El 17 de mayo (y un par de días después, porque para muchos más vale tarde que nunca), vimos cómo partidos políticos, asociaciones pertinentes, personas, personajes cuestionables tratando de redimirse, además de los “en contra”, es decir iglesias, puritanos y personas de mentes cuadradas, subían sus mensajes, artes y opiniones acerca del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Como las redes sociales se han convertido actualmente en casi un ring de ideologías e intolerancia, el domingo pasó con ambos bandos dándose cátedras acerca de valores versus respeto.

Supondremos que esa distracción, además de que no mucha gente sigue estos dos ejemplos a mencionar, hizo que dos eventos semihistóricos ocurrieran en las plataformas digitales que hoy rigen el entretenimiento del mundo.

Primero un poco de contexto. En dibujos animados, desde hace unos seis años aproximadamente, se han sugerido muy… muuuuuuuy sutilmente, situaciones donde existan parejas del mismo sexo. Siempre de fondo o como combinaciones que no sean el foco central. Por ejemplo en Buscando a Dory (2016) hay una pareja de mujeres empujando un carrito de bebé. Como ven, ambiguo y depende de la interpretación de cada uno. Cualquiera puede responder: “son amigas” o “hermanas”.

En febrero de 2017 nuevamente Disney sacó una icónica escena en su serie Star versus las fuerzas del mal, donde en un concierto se ven a muchas parejas besándose. Parejas del mismo sexo incluidas. Es una escena muy corta y nunca se toca el tema de frente, pero existió y fue algo que muchos fans que lo vieron entendieron y compartieron de inmediato en las redes: “¿Alguien más vio a esos tipos besándose? Bien hecho Disney” (YouTuber Cooper Hudgens), “Es como si Disney dijera: está bien ser gay! Acéptenlo ya!”(DisneyKidsFOREVER), “Primer beso gay. yaaaaaaaaaaas! Disney yaaaaaas!” (@hmiguelsv), “Cielo santo……es un beso de personas del mismo sexo… en un show de Disney?……wow!, Ni Cartoon Network o Nickelodeon tuvieron las b&*%# de hacer algo así” (@GrantMcLellan9).

Claro, South Park, Padre de Familia y otros shows, incluso Los Simpsons, han tocado el tema, pero siempre con sarcasmo o denotando que es algo que no es normal. Lo que diferencia que sea Disney y cómo lo manejó, es que sus contextos fueron de normalidad. Nadie apunta con el dedo ni hace un escándalo de lo que está sucediendo.

Es lo que nos lleva al 15 de mayo de 2020. En una actualidad donde todo el mundo está obligado a quedarse en casa, dos series animadas sacaron episodios que fueron pensados claramente para ser comentados el 17 de mayo.

Primero Harley Quinn. Es una serie del canal de DC que va por la segunda temporada. Dirigida a un público adulto, la serie desde su primer episodio ha estado cargada de violencia, sangre, inuendos sexuales y un humor casi despectivo al género de superhéroes. Lo que ha hecho que sea de las favoritas para los nerds y no tan nerds, porque lo que caracteriza a esta serie es que el público femenino abraza con pasión la serie, entendiendo e identificándose con los mensajes de empoderamiento y la crítica a la sociedad machista que reflejan estos héroes creados para salvar a doncellas en peligro.

El 15 de mayo estrenó el episodio No hay donde ir más que abajo, donde en términos generales parecía un episodio estándar de Bane dirigiendo una cárcel de rehabilitación de la cual Hiedra Venenosa y Harley Quinn quieren escapar. En el clímax final, Harley decide sacrificarse para que Hiedra pueda escaparse y casarse y tener hijos a los que llame Harley, no importa si son niños o niñas. En un último segundo, Hiedra vuelve por Harley, la abraza y después de mirarse ambas unos segundos en silencio, se besan, terminando allí el episodio.

Casi pudo escucharse los gritos de alegría de millones de fans. Esta relación ha sido “sugerida” desde la creación del personaje de Harley. En dibujos animados han sido un par de criminales, amigas y nada más. En los cómics apenas se ha tratado de avanzar en el tema, pero los editores de DC se acobardan cada nuevo intento. 2017 y 2018 hubo un par de historietas donde se besaron, pero siempre la historia retrocede y las devuelve al limbo de la amistad ambigua. Por eso este episodio hace algo, que además de alegrar a los fans que llevan una década esperando esto, va donde ni siquiera las historietas se han atrevido. A sugerir una relación amorosa entre dos mujeres empoderadas.

Los lectores pueden decir que es leer demasiado entre líneas, especialmente con una serie que de hecho está dirigida a adultos, por eso destaca el evento número dos de ese día. Netflix estrena la temporada cinco y final de She-Ra y las princesas del poder. Una serie que indudablemente está dirigida a niñas de 12 para arriba.

La relación de Adora y Catra ha sido complicada desde el inicio. En ningún momento había una necesidad de trascender de una amistad/enemistad complicada a algo más, sin embargo, en los dos episodios finales sin miedo alguno los realizadores dejan súper claro que Catra y Adora están enamoradas una de la otra y que esa ha sido la causa de las fricciones y es finalmente el vínculo que les devuelve la cercanía, apoyándose totalmente en una idea de amor puro. Esta serie no tiene malicia, es claramente un producto hecho para darle nuevos valores a las niñas que la ven y la sugerencia de una intimidad de ese tipo es una decisión que va de seguro causar temor e incomodidad en los padres cuando se den cuenta pero… qué diablos, es normal, es natural, es lo que representa el 17 de mayo y lo que están intentando estos pequeños pasos en televisión y plataformas.

La celebración del 17 de mayo se instauró en 1990 y desde esa fecha hasta 2016 son más de 15 años hasta que aparecieran estos primeros ejemplos del tema de aceptación dirigido a menores de edad. Se supone que ellos crecerán y los valores que se les enseñe hoy es lo que los construirá como los adultos del mañana. No podemos esperar que este tema surja en casa o recién en su mayoría de edad, y manejado de la manera correcta. En dibujos animados o cuentos incluso, puede ser la semilla para que en un futuro no se celebre un 17 de mayo sino que se lo viva todo el tiempo.

Cristian Callejas Díaz – crítico de cultura pop