Monday 27 May 2024 | Actualizado a 03:51 AM

El Atlético de Madrid al borde del abismo en ‘Champions’

El español Miguel Marcos 'Míchel' abrió el marcador para el Qarabag al cabecear a las redes rojiblancas un saque de esquina (40), pero en el 56 Thomas Partey empató con un disparo lejano.

/ 31 de octubre de 2017 / 23:01

El Atlético de Madrid se quedó al borde de la eliminación en la Liga de Campeones tras empatar en su estadio 1-1 contra el Qarabag azerbaiyano, este miércoles en la cuarta jornada del torneo continental.

El español Miguel Marcos ‘Míchel’ abrió el marcador para el Qarabag al cabecear a las redes rojiblancas un saque de esquina (40), pero en el 56 Thomas Partey empató con un disparo lejano.

El empate ante el Qarabag, que terminó el partido con diez por la expulsión del brasileño Pedro Henrique (59), mantiene al Atlético en el tercer lugar del grupo C con tres puntos a cinco del líder, el AS Roma , y a cuatro del segundo, el Chelsea.

Los rojiblancos necesitan ganar sus dos próximos encuentros ante Roma y Chelsea para seguir teniendo posibilidades de pasar a la siguiente ronda, especialmente tras la victoria del equipo italiano sobre el inglés este miércoles (3-0).

El Atlético de Madrid, que acabó también con diez por la expulsión de Stefan Savic por doble amonestación (88), había salido con fuerza al césped del Metropolitano dispuesto a llevarse la necesaria victoria.

A los 4 minutos, Antoine Griezmann soltó un latigazo desde la frontal del área que desvió a córner el meta Ibrahim Sehic.

De más a menos

Los rojiblancos presionaban para recuperar el balón, pero sufrían para encontrar los huecos en el muro montado por el Qarabag, que rápidamente replegaba líneas hasta acumular nueve hombres en el área.

La intensidad del Atlético apenas duró 20 minutos, en los que tuvo las mejores oportunidades como un tuya-mía en el área entre el argentino Ángel Correa, uno de los hombres más activos de los locales, y Kevin Gameiro, acabó con Sehic echándose a los pies el francés (16).

Poco a poco, el Qarabag se fue soltando aprovechando que el Atlético de Madrid también bajaba en intensidad.

Los visitantes se hicieron con el balón ante la poca presión de los rojiblancos, cuya defensa sufría cada vez que Pedro Henrique entraba por la derecha.

En el 23, el brasileño se sacó un disparo dentro del área, tras un recorte, que blocó el portero atlético Jan Oblak. 

En esos mejores momentos visitante, apareció Míchel, un ex del Getafe español, para sacarse un cabezazo a un saque de esquina que se coló por la escuadra izquierda de Oblak (40).

El gol, a cinco minutos del descanso, cayó como un jarro de agua fría en el estadio Metropolitano que despidió a su equipo con sibildos.

Intensidad sin premio final

A la vuelta de la pausa, el Atlético salió dispuesto a buscar la igualada con un rápido aviso cuando Sehic paró un disparo de Correa y el rechace le cayó a Gameiro que a puerta vacía envió fuera (48).

Los rojiblancos empujaban hasta que tras una jugada en el área, Griezmann dejó atrás la pelota para que Thomas Partey soltara un disparo desde la frontal que supuso la igualada (56).

El gol disparó al Atlético, en el que Simeone dio entrada a Nico Gaitán (61) y Fernando Torres (70) buscando más mordiente delante.

El Qarabag, en inferioridad numérica tras la expulsión de Pedro Henrique por una dura entrada con la plancha a la altura de la cara de Godín, aguantaba encerrado en su área.

En el 69, Filipe Luis, tras pared con Gameiro, cruzó demasiado el balón.

Los últimos quince minutos de encuentro fueron un auténtico asedio por parte del Atlético de Madrid, donde hasta Godín se convirtió en un delantero más, aunque no tuvo el premio del segundo tanto.

El central uruguayo tuvo la victoria en el 90+1 con un cabezazo a bocajarro demasiado centrado que detuvo Sehic.

El empate ante el rival más débil de la llave deja al Atlético en una difícil posición antes de enfrentarse a los dos primeros. (31/10/2017)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Suárez fulmina al Real Madrid y lleva al Barcelona a la final de Copa

En partido que parecía tener controlado el equipo blanco, apareció Luis Suárez a pase de Ousmane Dembelé para abrir el marcador (50), antes de que Raphael Varane metiera  en propia puerte el 2-0 (69) y Suárez remachara de penal el 3-0 definitivo (72).

/ 28 de febrero de 2019 / 02:08

El Barcelona se metió este miércoles en su sexta final consecutiva de Copa del Rey tras golear 3-0 al Real Madrid, con doblete de Luis Suárez, en el estadio Santiago Bernabéu, en la vuelta de semifinales del torneo del KO.

En partido que parecía tener controlado el equipo blanco, apareció Luis Suárez a pase de Ousmane Dembelé para abrir el marcador (50), antes de que Raphael Varane metiera  en propia puerte el 2-0 (69) y Suárez remachara de penal el 3-0 definitivo (72).

«Queríamos jugar esta final. Hemos caído con honor, hemos hecho todo lo posible. No hemos sido contundentes y ellos sí que han sido muy contundentes», dijo el técnico del Real Madrid, Santiago Solari, tras el partido.

El Barça estará así el 25 de mayo en la final copera, donde buscará su quinto título consecutivo, algo inédito en los 115 años de historia de esta competición, y de paso se arma de moral antes del segundo clásico de la semana, el sábado en la 26ª jornada de Liga.

«Salió el partido redondo, que era lo que queríamos. Sabíamos que teníamos que hacer un partido así», festejó Suárez, el protagonista de la noche.

Obligados a marcar tras el 1-1 de la ida en el Camp Nou, el Barça tuvo que esperar hasta la segunda parte para dar el golpe, tras una primera parte, en la que ambos equipos se mostraron muy prudentes, pero en la que el Real Madrid parecía dominar más.

Los hombres de Solari presionaban arriba de inicio, impidiendo salir con comodidad al Barcelona, al que le costaba conectar con Leo Messi, que no tuvo su mejor día, y Luis Suárez, que despertó en la segunda parte.

‘Falta de ritmo’

«El segundo tiempo hemos tenido un nivel de acierto alto, en el primer tiempo no hemos estado bien, nos han castigado con alguna contra, y nuestro ritmo de juego no era excesivamente alto, nos ha faltado un poco de intención ofensiva», explicó el técnico azulgrana, Ernesto Valverde.

Los blancos apostaron por los balones largos y las salidas en velocidad aprovechando la potencia de Vinicius y Lucas Vázquez por las bandas. El joven brasileño fue uno de los que más llegó de su equipo, pero volvió a fallar en la definición.

Su mejor oportunidad del primer tiempo llegó en un balón de Sergio Reguilón al punto de penal, que Vinicius envió alto (38), pero antes había rematado en boca de gol contra el meta Marc André Ter Stegen (22).

Durante los primeros 45 minutos el Barcelona, apenas inquietó la portería defendida por Keylor Navas, pero en la segunda parte el equipo azulgrana se mostró letal a la contra.

Nada más iniciarse el segundo tiempo, Dembelé acabó una cabalgada con un pase atrás a Luis Suárez, que abrió el marcador con un tiro ajustado al palo (50).

Ter Stegen sostiene al Barça

Tras el gol, el Barça dio un paso atrás, propiciando nuevos momentos de dominio del Real Madrid, que se encontró con la buena actuación del meta Marc André Ter Stegen.

El portero alemán se estiró para despejar un cabezazo de Reguilón que iba dentro (62), se echó al suelo para detener un disparo raso de Carvajal (66) y sacó otra manopla a un disparo de Vinicius en el área (68).

Cuando más sufría, el Barça salió en velocidad con un balón en profundidad a Dembelé, que metió desde la derecha al área, donde Varane, al intentar adelantarse a Luis Suárez, la metió en su portería (69).

Apenas tres minutos después, Suárez era derribado en el área por Casemiro en una acción sanconado con penal, que transformó el uruguayo a lo Panenka para hacer el 3-0 definitivo (72).

El gol fue el golpe definitivo para el Real Madrid, que siguió buscando el gol del honor, pero sin suerte.

Los hombres de Ernesto Valverde esperarán ahora a conocer su rival de la final de Copa que saldrá de la segunda semifinal que disputarán el jueves el Valencia y el Betis. (27/02/2019)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Suárez fulmina al Real Madrid y lleva al Barcelona a la final de Copa

En partido que parecía tener controlado el equipo blanco, apareció Luis Suárez a pase de Ousmane Dembelé para abrir el marcador (50), antes de que Raphael Varane metiera  en propia puerte el 2-0 (69) y Suárez remachara de penal el 3-0 definitivo (72).

/ 28 de febrero de 2019 / 02:08

El Barcelona se metió este miércoles en su sexta final consecutiva de Copa del Rey tras golear 3-0 al Real Madrid, con doblete de Luis Suárez, en el estadio Santiago Bernabéu, en la vuelta de semifinales del torneo del KO.

En partido que parecía tener controlado el equipo blanco, apareció Luis Suárez a pase de Ousmane Dembelé para abrir el marcador (50), antes de que Raphael Varane metiera  en propia puerte el 2-0 (69) y Suárez remachara de penal el 3-0 definitivo (72).

«Queríamos jugar esta final. Hemos caído con honor, hemos hecho todo lo posible. No hemos sido contundentes y ellos sí que han sido muy contundentes», dijo el técnico del Real Madrid, Santiago Solari, tras el partido.

El Barça estará así el 25 de mayo en la final copera, donde buscará su quinto título consecutivo, algo inédito en los 115 años de historia de esta competición, y de paso se arma de moral antes del segundo clásico de la semana, el sábado en la 26ª jornada de Liga.

«Salió el partido redondo, que era lo que queríamos. Sabíamos que teníamos que hacer un partido así», festejó Suárez, el protagonista de la noche.

Obligados a marcar tras el 1-1 de la ida en el Camp Nou, el Barça tuvo que esperar hasta la segunda parte para dar el golpe, tras una primera parte, en la que ambos equipos se mostraron muy prudentes, pero en la que el Real Madrid parecía dominar más.

Los hombres de Solari presionaban arriba de inicio, impidiendo salir con comodidad al Barcelona, al que le costaba conectar con Leo Messi, que no tuvo su mejor día, y Luis Suárez, que despertó en la segunda parte.

‘Falta de ritmo’

«El segundo tiempo hemos tenido un nivel de acierto alto, en el primer tiempo no hemos estado bien, nos han castigado con alguna contra, y nuestro ritmo de juego no era excesivamente alto, nos ha faltado un poco de intención ofensiva», explicó el técnico azulgrana, Ernesto Valverde.

Los blancos apostaron por los balones largos y las salidas en velocidad aprovechando la potencia de Vinicius y Lucas Vázquez por las bandas. El joven brasileño fue uno de los que más llegó de su equipo, pero volvió a fallar en la definición.

Su mejor oportunidad del primer tiempo llegó en un balón de Sergio Reguilón al punto de penal, que Vinicius envió alto (38), pero antes había rematado en boca de gol contra el meta Marc André Ter Stegen (22).

Durante los primeros 45 minutos el Barcelona, apenas inquietó la portería defendida por Keylor Navas, pero en la segunda parte el equipo azulgrana se mostró letal a la contra.

Nada más iniciarse el segundo tiempo, Dembelé acabó una cabalgada con un pase atrás a Luis Suárez, que abrió el marcador con un tiro ajustado al palo (50).

Ter Stegen sostiene al Barça

Tras el gol, el Barça dio un paso atrás, propiciando nuevos momentos de dominio del Real Madrid, que se encontró con la buena actuación del meta Marc André Ter Stegen.

El portero alemán se estiró para despejar un cabezazo de Reguilón que iba dentro (62), se echó al suelo para detener un disparo raso de Carvajal (66) y sacó otra manopla a un disparo de Vinicius en el área (68).

Cuando más sufría, el Barça salió en velocidad con un balón en profundidad a Dembelé, que metió desde la derecha al área, donde Varane, al intentar adelantarse a Luis Suárez, la metió en su portería (69).

Apenas tres minutos después, Suárez era derribado en el área por Casemiro en una acción sanconado con penal, que transformó el uruguayo a lo Panenka para hacer el 3-0 definitivo (72).

El gol fue el golpe definitivo para el Real Madrid, que siguió buscando el gol del honor, pero sin suerte.

Los hombres de Ernesto Valverde esperarán ahora a conocer su rival de la final de Copa que saldrá de la segunda semifinal que disputarán el jueves el Valencia y el Betis. (27/02/2019)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Atlético deja muy herida a la Juventus con zarpazos de Godín y Giménez

En un partido muy igualado y táctico, el Atlético decantó el encuentro en apenas cinco minutos, con un primer tanto del uruguayo José María Giménez (78) antes de que su compatriota Diego Godín hiciera el 2-0 definitivo (82).

/ 20 de febrero de 2019 / 22:30

El Atlético de Madrid acaricia los cuartos de la Liga de Campeones tras ganar 2-0 a la Juventus, este miércoles en la ida de los octavos de final del torneo continental, poniéndose así con una buena ventaja para la vuelta de Italia.

En un partido muy igualado y táctico, el Atlético decantó el encuentro en apenas cinco minutos, con un primer tanto del uruguayo José María Giménez (78) antes de que su compatriota Diego Godín hiciera el 2-0 definitivo (82).

El Atlético de Madrid consiguió la victoria y logró su objetivo de no encajar en su Metropolitano, pero la mala noticia es que Diego Costa, titular este miércoles, vio una amarilla y se perderá la vuelta por acumulación de amonestaciones.

Tampoco el centrocampista rojiblanco Thomas Partey podrá estar en Turín por acumulación de amarillas, al igual que Alex Sandro en la Juventus.

Los rojiblancos, fieles a su costumbre, salieron con mucha intensidad, presionando arriba y buscando robar para salir en velocidad hacia la portería contraria.

Enfrente, una ordenada Juventus jugó como si fuera un espejo del rival, replegando rápido cada vez que perdía el balón.

Cristiano golpea primero

El equipo italiano fue el primero en avisar con un saque de falta lejano de Cristiano, al que Jan Oblak opuso una manopla providencial (9).

El astro luso, que volvía a jugar en la capital de España por primera vez desde que abandonó el Real Madrid, se vio continuamente perseguido por los pitos de los aficionados rojiblancos.

Cristiano fue uno de los mejores hombres de la ‘Juve’, rematando y ayudando a sus compañeros a la hora de mover el balón y asistir. 

Tras un disparo de Thomas que detuvo el meta Szczesny (15), Mattia de Sciglio derribó al borde del área a Costa, en una acción sancionada de entrada con penal, pero tras revisión con el videoarbitraje, Griezmann la botó desde el pico del área directo a portería poniendo a prueba al meta de la ‘Juve’.

Con los dos equipos bien plantados en el terreno de juego, el partido se fue al descanso con un disparo de Paulo Dybala que blocó Oblak echándose al suelo (34).

Tras el descanso, los dos equipos parecieron dar un punto más de intensidad a su juego y el Atlético, llevado en volandas por su público, dio dos sustos consecutivos.

El Atlético domina

En una rápida contra, Diego Costa se recorrió prácticamente todo el campo, acosado por Bonucci, para solo acabar rematando desviado (50).

Apenas tres minutos después, Griezmann, que había lanzado a Costa en la jugada anterior, soltó un globo que Szczesny tocó lo justo para enviarlo al larguero (53).

El Atlético, impulsado por estas ocasiones y su público, volvió a hacerse con el control del encuentro, lo que aprovechó el ‘Cholo’ Simeone para dar entrada a Álvaro Morata, Lemar y Ángel Correa para mantener la intensidad rojiblanca sustituyendo a un Diego Costa y un Koke, que acusaron el paso de los minutos, y a Thomas.

Llegó entonces un gol de Morata anulado tras revisión con el videoarbitraje (70) para dar lugar a los mejores momentos del Atlético con dos goles casi consecutivos que desarbolaron a la ‘Juve’.

Tras un saque de esquina, Giménez aprovechó un balón suelto en el área para hacer el 1-0 (78) y apenas unos minutos después Diego Godín aprovechaba otro rechace para casi sin ángulo hacer el 2-0 (82) que desató la alegría en las gradas.

El Atlético viajará el 12 de marzo a Turín con la tranquilidad de estos dos goles, pero sin poder descuidarse ante una siempre peligrosa ‘Juve’. (20/02/2019)

Comparte y opina:

Atlético deja muy herida a la Juventus con zarpazos de Godín y Giménez

En un partido muy igualado y táctico, el Atlético decantó el encuentro en apenas cinco minutos, con un primer tanto del uruguayo José María Giménez (78) antes de que su compatriota Diego Godín hiciera el 2-0 definitivo (82).

/ 20 de febrero de 2019 / 22:30

El Atlético de Madrid acaricia los cuartos de la Liga de Campeones tras ganar 2-0 a la Juventus, este miércoles en la ida de los octavos de final del torneo continental, poniéndose así con una buena ventaja para la vuelta de Italia.

En un partido muy igualado y táctico, el Atlético decantó el encuentro en apenas cinco minutos, con un primer tanto del uruguayo José María Giménez (78) antes de que su compatriota Diego Godín hiciera el 2-0 definitivo (82).

El Atlético de Madrid consiguió la victoria y logró su objetivo de no encajar en su Metropolitano, pero la mala noticia es que Diego Costa, titular este miércoles, vio una amarilla y se perderá la vuelta por acumulación de amonestaciones.

Tampoco el centrocampista rojiblanco Thomas Partey podrá estar en Turín por acumulación de amarillas, al igual que Alex Sandro en la Juventus.

Los rojiblancos, fieles a su costumbre, salieron con mucha intensidad, presionando arriba y buscando robar para salir en velocidad hacia la portería contraria.

Enfrente, una ordenada Juventus jugó como si fuera un espejo del rival, replegando rápido cada vez que perdía el balón.

Cristiano golpea primero

El equipo italiano fue el primero en avisar con un saque de falta lejano de Cristiano, al que Jan Oblak opuso una manopla providencial (9).

El astro luso, que volvía a jugar en la capital de España por primera vez desde que abandonó el Real Madrid, se vio continuamente perseguido por los pitos de los aficionados rojiblancos.

Cristiano fue uno de los mejores hombres de la ‘Juve’, rematando y ayudando a sus compañeros a la hora de mover el balón y asistir. 

Tras un disparo de Thomas que detuvo el meta Szczesny (15), Mattia de Sciglio derribó al borde del área a Costa, en una acción sancionada de entrada con penal, pero tras revisión con el videoarbitraje, Griezmann la botó desde el pico del área directo a portería poniendo a prueba al meta de la ‘Juve’.

Con los dos equipos bien plantados en el terreno de juego, el partido se fue al descanso con un disparo de Paulo Dybala que blocó Oblak echándose al suelo (34).

Tras el descanso, los dos equipos parecieron dar un punto más de intensidad a su juego y el Atlético, llevado en volandas por su público, dio dos sustos consecutivos.

El Atlético domina

En una rápida contra, Diego Costa se recorrió prácticamente todo el campo, acosado por Bonucci, para solo acabar rematando desviado (50).

Apenas tres minutos después, Griezmann, que había lanzado a Costa en la jugada anterior, soltó un globo que Szczesny tocó lo justo para enviarlo al larguero (53).

El Atlético, impulsado por estas ocasiones y su público, volvió a hacerse con el control del encuentro, lo que aprovechó el ‘Cholo’ Simeone para dar entrada a Álvaro Morata, Lemar y Ángel Correa para mantener la intensidad rojiblanca sustituyendo a un Diego Costa y un Koke, que acusaron el paso de los minutos, y a Thomas.

Llegó entonces un gol de Morata anulado tras revisión con el videoarbitraje (70) para dar lugar a los mejores momentos del Atlético con dos goles casi consecutivos que desarbolaron a la ‘Juve’.

Tras un saque de esquina, Giménez aprovechó un balón suelto en el área para hacer el 1-0 (78) y apenas unos minutos después Diego Godín aprovechaba otro rechace para casi sin ángulo hacer el 2-0 (82) que desató la alegría en las gradas.

El Atlético viajará el 12 de marzo a Turín con la tranquilidad de estos dos goles, pero sin poder descuidarse ante una siempre peligrosa ‘Juve’. (20/02/2019)

Comparte y opina:

Un Messi centenario en Champions guía al Barcelona a cuartos

El argentino marcó así el gol más rápido de su carrera, a los 129 segundos, ocho años después del que había marcado en la Liga española en 2010 al Racing de Santander a los 156 segundos.

/ 15 de marzo de 2018 / 01:24

El Barcelona se metió este miércoles por undécima vez consecutiva en los cuartos de final de la Liga de Campeones al ganar 3-0 al Chelsea, liderado por un Leo Messi que marcó un doblete y alcanzó los 100 goles en el máximo torneo europeo.

El astro argentino abrió el marcador (3), antes de servir un pase a Ousmane Dembélé, que hizo el 2-0 provisional (20), y después el argentino repitió con otro gol (63), en un partido de vuelta de octavos de final, en el que el Barça sufrió más de la cuenta en algunos momentos pese a ventaja relativamente cómoda.

Con su doblete, Messi se convirtió en el segundo hombre en alcanzar la barra de los 100 goles en la Liga de Campeones, por detrás de Cristiano Ronaldo (Real Madrid), que lleva ahora 117.

El Barcelona salió dispuesto a llevarse este partido y apenas había empezado a rodar el balón cuando Messi aprovechó un rechace en el área para soltar un disparo cruzado casi sin ángulo, que se coló en la portería de Thibaut Courtois.

El gol más rápido

El argentino marcó así el gol más rápido de su carrera, a los 129 segundos, ocho años después del que había marcado en la Liga española en 2010 al Racing de Santander a los 156 segundos.

El tanto relajó demasiado al Barcelona, que sufrió en los siguientes minutos ante un Chelsea que apretaba y llegaba con peligro a los dominios de Marc André Ter Stegen.

«Ha sido un partido en el que hemos sufrido mucho porque han apretado y llegaban al área con peligro», reconoció el técnico Ernesto Valverde tras el partido.

«El resultado final es injusto, hemos sufrido un gol enseguida, nada más empezar, pero después hemos intentado jugar al fútbol, durante buena parte del encuentro hemos dominado», se lamentó por su parte su homólogo del Chelsea, Antonio Conte.

Al cuarto de hora, Willian, el autor del gol inglés en la ida, soltó un disparo que blocó el portero alemán del Barça (13).

Willian y Hazard llevaban el peligro cerca el área azulgrana, hasta que volvió a aparecer el ‘rey Leo’.

Messi robó un balón en el centro del campo, corrió por la izquierda y mandó un pase al lado contrario, donde Dembélé controló y soltó un zapatazo al poste contrario, haciendo el 2-0 (20) y, de paso, su primer tanto con la camiseta azulgrana desde su llegada al principio de la temporada.

Por debajo en el marcador, el Chelsea se lanzó a por el gol, pero Ter Stegen primero paró un tiro a bocajarro de Marcos Alonso a pase de Willian (37) y al filo del descanso Alonso estrellaba un libre directo e el palo (45).

Messi al rescate

Tras el descanso, el Barcelona penaba para contener a un Chelsea apoyado en las internadas de Hazard y Willian, y las apariciones de Marcos Alonso.

Pero, entonces Messi volvió al rescate culminando una galopada de Luis Suárez desde el centro del campo.

«Va con la personalidad que tiene, con el sentido de la responsabilidad que tiene con el equipo, sabe que en momentos determinados tiene que aparecer», dijo Valverde sobre Messi.

Luis Suárez pasó a su compañero que se fue hacia la izquierda para soltar un tiro cruzado que se coló entre las piernas de Courtois (63).

El gol sirvió para cortar de raíz el ímpetu del Chelsea, en el que Antonio Conte decidió ir a por todas con la entrada de Morata y Pedro.

Pero la distancia se antojaba ya demasiado grande para un Chelsea exprimido, que todavía estrellaría otro balón en el travesaño (89).

Tras esta victoria, el Barcelona acompañará el viernes en el bombo de cuartos el viernes al Real Madrid y al Sevilla, que el martes se clasificó al imponerse 2-1 al Mánchester United. (14/03/2018)

Comparte y opina: