los 21 días democráticos, el 21 de febrero, yo mismo que fui víctima de un gigantesco fraude, ¿vamos a ser acusados?, ¿vamos a tenerle miedo? No, vamos a acusar a ustedes, vamos a acusar al autócrata, vamos a acusar a este gobierno, que está destruyendo la Justicia, que está destruyendo algo importante: la integridad espiritual de un país que está viendo cómo la corrupción premia, cómo la arbitrariedad gana; no se puede seguir resistiendo así.

9.         Nuestra respuesta es democracia, democracia y diálogo; nuestra respuesta es ‘no aceptamos esa situación’.

10.       ¿Los organismos internacionales como Naciones Unidas, la Unión Europea, algunos países amigos y una institución tan querida como la Iglesia Católica son parte acaso del golpe de Estado inventado? ¿Ellos fueron quienes lo promovieron? ¿Los facilitadores también son los acusados? Quisiéramos escuchar su palabra.

Comparte y opina:

Tuit de Jeanine Áñez contra Cristina Fernández en 2017: ‘Te tocó dar cuentas a la Justicia’

El viernes, la expresidenta Jeanine Áñez fue sentenciada a 10 años de prisión debido a su proclamación el 12 de noviembre de 2019, en la crisis poselectoral de entonces.

/ 12 de junio de 2022 / 13:49

Dos días después de la sentencia en el caso Golpe de Estado II, oficialistas y detractores de Jeanine Áñez recordaron un tuit que ésta publicó contra la expresidenta de Argentina Cristina Fernández: “Te tocó dar cuentas a la Justicia”.

En realidad el tuit de Áñez había sido publicado el 23 de marzo de 2017: “CRISTINA FERNÁNDEZ! CREÍSTE QUE TU PODER ERA ETERNO??? TE TOCÓ DAR CUENTAS A LA JUSTICIA!!!”.

Entonces, la viuda de Néstor Kirchner estaba en puertas de un juicio oral en un caso de presunta corrupción y también acusada por “asociación ilícita, lavado de activos y negociaciones incompatibles” con la función pública junto a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner.

Y Áñez era senadora de Beni por Unidad Demócrata (UD).

En 2019, en medio del fragor político que derivó en la renuncia del presidente Evo Morales y la proclamación de Jeanine Áñez, Fernández fue elegida vicepresidenta de Argentina en la fórmula del ahora presidente Alberto Fernández.

La expresidenta de la Cámara de Senadores Adriana Salvatierra puso en Twitter el tuit y comentó: “Cuando no hacen falta las palabras. @CFKArgentina”.

Áñez fue sentenciada el viernes a 10 años de prisión por delitos de resoluciones contrarias a Constitución y las leyes, e incumplimiento de deberes en razón de su proclamación el 13 de noviembre de 2019, dos días después de la renuncia de Evo Morales.

Salvatierra seguía en la línea de sucesión, pero renunció a sus funciones de titular del Senado.

Temas Relacionados

Comparte y opina: