Monday 24 Jun 2024 | Actualizado a 09:43 AM

¡Muere, Walking Dead, muere!

/ 5 de mayo de 2024 / 06:49

(una obra de teatro corta)

El 31 de octubre de 2010, un programa arribó a la grilla para apasionar a multitudes: The Walking Dead, serie de televisión estadounidense de drama horror postapocalíptico de la compañía AMC Networks Inc basada en la exitosa serie de cómics homónima de Robert Kirkman.

14 años después, y luego de una serie de spin off que bebieron de ese éxito, el crítico de cultura pop Cristian Callejas propone esta “obra de teatro” para explicar el fenómeno.

Acto 1: Cuando los personajes se enamoran. De 2010 a 2015

Fan enamorado: Wow, nunca había conocido una serie así. Haces que tenga mariposas en el estomago. ¡Y tus personajes! Uh. Cuando los matas siento que mi corazón palpita el doble. Solo no le hagas nada al coreano, como en los cómics.

Robert Kirkman: Ka-ching. Money, money, money.

Frank Darabont: Prometo que esta será una serie de calidad y con una lógica que respete… ¿qué? ¿Cómo que estoy despedido de mi propia serie? Yo no… ¿cuánto piensan darme? Ah. Ya, claro, la serie es toda tuya AMC.

Fan enamorado: Qué bonita granja. Qué fea prisión. Qué malvado gobernador. ¿Cabezas? ¿Qué es un Terminus? Ah, Alexandria. Cómo te amo Walking Dead. Nunca te voy a dejar.

The Walking Dead: Es hora de matar al coreano.

Acto 2: Una relación empieza a volverse tóxica. De 2016 a 2020

The Walking Dead: Mi fan enamorado, ¿sabes que te quiero mucho, no? Quiero presentarte a mi hermana. Creo que los tres podemos hacer una linda familia. Puedes quererla como me quieres a mí.

Fear the Walking Dead: Lo mío es la familia, pero ten en cuenta que luego ya no será de eso y mientras avancemos en nuestra relación trataré de mantener tu interés trayendo a Morgan de vuelta porque según las estadísticas a la gente no le gusta tener a una mujer empoderada de principal.

Fan enamorado: Oigan, me siento un poco abrumado. ¿Podemos ir un poco más lento? Siento que hay demasiada información y no todas las cosas que estamos viviendo juntos me gustan. Osea, ¿un tigre? ¿Ese meme de Rick llorando? ¿Carl muere? Chao, Rick, susurradores… paren por favor…

World Beyond: Hola que tal, soy la prima lejana que nadie quiere y solo estoy aquí para distraerlos de las malas tramas que están pasando.

Acto 3: Una amplia familia que nadie pidió. 2021 a 2023

Fan enamorado: Creo que ya no estoy enamorado.

The Walking Dead: ¡No puedes dejarme! Cambiaréééé. Sí, sé que Fear te aburrió hasta la muerte este tiempo y que Beyond no nos aportó nada, pero mira, mi amiga Tales te juro que te dará lo que necesitas para que sigamos juntos.

Tales of the Walking Dead: ¿Uh?

Fan enamorado: No, no, no. Suficiente. Creo que debemos ver a otras series. No eres tú, soy yo. Tomarnos un tiempo.

Dead City: Yo soy el hermano y ¿sabes qué, fan? Tú no te vas a ninguna parte. Los ratings dicen que te gusta Negan, pues toma Negan. En par con Maggie y que buscan rescatar a su hijo en Nueva York zombie. Sí, pérdida de tiempo pero son solo seis episodios y al final el malo será el hijo que rescatan y que los traicionará. Y hablaremos de eso que le hicimos al coreano.

Daryl Dixon: Hola, yo soy el otro hermano y con mis seis episodios te llevaré a una Francia trucha y te mostraré esos famosos hiper zombies de los que hablan las otras series y también veremos una que otra extravagancia porque, pues, es Europa ¿no? (vemos una extraña orquesta zombie) Fan enamorado: Eh…

Acto final: El regreso del amado. 2024 a futuro.

The Ones Who Live: Ok, sé que ya no creías en este amor, pero ¡mira¡, he traído de vuelta a Rick y a Michonne. Dos episodios brillantes de inicio. Un cuarto experimental donde sólo hablan y finalmente el reencuentro que estaba esperando toda américa latina: Rick y sus hijos. Si esto no te saca una lágrima tú debes estar muerto. (Vemos al fan llorando y abrazando a Ones who live. Se besan)

El libro de Carol: Me dicen que aquí aceptan a viejos personajes en series donde un personaje busca a otro por seis episodios, ¿es cierto?

(Baja telón. Fin)

Tales está disponible en Prime desde el 20 de marzo. Dead City desde el 3 de abril. The ones who live desde el 19 de abril y Daryl Dixon estrena el 3 de mayo.

También puede leer: Lazos de vida

Personajes

Fan enamorado: Vio The walking dead desde su lanzamiento y pese a las constantes decepciones en el camino, sigue enamorado de la serie y cree que mejorará.

The Walking Dead: Serie de zombies lanzada el 31 de octubre de 2010 que para sobrevivir su propia muerte en vida creó diferentes spin off de cuestionable calidad.

Robert Kirkman: Creador del cómic en el que se basa la serie.

Frank Darabont: Creador de la serie y la última persona a la que le importó la calidad de la misma. Despedido en medio de la segunda temporada.

Fear the Walking Dead: Ocho sosas temporadas de las aventuras de Madison, Morgan y un grupo de personajes olvidables.

The Walking Dead: World Beyond: Serie presentada en el “futuro” que busca justificar todo ese tema del CRM (Republica Civil Militar) y la serie de Daryl y Rick Grimes. 

Tales of the Walking Dead: ¿Por qué Parker Posey, por qué?

The Walking Dead: Dead City: ¿En serio ellos dos serán los protagonistas?

The Walking Dead: Daryl Dixon: Uh-la-la en Francia

Walking Dead: The Ones Who Live: La serie que vino a salvar la franquicia y explica aún más esa tontera del CRM.

Texto: Cristian Callejas

Foto: Internet

Temas Relacionados

Una reflexión sobre estereotipos

‘Argylle’ es una película de acción que evidencia las construcciones sociales que ha creado el cine sobre los cuerpos

Por Cristian Callejas

/ 7 de abril de 2024 / 05:58

¿Alguien hubiese podido predecir que ganar un Oscar por mejor música original compuesta para una película sería el motivo de cancelación para un artista? El caso del compositor sueco Ludwig Göransson, quien en su discurso agradeció a sus padres por comprarle instrumentos musicales y no videojuegos, desató la molestia de los mencionados gamers, quienes insinuaron que se gana más en la industria de los juegos que en el cine y que de componer un día el autor música para un videojuego, ellos sabotearían la compra de dicho juego.

¿Exagerado? Totalmente. Pero vivimos en un tiempo donde casi cualquier cosa puede convertirse en motivo de polémica. Incluso el mismo intento de ser inclusivos desata la crítica de cualquiera que tenga acceso a un teclado e Internet.

Si la Sirenita es de color, si James Bond es mujer o si la compañera de Buzzlightyear es lesbiana son temas que alimentan debates en la red por meses.

A motivo del estreno de la nueva película de los Cazafantasmas, ¿acaso alguien se acuerda de la remake/reboot que salió con un elenco de todas mujeres? En su momento fue tan blasfemada y odiada por los fans, que en el último lanzamiento del boxset de las películas, apenas se la incluyó como un código digital para descargar por si acaso alguien quería tenerla, tratando de pretender que nunca existió.

Cada vez que la máquina marketera trata de usar algún tipo de inclusión como herramienta para promover un producto, el resultado suele ser catastrófico. O si no vean todas las cancelaciones que ha realizado Disney de los que iban a ser sus estrenos de este y el siguiente año.

Quizás es por eso que cuando salió Argylle: agente secreto, casi nadie dijo nada en la promoción, de Bryce Dallas Howard como una poco probable heroína de acción. Aquí es donde admito ser uno más de los que son el problema de la actualidad: en la película, Bryce Dallas hace de una escritora de novelas de espías que ama los gatos y tiene ataques de ansiedad. De repente, se ve envuelta en una historia de espías de verdad que en un giro inesperado le revelan que ella no está inventando historias, sino que las está recordando. En la película su alter ego es Henry Cavill, el mismísimo Superman, quien de forma predecible realiza proezas de acción en coreografías absurdas y divertidas… que luego debe realizar de la misma manera la actriz. Y aquí es donde me cuestionaba. Bryce Dallas Howard es una mujer que en los últimos años ha defendido su imagen corporal como una forma diferente de encarar el estereotipo de mujer y de actriz hollywoodense. Verla en cuerpo entero realizar las escenas de balaceras, peleas y acrobacias es… por decirlo de alguna manera, extraño. Especialmente porque la película no va a la comedia cuando lo hace (ella no es Melissa McCarthy). La película la presenta como un personaje que es realmente una espía capaz de enfrentarse a un ejercito de mercenarios mano a mano.

Al principio pasé días tratando de asimilar mis propios prejuicios. ¿Yo estaba mal, la película estaba mal? Busqué en internet y por suerte alguien escribió una explicación mucho mejor de lo que yo jamás podría haberlo hecho (El poder del cuerpo de Bryce Dallas Howard en ‘Argylle’, de Belinda Luscombe para la revista Time).

También puede leer: Noche de poesía y futuro para la música

Yo estaba mal y al mismo tiempo eso estaba bien. El cuerpo de la actriz está allí para hacer lo que está haciendo, romper con esos estereotipos y prejuicios que nos ha impuesto por más de 100 años el cine. Todo el cine: comedias románticas, dramas, acción. Donde en cada personaje principal o secundario femenino tenemos una talla imposible.

Argylle busca generar un debate pero sin involucrarse en tal, de ahí que nada en la campaña publicitaria tocara el tema del peso de la actriz. La idea es que quien la vea, como yo, se sienta incómodo y luego avergonzado por mantener ideas que hoy, en 2024, ya no deberían existir.

De la misma manera que Argylle, el remake de Mean Girls no hizo ningún alegato para defender a su actriz Reneé Rapp, quien es por lejos lo mejor de esa película. Porque no había nada que defender o explicar. Estas son mujeres que representan… a las mujeres. A las de verdad, no a fantasías anoréxicas que tanto daño han hecho a la sociedad.

Admito haber sido un cretino más que tuvo un choque mental al ver a una mujer “oversize” en una mega producción de 200 millones de dólares rodeada de efectos especiales extravagantes y héroes musculosos (sí, John Cena también está en esta película)… pero puedo cambiar. Creo. Y si este tipo de decisiones se normaliza es probable que hayan menos dinosaurios como yo y más personas capaces de olvidar estereotipos que nunca debieron normalizarse tan profundamente.

Texto: Cristian Callejas

Foto: Internet

Comparte y opina:

Noche de poesía y futuro para la música

“Y es que el tiempo es el perfecto. Y es que el tiempo es el tormento. Y es que el tiempo es el eterno detonador”

La poeta Jessica Freudenthal y la cantautora Vero Pérez en el Teatro Municipal

Por Cristian Callejas

/ 31 de marzo de 2024 / 06:28

Cadáver Exquisito es un disco que nació en la pandemia cuando la artista Vero Perez decidió musicalizar algunos de sus poemas nacionales favoritos. Junto a So Myung Jung hicieron un disco sencillo, íntimo y altamente creativo, desde los arreglos hasta el diseño del CD con ilustraciones de Alejandra Alarcón. Cuatro años después tenemos Cadáver Exquisito Sinfónico.

Quisiera decir que el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez estuvo lleno y la gente explotó en aplausos al final, pero no fue tanto así. Podría decir que un 65% del teatro estuvo ocupado y la mitad del público tuvo la experiencia que Vero estaba buscando de nosotros. Esto lo refuerzo porque al final del show ella prometió darnos el tiempo para responder preguntas, firmar posters y compartir su emoción con quienes quisieran estar allí. Hubo una buena cantidad de gente pero no todos los que asistieron. Y me parece criminal que más personas no le hayan dicho lo increíble que es su propuesta musical.

Cadáver Exquisito Sinfónico fue un show de una hora y media aproximadamente donde se cubrió los 10 poemas de su disco además de algunas sorpresas extra, como el poema de princesas Disney que cantó a la mitad de forma acústica, solo con su guitarra y que acompañaba esta historia de encontrar un libro que por su tapa atrapó el interés de la artista para descubrir dentro estas historias crudas de princesas sin final feliz.

Personalmente, el viaje sonoro de En la punta, basado en el poema de Matilde Casazola, fue uno de los puntos más altos de la noche y una demostración de lo que se puede lograr combinando poesía, música popular y arreglos para una sinfónica.

A diferencia de otros intentos nacionales de alcanzar esta fusión, Vero Pérez de alguna manera logró que todo el producto final sea orgánico, inspirador y al mismo tiempo actual. Su escuela de jazz se siente en la mitad de los arreglos y la mano de Andrés Guzmán dirigiendo la orquesta sinfónica Cronos demuestra que todos los involucrados se entregaron por completo a la visión de la artista.

Detalles entre las animaciones en las pantallas de fondo, las grabaciones de los poetas para estar “presentes” esa noche antes de cada canción, pero por encima de todo, el resultado final en los diez temas muestra un trabajo arduo y comprometido con una visión que fue mitad comercial y accesible, pero también ambiciosa y arriesgada a lo que suele trabajarse en el país. No es perfecto. Todavía hay temas que arreglar con el sonido del teatro, especialmente para el micrófono principal de la vocalista, pero es algo que no debería de pasar desapercibido.

También puede leer: ‘Anatomía de una caída’: la estructura del declive correlacional

A un ejemplo, me comentaba un amigo que estaba editando el próximo video de Octavia, cómo sentía que cualquier idea, musical o audiovisual diferente y novedosa, era imposible de proponer a estos artistas porque ellos ya estaban permanentemente atrincherados en su zona de confort y cada canción y cada video era una repetición de lo que les había funcionado antes.

Vero hace lo opuesto. De la seguridad que podría darle el éxito que ya llevaba encima Efecto Mandarina, se arriesga con una propuesta que no tiene un público masivo y que además se basa en poesía, una de las artes menos valoradas en nuestro país. Por esto digo que Cadáver Exquisito Sinfónico es un punto clave en la música nacional. Es una propuesta que hay que masificar, grabar y sacar afuera, mostrarle al mundo nuestro arte, literario y musical en uno.

De por medio Vero nos cuenta de sus días juveniles bebiendo junto a la tumba de Sanz y el árbol torcido que crece allí, o de cómo conoce a Julio Barriga en Chuquisaca cuando este, en medio de un concierto le grita “cántate una de Amy”, anécdotas sencillas que humanizan el show y buscan acercarlo al público.

El concierto termina con Cancioncita de Paola Senseve, que es reinterpretada de una forma naif y bellísima, con Vero Perez repitiendo un chucuchucu de forma tan cándida que no puedo imaginar a nadie no enamorándose de ella.

Como promete, al final firma discos y sonríe buscando en nuestros ojos el resultado de su esfuerzo. Ojalá viera en los míos lo admirado que quedé de algo inesperado: una verdadera apuesta artística musical diferente.

“Exquisito” es un excelente adjetivo para esta propuesta en escena.

Texto: Cristian Callejas

Foto: Gabriela Villanueva

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Larga vida a los álbumes visuales

El nuevo disco de Jennifer Lopez ‘This is me… now’ es una muestra de que este formato mantiene su fuerza y encanto

Por Cristian Callejas

/ 24 de marzo de 2024 / 05:55

Como parte del contenido más visto de la plataforma Amazon y de forma muy humilde, está desde varias semanas el nuevo disco de Jennifer Lopez: This is me… now, en formato álbum visual.

¿Qué es un álbum visual?, se preguntarán algunos.

Un álbum visual es, de forma sencilla, un cortometraje o una película que se arma a partir de las canciones que hacen el disco de un artista. Antes de MTV o el uso de los video clips para promocionar un disco, los artistas a veces (muy pocas veces porque era un emprendimiento arriesgado y caro) decidían invertir en la grabación de una historia larga o pequeños fragmentos cortos usando su música y saliendo en cines para motivar al público a comprar los discos donde estaban estas canciones.

Contrario a una banda sonora, la música y sus videos se concebían como un todo conceptual que pudiera contar una historia larga. De los primeros ejemplos de este formato está el mismísimo rey, Elvis, con Love me Tender (1956), un western sencillo que era básicamente un promocional de la canción y tres temas más que fueron metidos a la fuerza en una película que tuvo tanto éxito que cuenta la leyenda que las personas no podían oír en el cine por los gritos de las chicas al escuchar al rey.

A hard day´s night (1964) y Submarino Amarillo (1968) son otros dos ejemplos de álbumes visuales donde la historia es apenas una excusa para colocar imágenes a canciones que se hicieran populares entre los jóvenes y los llevaran a comprar los discos físicos.

Poca debe ser la gente que no vio o escuchó hablar de The Wall (1982), la épica película de Alan Parker basada en el disco doble de Pink Floyd, uno de los ejemplos más exitosos del formato.

Actualmente muchos artistas han adoptado este medio para promocionar su música, pero también para dar mensajes relacionados a temas como género, raza, relaciones o salud mental. Lemonade de Beyoncé llevó estos temas al máximo con una inversión propia de millones y con videos que superaban expectativas y exponía pensamientos muy personales de la artista. Halsey lanzó la ambiciosa visualización de su disco If I can´t have love I want power en HBO Max el año pasado con un mensaje positivo para las mujeres y el amor propio, aunque estuvieran detrás de videos hiper complicados y casi góticos (algunos de ellos subidos de tono también en sexo y terror).

Y como estos hay docenas de experimentos visuales que rompen las reglas de un video clip y buscan transmitir diferentes mensajes a los fans, a mencionar algunos ejemplos disponibles en plataformas o en YouTube:

También puede leer: Con la cueca, hasta las últimas consecuencias

Wolf Alice, Blue Weekend; INXS, Full Moon Dirty Hearts, the visual album (uno de mis favoritos); Ed Sheeran, Subtract; Travis Scott, Circus Maximus; Frank Ocean, Endless; Melanie Martinez, Cry Baby; Kanye West, In God´s Name o Runaway; Janet Jackson, Control; Metallica, Through the Never (la mejor forma de disfrutarlo es en pantalla grande); Fall Out Boy, The Young Blood Chronicles; Lana del Rey, Tropico; Tove Lo, Blue Lips o Fairy Dust; Janelle Monáe, Dirty Computer; Daft Punk, Interstella 5555 (ya un clásico manga); Juanes, Mis planes son amarte; Michael Jackson, Moonwalker o Dangerous, the videos, siendo este último mi primer recuerdo de un álbum visual que después de verlo una sola vez en una feria me llevo casi 5 años rastrearlo en una copia VHS que además tenía segmentos dirigidos por el gran David Lynch y en su momento era la única forma de ver Who is it?, un video clip que trataba de mostrar a Michael como un adicto al sexo y que estaba dirigido por el director de siete pecados capitales, David Fincher.

Y el álbum visual de J.Lo, ¿qué tal?

Jennifer desarrolló el disco como un antídoto para el acoso de los paparazi y una forma de expiar sus historias de amor fracasadas (tres divorcios y una leyenda “mágica” imposible que ella dice buscar). “Solo quiero ser feliz” dice vestida de novia mientras los signos zodiacales (divertido momento con invitados especiales) se preguntan qué busca tanto, en esta producción de 20 millones que financió ella misma y que a finales de febrero se verá acompañada por un documental que también hablará sobre la búsqueda del amor de la artista.

‘The Wall’, dirigido por Alan Parker, arma un hilo visual a las canciones de Pink Floyd.

Los momentos íntimos y la honestidad que usa para hablar de sí misma se mezclan con enormes escenarios e historias fáciles de seguir en uno de los mejores álbumes visuales que se han hecho (tributo a Cantando Bajo la Lluvia incluido, bien ahí).

Que la Lopez pueda mostrarse humilde y hasta burlarse de cosas de su vida es un hermoso ejemplo de que con dinero o sin él todos tenemos las mismas ansiedades y necesidades humanas.

Texto: Cristian Callejas

Fotos: Internet

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El (insípido) camino a los premios Oscar 2024

Una bofetada fue la última vez que los Oscar fueron relevantes en las noticias.

Preparativos rumbo a la gala de entrega de premios Óscar

Por Cristian Callejas

/ 10 de marzo de 2024 / 12:34

Cerca de cumplir un siglo de vida, esta premiación ha ido perdiendo más y más credibilidad entre fans del cine y críticos con el paso del tiempo. Y no son los únicos. Solo como un ejemplo, la premiación a Rachel Zegler en los People´s Choice Awards 2024 como mejor heroína de acción (¡!) hace unas semanas, demostró que más que selecciones de calidad, las premiaciones son solo otra herramienta de marketing con propósito de mover personas y películas en la taquilla: la premiación de Zegler puede ser una “compra” de Disney para contrarrestar las opiniones negativas que generó el año pasado la foto promocional de Blancanieves y los propios posts de Zegler en sus redes personales.

Al ser la máxima premiación del cine, se espera que las películas que listan los Oscar sean un reflejo de lo mejor del año, pero ¿es así?.

Oppenheimer, con 13 nominaciones, es una demostración de lo superficial que son estas selecciones. La historia de las inseguridades sexuales de un hombre y sus decisiones de vida a causa de esto, pasarían como una sosa biografía de no ser por los nombres involucrados en dirección y reparto. Y toda la bulla referente a los efectos prácticos que se usaron para representar las pruebas atómicas. Pero, ¿es una película que vaya a ser recordada con el paso del tiempo, como la Lista de Schindler, Titanic o el Retorno del Rey?

Lea también: Entérese de cinco claves de los premios Óscar

Premios Oscar

Otras grandes “favoritas” tampoco aterrizan mejor. Los Asesinos de la Luna (10 nominaciones), es una cuestionable interpretación blanca de una historia de los nativos americanos con un fuerte hincapié en la actuación de Leonardo Dicaprio, a quien irónicamente no se lo reconoce en los nominados de este año. Su compañera de reparto Lily Gladstone compite a mejor actriz y esta es la única categoría donde todas las nominadas son verdaderas merecedoras de una estatuilla (si fuera una premiación justa Annette Bening ganaría por la biografía de Nyad).

Predecir que Pobres Criaturas (11 nominaciones) será la ganadora (a mejor actriz y director) no es un logro. Esta película con su mensaje de feminismo para tontos es el obvio camino para elegir una película diferente pero que no se arriesga demasiado. Por todo lo bien escrita, actuada y dirigida que está, no deja de ser el trabajo menos interesante de su director y una adaptación floja de un libro que era más atrevido.

Barbie fue ninguneada en dirección y actriz, algo que refleja la mentalidad machista de la academia. No significa que esta película sea mejor de lo que su marketing vendió. Barbie es simple y caricaturesca y al igual que Pobres Criaturas maneja un tema relevante de forma condescendiente y predecible. En comparación, Anatomía de una Caída es una película adulta, donde las actuaciones y el avance del guion es sutil, mostrando la prepotencia y prejuicios masculinos a una mujer imperfecta para sus estándares.

Los que se Quedan es una simpática película que cuenta una historia tan usada que casi se podría decir que es un remake. Junto a American Fiction, son las películas más simplonas que están allí solo para rellenar espacio.

Zona de Interés es horrible, pero no en el buen sentido. Su director (un gran director de videos musicales estéticos) cínicamente agarra un nicho dentro de las historias del holocausto y cuenta la vida rutinaria de una familia nazi que vive al lado de un campo de concentración. Innecesaria e incorrecta en un mundo donde los mensajes deben importar, esta película existe solo porque no había otra contando esto. Para eso, Perfect Days (nominada a mejor película extranjera) del gran director Wim Wenders, es un ejemplo loable de lo que significa llevar una vida cotidiana con una sonrisa. De hecho me atrevería a decir que los últimos 6 minutos son la mejor demostración de cine inspirador de todo el año pasado.

Mención especial se lleva Robot Dreams, película española animada que no logrará ganar el premio en su categoría (esa ya la tiene asegurada la bonita y a veces inaccesible El Niño y la Garza de estudio Ghibli), pero que funciona como una bella (y madura) fábula acerca de romper y dejar ir a los que amamos.

Los Oscar son como las personas que lo dirigen, un dinosaurio irrelevante que a través de su historia ha demostrado pésimas decisiones e imperdonables olvidos. Películas, actrices, directores y actores que universalmente se recuerdan como piedras fundamentales del cine, muchas veces ni siquiera han sido mencionadas por la Academia.

Así que antes de correr a la sala de cine porque la película de turno tiene el mensaje de “nominada a mejor algo de los Oscar”, es mejor buscar un blog, video de tik tok (hay muy buenas reseñas hechas por personas que sin pretensiones criticas reseñan cosas que ven por casualidad) o una lista de IMDB para saber que ver y no perder dos horas en una mala decisión.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿Se ayuda con un simple clic?

La guerra también se lucha desde trincheras digitales. Artistas de varios géneros muestran la situación en Ucrania a través de sus obras

Por Cristian Callejas

/ 16 de mayo de 2022 / 02:15

Nuestros músicos usan chalecos antibalas en lugar de esmóquines. Les cantan a los heridos en los hospitales”, decía el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en un mensaje pregrabado para los Grammy que se transmitió el 4 de abril. En su mensaje pedía a quienes le escuchaban que dijeran “la verdad sobre la guerra. En sus redes sociales. En la televisión. Apóyennos en todo lo que puedan. Lo que sea. Pero no en silencio.”

A las cuatro de la mañana del 24 de febrero de este año empezó el ataque armado de la Federación Rusa contra Ucrania. Hasta la fecha, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha registrado 5.718 víctimas civiles en Ucrania: 2.665 muertos y 3.053 heridos. Estas cifras solo cubren personas confirmadas por familiares o conocidos, siendo que las cifras reales son considerablemente más altas, con desaparecidos no confirmados como muertes. La mayoría de estas víctimas han sido causadas por el uso de armas explosivas.

Creer que eventos como los que están sucediendo en Ucrania no tienen efecto en Bolivia o que no debe importarnos es negar nuestra humanidad. Vivimos en un mundo globalizado donde ya no se pueden ignorar injusticias o tragedias solo porque están a kilómetros de distancia. Sí, las noticias que llegan suelen estar filtradas o dependen enteramente del interés que tienen los medios de comunicación en obtener rating o vender sus periódicos, pero, una vez sabiendo que algo sucede y con la facilidad que brinda internet, es solo cuestión de hacer unos clics para saber más e incluso poder ayudar.

YouTube, como la mayoría sabe, paga a los artistas por la cantidad de vistas que tienen sus videos. Una forma extremadamente sencilla de apoyar a los artistas ucranianos es reproduciendo sus videos. Hay grandes opciones como ONUKA, una banda con ritmo electrónico donde su cantante, Nata Zhyzhchenko, promueve la fusión de lo actual con instrumentos y motivos folklóricos locales. Al recomendar los videos para CEAHC y SERUM, una de las primeras cosas que notarán quienes visiten su página en YouTube es que todos los videos tienen un banner encima llamando a la acción del mundo en protección de Ucrania.

Kazka y su video I am not OK es una denuncia directa de lo que realmente están viviendo las personas bajo los bombardeos y el terror de una guerra armado con grabaciones reales de ucranianos en sus celulares.

Instagram es otra plataforma donde se puede seguir y apoyar a artistas que tratan de darle al mundo un panorama de lo que están viviendo en su país. Compartir posteos e imágenes es simple y puede hacer una diferencia llegando a más personas. Artistas como @ocolorum, @waone_interesnikazki, @anton_abo o @glib.kaporikov, @unicornandwine y @evilpinkpics son ucranianos que a través de dibujos, doodles, collages, el humor sobre los políticos y comentarios tratan de mostrar sentimientos y realidades que se pierden o simplifican en los medios tradicionales.

O fotógrafos como @nomoreanry, @vadimghirda (contenido muy sensible), @timothyfadek, @wolfgang¬¬_scwan y @aris.messinis están cubriendo los estragos de una guerra que a veces solo duran tres minutos en los noticiarios y muestran versiones descafeinadas de cómo están viviendo los ucranianos estos ataques. Estas fotografías necesitan repostearse y llegar a la mayor cantidad de personas porque de otra forma vamos a seguir creyendo que una guerra es como se ve en las películas: unos minutos de caos y finales felices.

El impacto de acciones como un simple like o un reposteo es inmedible en la vida real. Por ejemplo, una acción que nació del sentido común: durante la evacuación de las ciudades bombardeadas, las personas que tenían auto recogían a las personas que iban a pie. Esta idea se trasladó a Telegram, donde como red se trató de unir a unos con otros para autoayudarse, pero la cantidad de personas necesitando ese aventón sobrepasó a la cantidad de autos, así que voluntariamente publicistas crearon de inmediato una campaña en Instagram con el mensaje: “un espacio en tu auto es una vida salvada”. Esto recuerda a los 21 días que los bolivianos vivimos durante 2019 cuando los grupos de WhatsApp, Telegram y las redes sociales eran herramientas para cuidarnos y comunicar lo que pasaba en tiempo real.

Para saber más de lo que está pasando en Ucrania o descubrir otras formas de apoyar y no quedarte en silencio, como pide el presidente ucraniano, busca en internet los hashtag #TodosSomosUcrania, #Ucrania, #iamukraine y #stanupforUkraine. Con un simple clic puedes ayudar a un país que lo necesita.

FOTOS: FREEPIK

Comparte y opina: