martes 13 abr 2021 | Actualizado a 14:55

Cierra un año complicado para los gremios

Construcción. Es sector más golpeado por la crisis y recuperación depende de la inversión pública.

/ 9 de diciembre de 2020 / 11:50

Economía. El balance es negativo e incierto para la próxima gestión

La economía del país ingresó al último mes del año en medio de una crisis de la cual todavía no se recupera. Los gremios productivos hacen un balance de una gestión “complicada”, la antesala de un 2021 que anticiparon será de “incertidumbre”. 

Empresarios, exportadores y productores coincidieron en calificar a este 2020 como una gestión “complicada”, no solo por la crisis sanitaria ocasionada por el nuevo coronavirus o COVID-19, sino por su impacto y secuelas en la producción y el comercio del país; números rojos que figuran en casi todos los sectores de la economía.

“Complicado, es un año que nos trajo bastantes complicaciones al sector empresarial no solo al comercial, sino también servicios, industria y otros ámbitos”, resumió el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC-Bolivia), Gustavo Jáuregui.

Según un cálculo del ejecutivo, esta gestión cerrará con una contracción del 30% tanto en las operaciones de importación como de exportación. “Ese es el golpe (…), es un dato que desalienta” a los sectores productivos, sostuvo.

Con datos a octubre, precisó que las compras internacionales experimentaron una caída de casi el 31%, mientras que las ventas internacionales bajaron un 27%, lo que significa que aproximadamente $us 2.000 millones en divisas dejaron de ingresar al país.

Estas cifras fueron corroboradas por el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Gonzalo Molina, al coincidir en que finaliza una gestión complicada para ese sector. “La contracción mundial nos ha golpeado muy fuerte. La pandemia en Bolivia nos ha generado problemas muy serios en la producción, en el cumplimiento de compromisos, los conflictos fueron críticos porque no pudimos llegar a tiempo a los puertos y cumplir compromisos internacionales”, comentó a La Razón.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex), Oswaldo Barriga, detalló que la contracción de las ventas del país se concentraron sobre todo “en el sector de minería, que cayó un 36% en sus exportaciones, mientras que el sector hidrocarburos cayó el 26% y el sector de productos no tradicionales 7,5%”.

Añadió que si bien las restricciones en el país, al igual que en las otras naciones se están levantando, “las nuevas medidas sanitarias para frenar la pandemia del coronavirus representan problemas logísticos”.

REACTIVACIÓN 

Foto: Álvaro Valero

El comercio informal se incrementó en diferentes regiones del país.

Foto: Álvaro Valero

Foto: Álvaro Valero

Foto: Álvaro Valero

AGENDA

“Una gestión tremendamente complicada con prácticamente todos los macroindicadores en rojo con preocupaciones desde el punto de vista de la salud, pero también de la producción, comercio, servicios, empleo, las reservas internacionales netas, el endeudamiento del país”, apuntó el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Agregó que es “un año para el olvido, pero también para recordar” porque en función a la experiencia el sector productivo debe trazar una agenda conjunta de largo plazo, con visiones y responsabilidades compartidas entre los sectores público y privado, “ya que de otra forma será imposible que el país salga sin dificultad de la recesión en la que se encuentra y que ojalá no se prolongue para 2021 y caigamos en otra crisis”.

Y si de situaciones complicadas se habla, el sector de la construcción continúa enfrentando una crisis económica, ya que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) los permisos para obras civiles cayeron un 69%, mientras que el consumo de cemento bajó 36% al mes de agosto. Un panorama al cual se suma la falta de desembolsos por parte del Gobierno central así como de las entidades subnacionales por obras ejecutadas en 2019 y en lo que va de la presente gestión.

“Estamos sin rumbo, no sabemos cómo vamos a enfrentar las obligaciones que tenemos para fin de año”, manifestó a este medio el presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Luis Bustillo.

Como ejemplo, citó que solo la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) adeuda Bs 1.000 millones a las empresas constructoras. “Estamos hablando de una sola entidad contratante, entonces la situación es muy complicada y aún no se ha reactivado la obra pública y no se ha logrado conversar con el Gobierno”, dijo. Respecto al sector agropecuario, pese a que estuvo activo durante las cuarentenas aplicadas por la pandemia, también experimentó pérdidas.

“Nosotros hemos estimado una pérdida, producto de la pandemia, de más de Bs 500 millones, detrás de los cuales existen miles y miles de familias productoras que han sido duramente golpeadas”, aseguró el gerente general de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba, Rolando Morales, quien también calificó de complejo el año que termina.

Explicó que por la crisis se registró una caída de la demanda agregada en el sector agropecuario del país, en particular de Cochabamba, pero pese a ello siguió produciendo alimentos. “Infelizmente la falta de liquidez en los bolsillos de las familias bolivianas no ha permitido tener ventas como en 2019”, señaló.

Esa situación ocasionó que el sector agropecuario se “debilite”, inclusive a nivel de capital de operaciones para garantizar la producción de alimentos, sostuvo.

Tras la crisis, es ‘incierto’ el próximo año

Si el 2020 está cerrando con números rojos, la expectativa de los gremios productivos para el próximo año se encuentra marcada por la “incertidumbre” sobre el proceso de reactivación de la economía boliviana y el desenvolvimiento del comercio mundial.

“Las perspectivas no son las mejores, el país se enfrenta a un escenario internacional muy complejo. El rebrote del coronavirus está haciendo que países en el primer mundo estén bajando su ritmo de crecimiento y eso puede impactar en la economía mundial con precios hacia la baja”, según el gerente general del IBCE, Gary Rodríguez.

En ese contexto, el ejecutivo señaló que los desafíos para 2021 deben concentrarse en revertir esa tendencia que “se ha tornado estructural”, debido a que la pandemia fue simplemente el detonante de una situación que ya se veía venir en los últimos años.

De igual manera, los exportadores esperan con incertidumbre el nuevo año, debido a que este 2020 fue complicado para las operaciones comerciales.

“Nuestra perspectiva es incierta para la próxima gestión”, aseguró el presidente de la Caneb, Gonzalo Molina, quien consideró que frente a ello es importante generar una dinámica de trabajo con el Gobierno central, con la finalidad de reactivar la economía, generar empleo y sobre todo impulsar las ventas externas  del país.

“Estamos con mucha incertidumbre, con mucha duda”, coincidió en señalar a este medio el presidente de la Caboco, Luis Bustillo, al recordar que anualmente, entre enero y febrero, las entidades contratantes presentan sus Planes Operativos Anuales (POA) y los aprueban para que en marzo se proceda a los pagos. No obstante, tras la crisis de 2020, la situación es compleja.

“Se puede venir una cadena de incumplimientos del sector constructor, tenemos aguinaldos, sueldos de diciembre, enero, febrero, los pagos al sistema financiero que comienzan en enero. ¿La pregunta es cómo cumplimos o con qué cumplimos? Estamos muy preocupados”, alertó el ejecutivo.

MEDIDAS

Pese a la incertidumbre que hacen referencia estos gremios, el Gobierno lanzó el 27 de noviembre un primer paquete de siete medidas anticrisis a fin de iniciar la reconstrucción política y económica del país.

Entre éstas se destacan el Bono contra el Hambre, el impulso al turismo interno, la creación del reintegro al IVA y el impuesto a las grandes fortunas.

Asimismo, se anticipó que preparan nuevas medidas para los próximos días que dinamizarán la economía del país a partir de este mes. “Optimizaremos los gastos y reactivaremos la inversión pública para generar empleos”, escribió en un tuit el presidente Luis Arce.

Hidrovía Paraguay-Paraná, una salida comercial al Atlántico

Este centro se ubica en el Parque Empresarial Coronado 2 de Santa Cruz y tiene capacidad para abastecer a 17 sucursales en diferentes regiones de Bolivia

PUERTO. El complejo portuario Jennefer se encuentra instalado sobre el Canal Tamengo, afluente de la hidrovía.

Por Marco A. Ibañez

/ 7 de abril de 2021 / 13:31

COMERCIO

Una salida “natural y soberana” al mar por aguas internacionales es la hidrovía Paraguay-Paraná. Una ruta fluvial al Atlántico que reduce costos y tiempos logísticos pero que requiere de voluntad política y recursos para hacerla más navegable.

Según evaluación de Jorge Arias, presidente de la Sociedad Jennefer, impulsora del complejo portuario que lleva el mismo nombre, una salida “natural y soberana al mar por aguas internacionales se llama hidrovía Paraguay-Paraná, la cual debería convertirse en un corredor fluvial de integración, iniciativa que en lo diplomático compete a la Cancillería, al involucrar a Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina”, pero que también requiere la atención e incentivo del gobierno del presidente Luis Arce.

Para un mayor desvío de carga por esta ruta, que a la fecha se moviliza por la vía hacia el océano Pacífico, se requiere el dragado del Canal Tamengo —dijo—, lo cual implica una inversión de $us 6 millones a 8 millones por parte del Estado, un financiamiento que sería complementario al efectuado por el sector privado, como Puerto Jennefer, con lo cual quedaría expedito para su navegabilidad por la hidrovía Paraguay-Paraná.

“Así como la construcción y mantenimiento de caminos es una responsabilidad del Estado, igual debería ser con el Canal Tamengo, donde incluso está el Puerto Tamarinero de la Armada Boliviana; siendo que por esta vía desde hace más de 30 años se mueve carga fluvial/marítima, pero que podría multiplicarse rápidamente con una garantía de navegabilidad —algo que depende del calado—, debemos trabajar para que las líneas navieras internacionales se interesen en prestar este servicio creando “frecuencias” no solo de barcazas sino de pequeños barcos. Eso sí que sería un gran logro para el Gobierno actual”, argumenta.

Bolivia no es competitiva en el mercado exterior; muchas veces no por falta de tecnología o calidad de su producción, sino por una logística deficiente que deriva en altos costos de comercialización, reflexiona el ejecutivo.

Además, Arias cuestiona: “Hoy en día tenemos una importante oferta exportable e importantes volúmenes de importación, por qué no incentivar, como política de Estado, un mayor uso de los puertos bolivianos que ya existen en el Canal Tamengo”.

De igual manera, para el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, la hidrovía Paraguay-Paraná es una “salida natural de Bolivia al mar”, por aguas internacionales que el país a través de sus autoridades y empresas debería explotar más.

También enfatiza que la inversión que ejecutó Puerto Jennefer es destacable. “Gastaron más de $us 10 millones para dragar el Canal Tamengo y garantizar su navegabilidad, lo que incluso llevó a recuperar el ecosistema de la Laguna Cáceres que antes estaba virtualmente seca, totalmente contaminada por falta de agua, al extremo que la población tenía que ir a comprar agua al frente a Corumbá (Brasil), por eso el IBCE distinguió públicamente a Puerto Jennefer el 22 de marzo”, sostuvo.

En tanto, el presidente de la Sociedad Jennefer, Jorge Arias, anticipó a este medio que el complejo portuario tiene planificadas nuevas e importantes inversiones, especialmente para aumentar la eficiencia de sus operaciones y ubicarse en el mismo rate operacional (calificación) de otros puertos internacionales.

“Las dificultades de las operaciones por el océano Pacífico también están haciendo que los exportadores empiecen a migrar hacia la hidrovía Paraguay-Paraná, por los beneficios que la misma brinda, especialmente el contar un puerto 100% nacional, con todos los servicios y características de un puerto internacional, con la presencia de las diferentes instituciones del Estado que tienen que ver con los despachos de exportación e importación de mercaderías”, dijo.

También destaca que Puerto Jennefer ha definido en su nuevo plan estratégico, realizar nuevas inversiones que le permitan convertirse en un facilitador de las operaciones de comercio exterior para sus clientes.

Entre éstas, cita como ejemplo contar con un remolcador propio para enfrentar el problema de las aguas bajas a fin de no dejar de prestar el servicio a los exportadores e importadores, además de hacer una extensión del puerto para llevar las barcazas a Ladario (Brasil) para que los remolcadores troncales lleguen con barcazas con destino a Bolivia, y enganchen las que estén listas para llevarlas al mercado Intra-Mercosur o Resto del Mundo.

COMERCIO. La carga de exportación sumó 223.526 toneladas en la pasada gestión. Foto: Puerto Jennefer

PUERTO

Este embarcadero es internacional y se ubica en  Santa Cruz, estratégicamente instalado sobre el Canal Tamengo, afluente de la hidrovía Paraguay-Paraná.

Este complejo portuario inició sus actividades en 2011, como puerto fluvial y terminal granelera para exportación, al formar parte del Complejo Agroindustrial Portuario Nutrioil, firma boliviana importante que contribuye a la cadena de producción, distribución y desarrollo del sector de alimentos en el mercado interno y que también ofrece servicios de logística y comercialización nacional e internacional.

Durante la pandemia, la ruta fue una opción para el transporte

Pese a que la pandemia del coronavirus afectó a las operaciones de comercio exterior en todo el mundo en 2020, la hidrovía Paraguay-Paraná se constituyó en una alternativa de conexión logística de importación y exportación hacia el océano Atlántico.

Un ejemplo a destacar es que a través de esta vía se transportó la maquinaria y equipos del Parque Eólico para las localidades de Warnes, San Julián y El Dorado, en una inédita operación.

“Con esto, Bolivia se ha beneficiado enormemente puesto que, al ofrecer Puerto Jennefer una logística más económica, frente a la alternativa de traerla por el Pacífico por puertos chileno o peruanos, es algo inviable por el gran tamaño de las aspas (casi 70 metros), su alto peso y los motores de generación, resultaría imposible su transporte por tierra desde el nivel del mar para subir más de 4.000 metros de altura y descender luego a los 400 msnm para llegar a Santa Cruz”, explicó a este medio el presidente de la Sociedad Jennefer, Jorge Arias.

A esto se suman —dijo— los puentes en el trayecto, los cuales no aguantarían el peso y el estado de las carreteras, y que la posibilidad del transporte aéreo es costoso.

“Por tanto, esta operación de importación de semejante carga por Puerto Jennefer ahorró decenas de millones de dólares a Bolivia”, afirmó el ejecutivo.

TRANSPORTE

Conforme a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el pasado año el movimiento de carga presunta de exportación por la hidrovía Paraguay-Paraná alcanzó las 223.526 toneladas, mientras que de importación, 656.301 toneladas.

En el primer caso las operaciones se redujeron un 52% y en el segundo, 70% con relación a 2019. Cuando se planificó la creación de Puerto Jennefer, se hizo una proyección de mover 700.000 toneladas el primer año; y llegar a 1.000.000 de toneladas en el segundo, para luego ir aumentando 500.000 toneladas por gestión, con la meta de alcanzar las 5 millones de toneladas/año.

“El primer año (2019) conseguimos el objetivo muy bien, pero en 2020 nos impactaron externalidades como la pandemia, que supuso una paralización del comercio mundial, además de enfrentar el nivel más bajo de aguas en 50 años en el Canal Tamengo, a lo que se sumaron los problemas internos del país”, detalló Arias.

Comparte y opina:

FMI: El COVID-19 agrava las desigualdades

Crisis. El organismo alerta que la pandemia puede alentar disturbios

SEDE. Es la segunda del FMI en Washington

Por AFP

/ 7 de abril de 2021 / 13:25

MUNDO

La pandemia de coronavirus ha empeorado las desigualdades de larga data en todo el mundo, un problema que, de no abordarse, podría socavar la estabilidad económica y provocar disturbios sociales, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las familias más pobres se han visto particularmente afectadas y el daño a la educación podría durar años, señala el organismo multilateral en un informe publicado antes de las reuniones de primavera boreal la próxima semana.

Los hallazgos muestran que las advertencias que hicieron los economistas el año pasado se han cumplido. “El COVID-19 ha expuesto y exacerbado las desigualdades preexistentes en los ingresos y el acceso a los servicios públicos básicos, así como en la atención médica y la vacunación, tanto dentro como entre los países”, indica el informe.

Durante la pandemia, la educación se ha visto particularmente afectada. “Las interrupciones en la educación amenazan la movilidad social al dejar efectos duraderos en los niños y los jóvenes, especialmente en los de hogares más pobres”, alerta el FMI.

Según plantea el orgamismo, la creciente dependencia del trabajo y la educación digital empeora el impacto, lo que dificulta que los trabajadores poco calificados encuentren trabajo.

“En este contexto, las sociedades pueden experimentar una creciente polarización, erosión de la confianza en el gobierno o malestar social”, advierte el FMI.

FAMILIAS. Más pobres se han visto afectadas y el daño a la educación puede durar años. Foto: AFP

ACCIONES

El informe aboga por aumentar algunos impuestos y mejorar la recaudación para proporcionar ingresos para una red de seguridad social mejorada.

En los pasados días, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso aumentar los impuestos corporativos para pagar una infraestructura masiva y un programa de empleos.

Los autores, David Amaglobeli, Vitor Gaspar y Paolo Mauro, indicaron en una publicación de blog que pidieron a los gobiernos que “den a todos una oportunidad justa de prosperidad”, mejorando el acceso a la atención médica, vacunas, educación y sobre todo empleos de calidad.

Además, sugirieron desde que los países podrían depender más de los impuestos sobre la propiedad y la herencia, aumentar la carga para los más ricos y eliminar las lagunas impositivas, así como “modernizar los impuestos sobre la renta de las empresas”.

Los gobiernos también podrían evaluar introducir “contribuciones temporales de recuperación” por el COVID-19 para los hogares de altos ingresos, dijeron.

El uso de estos fondos para programas sociales clave puede tener “un efecto poderoso” en un momento en que “hasta seis millones de niños en las economías de mercados emergentes y en desarrollo podrían abandonar la escuela en 2021, con consecuencias adversas para toda la vida”.

Comparte y opina:

Merco reconoce el liderazgo del BMSC

CLASIFICACIÓN. La banca destaca por Reputación y Gobierno Corporativo

CONFIANZA. El Banco Mercantil Santa Cruz tiene 786.000 clientes.

/ 7 de abril de 2021 / 13:22

EMPRESA

El Banco Mercantil Santa Cruz fue posicionado entre los primeros lugares del ranking elaborado por Merco, obteniendo reconocimientos en: Mejor Reputación Corporativa y Mejor Gobierno Corporativo y Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

“Al ser el banco más grande del país, sabemos que tenemos importante responsabilidad y la reputación corporativa es esencial dentro de la misma. Es por eso que durante todo este tiempo siempre hemos actuado fieles a nuestros principios y valores: la integridad, la honestidad, la responsabilidad, el liderazgo y la excelencia han marcado nuestra trayectoria”, afirmó el gerente nacional de Marketing y Planificación de esta entidad, Mauricio Porro, tras conocer el reconocimiento.

SOLVENCIA

El Banco Mercantil Santa Cruz cuenta con más de $us 5.000 millones de activos; tiene más de 450 cajeros automáticos y 115 agencias a nivel nacional. Los depósitos suman $us 4.660 millones. Su cartera de préstamos es de más de $us 3.730 millones, tiene más de 786.000 clientes activos y un patrimonio de más de $us 297 millones, consolidándose como el banco más grande del país.

El ranking que elabora periódicamente Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco) es el resultado de una consulta a diferentes sectores como analistas financieros, representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG), miembros de sindicatos, asociaciones de consumidores, periodistas de información económica, catedráticos del área empresarial, directores de comunicación y líderes de opinión, además de expertos en RSE.

Comparte y opina:

Capacitarán a maestros y alumnos en TIC

Convenio. 70 maestros ya se formaron en Networking IP y Wireless 5G

CONVENIO. El ministro de Educación, Adrián Quelca, junto al vicepresidente Global de Huawei, Xue Man

Por Marco A. Ibañez

/ 7 de abril de 2021 / 13:19

EMPRESA

Huawei Bolivia y el Ministerio de Educación firmaron un convenio para desarrollar la nueva versión del “Programa de Capacitación en TIC del Talento Humano” para docentes del país. También lanzaron la cuarta versión del programa de Responsabilidad Social Empresarial “Semillas para el Futuro” para estudiantes.

“Alentamos a los maestros y estudiantes a mirar a las TIC como el camino que tenemos por delante. Es destacable que el Gobierno boliviano esté comprometido con la capacitación de sus maestros y futuros profesionales; en este sentido, Huawei brinda su conocimiento para que Bolivia dé el salto tecnológico hacia la inteligencia artificial”, dijo en un evento efectuado la pasada semana, Xue Man, vicepresidente Global de la empresa tecnológica multinacional china.

El ejecutivo también destacó que Huawei ha cooperado a más de 1.500 universidades de todo el mundo para “cultivar talento innovador de alta calidad, orientado al futuro y para construir un ecosistema sólido de talento de TIC”, facilitando de esta manera la transformación digital.

OPORTUNIDADES

En el evento, el ministro de Educación, Adrián Quelca, precisó que el programa de capacitación de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) promovió la modernización de la educación en Bolivia.

“Este curso fue práctico y útil para nuestros docentes. Y el Programa Semillas para el Futuro también benefició a estudiantes y esta transferencia de conocimiento es de alto impacto para nuestras comunidades”, sostuvo y se comprometió a seguir brindando oportunidades al sector.

CAPACITACIÓN EN TIC

HUAWEI Ha cooperado a 1.500 universidades del mundo para cultivar talento innovador de alta calidad, orientado al futuro.

BOLIVIA 70 docentes formados en Wireless 5G, Networking IP y Servicios en la Nube.

Comparte y opina:

Inversión de $us 3 MM impulsa centro logístico

Distribución. Sus operaciones se respaldan en modernos sistemas tecnológicos

ALMACENAJE. El centro dispone 2.000 metros cuadrados para los clientes del país

Por Marco A. Ibañez

/ 7 de abril de 2021 / 13:15

EMPRENDIMIENTO

Con una inversión inicial de $us 3 millones, el Centro Corporativo Finilager (CCF) busca constituirse en la principal infraestructura dedicada a la distribución y logística más moderna del país. Para cumplir con ese objetivo, el uso de la tecnología es fundamental.

Este centro se ubica en el Parque Empresarial Coronado 2 de Santa Cruz y tiene capacidad para abastecer a 17 sucursales en diferentes regiones de Bolivia. Su infraestructura está montada en cuatro pisos y responde a un diseño para que todos los equipos de trabajo desarrollen sus actividades en un mismo espacio, desde administrativos hasta técnicos. 

El espacio cuenta con 4.700 metros cuadrados de construcción y una capacidad de almacenamiento físico de 2.000 metros.

TECNOLOGÍA

“A partir de esta gestión, con la apertura de nuestro centro, tras dos años de trabajo, inauguramos el centro de distribución más moderno de Bolivia, el único del país y el tercero en Sudamérica por sus características de infraestructura y de alta sofisticación tecnológica”, afirmó a LA RAZÓN el gerente general de Finilager, Michelle Ferreyra.

En esta infraestructura se instaló el Armario Vertical Logimat, un sosfisticado sistema de almacenamiento, que agiliza procesos de logística, distribución de productos y que además permite “quintuplicar” la capacidad de atención al cliente.

Tiene un aforo de almacenamiento de 900 m2, una estructura vertical que aprovecha la superficie del almacén de forma óptima, y cuenta con el software Wamas, que se integra con el sistema SAP, para administrar y controlar, con mayor eficiencia procesos integrados relacionados a la gestión de pedidos, análisis del rendimiento e indicadores logísticos, optimización de recursos y el movimiento de mercancía.

“En el último año, marcado por el boom de la digitalización y el ecommerce, la logística ha tomado un protagonismo sin precedentes en la mayoría de los negocios. Hoy, más que nunca, los clientes valoran la eficacia del servicio tanto como la calidad del producto, por eso en Finilager pasamos a un siguiente nivel para ser más ágiles, asertivos y productivos”, apuntó el ejecutivo de la empresa.

En ese marco, lo principal para una logística eficiente es trabajar, necesariamente, de la mano de la tecnología, lo que ayuda a un control de inventario, monitoreo de los productos en las sucursales y entrega de pedidos con rapidez y sin errores. Además, puede hasta “quintuplicar” la productividad de los equipos, sostuvo.

“Independientemente de su rubro, hoy las compañías deben tomar en cuenta tres aspectos clave: tener presencia digital, para estar cerca de los usuarios; adoptar tecnologías para agilizar o modernizar procesos, y sobre todo tener una logística más ágil, para responder con eficiencia y brevedad a los consumidores”, siguió.

Según Ferreyra, el centro Finilager busca brindar soluciones a los clientes, contribuir al sector industrial y aportar a la reactivación económica de Bolivia. Es por eso que la empresa ha adoptado tecnología de punta que fortalece el servicio logístico, que además es una best practice (buenas o mejores prácticas) para el sector.

“Para ello contamos con un sistema integrado que permite coordinar con exactitud en especial tres temas: la distribución, la atención a clientes y el control de inventario. Para esto, el uso de tecnologías es fundamental”, dijo.

PRODUCTOS. El sistema acerca las mercaderías a los puntos de consumo. Foto: Finilanger

PRODUCTOS

Finilager es una compañía líder en la comercialización de productos y servicios para los sectores: automotriz, agrícola e industrial, como rodamientos, lubricantes, filtros, así como productos de protección personal marca 3M.

Cuenta con más de 47 años de trayectoria en el mercado nacional, representa a marcas internacionales como SFK de Suecia; Koyo de Japón o Timken de Estados Unidos. Dispone de 17 sucursales en el país y dispone de una plataforma de e-commerce.

“Apostamos por la reactivación económica del sector, en el marco de nuestro proyecto de expansión, pese a las dificultades de la contingencia”, concluyó.

Comparte y opina: