Voces

Friday 19 Apr 2024 | Actualizado a 23:08 PM

El año electoral

Eliana Quiroz

/ 26 de febrero de 2024 / 06:59

El 2024 será un gran año electoral en el mundo y es la antesala para nuestras elecciones presidenciales de 2025. Cerca de 100 países celebrarán comicios, de los que la mitad serán presidenciales. En América Latina, ya tuvimos elecciones presidenciales en El Salvador, en febrero, y para los siguientes meses están México, Venezuela, Uruguay, República Dominicana y Panamá. Además, Estados Unidos también irá a las urnas.

Este dato preocupa a muchos porque varias de las últimas elecciones han inspirado actos violentos, polarización, campañas de desinformación y atentados contra los procesos e instituciones democráticas. En Estados Unidos, el asalto al Capitolio que probablemente fue lo que inspiró acciones violentas similares en Alemania con el asalto al Bundestag y en Brasil, el asalto al Congreso Nacional, que han puesto nerviosos a más de uno y han dejado impávidas a las fuerzas de seguridad que quedaron en offside.

Probablemente, el fenómeno que resulta más retador es la desinformación durante las elecciones, aunque también acompañan a otros eventos de importancia social como las dos guerras que estamos viviendo en estos días: la de Ucrania y la de Gaza. Tal su importancia que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha expresado en varias ocasiones que el principal problema de las democracias actualmente es la desinformación.

Cuando la desinformación (o las noticias falsas, como calificábamos al fenómeno en los inicios de su salto a la popularidad, allá por 2011) toma el espacio informativo, la desconfianza y el tremendo sentido de ambigüedad dan paso a la credulidad de teorías conspirativas y finalmente de las “posverdades”. Entonces, las personas nos refugiamos en ecosistemas informativos más pequeños, incluso barriales o construimos unos propios, como ocurrió en la crisis de 2019 en Bolivia, cuando los grupos de WhatsApp barriales, de edificio, de rotonda, de plataforma ciudadana, se convirtieron en la principal fuente informativa para muchos, llevando a la extrema desvalorización de la función periodística.

La circulación de desinformación sucede en redes sociales, servicios de mensajería y medios de difusión masiva tradicionales, es una vorágine que toma por asalto nuestras interacciones sociales, las digitales y las presenciales. Sin duda, hay varios actores a quienes hay que reclamar soluciones, están los gobiernos, el OEP, los partidos políticos, las y los candidatos, las empresas de marketing político que venden servicios sanos e insanos, los medios, las y los influencers y líderes de opinión, y claro, también las usuarias y los usuarios. Todos y todas tenemos una gran tarea en frente, en la preparación de las elecciones del 2025.

Eliana Quiroz es ciberactivista y burócrata.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

8M y derechos digitales

Eliana Quiroz

/ 11 de marzo de 2024 / 06:57

La era digital ha generado nuevos espacios para el ejercicio y disfrute de los derechos humanos, al mismo tiempo que ha promovido otros espacios de violencia y violación de los derechos humanos. En reacción a esto, el derecho internacional afirma que la protección de los derechos humanos debe aplicarse tanto en línea como fuera de línea, y esto incluye a todos los derechos en línea, y por supuesto a los que protegen a las mujeres de todas las formas de discriminación y delitos contra sus personas.

Por otro lado, como en el caso de todos los derechos humanos, el Estado es el garante del ejercicio y el resguardo de los derechos y libertades de las personas, por el contrario, en la práctica son a menudo los propios Estados quienes practican la violencia contra las mujeres al negar la atención a denuncias de violencia digital porque consideran que “no es nada, solo son mensajes”, o incluso a través de acciones de vigilancia permanente en línea y filtrando sus datos personales sin consentimiento.

Lea también: El año electoral

El Día Internacional de la Mujer, que se conmemoró el 8 de marzo, debe servir también para visibilizar estos abusos y la necesidad de reivindicar los derechos humanos en línea como parte del desarrollo integral de las mujeres como personas.

Una de las razones que explican las autoridades para negar la aceptación de la denuncia y brindar servicio a las mujeres ante violencias digitales es que no existe una ley que tipifique esos casos y que, por tanto, los sistemas informáticos no tienen la categoría para aceptar las denuncias en la Policía o el Ministerio Público, mientras tanto las mujeres sufren amenazas, uso de imágenes íntimas sin consentimiento, suplantación y robo de identidad, fraudes en línea, extorsión, captación para trata y tráfico, ciberacoso, discriminación y negación de acceso a servicios por falta de identidad digital o acceso a internet, entre otras violaciones y abusos, con total impunidad de parte de los perpretadores.

Es evidente la necesidad de un marco normativo —sea una ley, decreto u otra normativa— que trate seriamente estos aspectos. En el pasado, se ha iniciado un par de veces debates con la sociedad civil y entidades estatales, y se han hecho consultas para reformar la Ley 348 “Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia”, de manera que se puedan añadir estos aspectos digitales que agravan la situación de vulnerabilidad de las mujeres, pero estas iniciativas no han avanzado.

De existir voluntad política y el entendimiento de la gravedad de estos problemas, sería posible avanzar en mejorar los servicios de recepción de denuncias y acciones de cuidado con reglamentos ministeriales y otras normas menores.

(*) Eliana Quiroz es ciberactivista y burócrata. Blog: www.internetalaboliviana.word-press.com

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La regulación de la IA

Eliana Quiroz

/ 6 de noviembre de 2023 / 09:23

Parte del candente debate acerca de la Inteligencia Artificial (IA) es su regulación, se trata de un debate descentralizado, con diversidad de actores, algunos conectados y otros desarticulados. Como sucede con el resto de regulaciones de aspectos de internet y tecnología, Europa alberga el debate más nutrido e intenso aunque también hay iniciativas en Estados Unidos, China, Corea del Sur, India, Brasil, entre varios otros países. Naciones Unidas también ha ingresado en la deliberación y en las propuestas de regulación, liderada principalmente por Unesco.

Las últimas dos semanas han estado plagadas de avances al respecto, probablemente la que tiene más probabilidades de obtener resultados es la orden ejecutiva emitida por Joe Biden que establece un conjunto de normas y directrices que lograrían incrementar la transparencia de los modelos de IA, con etiquetados y marcas de agua. Su preocupación central es la seguridad del Estado y el incremento de la certeza del carácter oficial y no ficticio de los documentos y comunicaciones estatales del gobierno estadounidense. Aunque aún no está claro cómo se ejecutará ni tiene un carácter obligatorio para las empresas, ha sido recibido de manera positiva por empresas grandes como Google y OpenAI.

Lea también: Gaza

Mientras, en América Latina y El Caribe, el 24 de octubre 20 países firmaron la Declaración de Santiago, para promover una Inteligencia Artificial (IA) ética en la región en el marco del Foro sobre la Ética de la Inteligencia Artificial en América Latina y el Caribe y la Cumbre Ministerial y de Altas Autoridades. Sin duda, un gran avance que los gobiernos de los países se comprometan a principios éticos en el desarrollo de tecnologías de Inteligencia Artificial.

Por otro lado, el 30 de octubre, los líderes del G7 acordaron principios rectores en la Inteligencia Artificial y un código de conducta para desarrolladores tecnológicos, dentro del proceso de Hiroshima, y el 31 de octubre se aprobó, con el 94 de los votos, la resolución internacional sobre armas autónomas en la Asamblea General de Naciones Unidas en el convencimiento que las IA no deben tomar decisiones de vida o muerte, es decir, poniendo un límite claro a estas tecnologías. Finalmente, el 1 de noviembre, 29 países firmaron la Declaración de Bletchley sobre los riesgos de la IA en la biotecnología, ciberseguridad y desinformación.

Sin duda, todas son buenas señales para la inclusión de estándares de derechos humanos en el desarrollo tecnológico de las IA, pero no podemos olvidar que, por otro lado, hay una carrera por el monopolio de este mercado en el que quien llegue primero tiene las de ganar, y en esa carrera los derechos humanos no importan.

(*) Eliana Quiroz es ciberactivista y burócrata. blog: www.internetalaboliviana.word-press.com

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Gaza

Eliana Quiroz

/ 23 de octubre de 2023 / 10:43

Las atrocidades que se están cometiendo en la Franja de Gaza tienen una serie de ángulos, todos terribles y de urgente necesidad humanitaria. Con tristeza e impotencia por las enormes injusticias podemos mencionar los ya 4.200 muertos, de los que un tercio son niños y niñas; el bombardeo a un hospital donde los palestinos se refugian queriendo creer que son lugares algo más seguros, aunque al final no lo son; y el bloqueo de ingreso de comida, medicinas y combustible, el corte de electricidad y agua además del bloqueo de la entrada de camiones humanitarios.

El ángulo que me interesa explorar es el digital, en la línea del tema central de esta columna. En primer lugar, la infraestructura de telecomunicaciones está siendo destruida, al igual que el tendido de electricidad. Quienes reportan desde Gaza tienen suerte de contar aún con conexión y cargan las baterías de los celulares con generadores propios a los que se conectan un máximo de dos horas por día hasta que se acaben los combustibles. La conexión a internet es absolutamente precaria y no está disponible para la mayor parte de las personas en Gaza.

Lea también: Tecnología y Madre Tierra

Internet es un otro campo de guerra. Los palestinos están siendo vigilados, asediados por internet, censurados, acallados, desinformados, estigmatizados y etiquetados como terroristas en redes sociales, tal como sostiene el comunicado público promovido por la ONG Access Now y firmado por una serie de organizaciones de sociedad civil y activistas que demandan el cese a los ataques en la Franja de Gaza y en internet.

Se ha reportado que en Instagram algunas cuentas que están informando acerca de la situación en Palestina ya no son posibles de encontrar a pesar de continuar siendo activas y que ya no es posible interactuar con sus contenidos, el algoritmo las invisibiliza. También se han reportado cuentas de periodistas que han sido borradas sin ninguna explicación.

En Facebook, la traducción de descripciones de cuentas palestinas que contienen la frase “orar a Alá” es “palestinos terroristas”. Facebook se ha disculpado y ha dicho que es un error del sistema, pero no ha dado más explicaciones.

Mientras que la Comisionada de la Unión Europea ha enviado cartas a Meta, X, TikTok y YouTube acerca de la difusión de desinformación exigiendo medidas rápidas para borrar los contenidos contra Israel, pero sin mencionar a los que atacan a Gaza.

En momentos como estos de una crisis humanitaria tan desgarradora es fundamental garantizar que la población civil tenga acceso a internet de manera estable y segura, para ejercer sus derechos de informarse y expresarse libremente, comunicarse con servicios humanitarios y con sus seres queridos, y recibir alertas que les salven la vida.

(*) Eliana Quiroz es ciberactivista y burócrata. blog: www.internetalaboliviana.word-press.com

Comparte y opina:

Tecnología y Madre Tierra

Eliana Quiroz

/ 25 de septiembre de 2023 / 09:12

En la columna de la anterior quincena, he planteado algunas maneras en las que la tecnología tiene un efecto negativo sobre nuestra Pachamama y concluí con la promesa de abordar en el artículo actual algunas formas para reducir estos daños. Presento ejemplos en dos grupos de acciones, uno es acerca de lo que usuarios y usuarias de tecnología podemos hacer, y el segundo se trata de lo que las empresas tecnológicas deben hacer como principales responsables.

En el primer grupo de acciones es aconsejable leer las características de los dispositivos que se adquieren para optar por aquellos que son energéticamente eficientes, de la misma manera que podemos encontrar esa información en refrigeradores, por ejemplo. En esta misma línea, se puede apoyar a las empresas que priorizan el uso renovable de insumos, como Fairphone, una marca de celulares que aún no llegó al mercado boliviano, pero en la medida que se genere demanda, podríamos tenerlo a disposición.

Lea también: Madre Tierra

Por el lado del software que usamos, algunas configuraciones de plataformas tienen la capacidad de reducir las emisiones de carbono. Por ejemplo, en las llamadas de Zoom, tan solo cambiando a la modalidad de solo audio, es decir, sin video, se reduce hasta el 90% de las emisiones. Esto es válido para cualquier otra plataforma de reuniones o aplicación de videollamadas. Otra idea en la forma que usamos el software es desactivar la reproducción automática en los sitios de videos que se visita, de esa manera, consumiremos solo los videos en los que estamos interesadas.

También, algunas empresas han comenzado a ofrecer opciones conscientes como es el caso del motor de búsqueda sensible al medio ambiente Ecosia https://www.ecosia.org/ que utiliza los ingresos generados por las publicidades para financiar proyectos de reforestación y conservación de bosques en todo el mundo. Cada vez que se usa Ecosia, una pequeña cantidad de dinero es destinada a plantar un árbol. Es aconsejable usar este motor de búsqueda.

En cuanto a la eliminación de celulares, computadoras o tablets, es posible reciclarlos a través de programas certificados de desechos electrónicos o donar/vender los dispositivos que ya no se usen en lugar de tirarlos a la basura.

Sin embargo, no hay que olvidar que las principales responsables de estos efectos negativos sobre el medio ambiente son las empresas tecnológicas que crean estas aplicaciones y servicios, a estas hay que exigirles que desarrollen opciones conscientes del cuidado del medio ambiente como la optimización de algoritmos y modelos para la eficiencia energética y que usen energías limpias como Mozilla Awardee Solar Protocol, además de exigirles transparencia sobre sus emisiones de carbono.

(*) Eliana Quiroz es ciberactivista y burócrata blog: www.internetalaboliviana.word-press.com

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Agosto: Madre Tierra

Eliana Quiroz

/ 28 de agosto de 2023 / 08:27

Todas las actividades que ejecutamos cuando nos conectamos a internet incrementan nuestra huella de carbono. Es decir que con cada clic y servicio digital que usamos contribuimos a los efectos nocivos del cambio climático. ¿Cómo sucede esto? Hay al menos cuatro formas:

1) Internet también es una red de computadoras y otros dispositivos que se conectan entre sí para intercambiar datos, para esas actividades se requiere utilizar electricidad. La producción de electricidad implica gases de efecto invernadero.

Lea también: Medios sintéticos

2) Los datos que se intercambian entre dispositivos se almacenan en centros de datos cuya constante actividad lleva al calentamiento de los equipos, que usan agua para enfriarlos. Algunos optan por utilizar aire acondicionado en vez de agua, esto no es más amigable con el calentamiento global ya que aumenta el uso de electricidad.

3) La extracción de minerales como litio, cobalto y tierras raras para componentes tecnológicos de los dispositivos requiere mucha energía que incrementan la emisión de gases de efecto invernadero.

4) Desechos electrónicos que afectan a la tierra. Celulares y otros dispositivos están formados por químicos dañinos y materiales de difícil absorción. Cuando los botamos a la basura, van a los vertederos afectando seriamente la calidad de la tierra.

El artículo The Internet’s Invisible Carbon Footprint de Xavier Harding menciona algunos datos de emisión de gases de efecto invernadero que ayudan a entender la gravedad de este tema.

Escribir y enviar un correo electrónico puede emitir 17 gramos de dióxido de carbono a la atmósfera.

Una llamada de Zoom de una hora produce entre 150 y 1.000 gramos en dióxido de carbono y también requiere de entre 2 y 12 litros de agua. Es lo que emite un auto al quemar medio litro de gasolina. Pero el crecimiento de Zoom ha sido elevado, de 2019 a 2020 pasó de 10 millones de participantes diarios a 300 millones. Hoy, en 2023, la cifra es más del doble.

Netflix puede producir alrededor de 1,1 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año, el equivalente a 240.000 automóviles de pasajeros.

Finalmente, no vamos a entrar al efecto que tienen las muy de moda Inteligencias Artificiales, solo mencionar que el GPT-3 de ChatGPT liberó la espeluznante cantidad de carbono de 500 toneladas métricas a la atmósfera.

He querido mostrar en este mes de la tierra que nuestras acciones virtuales tienen efectos negativos contra ella. Hay algunas acciones que se sugieren para reducir este impacto, pero eso será parte de una segunda columna dentro de 15 días porque el espacio quedó pequeño. Mientras tanto, les dejo con la idea que así como afectamos a la Madre Tierra en internet, también hay formas de cuidarla.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias