Sociedad

jueves 26 nov 2020 | Actualizado a 08:52

Bolivia celebra este sábado las diversidades sexuales y de género desde las redes sociales

La XVIII Marcha de La Paz se transmitirá desde las 19.00 por Facebook Live, en Santa Cruz habrá una verbena virtual

La bandera GLBT en El Prado de La Paz.

/ 27 de junio de 2020 / 15:42

Este sábado se concentrará la mayor cantidad de actividades para celebrar el Día Internacional del Orgullo LGBT (28 de junio), que este año se festejará desde la virtualidad. Desde La Paz, a las 19.00, la XVIII Marcha de las Diversidades Sexuales y de Género de La Paz se transmitirá a través de un Facebook Live, entre otras actividades que se desarrollarán en el resto del país.

El evento de esta noche, organizado por el Consejo Ciudadano de las Diversidades Sexuales y de Género del Municipio de La Paz, contará con la participación de diferentes colectivos y personalidades reconocidas del medio que brindan su apoyo a la causa. La transmisión por Facebook Live será de 19.00 a 20.00.

“Lo más responsable era hacer este año la marcha virtual. Por eso se van a transmitir esta noche videos de la población con números de baile, canto, performances, lectura de poesías, fotografías, mensajes dirigidos a la población, además de streaming en vivo de artistas que dedicarán algunos números a la población”, explicó Jonathan Arancibia, del Concejo de Diversidades Sexuales.

Mayor interés

Arancibia destaca que, si bien este 2020 no habrá la visibilidad de otros años, es importante destacar el interés por conocer la problemática LGBT del sector universitario, así como de entidades aliadas de la población que durante todo el mes realizaron actividades on line para conocer a fondo temáticas relacionadas con la diversidad.

El Consejo ha participado durante todo el mes en conversatorios, ciclos de cine y conferencias junto a expertos, activistas y personalidades de Bolivia y el exterior. Temas como la historia del 28 de junio, la diferencia entre género y preferencia sexual, la salud, el respeto a los derechos humanos, lo jurídico y lo psicológico, entre otros.

Apoyo internacional

Por su parte, Diversa —organización boliviana que trabaja por los Derechos Humanos, con énfasis en Derechos LGBT— presentará a través de Facebook la Marcha Virtual LGBTIQ 2020 “Abrazamos la Diversidad”, que se transmitirá en vivo desde las 18.00 a través de la página de Diversa y del artista Luis Gamarra.

El cantante cruceño radicado en EE.UU. será el presentador oficial de la marcha y estrenará su nueva canción en este espacio en el que participarán otros artistas  como Joaquina Revollo, Vero Pérez, Aeroplan, Steve Bravo y otros.

La velada está organizada por Andrés Mallo y Pablo Merino, desde Buenos Aires. Se tratará de una celebración con muchos invitados especiales.

Talentos GLBTIQ+

Metamorfosis Bolivia —organización de jóvenes gay, bisexuales, lesbianas, trans e intersexuales que trabajan en la promoción y ejercicio de derechos— presentarán su Especial Pride: Jóvenes Talentos GLBTIQ+, de 21.00 a 23.00 a través de su página de Facebook.

En el evento participarán la cantante Jessica Velarde, el bailarín David Cepeda, la bailarina de breakdance Ale Leytón, el diseñador Aivar Ayllón, el compositor Giffel Saavedra y el cantante Kedaal Nuñez, entre otros.

Santa Cruz

En Santa Cruz, el Movimiento de la Diversidad Sexual y de Género ha logrado congregar a las diferentes colectivas en una semana dedicada al movimiento LGBT con webinar y charlas en vivo. El evento central será la Gran Verbena Virtual: Nuestras vidas entre sueños y resistencia, que se celebrará esta noche a las 19.00 y se prolongará hasta las 22.00. Habrá música, baile, exposiciones y performances.

“Este año nos hemos unido en todas las colectivas de Santa Cruz bajo la organización del Movimiento de la Diversidad Sexual y de Género, la instancia política que convoca a todas las colectivas. La verbena se ha dado de forma muy espontánea y nos hemos integrado”, explica Christian Egüez, integrante de la colectiva La Pesada Subversiva.

Justamente, La Pesada Subversiva ha presentado a través de su página de Facebook  La revista Placentera,  una producción en alianza con la colectiva Imaginaria Feminismo – Antifeminista, “una revista de goce, arrechuras y porno-disidencias”. El trabajo cuenta con aportes de Nikolái Gutiérrez, Katia Carmesí, Nicolás Samuel Illuminati, Alejandra Menacho Noza, Fernanda Acuña, Denilson Montaño, Joan Villanueva, Misho Darko y Christian Egüez (Marica y Marginal). (27/06/2020)

Comparte y opina:

El dulce que une a la familia

Ximena Prudencio y su hija Catalina Jordán han conseguido que los alfajores sean un delicioso vínculo de amor

Socias. Ximena Prudencio Bilbao y su hija Catalina Jordán Prudencio trabajan juntas con los alfajores, los muyus, de Muxsa

Por Miguel Vargas

/ 25 de noviembre de 2020 / 11:16

A mi abuelita le encantaba el dulce. Si ella estuviese con vida, seguramente habría disfrutado mucho de estos alfajores”, recuerda Catalina Jordán Prudencio, chef de profesión y una apasionada por la pastelería. Durante la pandemia, mientras apoyaba a sus dos hijos en las clases en línea y desarrollaba sus actividades, encontró en su mamá —Ximena Prudencio Bilbao— una cómplice perfecta para concretar un emprendimiento lleno de sabor y basado en esta debilidad por los postres. Muxsa, “dulce” en quechua, es el nombre de la marca que han creado juntas, en una búsqueda del alfajor perfecto gracias a la técnica de Catalina y la pasión por los productos artesanales de Ximena.

Foto: Gabriela Prudencio

“En la cuarentena hemos hecho varias pruebas. De ahí surgió la idea. A mi abuela le gustaban mucho los alfajores y nos decidimos y tomamos unas clases. Acto seguido, nos lanzamos a experimentar y seguimos trabajando hasta perfeccionarlos. Los hicimos probar a familiares y amigos cercanos y, cuando estuvo listo, lo lanzamos al público”, agrega Catalina.

El producto estrella es el alfajor de manjar bañado en chocolate negro —el muyu, “redondo” en quechua— pero también hacen mermeladas caseras y pronto presentarán más sabores de alfajores. El empaque y las bolsas también son artesanales y se hacen también a mano. “Nos interesa rescatar las palabras en nuestros idiomas nativos, por eso tenemos un diccionario con términos en quechua, como la wayaqa, que es la bolsa hecha a mano o tukuy, que significa: ‘agotado’”.

Foto: Gabriela Prudencio

“Mi mamá es mi mejor amiga —dice Catalina—. Siempre nos hemos brindado mucho apoyo. Por eso trabajar juntas es importante, somos un equipo, ella es súper organizada y me jala a ser más organizada a mí. Nos repartimos tareas y cada una sabe en qué enfocarse”.

Una tercera Prudencio se ha sumado al equipo: la imagen y el trabajo en redes sociales está a cargo de Gabriela Prudencio Kaune, arquitecta de profesión, y con una sensibilidad especial para el desarrollo de imagen.

Ellas son las “Muxsas Prudencio” y de vender los alfajores a parientes y amigos, han visto crecer a un público demandante gracias al boca a boca y las redes sociales. ¿Y cuál es su ingrediente secreto? “El amor”, sonríen.

Foto: Gabriela Prudencio

Comparte y opina:

Luis Arce promete ‘reconstruir’ el Ministerio de Culturas, encabezado por ‘una valerosa mujer’

El presidente de Bolivia aseguró que la reposición de esa cartera está restringida por una estructura dejada por el gobierno transitorio

Instalaciones del desaparecido Ministerio de Culturas. Foto: Archivo La Razón

/ 9 de noviembre de 2020 / 19:44

“Vamos a reconstituir nuestro Ministerio de Culturas”, anunció este lunes el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, durante la toma del juramento de ley a los ministros que configurarán su primer gabinete. Si bien todavía no existe esta cartera, el mandatario destacó que estará dirigido por una mujer.

Mientras se haga la reestructuración, los temas culturales estarán bajo el paraguas del Ministerio de Educación, Deportes y Culturas, que desde hoy estará encabezado por Adrián Quelca Tarqui.

En el acto, el mandatario anticipó su decisión de reconstituir el Ministerio de Culturas, como había dicho también en campaña.

“Hoy nos restringe una estructura armada por el régimen anterior. Ahora nos toca sacar una nueva estructura”, argumentó. “Incluiremos el Ministerio de Culturas que estará dirigido por una valerosa mujer”.

En las redes sociales se baraja para el cargo el nombre de la gestora cultural Elvira Espejo Ayca. quien estuvo a cargo del Museo Nacional de Etnografía y Foklore (Musef) y que este año fue galardonada con la prestigiosa medalla Goethe. La intelectual qaqachaca actualmente se encuentra trabajando en Dresden, Alemania.

El Ministerio de Culturas se creó en 2009 durante la gestión presidencial de Evo Morales, que hizo énfasis en temas como la pluriculturalidad y la descolonización. El 4 de junio de este año, la presidenta transitoria Jeanine Áñez anunció la eliminación de esta cartera y la de Comunicación para reducir los gastos de gestión. Los Ministerios de Deportes y Culturas pasaron a Educación.

Comparte y opina:

El pandémico sabor clandestino

El proyecto de cocina de autor no solo aplica medidas de bioseguridad, sino que reflexiona sobre la alimentación en estos tiempos

Creador. Marco Antonio Quelca, el "casero mayor" de Sabor Clandestino, esperando con toallitas húmedas y alcohol a los comensales

Por Miguel Vargas

/ 21 de octubre de 2020 / 05:04

La comida callejera, la principal inspiración del colectivo gastronómico Sabor Clandestino, parecía herida de muerte cuando estalló la pandemia del COVID-19. Marco Antonio Quelca, cocinero y artista fundador de este colectivo, quien se encontraba con parte de su equipo trabajando en España en un programa que les permite capacitarse y practicar en temporada alta, vio que años de trabajo estaban en riesgo con las restricciones de bioseguridad, tanto para regresar a Bolivia como para seguir creciendo en sus proyectos. Entonces llegó la hora de reinventarse, una vez más.

Sabor Clandestino es un proyecto que nació en La Paz, producto de la reflexión y de la acción, de los saberes ancestrales en comunión con las más recientes técnicas de cocina, de la utilización de materia prima que está al alcance de todos, pero en formas insospechadas. Es una invitación para pensar, degustar y dejarse llevar.  

“El respeto por el tiempo y espacio me lleva a poder explorar algo más que insumos o productos de cada región y temporada, mis ojos están dirigidos sobre la cultura de lo cotidiano, la comida de calle, lo noble de la humildad y mis propias experiencias”, explica Quelca, —el casero mayor— quien ha destacado en diferentes cocinas nacionales e internacionales, así como en la creación de propuestas artísticas relacionadas con lo culinario.

Sabor Clandestino dio vida al proyecto Somos Calle, que nació cuestionando las tendencias actuales de la cocina de autor. El objetivo es “extraer propuestas ‘creativas’ de las cuatro paredes del restaurante” que resulta prohibitivo para la población popular, ya sea por los altos precios o por reglas de clase como la vestimenta, para ofrecer propuestas de manera gratuita, empleando la esencia de la comida de calle boliviana, brindando nuevas opciones al comensal de a pie y generando curiosidad para comer diferente.

Para poder subvencionar esto es que nació Cascándole, una experiencia gastronómica que busca llevar la creatividad culinaria a espacios abiertos y accesibles, para transmitir una cocina de compartimiento y no así una excluyente.

“Es itinerante, versátil por su temática, transversal por cubrir temas de interés social actual. Si bien se emplean técnicas conceptuales como la deconstrucción y reinterpretación, o el empleo de platillos muy populares, también se recurre a los productos considerados ‘humildes’ para realizar nuevas propuestas y aportar el concepto de comer nuestros productos, proponiendo nuevas opciones culinarias con base y fundamento en la cocina madre paceña y boliviana. El resultado final es una cocina de autor con raíces”, explica Quelca sobre su propuesta.

Desde 2014 que el proyecto fue creciendo: comenzó en una serie de cenas en la casa Hermanos Manchego, después pasó a miradores dentro de la ciudad, como El Montículo, después avanzó a temporadas completas en otros miradores más alejados en que se lleva a los comensales en un micro y nacieron finalmente las cenas en el mismísimo hogar del Sabor Clandestino. Cada elemento sensorial se fue potenciando y llegando a más adeptos. Sin embargo, la irrupción de 2020 trajo consigo la pandemia del coronavirus, existía el temor de no poder regresar al país y quedarse atrapados en España. Había miedo. Pero el momento resultó perfecto para recrearse. 

Una entrante en que se puede comer hasta el envase

Un sucumbé con sabor a coco

El precio de la experiencia es de Bs 380. Para contactos, escribir al 591 70548279.

Foto: Miguel Vargas

Foto: Miguel Vargas

Foto: Miguel Vargas

Foto: Miguel vargas

Nada es lo que parece en este viaje gastronómico: un vaso de refresco con la linaza de las 10.00

Nada de lo que se ve es lo que parece en la cocina de Sabor Clandestino

Nada de lo que se ve es lo que parece en la cocina de Sabor Clandestino

En las faldas del cerro de Cotahuma, Marco Antonio Quelca realiza un ritual de agradecimiento

Preocupaciones pandémicas

Después de varios meses, el micro azul nuevamente estaba listo para partir. Era el primer sábado de octubre y a las 11.30 aún se esperaba a un par de comensales atrasados. A pesar de la tensa calma de la “nueva normalidad”, las expectativas del grupo estaban a flor de piel. Ahora eran menos: 10 personas, para mantener el debido distanciamiento físico, cuando lo usual era transportar a 20 para que vivan la experiencia. “No ha sido malo del todo, pues para eventos privados teníamos un mínimo de 10 personas como requerimiento, y ahora se puede hacer la experiencia privada con un mínimo de seis, lo que han agradecido muchos de los caseros”, contaba Quelca.

El micro fue previamente sanitizado y Quelca esperaba en la puerta con un difusor de alcohol y toallitas húmedas para una desinfección constante de manos. Y es que había varios platillos que se comerían con las manos, así que ninguna precaución estaría de más.

El uniforme —pasamontañas negro con el traje blanco, híbrido entre la filipina tradicional de los chef y los trajes de las comideras— ha sido siempre característica del colectivo. “Antes yo lavaba autos y he tenido que usar pasamontañas para que no me reconozcan mis compañeros del colegio”, relataba Quelca ya en el bus. El uso ahora era un homenaje a los lustrabotas y estaba relacionado con el rechazo a la figura del chef como “estrella”.

El primer tiempo se degustó en el mismo bus y surgió de estas reflexiones pandémicas: la comida para entrega en casa. Si en anteriores versiones la crítica iba sobre el abuso de los productos plásticos que contaminan el medio ambiente fomentando el reciclaje y la reutilización, ahora la pandemia elevó al plástico al carácter de imprescindible. La respuesta de Sabor Clandestino: Hacer una comida en que hasta el envase resulte comestible.

El bus llevó a los comensales hasta el mirador de Laka Uta, de Cotahuma, donde la cocina y la mesa se habían instalado. Todos portaban barbijos, pero como el encuentro era al aire libre, bajo un radiante sol y rodeados de árboles, y con la suficiente distancia entre unos y otros, se disiparon de a poco todos los temores. La tensión pandémica fue aflojando poco a poco aliviada con agua con gas, limón, manzanilla y un buen k’aj de licor de coca, tras el tributo a la Pachamama.

La degustación continuó con una serie de platillos producidos con la meticulosidad de un laboratorio: se había pensado en que los ingredientes que se utilizarían se aprovecharían al máximo; en vajilla que fue creada exclusivamente por artesanos locales, así como la forma en que se haría el emplatado. Un ritual cerró la jornada a eso de las 14.00,  en un claro entre los árboles, Quelca hizo una ofrenda al cerro de Cotahuma que había permitido que se realice allí este almuerzo. Leyendo un texto que ha escrito en su libro, el “casero mayor” recordó cómo fue que el miedo llegó al barrio tras los deslizamientos de 1996 y que fueron los árboles los que sanaron la tierra y disiparon los temores de los vecinos, convirtiéndose ese espacio en un lugar de encuentro. Que así también desaparezca la amenaza del COVID-19 en los corazones de los paceños, como ha desaparecido el sorbete de eucalipto en las gargantas de los comensales.  

A la hora de presentar a los cocineros artífices de tan singular almuerzo, cada uno se quita el pasamontañas… y se pone el barbijo; cosas de la pandemia. Con Quelca estuvieron en este servicio Lizbeth Cuentas, Rubén Armando Mamani, Martín Loría, Javier Quispe, Samiri Campos, Williams Condori, Moises Bernabé y Bryan Palenque.

Nuevos proyectos

Si la existencia de la comida callejera estaba en peligro, ahora el colectivo impulsa su transformación. Por ello es que Quelca ha encabezado la capacitación de personas interesadas en comercializar comida rápida en la vía pública en la Escuela Taller de Sabor Clandestino. Lo que se busca es crear productos nuevos que cuenten con ingredientes nutritivos y de gran sabor para mejorar la alimentación de los paceños. Muy pronto, los carritos circularán por las ciudades de La Paz y El Alto.  Por otro lado, el colectivo se va de tour. Primero estará en Santa Cruz el 31 de octubre —la recepción ha sido increíble, hemos llenado tres días de la experiencia a las dos horas del lanzamiento— y en Cochabamba estarán desde el 7 de noviembre. “Llevaremos una base de nuestra propuesta, pero en cada contexto se generará una diferente, acorde con cada lugar”, promete el guía de este viaje culinario.

Comparte y opina:

Equinoccio: El renacer del fénix

Tras enterarse del incendio de la Casa del Rock, artistas se reunieron para contribuir con su reconstrucción

Por Miguel Vargas

/ 21 de octubre de 2020 / 05:01

Las iniciativas de los artistas no se hicieron esperar tras que un incendio afectara la madrugada del domingo 4 de octubre las instalaciones de Equinoccio, “la Casa del Rock”, en la Av. Sánchez Lima de Sopocachi. Se ha lanzado a la venta una botellita con cenizas de las paredes del pub paceño por Bs 50, se organizó un taller de batería y esta noche habrá un concierto por Streaming. Todo para ayudar a reactivar este espacio.

“La mañana del 4 de octubre fue trágica porque nuestro templo del rock paceño había sido devastado por las llamas. Ni bien nos enteramos, acudimos al lugar y vimos tristemente que la herida causada era muy grande”, cuenta Jherson Burgoa, integrante de la banda Astrofónicos.

“Vimos cómo las paredes de madera que podrían contar muchas historias nuestras estaban quemadas y nos dimos cuenta de que a pesar de todo el dolor, debíamos actuar”. Fue así que le pidieron al administrador, Diego Valdivia, que les regalara un pedazo calcinado de pared y con Jannine Landívar e Irina Sempértegui llenaron 200 botellitas con esas cenizas para venderlas a Bs 50. Todo lo recaudado va directamente a la cuenta de Limberth Alarcón, dueño de Equinoccio.

El frasquito con cenizas de las paredes calcinadas tiene un costo de Bs 50. Foto: Equinoccio

“La motivación ha sido la empatía con Limberth Alarcón y Diego Valdivia, amigos desde Caza Duende y Target. La noche siempre nos ha tenido vinculado al Equi”, cuenta el músico Iván Gumán J., quien dará un taller de batería para rock. “Decidí organizar un taller dedicado al rock.

Serán cuatro sesiones grupales los fines de semana de octubre. Tocaremos temas que usualmente se dan y otros que quedan cojos”, explica el músico. Entre los tópicos estarán el groove, la afinación para los distintos estilos del rock y técnicas de manos y pies. El taller está dirigido a los niveles básico, intermedio y avanzado. Habrá un certificado de participación. Para más datos, escribir al 70523030.

Artistas reunidos en 2019 por el aniversario de Equinoccio. Foto: Equinoccio

El estudio especializado en masterización de audio Lado B, de Marcelo Navía, anunció que donará el 10 por ciento de sus recaudaciones para la causa este mes. Martino Alvéstegui, de Submarine Productions, presentará hoy, a las 18.00, en Sesiones en el Submarinoal Dúo MoreZales a través de Facebook Live de la página de Submarine Productions. Los aportes se recibirán en la cuenta 469388-401-8 del Banco Bisa, a nombre de Limberth Alarcón (CI 4294521).

El incendio causó graves daños materiales, pero afianzó la amistad de los artistas, que volverán a levantar, juntos, la Casa del Rock.

Comparte y opina:

Quirquiña: ‘El tiempo ha sido generoso con nosotros’

Tras 10 años separados, pero siempre activos en el mundo de la música y el arte, la banda de pop rock se ha reencontrado y propone sonidos frescos para nuevos públicos

Los integrantes de Quirquiña, (de izq a der.) Alejandro ‘Negro’ de Ugarte, Mateo Caballero, Alejandro Delius, Sergio ‘Teto’ de Ugarte y Reynaldo ‘Gordito’ Castañón

Por Miguel Vargas

/ 14 de octubre de 2020 / 06:24

Son inconfundibles las primeras notas de Clausura, el sencillo que coronó a Quirquiña en la cima del éxito. Corría el año 2005 y el disco 2.5 de la banda de pop rock ya había logrado posicionarse en el número uno de los rankings de Bolivia y se escuchaba en el exterior con el tema Repriss. Si bien la banda había nacido en 1998 y en 2003 habían lanzado el disco Espermanente,desde ese momento las agendas se colmaron con giras y conciertos. Le siguieron los discos Mixturas(2007) y  Zero(2008).  

Después de 10 años alejados de la música como banda, Ale Delius, Negro De Ugarte, Mateo Caballero, Gordito Castañon y Teto De Ugarte volvieron a reunirse para relanzar a la banda en esta nueva década. Como patada inicial, produjeron y grabaron el sencillo Prohibida, que ya suena en las emisoras del país y cuyo videoclip ya está disponible en redes sociales.

ESCAPE conversó con Gordito Castañón (bajo) y Mateo Caballero (saxo), para conocer los nuevos caminos de la banda que movió multitudes con canciones como Miedo, Ironíay Divino Bombón.

—¿Qué se siente al volver a trabajar todos juntos después de 10 años?

—Gordito Castañón (GC).Hay un juego de muchas emociones, de muchas cosas por hacer y plantear. Es una gran alegría reencontrarnos después de tanto tiempo. La química musical y la conexión espiritual entre nosotros está intacta. A eso se suma que, gracias a las propias actividades de cada uno, estamos más sólidos y más maduros. La nostalgia y la energía ha hecho que todo se ponga en su lugar automáticamente. Es bueno ver que, pese a que pasaron casi 10 años, las ideas y objetivos apuntan al mismo lugar, el disfrute es el mismo y el cariño nos abraza.

—¿Qué fue lo que produjo la pausa de tantos años del proyecto?

—Mateo Caballero (MC).La banda tuvo casi seis años de actividad realmente intensa, de producir mucho, y también de muchísima exposición pública. El desgaste y cansancio eran naturales, tanto en lo físico como en la interacción entre nosotros. Durante esos años de tocar casi sin descanso, cada uno de los miembros de la banda fue desarrollando otras inquietudes y otros intereses que no queríamos abandonar. Por esos motivos, vimos conveniente hacer un alto en el camino. Sin embargo, ninguno de nosotros se alejó del arte y de la música, desde diferentes ámbitos. El reencuentro ha sido muy motivador y consideramos que ha sucedido en el momento oportuno.

—¿Cómo se ha dado este reencuento?

—GC. Si bien siempre hubo tentativas de empresarios del espectáculo, y nuestro público más cercano pedía continuamente un reencuentro, se dio a raíz de la iniciativa de Hernán Paredes, amigo querido de la banda y dueño de la Radio Ciudad, que a principios de 2019 nos invitó a juntarnos para tocar en el aniversario de la radio. Luego de varias negociaciones y de aterrizar el regreso, el 3 de abril de ese año fue la primera vez que nos volvimos a encontrar los cinco miembros de la banda, y la chispa en el escenario fue inmediata. La nostalgia por las tocadas juntos y el encuentro con el público alimentaron las ganas por producir algo más grande. Entonces recibimos la invitación de Mi Teleférico para presentarnos en el escenario principal como la gran sorpresa del Chukuta Fest de 2019, show para el que nos preparamos intensamente en la puesta escena musical y visual, con la finalidad de dar un buen espectáculo para la gente que volvía a vernos después de tanto tiempo. Y de ahí en más, empezamos a preparar una gira de retorno que se vio interrumpida por los sucesos de octubre y noviembre. Teníamos planeado reactivar la gira a partir de abril de este año, pero vino la pandemia y la cuarentena. Con el paso de los meses, hemos sentido que no queríamos esperar más, y que el momento de lanzar el reencuentro tenía que ser ahora, con o sin cuarentena. El reencuentro creativo de nosotros cinco y el reencuentro afectivo con nuestro público y los medios de comunicación.

—¿Qué creen que ha cambiado en ustedes en este tiempo?

—MC. El tiempo ha sido generoso con nosotros. Estamos más maduros y hemos podido aprender muchísimas cosas nuevas que estamos aplicando en esta etapa de Quirquiña. Todos nos hemos mantenido muy activos en el mundo del arte, la música, así como en la producción de espectáculos. Es el tiempo ideal para restablecer los lazos que nos unieron a través de los años.

—En pleno 2020, ¿cuál es la nueva propuesta sonora de Quirquiña?

—GC. Como siempre, buscamos darle un toque de frescura a la música que hacemos. Experimentando siempre con sonoridades frescas y ritmos que estimulen a nuestro público y que nos abran la llegada a nuevas audiencias. Siempre ha sido muy importante dejar fluir las cosas, que la música sea un eterno disfrute para nuestra gente y para nosotros mismos.

—¿Qué esperan del público nuevo, el más joven?

—MC. Es genial ver que las chicas y chicos que eran muy jóvenes para vernos en vivo cuando estábamos activos la década pasada, nos escriben para transmitirnos su felicidad de poder hacerlo ahora que ya están en la universidad o saliendo del colegio. Lo mismo pasa con los hijos de nuestros fans de esos tiempos que se conectan con nosotros a través de las redes sociales, que todavía no estaban muy desarrolladas en el momento en que pusimos pausa a Quirquiña. Hoy la interacción es más inmediata. En los pocos días que llevamos desde que se ha anunciado oficialmente el reencuentro, los fans, tanto los mayores como los más jóvenes, se han acercado a nosotros a través de las plataformas virtuales de la banda, con mucho cariño como siempre, y nosotros estamos muy felices por esa acogida. Esperamos con ansias el momento de poder reencontrarnos cara a cara con toda nuestra audiencia en Bolivia y fuera de ella. Para eso estamos trabajando, para que ese contacto se fortalezca y podamos brindar todo lo mejor de nosotros a nuestro querido público.

—GC. Por ahora les dejamos una muestra de lo nuevo de la banda, un remake de una canción que quedó en el limbo como último corte de la banda antes de poner en pausa el proyecto. Prohibidaes la canción que nos invitó a reencontrarnos en el estudio de grabación, darle toques frescos con melodías intensas e imágenes que hacen un viaje entre el pasado y lo actual, la gente va a disfrutar mucho esta canción, hoy más que nunca nos invita a esas ganas de reencontrarnos con personas y momentos que son y fueron parte de nuestras vidas. La gente puede ver nuestro videoclip en nuestro canal de YouTube QuirquiñaTv, además de escucharla en todas las plataformas de streaming. También pueden seguirnos en nuestras redes de Facebook e Instagram como Quirquiña. Disfruten de esta nueva cosecha… estamos de retorno.

Comparte y opina:

Últimas Noticias