Voces

Sunday 21 Apr 2024 | Actualizado a 16:34 PM

Joe Manchin sueña

Jamelle Bouie

/ 26 de julio de 2023 / 07:08

Mientras los estadounidenses hayan tenido competencia política partidista, han odiado el partidismo en sí. En su segundo mandato, a mediados de la década de 1790, el presidente George Washington se enfrentó a opositores políticos organizados en forma de sociedades demócratas-republicanas que se habían extendido por todo el país.

A raíz de la “rebelión del whisky” de principios de la década de 1790, Washington culpó a estas sociedades de “fomentar la disensión y fomentar el desorden”. Los acusó de difundir sus “doctrinas nefastas con miras a envenenar y descontentar la mente de la gente”. La súplica de despedida de Washington para evitar la facción fue en muchos aspectos una respuesta a la propagación del sentimiento partidista durante los últimos años de su administración.

Lea también: Elena Kagan

Puede encontrar este disgusto por las facciones y el anhelo de unidad a lo largo de la historia estadounidense, hasta el presente. Los estadounidenses, incluidos sus líderes políticos, tienen un real y serio disgusto por el partidismo y los partidos políticos, incluso cuando son, y han sido, un pueblo tan político y partidista como jamás haya existido.

Me acordé de todo esto mientras leía un ensayo de opinión reciente del senador Joe Manchin de West Virginia, en el que soñaba con un mundo sin política ni partidismo, un mundo de “soluciones de sentido común” y camaradería bipartidista.

Manchin estaba escribiendo en parte para explicar por qué apareció la semana pasada en un ayuntamiento en New Hampshire patrocinado por No Labels, un grupo político centrista que ha criticado el partidismo y el extremismo como una voz del llamado centro radical desde 2010. No Labels todavía existe, y su diagnóstico de la política estadounidense todavía se basa en la idea de que los partidos son demasiado partidistas, cada uno capturado por los miembros más extremos de su coalición.

Hay algo profundamente extraño, si no completamente extraño, en una narrativa que coloca el asalto al Capitolio del 6 de enero en la misma categoría de acción política que las protestas de Black Lives Matter, la crítica liberal a la Corte Suprema o lo que sea que Manchin tiene en mente. Más extraño aún es que haga esto mientras llama, con toda aparente sinceridad, a más diálogo. Por ahora, sin embargo, quiero resaltar el hecho de que no hay forma de realizar esta fantasía política de larga data sin partidismo. El conflicto organizado es una parte inevitable de la vida política democráticamente estructurada por la sencilla razón de que la política se trata de gobernar y gobernar se trata de elecciones.

Para cualquier elección dada, habrá defensores y críticos, partidarios y opositores. Los participantes políticos desarrollarán, en poco tiempo, diferentes ideas sobre lo que es y lo que debería ser, y se reunirán y trabajarán juntos para hacer realidad su visión. Muy pronto, a través del diseño preciso de nadie, tienes partidos políticos y partidismo. Esto, en esencia, es lo que le sucedió a Estados Unidos, que se fundó en oposición a la facción pero desarrolló, en menos de una década, un sistema coherente de conflicto político organizado.

Eso no quiere decir que nuestro sistema político sea perfecto. Lejos de ahí. Pero si hay una solución, implicará un esfuerzo por aprovechar y estructurar nuestro partidismo y polarización a través de instituciones receptivas, sin pretender que se desvanezca en favor de una unidad fabricada y excluyente.

(*) Jamelle Bouie es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Musk, preocupado

Jamelle Bouie

/ 25 de marzo de 2024 / 08:07

No hay ningún misterio en torno a las opiniones políticas de Elon Musk, el multimillonario ejecutivo de tecnología y redes sociales. Es un entusiasta proveedor de teorías de conspiración de extrema derecha y usa su plataforma en el sitio web X para difundir una visión del mundo que es tan extrema como desconectada de la realidad.

Musk está preocupado por la composición racial del país y la supuesta deficiencia de personas no blancas en puestos importantes. Culpa de los recientes problemas de Boeing, por ejemplo, a sus esfuerzos por diversificar su fuerza laboral, a pesar de los relatos fácilmente accesibles y ampliamente publicitados sobre una peligrosa cultura de reducción de costos y búsqueda de ganancias en la empresa.

La obsesión actual de Musk, como observa Greg Sargent en The New Republic , es el “gran reemplazo”, una teoría conspirativa según la cual las élites liberales en Estados Unidos están abriendo deliberadamente la frontera sur a la inmigración no blanca procedente de México, América del Sur y Central para reemplazar a la mayoría blanca de la nación y asegurar el control permanente de sus instituciones políticas. Musk está lejos de ser la primera persona en impulsar la teoría del “gran reemplazo”. No hace falta decir que es una idiotez. No existe una “frontera abierta”. No hay ningún esfuerzo por “reemplazar” a la población blanca de Estados Unidos. La diversidad racial no es un complot contra las instituciones políticas de la nación. Y la suposición subyacente del “gran reemplazo” —que, hasta hace poco, Estados Unidos era una nación racial y culturalmente homogénea— es un disparate.

Pero más allá de esta crítica obvia hay un problema más sutil con la presunción del “gran reemplazo”. Se basa tanto en una comprensión racial de la identidad política como en una comprensión racial de la identidad nacional. Como lo ven Musk y sus paranoicos de ideas afines, los votantes no blancos necesariamente serían demócratas. Con cada nuevo “ilegal”, el Partido Demócrata obtiene un nuevo voto. Pero no hay nada sobre el estatus migratorio o el contenido de melanina que exija una política liberal. Y, de hecho, hay cada vez más evidencia de una tendencia hacia la derecha entre los votantes no blancos, particularmente los de origen hispano. Si los votantes no blancos están en juego (si sus identidades partidistas son más contingentes que fijas), entonces también es cierto que los republicanos y los conservadores pueden simplemente competir por su lealtad de la misma manera que lo harían por los miembros de cualquier otro grupo.

Ahí está el problema. Creer que el “gran reemplazo” es cierto, es rechazar el dinamismo de la sociedad democrática. Es creer, en cambio, en un mundo de suma cero de identidades inmutables y las jerarquías que necesariamente siguen. No hay esperanza de persuasión (ni siquiera de política) si las personas pueden ser una sola cosa.

No sorprende, entonces, que el auge de la teoría del “gran reemplazo” haya ocurrido a la par del giro del Partido Republicano hacia el autoritarismo en la figura de Donald Trump. Si no hay persuasión, entonces lo único que queda es la dominación y el imperativo, entonces, de dominar a los demás antes de que ellos puedan dominarte a ti.

Jamelle Bouie es columnista de The New York Times.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿Qué hará Trump?

Como prometió, liberaría a los alborotadores del 6 de enero que fueron procesados y encarcelados

Jamelle Bouie

/ 20 de marzo de 2024 / 06:34

Una de las sabidurías populares más perdurables sobre la política estadounidense es la noción de que una promesa hecha durante la campaña electoral casi nunca es una promesa cumplida. Lo único que se puede contar de un político, y especialmente de un candidato presidencial, es que no se puede contar con nada. En realidad, esto no es cierto. De hecho, existe una fuerte conexión entre lo que dice un candidato durante la campaña electoral y lo que hace un presidente en el cargo.

Incluso Donald Trump, que no es conocido principalmente por decir la verdad, cumplió las promesas de su campaña de 2016. Prometió, por ejemplo, construir un muro en la frontera con México y trató de construir un muro en la frontera con México. Prometió prohibir la entrada de inmigrantes musulmanes a Estados Unidos y trató de prohibir la entrada de inmigrantes musulmanes a Estados Unidos. El racismo abierto de Trump en el cargo, su postura de confrontación hacia Corea del Norte e Irán, e incluso su intento de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 también fueron presagiados por su retórica durante la campaña.

Lea también: No lo considere una contienda Biden-Trump

Lo que dicen un candidato y una campaña es importante. También importa cómo lo dicen un candidato y una campaña.

Con estas verdades en la mano, veamos la retórica de la actual campaña de Trump para la Casa Blanca. En mítines y entrevistas, el expresidente critica a sus oponentes políticos como enemigos de la nación.

«La amenaza de fuerzas externas», dijo Trump en un mitin el año pasado en New Hampshire, «es mucho menos siniestra, peligrosa y grave que la amenaza interna». Dijo que un crítico, Mark Milley, ex presidente del Estado Mayor Conjunto, merecía ser ejecutado por sus acciones durante el último mes de Trump en el cargo. Para Trump, cualquier intento de contener su autoridad equivalía a traición.

Otros críticos, ha dicho Trump, son “alimañas” y “matones”. Ha pedido la “terminación” de partes de la Constitución y ha dicho que si es elegido nuevamente, “no tendría otra opción” que encerrar a sus oponentes políticos. Dice que los inmigrantes de Centro y Sudamérica “están envenenando la sangre de nuestro país”.

Cuando se le dice, abiertamente, que está usando el lenguaje de Hitler y Mussolini (el lenguaje del fascismo), Trump lo acepta.

De ninguna manera nada de esto representa una declaración de política o planes futuros. No hay propuestas que extraer de los ataques del expresidente, de sus invectivas o de sus interminables denuncias. Se podría decir, si estuviera dispuesto a hacerlo, que fue solo retórica, llena de sonido y furia, que no significaba nada.

Sería un gran error. Quizás no podamos dar una explicación exacta de las consecuencias de la retórica violenta y fascista de Trump si se le concediera un segundo mandato, pero tenga la seguridad de que habría consecuencias. Dado el poder del gobierno federal y el respaldo total del Partido Republicano, investido de la legitimidad otorgada por la Constitución, liberado de las ataduras del escrutinio legal y consumido por una sed de venganza: “Yo soy tu retribución”, le dice a sus partidarios: no hay duda de que Trump actuaría según los deseos que ha expresado durante la campaña electoral.

Como prometió, liberaría a los alborotadores del 6 de enero que fueron procesados y encarcelados. Como prometió, desataría la aplicación de la ley federal contra sus oponentes políticos. Como prometió, haría algo con respecto a las personas que, según él, están “envenenando la sangre de nuestro país”. Intentaría ser, como ha dicho ante muchos aplausos de sus seguidores, un dictador “solo el día 1”.

Por supuesto, si hay una promesa que espero que Trump incumpla si regresa a la Oficina Oval, es esa. Si Trump quiere ser un dictador, dudo mucho que sea por solo un día.

(*) Jamelle Bouie es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

No lo considere una contienda Biden-Trump

Tanto Trump como Biden tienen planes de largo alcance para el país, cualquiera de los cuales transformaría a Estados Unidos

Jamelle Bouie

/ 18 de marzo de 2024 / 07:04

Es oficial: tenemos una revancha. Esta semana, tanto Joe Biden como Donald Trump consiguieron oficialmente los delegados necesarios para conseguir una nueva nominación en sus respectivas primarias. Esta será la primera contienda desde la carrera de 1892 entre Benjamin Harrison y Grover Cleveland, donde un exretador, ahora titular, se enfrenta a un extitular, ahora retador, para un segundo mandato en la Casa Blanca. Cleveland ganó su desafío, pero esto no nos dice nada sobre nuestra situación.

A decir verdad, existe una sensación generalizada en torno a estas elecciones de que no hay nada nuevo que discutir, que no hay nada nuevo que aprender sobre Biden y ciertamente nada nuevo que aprender sobre Trump. Pero si bien es justo decir que ya sabemos bastante sobre los dos hombres, todavía hay mucho que decir sobre lo que pretenden hacer con otros cuatro años en la Casa Blanca.

Lea también: No es una colmena de abejas

Tanto Trump como Biden tienen planes de largo alcance para el país, cualquiera de los cuales transformaría a Estados Unidos. Por supuesto, una de esas transformaciones sería para peor y la otra para mejor.

Empecemos por lo peor. Ya sabemos que los principales objetivos de Donald Trump para su segundo mandato son la democracia y el orden constitucional estadounidenses. Para Trump, los fundamentos de la gobernanza estadounidense (separación de poderes, una función pública independiente y la selección popular de funcionarios electos) son un obstáculo directo a su deseo de protegerse, enriquecerse y extender su gobierno personalizado lo más lejos posible del país.

Pero un segundo mandato de Trump no se trataría solo de abuso de poder, erosión de los controles y equilibrios y elevación de una variedad de hackers y apparatchiks a posiciones de autoridad real. También se trataría del esfuerzo concertado para hacer del gobierno federal un vehículo para la distribución ascendente de la riqueza. Trump incluso ha dicho que está dispuesto a recortar Medicare y la Seguridad Social, una medida que podría ser necesaria si los republicanos logran privar al gobierno federal de casi $us 4 billones en impuestos.

Biden quiere algo muy diferente para el país. Su primer objetivo, para empezar, es preservar y defender el orden constitucional estadounidense. No subvertirá la democracia estadounidense para convertirse en un hombre fuerte como Viktor Orban, quien recientemente se reunió con Trump en Mar-a-Lago.

Lo que Biden intentaría hacer, si su propuesta de presupuesto sirve de indicación, es revitalizar el Estado de seguridad social. Su propuesta, publicada el lunes, exige alrededor de $us 5 billones en nuevos impuestos a las corporaciones y a los ricos durante la próxima década. Esto pagaría, entre otras cosas: un plan para extender la solvencia fiscal de Medicare, un plan para restaurar el crédito tributario por hijos ampliado promulgado en el Plan de Rescate Estadounidense al comienzo de su administración, un plan para garantizar un acceso anticipado y de bajo costo. cuidado infantil para la mayoría de las familias y un plan para ampliar la cobertura del seguro médico en virtud de la Ley de Atención Médica Asequible. En resumen, Biden espera cumplir con las prioridades demócratas de larga data.

Hay un punto más amplio que se desprende de este resumen breve de las prioridades de cada candidato. Los estadounidenses están acostumbrados a pensar en sus elecciones presidenciales como una batalla de personalidades. La personalidad ciertamente importa. Pero podría ser más útil, en términos de lo que está en juego en una contienda, pensar en las elecciones presidenciales como una carrera entre coaliciones de estadounidenses en competencia. Diferentes grupos y diferentes comunidades, que quieren cosas muy diferentes, a veces mutuamente incompatibles, para el país.

La coalición detrás de Joe Biden quiere lo que las coaliciones demócratas han querido desde al menos la presidencia de Franklin Roosevelt: asistencia gubernamental para los trabajadores, apoyo federal para la inclusión de los estadounidenses más marginales.

¿En cuanto a la coalición detrás de Trump? Más allá del deseo insaciable de reducir los impuestos a los intereses monetarios de la nación, parece haber un deseo aún más profundo de una política de dominación. Trump habla menos de política, en cualquier sentido, que de vengarse de sus críticos. Solo le preocupan los mecanismos de gobierno en la medida en que sean herramientas para castigar a sus enemigos.

Y si algo nos dice lo que Trump quiere es que el objetivo real de la coalición Trump no es gobernar el país, sino gobernar a otros..

(*) Jamelle Bouie es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

No es una colmena de abejas

La lucha para salvar la democracia estadounidense implicará algo más que vencer a Trump en las urnas

Jamelle Bouie

/ 19 de febrero de 2024 / 09:59

Esta semana en Texas Monthly , leí un perfil inquietante de Tim Dunn, un multimillonario petrolero de Texas de 68 años y pródigo financiero de los extremistas de derecha en el estado.

«En los últimos dos años», escribe Russell Gold, «Dunn se ha convertido, con diferencia, en la mayor fuente individual de dinero para campañas en el estado». Ha gastado, a través de su comité de acción política, millones de dólares apuntando a los republicanos que no superan sus pruebas ideológicas de oposición a las escuelas públicas, oposición a las energías renovables y apoyo a los recortes de impuestos y las leyes draconianas contra el aborto.

Lea también: Imagínese si Trump pierde

Dunn, un pastor que una vez dijo que solo los cristianos deberían ocupar puestos de liderazgo en el gobierno, se ve a sí mismo como alguien que tiene una especie de misión religiosa y ha dedicado su tiempo y riqueza a imponer su política ultraconservadora y sus creencias fundamentalistas a tantos tejanos como sea posible.

Recomiendo encarecidamente leer el perfil completo, que es una mirada completa a un hombre muy poderoso. Estaba perturbado. Está su riqueza e influencia, sí. Pero también está su visión del mundo, capturada en la escena inicial de la pieza. Dunn hace una comparación desfavorable entre las sociedades humanas y las colmenas de abejas:

«Cuando todos hacen lo que mejor saben hacer por la colmena, ésta prospera», afirmó. “Si eres guardia, entonces sé guardia. Si eres un explorador, sé un explorador”. Dunn luego comparó la cooperación de la colmena con el inexorable tumulto de la política moderna. «¿Por qué la gente odia la política?» preguntó. «Todos lo hacen por sí mismos», dijo. “¿Crea armonía? ¿Hay gente allí tratando de servir al cuerpo con sus dones? Por eso lo odias. Es un ejemplo de lo que no se debe hacer”.

Por sí solo, este pasaje parece bastante inocuo. Pero cuando se lee con Dunn en mente —un nacionalista cristiano directo cuyos aliados en la política de Texas están liderando la lucha para prohibir libros, suprimir los derechos de los texanos LGBTQ y restringir la atención de salud reproductiva— adquiere un tono más siniestro.

El pasaje, en ese contexto, parece captar la perspectiva de un hombre que no cree en la libertad democrática —una libertad arraigada en la igualdad política y social— tanto como cree en la libertad del amo, es decir, la libertad gobernar y subordinar a otros. Es una libertad tiránica, que se basa en la idea de que el mundo no es más que un conjunto de jerarquías superpuestas, y que si no te sientas en la cima de una, entonces debes servir a quienes sí lo hacen. Encontrarás libertad dentro de tu función y en ningún otro lugar.

Ésta no es una concepción nueva o extraña de la libertad; es en gran medida una parte de la tradición política estadounidense, una de las notas más disonantes de nuestra herencia colectiva. La cuestión, hoy, es doble. Primero, tenemos un poderoso movimiento político, liderado por Donald Trump, que se define en términos de esta libertad. Y segundo, hemos permitido una acumulación de riqueza tan grotesca que figuras como Dunn pueden ejercer una tremenda influencia sobre el sistema político.

He escrito antes que la lucha para salvar la democracia estadounidense implicará algo más que vencer a Trump en las urnas. Encontrar formas de limitar radicalmente el alcance político de los superricos es parte de lo que quiero decir.

(*) Jamelle Bouie es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Imagínese si Trump pierde

Vale la pena defender nuestro sistema constitucional, por imperfecto que sea

Jamelle Bouie

/ 10 de enero de 2024 / 10:51

El resultado de las elecciones presidenciales de 2016 fue un acontecimiento tan impactante que, para personas de cierta mentalidad, Donald Trump es menos un político que una fuerza de la historia.

Para esta clase de observadores, Trump es algo así como el espíritu mundial hecho carne, donde el “espíritu mundial” es una marea global de populismo reaccionario. Puede que no haya iniciado el furioso esfuerzo por defender las jerarquías existentes de estatus y personalidad, pero parece representar sus cualidades esenciales, desde la ridícula incompetencia que a menudo socava sus grandes intenciones hasta la intensidad implacable, a veces violenta, que ha sostenido una marcha hacia adelante. a través del fracaso de regreso al poder.

Lea también: Un Senado menos demócrata

El resultado de esta idea de Trump como una especie de encarnación es que la resistencia es inútil. Se le puede derrotar en las urnas, se le puede poner a merced del sistema penal, incluso se le puede descalificar según la Constitución, pero el espíritu perdura. Trump o no, se argumenta, vivimos en una era de reacción popular. Trump es solo un avatar. Sus seguidores —el resto olvidado, si no exactamente silencioso, de la antigua mayoría de la nación— encontrarán algo más.

Es difícil no sentirse al menos un poco persuadido por esta evaluación del estado de las cosas, más aún si uno se inclina por el fatalismo que impregna gran parte de la vida estadounidense en este momento en particular.

En otras palabras, es cierto que Trump fue producido por (y se aprovechó de) un conjunto particular de fuerzas sociales dentro y fuera del Partido Republicano. Es cierto que esas fuerzas existen con o sin Trump. Pero el propio Trump no era inevitable.

Al menos, es difícil imaginar otro político republicano que hubiera inspirado el mismo culto a la personalidad que ha envuelto a Trump durante sus años en el escenario nacional. No es casualidad que, para garantizar la lealtad o forzar el cumplimiento, los seguidores del expresidente hayan recurrido a la intimidación y las amenazas de muerte.

Si Trump mantiene una relación dinámica con las fuerzas sociales que lo produjeron (si es a la vez producto y productor), entonces es lógico que su ausencia de la escena, incluso ahora, tenga algún efecto en la forma en que esas fuerzas se expresan.

Trump todavía lidera el campo para la nominación presidencial republicana. Pero imagínese si pierde. Imaginemos que, de alguna manera, es rechazado por una mayoría de votantes republicanos. Uno de los argumentos en contra del intento de descalificar a Trump de la presidencia en virtud de la Sección 3 de la 14ª Enmienda es que sacarlo de las urnas no salvará la democracia estadounidense. Eso es bastante cierto: los problemas con la democracia estadounidense son más profundos que un solo hombre, pero tampoco viene al caso.

Si el carácter de un movimiento político se forja a través de la contingencia (las circunstancias de su nacimiento, el contexto de su crecimiento, las personalidades de sus líderes), entonces importa quién está en la cima.

La cuestión, entonces, es que sería mejor afrontar los desafíos a la democracia estadounidense sin un pirómano constitucional al frente de uno de nuestros dos principales partidos políticos. Un mundo en el que Trump no puede ocupar el cargo no es necesariamente normal, pero sí un mundo en el que el peligro es un poco menos grave.

Trump, por supuesto, no será eliminado de la papeleta. Ninguna Corte Suprema, y ciertamente no la nuestra, permitiría que este esfuerzo llegara tan lejos. La única manera de superar a Trump será, una vez más, vencerlo en las urnas.

Sin embargo, todavía vale la pena el esfuerzo de decir lo que es cierto: que vale la pena defender nuestro sistema constitucional, por imperfecto que sea; que Trump es una amenaza clara y presente para ese sistema; y que deberíamos utilizar todas las herramientas legítimas a nuestra disposición para mantenerlo alejado y fuera del poder.

(*) Jamelle Bouie es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina: