Sociedad

miércoles 25 may 2022 | Actualizado a 17:46

El país llega a un tercer pico diario de más de 2.000 casos de COVID-19 en un mes

En las últimas semanas, el crecimiento de casos ha sido sostenido en Tarija, Chuquisaca y Potosí; mientras los contagios han amainado en Santa Cruz, Cochabamba y Oruro. La Paz sigue en aumento.

/ 19 de agosto de 2020 / 22:24

Cuando parecía haber un descenso lento de contagios luego de los 2.036 casos de COVID-19 del 18 de julio, el país experimentó este miércoles un tercer pico más alto en un mes: 2.031. El segundo ocurrió el 1 de agosto, cuando se reportaron 2.004 pacientes.

Con los dos millares nuevos, en total en el país hay 105.050 enfermos desde que aparecieran los dos primeros casos el 10 de marzo en Santa Cruz y Oruro respectivamente. En más cinco meses de la pandemia, el Ministerio de Salud registra 4.233 fallecidos con los 61 de esta jornada.

La Paz sigue siendo el departamento con más casos nuevos por día; este miércoles sumó 805 más, por encima de Tarija (305), Santa Cruz (282), Potosí (268) y Chuquisaca (107), los más afectados este miércoles. Más atrás están Cochabamba (72), Beni (71), Oruro (68) y Pando (53).

Por departamentos, Santa Cruz tiene más casos hasta la fecha, 38.862, seguido de La Paz (27.100) y Cochabamba (11.563). Luego se ubican Tarija (6.317), Beni (6.093), Potosí (4.420), Oruro (4.367), Chuquisaca (4.254) y, finalmente, Pando (2.074).

En las últimas semanas, el crecimiento de casos ha sido sostenido en Tarija, Chuquisaca y Potosí; mientras los contagios han amainado en Santa Cruz, Cochabamba y Oruro, como en Beni y Pando. La Paz mantiene un ritmo incesante de nuevos contagios.

En relación a los fallecidos, este miércoles fueron reportados 61. En total, son 4.233 en el país, de los cuales 1.519 son de Santa Cruz, 852 de Cochabamba, 507 de La Paz, 234 en Beni, 323 en Chuquisaca, 250 de Oruro, 168 de Potosí, 147 de Tarija y 143 de Pando.

Del total de 105.050 infectados, 39.965 pacientes se recuperaron.

(19/08/2020)

Comparte y opina:

La ‘democracia’ de la oposición

/ 25 de mayo de 2022 / 03:18

Hemos visto un espectáculo lamentable hace unos días en la Asamblea Legislativa: el bloqueo de la elección y designación del Defensor del Pueblo. A título de democracia, los dos tercios necesarios —instituidos en la Constitución para decisiones trascendentales— fueron manoseados al antojo de ciertas bancadas.

Había comenzado con augurios el consenso entre las tres fuerzas políticas en la aprobación de la convocatoria y siguió a un sorprendente ritmo hasta que Comunidad Ciudadana (CC) cuestionó la exclusión de dos postulantes y rompió los acuerdos. Se dio cuenta de que había votado mal por los dos aspirantes, decisión que no sirvió a éstos para conformar la lista corta para su consideración en la sesión bicameral definitiva. No firmó las actas, pero siete postulantes estaban en carrera.

Pero el impasse sirvió para bloquear la designación de manera sucesiva en cuatro votaciones. Bloquearon los dos tercios —es la palabra exacta, como destacaron algunos legisladores como Luis Guillermo Seoane— y validaron la continuidad de Nadia Cruz al frente de la Defensoría del Pueblo.

Sin ningún argumento (por lo menos CC dijo que impediría la designación del Defensor del Pueblo impulsada por las dos exclusiones), Creemos optó por votar blanco y nulo, también eficiente para bloquear la elección. En las dos sesiones fallidas asistieron respectivamente 164 y 162 senadores y diputados de las tres fuerzas políticas; se necesitaban 109 y 107 votos para hacer dos tercios. Ninguno de los candidatos logró la votación necesaria; quienes se acercaron en algo fueron Pedro Callisaya, que recibió entre 82 y adhesiones, y Evelin Cossío, de 47 a 45. Al primero lo tildaron de ser la ficha del Movimiento Al Socialismo (MAS) y a la segunda CC la tomó como su postulante para el bloqueo de la elección, a la que la respaldó de forma consecutiva.

CC denunció trampa del MAS por mantener el interinato, pero fue funcional a la continuidad de Cruz, cuyo mandato se sustenta en el artículo 12 de la Ley 870, del Defensor del Pueblo, “en tanto se realice un nuevo proceso de elección, selección y designación”. Lo mismo ocurrió con Creemos, que incluso se abstuvo de cualquier posibilidad de diálogo, aunque esto se despilfarró cuando el presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca, no se preocupó mucho por él, pese a los intentos, y rompió su palabra al reinstalar la sesión sin la anticipación debida que prometió, menos bajo acuerdos previos.

Así quedaron las cosas en nada. ¿Cómo es se le endilga a Callisaya militancia en el MAS luego de haber pasado la fase de revisión de requisitos que prohibía la adhesión partidaria ocho años antes de las postulaciones? CC y Creemos validaron el cumplimiento de ese requisito consignado en la convocatoria antes de la calificación de méritos.

Siendo el mejor calificado (tres “excelente” y una “buena” en las cuatro categorías), el hombre resultó impedido de ser elegido. El MAS optó por él, en mérito a su mayoría y la consideración de las calificaciones, y la oposición lo frenó, en un intento de sobreponer a la minoría frente a la mayoría.

Si bien instituidos en la Constitución, los dos tercios tienen la finalidad de blindar la institucionalidad de los cargos y las decisiones con el mayor respaldo posible. Sin embargo, cuando son usados para bloquear ese propósito, son un instrumento antidemocrático, que permite a la minoría someter a la mayoría.

La circunstancia política impide pensar que en adelante puedan haber consensos serios y sensatos. La Asamblea Legislativa debe elegir pronto al Contralor General del Estado, pero no está capacitada para asumir el reto. Otras decisiones, como la aprobación de más de una veintena de juicios de responsabilidades, entre ellas cuatro contra Jeanine Áñez, también se encuentran en el limbo.

Mientras, la oposición parece naturalizar la desinstitucionalización del Estado al pretender ser el paladín de la democracia con actuaciones contradictorias. Ya se develó mostrándole la espalda y tocando silbatos al presidente Luis Arce en actos oficiales. Ya lo demostró al considerar que la llegada al poder de Áñez fue constitucional e “impecable”. Ya lo demostró al justificar las masacres de Sacaba y Senkata.

La oposición no es democrática, por más esfuerzos que haga por creerse así.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Del Castillo pone paños fríos a su impasse con Morales con una sola palabra: ‘Unidad’

La mañana de este lunes, el Ministro de Gobierno publicó un tuit con una imagen producida sobre las fotografías de Evo Morales, Luis Arce y David Choquehuanca.

La imagen producida y publicada por el ministro Eduardo del Castillo.

/ 23 de mayo de 2022 / 14:18

Luego del vaivén de respuestas y alusiones ante el expresidente Evo Morales, que sucesivamente cuestiona su gestión, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, puso este lunes paños fríos al impasse con una llamativa imagen y un lacónico mensaje: “Unidad”.

A las 11.45 de este lunes, el funcionario publicó un mensaje en su cuenta de Twitter al que acompañó una composición fotográfica con los rostros del exmandatario, del presidente Luis Arce y del vicepresidente David Choquehuanca.

No escribió nada más que “unidad”. Lo hizo un día después del ultimo cruce con Morales, quien, de cuestionar la política antidroga de Del Castillo y de tildarlo de asesorarse con políticas de Usaid o la DEA (Agencia de Control de Drogas, en inglés), aunque sin nombrarlo, consideró el domingo que el colaborador de Arce busca “derechizar” al Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Somos pues un movimiento político con ideología y con principios, y no comparto con algunos ministros (que) dicen que en el MAS ‘convergen diversas corrientes políticas, lo que no quiere decir que esté dividido’”, dijo el exmandatario en su espacio en radio Kawsachun Coca en alusión a Del Castillo.

También puede leer: La fijación de Morales con Del Castillo se torna ideológica: Quiere ‘derechizar al MAS’

El 1 de mayo, el Ministro de Gobierno escribió un artículo en el periódico estatal Ahora el pueblo bajo el título de La unidad en el MAS la falta de proyecto opositor, en el que hizo referencia a la situación de su partido. “En el interior de cualquier partido político existen diversas corrientes políticas que convergen y divergen, sin embargo, eso no quiere decir que tal partido o agrupación política se encuentra dividido o escindido”, escribió al comenzar el texto.

“(Que) algunos operadores del gabinete estén diciendo que en el MAS convergen diversas corrientes políticas (significa) entonces que no saben la historia del MAS”, sentenció Morales.

Muy temprano este liunes, Del Castillo fue consultado por los periodistas acerca de la disputa con Morales, cuya fijación develó un conflicto hasta ideológico. “Yo creo que la unidad del MAS es indisoluble”, respondió el Ministro.

Al día siguiente de su asunción al poder, el 8 de noviembre de 2020, Arce nombró ministro de Gobierno a Del Castillo, un constitucionalista cuya última función pública fue el de asesor de la otrora presidenta de la Cámara de Senadores Adriana Salvatierra.

Comparte y opina:

Del Castillo contra Camacho: En vez de irse de luna de miel, que invierta en seguridad

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, contrajo nupcias el viernes con su novia Fátima Jordán y el sábado invitó a la Exponorte 2022.

El ministro Eduardo del Castillo, ayer en Santa Cruz. Foto: Ministerio de Gobierno

/ 22 de mayo de 2022 / 12:03

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, no se guardó críticas contra el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, recientemente casado. Lo desafió a trabajar por la seguridad ciudadana del departamento en vez de viajar y ocuparse de su luna de miel.

“Lamentablemente, vemos que a la Gobernación no le interesa invertir en materia de seguridad ciudadana. Y, lamentablemente, el señor Camacho se va luna de miel cuando hay una ola de robos el departamento de Santa Cruz”, dijo el sábado la autoridad en una rueda de prensa al término de un operativo antinarcóticos e Santa Cruz.

Camacho, a cargo de la Gobernación de Santa desde el 3 de mayo de 2021, contrajo nupcias el viernes con su novia Fátima Jordán. El sábado, escribió en sus redes sociales para invitar a la población cruceña a visitar el stand del gobierno departamental en la ExpoNorte 2022, feria regional que se celebra este fin de semana.

Del Castillo cuestionó la gestión del Gobernador, que en los últimos días llamó “desubicado” al presidente Luis Arce, quien dijo que su gobierno va a “pintar de azul” Santa Cruz, en referencia a las obras del oficialismo en ese departamento.

“No hemos visto, en un año de gestión, que trabaje en temas de prevención; vemos día a día cómo los recursos están durmiendo en su escritorio y cómo la Policía Boliviana tiene necesidades para seguir trabajando”, insistió el Ministro de Gobierno.

Además, planteó la necesidad de revertir los recursos de la Gobernación en materia de seguridad ciudadana. “Nunca hemos visto en esta gestión que se invierta un solo peso para proteger a las mujeres”, afirmó.

“Evidentemente, el pueblo cruceño está cansado de que este señor pare de viaje, pare de luna de miel y que no invierta en seguridad ciudadana; no le estamos pidiendo un favor, le estamos pidiendo que ejerza sus atribuciones”, remató Del Castillo.

Camacho no suele guardar silencio ante las alusiones de sus contendores. Hasta la publicación de este texto, no había dicho nada al respecto.

Comparte y opina:

Defensor del Pueblo: Callisaya fue el mejor calificado en la comisión, seguido de Cossío

Pedro Callisaya Aro tuvo las mejores calificaciones en la Comisión Mixta de Constitución y la mayor votación en tres intentos en la Asamblea Legislativa.

Los postulantes Pedro Callisaya y Evelin Cossío. Composición: La Razón

/ 18 de mayo de 2022 / 17:34

Quien en tres votaciones en la Asamblea Legislativa tuvo más respaldo, aunque no los necesarios dos tercios, resultó el mejor calificado en su afán de ser elegido Defensor del Pueblo: con tres “excelente” y uno “bueno”, Pedro Callisaya Aro está en el umbral.

La Razón accedió al informe de evaluación final de los siete postulantes, “etapa de entrevistas”, en las que la Comisión Mixta de Constitución calificó cinco aspectos: 1) conocimiento de la Constitución, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Declaración de la ONU sobre derechos de los Pueblos Indígenas; 2) conocimiento de la normativa sobre el Defensor del Pueblo; 3) conocimiento de los principios y procedimientos de la defensa y protección de los derechos humanos y garantías constitucionales; y 4) visión y retos de la defensa y promoción de los derechos humanos en Bolivia y propuesta de trabajo.

Los parámetros de calificación fueron: excelente, bueno, regular e insuficiente.

Las calificaciones de Pedro Callisaya Aro.

Callisaya, que en los tres intentos de votación bicameral recibió 65, 82 y 92 votos respectivamente, obtuvo tres calificaciones de “excelente” y una “buena” en la comisión, con la firma de senadores y diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS), Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos.

En tanto, Evelin Cossío Márquez, tuvo una calificación “excelente” y tres “buena” en la comisión. En tanto, en las tres votaciones en la Asamblea Legislativa recibió 46, 47 y 42 votos respectivamente.

El 5 de mayo, en las dos votaciones fallida, hubo 164 diputados y senadores de oficialismo y oposición presentes; quien podría haber sido elegido Defensor o Defensora del Pueblo requería de 109 adhesiones, dos tercios. Y el lunes hubo 162 legisladores presentes y hacía falta 107 para la elección.

Las calificaciones de Evelin Cossío Márquez.

Ninguno de los dos postulantes alcanzó la votación necesaria. Así, la designación del Defensor o Defensora del Pueblo están empantanada, a la espera de ser definida este miércoles, en una tercera sesión bicameral y una eventual cuarta votación.

El lunes, sin acuerdos previos y de forma abrupta, el presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca, reinstaló la sesión, que al final fue fallida en su afán de definir la designación. Ante el fracaso, el también Vicepresidente del Estado llamó a un diálogo entre las tres fuerzas políticas con representación legislativa, al que no se adscribió Creemos, que apuesta a votar en blanco o nula para forzar una segunda convocatoria a elección del Defensor del Pueblo.

Las otras calificaciones de la Comisión Mixta fueron las siguientes: Porfirio Machado Gisbert, cuatro “buena”; Luis Chipana Ubaras, cuatro “buena”; Rubén Julio Estrada; tres “buena” y una “regular”; Ramiro Iquise Pally, tres “buena” y una “regular”; y Claudia Calvo Campos, tres “buena” y una “regular”.

Machado renunció el martes a su postulación, aunque no había sido efectiva hasta este miércoles.

Comparte y opina:

El noble oficio

/ 11 de mayo de 2022 / 01:59

Ayer me inundé de lecturas sobre el Día del Periodista, instituido en 1938 por el entonces presidente Germán Busch. Muchos colegas se lanzaron a las redes sociales para recordar sus inicios en el oficio, la condición noble de la profesión, su condición neutral y “objetiva” ante la noticia, sus experiencias, la defensa de la libertad de prensa y expresión o su servicio social.

Unos quisieron marcar diferencia entre su condición de periodista “independiente” y la de los demás. Otros parafrasearon a Gabriel García Márquez o Ryszard Kapuscinski.

Y los gremios —los que existen ahora solo en el nombre— se congratularon por la fecha y, como siempre, prometieron, a nombre de los afiliados que no existen, su compromiso con la “verdad” y la “justicia”.

Cuánto reparo causa la serie de mensajes, que privilegian la libertad de expresión —que es nuestra lucha permanente— sobre los derechos de los ciudadanos a la información: léase información no manipulada, no usada para el morbo, no difundida para el sensacionalismo ni aprovechada para el marketing.

Son tiempos difíciles, lo sabemos. Las tecnologías están rebasando al periodismo tradicional, las redes sociales tienen mayor incidencia y la situación está reduciendo la posibilidad de subsistencia financiera de los medios de información: no se vende papel impreso como antes, la materia prima cuesta más, la publicidad se redujo al mínimo, las páginas de la edición han disminuido, las plataformas digitales tienen más consumo y los ingresos de las casas editoriales han mermado a la par de las condiciones de los trabajadores de la prensa. Aparentemente, esa situación también afectó el ejercicio profesional.

No hay mucho que festejar, decían algunos. Sí, no hay mucho; no por las condiciones y la presión política, que habitualmente suele ser argumento, sino por la decadencia del oficio.

¿Un periodista hablando de decadencia del oficio? Tal cual; la sensatez nos obliga al ejercicio de la autocrítica que tanta falta nos hace, para no incurrir en la soberbia de mirar a los demás por encima del hombro bajo el privilegio de contar con el poder de los medios.

No es posible seguir así por así resistiéndonos a la regulación. Por ejemplo, la vieja Ley de Imprenta necesita adecuarse a nuestros tiempos y la autorregulación hace aguas.

Las noticias falsas pasan por verdades, que a lo largo del tiempo revelan la irresponsabilidad con la historia. La crisis poselectoral develó la peor situación del periodismo.

Entonces, esas “noticias” no solo pasaron sin rigor, sino que alimentaron el escenario ya beligerante que degeneró en la ruptura constitucional y las masacres de noviembre.

Ese periodismo independiente que suele jactarse de su objetividad, imparcialidad, pluralidad o neutralidad sucumbió ante una línea hegemónica de entonces y a la posverdad: “fuego cruzado” termina con muertos en Sacaba, movilizados “tumbaron a dinamitazos” el muro de la planta de Senkata o, una peligrosa especulación en un ambiente tenso, suponer que una eventual “voladura” de la planta terminaría con afectar 5 kilómetros a la redonda y dejar unos 5.000 muertos, como se leía en las redes sociales de ciertos periodistas, hasta en reportajes completos, con “expertos” en el área, en ciertos medios de información.

Hasta creerle a Arturo Murillo de que los movilizados se mataron entre sí o a Luis Fernando López, que de las Fuerzas Armadas “no salió ni un solo cartucho”.

El tiempo se encargó de derrumbar esos mitos. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) estableció que en las masacres las víctimas fallecieron por impactos de bala, incluso bajo ejecuciones sumarias; que no había intención ni evidencia de que la planta de Senkata iba a ser volada, no hubo dinamitazos para tumbar el muro; que los muertos fueron resultado de la represión de las fuerzas estatales y bajo un plan oficial.

El noble oficio le falló al derecho a la información y empujó a la violencia. No fue responsable con la historia; ahora que revisamos la historia, muchos datos son falsos, falsos.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Últimas Noticias